Tema 14-15-16 (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Penal I
Año del apunte 2012
Páginas 7
Fecha de subida 17/10/2014
Descargas 3

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Temas  14,  15  y  16   Temas  14  y  15:  La  ausencia  de  antijuridicidad/tipicidad     Ausencia  de  tipicidad   Casos   Algo   no   es   típico   cuando  lo  que  ha  hecho   la  persona  no  está  en  el   código   penal.   Lección   14.     Si  la  acción  está  forzada   estamos  en  una  falta  de   tipicidad.   Si   falta   tipicidad   se   archiva  el  caso.   Ausencia  de  Antijuricidad   Si  hay  una  falta  de   antijuricidad  de  la  conducta   no  habrá  ni  responsabilidad   penal  ni  civil.   La  falta  de  antijuricidad   sucede  por  la  concurrencia   de  causas  de  justificación.   Causas  de  justificación:   • 20.4:  la  legítima   defensa   • 20.5:  el  estado  de   necesidad   • 20.7:  el  cumplimiento   de  un  deber  o  el   ejercicio  legítimo  de   un  derecho   No  es  una  lista  números   clausus  pues  también   tenemos  como  causa  de   justificación  el   consentimiento,  en  los  que  la   protección  de  un  bien   jurídico  queda  supeditada  a   la  voluntad  de  su  titular.   Naturaleza,   No  tiene  sentido  para  el   Detrás   hay   una   norma   de   fundamento   Derecho  Penal  enjuiciar   autorización,   está   amparado   un  caso  de  falta  de   por   el   propio   ordenamiento.   tipicidad.  No  le   El   legislador   autoriza   a   que   interesan  las  acciones   en   ciertos   casos   se   ponga   en   de  naturaleza  atípica.   peligro   o   se   lesione   un   bien   jurídico   mediante   las   causas   de   justificación.   La   sentencia   es   absolutoria   porque   se   entiende   que   hay   un   deber   jurídico   de   actuar   en   esa   situación,   por   lo   que   tu   actuación  no  está  penada.   Responsabilidad   En  estos  casos  no  hay   No  hay  responsabilidad  civil   civil   responsabilidad  civil   siempre  que  se  cumplen  los   salvo  cuando  se  trate  de   requisitos   un  error  de  tipo   En  el  caso  del  estado  de   invencible   necesidad  subsiste  la   responsabilidad  civil  para  el   Ausencia  culpabilidad   Si  tienes  una  causa  que  te   excluye  de  la  culpabilidad,   al  haberse  producido  un   acto  típico  y  antijurídico   seguirá  habiendo   responsabilidad  civil  aún   sin  haber  responsabilidad   penal.   Causas  de  exclusión  de  la   culpabilidad:  20.1,  20.2,   20.3,  20.6   Aquí   no   hay   normas   de   autorización.  Las  causas  de   exculpación   son   causas   de   no   merecimiento   de   pena;   “no  vale  la  pena  poner  una   pena   de   prisión   a   un   enfermo   mental”.   El   derecho  no  le  autoriza  por   ser   enfermo   mental   a   matar   a   otro,   pero   el   derecho   entiende   que   no   hay   necesidad   de   imponer   una  pena,  resulta  inútil.   Si  que  hay  responsabilidad   civil   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Temas  14,  15  y  16   que  resulte  favorecido  por  la   evitación  del  mal.   Efectos  Procesal   Archivar   (que  pasa  si  no   hay  tipicidad,  no   hay   Antijuricidad,  no   hay   culpabilidad)   Participar/   La   tipicidad   es   un   transmitir   elemento   personal   e   intransmisible.   O   haces   una   acción   típica   o   no;   no  se  transmite.   Error   Yo   no   sabía   que   estaba   realizando   la   acción.   Si   el  error  es  invencible  no   hay  tipicidad.     Si   el   error   es   vencible   habrá   tipicidad   en   caso   de   que   el   delito   admita   forma  imprudente.     Sentencia  absolutoria   Las   causas   de   justificación   son  transmisibles  a  terceros.     Si   tu   ayudas   a   otra   persona   a   cometer   un   delito   pero   con   causas   de   justificación,   se   te   transmite   la   causa   de   justificación  a  ti.   Sentencia  absolutoria   Las  causas  de  exculpación   son  intransmisibles  a   terceros,  pues  son   subjetivas  y  afectan   únicamente  a  aquellos  a   los  afectan,  no  a  los  que   asisten.     Si  tu  asistes  a  un  deficiente   no  se  te  transmite  la   deficiencia   Errores  que  se  dan  en  la   Error   de   tipo   invencible   ausencia  de  Antijuricidad   del   error   de   prohibición   pero  no  implican  la  ausencia   excluye  la  culpabilidad.     de  ésta.  Se  plantean  tres   El   error   de   tipo   vencible   formas  de  error  en  el  campo   de   prohibición   atenúa   la   antijurídico  pero  la  conducta   culpabilidad.   sigue  siendo  antijurídica.  Los   Se   valora   el   errores  sobre  la  prohibición   consentimiento   de   la   se  medirá  en  la  culpabilidad,   prohibición.   es  una  causa  de  exclusión  de     la  culpabilidad  y  no  de  la   El   error   de   prohibición   antijuricidad  pues  la   que   se   puede   dar   sobre   conducta  sigue  siendo   causas   de   justificación   antijurídica.   también   se   podrá   dar   en     causas  de  exculpación.     Se  excluye  a  alguien  de     culpabilidad  por  error  de   Los  errores  de  prohibición   prohibición  si  el  error  era   vencible  tendrán  condenas   invencible.   condenatorias   de   menor   • Error  de  prohibición     grado.   Los  errores  de  prohibición   sobre  los     tendrán   presupuestos  facticos   invencible   condenas  absolutorias.   de  la  causa  de     justificación.     • Error  sobre  la     presencia  legal  de  una   causa  de  justificación.     • Error  de  prohibición     Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Temas  14,  15  y  16   de  la  creencia  errónea   sobre  la  prohibición.   Efectos  jurídicos             Ampliación  de  la  ausencia  de  antijuricidad/causas  de  justificación   La  doctrina  se  ha  esforzado  por  reconducir  las  causas  de  justificación  a  una  serie   de  principios  generales  que  informan  su  regulación  jurídica.   De   acuerdo   con   la   doctrina   dominante   las   causas   de   justificación   se   suelen   clasificar   según   predomine   en   ellas   el   principio   de   la   ausencia   de   interés   o   el   principio   del   interés   preponderante.   En   las   primeras   el   hecho   queda   justificado   porque   el   titular   del   bien   jurídico   afectado   por   la   conducta   típica   renuncia   a   la   protección  jurídica  en  el  caso  concreto  (caso  del  consentimiento).  En  las  segundas   el   hecho   queda   justificado   porque   la   lesión   de   un   bien   jurídico   se   produce   para   salvar  otro  bien  de  mayor  valor.     Elementos  de  justificación   Las   causas   de   justificación   tienen   elementos   objetivos   y   subjetivos.   No   basta   con   que  se  dé  objetivamente  la  situación  justificante,  sino  que  es  preciso,  además,  que   el   autor   conozca   esa   situación   e,   incluso,   cuando   así   se   exija,   que   tenga   las   tendencias  subjetivas  especiales  que  exige  la  ley  para  justificar  su  acción.   Para   la   justificación   de   una   acción   no   es   suficiente   que   el   autor   alcance   un   resultado   objetivamente   lícito,   sino   que   además   haya   actuado   acogiendo   en   su   voluntad  la  consecución  de  este  resultado.   El   elemento   subjetivo   de   justificación   no   exige   que   los   móviles   del   que   actúa   justificadamente   sean   valiosos,   sino   simplemente   que   el   autor   sepa   y   tenga   la   voluntad  de  actuar  de  un  modo  autorizado  o  permitido  jurídicamente.       La   ausencia   del   elemento   subjetivo   de   justificación   en   una   situación   objetivamente   justificada   mantiene   el   desvalor   de   acción,   aunque   no   el   del   resultdo,   por   eso   sólo   puede   hablarse   de   tentativa   del   delito   que   el   sujeot   creía   que   cometía,   pero   no   de   consumación,  aunque  también  podría  valorarse  como  una  eximente  incompleta.     El  error  en  las  causas  de  justificación   El   error,   aunque   no   afecta   a   la   antijuricidad,   puede   tener   repercusiones   en   otra   categoría  del  delito  (la  culpabilidad)  o  en  la  determinación  de  la  pena.   1. El   error   sobre   los   presupuestos   objetivos   de   las   causas   de   justificación.   El   criterio  de  lo  razonable  para  delimitar  la  justificación  real  de  la  putativa.   Uno   de   los   casos   en   que   falta   el   elemento   objetivo   es   en   el   supuesto   de   la   creencia   errónea   en   la   existencia   de   los   presupuestos   objetivos   de   una   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Temas  14,  15  y  16   causa   de   justificación:   el   sujeto   creía   en   la   existencia   de   un   hecho   que,   de   haberse   dado   realmente,   hubiera   justificado   su   acción   (el   autor   disparó   porque  creía  erróneamente  que  la  víctima  iba  a  dispararle).   Ahora  bien,  parece  correcto  considerar  que  actúa  justificadamente,  aunque   objetivamente   no   se   dé   exactamente   el   presupuesto   de   legítima   defensa,   quien   actúa   ex   ante   dentro   de   los   márgenes   admitidos   socialmente   al   apreciar   el   presupuesto   de   una   causa   de   justificación,   actúa   justificadamente,   aunque   luego   ex   post   resulte   que   su   percepción   de   la   realidad   fue   objetivamente   errónea.   El   verdadero   error   jurídicamente   relevante   comenzará   a   plantearse   sólo   cuando   el   sujeto   traspase   en   su   apreciación   los   límites   del   resigo   permitido   y   de   lo   razonable   y   adecuado   socialmente.       2. El   error   sobre   los   límites   y   sobre   la   propia   existencia   de   una   causa   de   justificación.  El  sujeto  creía  erróneamente  que  su  acción  estaba  autorizada;   o  un  error  sobre  la  existencia  de  la  causa  de  justificación  misma     3. El   tratamiento   de   la   ausencia   del   presupuesto   subjetivo   de   la   causa   de   justificación.   Cuando   falta   el   elemento   subjetivo   de   justificación,   aunque   objetivamente  exista  una  situación  justificante.     La  doctrina  dominante  se  inclina  por  castigar  por  tentativa  ya  que,  aunque   el   resultado   pretendido   por   el   autor   se   ha   producido   y,   objetivamente,   constituye   la   consumación   de   un   delito,   la   verdad   es   que   el   OJ   no   lo   desaprueba.       Justificación  incompleta  y  atenuación  de  la  pena   La   antijuricidad   es   una   categoría   del   delito   que   puede   ser   graduada,   admite   diversas   valoraciones   desde   el   punto   de   vista   de   su   gravedad.   Normalmente,   la   mayor   o   menor   gravedad   de   la   antijuricidad   de   un   hecho   se   tienen   en   cuenta   en   la   configuración  del  tipo  de  injusto  específico  de  un  delito.     Otras   veces,   la   diversa   gravedad   de   la   antijuricidad   se   refleja   en   una   simple   circunstancia   modificadora   de   la   responsabilidad   agravante   o   atenuante,   o   en   un   tipo  cualificado  o  privilegiado  derivado  del  tipo  básico.     Las   causas   de   exclusión   de   la   antijuricidad   sólo   excluyen   esta   cuando   se   dan   completos  todos  sus  elementos,  objetivos  y  subjetivos.  El  artículo  20  nos  dirá  si  la   conducta   está   justificada   o   no:   establece   las   causas   de   justificación   y   de   exculpabilidad.  Exclusión  completa.  Establece  los  requisitos  que  han  de  seguir  los   diferentes  casos  para  que  estén  exentos  de  responsabilidad.   Para   que   te   excusen   de   responsabilidad   penal   por   falta   de   antijuricidad,   es   decir   por   causa   de   justificación,   deben   concurrir   ciertos   requisitos   objetivos   estipulados   en  el  artículo  20       La   ausencia   de   alguno   de   estos   elementos   o   el   exceso   en   el   ejercicio   de   la   causa   de   justificación   puede   incidir,   sin   embargo,   atenuando   el   juicio   global   sobre   el   merecimiento   de   pena   del   hecho,   bien   porque   disminuyen   el   desvalor   de   acción,   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Temas  14,  15  y  16   bien   porque   disminuyen   el   desvalor   de   resultado,   que   constituyen   la   base   de   la   antijuricidad.   Por   lo   tanto,   la   justificación   incompleta   y   la   putativa   pueden   dar   lugar   a   una   atenuación  o,  en  su  caso,  a  una  exención  absoluta  de  pena.   El  Código  Penal  recoge  esta  idea  de  un  modo  general  para  todas  las  eximentes  en  el   artículo   21,   al   considerar   como   la   primera   de   las   circunstancias   atenuantes   las   expresadas  en  el  art.  Anterior  cuando  no  concurran  todos  los  requisitos  necesarios   para  eximir  de  responsabilidad  en  sus  respectivos  casos.  La  incidencia  práctica  de   esa   declaración   se   refleja   luego   en   la   determinación   de   la   pena,   ya   que   el   art.   68   prevé   para   estas   eximentes   incompletas   la   aplicación   de   la   pena   prevista   para   el   delito  rebajada  en  uno  o  dos  grados.  La  exención  incompleta  queda  reservada  para   los  casos  que  falte  algún  elemento  no  esencial.   El  21.1  CP  formas  de  reducir  la  responsabilidad  penal,  atenuante.  El  profesor  entra   en   el   estudio   de   los   elementos   de   la   legitima   defensa.   Podré   reducir   la   responsabilidad  1  o  2  grados.         Objetiva   20  CP  (exención)   Subjetiva   Exención  o   reducción   21.1  -­‐  1  o  2  º   (exención   incompleta)   21.2  -­‐  21.7   (Atenuante   ordinario)                     Regla  General   (mitad  inferior)   Regla  excepcional  (-­‐   1  o  2  º)  (Atenuante   muy  calieicada)       Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Temas  14,  15  y  16   Tema  16:  La  legítima  defensa   Solo   tenemos   que   estudiar   los   elementos   del   20   y   21   en   la   legítima   defensa.   La   legítima  defensa  es  una  de  las  causa  de  justificación  regulada  por  el  20.4.   Fundamento  y  naturaleza   En   la   medida   en   que   la   defensa   sea   respuesta   proporcionada   a   una   agresión   injusta,   no   cabe   duda   de   que,   cualquiera   que   sea   la   actitud   anímica   del   que   se   defiende,  existe  una  auténtica  causa  de  justificación  que  legitima  el  acto  realizado.     La   importancia   y   trascendencia   que   tiene   conceder   a   una   persona   derechos   que   incluso  se  niegan  al  Estado  imponen  la  necesidad  de  limitar  ese  derecho  individual   a  casos  o  situaciones  realmente  excepcionales,  en  los  que  sólo  el  individuo  puede   defender  sus  bienes  jurídicos  más  preciados.     La   legítima   defensa,   aunque   suele   estudiarse   como   las   demás   causas   de   justificación  de  la  Teoría  General  del  Delito,  se  plantea  sobre  todo  en  el  homicidio  y   en   las   lesiones,   por   lo   que   a   la   hora   de   interpretar   sus   requisitos   deben   tenerse   en   cuenta  las  particulares  circunstancias  que  rodeaban  estos  hechos.   Requisitos   1. Agresión  ilegítima.  También  para  la  eximente  incompleta  es  requisito   esencial:  con  él  puede  darse  la  justificación  incompleta  aunque  falte  alguno   de  los  otros;  sin  él,  no.   Tanto  la  acción  como  la  omisión  deben  ser  agresiones  dolosas,  es  decir,  el   ataque  al  bien  jurídico  debe  ser  intencional;  por  lo  que  frente  a  lesiones  o   puestas   en   peligro   simplemente   imprudentes   no   cabe   la   legítima   defensa.   La   agresión   ha   de   ser   en   todo   caso   “ilegítima”   es   decir,   antijurídica.   Debe   darse  una  efectiva  puesta  en  peligro  de  bienes  jurídicos  defendibles  que  con   la   agresión   estén   en   verdadero   riesgo   inminente   de   ser   lesionados.   Sin   embargo,   no   es   necesario   que   el   autor   de   la   agresión   antijurídica   sea   culpable.   Respecto   a   los   bienes   jurídicos   que   pueden   ser   defendidos   encontramos   a   los   “bienes”   (en   sentido   patrimonial),   cuando   el   ataque   a   los   mismos   constituya   delito   o   falta   y   los   ponga   en   peligro   grave   de   deterioro   o   pérdida   inminentes;   y   la   “morada”   o   sus   “dependencias”,   si   se   entra   en   ellas   indebidamente,   cometiendo,   por   ejemplo,   un   delito   de   allanamiento   de   morada.   Además   de   estos   bienes   jurídicos   existen   otros   como   la   vida,   la   integridad   física,   la   libertad   o   el   honor;   es   decir   bienes   jurídicos   individuales.  Los  bienes  jurídicos  comunitarios  no  pueden  ser  objeto  de  la   legítima  defensa  aquí.   Otra  restricción  respecto  a  los  bienes  jurídicos  defendibles  se  da  exigiendo   que  la  agresión  antijurídica  sea  típica.   La  agresión  ha  de  ser  real;  es  decir,  no  basta  con  que  quien  se  defienda  crea   que   lo   hace   si   la   agresión   sólo   existe   en   su   imaginación.   La   defensa   putativa   frente   a   una   agresión   que   no   existe   realmente   sólo   puede   dar   lugar   a   una   causa   de   exculpación   por   error   de   prohibición,   si   el   error   era   invencible   o   a   una  atenuación  de  la  pena  si  el  error  era  vencible.   La   agresión   ha   de   ser,   además,   presente   o   actual.   No   cabe,   pues,   apreciar   legítima  defensa  cuando  la  agresión  ha  cesado  o  aún  no  ha  comenzado.   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Temas  14,  15  y  16       La  inminencia  del  ataque  equivale,  sin  embargo,  al  ataque  mismo.  El  sujeto   que   se   defiende   no   tiene   que   esperar   a   que   el   ataque   se   produzca   efectivamente.   Se  puede  decir,  en  general,  que  el  margen  de  apreciación  subjetiva  que  debe   concederse   al   individuo   en   la   constatación   de   las     circunstancias   fácticas   que   permiten   una   legítima   defensa   se   debe   establecer   de   acuerdo   con   un   doble   baremo:   un   objetivo,   que   se   corresponde   con   la   apreciación   que   cualquier   persona   razonable   hubiera   podido   hacer,   y   otro,   subjetivo,   teniendo  en  cuenta  las  circunstancias  y  conocimientos  del  que  se  defiende,   valorándolos,  a  su  vez,  con  el  criterio  objetivo  antes  mencionado.     2. Necesidad  racional  del  medio  empleado  para  impedir  o  repeler  la   agresión.  Este  requisito  supone  la  concurrencia  de  dos  extremos  distintos:   a. La  necesidad  de  defensa,  que  sólo  se  da  cuando  es  contemporánea  a   la   agresión   y   que   persiste   mientras   la   agresión   dura,   siempre   que   sea,  además,  la  única  vía  posible  para  repelerla  o  impedirla.   b. La   racionalidad   del   medio   empleado,   que   exige   proporcionalidad,   tanto  en  la  especie  como  en  la  medida,  de  los  medios  empleados  para   repeler   la   agresión.   Es   decir,   la   entidad   de   la   defensa,   una   vez   que   ésta   sea   necesaria,   es   preciso   que   se   adecue   a   la   entidad   de   la   agresión  ,  de  lo  contrario  no  habría  justificación  plena  y,  todo  lo  más,   vendría  en  consideración  la  eximente  incompleta     3. Falta   de   provocación   suficiente   por   parte   del   defensor.   Cuando   la   agresión   es   consecuencia   de   una   previa   provocación   del   que   luego   se   defiende   ante   ella,   en   ningún   caso   cabe   apreciar   legítima   defensa.   La   doctrina   habla   de   provocación   “suficiente”   sólo   cuando   la   agresión   es   la   reacción   normal   a     la   provocación   de   que   fue   objeto   el   agresor   se   podrá   denegar  la  legítima  defensa.   ...