Tema 8.1 - Gastrointestinal - Conceptos generales (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Genética - 1º curso
Asignatura Fisiologia animal
Año del apunte 2015
Páginas 3
Fecha de subida 18/03/2015
Descargas 3

Vista previa del texto

TEMA 8 – GASTROINTESTINAL 1. CONCEPTOS GENERALES ESTRUCTURA FUNCIONAL DEL TRACTO GASTROINTESTINAL La función principal del tracto gastrointestinal es asegurar un aporte apropiado de nutrientes al organismo mediante: - Movimiento del contenido intestinal Digestión del contenido intestinal Secreción de enzimas y productos de digestión Absorción de los productos resultantes del proceso digestivo Coordinación funcional Sistema de defensa frente al medio externo orgánico Los nutrientes son moléculas que permiten que los animales mantengan la actividad vital de sus células.
- - Nutrientes esenciales → Sustancias químicas que deben obtenerse a través de la alimentación ya que no podemos sintetizar y por tanto debemos aportar mediante la ingesta. Minerales, algunas vitaminas, ciertos ácidos grasos y los aminoácidos esenciales Nutrientes no esenciales → Sustancias químicas que los animales pueden producir a partir de otras moléculas El tracto gastrointestinal separa el medio interno con el exterior mediante la boca y el ano. Es un tubo siempre igual, se mantiene en la escala filogenética, pero se va haciendo más complejo con la evolución. La complejidad viene asociada a la dieta, para adaptarse a los procesos digestivos. Estas adaptaciones se ven sobre todo en la parte proximal (estómago) y la distal (colon). Los animales solo tenemos un estómago y un colon. Los poligástricos tienen 4 compartimentos en un 1 único estómago; por tanto somos todos monogastricos pero algunos son policavitarios, como las vacas.
El tracto gastrointestinal (GI) es un tubo que conserva la misma estructura histológica en casi toda su longitud. Está formado por varias capas de tejido concéntricas desde el esófago al ano: - Lumen Mucosa Submucosa Dos capas de musculo liso → una circular interna y una longitudinal externa Capa serosa: tejido conjuntivo, como en el corazón. Va unido a los mesenterios: tejido conjuntivo que mantiene todo el tubo unido entre sí, es por donde llegan los vasos y los nervios.
Este sistema es una víscera que tiene un funcionamiento muy autónomo. Si le cortamos los mesenterios, la actividad del tubo no se modificará. La integración de la función depende de nervios y hormonas, con algunas particularidades específicas. En la mayoría de los casos, los sistemas funcionan por reflejos neuroendocrinos.
CONTROL NERVIOSO DEL TRACTO GASTROINTESTINAL El tracto GI tiene su actividad coordinada por sistemas de control de tipo nervioso y de tipo endocrino: - Sistema nervioso – control nervioso Sistema endocrino – control endocrino La regulación presenta particularidades específicas propias del digestivo que están ausentes en otros sistemas orgánicos.
El tracto GI está controlado por el SNA clásico. Recibe inervación extrínseca simpática y parasimpática que proviene de fuera del GI. La inervación extrínseca está originada en el del tracto GI – SNC. Los cuerpos neuronales fuera del tracto GI y las terminaciones nerviosas en el tracto GI.
- Parasimpático → Vago y nervios espinales Simpático → Nervios no definidos (incluido en vasculatura). Llegan con los vasos.
La inervación Intrínseca está originada dentro del tracto GI. Toda la estructura neuronal dentro del tracto GI. Está compuesto por el sistema nervioso entérico (SNE) → Cerebro del intestino. Hay el mismo número de neuronas en el SNE que en la médula espinal.
SISTEMA FUNCIONAL DEL SNE El SNE es el sistema nervioso autónomo, intrínseco del tracto GI.
Está formado por plexos nerviosos difusos distribuidos a lo largo de todo el tubo digestivo. Encontramos dos poblaciones celulares → neuronas entéricas y células gliales entéricas que se organizan de manera difusa, tipo “red”: - Ganglios entéricos → Cuerpos celulares Proyecciones interganglionares (axones y dendritas) Distinguimos dos plexos nerviosos que se disponen a lo largo de todo el tubo digestivo.
- Plexo mientérico – Control motor. Entre las dos capas de músculo.
Plexo submucoso – Control de reflejos secretores. Por debajo de la submucosa, separándola del músculo (controla el epitelio).
Estos plexos no son continuos, sino difusos. Deja muchos huecos, como una media de rejilla. Hay nudos y conexiones entre las neuronas. Los nudos son estructuras ganglionares (conjunto de somas en la periferia). Conectando los nudos hay prolongaciones que conectan unas neuronas con otras (axones y dendritas).
PÉPTIDOS REGULADORES GASTROINTESTINALES Este sistema de control de las funciones gastrointestinales está basado en mecanismos endocrinos integrados con el control nervioso. El tracto GI es el mayor órgano endocrino. Es una glándula no definida anatómicamente → presenta una estructura difusa y células secretoras dispersas. El mecanismo de acción puede ser endocrino, paracrino, autocrino o neurocrino.
Produce una gran cantidad de hormonas, todas ellas peptídicas → todas las hormonas gastrointestinales son péptidos.
Los estímulos liberadores pueden ser neurales, mecánicos (presión, distorsión) y químicos (pH, componentes de la dieta, otros péptidos reguladores).
Las células secretoras de los péptidos reguladores gastrointestinales son células polarizadas → tienen un polo mirando al lumen. En el polo basal almacenan los productos de secreción. Cuando estos péptidos se liberan, pueden actuar por cualquier mecanismo: endocrino, paracrino o endocrino o neuroendocrino.
REGULACIÓN INMUNE El sistema inmune residente participa en la regulación de la función GI. Hay una interacción con los controles nervioso y endocrino → interacciones neuroinmuno-endocrinas. Los efectos están asociados a la activación de células inmunes por antígenos luminales y están mediados por citoquinas y otros mediadores inmunes: proteasas e histamina.
Los dos mecanismos de control están integrados con otros dos sistemas. El sistema inmune es muy activo controlando todas las sustancias que se intercambian ya que por ejemplo se podría colar una bacteria. La respuesta inmune es constante y por tanto el tracto GI siempre está un poco inflamado.
REGULACIÓN DEPENDIENTE DE LA MICROBIOTA La flora comensal del tracto GI interactúa con éste y contribuye a su homeostasis. Regula respuestas inmunes, mecanismos sensoriales y funciones secretomotoras. El mecanismo consta de un equilibrio entre flora“beneficiosa” y flora “nociva” → detección y reconocimiento por parte del organismo de la flora luminal (sistemas de reconocimiento de microorganismos). Estos sistemas de reconocimiento sirven para reconocer y mantener la microbiota normal, indispensable para la homeostasis del tubo digestivo.
El lumen no es estéril, sino que en él viven muchas bacterias formando la microbiota comensal. Esta microbiota se ha de controlar, ya que está siempre en contacto con el medio externo. Esto se regula mediante una interacción entre el individuo y la flora para crear un equilibrio. Si el equilibrio se rompa hacia la flora nociva, aparecen las patologías.
REFLEJOS INTESTINALES La regulación de la función GI se produce en gran parte en forma de reflejos neuroendocrinos, que según donde se originen tienen diferentes características.
- - Reflejos descendentes → normalmente excitatorios. Por ejemplo, del estómago al colon.
Reflejos ascendentes → normalmente inhibitorios. Por ejemplo, del colon al estómago.
¿Cómo nombrar un reflejo? Mediante el punto de inicio – punto de acción. Por ejemplo, el reflejo gastro-cólico → reflejo que se inicia en el estómago y tiene como punto de acción el colon.
SÍNTESIS - La regulación de la función GI depende de la integración de mecanismos nerviosos y hormonales.
El tracto GI está inervado por el SNA, tanto simpático como parasimpático, a través de vías nerviosas extrínsecas.
El tracto GI tiene un sistema nervioso intrínsico, el sistema nervioso entérico (SNE).
El SNE se organiza en dos plexos nerviosos difusos (mientérico y submucoso) que controlan las funciones GI coordinando señales intrínsecas y extrínsecas.
El tracto GI es un órgano endocrino difuso que produce péptidos reguladores de naturaleza diversa.
Estos péptidos están producidos por células endocrinas de la mucosa, se liberan por estímulos mecánicos y/o químicos y controlan procesos específicos de la función GI.
...