Práctica 3: ejercicio de antroponimia (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 1º curso
Asignatura Geografia i Història
Año del apunte 2017
Páginas 3
Fecha de subida 13/06/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Otra de las 4 prácticas que hice de Geografía.

Vista previa del texto

Ramón Audet Sánchez Geografía 12-5-2017 Práctica 3: ejercicio de antroponimia A partir de dos documentos históricos como son las cartas de población de los municipios de Cardona (986) y Vilafamés (1241), en los cuales podemos observar un evidente cambio a nivel antroponímico. Son documentos que contienen una información muy valiosa. Los municipios que nos conciernen son dos villas de frontera. Cardona la situamos en el norte de Barcelona (en la actualidad está dentro de la comarca del Bages).
Vilafamés en cambio, lo encontramos al norte de la Comunitat Valenciana (actualmente se encuentra en la comarca de la Planta Alta).
Nos encontramos en el contexto de la Reconquista y la Península Ibérica estaba separada por una demarcación territorial que dividía al mundo musulmán del mundo cristiano, se le conoce con el nombre de la Marca. Cuando se conquistaba un territorio enemigo, se hacía entrega de una carta de población a esa zona geográfica. En dicha misiva se reconocían los derechos y las libertades de las personas que habitaban el lugar, también se fijaban unas condiciones jurídicas.
En el municipio de Cardona cabe destacar el importantísimo papel de su castillo medieval (Sant Vicenç de Cardona), que estaba en un enclave geográficamente estratégico ya que hacía de frontera con los dos “mundos”. Cardona poseía (y posee) un diapiro salino. En la Edad Media la sal era un recurso de suma importancia, se utilizaba a modo de conservante de alimentos y para dar sabor a estos, incluso era apodada como el “oro blanco”. El conde Borrell II de Barcelona, se encargó de entregar la carta de población a esta localidad en el año 986. El objetivo era repoblar la zona para así proteger el castillo y sobretodo la Marca. Se explotó activamente el yacimiento de sal.
En el municipio de Vilafamés, tres siglos después se muestra como un territorio hostil.
No resultaba fácil vivir allí a causa de la proximidad con el otro mundo, ambas zonas enfrentadas en expediciones armadas. Dicha localidad perteneció a los musulmanes hasta que fue conquistada por Jaime I “el conquistador” en el año 1233. Fue habitada con funciones de explotar el terreno y para que pudieran defenderse de los musulmanes. Lo que se pidió al pueblo fue que tenían que servir a su señor un mes al año en sus expediciones contra los musulmanes. Por su parte, se les perdonarían algunos impuestos.
Los respectivos documentos nos sitúan en una realidad histórica y nos dan información a nivel antropónimo de los habitantes, de los señores que las otorgaron y de los que fueron 1 Ramón Audet Sánchez Geografía 12-5-2017 testigos cuando se otorgó. Gracias a ello podemos ver en gran medida la evolución de los nombres y de la disciplina onomástica a lo largo del tiempo.
En el primer documento (el de Cardona), vemos que la mayoría de nombres que aparecen son de origen gótico. La nobleza de la época, en aquella zona, se nombraban con nombres (valga la redundancia) de origen godo en honor a los grandes conquistadores godos que se habían establecido antes en suelo peninsular. En el segundo documento encontramos cosas como poco, divergentes. La mayoría de los nombres que aparecen guardan una estrecha relación con la religión, están latinizados, llevan nombres de santos… muchos de ellos se han conservado hasta día de hoy; Guillem, Bernat, Martí, Domènec, Ramon, Arnau, Andreu… Es notable el cambio respecto a los nombres de una y otra carta, esto se debe a distintos motivos estrechamente vinculados con la religión. Uno de los más destacables es la concepción de la aristocracia del S.X-XI de pertenecer a un grupo privilegiado. Se desarrolla una cierta superioridad respecto a otras culturas que no practicaban el catolicismo. Otro motivo será la difusión de nombres que eran considerados católicos, santos y vírgenes los llevaban y cuando se empieza a expandir la Reconquista se extienden.
A nivel de conclusión vemos como el eje de la sociedad se desarrolla en torno al catolicismo. Los nombres de las dos cartas de población evolucionan de una manera más territorial a una manera más universal, más común con los parámetros del momento en Europa a causa de la unificación religiosa de todo el continente. També hay que mencionar el hecho del sentimiento de pertenencia a una cultura por parte de las élites.
Por lo tanto, el estudio de la onomástica es un indicador inequívoco de cambios culturales en la historia. Cualquier historiador que se precie no debe pasarlos por alto.
Nombres que aparecen en la Carta de población de Cardona (986) Nº Nombre Frecuencia % 1 Borrel 1 4,16 2 Ennego 1 4,16 3 Ermengol 2 8,33 4 Ermemir 1 4,16 2 Ramón Audet Sánchez Geografía 5 Frugifer 1 4,16 6 Geribert 1 4,16 7 Godofred 1 4,16 8 Gundemar 1 4,16 9 Ludwich 1 4,16 10 Lotari 1 4,16 11 Miró 1 4,16 12 Odón 1 4,16 13 Ramon 2 8,33 14 Ranimir 1 4,16 15 Sendret 1 4,16 16 Seniofret 1 4,16 17 Trasovari 1 4,16 18 Vivas 1 4,16 19 Wifred 1 4,16 20 Wifret 1 4,16 21 Wisat 1 4,16 22 Wisibal 1 4,16 12-5-2017 Nombres que aparecen en la Carta de población de Vilafamés (1241) Nº Nombre Frecuencia % 1 Andreu 1 7,69 2 Arnau 2 15,38 3 Bernat 1 7,69 4 Domènec 1 7,69 5 Ramon 5 38,46 6 Ramon 1 7,69 7 Martí 1 7,69 8 Ramon 1 7,69 Guillem 3 ...

Tags:
Comprar Previsualizar