SECCIÓN 3 (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura genero y historia
Año del apunte 2015
Páginas 7
Fecha de subida 10/01/2015
Descargas 15
Subido por

Vista previa del texto

SECCIÓN 3. ESCRITURA, PENSAMIENTO Y ACCIÓN TEMA 10. Expresiones históricas de masculinidades libres APUNTES TEMA 11. Las brujas y la caza de brujas - Desde el pensamiento de la diferencia sexual.
- Con el libro Brujas, comadronas y enfermeras. Historia de las sanadoras (1973), de Barbara Ehrenreich y Deirdre English, se demuestra que la medicina era femenina, y con la caza de brujas se pretende eliminarla para introducir la medicina universitaria. Guerra entre hombres y mujeres.
- La profesionalización de la medicina a través de la universidad pone fin a la actuación de las mujeres, a la medicina ‘’empírica’’ del ‘’mundo de las brujas’’: las comadronas, las sanadoras… mujeres que se ocupan de la salud.
- En el siglo XIII se fundan las universidades. En el XIV empieza el proceso de absorción de la universidad de la medicina como disciplina suya y no femenina.
- Ahí la exclusión era fácil porque en realidad las universidades nacen de las escuelas catedralicias, para clérigos.
- Empieza en el XIV porque las mujeres están perdiendo terreno, porque Europa a finales del XIII se cierra (al Islam, a los judíos…).
- En el XIV también aparecen más seculares en las universidades y studia fundados por los ayuntamientos, por las ciudades. Por tanto la ciudad están cambiando pero siempre dentro de la masculinidad. Por tanto es fácil excluir a las mujeres porque no pueden entrar en la universidad.
- La usurpación fue muy feroz y perduró hasta bien entrado el siglo XX.
- Al llamarlas empíricas tiene que ver mucho con la caza de brujas y con la medicina moderna científica.
- Hay una paradoja aquí. Las sanadoras son empíricas porque su ciencia viene sobre todo de la experiencia, experimentan sobre todo orientándose en los síntomas.
- A partir del XVI la medicina es de laboratorio. Por lo tanto estamos hablando de dos sentidos muy distintos para la misma palabra: empírica.
- Y eso ocurre porque la caza de brujas fue un golpe muy duro para la sociedad de la modernidad, como el Holocausto. Hay una herida en nuestra cultura que llega hasta el presente.
- Estamos en un proceso que interviene en el orden simbólico, la lengua que hablamos. Este es el caso de ‘’empírico’’, que es la misma palabra para referirse a dos realidades distintas.
- La empírica de las sanadoras experimenta según los síntomas, in situ, y la del laboratorio experimentan artificialmente.
- Todos experimentan, pero de dos maneras muy diferentes. Es un ejemplo de que la caza de brujas tiene que ver con el orden simbólico moderno.
- En la Europa Medieval las brujas forman parte de la sociedad cristiana como cualquier otro grupo y conviven con ricos y pobres. Ellas sostienen la salud de los cuerpos, no la salud pública.
- Ellas sostienen la sociedad femenina en particular. Ellas sostienen el amor, como psicólogas. Se cuidan del nacimiento, del embarazo, del parto, de lo que viene después… en una sociedad sin medicamentos en la que la mortalidad infantil es muy alta.
- Pasar de unas brujas que son parte de la sociedad, fundamentales, y de no molestar, a unas brujas ‘’maléficas’’.
Hay un camino ideológico en medio. Se matan sistemáticamente por ello.
- Por tanto el paso del simbólico medieval al moderno dependerá, en buena parte, de la persecución de las brujas y por tanto de la desarticulación de la feminidad. Es esto lo que ha dejado una herida: ¿cómo se puede haber quemado miles y miles (algunos hablan de millones) de mujeres? - Este episodio interpela aun en nuestro presente. Película Dies Irae (1944) DE Carl T. Dreyer. Otra: Anticristo de Lars Von Trier (2009). Interesa que una y otra vez la caza de brujas vuelve a nuestra conciencia.
- ¿Qué ocurre en estos siglos para que mujeres consideradas benéficas ahora sean maléficas y matadas en masa? ¿Cómo eso fue pensable y practicable? - ¿Qué es una bruja? Hombre o mujer que tiene poderes. El 20% de los procesos son contra hombres. Tiene un poder espiritual o una energía interior que le permite intervenir en los cuerpos (salud, enfermedad) y en las relaciones. Y que le permite intervenir al margen de la lógica.
- No porque la bruja no sea lógica sino porque no se sirve de la lógica. Es una sutilidad, pero algunas sutilidades a veces en la historia te cuesta la vida.
- Actúan más allá de la lógica = no se atienen a la ley de la causalidad, que se está imponiendo en el siglo XVI como ley científica fundamental. Se está imponiendo por la fuerza, como la ley fundamental de la nueva ciencia.
- Ellas ignoran esa ley. Por ahí, son enemigas de la nueva ciencia = peligro para la nueva ciencia, no se atienen a los principios científicos que estamos imponiendo. No se atienen porque su energía no se fundamenta en la lógica, como hace el amor.
- La ley de la casualidad, en cierta manera, no es cierta, por eso se ha de imponer por la fuerza. Ya Nietzsche deconstruyó la ley de la casualidad, pero en el siglo XIX. En el XVI hubiera sido quemado. Él decía que la ley de la causalidad no se corresponde con la experiencia, que en la vida sensible (en la vida de los sentidos) el afecto es anterior a la causa y no a la causa.
- Ex: cuando siento un pinchazo éste viene antes que el alfil  afecto antes que el pinchazo.
- Por lo tanto el orden lógico de la modernidad, que se está intentando imponer, ha de ir en contra de las brujas, que les contradicen. No son mujeres cualquiera sino un número muy importante que puede construir la sociedad.
- ¿Por qué se impone un orden lógico en que la experiencia es secundaria? Precisamente porque la modernidad tiende a la individualidad, al uno, pasa del dos al uno: un solo principio creador.
- Es un error de epistemología, como decía Simone Weil, creadas desde las instituciones de poder. Estos errores consisten en hacer crear a la gente dos realidades contradictorias.
- La modernidad, una sociedad diferente, está enseñando a la gente a no fiarse de su experiencia. Lo importante es la racionalidad (Descartes). Los sentimientos y sentidos engañan.
- El primer episodio que se puede considerar como ‘’caza de brujas’’ es un episodio aislado en 1390, en Milán.
Un tribunal de la Inquisición de Milán condena a dos mujeres, Sibilia i Pierina. Son condenadas porque confiesan que pertenecen a una congregación que se reúne por las noches los jueves, con hombres, mujeres y animales, y adoran a una diosa que se llama la Signora del Gioco (Señora del Juego) o Señora Oriente.
- Dicen que esta diosa pasa por las casas de los miembros cuando ellos están congregados y las ordena, y ellos encuentran las casas ordenadas.
- Eran buenas cristianas, pero persisten en la herejía y son quemadas. En 1384 habian sido ya juzgadas y por lo tanto ahora son condenadas por relapsas. Juzgadas por lo mismo y por prácticamente el mismo tribunal Entonces ¿por qué? = Cambio en el orden simbólico.
- La alegoría es una figura común en el Medievo = consiste decir una cosa con otra cosa. Nuestro lenguaje culto moderno está muy metaforizado, pero no llegamos a la alegoría.
- Las canciones, coplas, populares, están llenas de alegorías. La alegoría empieza a ser difícil en el siglo XVI, en el mismo clero.
- Por tanto, en 1384 los jueces no entienden a las brujas literalmente sino alegóricamente. Entienden que la Diosa no baja del cielo y les ordena la casa, sino que les ordena las relaciones, el amor… Las brujas pasan libremente entre sueño y realidad y no molestan en la sociedad.
- Pero en 1390 el tribunal empieza a estar imbuido de otro orden simbólico, ya moderno. Si hacen cosas imposibles han de haber pactado con un poder superior = ya son maléficas.
- Este tema empieza aquí, y surgirá gracias a teólogos y estadistas una nueva ciencia, la demonología, relacionada con el demonio. En la caza de brujas la bruja pacta con el enemigo de Dios.
- La caza de brujas coincide en el tiempo con la introducción de la teoría de la unidad de los sexos. Por eso se persiguen sobre todo mujeres, porque no se incorpora a esa uniformidad, al uno, y son enemigas del Estado.
- Pactan con el Demonio. ¿Quién es el demonio? Quiso ser como Dios y fue vencido. Es una palabra griega que usamos con mucha naturalidad. Pero el ángel caído en la Biblia tiene otro nombre, Lucifer. El demonio no tanto pero Lucifer tiene mucho que ver con lo femenino. Lucifer es Venus, la mujer, es Lucero del alba, el Lucero vespertino, de la tarde. En Roma el Lucero del Alba se llamaba Mater Matuta, la madre de la mañana.
- Esto tiene mucho que ver con el este, un punto cardinal, con la señora oriente, con la aurora. Y la aurora es otra matriz del pensamiento. Por lo tanto, el demonio, Lucifer, tiene mucho que ver con la madre, con el principio creador. Por tanto, la caza de brujas va mucho en contra del principio creador femenino.
“Toda la caza de brujas puede ser considerada como la pérdida catastrófica de un confín entre fantasía y realidad, y como compromiso, individual y colectivo, para construir otro. O, dicho más simplemente, como un cambio de orden simbólico.” [Luisa Muraro, Ir libremente entre sueño y realidad, “Acta Historica et Archaeologica Mediaevalia” 9 (1998) 365-372; p. 366].
TEMA 12. El feminismo en la Historia - En la historia de las mujeres conviven dos maneras de soportar y relacionarnos con el patriarcado. Dos maneras parecidas pero distintas en su sustancia, que también conviven en cada mujer, pero en dosis distintas (algunas les interesa una más que otra). Pero en el fondo conviven.
- El feminismo es reivindicativo, a veces, pocas, es hasta dialéctico, de luchar directa contra el hombre. Sobre todo en el contexto marxista.
- Ha sido dialectico, bastante, en torno al voto, en el siglo XIX-XX.
- El feminismo en la historia es reivindicativo. Esto implica que es poco medieval. En la Europa Medieval no hay feminismo, hay pocos ‘’ismos’’.
- En la Europa Medieval el conflicto sexual entre mujeres y hombres está pero la política de las mujeres es la de ‘’esquivar’’ la violencia y la de seducir a las mujeres fuera del patriarcado.
- Es poco o muy poco una política reivindicativa, porque el patriarcado es demasiado duro. Ante un enemigo demasiado grande no actúas de manera directa, no te enfrentas cara a cara porque te puede exterminar.
- Además en la Europa Medieval hay más hombres, hay una demografía mayoritariamente masculina y artificial porque hay un infanticidio femenino, entre otras cosas por controlar que la población que no exceda los recursos.
- A partir del XII-XIII se equilibra, se deja como es, porque ha cambiado el paisaje y la economía, hay más recursos. Por lo tanto hay más mujeres.
- Antes el patriarcado era más duro porque había menos mujeres y estaban más demandadas para el matrimonio.
- Pero el patriarcado nunca ha ocupado la realidad entera de una sociedad histórica, ni tampoco la realidad entera de nadie, se atreve a decir Milagros.
- El feminismo es marxista, humanista, ilustrado, social… = época de las reivindicativos va del XV al siglo XXI.
La política reivindicativa se introduce en el XV, porque en el XV se introduce la igualdad de los sexos. Nace la teoría de la unidad de los sexos, en ambientes humanistas y modernistas casi ya.
- La reivindicación más profunda se da entre pretendidamente iguales. Cuando la desigualdad es demasiado grande la lucha es más débil. En cambio la reivindicación se hace más fuerte cuando estamos más cerca.
- Llamamos política de las mujeres a las prácticas conflictivas entre mujeres y hombres que saben que existe un tipo de conflicto que no es dialectico, que no es destructivo, que no es de ganar o perder, sino un conflicto ‘’relacional’’ (que se ha llamado en el XX): pretende transformar, no destruir.
- Actuación que tiene una larga tradición histórica. Las mujeres dan poco conflicto dialéctico.
- Mujeres y hombres nacemos de mujer, y lo sabemos. No lo llevamos a un estudio político, de momento, porque lo sabemos. No acaba de encajar con la teoría política.
- Por lo tanto, hay algo que nos impide la violencia masiva contra las mujeres o los hombres.
“El pleito feminista planteado a principios del siglo XIX, pretendía explicar el poco rendimiento de la mujer en la vida espiritual por su educación. Pero ¿es así realmente o nos será posible pensar por el contrario que la mujer ha ejercido su influjo en otros aspectos de la vida menos visibles, pero fundamentales y decisivos?” [...].
“La mujer tiene una mayor cercanía con la naturaleza, pero no se queda tampoco en ella, pues de ser así, sería otra especie distinta del hombre; ella también crea, y su primera creación es eso que llamamos amor. El amor es una creación espiritual como el arte, como la ciencia.” [María Zambrano, El pleito feminista y seis cartas al poeta Luis Álvarez-Piñer (1935-1936), a cargo de Maite Álvz-Piñer Méndez y María-Milagros Rivera Garretas, “DUODA. Revista d’Estudis Feministes” 23 (2002) 205-218; p. 210].
- La política de las mujeres ha sido sostenida en la historia por mujeres sobre todo. Muy frágil siempre, esta política ha sido sostenida por las relaciones entre mujeres sin excluir a los hombres no patriarcales.
- A las mujeres les gusta estar entre mujeres. Hay una tendencia histórica y que es presente. El patriarcado lo ha ridiculizado siempre.
- Hay una conciencia en las mujeres de algo que tiene que ver con lo simbólico, la potencia significante. Saben que si hablan con las mujeres normalmente se solucionan las cosas.
- Los hombres, el patriarcado, ridiculizaban esto. Pero las mujeres se dieron cuenta que al reunirse ahí ocurrió algo que influía en lo político.
- El feminismo y la política de las mujeres está en la historia, se ve en los escritos, y se ve mucho en la Europa altomedieval.
- Si miramos la historia del feminismo vemos que suele empezar con Cristina de Pizán (de Pizzano). Pero las medievalistas europeas (las americanas tienen una cultura más actual y se olvidan que haya algo anterior) han descubierto que hay algo anterior.
- Actúan para esquivar la heterosexualidad. Pero choca porque hay una demanda muy fuerte por la falta de mujeres. A todo el mundo le gusta perpetuar su linaje, sobre todo en la aristocracia.
- Mujeres sobre todo aristócratas, que se sublevan contra el padre desde el centro de la sociedad, no desde los márgenes.
- ¿Como lo hacen? = Inventando el monacato y la castidad conyugal. Evitar la heterosexualidad, la procreación, evitar vivir con hombres.
- Consacratio Dei: tu cuerpo es sagrado, no se toca. En el centro de la sociedad porque lo que hacen en términos de política de las mujeres está avalado por el cristianismo. La castidad conyugal siempre fue afavorecida por la Iglesia.
- Para difundir esta política las mujeres escriben, y en la Alta Edad Media se escribe sobre todo en los monasterios, sobre todo sobre vidas de mujeres. Es una práctica política. Escribir vidas que después se leían en alto. Pensar que la política en la edad media se hacía leyendo y con las imágenes.
- Fue su medio de difusión. La escritura de la grandeza de lo femenino como valor personal y social. Así van significando lo que es el ser mujer.
- Entre estos valores femeninos se destaca sobre todo la búsqueda de la paz (a diferencia de las masculinas). Por lo que hemos dicho: las mujeres y hombres nacemos de mujer, a las mujeres les preocupa perder a sus hijos en la guerra.
- La Europa altomedieval es una sociedad enormemente guerrera. Las historias de los pueblos germánicos es de una belicosidad muy intensa. Porque su sistema de parentesco es el agnaticio, a diferencia del Mediterráneo que es el bilateral. Sistema de parentesco que da mucha belicosidad.
- Las mujeres hablan mucho de paz para mantener ese sistema, para mantener la patria, no para cambiar el sistema.
- La autora más importante en la Europa altomedieval, recuperada por el nacionalismo alemán, es Hrotsvitha de Gandersheim, nacida en el 935 seguramente y que se le pierde la pista en 973.
- Hizo voto de castidad y obediencia pero no de pobreza. Era canonesa, que están fijas pero se mueven. Pasaba la mayor parte del tiempo en la corte otónida (Sajonia).
- En la Europa Medieval hay muchas instituciones de canonesas creadas por aristócratas femeninas. El derecho feudal permite a la mujer heredar a falta de pariente varón del mismo grado. Heredan y administran.
- En las instituciones de canonesas la esperanza de vida de las mujeres es mayor que en la sociedad seglar. Viven más = tienen más posibilidades de heredar. La maternidad es una de las causas más comunes de muerte de las mujeres.
- Es un derecho que se pierde con la modernidad. En la modernidad hay conflictos entre tíos y sobrinas, por el derecho a la herencia del padre de ella difunto.
- Por tanto, son mujeres que quieren vivir en la castidad y en la obediencia, pero que no hacen voto de pobreza porque son aristócratas.
- Eran señoras feudales muy poderosas. Tenían grandes bibliotecas que llamamos scriptoria, para leer y escribir o copiar. Hrotsvitha nació a los antiguos aquí y nos dice que entró en contacto aquí con los evangelios apócrifos (tres tipos de evangelios: canónicos, apócrifos, gnósticos) - Los apócrifos son ocultos, secretos, no aceptados por la Iglesia, que interpretan también el mensaje de Cristo pero de una forma más libre.
- Ella se inspira en ellos y los utiliza, aunque sabe que no los debe utilizar. Ella escribe mucho, también comedias. Pero todas sus obras tienen la relación con la política sexual. Luchas de una mujer para no ser violada o por no irse con aquel que se ha enamorado de ella.
- Lo más interesante de esta autora es que no se limita a invertir las relaciones entre hombres y mujeres (no ganan, pierden, ellos o ellas) sino que desplaza mediante la comedia, la risa. Mensaje tiene que ver con el conflicto relacional. Él es si acaso ridiculizado pero no es violentado, destruido.
- Movimientos que tienen como objetivo modificar la política social y los derechos de otras y otros. El feminismo pretende alcanzar a toda la sociedad. La historia es una, y el mundo también.
- En la Edad Media los movimientos feministas esquivan el patriarcado, movimiento tan importante como el afrontar. Esquivan el patriarcado en el centro de la sociedad, imperándose en el cristianismo.
- Paradoja que al feminismo le costó superar porque en el XX había la creencia extendida en él de que la Iglesia es misógina. Pero una cosa es la Iglesia y otra es el cristianismo.
- Este tipo de política de las mujeres perduró en el siglo XI-XII-XIII. Siglos de mucha libertad femenina en la sociedad. Teoría de la complementariedad.
- A finales del siglo XIII, hay un cambio en la política de las mujeres, sobre todo en el feminismo. Se puede hablar ya de feminismo sin ser anacrónico.
- Prudence Allen, en The Concept of woman, habla de una ‘’revolución aristotélica’’ = imposición en las universidades europeas a mediados del siglo XIII y en los sermones del clero en las universidades y en la sociedad de la teoría de la polaridad de los sexos.
- Se atribuye a Aristóteles esta teoría. La polaridad de los sexos es la teoría de política sexual que dice que los hombres mujeres son diferentes sustancialmente pero los hombres son superiores.
- Que en una generación pasen de ser iguales a ser inferiores es un cambio brutal en la sociedad y en la mentalidad.
- La política está en los hombres y mujeres pero la publicidad influye mucho. Es aceptada por una parte de la sociedad, normalmente a la que más le conviene.
- A partir de finales del XIII, cuando se ve el avance de la polaridad de los sexos, instigado por las universidades, el feminismo cambia y se vuelve combativo, porque las mujeres se sienten atacadas.
- Además se vuelve así porque esta teoría introduce en el debate y en el dialogo entre mujeres y hombres la dialéctica, que es dialéctica de contrarios. Es decir, trae enemistad entre los sexos.
- Dialéctica quiere decir antinomias, que consisten de dos polos = polaridad de los sexos. Las antinomias implican dos polos jerárquicamente opuestos. Uno puede ganar al otro y mandar.
- Dialéctica de los sexos. Cosa que no pasaba en Hrosvitha, que quería que las mujeres salvaran a los hombres.
- Aquí entra en política sexual la dialéctica de los sexos. Las mujeres veían al enemigo en el hombre.
- Hasta el XV fundadas todas las universidades por la Iglesia y muchas después también.
- Las mujeres son inferiores y los hombres superiores. Teoría misógina y misógama. Los hombres enseñan que casarse con mujeres no conviene.
- Se adopta el lenguaje de los derechos para combatir. Pero se pierde la capacidad de ser, porque se valoran a partir de sus derechos y no de su ontología (de su capacidad de ser). Hoy lo reincorporamos. El trabajo necesita esfuerzo y trabajo, las beguinas se dedicaban a ello.
- El derecho entrará ahora no solo en el feminismo sino también en el lenguaje político general, y mucho en la política sexual.
- El derecho es una gran construcción simbólica masculina (derecho romano, base de nuestro derecho; los cánones de la Iglesia, sus derechos-normas morales).
- El derecho formará parte a partir de finales del XIII de la masculinidad con poder, del modelo de hombre imperante, del hombre importante. El hombre verá en el derecho su expresión, será legal.
- Esta entrada del derecho tiene que ver también con un proceso cultural muy importante en la Europa Medieval que es la recepción del derecho romano. No que antes no se conociera, pues se copia y se usa en la Europa altomedieval, pero ahora entra en masa y se va imponiendo hasta ser el derecho común.
- Es un proceso cultural importante del que participa la política sexual muy directamente.
- De este contexto nació un gran movimiento político en que intervienen mujeres y hombres, pero dirigido por mujeres, que llamamos la ‘’querella de las mujeres’’. Ya vemos aquí el lenguaje del derecho.
- Gran movimiento político que se fundó en la palabra oral y escrita que nació para crear opinión a favor de las mujeres. Fue un movimiento que nació, por tanto, para contener y retener la misoginia.
- Se difunde por tota Europa desde finales del XIII y que a partir del XVI se difundiría también en América.
- Terminó con la Revolución Francesa, cuando la política se vuelve mucho más combativa aun y violenta. Deja la palabra y utiliza la fuerza. Predomina la fuerza sobre la palabra.
- Especialmente, es la gran novedad de la Revolución Francesa, es el poder de las masas, las masas que imponen opinión.
- La querella nació en la aristocracia francesa pero no fue un movimiento aristocrático. Es una opinión que quiere llegar y llega a las mujeres comunes.
- Además, la política sexual es muy difícil fragmentarla, aunque se ha intentado bastante, en términos de clase.
La violencia contra las mujeres atraviesa las clases. El pensamiento marxista aquí no dio luz.
- La querella de las mujeres nació en Francia, a finales del siglo XIII, en la corte de la reina Juana II, casada con Felipe el Hermoso de Francia.
- Guillermo de Lorris en 1225, el Roman de la Rose. Este poema había gustado mucho a las mujeres porque era un poema cortés.
- Pero en 1277, Jean de Meun escribe un poema misógino, atacando la alegoría de la ‘’rosa’’ femenina (vulva, alegoría muy recurrente en la Edad Media en todas las culturas). La reina y las damas de su corte responden polémicamente a ese poema.
- La querella de las mujeres pone en debate el ‘’valor de las mujeres’’ (virtus), algo que se estaba perdiendo. El valor de las mujeres es el centro de la polémica y de todo este movimiento político.
- Siempre hubo hombres en la querella, y fueron los que más escribieron. Lo que hicieron ellas, en las cortes de la aristocracia y monarquía, fue sostener esa escritura: contratar tratados, difundirlos, hacerlos copiar, discutirlos públicamente… es decir discutir creando opinión.
- La escritura es un oficio impropio de la aristocracia, es un oficio sucio. Por lo tanto, mandaban escribir sus ideas, lo que dictaban.
- Empiezan a ver mujeres en el XV que escriben en el XV en la querella. Cristina de Pizán es de las más antiguas que conocemos.
- Se escriben tratados en favor de las mujeres. Tema muy recurrentes en toda esta época.
- En la Península tenemos a Teresa de Cartagena, que vivió en el siglo XV y estudió en la universidad de Salamanca. De joven se queda sorda y de vieja escribe un tratado sobre su enfermedad y sufrimiento.
- Tuvo éxito y escribió otro manuscrito a favor de la querella: Admiración operum Dey (admiración de las obras de Dios). En vez de despreciar al hombre, o a la mujer, ella admira a los dos, porque son obras de sexo. Admira al otro sexo.
- Isabel de Villena, Vita Christi, escrita en romance, en la que el principal personaje era la madre de Cristo. El género de la vida de cristo fue muy leído en esa época, echa para llorar y leerse en alto. Experiencia en común.
Textos “Preocupada siempre por la paz, inquieta por el bienestar de la patria, cuando se alzaban entre sí los reinos, como amaba a todos los reyes, rezaba por la vida de todos y nos instruía incesantemente a orar por su estabilidad. Dondequiera que oyera que se movía inestabilidad entre ellos, temblaba toda entera y enviaba a uno unas cartas, a otro otras, para que no trataran de guerras ni de armas, sino que firmaran la paz y no pereciera la patria. En el mismo sentido se dirigía a sus magnates, para que dieran consejos saludables a sus reyes con el fin de que, mientras ellos reinaran, se gobernara más sanamente al pueblo y a la patria...
“Y cuando era casi de noche o parecía que se podía robar al sueño el espacio de una hora, hacía siempre una lectura.” “Amó tanto a la congregación que, llena de deseo de Dios, reunió en el nombre del Señor, que no se acordó de que tenía ni parientes ni un cónyuge rey. Cuando nos predicaba, frecuentemente nos decía: ‘A vosotras os elegí, hijas, a vosotras, mis ojos, a vosotras, mi vida, a vosotras, mi descanso y toda mi felicidad, a vosotras, plantación nueva.” (Baudonivia, Vita Radegundis, caps. 8 y 9; h. 600, en María-Milagros Rivera Garretas, Textos y espacios de mujeres. Europa, siglos IV al XV, Barcelona, Icaria, 1990, 55-56).
“que tú establezcas y nos escribas una regla que sea especial para las mujeres, en la que se describa por entero el estado de nuestra conversación y el hábito, porque nos hemos dado cuenta de que nada semejante ha sido hecho por los santos Padres. Por este defecto y carencia, se da de hecho que en los monasterios observen la profesión de la misma regla tanto los varones como las hembras y sea impuesto el mismo yugo de la institución monástica por igual al sexo débil y al fuerte. Una única regla de san Benito profesan ahora entre los Latinos las mujeres al igual que los varones. Puesto que, según consta, fue escrita solamente para varones, solo ellos pueden cumplirla, sea como súbditos o como prelados.” (Aberlardo ed Eloisa, Lettere, al cuidado de Nada Cappelletti Truci, Turín, Einaudi, 1979, Carta sexta, págs. 228-229).
Cristina de Pizán explica cómo una tarde, cansada de estudiar, se puso a leer un libro que le habían prestado, pensando que le distraería. Era un libro criticando a las mujeres. Lo deja porque su madre la llama a cenar; al día siguiente, reflexionando sobre ese y otros muchos libros misóginos, toma conciencia de que, leyéndolos, les reconoce más autoridad a esos escritores que a su experiencia humana femenina.
(De: Cristina de Pizán, La Ciudad de las Damas, texto y trad. de Marie-José Lemarchand, Madrid, Siruela, 1995, p. 5-6).
“Sentada un día en mi cuarto de estudio, rodeada toda mi persona de los libros más dispares, según tengo costumbre, ya que el estudio de las artes liberales es un hábito que rige mi vida, me encontraba con la mente algo cansada, después de haber reflexionado sobre las ideas de varios autores. Levanté la mirada del texto y decidí abandonar los libros difíciles para entretenerme con la lectura de algún poeta. Estando en esta disposición de ánimo, cayó en mis manos cierto extraño opúsculo, que no era mío sino que alguien me lo había prestado. Lo abrí entonces y vi que tenía como título Las Lamentaciones de Mateolo. Me hizo sonreír, porque, pese a no haberlo leído, sabía que ese libro tenía fama de discutir sobre el respeto hacia las mujeres. Pensé que ojear sus páginas podría divertirme un poco, pero no había avanzado mucho en su lectura, cuando mi buena madre me llamó a la mesa, porque había llegado la hora de la cena. Abandoné al instante la lectura con el propósito de aplazarla hasta el día siguiente. Cuando volví a mi estudio por la mañana, como acostumbro, me acordé de que tenía que leer el libro de Mateolo. Me adentré algo en el texto pero, como me pareció que el tema resultaba poco grato para quien no se complace en la falsedad y no contribuía para nada al cultivo de las cualidades morales, a la vista también de las groserías de estilo y argumentación, después de echar un vistazo por aquí y por allá, me fui a leer el final y lo dejé para volver a un tipo de estudio más serio y provechoso. Pese a que este libro no haga autoridad en absoluto, su lectura me dejó, sin embargo, perturbada y sumida en una profunda perplejidad. Me preguntaba cuáles podían ser las razones que llevan a tantos hombres, clérigos y laicos, a vituperar a las mujeres, criticándolas bien de palabra bien en escritos y tratados. No es que sea cosa de un hombre o dos, ni siquiera se trata de ese Mateolo, que nunca gozará de consideración porque su opúsculo no va más allá de la mofa, sino que no hay texto que esté exento de misoginia. Al contrario, filósofos, poetas, moralistas, todos -y la lista sería demasiado larga- parecen hablar con la misma voz para llegar a la conclusión de que la mujer, mala por esencia y naturaleza, siempre se inclina hacia el vicio. Volviendo sobre todas esas cosas en mi mente, yo, que he nacido mujer, me puse a examinar mi carácter y mi conducta y también la de otras muchas mujeres que he tenido ocasión de frecuentar, tanto princesas y grandes damas como mujeres de mediana y modesta condición, que tuvieron a bien confiarme sus pensamientos más íntimos. Me propuse decidir, en conciencia, si el testimonio reunido por tantos varones ilustres podría estar equivocado. Pero, por más que intentaba volver sobre ello, apurando las ideas como quien va mondando una fruta, no podía entender ni admitir como bien fundado el juicio de los hombres sobre la naturaleza y conducta de las mujeres. Al mismo tiempo, sin embargo, yo me empeñaba en acusarlas a ellas porque pensaba que sería muy improbable que tantos hombres preclaros, tantos doctores de tan hondo entendimiento y universal clarividencia -me parece que todos habrán tenido que disfrutar de tales facultades- hubieran podido discurrir de modo tan tajante y en tantas obras que me era casi imposible encontrar un texto moralizante, cualquiera que fuera el autor, sin toparme antes de llegar al final con algún párrafo o capítulo que acusara o despreciara a las mujeres. Este solo argumento bastaba para llevarme a la conclusión de que todo aquello tenía que ser verdad, si bien mi mente, en su ingenuidad e ignorancia, no podía llegar a reconocer esos grandes defectos que yo misma compartía sin lugar a dudas con las demás mujeres. Así, había llegado a fiarme más del juicio ajeno que de lo que sentía y sabía en mi ser de mujer.” ...