DP libro, Lección 22 y 23 resumen (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención - 2º curso
Asignatura Dret Penal Exempció Responsabilitat
Profesor M.L.
Año del apunte 2015
Páginas 4
Fecha de subida 31/03/2015
Descargas 4
Subido por

Vista previa del texto

Lección 22: Inimputabilidad. La anomalía o alteración psíquica no transitoria 1. La inimputabilidad en general La inimputabilidad requiere la capacidad de comprender el injusto del hecho y la capacidad de dirigir la actuación conforme a dicho entendimiento.
Si el sujeto no es consciente del hecho que realiza, no faltará sólo la inimputabilidad, sino que además no habrá comportamiento humano. No faltará sólo la imputación personal, sino la acción y, por tanto, también la antijuricidad.
La inimputabilidad debe definirse en función de la normalidad motivacional del sujeto. La responsabilidad penal falta cuando el sujeto actúa bajo el influjo de una motivación anormal, y éste influjo puede tener lugar en términos tales que afecte a la normalidad psíquica del sujeto.
Cuando excluya la normalidad psíquica del sujeto desaparecerá la imputabilidad- a diferencia de lo que sucede con las causas de exculpación, que suponen una situación motivacional anormal.
Según el CP las causas de inimputabilidad son: - La anomalía o alteración psíquica permanente - El trastorno mental transitorio - La minoría de edad penal - La alteración en la percepción Si bien la inimputabilidad excluye la responsabilidad penal, no impide a la posibilidad de imposición de medidas de seguridad. Al suponer una anormalidad psíquica, la inimputabilidad puede delatar “peligrosamente criminal”, por eso la ley prevé medidas de seguridad para ciertos inimputables 2. La anomalía o alteración psíquica transitoria Evolución histórica de la eximente. Fórmulas biológicas, psicológicas y mixtas Según el art 20.1 CP está exento de responsabilidad criminal “el que al tiempo de cometer la infracción penal, a causa de cualquier anomalía o alteración psíquica, no pueda comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión”. Esto hace referencia tanto a los casos en que la anomalía o alteración es permanente como a los en que es puramente transitoria.
Tres son las clases de fórmulas que suelen manejarse para regular la exención de responsabilidad penal por anomalías psiquiátricas: las fórmulas biológicas, que se limitan a requerir una enfermedad o anormalidad mental del sujeto, las fórmulas psicológicas, que se refieren sólo al efecto de inimputabilidad en el momento del hecho, sin exigir una anomalía psíquica del sujeto, y las fórmulas mixtas biológicas-psicológicas, que requieren ambas cosas: una base biológica constituida por la anormalidad del sujeto y el concreto efecto de inimputabilidad en el hecho. El CP actual emplea una fórmula mixta.
El efecto de inimputabilidad Para que las anomalías y alteraciones mentales (psicosis, oligofrenia, psicopatía y neurosis) eximan según el art 20.1 CP es preciso que al tiempo de cometer la infracción penal impidan al sujeto que las sufre comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión.
A las psicosis se les aplica una eximente completa cuando su intensidad es plena. Cuando la enfermedad mental no perturbe las facultades mentales se aplica la eximente incompleta. Las psicosis maníaco-depresivas y las epilepsias plantean el problema de los intervalos lúcidos, puesto que estas enfermedades se caracterizan por la alternancia de las fases agudas de plena perturbación con la de períodos de una lucidez más o menos plena. No cabe duda de que si los accesos agudos son plenos procede la eximente. Pero se plantea la duda de qué tratamiento merecen los hechos cometidos fuera de las crisis agudas. El TS suele denegar la exención en estos casos.
Aunque la oligofrenia no constituye una verdadera enfermedad ni es una alteración psíquica, si que es considerada como anomalía psíquica del sujeto. Cuando la oligofrenia no tenga carácter profundo, pero constituya una debilidad mental se impondrá una eximente incompleta o por lo menos, en sus manifestaciones más leves, una atenuante analógica ordinaria.
El TC rechaza la exención plena de responsabilidad penal para las psicopatías, pero admite, a veces, la eximente incompleta. El psicópata no es propiamente un enfermo, ni sus actos parecen ajenos a su propia personalidad. La comprensión de la ilicitud no resulta afectada por la psicopatía, pero es más dudoso que pueda afirmarse que el psicópata posee la misma capacidad de autocontrol que una persona “normal”.
En la neurosis, que se considera un trastorno mental transitorio, sí que se considera la eximente incompleta.
3. Las medidas de seguridad previstas La exención de la pena no supone la ausencia de medidas de seguridad.
El art. 101: 1. Al sujeto que sea declarado exento de responsabilidad criminal conforme al número 1º del artículo 20, se le podrá aplicar, si fuere necesaria, la medida de internamiento para tratamiento médico o educación especial en un establecimiento adecuado al tipo de anomalía o alteración psíquica que se aprecie, o cualquier otra de las medidas previstas en el apartado 3. del artículo 96. El internamiento no podrá exceder del tiempo que habría durado la pena privativa de libertad, si hubiera sido declarado responsable el sujeto, y a tal efecto el Juez o Tribunal fijará en la sentencia ese límite máximo. El sometido a esta medida no podrá abandonar el establecimiento sin autorización del Juez o Tribunal sentenciador, de conformidad con lo previsto en el artículo 97 de este Código.
El art.96.3 prevé diversas medidas no privativas de libertad: La prohibición de estancia y residencia en determinados lugares, la custodia de seguridad, la privación de licencia de armas y permiso de conducir, la expulsión de territorio español de extranjeros ilegales en España y la inhabilitación profesional… El art 105 CP permite al Juez o Tribunal acordar razonadamente otras medidas no privativas de libertad, entre las cuales debe destacarse la sumisión a tratamiento externo en cetros médicos o establecimientos de carácter socio-sanitario.
El CP condiciona las medidas indicadas a que el sujeto cometa una infracción penal, que constituya un hecho previsto como delito. No procederán las medidas si concurre otra causa de exención penal que excluya la antijuridicidad o la exigibilidad. En caso de que la inimputabilidad sea parcial y determine la aplicación de la eximente incompleta, no sólo procederá la rebaja correspondiente de la pena, sino que también podrá el juez imponer además las medidas de seguridad previstas en el 101 y 105 CP. Téngase en cuenta que la medida de internamiento sólo será aplicable cuando la pena impuesta sea privativa de libertad y su duración no podrá exceder de la pena prevista por el CP para el delito.
Lección 23: Inimputabilidad: Trastorno mental transitorio, minoría de edad y alteración de la percepción I. El trastorno mental transitorio Según el art. 8.1 CP, además del “enajenado”, estaba exento de responsabilidad criminal el que se halla en situación de trastorno mental transitorio a no ser que éste haya sido buscado de propósito para delinquir.
El trastorno mental transitorio no eximirá de pena cuando hubiese sido provocado por el sujeto con el propósito de cometer el delito o hubiera previsto o debido prever su comisión.
Efecto psicológico del trastorno mental transitorio Para que el trastorno mental transitorio exima ha de producir el efecto de inimputabilidad requerido para que una anomalía o alteración psíquica pueda eximir. Lo único que distingue al trastorno mental transitorio es su duración y causa.
Falta la inimputabilidad cuando concurre una plena anormalidad de las condiciones motivacionales del sujeto, relativas a sus facultades cognoscitivas o volitivas. Si la perturbación no llega a ser plena, pero es notable, debe aplicarse la eximente incompleta. Si su intensidad es menor cabe acudir a la atenuante analógica o, en su caso, a la de arrebato u obcecación.
El momento en que debe producirse el efecto de inimputabilidad propio del trastorno mental transitorio es el de la realización del comportamiento típico.
La no provocación del delito El art. 20.1 CP menciona el trastorno mental transitorio precisamente para condicionar su eficacia eximente a que no hubiese sido provocado por el sujeto con el propósito de cometer el delito o hubiera previsto o debido prever su comisión.
La intoxicación por alcohol u otras drogas La embriaguez puede ser letárgica, plena, semiplena o productora de simple excitación. La embriaguez letárgica constituye el grado máximo y da lugar a un estado de inconsciencia o sueño que excluye la propia presencia de un comportamiento humano voluntario. La embriaguez plena produce una perturbación total de la conciencia que excluye la inimputabilidad, mientras que la semiplena supone una perturbación parcial que disminuye la inimputabilidad. La simple excitación se considera irrelevante a efectos penales.
Que el sujeto se haya embriagado voluntariamente o por imprudencia no significa que, si delinque en tal estado, haya querido el hecho ni que éste fuera previsible, pues puede quererse o preverse la embriaguez sin quererse ni ser previsible que vaya a producir la lesión de un bien jurídico.
Para que el alcohol u otras drogas puedan eximan, deberán producir una plena exclusión de la inimputabilidad: sólo la embriaguez o intoxicación plena podrá eximir.
El síndrome de abstinencia El art. 20.2 CP declara exento de responsabilidad criminal al que al tiempo de cometer la infracción se halle bajo la influencia de un síndrome de abstinencia, a causa de su dependencia de tales sustancias, que le impida comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión.
Medidas de seguridad (art.101-102) II. La minoría de edad Según el art 19 CP los menores de 18 años no serán responsables criminalmente con arreglo a este Código. Cuando un menor de dicha edad cometa un hecho delictivo podrá ser responsable con arreglo a lo dispuesto en la ley que regule la responsabilidad penal del menor.
Existe la posibilidad de extender su régimen a los mayores de 18 años y menores de 21 para hechos poco graves de personas no reincidentes.
III. La alteración de la percepción como eximente El art. 20.3 CP declara exento de responsabilidad criminal el que, por sufrir alteraciones en la percepción desde el nacimiento o desde la infancia, tenga alterada gravemente la conciencia de la realidad.
Medidas de seguridad Medidas de internamiento en un centro educativo especial y medidas no privativas de libertad.
...