Tema 6 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Psicología - 2º curso
Asignatura Psicopatologia al Llarg del Cicle Vital
Profesor S.
Año del apunte 2017
Páginas 7
Fecha de subida 20/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 6. TRASTORNOS DEL SUEÑO 1. INTRODUCCION AL SUEÑO 1.1. Efectos de los trastornos del sueño en el desarrollo.
Tienen repercusión importante porque las alteraciones en el sueño repercuten en todas las áreas de desarrollo del niño: - Cognición y rendimiento escolar: o Progresivo deterioro en función cognitiva, humor y conducta o Afectación memoria, atención (especialmente sostenida) y habilidades visoespaciales.
o Mala ejecución y aumento accidentes o Disminución de creatividad verbal y del pensamiento abstracto o Mal rendimiento escolar - Conducta y emociones: o Irritabilidad o Agresividad o Humor depresivo o Quejas de fatiga u otros síntomas físicos - Desarrollo físico: o Retraso en el crecimiento: Durante la noche es cuando se segrega la hormona del crecimiento. Ex: el niño que duerme mal, de adulto duerme mal.
1.2. Fases del sueño.
Desde que el niño cierra los ojos, se le puede considerar dormido, y su sueño está compuesto por dos fases perfectamente diferenciadas: - Sueño activo: Fase REM.
- Sueño tranquilo: Fase NREM.
Explicación: - Sueño REM (Rapid Eye Movement): Actividad onírica, 20-25% del sueño total. Es fácil de observar por los típicos movimientos del globo ocular que el bebé realiza a los pocos minutos de estar dormido. Alternancia con el NREM cada 80 o 100 minutos.
Esta fase desempeña un papel fundamental en la consolidación de la memoria.
- Fases 1, 2, 3 y 4 de sueños NREM: (Reducción de movimientos oculares rápidos). Durante ella el niño permanece en completo reposo, dando la sensación de dormir profundamente y con una respiración regular.
Estas fases desempeñan un papel fundamental para nuestro restablecimiento físico y musculas (durante esta fase de sueño segregamos la mayor parte de la hormona del crecimiento).
o Fases 3 y 4 NREM: Sueño de ondas lentas, sueño profundo. Sueño más reparador a nivel físico.
1.2.1.Evolución.
A medida que crecemos el sueño va cambiando: - Bebés: Los recién nacidos suelen dormir entre 18 y 20 horas al día, pero no son capaces de dormir muchas horas seguidas. Normalmente tiene 6 períodos de vigilia/sueños diarios (independientemente de si es de día o es de noche). A medida que los bebés se hacen mayores el tiempo de sueño se reduce y se concentra en la noche (ritmo circadiano).
- Adultos: Aumento de las fases de vigilia y de la fase 1 (transición) y disminuyen las fases sueño profundo (3 y 4).
- Ancianos: Disminuye la cantidad total de sueño. Disminuyen más las fases 3 y 4 y la REM. Aumento de la fragmentación de sueño (la persona vuelve a la infancia). A los 90 años el porcentaje de sueño profundo lento es prácticamente nulo.
Durante el sueño se producen cambios en las funciones del cuerpo y en los procesos de la mente que tienen una enorme importancia para nuestro equilibrio físico y mental. Por tanto, el sueño no es una situación pasiva ni tampoco una simple ausencia de vigilia, sino que es un estado activo en el que se produce toda una serie de cambios hormonales, metabólicos y fisiológicos que son imprescindibles para nuestro óptimo funcionamiento durante el día.
2. DISOMNIAS.
Son trastornos del sueño relacionados con la cantidad, calidad o momento / horario.
2.1. Insomnio.
2.1.1.Definición y cuadro clínico.
Dificultad en iniciar o mantener el sueño o no sentirse descansado tras un sueño que aparentemente es adecuado en cantidad (sueño no reparador).
TEMA 6. TRASTORNOS DEL SUEÑO Afecta al 20-30% de la población infantil hasta la edad preescolar. Suelen ser niños muy dependientes de los adultos y por la noche mantiene una actitud muy vigilante y alerta. El más frecuente es el insomnio por hábitos incorrectos  Manifiestan sus dificultades para dormir en forma de gritos, llanto, golpes, vómitos, etc., que sólo terminan cuando los padres realizan aquella acción que los niños tienen asociada al sueño. (El niño ha condicionado estímulos al sueño que no son adecuados). Ejemplo: Bebé que pide que esté alguno de sus padres presente hasta que se duerman. Después para volver a dormirse si se despierta a media noche necesita que estén sus padres presentes.
Generalmente la privación crónica de sueño provoca en el niño durante el día síntomas como: irritabilidad, síntomas de hiperactividad, dependencia excesiva de los adultos e incluso agresividad.
2.1.2.Criterios diagnósticos.
Según el DSM-5: - Una queja predominante de insatisfacción con la cantidad o la calidad del sueño, asociada con uno (o más) de los siguientes síntomas: o Dificultad en iniciar el sueño. (En niños, esto se puede manifestar como una dificultad en iniciar el sueño sin la ayuda del cuidador).
o Dificultad en mantener el sueño, caracterizada por despertares frecuentes o problemas para volver a dormir tras los despertares. (En niños, esto se puede manifestar como una dificultad en volver a dormir sin la ayuda del cuidador).
o Despertar temprano por la mañana con dificultad para volver a dormir.
- La alteración del sueño provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral, académico, comportamental, o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
- La dificultad para dormir ocurre por lo menos 3 noches por semana.
- La dificultad para dormir debe haber persistido por lo menos durante tres meses.
- La dificultad para dormir ocurre a pesar de que se den las condiciones adecuadas para dormir - El insomnio no se explica mejor y no ocurre exclusivamente durante el curso de otro trastorno del sueño (Ejemplo: narcolepsia, trastorno del sueño relacionado con la respiración, trastorno del ritmo circadiano, parasomnia).  Diagnóstico diferencial - El insomnio no se explica por los efectos fisiológicos de una sustancia (Ex: abuso de drogas o medicación) - La comorbilidad con trastornos mentales o condiciones médicas no explican de manera adecuada la queja predominante de insomnio.
Especificar si: - Comorbilidad con otro trastorno mental concurrente no relacionado con el sueño, incluidos trastornos por abuso de sustancias.
- Comorbilidad con otra afectación médica concurrente.
- Comorbilidad con otro trastorno del sueño.
Especificar si: - Episódico: Duración 1-3 meses - Persistente: Duración: + de 3 meses - Recurrente: Dos o más episodios en 1 año.
2.1.3.Etiología.
La etiología del insomnio infantil es multifactorial (causas biológicas, circadianas, de neurodesarrollo, conductuales) y existen factores predisponentes, precipitantes y mantenedores.
Aunque la evolución de la consolidación y regulación del sueño en el niño se produce principalmente gracias a la maduración de los mecanismos neurales y circadianos, están influenciados por el contexto y el ambiente en el que ocurren. Por tanto, estos problemas de sueño incluyen elementos de aprendizaje y conducta que son modificables mediante estrategias conductuales.
Los factores precipitantes y mantenedores del insomnio infantil son muchos e incluyen factores extrínsecos (problemas de pareja de los padres, situaciones ambientales…) e intrínsecos (temperamento del niño, problemas médicos…) que muchas veces se superponen. No parece haber diferencias por sexo.
Se muestra claramente un fuerte impacto del insomnio en el niño, con afectación diurna emocional, cognitiva, conductual, de salud y de calidad de vida. Además, provoca disfunción familiar e incluso puede repercutir en la calidad de vida y estado anímico de los padres.
TEMA 6. TRASTORNOS DEL SUEÑO Factores que pueden influir en el insomnio infantil.
- Cólicos del lactante: El dolor no permite dormir - Infecciones de oído: El dolor no permite dormir - Alimentación nocturna frecuente: Los bebés tienden a comer cada 3 o 4 horas como máximo.
- Asociaciones inapropiadas al dormir  insomnio por hábitos incorrectos.
De 1 a 3 años: - Siestas inapropiadas durante el día Malas rutinas para ir a dormir Asociaciones estresantes/indeseables al ir a dormir: Los niños quieren quedarse un rato más con el progenitor.
Mala demarcación de los límites: Los padres no son capaces de poner normas.
Ir a la cama demasiado pronto: En un momento de la vida del niño necesita más actividad y tiene menos necesidad de horas de sueño.
De 4 a 12 años: - Dificultad para ir a dormir - Persistencia de problemas anteriores - Miedos al ir a dormir - Sobre-activación - Preocupación y ansiedad - Insomnio condicionado - Parasomnia - Disminución de la necesidad de sueño - Problemas ambientales: Duerme con el hermano que es mayor y lee dos horas en la cama, dejando la luz encendida.
- Constitución de corta necesidad de sueño: Algunas personas necesitan dormir menos horas que otras.
Adolescencia: - Preocupación y ansiedad - Uso de sustancias: Cafeína, Coca-Cola, Colacao en la noche, - Trastornos del ritmo circadiano - Trastornos psiquiátricos 3. HIPERSOMNIA.
3.1. Presentación hipersomnia.
Somnolencia excesiva que se muestra en la prolongación del sueño nocturno o en episodios de sueño durante el día, no explicable por una cantidad de sueño inadecuada.
Tenemos diferentes tipos en función de la gravedad: - Somnolencia leve - Somnolencia moderada - Somnolencia grave La hipersomnia puede presentarse de diversas formas: - Somnolencia continuada durante el día - Ataques de sueño discretos: De vez en cuando durante el día la persona se queda dormida.
- Prolongación del sueño nocturno: Por la mañana le cuesta despertarse - Somnolencia excesiva intermitente (Síndrome de Klein-Levin): La hipersomnia funciona por periodos de tiempo: unas semanas la persona padece hipersomnia y las semanas de después no.
3.2. Criterios diagnósticos.
Criterios DSM-5: - Somnolencia excesiva autoinformada (hipersomnia) a pesar de un período de sueño de al menos 7 horas, con al menos 1 de los siguientes síntomas: o Períodos recurrentes de sueño o de caer dormido en un mismo día.
o Un episodio prolongado de sueño de más de 9 horas por día que no resulta restaurador. (no reparador) o Dificultad para estar totalmente despierto tras un despertar abrupto.
- La hipersomnia ocurre al menos 3 veces por semana, durante por lo menos 3 meses.
- La hipersomnia se acompaña de afectación significativa en el rendimiento cognitivo, social, laboral, o de otras áreas importantes de funcionamiento.
TEMA 6. TRASTORNOS DEL SUEÑO - No se explica mejor ni ocurre exclusivamente durante el curso de otro trastorno del sueño. Ex: Narcolepsia, trastornos del sueño relacionado con la respiración, trastorno del ritmo circadiano, o parasomnia.
- No se atribuye a los efectos fisiológicos de una sustancia. Ex: Abuso de droga, medicación.
- Si coexisten trastornos mentales o médicos, estos no explican de manera adecuada la predominante queja de hipersomnia.
Especificar si: - Con trastorno mental, se incluyen los trastornos por abuso de sustancias - Con condición médica - Con otro trastorno del sueño Especificar si: - Agudo: Duración de menos de un mes - Subagudo: Duración de entre 1 y 3 meses - Persistente: Duración de más de 3 meses Especificar severidad: - Media: Dificultad para mantener la alerta diurna 1-2 días/semana.
- Moderada: Dificultad mantener la alerta diurna 3-4 días/ semana.
- Severa: Dificultad mantener la alerta diurna 5-7 días/ semana.
4. APNEA OBSTRUCTIVA / HIPOPNEA.
4.1. Definición y cuadro clínico.
1 o más eventos respiratorios por hora de sueño. En la infancia no hay diferencias de género.
Se define como un trastorno de la respiración durante el sueño, caracterizado por obstrucción parcial prolongada de la vía aérea superior y/o obstrucción completa intermitente que altera la ventilación normal durante el sueño y el patrón normal de sueño.
Se asocia son síntomas que incluyen: ronquido habitual nocturno, alteración del sueño y/o problemas de comportamiento diurno.
Experimentan uno o más eventos respiratorios por hora de sueño (esto varía según el manual que se consulte).
Las personas con apnea experimentan síntomas por la noche y también durante el día: - Síntomas durante la noche: o Ronquidos o Apneas y sobretodo hipopneas: Las apneas son pausas respiratorias de duración igual o superior a dos ciclos respiratorios (5-10 segundos). Las hipopneas se definen como una disminución de más del 50% del flujo respiratorio.
El criterio mínimo para que se consideren patológicas es una frecuencia de más de cinco apneas/hipopneas por hora, aunque una apnea/hipopneas por hora ya se considera anormal.
o Sueño inquiero - Síntomas durante el día: o Trastornos neurocognitivos: Inatención, hiperactividad, bajo rendimiento escolar.
o Síntomas depresivos o Excesiva somnolencia diurna 4.2. Criterios diagnósticos.
Criterios DSM-5: - (1) o (2): o 1. Evidencia por polisomniografía de por lo menos 5 apneas obstructivas o hipopneas por hora de sueño y cualquiera de los siguientes síntomas: ▪ Alteraciones nocturnas de la respiración: ronquidos, resoplidos/ jadeos, o pausas en la respiración durante el sueño.
▪ Somnolencia durante el día, fatiga, o sueño no reparador a pesar de la oportunidad suficiente para dormir que no se explica por otro trastorno mental (se incluyen los trastornos del sueño) y no se atribuye a otra condición médica).
o 2. Evidencia por polisomniografía de 15 o más apneas obstructivas y /o hipopneas por hora de sueño independientemente de los demás síntomas.
TEMA 6. TRASTORNOS DEL SUEÑO Especificar severidad: - Media o leve: El índice de apnea hipopneas es menor de 15.
- Moderada: El índice de apnea hipopneas es de 15-30.
- Severa o grave: El índice de apnea hipopneas es mayor de 30.
4.3. Etiología.
Ocurre en un 7-10% de niños de entre 4 y 6 años. En la infancia, no hay diferencias de género. Normalmente en los niños la causa más frecuente es la hipertrofia adenoamigdalar en combinación o no con otras alteraciones anatómicas.
La obesidad infantil, por su parte, constituye un factor de riesgo muy importante a la hora de padecer un SAHS y como tal debe tenerse en cuenta.
- Hipertrofia adenoamigdalar - Obesidad: Más presión en el sistema respiratorio 4.4. Diagnostico diferencial.
Las apneas-hipopneas características de este trastorno nos ayudan a diferenciarlo de otros trastornos que cursan con somnolencia diurna. Las consecuencias diurnas del trastorno (falta de atención, mal rendimiento escolar, etc.) pueden sugerir un TDAH. La polisomnografia ayudará a saber si estos síntomas pueden estar asociados a una apnea-hipopneas 5. TRASTORNO DEL RITMO CIRCADIANO.
5.1. Definición y cuadro clínico.
Los trastornos del ritmo circadiano del sueño, también llamados trastornos del ritmo sueño-vigilia, se caracterizan por una incapacidad para dormir debida al desajuste entre el marcapasos cerebral que controla el ritmo circadiano del sueño de la persona y el horario de sueño-vigilia deseado o necesario, normal en el medio en que se desenvuelve la persona. Pueden manifestarse con insomnio o con hipersomnia y se asocian con frecuencia a síntomas disfóricos inespecíficos, como malestar y falta de energía.
En los trastornos del ritmo circadiano (TrC) la cantidad y calidad del sueño es normal, pero ocurren en un momento incorrecto de acuerdo a los horarios habituales. En ellos, el marcapasos circadiano está retrasado o adelantado respecto a la hora deseada o puede estar, simplemente, desajustado.
El trastorno del ritmo circadiano del sueño se diferencia del insomnio y de la hipersomnia por los antecedentes y por el hecho de que normalmente mejora si se deja que el sujeto siga su propio ritmo de sueño vigilia.
5.2. Criterios diagnósticos.
Criterios DSM-5: - Patrón de sueño recurrente y disruptivo que es debido a la alteración del ritmo circadiano o a una desalineación entre el ritmo circadiano endógeno y los horarios de vigilia requeridos para un individuo según su ambiente físico, social o profesional.
- La alteración del sueño conlleva somnolencia excesiva o insomnio, o ambos.
- La alteración del sueño causa un deterioro o malestar significativos en el área social, laboral, u otras áreas importantes de funcionamiento.
Especificar tipo: - Tipo sueño retrasado: Más típico en la adolescencia. Se van a dormir tarde y por la mañana no pueden levantarse.
- Tipo fase de sueño avanzado - Tipo sueño-vigilia irregular - Tipo sueño-vigilia no 24 horas - Tipo turnos de trabajo - Tipo no especificado Especificar tipo: - Episódico: 1-3 meses.
- Persistente: + de 3 meses - Recurrente: 1 año, 2 o más episodios TEMA 6. TRASTORNOS DEL SUEÑO 6. PARASOMNIAS.
Acontecimientos anormales bien durante el sueño o bien en el umbral entre sueño y vigilia. Por regla general, cuando se producen durante la infancia son totalmente benignas, aunque los episodios pueden llegar a ser muy aparatosos y llamar mucho la atención de quien los observa. La edad de mayor incidencia se sitúa entre los 3 y los 6 años.
Son fenómenos benignos para los que existe una predisposición genética y que se agravan con la privación del sueño y la ansiedad. A medida que el niño se va haciendo mayor, la aparición de estos episodios va disminuyendo en frecuencia hasta que finalmente suelen desaparecer. En principio no es necesario iniciar un tratamiento a no ser que su frecuencia y/o intensidad sean muy altas e interfieran en la estructura de sueño y, por tanto, en el descanso normal del niño.
6.1. Etiología.
- Genética: la mayoría de niños que hacen parasomnia tienen antecedentes familiares de parasomnia.
- Factores evolutivos: En la infancia las parasomnia son muy habituales y normales, y la mayoría remiten con la maduración.
- Factores psicológicos: Alta ansiedad, estrés durante el día.
- Factores orgánicos: Ex: estados febriles.
6.2. Trastornos del sueño No – REM.
Criterios DSM-5: - Episodios recurrentes de despertar incompleto, que ocurren en el primer tercio de sueño del episodio de sueño mayor, acompañados por uno de los siguientes síntomas: o Sonambulismo: Episodios repetidos de salir de la cama durante el sueño y caminar durante el sueño ▪ Mientras camina, el niño tiene la cara pálida y la mirada perdida, y se observa una falta de respuesta relativa a los esfuerzos de los demás por comunicarse con él/ ella, y sólo puede ser despertado/a con gran dificultad.
▪ Es muy difícil despertarlo porque está profundamente dormido, y, si se consigue, se le provoca una sensación de gran extrañeza e inseguridad ya que no entenderá la situación en que se encuentra ni por qué se le despierta.
▪ La causa de este fenómeno se desconoce, y por tanto no hay tratamiento. Es importante adoptar medidas de seguridad para evitar cualquier accidente. Tampoco es necesario despertarle, tan sólo reconducirlo hacia la cama.
▪ Normalmente los episodios de sonambulismo desaparecen espontáneamente a partir de los 15 años, y sólo persisten en un 2,5% de adultos.
o Terrores nocturnos: Episodios recurrentes de activación abrupta durante el sueño, que se caracterizan por llanto brusco e inesperado del niño, intenso y espectacular, con una expresión de mido intenso en la cara, hiperhidrosis, taquicardia y palidez: ▪ Hay miedo intenso y signos de activación autonómica, como midriasis, taquicardia, respiración rápida y sudoración, en cada episodio. Hay una falta de respuesta relativa a los esfuerzos por tranquilizarlo.
▪ De nuevo es muy difícil despertar al niño porque está profundamente dormido, y si se consigue el niño puede sorprenderse ya que no entenderá por qué se le despierta.
▪ Suelen aparecer entre los 2 y 3 años y remiten espontáneamente durante la adolescencia.
▪ No parece haber diferencia de prevalencia por sexo.
▪ La actitud de los padres debe ser preventiva, evitando, Ex: que el niño se caiga de la cama. No se debe hablar al niño, ni mucho menos despertarle.
▪ El episodio cederá espontáneamente después de cuatro o cinco minutos y el niño volverá a dormirse - No hay o hay poco recuerdo de lo que se ha soñado. Ex: solo una única escena visual.
- Amnesia del episodio: No recuerdan lo que ha sucedido.
- Malestar o deterioro: Si el sonambulismo no causa malestar o deterioro no sería un problema.
- No debido a sustancia.
- No debido a enfermedad médica o trastorno mental.
TEMA 6. TRASTORNOS DEL SUEÑO 6.3. Pesadillas.
Son fenómenos parecidos a los terrores nocturnos, aunque se diferencia de éstos por dos hechos concretos: - Se producen en la segunda mitad de la noche, en la fase REM.
- El niño explica claramente qué es lo que ha soñado y le ha despertado. Normalmente relata hechos angustiosos relacionados con miedo, animales que lo atacan o conflictos con otros niños.
Por lo general los episodios duran unas semanas y están relacionados con algún acontecimiento externo que ha causado inquietud en el niño. A medida que ceden la ansiedad diurna, los episodios también ceden en intensidad y frecuencia.
Sorprendentemente, la prevalencia de pesadillas en edad preescolar es relativamente baja. Las pesadillas suelen aparecen sobre los 2 años y medio y suelen finalizar a los 6 años. Durante la adolescencia, las pesadillas son algo más frecuentes en niñas que en niños.
Criterios DSM-5: - Ocurrencia repetida de sueños extensos, extremadamente disfóricos (te hacen sentir mal), y bien recordados que por lo general implican amenazas a la supervivencia, seguridad, o integridad física y que en general ocurren durante la segunda parte del episodio mayor de sueño.
- Al despertarse del sueño terrorífico, recupera rápidamente el estado orientado y despierto.
- Malestar o deterioro.
- No atribuible a los efectos de una sustancia o enfermedad médica.
- Si coexisten trastornos mentales o médicas no explican la queja predominante de sueños disfóricos.
Especificar si: - Durante el inicio del sueño Especificar si: - Asociado con otros trastornos mentales.
- Asociado con otra condición médica.
- Asociado con otro trastorno del sueño.
Especificar si: - Agudo: hasta un mes.
- Subagudo: superior a 1 mes e inferior a 6.
- Persistente: 6 meses o más.
Especificar severidad: - Leve: menos de 1 episodio / semana de media.
- Moderada: uno o más episodios / semana, pero no cada noche.
- Grave: cada noche.
6.4. Comparaciones pesadillas con terrores nocturnos.
Terrores nocturnos.
Varones.
No REM Primera parte de la noche (1h i 30 min).
No angustian No recuerda Despertar parcial y confuso.
No necesariamente estresores.
Pesadilla Mujeres (más predisposición a la ansiedad).
REM Segunda parte de la noche.
Angustian mucho.
Recuerda detalladamente Despertar completo, alerta.
Muy probables estresores.
...

Comprar Previsualizar