Unitat 4. Cas clínic (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Enfermería - 1º curso
Asignatura Funció del cos humà II: Fisiopatologia
Año del apunte 2014
Páginas 7
Fecha de subida 27/12/2014
Descargas 15

Vista previa del texto

2014 Caso clínico 4 Nom: Brian Montoro Salvatierra DNI: 45988313C Funció del cos humà II: FISIOPATOLOGIA Professor: Raul Vernet Data d’entrega: 30/03/2014 EUIT Terrassa Caso clínico Índice Caso clínico .........................................................................................................................2 Presentación ....................................................................................................................2 Preguntas: .......................................................................................................................2 Respuestas: .....................................................................................................................3 Bibliografía ......................................................................................................................6 1 Caso clínico Caso clínico Presentación Ángel ingresa en nuestra planta de hospitalización diagnosticado de Neumonía para tratamiento antibiótico endovenoso. Al ingreso presenta FR=22 rpm, FC= 80 lpm, PA= 120/70 y temperatura axilar de 37,5º.Presenta saturaciones correctas con aporte de oxígeno. Dos horas más tarde nos avisa por malestar general y continuos escalofríos.
Tras valorarlo nuevamente, registramos: FR= 30 rpm, FC= 118 lpm, PA= 126/70, temperatura axilar de 39,5º y no hay cambios en la saturación de oxígeno.
Preguntas: 1. ¿Qué manifestaciones clínicas presenta debidas a la fiebre? 2. Ante la presencia de un pirógeno, el hipotálamo eleva el punto de ajuste de la temperatura corporal. ¿Qué mecanismo ha utilizado su organismo para incrementar la producción de calor corporal y alcanzar el nuevo punto de ajuste? 3. ¿Qué complicación puede presentar en caso de diaforesis (sudoración excesiva)? 4. En caso de empeoramiento respiratorio, ¿en qué zona corporal valoraremos signos de cianosis central? 2 Caso clínico Respuestas: 1. Las manifestaciones clínicas de la fiebre son muy variables. Existen pacientes con una elevada sensibilidad, que tienen manifestaciones clínicas ante pequeñas elevaciones térmicas, y otros que apenas perciben temperaturas de hasta 39oC. Tiene importancia la causa de la fiebre, así, la fiebre de origen infeccioso suele cursar con sintomatología, mientras que la paraneoplásica, en ocasiones, es muy bien tolerada y apenas causa síntomas.
Durante la fiebre, aumenta el metabolismo basal en un 12 % por cada grado centígrado de temperatura. Esto hace que se consuman rápidamente las reservas de hidratos de carbono, y como las grasas son mal utilizadas como fuentes energéticas por estos pacientes, se movilizan los aminoácidos musculares, debido a la proteólisis inducida por la PgE.
Como consecuencia del aumento del metabolismo, se produce taquipnea y taquicardia para atender la mayor demanda periférica de oxígeno y nutrientes.
La frecuencia cardíaca suele aumentar 15 pulsaciones por minuto por cada grado centígrado de elevación de la temperatura, excepto en aquellos casos en los que se produce una disociación pulso-temperatura, que puede obedecer a una taquicardia exagerada que obliga a pensar en una miocarditis o en un cuadro de schok, o un aumento menor de lo esperado del pulso que se observa en la fiebre tifoidea, la brucelosis, la leptospirosis y la enfermedad del legionario, también puede apreciarse bradicardia relativa o absoluta en los procesos febriles que cursan con hipertensión endocraneana.
Las prostaglandinas por su acción sobre los músculos y el estímulo que inducen en los receptores periféricos del dolor producen mialgias y artralgias.
Otros síntomas consisten en cefalea, rubor facial, sensación de calor por vasodilatación, sudación, sopor y malestar general.
Existen otras manifestaciones acompañantes como los escalofríos y los temblores que suelen observarse en las infecciones piógenas con bacteriemia.
El delirio se observa en elevaciones térmicas importantes y es muy frecuente en pacientes seniles, pacientes con alteraciones vasculocerebrales y en los alcohólicos.
Las convulsiones ocurren principal mente en niños hasta los 7 u 8 años de edad y casi siempre se escogen antecedentes familiares de epilepsia.
En relación con el grado de elevación térmica, la fiebre no significa, en general, ningún riesgo importante, cuando sube entre 3 y 3,5 oC. A partir de 41oC puede causar convulsiones en los niños y cuando supera los 42 oC puede producir 3 Caso clínico lesiones cerebrales irreversibles por desnaturalización proteica, al producir alteraciones enzimáticas. Se piensa que temperaturas superiores a los 45 oC son incompatibles con la vida.
La pérdida de agua y electrólitos como consecuencia de la sudación, si esta es profusa, puede causar desequilibrio hidroiónico. Los trastornos metabólicos pueden ser particularmente nocivos en pacientes ancianos y en enfermos con cirrosis hepática o diabetes mellitus, pues pueden precipitar insuficiencias cardíacas o coronarias latentes, descompensación hepática o diabética por aumento de catabolismo y su repercusión sobre el corazón y la circulación sistémica.
Nuestro paciente, Ángel, a causa de la fiebre, la frecuencia respiratoria aumenta de 22 respiraciones por minuto a 30 respiraciones por minuto, la frecuencia cardíaca pasa de 80 latidos o pulsaciones por minuto a 118 latidos por minuto, la presión arterial no varía mucho, la máxima pasa de 120 a 126 y la mínima no varía de 70. La temperatura axilar aumenta dos grados centígrados, de 37,5°C a 39,9°C 2. Fisiopatología de la fiebre La respuesta febril es una compleja reacción mediada frecuentemente por factores externos denominados pirógenos exógenos. Son ejemplos de estos desencadenantes bacterias, virus y algunos medicamentos. Como esta reacción va más allá de la fiebre per se, en 1995 una conferencia de consenso de expertos acuñó el término de síndrome de respuesta inflamatoria sistémica.
Este concepto incluye variaciones en los parámetros fisiológicos que nos indican que el paciente se encuentra reaccionando contra alguna agresión infecciosa o no infecciosa: • • • • Aumento de la temperatura mayor a 38 grados o menor de 36 grados Aumento de la frecuencia cardíaca mayor a 90 latidos por minuto Frecuencia respiratoria mayor a 20 respiraciones por minuto Conteo leucocitario mayor a 12000 o más de 10 % de formas inmaduras En la actualidad este término es más frecuentemente utilizado para hacer referencia a este tipo de reacciones. Cabe mencionar que cuando se demuestra que la respuesta es secundaria a una infección se hace el diagnóstico de sepsis, sustituyendo al ya obsoleto término de septicemia.
La reacción febril puede ser inducida por una gran variedad de agentes incluyendo bacterias, polvo, vacunas, moléculas orgánicas y toxinas. El efecto 4 Caso clínico común es la estimulación de los llamados pirógenos endógenos principalmente del tipo citoquinas.
Entre las citoquinas circulantes con acción pirogénica se encuentran la interleuquina 1 (IL1), la interleuquina 6 (IL6), el factor de necrosis tumoral (FNT), el interferón a y ß(INF) y la proteína inflamatoria del macrófago (PIM).
Las citoquinas no penetran en el cerebro pero actúan sobre el órgano vascular de la lámina terminal y otras regiones cerebrales cercanas induciendo la síntesis de prostaglandinas, específicamente la prostaglandinas E2. Esta prostaglandina difunde a través de la barrera hematoencefálica hasta el área pre-óptica del hipotálamo y producen activación de las neuronas responsables de la reacción febril propiamente dicha. No se sabe exactamente como estas reacciones varían el punto de fijación de la temperatura del termostato. Lo que si se conoce que esto desencadena un aumento de la producción de la temperatura a nivel sistémica mediante contracción muscular, aumento del metabolismo y vasoconstricción. Así este centro mantiene la temperatura corporal equilibrando a pérdida de calor en la periferia con la producción de calor en los tejidos.
3. En un principio, si no se ve afectada la saturación de oxígeno, la diaforesis en un contexto de neumonía con elevación de la frecuencia cardíaca y respiratoria, con una presión arterial y saturaciones correctas, indicarían que la causa de la diaforesis es la fiebre.
Si la diaforesis continúa y aumenta aún más la frecuencia respiratoria y desciende la saturación de oxígeno, podría presentar broncoespasmo y, si presenta alteraciones hemodinámicas (tensión arterial y frecuencia cardíaca) el paciente puede entrar en shock hemodinámico y puede llegar a la parada respiratoria y/o cardíaca.
4. En caso de empeoramiento respiratorio, en la zonas que valoraremos los signos de cianosis central serán: - Labios: se suelen poner de color violáceo - Lengua: se suelen poner de color violáceo - Orejas: se suelen poner de color violáceo - Lechos ungueales: se suelen poner de color violáceo 5 Caso clínico Bibliografía DORCA, J., et al. Diagnóstico y tratamiento de la neumonía adquirida en la comunidad. Arch Bronconeumol, 1997, vol. 33, p. 240-6.
FRÍAS, J., et al. Tratamiento antibiótico empírico inicial de la neumonía adquirida en la comunidad. Rev Esp Quimioter, 1998, vol. 11, p. 255-261.
ÁLPIZAR CABALLERO, Lourdes B.; MEDINA HERRERA, Esther E. Fisiopatología de la fiebre. Revista Cubana de Medicina Militar, 1999, vol. 28, no 1, p. 49-54.
CABRERA, Alberto, et al. Anomalías cardíacas en la ectopia cordis. Rev Esp Cardiol, 2002, vol.
55, no 11, p. 1209-12.
6 ...