Tema 4. (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Dret Processal
Año del apunte 2015
Páginas 5
Fecha de subida 16/02/2015
Descargas 6

Vista previa del texto

TEMA 3. LAS PARTES Y EL MINISTERIO FISCAL 1. LAS PARTES 1.1. LA ESTRUCTURA BILATERAL DE LA POSICIÓN DE PARTE: Se identifica a los protagonistas de un juicio como partes, como las personas que defienden una de las soluciones del litigio. La actividad procesal de las partes de un juicio se distribuye entre dos posturas contrapuestas: una correspondiente a la parte que pide (demandante y en juicios penales acusador) y otra correspondiente a la parte a la que se pide (demandado o imputado en un juicio penal).
Cada una de las posiciones es dinámica, a medida que avanza el juicio pasa por diversos estadios (apelante/apelado, recurrente/recurrido, ejecutante/ejecutado, sospechoso, condenado/absuelto). Supongamos que el demandante gana pero el que no ha ganado no está de acuerdo y apela, el demandante pasa a ser el apelado, cambia su posición. Sin embargo, en materia penal hablamos siempre de una parte acusadora y en la otra parte hay una persona que empieza siendo el sospechoso, después pasa a ser el imputado, también puede ser el procesado y una vez finalizada la investigación es llamado el acusado. Según los tipos de juicio, existen sujetos con una vocación específica a una de las posturas de la parte procesal, por ejemplo en un juicio contencioso-administrativo la administración suele ser el demandado. Ambas partes son equivalentes des del punto de vista jurídico, la garantía fundamental de la igualdad de las partes es uno de los dogmas consagrados de nuestro sistema.
1.2. ¿QUIÉN ES PARTE EN UN LITIGIO? Cualquier persona física o jurídica (cualquier figura que la ley le reconozca una personalidad) que imponga una demanda puede formar parte de un juicio. Sin embargo, hay realidades que no tienen personalidad física ni jurídica también pueden formar parte de un juicio. Por ejemplo: si una persona muere, y se disputa quién se queda una parte del patrimonio de su herencia. Habrá una persona que defenderá este patrimonio, aunque este no tenga ningún tipo de personalidad física o jurídica. En otras ocasiones se admite como parte a sociedades irregulares, si una sociedad aún no ha cumplido todo el proceso para ser una sociedad, se llama irregular. Cuando todavía la sociedad no está constituida pueden formar parte de un proceso. Y también se admite como parte a grupos de consumidores y usuarios, por ejemplo, si compramos un billete de avión, se nos quedan el dinero y el vuelo no existe. Juntos podemos demandar a la compañía de vuelo.
Una parte puede comparecer sola en un juicio pero también puede ir acompañada de otra persona. Se admite como parte a cualquiera que pueda individualizar un mero interés susceptible de protección. Además, en todos los sectores del ordenamiento jurídico se admite la vocación al proceso de los llamados intereses de grupo; se reconoce la legitimación de las corporaciones, asociaciones y grupos que defiendan sus intereses colectivos. La hipótesis máxima de libertad en esta vocación procesal del ciudadano se produce en los casos en que se reconoce la acción popular. Aquí es el ciudadano mismo, por el mero hecho de serlo, el que es invitado a participar en la dialéctica procesal en una posición u otra de parte.
Un niño de 3 años puede ser parte, pero no puede comparecer como parte ya que tiene que actuar por él su representante. Los animales no pueden ser partes de un juicio, si hacen alguna cosa tiene que responder el propietario, no el animal.
¿Quién puede actuar en un juicio? Las personas mayores de 18 años o personas menores emancipadas. Los menores no emancipados o los incapacitados actuarán con una persona que los represente, de manera que ellos no pueden comparecer como parte en el juicio, lo hará su tutor. Las sociedades también pueden ser la parte de un juicio, que normalmente llevarán una persona que les represente, como por ejemplo un abogado.
Legitimación: es el derecho o la capacidad de poder demandar o constituir como parte en un juicio. Hay ocasiones en las que la ley permite que ciudadanos participen en un juicio sin tener ningún interés personal en hacerlo.
Ejemplo: en materia de derecho bancario con las cláusulas suelo hay asociaciones de consumidores que han planteado demandas a los tribunales para conseguir que los bancos eliminen la cláusula suelo de sus contratos hipotecarios. Se permite que una asociación concreta actúe en defensa de un grupo de usuarios mucho mayor que el que está defendiendo a estos. La legitimación activa es el que pide y la pasiva es frente a quién se pide. Entonces cuando tú demandas estás exigiendo algo, o que se declare un derecho, que se mande a alguien hacer algo… la activa es el hecho de pedir a alguien y la pasiva es frente a quien se pide. En el ámbito penal la legitimación pasiva corresponde al acusado o sospechoso y la activa corresponde al que demanda.
Además también hay un concepto llamado sustitución procesal, el artículo 1111 del Código Civil permite que el acreedor (tiene un crédito frente a otro, tiene derecho a recibir algo) demande a los deudores (debe el dinero a alguien) de su deudor, si A debe 1.000€ a B y este debe 1.500€ a C. C quiere recuperar el dinero y como B no reclama el dinero a A, C demanda a A para que devuelva el dinero a B y este se los devuelva a C. Esto es un caso de Sustitución procesal.
Acción popular: es alguien que sin tener un interés individual ni directo se le permite participar porque se entiende que tiene un interés público a defender. Ejemplo: protección del medio ambiente.
¿Cómo se defiende la parte en el juicio? En la mayoría de casos es necesario un abogado, pero en los casos más simples, como el social o civil con pocas cantidades, puede la parte representarse a sí misma sin ser necesario un abogado, por lo tanto se permite la autodefensa.
Procurador: es el representante de la parte en el juicio y también, excepto en los casos más simples, la norma general es que es necesario un procurador aparte del abogado. Para actuar en un juicio el procurador es el representante de la parte, y hace un trabajo muy útil que, si no estuviera, lo tendría que hacer el abogado.
1.3. LA PLURALIDAD DE PARTES: En todo juicio existe una estructura bilateral, la parte que pide y la parte frente a la que se pide. Tanto en la parte activa como la pasiva puede haber más de un sujeto. Por ejemplo si una persona demanda a tres personas.
Lo único que es dual en nuestro sistema es la posición de parte. Pero cada una de ellas está abierta a cuantos interesados quieran integrarse en ella, con intereses concurrentes o incluso con intereses contrapuestos (litisconsorcio).
 LITISCONSORCIO: la figura admite muchas variantes, según cual sea el objeto del juicio. Con este mecanismo se da cobertura a todos los casos posibles en cuanto al número de ciudadanos, dentro de un esquema sencillo que simplifica el tratamiento procesal y permite ordenar las expectativas y cargas igualitariamente.
Puede ser de 2 tipos: o Litisconsorcio activo/ pasivo/ mixto: el activo es cuando hay más de un demandado y el pasivo es cuando hay más de un demandante. El mixto es cuando hay más de un demandado y más de un demandante. El litisconsorcio pasivo es voluntario, puedo escoger demandar a los demandados conjuntamente o demandarlos en juicios distintos.
o Litisconsorcio necesario: en unos casos, éste exige la concurrencia obligada de varias personas, en razón de la sentencia que ha de dictarse. Aquí se incluyen supuestos como los de nulidad y resolución contractual, las llamadas acciones del estado… En los casos que pides la nulidad en un contrato es necesario demandar a todas las partes, ya que no puede ser válido por una parte y nulo por otra. Por ejemplo: si tu verdadero padre es tu vecino y no tu padre, para demandarlos y tener la paternidad del vecino tienes que demandar a todos 3, sino no será válido.
o Liticonsorcio voluntario: en otros casos, la presencia de varios interesados en el juicio es algo que queda encomendado exclusivamente a su libertad de decisión.
1.4. TERCEROS: Si una persona demanda a otra, los terceros serán todos aquellos que no sean estas dos personas. Es decir, los que no son partes son terceros. Para que el sistema de tutela sea completo desde el punto de vista subjetivo queda por incorporar al mismo a lo que se denominan terceros. Cuando se habla de terceros se hace referencia a ciudadanos que no son parte en un juicio concreto, pero que pueden tener un determinado interés en serlo. El mecanismo que se arbitra es el de darles intervención. Ser un tercero puede ser:  Voluntario: es el tercero quién quiere entrar en el juicio voluntariamente.
 Provocado: al provocado no le interesa entrar en el juicio, pero las partes piden que entre. Por ejemplo: si uno demanda a otro y realmente este otro no ha cometido el delito se llama a una tercera persona que sí lo ha cometido.
1.5. ¿QUÉ HACEN LAS PARTES?  La actividad típica de las partes en un juicio son las peticiones. Cuando se litiga, se dice que se acciona (la acción no es más que petición de derecho en definitiva). La petición tal vez más importante de la parte es la propia demanda, momento des del cual quedan configurados los límites del juicio. Pero además de la demanda existen otras peticiones a lo largo del juicio. El petitum es lo que se pide y la causa para la que se pide es llamada causa petendi. Esta causa de pedir viene determinada por: o Los hechos: los hechos varían según los casos o Fundamentos de derecho:  Aportación de parte: las partes también aportan elementos de hecho y de derecho que han de determinar la resolución del litigio mediante alegaciones. Estas alegaciones configuran asimismo el objeto del juicio, devienen objeto de la prueba e incluso configuran el alcance de la carga subjetiva de la prueba y de su reparto, finalmente pasan a convertirse en el soporte fáctico de la sentencia.
 Actividades probatorias: otra cosa que hacen las partes durante el juicio son el conjunto de actividades encaminadas a demostrar la realidad de sus alegaciones, para lograr el convencimiento del tribunal e influir en el resultado del juicio.
 Actividades de conclusión: además las partes resumen el desarrollo del juicio, presentando al tribunal los extremos que resultan de todo lo actuado previamente: los hechos que aparecen fijados, las pruebas que los corroboran y las consecuencias jurídicas que de ello se derivan para la resolución del litigio. Al final del juicio se hacen unas conclusiones que corroboran lo que ha ocurrido.
2. EL MINISTERIO FISCAL: El ministerio no forma parte del poder judicial, pero en otros países sí. El ministerio Fiscal depende del Ministerio de Justicia, este es el que se ocupa de todo su régimen. Pero tiene independencia funcional, nadie puede dar órdenes a un fiscal sobre cómo debe actuar en un caso concreto. Esta independencia queda en entredicho con la dependencia orgánica, que está por encima. Este es un órgano único y que está integrado por muchos fiscales. Además, algunos fiscales están especializados, como por ejemplo en materia medioambiental y anticorrupción. Los jueces tienen la obligación de apartarse del caso por diversos motivos de no ser imparciales, pero los fiscales no, son irrecusables.
Aunque sean familiares de una de las partes o tengan amistades o enemistades manifestadas con las partes seguirán en el caso.
PRINCIPIOS DE ACTUACIÓN DEL MINISTERIO FISCAL: el ministerio fiscal tiene que regirse según unos principios  Principio de jerarquía: los fiscales tienen que obedecer a sus superiores.
 Actuación de manera imparcial: no deben tener intereses personales y deben posicionarse en un bando o en otro imparcialmente, sin tener en cuenta sus intereses personales o lo que ellos quieren.
 La actuación de los fiscales debe ser diferente en los distintos casos, en materia penal va a haber indemnizaciones para la víctima y en materia civil el fiscal puede intervenir si hay una serie de circunstancias como por ejemplo si una de las partes es menor o incapacitado que aún no tiene ningún defensor y él pasa a hacerlo. A veces el fiscal hace de defensor de la legalidad en cuestiones jurídicas. En el proceso social, el fiscal interviene básicamente en fase de recursos, de suplicación (es como el de apelación, pero en materia social) o bien de casación (en la primera instancia pierdes y como no estás de acuerdo presentas un recurso de casación (BUSCAR AL LLIBRE UNA DEFINICIÓ).
2.1. LA NECESIDAD DE UNA PARTE PÚBLICA: Hay litigios que, por afectar a intereses predominantemente públicos, podrían no incitar a particulares a tomar parte en ellos. Para evitar los huecos, se ha profesionalizado la postura de parte con una figura llamada Ministerio Fiscal, que tiene una variedad de funciones:  Es un órgano del sistema público de justicia sujeto a una determinada organización en el ámbito del Estado: es un órgano único integrado por una pluralidad de individuos.
 Se le asigna un papel de depositario del interés del Estado y de la comunidad en la observancia de las leyes, por lo que se constituye como el defensor de la legalidad.
 Es un órgano de comunicación entre el gobierno y los tribunales.
 Todas estas características generales condicionan su actuación en todos los juicios que interviene (art. 124 CE, 541 LOPJ, Ley 50/1981 de 30 de diciembre).
2.2 ¿CÓMO ESTÁ ORGANIZADO EL MINISTERIO FISCAL? En la cúpula del Ministerio Fiscal se encuentra el Fiscal General del Estado, que preside el Consejo Fiscal. En cada nivel jerárquico de tribunales existe la correspondiente fiscalía, en la que se integran los individuos del ministerio fiscal. En algunos casos se crean fiscalías específicas para el seguimiento de determinadas actividades delictivas.
 Los individuos están sujetos a los mismos requisitos de capacidad, incapacidades, régimen de incompatibilidades y prohibiciones que los miembros de la carrera judicial.
 El ingreso a la carrera fiscal exige casi los mismos procedimientos que la judicial: oposición libre entre candidatos que reúnen los requisitos exigidos y un curso de prácticas en la escuela judicial.
 Los individuos de la fiscalía son promocionados a las categorías superiores por un sistema mixto de antigüedad y pruebas selectivas similar al de los jueces.
 Los individuos del ministerio fiscal son irrecusables y están fuera de la potestad disciplinaria de los tribunales.
2.3. INTERVENCIÓN DEL MINISTERIO FISCAL EN LOS JUICIOS:  Principios generales que inspiran su actuación: el ministerio fiscal ejerce su misión por medio de órganos propios, conforme a los principios de unidad de actuación y dependencia jerárquica y con sujeción, en todo caso, a los de legalidad e imparcialidad.
o Principio de unidad: la ley prevé, de acuerdo con este principio, la celebración de juntas de fiscales para adoptar acuerdos comunes y unificar criterios. Aunque estos solo tienen carácter de informalidad y prevalece siempre el criterio que adopte el fiscal.
o Principio de dependencia: los individuos han de cumplir órdenes de sus superiores jerárquicos. El estatuto prevé un procedimiento para resolver las discrepancias sometiendo el tema a la junta de fiscales.
o Principio de legalidad: es el complemento de los dos anteriores y viene justificado por la propia función genérica que justifica su existencia, la defensa de la legalidad vigente.
o Principio de imparcialidad: garantiza la plena objetividad e independencia en defensa de los intereses que le están encomendados.
 Funciones genéricas: el ministerio fiscal tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley, de oficio o a petición de los interesados, así como velar por la independencia de los tribunales, y procurar ante éstos la satisfacción del interés social.
 Su presencia en los diversos tipos de juicios: o La intervención del fiscal en el juicio civil se produce casuísticamente y con carácter restrictivo, dada la naturaleza de los intereses en juego. En algunos casos interviene como parte y en otros como representante de personas que no tienen otro representante legal y finalmente, lo hace en cumplimiento de su función de defensor de la legalidad.
o o o En el juicio penal ha de promover las causas pertinentes para la depuración de los hechos con caracteres de delito o falta perseguibles de oficio que lleguen a su conocimiento, el procesamiento de las personas que aparezcan indicadas como responsables de los mismos, el castigo de las que realmente resulten serlo y la absolución de las que injustificadamente sean acusadas por otras partes.
En materia contencioso-administrativa las funciones que en principio competían al fiscal han sido trasferidas al abogado del Estado.
En materia laboral interviene ilimitadamente el fiscal en los recursos de suplicación y cesación y en los recursos en interés de ley.
...