Obligaciones (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho + Ciencias Políticas - 2º curso
Asignatura Derecho de Obligaciones y contratos
Año del apunte 2015
Páginas 3
Fecha de subida 21/04/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Primera parte de la asignatura referente a las obligaciones

Vista previa del texto

TEMA 1. LA OBLIGACIÓN IDEAS GENERALES Y CONCEPTO LEGAL El primer precepto del art. 1088 CC dice que “toda obligación consiste en dar, hacer o no hacer alguna cosa”. De este artículo no podemos extraer que es una obligación simplemente nos dice en que puede consistir. El término “obligación” tiene dos sentidos: 1. En sentido estricto, es un deber jurídico que hay que cumplir.
2. En sentido amplio, es una relación jurídica obligatoria en la que un sujeto activo que es el acreedor tiene un derecho subjetivo de crédito frente a otro sujeto pasivo que es el deudor que es quien tendrá que cumplir un deber jurídico.
SUS ELEMENTOS: LOS SUJETOS, EL OBJETO Y EL VÍNCULO Los sujetos pueden ser activos (acreedor, titular de un derecho de crédito) y pasivos (deudor, el que ha de cumplir con un derecho de crédito). Cada uno de estos sujetos puede estar formado por varias personas. El objeto es la prestación que el acreedor puede exigir y que el deudor ha de cumplir.
El vínculo es la relación de poder y de deber correlativos que liga a acreedor y deudor. El vínculo obligacional estructuralmente se compone a su vez de dos elementos: el débito o deuda y la responsabilidad. El débito o deuda es el deber, la obligación del deudor de realizar la prestación. La responsabilidad es el sometimiento del deudor al poder coactivo del acreedor de manera que, si el deudor no cumple voluntariamente, es decir, no realiza la prestación de manera voluntaria, el acreedor le puede obligar. La doctrina está de acuerdo en que existen estos dos elementos y suelen considerar que el elemento del débito o deuda se recoge sobretodo en el art. 1088 CC. Los juristas consideran que el elemento de la responsabilidad se encuentra recogido en el art. 1911 CC que dice así: “Del cumplimiento de las obligaciones responde el deudor con todos sus bienes, presentes y futuros”. Sobre lo que sí que existen divergencias es acerca de la posibilidad de que existan relaciones jurídicas en las que solo existe un elemento.
LA RELACIÓN CRÉDITO-DEUDA: LA OBLIGACIÓN NATURAL Como regla general, ambos elementos (deuda y responsabilidad) son inseparables. El acreedor ha de poder exigir incluso por la fuerza el cumplimiento al deudor. Hay autores que sostienen que hay excepciones. Un primer ejemplo son las denominadas obligaciones naturales; hay autores que creen que son una excepción a la regla de la inseparabilidad porque en estas obligaciones existe una deuda, pero no hay responsabilidad, el cumplimiento de esa deuda no es exigible. Una segunda excepción de responsabilidad sin deuda es el caso de la fianza. Así pues, el art. 1822 CC dice que “por la fianza se obliga uno a pagar o cumplir por un tercero, en el caso de no hacerlo éste”. La objeción que se hace a esta excepción es que el fiador también es un deudor (aunque sea de segundo grado).
La obligación natural: Características: 1. El acreedor no tiene una acción para exigir su cumplimiento.
2. Si el deudor paga voluntariamente al acreedor, el acreedor puede retener lo que el deudor le pagó, aunque el acreedor no tenga medio para exigir su cumplimiento.
Ejemplos: 1. Deudas surgidas de juegos ilícitos o prohibidos. Art. 1798 CC: “La ley no concede acción para reclamar lo que se gana en un juego de suerte, envite o azar; pero el que pierde no puede repetir lo que haya pagado voluntariamente”. Hay autores que sostienen que estas deudas de honor no son obligaciones naturales porque la causa es ilícita. Así pues, mencionan los arts. 1305 y 1306 CC que dicen que, si la causa es ilícita, el contrato es nulo.
2. Deudas de intereses que se pagan sin estar estipulados en el contrato de préstamo. Art.
1756 CC: “El prestatario que ha pagado intereses sin estar estipulados, no puede reclamarlos ni imputarlos al capital”. Hay autores que consideran que en este supuesto no hay una obligación natural pues la ley presume en el art. 1756 CC que se pactaron tácitamente los intereses.
3. Contrato de préstamo. Supuesto de la deuda prescrita: El acreedor sigue teniendo acción, pero el deudor puede oponer la excepción de prescripción. Si el deudor no opone la excepción de prescripción y paga, entonces el pago estará bien hecho.
Art. 121-9 CCCat: “El pago de la deuda prescrita es irrepetible”. La prescripción debe ser invocada por las partes.
4. El cobro de lo indebido es un cuasicontrato y surge la obligación de devolverlo.
Art. 1901 CC: “Se presume que hubo error en el pago cuando se entregó cosa que nunca se debió o que ya estaba pagada; pero aquél a quien se pida la devolución puede probar que la entrega se hizo a título de liberalidad (gratuitamente) o por otra causa justa (deberes morales cualificados)”.
Art. 1894 CC: “Cuando, sin conocimiento del obligado a prestar alimentos, los diese un extraño, éste tendrá derecho a reclamarlos de aquél, es decir, a no constar que los dio por oficio de piedad y sin ánimo de reclamarlos”.
IDEA GENERAL SOBRE LAS FUENTES Y LA CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES Las fuentes son aquellos hechos jurídicos que originan las obligaciones. Se recogen en el art. 1089 y ss CC: “Las obligaciones nacen de la ley, de los contratos y cuasi contratos, y de los actos y omisiones ilícitos o en que intervenga cualquier género de culpa o negligencia”.
Las fuentes de las obligaciones son: 1. La ley. Art. 1090 CC: “Las obligaciones derivadas de la ley no se presumen. Sólo son exigibles las expresamente determinadas en este Código o en leyes especiales, y se regirán por los preceptos de la ley que las hubiera establecido; y, en lo que ésta no hubiere previsto, por las disposiciones del presente libro”. Podemos extraer las siguientes conclusiones: a) La existencia de una deuda no se puede deducir de la ley por meras conjeturas, por simples presunciones de hecho.
b) Entiende la doctrina general que cuando se usa la palabra ley, en realidad se está queriendo decir norma jurídica. Así pues, también pueden nacer obligaciones de la costumbre o de manera mucho más infrecuente de los principios generales del derecho.
2. Los contratos. Art. 1091 CC: “Las obligaciones que nacen de los contratos tienen fuerza de ley entre las partes contratantes, y deben cumplirse al tenor de los mismos (lex privata inter partes)”.
3. Los cuasi contratos. Son una figura próxima a los contratos. Art. 1887 CC: “Son cuasi contratos los hechos lícitos y puramente voluntarios, de los que resulta obligado su autor para con un tercero y a veces una obligación recíproca entre los interesados”. Se regulan dos tipos de cuasi contratos: a) La gestión de negocios ajenos (con y sin mandato).
b) El cobro de lo indebido.
4. Los delitos y faltas. Art. 1902 CC: “Las obligaciones civiles que nazcan de los delitos o faltas se regirán por las disposiciones del Código Penal”. La responsabilidad civil de los delitos también es una fuente de las obligaciones.
5. Los cuasi delitos. Son las obligaciones que nacen por haber causado daños por acciones u omisiones en que haya intervenido cualquier género de culpa o negligencia (no tienen la entidad suficiente para ser considerados como delitos o faltas). En el art. 1089 CC se hace referencia a los cuasi delitos a los actos ilícitos que generan responsabilidad civil extracontractual con la expresión “actos y omisiones ilícitos o en que intervenga cualquier género de culpa o negligencia”.
Art. 1902 CC: “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.
Clasificación de las obligaciones: 1. Por razón de los sujetos.
2. Por razón de su objeto.
3. Por razón de su vínculo.
...

Tags: