Tema 2 (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Penas y delitos
Año del apunte 2013
Páginas 6
Fecha de subida 24/10/2014
Descargas 10
Subido por

Vista previa del texto

Penas y delitos Bloque I TEMA 2 Reglas de determinación de la pena. Régimen legal básico.
Se entiende por determinación de la pena, la fijación de la pena que corresponde al delito. Existen distintos procedimientos para la determinación de la pena, así pues, un legalísimo extremo confiaría por completo a la ley la fijación de la pena de cada delito y un arbitrio judicial podría llegar a conceder al juez dicha misión.
El código parte de la determinación de un marco penal para cada uno delitos y faltas. La determinación penal no suele plantear problema para los autores de un delito o falta consumados, ya que basta en acudir a las penalidades señaladas en la parte especial.
La determinación legal de la pena no se detiene en la fijación del marco penal, según las reglas referidas, sino que comprende, además, la concreción de dicho marco, señalando la extensión en la que debe imponerse. Ello presupone la técnica de división de pena en partes, el Código actual distingue solamente dos partes: la mitad superior y la inferior de la pena correspondiente al marco penal.
En la aplicación de la pena, tratándose de delitos dolosos, los jueces o tribunales observarán, según haya o no circunstancias atenuantes o agravantes, las siguientes reglas: ( pag 742) En los delitos imprudentes, los jueces o tribunales aplicarán las penas a su prudente arbitrio, sin sujetarse a las reglas prescritas en el apartado anterior.
Si concurre una eximente incompleta, el juez o tribunal impondrá la pena inferior en uno o dos grados a la que constituye el marco típico, atendidos el numero y la entidad de los requisitos que falten o concurran, y las circunstancias personales de su autor.
En la aplicación de las penas a las faltas procederán los tribunales según su prudente arbitrio.
Una vez asignado el marco penal concreto que corresponde al delito, el juez dispone de arbitrio para moverse dentro de dicho marco, es la fase de determinación judicial de la pena en sentido estricto. En el estado social y democrático de derecho que acoge la constitución, el derecho penal ha de proteger la sociedad mediante una prevención general y una prevención especial sometidas a principios de legalidad, utilidad, exclusiva protección de bienes jurídicos, humanidad, culpabilidad, proporcionalidad y resocialización Eximentes y circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.
Es característico de los códigos penales españoles que prevean en la parte general una serie de circunstancias atenuantes y agravantes, que tienen el efecto de disminuir o aumentar la pena con arreglo a ciertas reglas legalmente establecidas. En el código vigente se prevén en el art21 las atenuantes, en el 22 las agravantes, y en el 23 las mixtas, que pueden agravar o atenuar las penas según los casos.
Las circunstancias modificativas son elementos accidentales del delito, en el sentido que el sentido que de ellos no depende la existencia del delito, sino su gravedad. Las circunstancias modificativas no son los únicos elementos accidentales de los que depende la gravedad del delito.
Artículo 65 1. Las circunstancias agravantes o atenuantes que consistan en cualquier causa de naturaleza personal agravarán o atenuarán la responsabilidad sólo de aquéllos en quienes concurran.
1 Penas y delitos Bloque I 2. Las que consistan en la ejecución material del hecho o en los medios empleados para realizarla, servirán únicamente para agravar o atenuar la responsabilidad de los que hayan tenido conocimiento de ellas en el momento de la acción o de su cooperación para el delito.
Se establece el principio de que las circunstancias personales no son comunicables a los intervinientes en quienes no concurren, y en cambio las circunstancias objetivas son comunicables a todos los que las conozcan. Son reglas aplicables a los casos de codelincuenci en los cuales se plantea la cuestión de si las circunstancia realizada por uno de ellos es o no comunicable a los demás.
3. Cuando en el inductor o en el cooperador necesario no concurran las condiciones, cualidades o relaciones personales que fundamentan la culpabilidad del autor, los jueces o tribunales podrán imponer la pena inferior en grado a la señalada por la ley para la infracción de que se trate.
Eximentes completas e incompletas. (el manual no habla de las completas) Eximentes incompletas. Son las circunstancias atenuantes de la 2ª a la 6ª del artículo 21.1 En relación con las causas de justificación, su apreciación incompleta según el art 21, está pensada, en principio para los casos de actuación dolosa y la atenuación operará sobre la base del hecho doloso. Pero también puede estimarse sobre la imprudencia, cuando el exceso se produce sin intención y da lugar a un tipo imprudente expresamente provisto por la ley, o incluso quedar descartada por ser fortuito el exceso y proceder la exención.
Circunstancias agravantes.
Se sigue el planteamiento dogmático que todas las circunstancias agravantes deben aumentar lo injusto penal del hecho sin que puedan elevar la imputación personal.
Que todas las agravantes aumenten la gravedad del injusto penal no impide que unas sean objetivas y otras subjetivas, puesto que el injusto comprende una parte objetiva y otra subjetiva Circunstancias objetivas: denotan mayor peligrosidad al hecho: a) por la especial facilidad de comisión determinada por los medios (alevosía) o por los sujetos (abuso de superioridad, de confianza o del carácter público).
b) Por la especial facilidad de impunidad (disfraz) c) Por ambas razones (lugar, tiempo o auxilio de otras personas) Suponen un ataque más extenso.
Circunstancias subjetivas: indican una motivación particularmente indeseable (precio, motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación) y revela en el sujeto una actitud más contraria al derecho (reincidencia) Art 22 Cp 1ªEjecutar el hecho con alevosía.
Hay alevosía cuando el culpable comete cualquiera de los delitos contra las personas empleando en la ejecución medios, modos o formas que tiendan directa o especialmente a asegurarla, sin el riesgo que para su persona pudiera proceder de la defensa por parte del ofendido.
La alevosía exige que los procedimientos empleados tiendan directa y específicamente a asegurar la ejecución, evitando el riesgo de una posible defensa del ofendido. No ocurrirá alevosía por el hecho de que 2 Penas y delitos Bloque I se evite una defensa proveniente de terceros, puesto que la ley exige que se tienda a evitar una posible defensa procedente del ofendido.
La alevosía sólo es aplicable a los delitos contra las personas. Es una de las circunstancias que convierten el homicidio en la figura de asesinato 2ª. Ejecutar el hecho mediante disfraz, con abuso de superioridad o aprovechando las circunstancias de lugar, tiempo o auxilio de otras personas que debiliten la defensa del ofendido o faciliten la impunidad del delincuente.
El abuso de superioridad, el de confianza y el de carácter público del culpable, agravan el injusto penal por facilitar la comisión del hecho, pero más por razón de la posición del sujeto activo respecto del pasivo que por los medios utilizados.
- Respecto del abuso de superioridad, no basta el mero uso, sino que es preciso el abuso, lo que supone haberla buscado ex profeso (ello no sucedería en el caso del forzudo que no puede evitar su fuerza).
- El abuso de confianza requiere: o La existencia de un vínculo de confianza expresa o tácita o El aprovechamiento de la situación derivada de la confianza - La circunstancia de prevalerse del carácter público del culpable exige tres elementos: o La cualidad del funcionario público o de encargado de un servicio público.
o El abuso de poderes o deberes inherentes a tal condición.
o A finalidad de utilizar las ventajas del cargo para ejecutar el delito más fácilmente o con menor riesgo.
El disfraz puede verse como una circunstancia que eleva la intensidad de la prohibición por cuanto que facilita la impunidad, y con su esperanza, una decisión de delinquir que de otro modo, por miedo al descubrimiento y al castigo, tal vez no se adoptaría.
El tiempo, lugar o auxilio de otras personas agravan la pena si son aprovechados para debilitar la defensa del ofendido o para facilitar la impunidad del delincuente.
3ª. Ejecutar el hecho mediante precio, recompensa o promesa.
Esta agravante se ha visto como expresión de mayor perversidad o de una motivación vil. Una motivación tal ha de entenderse más indeseable y por tanto, especialmente desvalorada y prohibida. Que éste sea el único fundamento de la agravante depende de si esta agravante es aplicable sólo al ejecutor por precio o también al que se lo promete o da. Respecto al ejecutor puede admitirse que el precio constituye un motivo bajo, sobre todo en los delitos contra las personas u otros contra el honor, etc. Es discutible si esta agravante es aplicable también l inductor o sólo al ejecutor.
4ª. Cometer el delito por motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, la etnia, raza o nación a la que pertenezca, su sexo, orientación o identidad sexual, la enfermedad que padezca o su discapacidad.
Esta agravante responde a la voluntad de evitar actuaciones genocidas o discriminatorias. No sólo se desvalúa y prohíbe más la perpetración de determinados hecho genocidas, sino también la realización de cualquier delito con motivación genocida o discriminatoria. Esta motivación aumenta el injusto subjetivo del hecho.
5ª. Aumentar deliberada e inhumanamente el sufrimiento de la víctima, causando a ésta padecimientos innecesarios para la ejecución del delito.
El ensañamiento también constituye una circunstancia calificativa del asesinato, que concurre cuando se mata a otro aumentando deliberadamente e inhumanamente el dolor del ofendido.
El ensañamiento aumenta lo injusto penal del hecho porque hace que la conducta extienda su lesividad material más allá de la propia del delito y porque expresa un mayor desprecio de la dignidad humana, por lo que también añade un ataque a este bien jurídico constitucional.
3 Penas y delitos Bloque I 6ª. Obrar con abuso de confianza.
7ª. Prevalerse del carácter público que tenga el culpable.
8ª. Ser reincidente.
Hay reincidencia cuando, al delinquir, el culpable haya sido condenado ejecutoriamente por un delito comprendido en el mismo Título de este Código, siempre que sea de la misma naturaleza. A los efectos de este número no se computarán los antecedentes penales cancelados o que debieran serlo.
En el concepto legal de reincidencia cabe distinguir en elemento de pasado, uno de presente y otro relacional de ambos.
- Elemento pasado: Es preciso que al delinquir el culpable haya sido ejecutoriamente condenado con anterioridad por otro delito. Es ejecutoria la sentencia firme, es decir, aquella contra la que no cabe recurso alguno. No pueden generar reincidencia las condenas por tribunales extranjeros, salvo en casos que se establezca lo contrario, ni por tribunales militares, tampoco por condenas previstas en leyes penales especiales. Si al delinquir el sujeto hubiera sido condenado al menos por tres delitos comprendidos en el mismo título del CP y de la misma naturaleza, concurrirá una cualificación que permitirá agravar la pena más de lo que puede determinar por sí sola ninguna otra agravante.
- Elemento presente: la reincidencia se aprecia al delinquir el culpable. Delinquir aquí no incluye la comisión de faltas, y ha de estar previsto en el CP. El momento de delinquir ha de ser posterior a la condena ejecutoria.
- Elemento relacional: los delitos anteriormente condenados y el cometido con posterioridad, deben estar relacionados, deben ser de la misma naturaleza, y comprendidos en el mismo título del CP. La relación exigida para la reincidencia, pretende ser cualitativa y asegurar una cierta semejanza entre los hechos.
Circunstancias atenuantes.
En el CP son circunstancias atenuantes las previstas en el art 21. Cabe distinguir las eximentes incompletas (art 21.1ª), las expresadas en los números 2º a 6º del mismo artículo, y las analógicas a las anteriores, permitidas por el art 21. 7ª.
Art 21: Son circunstancias atenuantes: 1ª. Las causas expresadas en el Capítulo anterior, cuando no concurrieren todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad en sus respectivos casos.
2ª. La de actuar el culpable a causa de su grave adicción a las sustancias mencionadas en el número 2º del artículo anterior.
Las sustancias mencionadas son “bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas u otras que produzcan efectos análogos”.
Para eximir tanto la intoxicación aguda producida por el consumo fe estas sustancias, como el síndrome de abstinencia, habrá que admitir estas dos causas también para atenuar la pena cuando produzcan efectos insuficientes para excluir la imputabilidad y para dar lugar a una eximente incompleta. “actuar a causa de una grave adicción” puede incluir tanto la actuación en estado de intoxicación causada por la adicción, como la que tiene lugar por un síndrome de abstinencia menor 3ª. La de obrar por causas o estímulos tan poderosos que hayan producido arrebato, obcecación u otro estado pasional de entidad semejante.
4 Penas y delitos Bloque I El fundamento de esta atenuante es una disminución de la imputabilidad. No tiene que ver con la valoración que merezcan los motivos, sino sólo con su intensidad. Si el arrebato u obcecación u otro estado pasional llegan a excluir por completo la imputabilidad, darán lugar a la estimación de la eximente de trastorno mental transitorio. Si la disminución de imputabilidad es muy considerable, puede motivar la aplicación de una eximente incompleta.
4ª. La de haber procedido el culpable, antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra él, a confesar la infracción a las autoridades.
5ª. La de haber procedido el culpable a reparar el daño ocasionado a la víctima, o disminuir sus efectos, en cualquier momento del procedimiento y con anterioridad a la celebración del acto del juicio oral.
El fundamento de estas atenuantes ( 4 y 5) no puede verse en ninguna característica del delito, ya consumado, sino en la conveniencia político-criminal de fomentar determinados comportamientos posteriores que faciliten la persecución judicial o la reparación del daño. Se exige que la confesión de la infracción a las autoridades tenga luar antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra el sujeto.
6ª.La dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento, siempre que no sea atribuible al propio inculpado y que no guarde proporción con la complejidad de la causa.
Con esta atenuante el legislador cierra el paso a otras posibles vías de reparación de la vulneración del derecho fundamental a un proceso sin dilaciones indebidas.
La expresión dilación indebida se refiere a la duración del procedimiento judicial hasta su finalización por encima de lo razonable, o bien la paralización del procedimiento a partir de determinado momento por causas atribuibles al órgano judicial o al sistema. Cuando ello ocurre se produce una vulneración del derecho fundamental a un proceso sin dilaciones indebidas (art 24.2 CE) 7ª Cualquier otra circunstancia de análoga significación que las anteriores Por esta vía se admiten expresamente como atenuantes todas aquellas circunstancias que sean análogas a las especialmente numeradas por la ley. No hace falta el parecido externo de las circunstancias, sino sólo equivalencia de su significado. Y como el significado de las atenuantes es el disminuir el contenido de injusto del hecho, el grado de su imputación personal o la conveniencia de pena, cualquier minoración de estos aspectos podría considerarse motivadora de la atenuante. Sin embargo la jurisprudencia normalmente la interpreta en forma más restrictiva, exigiendo analogía con los elementos de la circunstancia de que se trate.
Circunstancia mixta de parentesco.
Según el art 23 CP “ es circunstancia que puede atenuar o agravar la responsabilidad según la naturaleza, los motivos y los efectos del delito, ser el agraviado cónyuge o persona a quien se halle ligado de forma estable por análoga relación de afectividad, ascendiente, descendiente o hermano por naturaleza o adopción del ofensor o de su cónyuge o conviviente”.
En la práctica suele considerarse ésta una circunstancia agravante en los delitos contra la vida o la integridad física de las personas (hasta 1995 la ley consideraba más grave el parricidio que el homicidio). El parentesco entre el que mata y su víctima, agravará la pena según el art 23.
Suele considerarse atenuante en los delitos contra la propiedad. Se exime de pena a los que cometen ciertos delitos contra la propiedad de determinados parientes. Art 268. No obstante, no hay que olvidar que la ley condiciona el efecto de las circunstancias al motivo del delito. El TS llega a negar la estimación de todo 5 Penas y delitos Bloque I efecto, atenuante o agravante, al parentesco cuando entiende que no opera como motivo dotado de la suficiente intensidad, y aunque se trate de delitos en los que en otras ocasiones se estime la circunstancia.
Art 268. . Están exentos de responsabilidad criminal y sujetos únicamente a la civil los cónyuges que no estuvieren separados legalmente o de hecho o en proceso judicial de separación, divorcio o nulidad de su matrimonio y los ascendientes, descendientes y hermanos por naturaleza o por adopción, así como los afines en primer grado si viviesen juntos, por los delitos patrimoniales que se causaren entre sí, siempre que no concurra violencia o intimidación.
2. Esta disposición no es aplicable a los extraños que participaren en el delito.
Casos particulares: regularización. (no dado) excusa absolutoria de parentesco, 6 ...