Civil II Tema 4 (2012)

Apunte Catalán
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Obligaciones y Contratos
Año del apunte 2012
Páginas 4
Fecha de subida 26/11/2014
Descargas 6
Subido por

Vista previa del texto

Tema 4 La modificació de l'obligació 1. Els elements modificables Una obligació modificada pels supòsits de fet passa a tenir una regulació diferent. També s’anomena a la modificació novació modificativa.
Les modificacions de l’obligació seran potestat del creditor, amb el límit que el canvi no sigui més perjudicial del que ja era pel deutor. Aquest no pot fer-hi res, amb l’excepció de la possibilitat de canviar de creditor per una subrogació hipotecària (1211). També pot intervenir un tercer pagant i extingint el deute (1158)o subrogant-se (1210), o bé garantint-la (1857).
1206: La insolvencia del nuevo deudor, que hubiese sido aceptado por el acreedor, no hará revivir la acción de éste contra el deudor primitivo, salvo que dicha insolvencia hubiese sido anterior y pública o conocida del deudor al delegar su deuda.
En cas que el deutor no consentís la cessió, podria oposar al cessionari les excepcions que tingués amb el cedent (1198). De la mateixa manera, podria oposar les excepcions sobre aquella càrrega existent fins el moment de comunicació de la cessió del crèdit, de forma que en cas de no consentiment, podria seguir oposant les excepcions existents (1198). D’altra banda, si el deutor, en desconeixement de la cessió, pagués el deute, aquest quedaria extingit (1527).
2. La legitimació per modificar la relació obligatòria 3. El canvi de creditor 3.1. La cessió dels crèdits El titular, o cualquiera de ellos con un derecho de crédito tiene la facultad de ceder éste a un tercero. Esto es lo que se conoce como cesión de crédito, recogida en nuestro Código Civil entre los artículos 1526 a 1536.
Contrariamente a lo que sucede en casos de cesión de deuda, donde el acreedor tiene que consentir para que la cesión sea eficaz (artículo 1205 CC), no es necesario que el cedente (titular) del derecho de crédito comunique a su deudor la cesión, sin embargo, si desconociendo tal cesión el deudor satisficiese al acreedor primitivo (el cedente), el deudor quedaría liberado de la obligación (artículo 1527 CC).
Lo anteriormente expuesto ofrece una visión muy general de la regulación de la cesión o venta de derechos de crédito en derecho español, una operación que ha sido y sigue siendo muy utilizada actualmente debido a la crisis, ya que, empresas y empresarios con problemas de cobro y de liquidez y con incertidumbre sobre la posibilidad real de cobrar los créditos a su favor, se han visto obligados a vender sus derechos de cobro a otras empresas (factor) o particulares, en la mayoría de los casos y como es lógico, a un precio inferior al nominal del derecho.
Tipos de cesión del crédito La cesión o venta de un crédito.
Un crédito puede ser vendido, si se vende un crédito, se da un contrato entre un vendedor y un comprador, en el cual se transmite la propiedad del crédito de manera automática, por un acuerdo de voluntades (obligación de dar) y a su ves el vendedor se obliga a hacer la tradición y el comprador a pagar el precio.
Entonces, la esencia del contrato de venta es la transmisión de la propiedad; y la venta de un crédito trae como consecuencia la transmisión de la propiedad de un crédito.
La transmisión de un derecho de crédito.
Por naturaleza se trata de la transmisión de un crédito no vencido, este se realiza a titulo oneroso procurando una suma de dinero de forma inmediata, esto sucede cuando la sesión tendría por causa la obligación del cesionario de pagar el precio o entregar la cosa debida y a título gratuito, sucede cuando la cesión tenga como causa realizar una liberalidad.
El pago de una obligación.
La cesión de crédito puede utilizarse como un instrumento de pago. La cesión a titulo de pago supone necesariamente la existencia de una obligación preexistente entre el cedente y el cesionario. En estos casos la cesión de créditos tendrá por causa esa obligación preexistente. Para extinguir la obligación como consecuencia del pago, las partes pueden convenir la extinción inmediata de la obligación, con la mera cesión del crédito o pueden condicionarla al momento en que el cedido pague al cesionario, en el primer caso estaríamos en presencia de una cesión a titulo de nación de pago y en el segundo, a titulo de pago diferido.
En la cesión a titulo de pago diferido, el cedente no se libera de la obligación anterior hasta que el cedido efectué el pago al cesionario. La cesión a titulo de pago diferido presenta menos riesgos al cesionario, ante la eventual insolvencia del cedido y el cesionario tendrá un recurso contra el cedente.
Condiciones para la validez del contrato de la cesión de créditos.
El consentimiento de las partes: Es una operación jurídica entre el cedente y el cesionario, el deudor cedido es un tercero en esta relación, es decir su acreedor va a cambiar sin ser consultado (no se viola el artículo 1166 del CC), el principio de consenso está consagrado expresamente en las normas de cesión de créditos (art 1549 CC).
La capacidad de las partes: Las partes deben de poseer la capacidad de celebrar el negocio jurídico en el marco en el cual se realiza la cesión es decir, si la cesión de crédito se realiza a titulo de venta, el cedente deberá tener capacidad para vender y el cesionario para comprar; si se verifica a titulo de donación el cedente deberá tener capacidad para donar, y el cesionario para aceptar la donación. Excepciones de capacidad: Por el lado activo el tutor no puede ceder o traspasar créditos o documentos de créditos sin autorización judicial (art 365 CC).
Por el lado pasivo ni el tutor ni el protutor pueden hacerse cesionarios de créditos contra su pupilo (art 370 CC).
La causa: es el objeto por el cual se realiza.
El objeto: es la existencia de un derecho de crédito. En principio todos los derechos de crédito son cesibles, sin embargo existen varias excepciones fundamentales por motivo de humanidad y razones de orden público.
Saneamiento: 1°: Salvo pacto expreso, el cedente responde de la existencia del crédito al tiempo de la cesión a no ser que lo haya cedido como dudoso o sin garantía (C.C. art. 1.553), con la salvedad de que aún en esos dos casos excepcionales queda comprometida su responsabilidad si la inexistencia del crédito se debe a su hecho personal. Así pues, el cedente no responde a la solvencia del deudor ni de la eficacia de las garantías sino cuando lo ha prometido expresamente (C.C. art. 1.554). 2° :Cuando el cedente ha garantizado expresamente la solvencia del deudor, a falta de convenio entre las partes, se entiende que su responsabilidad se limita al monto del precio convenido para la cesión (C.C. art. 1.554), y que el cedente ha garantizado la solvencia del deudor por un año, a contar desde la época de la cesión del crédito, si el plazo de éste estaba ya vencido y caso contrario, a partir de la fecha de vencimiento del término (C.C. art. 1.555, encab. y aparte 1 °). Pero si se trata de la cesión de una renta perpetua, la responsabilidad por la solvencia durará diez años a partir de la fecha de la cesión (C.C. art. 1.555 ap. 2°), salvo pacto en contrario.
Necesidad de la publicidad: el art 1550 del CC establece que el cesionario no tendrá derecho contra terceros a menos que se cumpla con los requisitos de la publicidad de la cesión. La publicidad se basa en el efecto relativo del contrato: la cesión no teniendo sino un efecto inter partes, necesita ser revelada oficialmente para hacerla oponible a terceros.
Los terceros en la cesión de créditos: son terceros (art 1550 CC), el deudor cedido, acreedores del cedente y los cesionarios sucesivos. El deudor cedido, será sin lugar a dudas, el primer interesado, en enterarse de la cesión a los efectos de lograr que sus pagos tengan efectos liberatorios. Por otro lado, los acreedores del cedente querrán conocer del movimiento del patrimonio de su deudor, y los cesionarios sucesivos o ulteriores querrán saber si el crédito que reciben había sido cedido con anterioridad a otra persona.
3.2. La subrogació La extinción de la posición jurídica del deudor es la regla general. Pero esto no siempre es así, encontramos la excepción en la Subrogación: es un efecto legal diseñado por la ley en beneficio de determinados acreedores. Así pues, podemos decir que la ley considera que el interés del tercero es digno de protección. (Artículos. 1205 y 1212 CC). Si no hay acuerdo entre tercero y acreedor, no es subrogación; a sensu contrario, si hay acuerdo, habrá subrogación.
Sobre la subrogación nos habla el artículo 1159CC, el cual da cabida a dos interpretaciones: I) El que pague en nombre del deudor: Implica pagar en interés ajeno. II) El que pague en nombre propio: Podrá exigir que el acreedor le subrogue sus derechos. La ley presume la subrogación al Artículo.1210 CC. Nos dice que hay ciertas personas que pueden intervenir y lograr el crédito, es decir, están legitimados.
- 1210 I: Cuando un acreedor pague a otro acreedor preferente. Codeudores.
-1210 II: Cuando un tercero, no interesado en la obligación, pague con aprobación expresa o tácita del deudor. Alguien, sin ser deudor, no tiene interés al cumplir la obligación pero si en la subrogación. En este caso ha de haber acuerdo entre el tercero y el deudor. Ejemplo. Quiere hacer negocio, poniendo intereses -1210 III: Cuando pague el que tenga interés en el cumplimiento de la obligación, salvos los efectos de la confusión en cuanto a la porción que le corresponda. Podemos encontrar el supuesto en que haya un interés en el cumplimiento de la obligación sin ser deudor. Pero que este interés sea suficiente para que se le legitime la subrogación.
Recapitulando, decimos que la subrogación es un mecanismo legal que no está sometido a la voluntad de las partes; y que supone la sustitución del acreedor. Hay que destacar que sólo es posible en los supuestos del artículo 1210CC.
La excepcionalidad del Artículo 1211 CC: El deudor podrá hacer la subrogación sin consentimiento del acreedor, cuando para pagar la deuda haya tomado prestado lo dinero mediante escritura pública, haciendo constar su propósito en ella, y expresando en la carta de pago la procedencia de la cantidad pagada. Es la posibilidad de que el único deudor (sólo él) imponga al acreedor una subrogación en beneficio propio. Ejemplo: Si subrogo al acreedor, el nuevo acreedor nos cobrará unos tipos de interés más bajos. Actualmente, este caso del 1211 está previsto por una ley que lo desarrolla.
Finalmente, el pago de la deuda sin decir nada, ni en nombre propio ni en nombre ajeno, si se trata de uno de los supuestos del artículo 1210CC y se presume que hay subrogación.
(Subrogación automática).
4. El canvi de titularitat del deute El deutor tan sols pot disposar del deute en aquells supòsits que estan previstos per la llei. Un canvi de deutor comporta una novació extintiva perquè se’n extingeix una i en neix una altra d’igual amb un deutor diferent. Tot i això, aquest canvi no es pot consolidar sense el consentiment exprés del creditor, de forma que el deutor no pot cedir unilateralment la titularitat del deute.
La intransmissibilitat inter vivos de la condició de deutor es basa en sentit jurídic no és un bé, és a dir, no pot ser objecte de negocis transmissius. Hi ha dos casos de canvi de deutor ex voluntate: Expromissió o assumpció del deute(1205): canvi de deutor perquè el creditor accepta el nou deutor,generant una nova relació obligatòria, en la qual existeix el mateix deute amb la mateixa prestació i el mateix creditor, amb o sense coneixement del deutor primitiu. La responsabilitat d’aquesta nova obligació recau sobre el nou deutor, eximint el primer. Tot i això, es pot donar el cas en que es pacti que si el segon no pot pagar, ho farà el primer.
Delegació (1206): el primer deutor proposa (delegant) al creditor (delegatari) un canvi de titularitat del deute, proposant un nou deutor (delegat), havent de ser acceptat aquest canvi pel delegatari. La relació entre delegant i delegat s’anomena relació de cobertura, mentre que la relació entre delegant i delegatari s’anomena relació de valor. En cas que el delegat fos insolvent, la obligació no recauria sobre el delegant, a no se que la insolvència del delegat fos manifesta abans de realitzar la delegació (és a dir, a no ser que s’actuï de mala fe).
Aquelles obligacions accessòries a la obligació principal no es vincularan a la nova obligació resultat a no ser que prestin un consentiment exprés. En cas que la obligació primitiva estigués garantida per una garantia real, la continuïtat de la garantia quedarà subjecta en primer terme a la declaració de voluntat de delegant i delegatari, tot i que finalment es quedarà subjecte a la situació inicial i a les condicions de la nova obligació.
...

Tags: