Lecturas actores e instituciones políticas (2017)

Resumen Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Ciencias políticas y de la Administración - 1º curso
Asignatura Actors i Institucions Polítiques
Año del apunte 2017
Páginas 2
Fecha de subida 11/04/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Artículos  últimos  temas:       No  es  el  descontento  es  la  desafección   La  desafección  es  el  principal  problema  político,  su  causa  está  vinculada  a  la  pésima  actuación  en  todos  los  órdenes   de   los   principales   partidos   durante   la   crisis   económica,   ambos   partidos   están   sufriendo   por   ello   pérdidas   electorales   crecientes  e  irreversibles.       Las   relaciones   de   los   españoles   con   la   política   han   sido   siempre   difíciles,   durante   la   II   Rep.   había   tal   polarización   ideológica   y   atomización   del   sistema   de   partidos   que   fomentaron   la   concepción   del   español   como   alguien   medio   anarquista,  medio  monje,  individualista  e  ingobernable.  Después  de  la  GC  se  vio  que  la  política  era  corrupción,  era   mejor  dejarla  en  manos  de  una  elite  que  se  sacrificaría  por  los  españoles.  Con  la  transición,  los  ciudadanos  han  podido   crear  partidos  y  votarlos,  afiliarse,  participar  en  actividades  sociales…  pero  durante  todos  estos  años,  los  españoles  se   han  quejado  mucho  de  la  política  y  de   los   políticos,  desperdiciando  los  mecanismos  de  participación   a  su   alcance,   tenían  desinterés  e  indiferencia  hacia  la  política,  no  tenían  ni  información  política.     El  descontento  no  suele  afectar  a  la  legitimidad  democrática,  sigue  siendo  alta  incluso  entre  quienes  sufren  en  mayor   medida   las   consecuencias   de   la   crisis   económica.   Es   coyuntural,   depende   de   los   vaivenes   de   una   opinión   publica   vinculada  a  la  popularidad  de  gobiernos  y  políticas.     En  España,  a  pesar  de  la  transición,  sigue  predominando  una  imagen  de  la  política  como  engaño  y  aprovechamiento,   como  una  complicación  absurda  e  innecesaria  y  los  políticos  como  incompetentes,  inútiles,  corruptos.   El   descontento   político   ha   alcanzado   niveles   nunca   vistos   hasta   ahora,   Rajoy   lleva   la   valoración   más   baja   de   sus   5   antecesores.  70%  de  valoración  negativa  de  la  política,  90%  de  la  económica.   La  desafección  política  está  también  alta,  pero  esto  ya  existía  de  antes  de  la  crisis,  no  como  el  descontento.  El  promedio   de  desinterés  se  mueve  al  80%,  casi  invariable  en  el  tiempo.  Y  si  ahora  aumenta  no  es  por  la  crisis,  sino  por  la  pasividad   de  los  partidos  ante  la  dramática  situación.     Los  políticos  deben  prestar  atención  a  los  ciudadanos  críticos  si  quieren  evitar  su  castigo  electoral.  La  participación  de   los  españoles  ha  sido  escasa,  aumenta  la  brecha  entre  ciudadanos  y  políticos  y  les  concibe  a  los  políticos,  capacidad   de  maniobra  para  actuar  al  margen  de  los  ciudadanos.     La  crisis  económica  puede  estar  cambiando  esta  situación,  el  interés  por  la  política  se  ha  incrementado  en  algunos   puntos,   y   muchos   participan   por   primera   vez   en   actividades   de   protesta,   si   las   propuestas   se   mantuvieran   ante   la   incompetencia,   el   acomodo   o   frivolidad   de   las   elites   políticas,   el   descontento   se   radicalizaría   y   se   llevar   al   ámbito   electora  con  consecuencias  imprevisibles,  si  por  el  contrario  las  protestas  son  desoídas,  la  desafección  se  agravaría.   Nada  es  positivo,  los  cambios  deben  venir  de  otra  dirección.     La   democracia   tiene   costes   que   solo   los   ciudadanos   pueden   sufragar,   necesitamos   más   información,   vigilancia   y   participación.  ¿Pero  si  los  ciudadanos  no  piden  cuentas  a  los  candidatos,  no  castigan  a  los  corruptos,  ni  premian  a   quien   se   lo   merece,   quien   controla   a   los   partidos   o   Gobiernos,   como   pueden   cambiar   para   ser   instrumentos   democráticos  al  servicio  de  los  ciudadanos?       Política  y  anti  política   Después  del  25S  se  acusa  a  los  defensores  de  practicar  anti  política,  pero  hay  un  malestar  con  la  democracia  realmente   existente,   este   movimiento   sale   del   hartazgo   con   nuestro   funcionamiento   institucional   que   ha   de   observarse   con   atención.   Estos   movimientos   son   políticos,   porque   no   hay   nada   más   democrático   que   la   divergencia,   el   cuestionamiento,  la  contestación.     El  sistema  ha  dejado  de  conectar  con  voces  y  sensibilidades  políticas  que  buscan  su  acomodo  sin  encontrar  un  medio   institucional  que  se  lo  permita.     El  anti  politicismo  reside  en  la  actual  reducción  de  la  política  a  gestión  tecnocrática,  la  falta  de  valentía  para  decir  la   verdad,  en  priorizar  los  intereses  de  partido  sobre  los  intereses  generales.   El  90%  de  los  ciudadanos  prefieren  un  pacto  para  salir  de  la  crisis,  este  interés  general  parece  que  no  van  con  los   políticos,  que  se  quejan  cunado  los  ciudadanos  le  dan  la  espalda  y  se  quejan.  Se  arropan  en  la  legitimidad  derivada  de   ser  cargos  electos.     El   funcionamiento   de   la   democracia   institucional   se   ve   desafiado   por   el   creciente   uso   de   las   nuevas   tecnologías,   por   eso  necesitamos  medios  de  comunicación  solidos  e  independientes  que  sepan  conectarlos  dentro  de  la  esfera  pública   unificada.  Y  podemos  estar  en  presencia  de  la  quiebra  del  pacto  social  democrático,  los  ricos  se  han  escapado  del   compromiso  con  el  bienestar,  y  puede  que  sea  aquí,  en  la  frustración  ante  un  ejercicio  de  la  política  incapaz  de  atender   a  los  más  necesitados,  donde  se  exprese  de  forma  clara  la  voz  de  estos  movimientos.       ¿Cómo  se  relacionan  las  redes  con  la  crisis  de  la  representación  política?   La  población  española  está  en  descontento  porque  dice  “no  nos  representan”,  es  una  crisis  de  negación  de  la  política.   Según  Touraine,  se  debe  poner  fin  a  la  dominación  de  la  economía  por  encima  de  las  esferas  sociales,  eso  venia  porque   la  reconstrucción  de  la  vida  social  a  partir  de  la  crisis  se  hizo  en  base  la  dominación  de  la  economía,  se  extendía  de   manera  ilegítima  más  allá  de  su  campo.   La  política  como  un  sistema  que  gestionaba  o  administraba  un  mundo  sobre  el  que  los  representantes  no  tenían  un   control   directo,   tampoco   los   ciudadanos.     Incapaces   de   abordar   esas   preguntas   fundamentales   y   empatizar   con   la   gente.  Había  un  descontento  social  y  los  ciudadanos  dejaron  de  sentirse  representados.     Los  ciudadanos  perdían  poder,  se  reconfiguró  el  espacio  público  y  los  procesos  de  comunicación.     La   representación   de   la   crisis   democrática   a   través   de   las   nuevas   tecnologías   formaba   parte   de   la   comprensión   de   la   democracia,  provocaba  un  cambio  en  la  forma  de  entender  los  procesos  democráticos  y  de  actuar  a  través  de   ellos.   La   dimensión   representativa   se   vio   afectada.  Esa   dimensión   representativa   se   vinculó   con   la   cuestión   de   la   voz,   el   poder   estaba   en   tomar   decisiones   y   ejercer   presión   para   tomarlas,   poder   dar   proyección   pública   a   intereses   y   opiniones.     Representación  tenía  que  ver  con  influencia  política,  habilidad  o  poder  de  ser  escuchado.       Con   las   TICs   la   democracia   puede   pensarse   como   un   proceso   comunicativo   de   muchos   actores   políticos   que   desemboca  en  la  toma  de  decisiones.  Las  TICs  son  un  ideal  de  democracia  directa,  rápida  e  inmediata,  donde  el  actor   se  representa  a  sí  mismo.  Generan  el  entendimiento  de  los  procesos  políticos  no  mediados,  ofrecen  la  oportunidad   de  que  los  individuos  puedan  opinar  y  tomar  decisiones  colectivas  de  forma  descentralizada.   Para  Mouffe,  lo  que  provoca  una  crisis  de  representación  es  la  ausencia  de  una  institucionalización  del  conflicto  en  las   cámaras  representativas.       ¿Cuánta  democracia  cabe  en  las  redes?   A  partir  de  la  revolución  digital,  la  soberanía  de  los  estados  no  depende  del  territorio  sino  de  la  autonomía  tecnológica,   hay  una  difuminacion  de  los  límites  de  lo  público  y  lo  privado  en  un  momento  en  el  que  la  exposición  pública  de  lo   privado  es  casi  una  virtud  pública.     La  cuestión  sobre  internet  es  inseparable  de  la  cuestión  sobre  el  poder.  Internet  nos  empodera  o  nos  despoja  de  poder.   Las  nuevas  tecnologías  han  transformado  el  mapa  del  pensamiento  contemporáneo.  La  opinión  pública  tiene  un  valor   normativo  para  nuestras  democracias,  pone  voz  a  la  sociedad.     El  caso  de  Twitter.  Las  shitstorm,  fenómeno  genuino  de  las  nuevas  formas  de  comunicación  digital,  no  favorece  al   enriquecimiento  del  debate  público,  pierden  el  respeto  de  los  diálogos  digitales.     La  opinión  individual  se  toma  como  si  fuera  una  cosa  o  un  atributo  que  va  adosado  a  la  propia  personalidad.  Considerar   que  la  opinión  es  un  atributo  personal  que  conforma  tu  identidad  de  la  misma  manera  que  la  conforma  tu  cuenta  de   Twitter,  provoca  que,  si  otra  opinión  se  confronta  con  la  tuya,  esto  sea  percibido  como  un  daño  personal  que  pone  en   juego  tu  propia  identidad.  De  esta  manera,  la  opinión  no  es  un  instrumento  con  el  que  debatir  o  interpretar  la  realidad,   sino  que  ésta  deviene  en  algo  que  va  adosado  a  nuestro  perfil,  a  esa  imagen  que  tú  proyectas  y  “exhibes”  en  ese   espacio  público  cibernético.  Es  entonces  cuando  el  juego  dialéctico  de  Twitter  abandona  el  terreno  del  entendimiento   para  entrar  en  el  de  la  competición.   ...