Tema 3 - Ingresos por operaciones de crédito: la deuda pública. Régimen jurídico de los avales del Estado. (2014)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Fiscal I
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 24/03/2015 (Actualizado: 24/04/2015)
Descargas 3
Subido por

Vista previa del texto

Sergio Gomollón de las Muelas — Apuntes Derecho Tributario I Lección III. Ingresos por operaciones de crédito. Régimen jurídico de los avales del Estado.
Ingresos por operaciones de crédito: La deuda pública.
La deuda es una fuente de ingresos de los Estados, cuya ventaja es que no es coactiva y es de disponibilidad inmediata, permite solucionar problemas de liquidez. Teóricamente la deuda pública es un recurso extraordinario, pero materialmente no lo es. Se trata de un alquiler de dinero, cuyo coste es el tipo de interés.
Actualmente la deuda pública es una de las grandes fuentes de ingresos del Estado, siendo la principal por estabilidad y potencia económica los tributos. Algunos tratadistas asimilan la deuda pública a los empréstitos de los particulares, pero lo cierto es que se disciplina de una forma distinta. En cuanto al Derecho comunitario europeo respecta, se está actualmente tratar de dotar de mayor rigor a la deuda: el Tratado de Maastricht de 1992 estableció que la política económica y monetaria debía tener una convergencia entre los Estados miembros, limitando las disponibilidades de contracción de deuda pública: los límites los establece la Unión Europea.
! El concepto de la deuda del Estado (o deuda pública) lo hallamos en el artículo 92 de la Ley General Presupuestaria, así como en el preámbulo de la Orden Ministerial 1/2014, de 2 de Enero, del Ministerio de Economía y Competitividad: “Constituye la deuda del Estado el conjunto de capitales tomados a préstamo por el Estado mediante emisión pública, concertación de operaciones de crédito, subrogación en la posición deudora de un tercero o, en general, mediante cualquier otra operación financiera del Estado, con destino a financiar los gastos del Estado o a constituir posiciones activas de tesorería”.
! La finalidad que persigue la deuda pública es gastar o mantener tesorería, y debe ser devuelta pasado un plazo. La emisión de deuda pública supone gastar en el presente a costa del futuro, por eso se cuestiona hasta qué punto es aceptable contraerla, pero ello no afecta a un análisis meramente jurídico de la materia.
! Características de la deuda pública.
— !16 — Sergio Gomollón de las Muelas — Apuntes Derecho Tributario I Percibimos cinco características de la deuda pública; en primer lugar, se trata de un préstamo, pero no un préstamo stricto sensu, porque el Estado cuenta con prerrogativas que no lo hacen equivalente a la dogmática del Derecho privado; en segundo lugar, se trata de un ingreso presente por obligaciones de pago futuras; en tercer lugar, tiene carácter voluntario, de ahí el factor diferencial que explica el por qué se utiliza en varias ocasiones, que es con el fin de evitar subir los impuestos, pues es más imperceptible para el ciudadano y por lo tanto más popular financiarse a través de la deuda que a través de un aumento de los tipos impositivos; en cuarto lugar, es un ingreso público pero también es un instrumento de política económica porque permite ejecutar políticas económicas de interés para el desarrollo económico del país; y, finalmente, se trata de un ingreso extraordinario, por lo menos en la teoría.
! Clases de deuda pública.
Podemos clasificar los tipos de deuda pública de siete formas, en función del criterio que utilizamos.
! Si utilizamos el criterio del sujeto que la emite distinguimos entre la deuda de las administraciones públicas stricto sensu y la de los organismos autónomos. Son administraciones públicas en sentido estricto el Estado, las Comunidades Autónomas y las entidades locales.
! Si nos basamos, en cambio, en el lugar donde se emite podemos diferenciar la deuda emitida en el mercado nacional, que llamaremos deuda pública interior, y la deuda emitida en el mercado internacional, a la que se le llamará deuda pública exterior, sin perjuicio de que pueda ser en moneda nacional o en otras divisas.
! Podemos también distinguir entre la deuda singular y la deuda general: la deuda singular es aquella que, por ejemplo, negocia el Estado con un solo banco u otro único Estado; y será deuda general la que se negocia con varios prestamistas.
! Otros criterios menos útiles pueden ser a) según la forma de documentación de la deuda: es deuda formalizada mediante anotaciones en cuenta la que se aprecia en anotaciones contables y son deudas representadas mediante título-valor aquellas que contienen un documento que certifica dicha emisión. b) También podemos distinguir entre la deuda — !17 — Sergio Gomollón de las Muelas — Apuntes Derecho Tributario I negociable y la no negociable, en función de si es operable en mercados secundarios (negociable) o no (no negociable). c) O bien según el período de devolución, pueden ser amortizables o perpétuas; son amortizables aquellas que alcanzado el plazo de vencimiento el capital es devuelto junto con el interés y perpétua aquellas en las que sólo se abona el interés devengado, sin devolverse el capital aportado por el acreedor.
! Un criterio más destacado puede ser en función de la duración de la deuda, pudiendo ser a corto plazo, con un tiempo inferior a 24 meses (letras del Tesoro), a medio plazo, si es de 2 a 5 años (bonos del Estado) o a largo plazo, si el plazo supera los 5 años (obligaciones del Estado).
! Principios rectores de la emisión de deuda pública.
Los principios rectores de la emisión de la deuda del Estado son, en primer lugar, el principio de legalidad: el Estado y las Comunidades Autónomas deben ser autorizados por ley para emitir deuda pública o contraer créditos, según lo dispuesto en el artículo 135.3 de la Constitución. Esta autorización legal no supone que cada emisión deba estar autorizada por ley, ni tan siquiera se establece un límite de deuda a emitir en el año en cuestión: se crea un mecanismo de más flexibilidad que consiste en autorizar el montante máximo de saldo vivo de deuda que pueda haber, por ejemplo, si el año X-1 terminó con una deuda de 100UM, suponiendo que los presupuestos del año X establecieran un máximo de 150UM, el Estado podría llegar a endeudarse hasta dicho límite, pero en caso de que parte de la deuda del pasado venciera en este año podría el Estado contraerla de nuevo en tanto que no superara dicho límite.
También consideramos los principios del régimen de emisión y de extinción de la deuda, cuyos límites los establece el Tratado de Maastricht. La contracción de deuda pública se autoriza por ley, después de la cual el Gobierno, siguiendo siempre los procedimientos de la orden ministerial, puede proceder a la emisión paulatina de empréstitos (las subastas del año están programadas). Sólo extraordinariamente podrán realizarse otras. Hecho el primer paso el Consejo de Ministros acuerda cada una de las emisiones, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley 27/1997; a continuación se coloca la deuda y finalmente, al vencer en la — !18 — Sergio Gomollón de las Muelas — Apuntes Derecho Tributario I extinción, debe devolverse el capital a los particulares junto con los intereses, no cabe concebir actualmente la prescripción 4 o el repudio 5.
! Los avales del Estado.
El aval es la subrogación de la posición deudora respecto a otra persona mediante mecanismos de garantía (por ejemplo garantía real como en el caso de las hipotecas). A veces, el Estado sale en garantía de los particulares españoles. Son regulados por el artículo 113 de la LGP y por los arts. 87 y 88 del Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea. Se plantea si los avales son ayudas del Estado, prohibidas por el tratado de la UE.
! Conceptos importantes y reflexiones.
Concepto de apalancamiento.
Dependencia de la deuda.
! ! En caso de que no se reclamara por parte del titular no se devolvía la deuda, cosa que actualmente no sucede en la práctica por estar más modernizado y automatizado el sistema.
4 El repudio es la negativa del Estado a devolver la deuda, que difícilmente podría ocurrir en los estados comunitarios.
5 — !19 — ...