DP libro, Lección 13 resumen (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención - 2º curso
Asignatura Derecho Penal (atribución de la responsabilidad penal)
Profesor L.
Año del apunte 2014
Páginas 3
Fecha de subida 31/03/2015
Descargas 11
Subido por

Vista previa del texto

Tema 13: Tipos de imperfecta realización: Actos preparatorios punibles y tentativa.
El delito pasa por una fase interna y después por una externa. Todo delito nace en la mente del autor. La deliberación puede ser más o menos breve, e incluso llegar a faltar. Pero la resolución es presupuesto de todo hecho doloso. La fase interna en sí misma no puede ser objeto de castigo por el Derecho, sino sólo cuando se traduzca en una fase externa, en ciertas condiciones.
Hay que distinguir entre 2 momentos externos: - Actos preparatorios: Suponen un momento intermedio entre la fase interna y el propio inicio de la ejecución en el tipo previsto en la Parte Especial.
- Fase de ejecución En nuestro CP se parte del principio de impunidad de los actos preparatorios, aunque se exceptúan la conspiración, la proposición y la provocación para delinquir (art.17 y 18).
Una vez se ha iniciado la fase de ejecución, se parte del principio de la punición de la tentativa.
Las teorías objetivas sostienen que la razón del castigo es la puesta en peligro del bien jurídico protegido. Sus consecuencias político-criminales son: - El principio de impunidad de los actos preparatorios, puesto que se halla objetivamente demasiado lejos de la lesión del bien jurídico.
- La menor punición de la tentativa respecto de la consumación, ya que objetivamente es menos grave la puesta en peligro que la lesión del bien jurídico.
- La impunidad de la tentativa absolutamente inidónea, porque no resulta objetivamente peligrosa.
Las teorías subjetivas ven el fundamento de la pena de las fases anteriores a la consumación en la voluntad contraria a Derecho manifestada. Sus consecuencias político-criminales son: - Una tendencia a la ampliación de le esfera de los actos ejecutivos punibles, adelantando el momento de su comienzo, a costa de reducir el ámbito de los actos preparatorios impunes.
- Igual punición de tentativa y consumación, pues la ausencia del resultado no supone una voluntad delictiva menos disvaliosa.
- Punición de la tentativa absolutamente inidónea.
Las teorías mixtas parten de la voluntad delictiva como fundamento del castigo, pero el merecimiento de la pena lo decidirá la conmoción del sentimiento de seguridad de la colectividad. Las consecuencias político-criminales son: - La adopción de criterios objetivos para la delimitación de actos preparatorios y actos ejecutivos: sólo se debe castigar los actos que producen ya una objetiva conmoción social.
- La atenuación facultativa de la pena de la tentativa.
ACTOS PREPARATORIOS PUNIBLES Éstos son la conspiración, la proposición y la provocación para delinquir.
La conspiración Según el art. 17.1 del CP la conspiración existe cuando 2 o más personas se conciertan para la ejecución de un delito y resuelven ejecutarlo. Las consecuencias de la esencia de la conspiración son que sólo puedes ser sujetos de la conspiración quienes reúnan las condiciones necesarias para ser autores del delito proyectado, la resolución de ejecutar el hecho debe constituir una decisión firme de ser coautor de un delito concreto- sin el cual no podría determinarse la pena inferior en 1 o 2 grados señalada por la conspiración.
La proposición, provocación y apología El art. 17.2 del CP dice que la proposición existe cuando el que ha resuelto cometer un delito invita a otra u otras personas e ejecutarlo. La provocación se contempla en el art. 18 del CP, éste dice que la provocación existe cuando directamente se incita por medio de la imprenta, radiodifusión o cualquier otro medio de eficacia semejante que facilite la publicidad a la perpetración de cualquier delito.
LA TENTATIVA En cuanto el autor traspasa la frontera de los actos preparatorios e inicia la fase ejecutiva aparece la tentativa. Hay tentativa cuando el sujeto da principio a la ejecución del delito directamente por hechos exteriores, practicando todos o parte de los actos que objetivamente deberían producir el resultado, y sin embargo éste no se produce por causas independientes a la voluntad del autor. El tipo de tentativa consta de los siguientes elementos: en la parte objetiva, una ejecución parcial o total no seguida de consumación. En la parte subjetiva, la voluntad de consumación y la ausencia de desistimiento voluntario.
La parte objetiva de la tentativa El comienzo de la ejecución necesario para la tentativa requiere que se traspase la frontera que separa los actos preparativos (si los hay) de los actos ejecutivos.
La parte subjetiva de la tentativa Subjetivamente la tentativa requiere que el sujeto quiera los actos que objetivamente realiza con ánimo de consumar el hecho o aceptando (con seguridad o probabilidad) que pueden dar lugar a la consumación.
En la tentativa inacabada la voluntad de realización de los actos ejecutivos efectivamente practicados no puede identificarse con el dolo de delito consumado. Que el autor haya querido realizar una parte de la ejecución con ánimo de consumación no prueba todavía que el mismo hubiera mantenido su voluntad hasta llegar a la total ejecución.
La tentativa acabada requiere que la ejecución de todos los actos necesarios para la consumación, la voluntad de ejecutar tales actos efectivamente manifestada puede y debe equivaler a la voluntad de consumación.
TENTATIVA ACABADA, CONSUMACIÓN Y TERMINACIÓN La tentativa acabada deja paso a la consumación en cuanto se realizan todos los elementos del tipo positivo del delito previsto en la parte especial. La consumación no precisa la terminación o agotamiento material de la lesión del bien jurídico protegido. La consumación se produce ya con la realización formal de los elementos de tipo, antes por consiguiente que el eventual agotamiento material del hecho.
TENTATIVA INIDÓNEA Hay tentativa inidónea cuando por inidoniedad del objeto, de los medio o del sujeto, no podía llegarse a la consumación del delito efectivamente intentando. Aunque a ex post, toda tentativa demuestra no haber sido adecuada para consumar el delito, pueden distinguirse entonces, una vez que se conocen todas las características del hecho, las acciones que en un principio eran capaces de la consumación y aquéllas otras que aparecen como incapaces de lesión desde un primer momento. Sólo éstas constituyen tentativa inidónea.
La tentativa inidónea es peligrosa ex ante en la medida en que, para el espectador objetivo situado en el lugar del autor, hubiera podido no concurrir en ella la inidoniedad y producirse por su virtud el delito. La apariencia de idoneidad ex ante implica, por otra parte, la realidad de la peligrosidad estadística del hecho. Se trata de un peligro abstracto, a diferencia del peligro concreto que concurre en la tentativa idónea. Como en todo delito de peligro abstracto, no es preciso que un concreto bien jurídico haya resultado estar en peligro, sino que basta la “peligrosisdad típica” de la conducta.
Cuando la inidoniedad de la tentativa alcanza un grado tal que para cualquier espectador objetivo, colocado en la situación del autor carece de toda base la posibilidad de que se alcance la consumación, se habla de tentativa irreal.
EL DESISTIMIENTO VOLUNTARIO El art. 16.1 requiere para la presencia de la tentativa que la falta de consumación tenga lugar “por causas independientes de la voluntad del autor”. “Quedará exento de responsabilidad penal por el delito intentando quien evite voluntariamente la consumación del delito, bien desistiendo de la ejecución ya iniciada, bien impidiendo la producción del resultado, sin perjuicio de la responsabilidad en que pudiera haber incurrido por los actos ejecutados, si éstos fueren ya constitutivos de otro delito o falta” . El desistimiento debe adoptar formas distintas en la tentativa acabada y en la inacabada. Mientras que en la tentativa inacabada basta con suspender la ejecución, en la tentativa acabada es preciso algo más: un desistimiento activo consiste en hacer algo que impida la ejecución ya completa produzca el resultado.
Por ej. Quien ha sacado el arma dispuesto a disparar basta que en el último momento deje de hacerlo para que concurra desistimiento; en cambio, quien ha dejado una bomba lista para explotar a determinada hora, no puede desistir con un mero no hacer, sino que debe desarticularla activamente para evitar la consumación.
...