1.1. Reflexiones sobre el concepto y el orígen de la cultura ibérica (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 4º curso
Asignatura Cultura Ibérica
Año del apunte 2015
Páginas 6
Fecha de subida 14/03/2015
Descargas 23
Subido por

Vista previa del texto

BLOQUE 1. ORGANIZACIÓN POLÍTICA Y TERRITORIAL DEL MUNDO IBÉRICO 1.1. REFLEXIÓN SOBRE EL CONCEPTO Y LOS ORÍGENES DE LA CULTURA IBÉRICA.
Hablaremos de dos cuestiones:   Reflexión sobre qué es la cultura ibérica.
Orígenes de la cultura ibérica.
1. ¿QUÉ ES LA CULTURA IBÉRICA? En cierto modo, la cultura ibérica no existió  no fue una cultura homogénea, sino extremamente diversa, hasta el punto de que muchos investigadores consideran que en el mejor de los casos tendríamos que hablar de culturas ibéricas. Sin embargo, todavía hoy hay un pequeño grupo de investigadores que niegan esta diversidad, y se fundamentan en una sola cuestión: un posicionamiento político-ideológico, que tiene raíces en la herencia historiográfica anterior. Pero también algunos investigadores opinan que se tendría que hablar en concreto de cada pueblo (suesetano, ilercavon, lacetano, etc.) y no de cultura ibérica.
Podemos hablar de dos tipos de cultura:  Antropológica: conjunto de acciones, creencias, objetos, etc. de un grupo humano en un lugar determinado y con una cronología especifica.
 Arqueológica: conjunto de objetos y estructuras parecidas, que se engloban bajo una misma cultura.
 Pero ninguna nos sirve para el mapa de la cultura ibérica: no se ha trabajado desde la visión antropológica y arqueológicamente hay diferencias en todos los ámbitos muebles e inmuebles.
El problema principal: la ideología política está detrás de toda la inercia histórica y de su mantenimiento. Cuando la ideología se mete en los conceptos históricos se genera un problema complicado y que puede herir sensibilidades diversas.
Elementos que muestran esta diversidad El referente más inmediato de la cultura ibérica ha sido la cerámica. Hay mucha en los yacimientos, y tiene una serie de puntos característicos: tonalidades claras (anaranjadas, rojizas), a torno, con decoraciones geométricas o elementos a veces más abstractos o en ocasiones figurados… Pero la cerámica sirve para entender la diversidad ibérica: es muy diversa y los vasos, sobre todo los más canónicos, son propios de áreas concretas que no se encuentran en el resto de zonas ibéricas. Además, algunas cerámicas son del siglo II-I a.C = los romanos entraron a la península en el 218 a.C. y se conquistará. Las estructuras ibéricas habrán desaparecido (no culturalmente, pero si administrativamente)  desde 2ª mitad del II la administración es romana. La forma de organización política se borra del mapa y por tanto, la cerámica queda como referente cultural.
Respecto a la escultura: Madrid y Jaén son los grandes referentes en la arquitectura monumental y en la escultura.
Los grandes referentes están en el sur: Sepulcro Turriforme de Pozo Moro (Albacete), Cerrillo Blanco (Jaén), La Dama de Baza (Granada) o la Dama de Elche (sur de Valencia).
Pero de Sagunto hacía arriba (en el norte) apenas tenemos estos elementos de referencia.
En el mundo de la muerte, todos los iberos son pueblos incineradores, pero también pasa esto en muchos sitios de la península ibérica y del mediterráneo, así que sirve poco como elemento unificador.
Y a nivel doméstico, construyen de manera similar (zócalo de piedra, alzado de adobe o piedra…), pero es algo general en la península que tampoco los singulariza.
Otro elemento: enclavar cráneos en las murallas o en las puertas de las casas de las grandes elites ibéricas. Pero solo se halla en el noreste, especialmente en la zona catalana (como Ullastret o Sta. Coloma de Gramanet). Hacía el sur no se encuentra y tampoco es algo específico = en centro-Europa y área céltica es un costumbre extendido. Así, en el norte, hay algunas costumbres cercanas al mundo celta.
Las armas: la cultura militar armamentística es muy importante y en el mundo ibérico hay muchos estudios sobre ello.
  Elemento paradigmático de las armas ibéricas: la falcata ibérica (espada con forma curvilínea de doble tallo). Es el primer referente icónico de la cultura ibérica, pero de Sagunto hacía arriba tenemos muy pocas falcatas. Allí tenemos la espada céltica (larga y recta), mientras en el sur la falcata sí que es el arma de referencia.
Escudo íbero característico: Caetra (escudo redondo de tamaño pequeño, pero que proporciona la posibilidad de golpear con él al adversario). Y su presencia es de Sagunto abajo, como la falcata. En el norte se usaba el escudo largo, oblicuo y grande (cubría todo el cuerpo) que los romanos copiaron (aunque no estrictamente del mundo ibérico, sino del mundo celta) y asumieron como propio, llamándolo scutum.
En el ámbito religioso tenemos diversos problemas.
 Apenas existen templos ibéricos, y los pocos que tenemos son muy diferentes entre ellos.
 Y en la religiosidad cuotidiana, las evidencias constatan lo mismo: en cada zona es distinta.
 La religión tampoco sirve como elemento unificador.
Todos los elementos culturales se mueven en este sentido diversificado. Si esto es tan evidente, ¿por qué seguimos manteniendo que hay algo llamado cultura ibérica? Por la lengua.
El problema de la lengua ibérica Nos queda un elemento, todo pende de un hilo: la lengua ibérica, la cual conocemos a partir de la escritura.
Problema: los arqueólogos tendrían que ser también antropólogos para esto, porque éstos saben que la lengua es fundamental para una comunidad humana, pero no necesariamente guarda una relación directa con el resto de elementos culturales = una lengua no marca una cultura. Una misma cultura puede tener diversas lenguas y una lengua unificada no implica una misma cultura.
Pero dejando al margen esta percepción antropológica y la diversidad ibérica, manteniendo así la idea de cultura ibérica por la lengua, ésta lengua aún presenta otros problemas:  la cultura ibérica ocupa un enorme territorio (desde Cádiz hasta el Lenguadoc y pasando por toda la costa mediterránea) y se extiende durante muchos años (del VI al II-I a.C.), lo que implica cambios culturales. Cronológica y geográficamente la cultura ibérica es extensa.
 Y por esto, con la lengua ocurre algo peculiar: tenemos unos 2000 textos que podemos leer pero no traducir. Pero tenemos un conocimiento profundo de esta lengua que permite llegar a una conclusión que es lo que permite hablar de cultura ibérica: no hay variantes dialectales.
Los filólogos dicen que esto es imposible: que en una lengua hablada en un periodo y territorio tan extenso no se detecten variantes dialectales no ha pasado nunca en ninguna lengua. Quizá implicaría que se podrían haber hablado otras lenguas a parte de esta, la única de la cual no han quedado referentes = esto implicaría que esta lengua estudiada fuera una lengua vehicular, una lengua franca, de uso para las intensas relaciones que había entre los territorios. Ello sería lógico y es lo que proponen algunos filólogos: el ibérico sería la lengua franca del territorio = así, si cae la lengua, ya no nos queda cultura ibérica en singular.
Conclusión: así, hablamos de cultura ibérica en singular. Pero esto no es así realmente.
2. LOS ORÍGENES DE LA CULTURA IBÉRICA Una cultura autóctona Origen: asumiendo a pesar de lo visto que sí hubo una “cultura ibérica”, se debe buscar un origen. Se sitúa a mediados del VI a.C. (550 a.C.).
A los pueblos iberos se los ha hecho venir de todas partes: del norte de los Pirineos, de África, del otro extremo de la Mediterránea. Pero es más sencillo: es resultado de un proceso evolutivo local, peninsular, de comunidades que tienen sus raíces en la E. del Bronce y del Hierro.
Periodización: La cultura ibérica como período (mediados VI – II a.C.) se puede denominar también como 2ª Edad del Hierro. Bronce final y 1ª Edad del Hierro serían justo el estadio precedente que generaría finalmente unas características que al final denominaríamos cultura ibérica.
Las falsas teorías sobre la aculturación griega: En el proceso de surgimiento de la C.I., se ha tendido a culpar a los de fuera: al aceptar que son gente de la península que evoluciona y no viene de fuera, son definidos como primitivos, y para transformarse en iberos, alguien ha de venir a civilizarlos: tradicionalmente han sido los griegos. Así, tradicionalmente se entendió que los griegos llegaron a la península aportando su civilización en las comunidades primitivas, surgiendo así la cultura ibérica = visión difusionista, aculturizadora y falsa.
Evidencias de esta falsedad:  No es cierto el hecho de que “el civilizado civilice”    Y hay que añadir que, además, los pueblos griegos llegaron tarde (Ampurias, s.VI)  no podrían haber generado de un día para otro la cultura ibérica.
Y además, Ampurias fue un enclave muy reducido y a pesar de que hubo un cuerpo griego, vivía gente muy diversa.
Finalmente, estaban en un extremo de la península. No podrían haber sido los catalizadores de la cultura ibérica. Actualmente es una visión muy superada.
La influencia fenicia: A pesar de lo visto, sí hubo una cultura tan potente como la griega y colonizadora que tuvo presencia fuerte en la P. I., y que tuvo presencia en territorios que fueron germen de la cultura ibérica, y situada dos o tres siglos antes que los griegos: los fenicios.
El problema: los fenicios perdieron en la II G. Púnica  desde entonces, Roma queda como la gran potencia del Mediterráneo, y como vencedora, anuló el recuerdo del vencido y destruye su historia (repartió la biblioteca de Cartago entre los pueblos del sur del territorio cartaginés).
Sin embargo, si bien los fenicios tampoco son el origen aculturador de la cultura ibérica, la cual surge de un proceso evolutivo local propio, el contacto con pueblos del exterior y fronterizos influyó en el desarrollo interno. Ello es evidente en determinados territorios como la costa andaluza, donde la presencia fenicia fue muy fuerte, con una extensa serie de colonias.
Se instalaron aquí desde el 800 a.C., lo cual implicó una interrelación fuerte y continuada entre fenicios e indígenas, y durante 3 siglos. La palabra interrelación nos aleja de la idea de difusionista de aculturación. El concepto se da en clave de igualdad  el simple hecho de ser comunidades más complejas no convirtió a los fenicios en gente superior. Las comunidades indígenas del sur del bronce final que se relacionaran con los fenicios marcaran la pauta de lo que quieren y no de los fenicios, quienes venían sobre todo en busca de metales (plomo, cobre, estaño…), porque es elemento propio de intercambio en la Mediterránea Oriental y porque los fenicios tenían cuatro problemas: 1) eran pocos; 2) no tenían unidad política entre ellos (eran ciudades-estado); 3) estaban envueltos de grandes imperios, de modo que tenían que defenderse para no ser destruidos, jugando a veces la carta de dejarse ganar, manteniendo así algunas ventajas (explica su duración) = así, necesitan pagar con metal a estos imperios a los que se someten; 4) Luego hay otra razón, la demografía: tienen un territorio pequeño y al aumentar la población, algunos han de marcharse.
Los tartesios: comunidad cultural peninsular propia de la Andalucía occidental y del Portugal meridional del Bronce Final = son las que entraron en contacto con los fenicios. En el X llegaron los fenicios en busca de metal a esta zona, y pidieron permiso para instalarse para poder relacionarse y comerciar (=visión lejana de colonización, se pide permiso). Y las comunidades tartesias impondrán condiciones. La visión colonial difusionista en la cual la fuerza de la cultura del civilizado ilumina a las primitivas es falsa, y en la península queda evidenciado. Hay acuerdos y las dos partes obtienen beneficio (aunque hablamos evidentemente de beneficio para las elites indígenas). Con ello, las elites manipularan su comunidad.
Todo esto formará parte del proceso de influencias que ayudará a que surja la cultura ibérica. De ahí que llamamos al período entre el VIII – VII a.C. para el sur peninsular como Período Orientalizante.
Este período ya no es bronce final ni cultura ibérica (2ª edad del hierro), sino orientalizante, el cual no existe en el norte. Los fenicios llegaran al noreste de la península solo a mediados del VII, y sin fundar colonias  no se genera el fenómeno orientalizante. Así, de Alicante arriba no tenemos período orientalizante, sino primera edad del hierro, que en el sur es el orientalizante.
Problema: algunos dicen que la cultura ibérica se genera por el período orientalizante, es decir, a causa de la relación con el mundo fenicio. Pero entonces se ignora la zona de Alicante al norte, donde empieza la cultura ibérica también en el VI. Allí, la cultura ibérica no se puede producir ante la influencia fenicia, porque no la hay.
...