resumen sociologia giddens (2014)

Examen Español
Universidad Blanquerna (URL)
Grado Publicidad y Relaciones Públicas - 1º curso
Asignatura sociologia
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 02/02/2015
Descargas 6

Vista previa del texto

Introducción     El   presente   informe   ha   sido   redactado   como   respuesta   a   la   demanda   realizada   por   el  Departamento  de  Sociología  de  la  Universidad  de  Valladolid  el  14  de  septiembre   de  2010  en  el  ámbito  de  los  trabajos  individuales  y  colectivos  de  la  asignatura  de   Sociología  del  primer  curso  del  grado  en  Derecho  y  Dirección  y  Administración  de   Empresas.     Dicho   informe   sintetiza   y   analiza,   por   medio   de   técnicas   cualitativas,   la   obra   Un   mundo   desbocado:   Los   efectos   de   la   globalización   en   nuestras   vidas   del   famoso   sociólogo  británico  Anthony  Giddens.     Con   todo   ello,   se   exponen,   pues,   las   ideas   principales   del   texto   citado,   en   relación   a   las   consecuencias   que   el   fenómeno   de   la   globalización   ha   provocado   en   nuestro   mundo,  tanto  a  nivel  global  como  a  nivel  personal  e  individual.  Dado  que  el  libro   presenta  una  estructura  considerablemente  definida,  el  desarrollo  en  epígrafes  del   propio   informe   será   paralelo   a   las,   claramente   cinco   partes   de   este   libro,   las   cuales   se   corresponden   con   cinco   temas   distintos,   y   consecuentemente,   con   los   cinco   capítulos  del  texto:  Globalización,  Riesgo,  Tradición,  Familia  y  Democracia.     Síntesis            •  Globalización     El   mundo   en   el   que   nos   encontramos   hoy   parece   estar   fuera   de   control,   y   los   hechos   que   lo   prueban   son   en   mi   opinión,   y   como   sostiene   Giddens,   bastante   claros.   Es   evidente   que   los   cambios   que   el   planeta   ha   sufrido   en   los   últimos   cien   años   son   abrumadores.   Los   avances   científicos   y   tecnológicos   que   se   han   producido  en  los  últimos  dos  siglos  son  mucho  más  numerosos  que  todos  los  que   se  hayan  producido  en  épocas  anteriores.  Nuestro  mundo  está  desbocado  y  parece   que   cada   vez   va   más   deprisa.   Todos   lo   sentimos.   Sin   embargo,   distingue   Giddens   entre   escépticos,   los   cuales   no   están   de   acuerdo   con   lo   anterior   y   afirman   que   la   economía   globalizada   no   es   especialmente   diferente   a   la   de   épocas   anteriores;   y   radicales,   que   se   sitúan   en   el   extremo   opuesto   del   debate.   Coincido   con   el   autor   en   que,   entre   unos   y   otros,   los   radicales   llevarían   la   razón,   ya   que,   teniendo   en   cuenta   la   nueva   economía   electrónica   global,   y   con   ella,   las   operaciones   con   flujos   financieros   y   capitales,   me   parece   una   sandez   negar   la   presencia   de   la   globalización,  por  lo  menos  en  este  aspecto.     Pero,   efectivamente,   la   globalización   no   es   solo   económica,   sino   política,   tecnológica  y  cultural;  y  tampoco  es  algo  remoto  a  nuestras  vidas  personales,  sino   que   influye   también   en   los   aspectos   individuales   de   nuestro   día   a   día.   Muchos   consideran  que  se  trata  de  una  occidentalización  o  incluso  de  una  americanización,   pero   sin   embargo,   la   globalización   está   teniendo   efectos,   tanto   negativos   como   positivos,   en   todas   las   partes   del   mundo,   sólo   que   de   maneras   diferentes.   Según   Giddens,   está   emergiendo   en   relación   a   esto,   una   sociedad   cosmopolita   mundial   que  no  está  asentada  ni  asegurada,  y  en  la  que  muchos  nos  sentimos  impotentes.   Es  por  esto,  que  tenemos  que  renovar  nuestras  instituciones  o  crear  otras  nuevas,   ya   que   las   actuales   son   deficientes   e   inadecuadas   para   resolver   las   tareas   que   se   avecinan.   Como   bien   dijo   el   sociólogo   Daniel   Bell:   “la   nación   se   hace   no   solo   demasiado   pequeña   para   solucionar   los   grandes   problemas   sino   también   demasiado  grande  para  arreglar  los  pequeños”.            •  Riesgo     En   este   capítulo   se   aborda   el   tema   del   cambio   climático,   el   cual   es   para   muchos   (si   bien   existen   también   escépticos   en   cuanto   a   este   aspecto)   uno   de   los   principales   problemas   causados   por   la   globalización   y   por   el   gran   desarrollo   industrial   mundial.   Dice   Giddens   que   las   consecuencias   del   tipo   “catástrofes   naturales”   están   todas  vinculadas  al  riesgo,  concepto  que,  según  él,  toma  cuerpo  en  los  siglos  XVI  y   XVII.  Este  punto  no  me  ha  quedado  del  todo  claro:  yo  por  riesgo,  entiendo  peligro   (aunque  Giddens  lo  niegue  en  el  texto)  y  peligros  ha  habido  siempre.  Otra  cosa  es   que   se   haya   forjado   el   concepto   de   riesgo   en   cuanto   a   que,   como   afirma,   es   inseparable   de   las   ideas   de   probabilidad   e   incertidumbre;   en   cuanto   a   “peligros   que  se  analizan  activamente  en  relación  a  posibilidades  futuras”.  Y  con  esto  tiene   que   ver   el   capitalismo   moderno.   De   todas   formas,   en   relación   a   la   globalización,   distingue   Giddens   dos   tipos   de   riesgo:   el   riesgo   externo   (de   la   naturaleza),   y   el   riesgo   manufacturado   (peligros   de   la   naturaleza   pero   causados   por   el   hombre,   como   el   calentamiento   global).   Está   claro   que   los   últimos   se   han   incrementado.   Teniendo   en   cuenta   que   la   primera   edición   del   texto   es   del   año   2000,   creo   que   Giddens  se  reafirmaría  en  sus  argumentos  aludiendo  a  los  desastres  acaecidos  en,   por  ejemplo,  Haití  en  enero  del  año  presente.     Lo   que   está   claro   es   que   está   en   nuestra   mano   intentar   evitar   el   aumento   de   riesgos,   ya   que   muchos   de   los   peligros   que   nos   amenazan   han   sido   creados   por   nosotros   mismos.   Sin   embargo,   no   estoy   segura   de   si   todos   estamos   concienciados   de  la  índole  de  las  situaciones  que  nos  pueden  acechar  en  un  futuro.  Como  ya  he   dicho   y   siento,   el   mundo   va   cada   vez   más   deprisa   y,   lamentablemente,   tengo   la   sensación  de  que  nosotros  no  somos  tan  rápidos.            •  Tradición     Éste   es   otro   de   los   aspectos   de   la   vida   en   el   que   la   globalización   está   haciendo   acto   de   presencia   y,   por   ello,   Giddens   dedica   parte   de   su   discurso   a   este   término.   Resulta   curioso   como   algunas   de   las   prácticas   que   consideraríamos   hoy   tradiciones,   han   surgido   en   realidad   hace   relativamente   poco.   Lo   ejemplifica   el   autor  con  el  caso  de  los  kilts  escoceses.  Sí  es  cierto  que  algunas  tradiciones  como   las   asociadas   a   las   grandes   religiones   han   perdurado   durante   siglos,   pero   en   realidad,  muchas  tradiciones  son,  al  fin  y  al  cabo,  inventadas  y  reinventadas;  pues   nuestras   costumbres   se   van   adaptando   al   paso   de   los   tiempos.   Y,   viendo   el   momento  histórico  en  el  que  nos  encontramos,  plagado  de  infinitud  de  progresos   revolucionarios   e   innovadores,   es   evidente   que   las   tradiciones   se   están   viendo   influenciadas   por   el   cambio.   La   nueva   sociedad   global   cosmopolita   emergente   se   desprende  de  los  valores  tradicionales  y  de  las  influencias  del  conservadurismo.  La   tradición  no  desaparece,  en  ocasiones  resurge  de  la  mano  de  la  ciencia;  en  otras  se   concierte   en   folclorismo,   encauzada   en   la   industria.   Pero   las   tradiciones   nos   ayudan   a   fortalecer   aspectos   de   nuestra   vida   por   lo   que   continuarán   manteniéndose,   aunque   en   relación   a   las   nuevas   formas   de   hacer   las   cosas.   Allá   donde  la  tradición  haya  menguado  su  papel  se  instala  la  libertad  de  actuación.     Aquí   plantea   Giddens   el   conflicto   entre   adicción   y   autonomía.   En   el   otro   extremo   estaría   el   problema   entre   actitud   cosmopolita   y   fundamentalismo.   En   medio   de   esta  situación  de  conflictos  creados  por  la  globalización,  debemos  vivir  guiados  por   unos   valores   morales   universales,   amplios,   entre   los   que   no   puede   faltar   la   tolerancia.  En  mi  opinión,  no  puede  faltar  una  apertura  de  mentes.            •  Familia     Las   transformaciones   más   inquietantes   y,   al   fin   y   al   cabo,   las   que   más   nos   conciernen,   son   aquellas   que   la   globalización   ha   provocado   dentro   de   nuestra   vida   particular,   especialmente   en   el   ámbito   familiar.   En   las   diferentes   culturas   se   han   dado   muchos   tipos   distintos   de   familia,   pero   en   las   sociedades   no   modernas   ésta   tenía  bastantes  rasgos  comunes.  La  familia  tradicional  era  una  entidad  económica   en   la   que   ni   mujeres   ni   niños   tenían   derechos,   por   lo   que   la   desigualdad   entre   sexos   era   extrema,   y   en   la   que   la   sexualidad   venía   determinada   por   la   reproducción.  Muy  poco  se  asemeja  todo  ello  a  la  multitud  de  tipos  de  familia  que   hay  en  la  actualidad.  En  esta  evolución  mucho  han  tenido  que  ver  los  cambios  de   mentalidad  en  cuanto  a  la  sexualidad  o  el  papel  de  la  mujer  en  la  sociedad.     La   sexualidad   ya   no   está   estrictamente   vinculada   el   matrimonio   y   son   pocas   las   madres   amas   de   casa   que   se   encargan   del   hogar   mientras   el   marido   está   trabajando.   Existen   madres   solteras,   padres   solteros,   parejas   viviendo   juntos   sin   estar  casadas,  y  parejas  casadas  que  no  quieren  tener  hijos.     Las   posibilidades   de   relacionarse   son   infinitas,   y   los   aspectos   que   articulan   esas   relaciones   son,   por   así   decirlo,   más   humanos.   Basamos   nuestras   relaciones   afectivas  en  pilares  como  la  confianza  y  al  afecto.  Cuando  actúan  estos  principios   surge  lo  que  Giddens  llama  una  democracia  de  las  emociones  en  la  vida  diaria.            •  Democracia     Argumenta   Giddens   que   uno   de   los   factores   primordiales   de   la   extensión   de   la   democracia   ha   sido   el   avance   de   las   comunicaciones   globales.   Desde   hace   aproximadamente   tres   décadas   la   cantidad   de   regímenes   democráticos   en   el   mundo   ha   doblado   su   número   sobradamente.   Esto   muestra   la   evidencia   de   que   los   demás   regímenes   han   fracasado,   mientras   que   la   democracia   se   ha   extendido   triunfando   en   todos   los   continentes.   Pero,   aun   ante   la   evidencia   de   que   la   democracia  es  el  mejor  sistema,  Giddens  afirma  que  esto  no  explica  el  por  qué  de   que  los  cambios  acaecidos  hayan  tenido  lugar  en  esta  coyuntura  histórica.  Es  más,   en   aquellos   países   democráticamente   maduros   la   desilusión   se   apodera   de   las   personas,  mientras  que  el  régimen  se  expande  por  el  resto  del  mundo.  No  podría   estar   más   de   acuerdo   con   esto.   Esta   paradoja   tiene   que   ver   con   todo   lo   descrito   anteriormente.   Nuestras   vidas   han   sufrido   profundos   cambios,   y   no   es   que   perdamos   interés   en   la   política,   sino   que   nos   interesan   temas   en   los   que   los   políticos   poco   tienen   que   decir.   A   nivel   económico,   a   los   políticos   se   les   queda   grande  la  tarea  de  solucionar  problemas  que  afectan  a  nivel  global.     Recordando  que  el  discurso  de  Giddens  tuvo  lugar  en  1999,  ¿qué  diría  el  autor  de   la   última   crisis   económica   y   financiera   mundial   de   la   que   España   aún   no   ha   salido?   Me  remito  a  lo  que  dijo  Daniel  Bell:  “la  nación  se  hace  no  solo  demasiado  pequeña   para   solucionar   los   grandes   problemas   sino   también   demasiado   grande   para   arreglar  los  pequeños”.  Giddens  nos  propone  profundizar  en  la  propia  democracia,   “democratizar   la   democracia”.   Se   traduce   en   contar   con   mecanismos   anticorrupción  en  todos  los  ámbitos,  en  una  reforma  constitucional,  en  acercar  las   decisiones  de  los  políticos  a  nuestra  vida  diaria,  en  garantizar  la  transparencia  de   información   política   o   en   la   colaboración   con   movimientos   sociales,   entre   otras   propuestas.     Pero  este  proceso,  obligado  por  la  globalización,  debe  superar  el  Estado-­‐nación  con   la   actuación   de   organizaciones   transnacionales   como   la   Unión   Europea,   que   ayudan  a  fortalecer  los  valores  democráticos  dentro  de  las  propias  naciones  y  que   mucho  pueden  hacer  en  la  tarea  de  controlar  nuestro  mundo  desbocado.     Valoración  crítica     El   libro   analizado   es   producto   de   una   invitación   al   autor   por   parte   de   la   BBC   en   1999  para  que  éste  dictara  las  Conferencias  Reith  que  son  realizadas  anualmente   por  esta  cadena  de  radio.  Resulta,  en  mi  opinión,  sorprendente  y  gratificante,  que   hace   más   de   diez   años,   alguien   tratara   los   temas   polémicos   que   aparecen   en   el   texto   desde   un   punto   de   vista   tan   extenso   e   inteligente;   desde   un   punto   de   vista   que,   actualmente,   muchas   personas   están   lejos   de   alcanzar.   Es   por   ello   que   el   debate  sobre  la  globalización  y  sus  consecuencias  sigue  abierto  diez  años  después   de  que  Giddens  diera  aquella  conferencia.  A  día  de  hoy,  como  dijo  el  sociólogo  en   su   momento,   aún   existe   una   enorme   diversidad   de   opiniones   en   cuanto   al   fenómeno  de  la  globalización.  Aún  encontramos  entre  nuestras  filas  a  aquéllos  que   Giddens   denomina   escépticos;   también   a   gente   que   difícilmente   aceptará,   no   sin   pesar,  como  muchas  de  sus  tradiciones  van  perdiendo  presencia  en  el  futuro  que   nos   disponemos   a   vivir.   Tampoco   faltan   personas   que,   como   yo   misma   antes   de   leer   el   libro,   no   saben   exactamente   qué   es   eso   que   nos   llena   de   inquietudes,   qué   es   eso   que   hace   que   perdamos   interés   en   la   política   ante   la   incapacidad   de   los   políticos,   qué   es   eso   que   hace   que   nada   parezca   estar   bajo   control,   aquello   que   nos   llena   de   impotencia   y   que   cambia   nuestras   vidas   mientras   la   realidad   pasa   ante   nuestros   ojos,   en   los   medios   de   comunicación,   transformándose   a   una   velocidad   vertiginosa.   Qué   está   pasando   y   por   qué   nuestro   mundo   está   desbocado.   Por   último,   y   ni   por   asomo   menos   importante,   qué   va   a   pasar,   qué   se   supone   que   tenemos   que   hacer.   He   leído   el   libro   y,   efectivamente,   esa   fuerza   que   nos   está   volviendo  locos,  no  es  otra  que  la  globalización.  Yo  concebía  la  globalización  como   un   hecho,   pero   no   sabía   muy   bien   dónde   estaba,   en   ninguna   o   en   todas   partes;   dentro   o   fuera   de   las   personas.   Yo   la   sentía   flotando   en   el   ambiente,   fluyendo   y   extendiéndose   de   un   lado   para   otro,   pero   mis   ideas   eran   más   bien   abstractas.   La   lectura  me  ha  ayudado  a  concretar  en  cierto  modo  esos  pensamientos,  a  anclarlos   de  alguna  manera  en  mi  mente  asociándolos  a  realidades  más  definidas.     Efectivamente   y   a   diferencia   de   cómo   predijeron   que   sería   nuestra   sociedad   figuras   como   Karl   Marx,   George   Orwell   o   Max   Weber,   los   cuales   intuían   una   sociedad   futura   ordenada,   estable   y   totalmente   bajo   control,   nuestra   realidad   es   completamente  otra.     La   cantidad   de   avances   tecnológicos   y   científicos   y   el   desarrollo   de   las   telecomunicaciones   a   nivel   global   han   supuesto   una   auténtica   revolución.   Han   provocado   una   cantidad   tal   de   transformaciones   e   innovaciones   que   incluso   algunas  mentes  no  pueden  siquiera  acaparar.  Insisto  en  que  la  lectura  de  este  libro   también  me  ha  hecho  recordar  lo  increíble  de  la  capacidad  del  ser  humano.  Ha  sido   justamente   el   hombre   el   que   se   ha   llevado   a   sí   mismo   hacia   este   futuro   plagado   de   riesgos,  de  cambios  en  la  vida  del  día  a  día,  en  la  sexualidad  y  en  el  ámbito  familiar.     El  ser  humano  es  culpable  del  caos  en  el  que  vive  porque  ha  perdido  el  control  de   la  situación  sin  darse  cuenta.  Todos  sabemos  que  es  mucho  más  fácil  destruir  que   crear,   errar   que   acertar,   cometer   un   error   que   rectificar.   Pero   rectificar   es   de   sabios,  y  el  hombre  es  en  este  mundo  el  ser  inteligente  por  excelencia.  Yo  confío  en   su   capacidad,   en   nuestra   capacidad,   y   espero   que   poco   a   poco   vayamos   arreglando   lo  que  hemos  destruido  a  la  vez  que  nos  adaptamos  a  la  nueva  realidad.  La  obra  de   Giddens,   y   de   las   de   personas   que   como   él,   se   adelantan   a   los   tiempos   y   tratan   estos   temas   con   una   perspectiva   fresca   y   realista,   significan   un,   no   sé   si   pequeño   o   gran  paso,  en  esta  tarea,  ya  que  pueden  ayudar  a  que  abramos  nuestras  mentes  y  a   que  miremos  las  cosas  desde  un  punto  de  vista  diferente.     Sí   que   me   atrevería   a   decir   que   el   hilo   conductor   del   texto   no   me   parece   el   más   adecuado   para   la   lectura,   a   pesar   de   tener   una   estructura   bastante   diferenciada   en   cuanto   a   temas,   y   por   ello   me   ha   supuesto   cierta   dificultad   reordenar   (que   no   asimilar)  las  ideas  de  las  que  habla  el  autor.  Sin  embargo,  creo  que  ello  es  debido  a   que  en  realidad  se  trata  de  una  conferencia,  de  un  discurso,  y  se  deben  considerar   las  características  de  este  género  a  la  hora  leer  el  libro.     Conclusiones     Del  análisis  realizado  se  pueden  sacar  las  siguientes  conclusiones:         1.   Los   numerosos   avances   realizados   por   el   hombre   en   los   campos   de   la   tecnología   y   la   ciencia   han   supuesto   una   revolución   que   nos   ha   dirigido   hacia   un   mundo  regido  por  la  globalización  en  la  que  las  sociedades  han  adoptado  nuevas   formas   de   vida.   La   nueva   situación   supone   un   acercamiento   entre   culturas   y   el   resurgimiento,  debido  a  ello,  de  una  sociedad  cosmopolita  mundial.  A  su  vez,  esta   sociedad   está   sujeta   a   una   cantidad   de   riesgos   que   deberá   intentar   controlar   llevando  a  cabo  diferentes  actuaciones.         2.   Este   acercamiento   se   ha   visto   en   gran   medida   propiciado   por   la   aparición   de   la   nueva  economía  electrónica  global  que  ha  supuesto  la  eliminación  de  todo  tipo  de   barreras  en  los  diferentes  mercados.  En  este  campo  aparece  un  tipo  de  riesgo  que   va  de  la  mano  del  capitalismo  moderno.         3.   Otro   de   los   riesgos   a   nivel   mundial   está   relacionado   con   los   peligros   de   la   naturaleza,   ya   que   la   creciente   actividad   industrial   y   los   nuevos   usos   de   vida   altamente   contaminantes   han   modificado   crecientemente   la   propia   naturaleza.   Está   en   nuestra   mano   actuar   o   seguir   permaneciendo   recelosos   en   cuanto   al   asunto.         4.   Las   formas   de   actuación   de   las   personas   ya   no   están   tan   regidas   por   valores   tradicionales.  La  tradición  pierde  importancia  en  la  nueva  sociedad  y  las  personas   sufren  en  este  aspecto  cierta  emancipación.  Esto  puede  llevar  a  actuar  de  manera   compulsiva.   Aparece   pues   la   adicción   cuando   una   elección   que   debiera   llevarse   a   cabo  por  autonomía,  lo  hace  por  pura  ansiedad.         5.   Todos   estos   cambios   de   valores   se   traducen   en   un   claro   efecto   de   la   globalización  a  escala  particular.  Las  relaciones  interpersonales  son  más  abiertas  y   más  libres,  las  personas  se  unen  no  ya  en  matrimonio  por  motivos  rudimentarios   basados   en   la   aspectos   económicos   y   sociales,   sino   que   basan   sus   relaciones   en   principios   como   la   confianza,   en   un   dar   y   recibir   sin   pedir   nada   a   cambio.   Las   relaciones   son   pues   más   democráticas.   Estas   transformaciones   en   las   personas   integrantes  de  una  sociedad  mucho  tienen  que  ver  con  el  cambio  de  mentalidad  en   cuanto  a  la  desigualdad  sexual.  En  relación  a  esto,  la  idea  de  sexualidad  se  ve  con   otros  ojos  e  implica  una  mayor  libertad.         6.   Paralelamente   a   todos   estos   efectos,   tanto   negativos   como   positivos,   que   se   manifiestan   de   manera   diferente   en   las   distintas   partes   del   mundo,   el   régimen   democrático  también  vive  desemejantes  situaciones  según  el  punto  geográfico  del   planeta   al   que   nos   refiramos.   Mientras   se   extiende   y   triunfa   en   muchos   lugares,   en   naciones  con  tradición  democrática  existe  un  cierto  desencanto.        7.  A  pesar  de  las  diferentes  opiniones  en  cuanto  a  la  globalización,  la  desilusión  en   relación  al  régimen  democrático  es  común  para  muchos,  y  más  ante  la  última  crisis   económica   (la   crisis   ninja)   mundial   (claro   efecto   de   la   globalización   y       de   los   riesgos   en   cuanto   a   economía).   Ante   esto   se   propone   una   democratización   de   la   democracia   en   la   que   tendrían   un   papel   importante   las   instituciones   transnacionales.   Si   la   globalización   ha   roto   fronteras,   no   podemos   quedarnos   rezagados  dentro  de  ellas.   ...

Tags: