Símbolos nacionales: breve ensayo (2013)

Ejercicio Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Periodismo - 1º curso
Asignatura Història de la Comunicació
Año del apunte 2013
Páginas 1
Fecha de subida 18/11/2014
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

1º Periodismo Historia de la Comunicación SÍMBOLOS NACIONALES: BREVE ENSAYO Los símbolos nacionales son aquellos elementos que representan a una determinada nación o comunidad y permiten diferenciarla de las demás e identificarnos con ella. Estos símbolos tienen un carácter casi sagrado debido a su valor como agente de cohesión de la comunidad nacional.
La mitificación de los símbolos nacionales tiene lugar ya en tiempos remotos: en la Prehistoria existen los tótems, elementos naturales cuyo carácter mágico y sagrado unifica al grupo. En el Imperio Romano la consagración se centra en Rómulo y Remo, los fundadores míticos de Roma, y en la figura del emperador.
Tras la Revolución Francesa irrumpe con fuerza el concepto de "nación" entendida como sujeto político articulado a través de un Estado liberal, y la adhesión de los ciudadanos a este proyecto se refuerza con la bandera, el himno o la alegoría: en Francia los valores republicanos de libertad, igualdad y fraternidad son mitificados en Marianne, figura reconocida por el gorro frigio. El Romanticismo alemán da lugar a otro concepto de nación, de carácter más cultural y lingüístico, y en este caso el mito fundacional, la evocación de un pasado glorioso ("la Arcadia Feliz"), el folklore o la lengua tienen más peso como símbolos destacados. Esta tendencia se ve reforzada en comunidades nacionales sin Estado, como el País Vasco y Cataluña (lo vemos reflejado durante la "Renaixença"). Otro tema a tener en cuenta es el del agravio: el momento en el que la nación pierde su dignidad colectiva suele ser objeto de culto. Los fascismos se basaron en la exaltación y exacerbación de estos símbolos para perpetuarse en el poder, y añadieron otros como la raza, elemento clave en el nacionalsocialismo.
Cada comunidad mitifica unos u otros símbolos para reforzar la cohesión y da a cada uno de ellos mayor o menor importancia: en Japón el emperador, en EE.UU. la bandera. Actualmente, la percepción de la globalización salvaje y la inmigración (sobre todo la islámica) como amenaza hacia las distintas identidades europeas ha reconsagrado símbolos nacionales como la religión cristiana, la unidad de los estados o el culto a héroes medievales.
...