TEMA 19 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Romano
Año del apunte 2017
Páginas 3
Fecha de subida 17/08/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Tema 19. GARANTÍA Y REFUERZO DE LAS OBLLIGACIONES 19.1. Fianza y mandatum pecuniae credendae Por la fianza una persona responde de una deuda ajena con el propio patrimonio. Como no es propiamente un contrato se tiene que recurrir a otras formas para usarla.
Las formas más corrientes son la sponsio, la fideipromissio y la fideiussio.
1. Sponsio Es la más antigua, se realiza por el uso del término solemne spondes. Pertenece al ius civile, por lo cual sólo podían utilizarla los ciudadanos romanos.
2. Fideipromissio Es exactamente igual que la sponsio pero pertenece al ius Gentium, es decir, es accesible también a los extranjeros.
La palabra fides significa lealtad, respeto a la palabra dada. Pero la sponsio y la fideipromissio presentan dos limitaciones: - Sólo garantizan las obligaciones verbales No se transmiten mortis causa a los herederos.
3. Fideiussio Es la forma más moderna de las 3: esta logra obviar estas limitaciones: garantiza todo tipo de obligaciones y se transmite hereditariamente.
La fianza verbal (sponsio, fideipromissio y fideiussio) es accesoria. Por ello decimos que está en función de una obligación principal y sus consecuencias:     El fiador promete lo mismo que el deudor principal: no se obliga a más ni a algo distinto (es decir, si el deudor debe (x) dinero, el fiador que se compromete a cubrírselo con su propio patrimonio deberá ése (x) dinero exactamente).
Su obligación presupone la existencia de una obligación principal (como ya hemos dicho, la obligación del fiador es secundaria: la principal es la de pagar la deuda).
El fiador tiene las mismas excepciones que el deudor principal.
Su obligación se extingue cuando se traba la litis contestatio con el deudor principal.
La fianza en sí tiene carácter accesorio: el fiador interviene sólo en caso de que el deudor no pague. Según la teoría de Mitteis, esta es la evolución: 1. Primero, débito y responsabilidad separados, se dan en distintas personas. El deudor debe sin responder y el fiador responde sin deber.
2. Deudor y fiador se encuentran en el mismo plano, entonces el acreedor puede elegir si dirigirse contra el deudor o contra el fiador (solidaridad del fiador).
3. Aun así, el acreedor debe dirigirse primero contra el deudor. Si haciendo esto no puede cobrar, entonces puede dirigirse contra el fiador.
En Derecho clásico el acreedor puede elegir entre deudor y fiador (por lo general). En Derecho justinianeo tenemos el beneficio de excusión (explicado en el punto 3, que dice que acreedor debe dirigirse primero contra deudor…..).
En Derecho justinianeo, además, a diferencia de en el clásico, la litis contestatio ya no extingue la obligación (recordemos que ésta ha perdido su significación en D. justinianeo).
Relaciones entre cofiadores Al principio había responsabilidad solidaria de los cofiadores. Más tarde, van apareciendo leyes y se va imponiendo el criterio del prorrateo. Leyes: Lex Furia (época republicana): la sponsores y la fideipromissores sólo responderán de la cuota que le corresponda al vencimiento de la deuda. Adriano, más adelante, consigue que: si el fiador demandado puede demostrar la solvencia de otros cofiadores, entonces el juez únicamente condena al fiador demandado a que pague su parte proporcional.
Lex Publilia (época republicana): concede al fiador que pague acción penal contra el deudor justamente por el doble de lo que pagó (actio depensi). Fiador tuvo la actio mandati o, al menos, la actio negotiarum gestorum.
Finalmente: cambio importante en la relación fiador que pagó – acreedor. Es el beneficium cedendarum actionum, que Justiniano concede al fiador.
El mandatum pecuniae credendae es el contrato en virtud del cual el mandante encarga al mandatario que conceda crédito a un tercero, respondiendo pues, el mandante, de la solvencia del tercero. Este contrato presenta una doble faz: punto de vista jurídico  mandato. Punto de vista económico-social: fianza. El mandatario que concedió crédito al tercero dispone de la actio mandati contraria para el reembolso si el tercer deudor no paga.
19.2. Senadoconsulto Veleyano Mitad s. I d.C. Prohíbe interceder a la mujer (interceder = hablar ante alguien en favor de otra persona para conseguirle un bien). Existen, fundamentalmente, dos categorías: 1. Intercesión de la fianza (sponsio, fideipromissio, fideiussio).
2. Intercesión de la mujer el hecho de recibir un mutuo que luego va a parar a una tercera persona.
Este negocio de intercesión de la mujer no era nulo, pero el pretor concedía a la mujer una exceptio. Se ha discutido mucho el fundamento de la prohibición. En las fuentes se habla de proteger a la mujer de su impericia, pero se considera que la verdadera razón habría sido la de excluirla del tráfico jurídico.
19.3. Refuerzo de las obligaciones: arra, cláusula penal y juramento A) Arras: cumplen diversas funciones en las distintas épocas de la historia del D. Romano.
En derecho clásico (arra): es simplemente una señal que prueba existencia del contrato. Muy útil en los contratos consensuales porque no sólo fija el momento de conclusión del contrato; también prueba que el contrato ha tenido lugar.
En derecho justinianeo (arra): se convierte el penal. Entonces, será la pena que hay que pagar para poderse separar unilateralmente del contrato ya concluido.
B) Cláusulas penales: múltiples funciones. Pero en general se puede decir que es una cláusula que se añade para facultar al acreedor a exigir una pena (normalmente monetaria) si el deudor no cumple (o no cumple debidamente) la prestación.
C) En una Constitución de Alejandro Severo se establece que el juramento prestado por alguien menor de 25 años en un contrato sin asistencia de su curator, le priva de la restitutio in integrum, que de otra forma habría podido pedir al pretor. El juramento es un modo de reforzar un contrato que de otro modo sería impugnable.
...

Comprar Previsualizar