El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (0)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Procedimientos y Sistemas Tributarios
Año del apunte 0
Páginas 10
Fecha de subida 05/06/2014
Descargas 15
Subido por

Vista previa del texto

IMPUESTO SOBRE TRANSMISIONES PATRIMONIALES Y ACTOS JURÍDICOS DOCUMENTADOS (ITPAJD) RD legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados Es un tributo cedido a las CCAA, y por lo tanto, con una cesión del 100% a la Generalitat.
Se califica este tributo como un tributo indirecto, si recordamos la nota de los tributos, y se pone en relación con la forma de gravar la capacidad contributiva, puede haber tributos directos (gravan directamente la capacidad económica) y tributos indirectos (gravan de forma indirecta la capacidad económica). Si se admite esta clasificación, no llegaríamos a esta conclusión, más bien diríamos que es un tributo directo. Pero la ley señala lo contrario. Atendiendo a otro sentido de esta clasificación, el tributo indirecto, es en este segundo modo de entender la clasificación, es aquél que grava los bienes de una persona cuando los emplea, no cuando los obtiene. Una persona que tiene bienes en su patrimonio, en un momento dado puede emplearlos, gastar el dinero, si a este acto de gasto de dinero, se aplica un tributo, se dice que ese tributo es indirecto.
Los diversos HI, todos se refieren a situaciones en las cuales una persona dispone de sus bienes.
En realidad hay tres HI distintos en este impuesto, e incluso se podría llegar a decir que son tres impuestos distintos, pero que se encuentran en la misma norma, que hay elementos comunes y puntos de conexión. Pero en realidad, se trata de hechos diferentes. Incluso se puede decir que en cada una de las modalidades de HI, a su vez, podemos encontrar una gran variedad de actos gravados distintos.
Tiene parte de complejidad por un lado, pero cierta simplicidad por el otro. Si uno tiene claro el HI gravado, cual es el acto u operación gravada, la aplicación del tributo puede resultar bastante sencilla. Al contrario de lo que puede suceder el IRPF, que hay que hacer calificación, cuantificación, reducciones, tarifas, en general, toda la liquidación del impuesto. Pero en este caso, la complejidad puede residir en saber cuál es el hecho que se ha realizado. Pero una vez esto está determinado, aplicar el tributo es bastante sencillo.
Los tres HI son los siguientes: - Transmisiones patrimoniales poderosas - Operaciones societarias - Actos jurídicos documentados En ningún caso, un mismo acto podrá ser liquidado por el concepto de transmisiones patrimoniales onerosas y por el de operaciones societarias.
La ley tiene algunas normas, algunos artículos comunes a todas estas modalidades de HI, y después, como en realidad son HI distintos, tiene artículos dedicados a cada uno de ellos.
Art. 2, 3, 4, 5 > contienen normas comunes a todos los HI. Se trata de actos, negocios jurídicos, que están muy regulados, normalmente, por otros sectores del ordenamiento. Es decir, que hay otras normas jurídicas no tributarias, que regulan y definen todos estos actos. Esto puede dar lugar a cuestiones de interpretación y a problemas de calificación.
Se puede entender que los sujetos contratantes podrían utilizar determinadas fórmulas para tratar de escaparse de la aplicación de impuestos, como, por ejemplo, decir que es otra cosa. Para evitar esta problemática, la ley contiene unos artículos (2, 3 y 4 sobre todo) Artículo 2 1. El impuesto se exigirá con arreglo a la verdadera naturaleza jurídica del acto o contrato liquidable, cualquiera que sea la denominación que las partes le hayan dado, prescindiendo de los defectos, tanto de forma como intrínsecos, que puedan afectar a su validez y eficacia.
2. En los actos o contratos en que medie alguna condición, su calificación se hará con arreglo a las prescripciones contenidas en el Código Civil. Si fuere suspensiva no se liquidará el impuesto hasta que ésta se cumpla, haciéndose constar el aplazamiento de la liquidación en la inscripción de bienes en el registro público correspondiente. Si la condición fuere resolutoria, se exigirá el impuesto, desde luego, a reserva, cuando la condición se cumpla, de hacer la oportuna devolución según las reglas del artículo 57.
Artículo 3 Para la calificación jurídica de los bienes sujetos al impuesto por razón de su distinta naturaleza, destino uso o aplicación, se estará a lo que respecto al particular dispone el Código Civil o, en su defecto, el Derecho Administrativo.
Se considerarán bienes inmuebles, a efectos del impuesto, las instalaciones de cualquier clase establecidas con carácter permanente, siquiera por la forma de su construcción sean transportables, y aun cuando el terreno sobre el que se hallen situadas no pertenezca al dueño de los mismos.
Artículo 4 > La ley señala que a cada operación realizada, se le aplicará únicamente un tributo. Sobre el mismo hecho no se le aplicarán más de un impuesto. Ahora bien, se debe tener en cuenta que, en una misma operación o documento, se pueden incorporar distintos contratos, y a cada contrato sí se le podrá aplicar su correspondiente impuesto.
A una sola convención no puede exigírsele más que el pago de un solo derecho, pero cuando un mismo documento o contrato comprenda varias convenciones sujetas al impuesto separadamente, se exigirá el derecho señalado a cada una de aquéllas, salvo en los casos en que se determine expresamente otra cosa.
Artículo 5 > garantía real para el pago de la cuota tributaria. Para el caso de BI, el bien queda afecto salvo la buena fe registral (que en el registro no conste), y para el caso de BM, si el adquirente lo hubiese adquirido en establecimiento mercantil abierto al público.
1. Los bienes y derechos transmitidos quedarán afectos, cualquiera que sea su poseedor, a la responsabilidad del pago de los impuestos que graven tales transmisiones, salvo que aquél resulte ser un tercero protegido por la fe pública registral o se justifique la adquisición de los bienes con buena fe y justo título en establecimiento mercantil o industrial en el caso de bienes muebles no inscribibles. La afección la harán constar los notarios por medio de la oportuna advertencia en los documentos que autoricen. No se considerará protegido por la fe pública registral el tercero cuando en el Registro conste expresamente la afección.
2. Siempre que la Ley conceda una exención o reducción cuya definitiva efectividad dependa del ulterior cumplimiento por el contribuyente de cualquier requisito por aquélla exigido, la oficina liquidadora hará figurar en la nota en que el beneficio fiscal se haga constar el total importe de la liquidación que hubiere debido girarse de no mediar la exención o reducción concedida.
Los Registradores de la Propiedad o Mercantiles harán constar por nota marginal la afección de los bienes transmitidos, cualquiera que fuese su titular, al pago del expresado importe, para el caso de no cumplirse en los plazos señalados por la Ley que concedió los beneficios, los requisitos en ella exigidos para la definitiva efectividad de los mismos.
3. Igualmente harán constar por nota marginal, en los casos de desmembración del dominio, la afección de los bienes al pago de la liquidación que proceda por la extinción del usufructo, a cuyo efecto las oficinas liquidadoras consignarán la que provisionalmente, y sin perjuicio de la rectificación, procediere, según las bases y tipos aplicables en el momento de la constitución del usufructo.
1er HI. TRANSMISIONES PATRIMONIALES ONEROSAS Se gravan las transmisiones onerosas y las transmisiones inter vivos, no mortis causa (entonces se aplicaría el ISD). Además, se gravan las transmisiones del tráfico civil, quedando excluidas las transmisiones del tráfico mercantil. Tributariamente, pues, se distingue entre ambos tráficos. Las operaciones del tráfico mercantil, son aquellas en las cuales quien entrega el bien es un empresario dedicado a esa trama de actividad, a la entrega de ese tipo de bienes en su actividad empresarial (en este caso, estas transmisiones están gravadas por el IVA). Pero, si quien entrega el bien no es empresario, se trata de un “particular”, entonces la transmisión del bien está gravada por el ITP en la calificación de transmisiones patrimoniales onerosas. Depende del tráfico que se trate, implica la aplicación de un tributo u otro.
Solamente se pagará uno de esos dos impuestos, nunca los dos a la vez por el mismo hecho.
En el art. 7.5, se establece uno de los criterios para delimitar estos dos tipos de operaciones: “no estarán sujetas al TPO las operaciones realizadas por empresarios o profesionales en el ejercicio de su actividad (si no fuera en este ejercicio serían particulares), y en todo caso, cuando estén sujetas al IVA”. Si está sujeto al IVA, no está sujeto a ITPO.
Existen dos excepciones a esta regla general:  Hay algunas operaciones sujetas a IVA, realizadas por empresarios o profesionales, como son transmisión de BI (un empresario lo construye y lo vende). La ley del IVA señala que en caso de segunda transmisión de bien inmueble, hay una exención en el IVA. Tenemos una transmisión de un BI que está sujeta pero exenta de IVA. En este caso, la operación sujeta y exenta de IVA, sí está sujeta a TPO. Es decir, la excepción conforme a la regla general es que, en realidad, está sujeta a los dos impuestos, lo que sucede es que está exenta en IVA y sujeta, por consiguiente, a TPO.
 También quedarán sujetas las entregas de aquellos inmuebles que estén incluidos en la transmisión de la totalidad de un patrimonio empresarial, cuando por las circunstancias concurrentes la transmisión de este patrimonio no quede sujeta al IVA Contribuyente Estará obligado al pago del ITPO a título de contribuyente: - En las transmisiones de bienes y derechos, el adquirente - En los expediente de dominio, las actas de notoriedad, las actas complementarias de documentos públicas y las certificaciones, la persona que los promueva, y en los reconocimientos de dominio hecho a favor de la persona determinada, ésta persona - En la constitución de derechos reales, aquél cuyo favor se realice este acto - En la constitución de préstamos, el prestatario - En la constitución de fianzas, el acreedor afianzado - En la constitución de arrendamientos, el arrendatario - En la constitución de pensiones, el pensionista - En la concesión administrativa, el concesionario - En los actos y contratos administrativos equiparados a la concesión, el beneficiario Base imponible La BI, como regla general, es el valor real del bien o derecho transmitido. También hay unas normas especiales de valoración, donde se detallan distintas situaciones, algunas de ellas, por ejemplo, son las siguientes: - Regla para la valoración de usufructos, tanto temporales como vitalicios. Cuando hay la constitución de un usufructo, no se podría valorar cuánto durará, pero aplicando estas reglas, se determina un porcentaje del valor del bien, que será el valor del usufructo. Esta regla se puede utilizar para otros impuestos, como ISD o IRPF.
- Regla para la valoración de arrendamientos, la base imponible es la renta que se haya de satisfacer durante toda la duración del contrato.
En el caso del valor real, hay que hacer una valoración de los bienes. Este es un punto muy conflictivo en la aplicación del impuesto, pues puede dar lugar a distintos criterios. Se debe de tener en cuenta que, para resolver estas situaciones, hay varios instrumentos, unos en la propia LGT (los contribuyentes pueden solicitar a la Administración una valoración previa del valor de los bienes, o acuerdos previos de valoración), además de esto, las Administraciones siguen la práctica de publicar criterios para la valoración de los bienes (si los contribuyentes se ajustan a esos criterios, se puede entender que ya han declarado por su valor real).
Si entre dos particulares se transmite un vehículo, hay que pagar ITP, el adquirente debe pagarlo.
Hay que aplicar el impuesto sobre la BI, que es el valor real del vehículo, y señalan cuales son los valores reales admitidos por la Administración. No es obligatorio aplicar la tabla publicada por el Ministerio. La ley obliga a tributar por el valor real.
Se deben valorar los bienes inmuebles y un criterio tradicional que se solía utilizar, era partir del valor catastral. Pero la propia ley del catastro señala que este valor será inferior al real o a la ley del mercado, por lo tanto, si se aplica este, no se aplica un valor real. Pero la Administración publicaba unos coeficientes, que si se multiplicaban por el valor catastral, daban el valor real.
Cuota tributaria Al ser un impuesto cedido, las CCAA tienen competencia normativa sobre la tarifa. Actualmente, la tarifa general, es del 10%, para HI posteriores a 10 de agosto de 2013.
Para las viviendas de protección oficial, se aplica normalmente un 7%. Hay otros casos, para la vivienda habitual de familia numerosa el 5% (estableciendo requisitos para considerarse familia numerosa). La vivienda habitual de una persona joven (32 años o menos), también podrán aplicar el 5%. Las personas con disminuciones también tienes tipo reducidos. Los bienes muebles, concesiones administrativas 4%, mientras que los derecho reales 1 %.
En el caso del arrendamiento, la BI es la renta anual, y hay una tabla para calcular la cuota tributaria. Los tramos van por escalas, y realmente los tramos inferiores son muy bajos.
Este impuesto se declara mediante formularios. Tradicionalmente, para el caso del arrendamiento de viviendas, la fórmula habitual, que no es obligatoria, pues se puede hacer mediante formulario, se hacía mediante papel timbrado, se extiende el contrato mediante hojas, que tienen un valor, y se compra por el importe de la cuota tributaria que se haya de pagar. Con la adquisición en el papel timbrado, ya se está pagando la cuota tributaria.
2do HI. OPERACIONES SOCIETARIAS En el art. 19 se dice cuales son las operaciones sujetas, pero, hay que tener en cuenta del art.
45.1.b.11, establece muchas exenciones, precisamente sobre operaciones societarias. En última instancia, esta modalidad de operaciones societarias (que se puede decir que es un tributo distinto a TPO), se trata de gravar determinadas operaciones realizadas entre socios y sociedad. Hay que entender que no son las operaciones del tráfico mercantil o civil de las sociedades, no se aplica esta modalidad cuando la sociedad presta servicios y cobra por ellos. Si no que son operaciones realizadas entre la transmisión de capital entre socio y sociedad.
Esta materia fue armonizada por la normativa comunitaria, con la finalidad de garantizar la libre circulación de capitales. Si cada Estado de la UE tuviese una normativa distinta, habría una distorsión fiscal a la circulación de capitales. Una armonización en dos fases: primero, se armonizó de tal manera que las Directivas establecían las operaciones armonizadas pero, en una segunda fase, se recomendaba a los Estados que derogasen la tributación. Se planteaba como un objetivo beneficioso para la libre circulación, pero no se obligó derogar, se recomendó. En el año 2010, y con motivo de la crisis, y para facilitar operaciones de restructuración de capitales, se estableció una exención sobre determinadas operaciones. En realidad, lo único que queda gravado es la disminución de capital de sociedades y la disolución de sociedades.
Cuando se aporta capital, o cuando se absorbe sociedad, o sociedad se extingue y da lugar a dos sociedades, esto queda exento.
Sujeto pasivo Son los socios, que son quienes reciben el capital. Se establece en la ley que, estarán obligados al pago del impuesto a título de contribuyente: - La sociedad: en la constitución de sociedades, aumento de capital, traslado de sede de dirección efectivo o domicilio social y aportaciones de los socios que no supongan un aumento de capital social - Socios, copropietarios, comuneros o partícipes por los bienes y derechos recibidos: en la disolución de sociedades y reducción de capital social De forma subsidiaria, serán responsables al pago (en los casos en que el obligado al pago es la sociedad) los promotores, administradores o liquidadores de las sociedades que hayan intervenido en el acto jurídico sujeto al impuesto, siempre que se hubieran hecho cargo del capital aportado o hubiesen entregad de los bienes.
Cuota tributaria y tipo de gravamen La cuota tributaria se obtendrá aplicando a la base liquidable un tipo de gravamen del 1%.
Base imponible Como regla general, es el capital, pero hay que tener en cuenta los distintos supuestos: - Constitución y aumento de capital de sociedades que limiten de alguna manera la responsabilidad de los socios: en este supuesto, la base imponible coincidirá con el importe nominal en que aquél quede fijado inicialmente o ampliado con adición de las primeras de emisión, en su caso, exigidas.
- Operaciones realizadas por sociedades distintas a las anteriores y aportaciones de socios que no supongan un aumento del capital social: en este supuesto, la base imponible se fijará en el valor neto de la aportación (valor real de los bienes y derechos aportados minorado por cargas o gastos deducibles) - Traslados de sede de dirección efectiva o domicilio fiscal: en este caso, la base imponible coincidirá con el haber líquido de la sociedad - Disminución de capital o disolución: en este supuesto, la base imponible coincidirá con el valor real de los bienes y derechos entregados a los socios (sin deducción, en este caso, de gastos y deudas).
3ro HI. ACTOS JURÍDICOS DOCUMENTADOS Se someten a gravamen determinados documentos. No se someten a gravamen todos los documentos existentes en el mundo jurídico, sino únicamente los que se indican. Lo que se grava es la formalidad jurídica, aquí se atiende más a la formalidad jurídica, al propio documento que se redacta, que al contenido.
Estos documentos gravados se clasifican en: - Documentos notariales: están sujetas las escrituras, actas y testimonios. El sujeto pasivo será quien solicite los documentos.
Todo documento notarial, se debe redactar en papel timbrado (es un papel oficial por el que hay que pagar una cantidad, tiene un valor incorporado, que en realidad es un tributo que se paga). Esta la cuota fija, que todo documento notarial ha de pagar. Pero además, está la cuota variable, pero ésta no la deben pagar todas las escrituras, sino que se establece que la pagarán las primera s copias de escritura que tengan por objeto una cosa evaluable (si en la escritura se documenta un negocio con objeto cuantificable). Si hay una escritura donde hay una CV, un préstamo, sí que habrá un préstamo evaluable.
En el caso de Catalunya, según cuál sea el contenido, hay unos tipos de gravamen.
Normalmente, el 1,5% se aplica en muchos casos. Si hay una transmisión de un BI, se aplica TPO, o bien se aplica IVA, y se aplica solo uno de los dos. Ahora bien, AJD es compatible tanto con TPO como con IVA. Por ejemplo, si hay una CV, se aplica el TPO y AJD. Si se renuncia a la exención de IVA, el tipo de gravamen será 1,8%.
Ejemplo Por la transmisión del bien, si se trata de una primera transmisión, hay IVA y además, AJD (cuota variable y fija). Es decir, se van acumulando los tributos.
Si la transmisión se somete a TPO, si es la transmisión de un BI, se ha de redactar en escritura notarial, entonces también se aplica AJD. En el caso de que se aplique TPO, en vez de IVA (por ser segunda o ulterior transmisión), entonces se aplica TPO + AJD, en este caso, solamente cuota fija (pues la ley señala que la cuota variable es incompatible con TPO).
En muchas ocasiones, en la compra de un BI, sucede que, además de la compra propiamente, es normal que el adquirente solicite un préstamo hipotecario. Este tiene dos partes: hay un préstamo + una hipoteca. Hay dos actos sometidos a TP, pero para no gravar excesivamente, en este caso no se tributa por el préstamo pero sí por la hipoteca. Ésta última se debe documentar en AJD. Se señala que, en este caso, cuando conjuntamente se aplica con la TP, no se aplica TP, pero sí se aplica AJD, en el préstamo, la cuota fija, no se le aplica la cuota variable.
Se puede ver cómo, en una operación se realizan varias convenciones y hechos sometidos y acumuladamente se van aplicando los tributos a cada uno de estos hechos imponibles.
- Documentos mercantiles: en realidad, el único documento que está gravado son las letras de cambio y documentos de giro o similares. Anteriormente, las letras de cambio se extendían en papel timbrado que se compraban por importe en función de la cantidad que se condicionaba en la letra de cambio. Actualmente se admite el pago de la letra de cambio en metálico.
- Documentos administrativos: hay dos tipos de estos documentos gravados, y en ambos casos los contribuyentes serán los beneficiarios: 1. Rehabilitación y transmisión de grandeza de títulos nobiliarios: transmitir un título nobiliario da lugar al pago de cuota de AJD.
2. Anotaciones preventivas en Registros públicos: 0,5 % del valor que se dé a esa anotación preventiva (según la Generalitat, que tiene competencia normativa) ...