Tema 5. La empresa y los accionistas (2011)

Apunte Español
Universidad Instituto Químico de Sarriá (IQS)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 3º curso
Asignatura Ética y RSC
Año del apunte 2011
Páginas 8
Fecha de subida 20/05/2014
Descargas 6
Subido por

Vista previa del texto

Capitulo 5: La empresa y los accionistas Antes de empezar debemos tener claro dos coordenadas: 1. "Sin capital, no hay empresa" 2. "La búsqueda del beneficio económico es legítima" Toda empresa nace a partir de una oportunidad de negocio; es decir; de una idea, que tratando de responder a una realidad percibida por el emprendedor como desajustada es vista, como susceptible de producir beneficios económicos en un plazo más o menos previsible y, en todo caso, adecuados a los esfuerzos, al riesgo y a la incertidumbre inherentes al tipo de proyecto de que se trate.
2 aspectos: • Subjetivo: "Yo quiero ganar dinero".
• Objetivo:"La empresa crea riqueza y esta para generar valor" Cuando hablamos de empresa hay que afirmar que ambas explicaciones son tan verdaderas la una como la otra. Son complementarias y sustitutivas entre sí. Surge así la necesidad como categoría explicativa de todo el proceso y el desarrollo como aspiración final.
Hipótesis sugerente: la empresa no es otra cosa que la respuesta socioeconómica y cultural a un dato antropológico y cultural de que el ser humano como animal inteligente que aspira a llenar sus carencias materiales mediante la producción de nuevos bienes o la prestación de unos servicios determinados.
Todo plan de negocio cristaliza finalmente en un proyecto empresarial viable que necesita de un capital inicial con el que financiarlo.
Las fuentes de las que aquel capital fluye se pueden reducir a dos grandes ámbitos: o bien son externas (bancos, cajas u otras instituciones de crédito) o bien aunque las fuentes de financiación sean más "estrechas" con el núcleo esencial de la empresa. En este segundo grupo encontramos las empresas de capital riesgo y la bolsa de valores, también las aportaciones dinerarias o en especies realizadas por quienes deciden asociarse al proyecto.
  1   La empresa y los dueños La empresa es un sistema social orientado primariamente a la satisfacción del fin económico. Es decir a la realización del valor de lo útil, con medios escasos.
Las razones que explican la existencia de la empresa son la siguientes: 1. La necesidad de la acción directiva de la administración y la gestión centralmente dirigida.
2. Aprovechamiento de las economías de escala.
3. Finalmente la acumulación de capitales necesaria para su puesta en marcha.
Esta es la razón ultima que explica la aparición de la gran empresa capitalista bajo la forma jurídica de sociedades anónimas. El contrato de sociedad anónima favorece la inversión de los pequeños ahorradores, dado que la responsabilidad de los accionistas con respecto a las posibles deudas de la empresa viene limitada al valor de las acciones que hayan tenido a bien suscribir.
Criterios éticos en la relación empresa-accionista Obligaciones morales que conviene explicar y tener muy en cuenta a la hora de la toma de decisiones por parte de los directivos o empleados.
1. El accionista, lejos de ser visto como un elemento "externo" a la organización, ha de ser considerado como una pieza fundamental de la empresa. Los accionistas, generalmente lo que aportan son "medios" dinerarios o de otro tipo, en todo caso, la aportación de los accionistas resulta indispensable y debe ser por ello merecedora de alta consideración.
2. La empresa y sus directivos, deben buscar la máxima rentabilidad, tratando de producir beneficios lícitos que justifiquen la inversión e incrementen el valor de la misma, respetando el objeto social de la empresa.
3. Los directivos tienen el deber moral de informar a los accionistas sobre la realidad económica del negocio, dando en todo momento la "imagen fiel" del patrimonio y la gestión a que alude la legislación en materia de cuentas. no se deben mantener "fondos secretos" para finalidades ajenas a los propios de la compañía.
4. Los directivos deben comunicar a los socios y accionistas con suficiente antelación los proyectos de futuro y recabar la aprobación y sugerencias de estos, absteniéndose de realizar acciones o incurrir en omisiones discriminatorias.
5. No se debe utilizar ni facilitar información privilegiada que beneficie a unos accionistas o socios, con menoscabo de los intereses de otros o incluso de la propia compañía.
  2   Un fenómeno novedoso en España: La expansión del accionariado Los accionistas son como decimos, los legítimos dueños de las empresas y corporaciones. Aunque hay empresas no cotizadas que si tienen acciones y accionistas; normalmente, cuando nos referimos a ellos solemos tener en mente aquellas otras corporaciones que si están cotizadas en los mercados financieros, entendiendo por tales los siguientes: mercado de capitales, mercado bursátil, mercado de mercancías, mercado bancario, mercado de derivados.
La contrapartida de lo que se ha dado en llamar el capitalismo popular es no solo, el proceso de privatización de las empresas estatales, sino sobre todo el hecho constatado del importante aumento del número de empresas cotizadas en el mercado de valores español. No todas las empresas pueden acudir a la bolsa para obtener financiación, es tarea de la CNMV decidir que títulos pueden cotizarse en bolsa y cuales no.
Las condiciones mínimas que han de cumplir las empresas que aspiren a salir a bolsa son las siguientes: 1. Deben ser sociedades anónimas.
2. deben tener un capital social igual o superior a 200 millones de pesetas.
3. Los beneficios líquidos obtenidos en los últimos años deben ser suficientes como para poder repartir un dividendo del 6% del capital desembolsado.
4. Todos los estados financieros han de haber sido auditados durante los últimos tres ejercicios.
5. al final de la colocación, la empresa ha de tener al menos 100 accionistas con una participación individual inferior al 25%.
Otra razón que explica el crecimiento del número de accionistas a España son: • Reducción de los tipos de interés, que hace que los ahorradores muevan el dinero de las cuentas corrientes a inversiones de mayor rentabilidad potencial • Lanzamiento de nuevos productos financieros que minimizan el riesgo del inversor, mediante, por ejemplo fondos garantizados o bonos bolsa.
• una mayor cultura financiera y hábiles estrategias publicitarias.
1. ¿ Que quieren los accionistas? Cabria decir que los accionistas buscan, uno o varios de entre los siguientes objetivos: objetivo económico; objetivo social; objetivo de toma del control societario; o bien una mezcla de todos ellos. El objetivo económico consiste en el intento por parte del accionista de conseguir un "adecuado" retorno sobre el capital invertido, bien sea mediante el cobro de dividendos, bien sea por plusvalías que una buena gestión y una política acertada pueden generar en caso de querer o tener que realizar la venta de las acciones. otro elemento económico es el poder acceder a nuevas acciones a precios   3   ventajosos (derechos de suscripción preferente en la emisión de acciones y obligaciones convertibles. Con todo el factor riesgo está siempre presente: la compra de acciones puede ser una inversión a largo plazo o tener un carácter mas especulativo (a corto plazo) cuando se trata de obtener la mayor rentabilidad en el menor tiempo posible.
Los accionistas no solo ni principalmente se mueve por el ánimo de financiar proyectos de inversión; sino mas bien, por el no menos loable de colocar su riqueza, cubriéndose del riesgo inevitable de los mercados financieros, asegurando unas adecuadas condiciones de liquidez y buscando una rentabilidad aceptable.
Algunos inversores buscan conseguir una serie de objetivos de tipo social y ético con su estrategia inversora. De hecho hay mucha gente que querría conseguir ambos objetivos a la vez: ganar dinero y contribuir a financiar empresas e iniciativas que redunden en un bien explicito para la sociedad por ejemplo: respeto a los derechos humanos o a determinados valores morales, preservación del entorno medioambiental, etc.
Son cada vez más las instituciones que empiezan a escrutar con minuciosidad, desde criterios ecológicos y morales, a empresas y sectores enteros. otra de las razones por las que alguien puede estar interesado en convertirse en accionista es con vistas a poder controlar la marcha de la empresa desde dentro. y ello, a su vez, puede obedecer a distintas estrategias más o menos presentables desde un punto de vista ético: fusiones, adquisiciones, particiones, ventas, cierres planificados, etc.
2. Accionistas Individuales e Institucionales Hay dos tipos fundamentales de accionistas: • Individuales: puede ser cualquier persona y compran acciones de dos maneras: o Indirecta: mediante inversiones colectivas, tales como fondos de inversión, planes de pensiones… o Directa: a través de los agentes intermediarios habituales, como son los bancos y cajas; o los dealers o brokers de las sociedades o agencias de valores. (La diferencia entre sociedad o agencia de valor es que la primera puede ejecutar ordenes a cuenta de terceros y por cuenta propia, mientras que las agencias solo pueden hacerlo por cuenta de un tercero) • Institucionales: Se trata de entidades (grandes empresas, bancos, etc.) que captan públicamente recursos para gestionarlos mediante contratos de cuenta en participación, así pues, los rendimientos para el inversor se establecen en función de los resultados colectivos.
Estos tienen mucha menos flexibilidad a la hora de vender paquetes considerables de acciones, sin perjudicarse al mismo tiempo. Es más adecuado   4   para esta clase de accionista, mantener posiciones, tratando de influir en la estrategia y en la política de la empresa, con vista a conseguir el propio objetivo.
Un accionista individual, necesita poseer una serie de nociones básicas acerca de la bolsa para poder desarrollar con éxito sus movimientos: 1. Cómo funciona la bolsa y sus miembros 2. Funcionamiento del sistema de interconexión bursátil 3. Papel que desempeñan los inversores Además, es necesario que un inversor (futuro accionista), sea adecuadamente advertido acerca de los riesgos que corre y de la siempre inevitable incertidumbre del mercado bursátil. Y nunca hay que olvidarse de la prudencia, no solo como virtud moral, sino también como estrategia inversora.
Para que los inversores sean conocedores de todas estas cosas, las propias bolsas, ciertas agrupaciones profesionales, la prensa especializada y la misma CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) dan consejos mediante algunos documentos como podría ser “Decálogo del accionista” o creando instituciones como la del “Defensor del Inversor” para examinar y atender las reclamaciones y quejas sobre operaciones efectuadas.
Ahora bien, todas estas actuaciones tienen muy buen propósito pero son en muchos casos extremadamente light, y muy frecuentemente carecen de operatividad. Es por eso, que existen el pensamiento de “el pequeño inversor siempre llega tarde”, es decir, que entren en bolsa tarde y las cosas (cambios de ciclos financieros, etc.) cambien y estos queden atrapados mientras los que colocan las emisiones se ven altamente favorecidos.
Recomendaciones a la hora de invertir en bolsa: Los consejos más habituales suelen ser los siguientes: I.
II.
III.
IV.
V.
VI.
VII.
  Conocerse a uno mismo y definir las inversiones en función del propio perfil Fijarse los objetivos de rentabilidad y de riesgo dispuesto a soportar Invertir solo el dinero que no se va a necesitar a corto plazo Establecer plazos Acotar tiempos Escoger valores seguros (Blue chips) Diversificar la cartera 5   3. Buenas leyes, transparencia y normas claras Des de un punto de vista ético, al futuro accionista hay que informarle con objetividad e independencia para que él pueda tomar libre y responsablemente sus decisiones a la hora de invertir su dinero, de no hacerlo así, se estará cayendo en el engaño.
Es una exigencia ética que el derecho siga profundizando en la creación de un marco jurídico que facilite o que ayude al bien común. Algunos derechos existentes son los nombrados a continuación: • • • • • Derecho al cobro de dividendos Derecho de información Derecho de impugnación de los acuerdos sociales Derecho de asistencia y voto en juntas generales Derecho a participar en las ganancias sociales y en el patrimonio resultante de la liquidación.
Para el buen funcionamiento del sistema, la mejor manera de proteger los intereses de todos es que las empresas actúen con transparencia, suministrando a sus accionistas la información relevante necesaria.
A partir de principios de los 90 en España se ha ido produciendo cada vez más una preocupación por establecer unas relaciones sistemáticas con la comunidad inversora por parte de algunas significativas empresas. Asimismo, la Asociación Española de las Relaciones con Inversores (AERI) pretende entre otras cosas mejorar las relaciones entre las empresas y los accionistas.
Objetivos de AERI: • • • •   Aumentar la transparencia en la divulgación de información relevante (fidedigna, concreta, inteligible) Preservar la veracidad, relevancia y calidad de la información distribuida al mercado Autorregulación mediante códigos de conducta Colaborar con las autoridades en lo referente a la regulación, tutela y control de emisión de información financiera 6   Conclusiones 1. El sistema capitalista no debe ser identificado con la ley de la selva, sino como el libre juego de las fuerzas del mercado, reguladas por el Derecho y orientadas desde la Ética.
2. Invertir en bolsa, desde un punto de vista ético, merece incluso una valoración positiva. Los accionistas pueden buscar objetivos más allá, de los exclusivamente financieros.
3. Cualquier agente económico puede convertirse en accionista sin que por ello merezca ser cuestionada su decisión desde parámetros morales.
4. Los poderes públicos tienen la obligación moral de regular los mercados. Tienen que velar por un funcionamiento del sistema, que minimice las actuaciones injustas y garantice la igualdad de oportunidades.
5. Hay una responsabilidad moral del inversionista, pues toda estrategia inversora tiene una dimensión ética.
  7     8   ...