15: Los Delitos (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Málaga
Grado Derecho + Administración y Dirección de Empresas - 1º curso
Asignatura Historia del Derecho
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 02/08/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Tema 15

Vista previa del texto

Tema 15: Los Delitos 1. Delitos Religiosos.
En los pueblos primitivos existía un concepto religioso del delito por el que cualquier delito se consideraba una ofensa a la divinidad. Se trataba de la identificación entre delito y pecado. Más tarde, aparece el delito religioso como un tipo de delito.
El concepto de delito religioso va a evolucionar en el sentido de que en un principio haría referencia a cualquier ofensa a la divinidad y posteriormente el delito religioso sería una ofensa contra las creencias sobre la divinidad. En cualquier caso, el objetivo de la tipificación de los delitos religiosos es proteger una determinada religión frente a las demás, y por este motivo su apogeo se encuentra en aquellos periodos históricos caracterizados por una mayor intolerancia religiosa, por ejemplo en Roma en el periodo cristiano o entre los visigodos.
Los principales delitos religiosos son: - Apostasía: abandono del cristianismo para seguir otra religión. En la Edad Media se castigaba el abandono del cristianismo para acogerse a la religión musulmana.
- Herejía: separación del catolicismo para seguir lo que se consideraban sectas o desviaciones impuras. Será especialmente perseguida en la Edad Media y Moderna por la Inquisición.
- Blasfemia: insulto a Dios, a la Virgen o a los Santos.
- Brujería: se castigaba sobre todo en la Edad Media y en la Edad Moderna.
2. Delitos Políticos.
La característica principal del delito político es la resistencia a admitir una concreta estructura político-social. Se trata de un delito que se encuentra muy relacionado con las circunstancias históricas, y por este motivo es uno de los que más han cambiado en su contenido. La mayor tipificación de este tipo de delitos ha tenido lugar en las dictaduras y en las monarquías absolutas.
Las clases de delitos políticos son: Traición. Se podría definir como la entrega del poder político y de su titular a los enemigos de la nación. En Roma, el poder político estaba personificado en la figura del emperador, y la traición se consideraba un delito contra majestad (uno de los delitos más graves). Entre los visigodos, la traición consistía en privar al rey de la vida o del reino. En la Edad Media se van a distinguir distintos tipos de traición según si el objetivo era quitar la vida, la libertad o el poder al rey. En la Edad Moderna, cualquier alteración del orden público se considera un peligro, y por tanto un delito político. A partir de la Codificación, dentro de los delitos políticos se van a distinguir aquellos que atentan contra la seguridad exterior y los que atentan contra la seguridad interior del Estado.
Irregularidades en el ejercicio de la función pública. Se castigaban desde Roma y existen varios tipos: el cohecho es el soborno a funcionarios, la malversación de caudales públicos es destinar fondos públicos a fines distintos a los previstos, la prevaricación es el incumplimiento doloso de un deber por parte de un funcionario.
3. Delitos contra la Persona.
Podemos entenderlos de dos formas: en sentido estricto, los delitos contra la persona serían solamente los delitos de sangre, los más importantes para el derecho penal; en sentido amplio, se incluirían además de los de sangre todas aquellas acciones que atentan contra la libertad y la seguridad del individuo y gran parte de los delitos sexuales.
Existen distintas clases: Delitos de Sangre.
· Homicidio: es el delito básico y consiste en quitar la vida a otra persona. En Roma y entre los visigodos, el homicidio tenía un carácter subjetivo, es decir, no solo se exigía el resultado de muerte sino también la intención de matar. En la Alta Edad Media va a desaparecer el homicidio como categoría única y se van a distinguir distintas clases de homicidio según la condición social de la víctima y según la relación familiar. En el siglo XIII se empieza a distinguir entre homicidio voluntario o premeditado y el homicidio involuntario.
· Parricidio: ya estaba presente en Roma y se aplicada a la muerte del padre de familia. Entre los visigodos, se habla de parricidio para referir la muerte de padres, hermanos o parientes. En la Alta Edad Media se amplía aún más el concepto incluyendo la muerte del señor. En la Codificación se va a restringir a la muerte de los ascendientes, descendientes y cónyuges.
· Libericidio: se aplica solo a la muerte de los descendientes.
En Roma, en un principio estaba autorizada la muerte de los descendientes porque el padre de familia tenía derecho sobre la vida de todos los que estaban bajo su potestad, se empieza a castigar a partir de Constantino. Entre los visigodos, este delito se integra en el parricidio. En la Codificación nos encontramos con un delito llamado infanticidio, que consiste en dar muerte al recién nacido, y es un delito que se va a castigar de forma atenuada siempre y cuando sea cometido por la madre o por los abuelos maternos con el fin de evitar la deshonra.
· Asesinato: aparece por primera vez en las Siete Partidas para referir el crimen que se comete por precio o veneno. La Codificación aplica el concepto de asesinato al homicidio que se comete con alevosía por precio, veneno, inundación, explosivo, premeditación o ensañamiento.
· Castración y mutilación: su castigo se equipara al homicidio en la Edad Media.
· Lesiones: consisten en causar un daño corporal sin llegar a extirpar ningún órgano y sin llegar a provocar la muerte. Se van a regular de forma minuciosa en los fueros, y a la hora de castigarlas se va a distinguir si se hace con la mano abierta, con el puño, mediante patada o utilizando algún instrumento, como piedras, bastones, cuchillos o lanzas, y además también se distingue según si hay o no derramamiento de sangre.
· Aborto: en Roma, el feto no se protege porque se consideraba una unión visceral de la madre, sin embargo, el aborto estaba castigado como una ofensa al padre. Los visigodos castigaban el aborto provocado por veneno o por golpe, y lo van a equiparar al homicidio. Las Siete Partidas van a distinguir entre feto con alma o feto sin alma, estableciendo la distinción según el periodo de gestación.
Delitos contra la libertad y seguridad.
· Detención ilegal o secuestro: se caracteriza desde el punto de vista histórico porque cuando se trataba de un siervo se consideraba un delito patrimonial.
· Sustracción de menores y abandono de niños: se castigaban juntos en Roma a partir del Bajo Imperio.
· Amenazas y coacciones: tiene especial interés en la Edad Media el delito que consistía en amenazar con resolver un conflicto mediante combate y el hecho de sacar las armas amenazando.
Delitos sexuales afines a los corporales (por su gravedad).
· Violación: se castigaba con severidad en Roma, como si se tratase de un homicidio. Entre los visigodos, se va a castigar con mayor pena la violación que cometía un siervo sobre una mujer libre o una sierva ajena. En la Edad Media, para que se pudiese castigar se exigía que la víctima demostrase su oposición al acto proclamando su vergüenza ante los primeros hombres que se encontrase.
· Rapto o apoderamiento de una mujer con fines sexuales: en Roma se equipara a la violación. Los visigodos van a distinguir si ha habido o no pérdida de la virginidad de la raptada, y en cualquier caso se va a prohibir el matrimonio entre raptor y raptada, del mismo modo que se prohibía el matrimonio entre autor y víctima de una violación.
4. Delitos contra la Honestidad: Son aquellos que atentan contra la consideración que tiene un sujeto en la sociedad. Este grupo de delitos se han considerado históricamente más leves ya que no atentan contra la vida ni contra la integridad física de la persona.
Los delitos básicos contra la honestidad son: · Injuria: sería toda expresión o acción deshonrosa, es decir, el insulto, y se podía cometer por hechos o por palabras.
Normalmente se admitía como justificación de este delito el devolver insultos por insultos, o bien el ánimo de corrección del padre o del maestro.
· Calumnia: se define como la imputación falsa de un delito.
· Delitos sexuales que atentan contra la moralidad general de la sociedad: se distinguen el estupro, que a partir de la Codificación se refiere a los abusos deshonestos contra un mayor de 12 años y menor de 18 aprovechando el autor su superioridad. Históricamente, el estupro iba referido a mantener relaciones con una mujer que no era ni la propia ni prostituta. En Roma se castigaba con mayor gravedad si esta mujer era virgen o viuda, y en las Siete Partidas cuando la mujer era religiosa; el incesto consiste en cualquier relación sexual ilícita por razón de parentesco; la prostitución fue objeto de persecución sobre todo en la Edad Media, castigándose el fomento o el aprovechamiento de la prostitución al ejercerla personalmente (proxenetismo); la sodomía abarca en un principio toda relación sexual entre hombres, y en la Edad Media también incluye los actos sexuales con animales. Se va a castigar con especial dureza entre los visigodos, en la Edad Media y en la Edad Moderna, siendo tolerado en la antigüedad.
· Delitos sexuales que atentan contra la organización familiar: se distinguen la bigamia, que consiste en contraer un segundo matrimonio; el adulterio, que se ha castigado siempre históricamente. En la Edad Media, la muerte de los adúlteros por el marido estaba justificada siempre que matase a ambos.
5. Delitos contra los Bienes.
Son delitos patrimoniales que inciden en el conjunto de bienes de una persona. Entre ellos destacan los siguientes: · Hurto: es el delito básico contra los bienes. En Roma consiste en la aprehensión de una cosa de otro para su uso o posesión con ánimo de lucro contra la voluntad de su dueño. Si se usa violencia se considera delito de fuerza, y si el hurto se comete por una banda organizada se denomina rapiña. El robo de ganado se denomina abigeato, y distinguían entre hurto manifiesto y no manifiesto según si la cosa hurtada era o no encontrada. Esta distinción, importante a la hora de castigar el delito, se mantiene entre los visigodos, mientras que en las Siete Partidas se aplica el término hurto a las cosas muebles, denominándose robo a la rapiña. Ya con la Codificación se distingue entre hurto y robo según los medios empleados, denominándose robo a la aprehensión de cosa ajena acompañada de violencia o intimidación de personas.
· Estafa: es un delito que ya estaba tipificado en Roma.
Coincide con el hurto en la falta de violencia, y es un delito que se caracteriza por el empleo del engaño para obtener un beneficio lucrativo a costa del patrimonio de la víctima.
· Daños: es semejante al delito de robo porque lleva aparejada la violencia para cometerlo. En las Partidas se definen como el empeoramiento, menoscabo o destrucción de las cosas sin ánimo de lucro, con el único fin de causar un daño en el patrimonio de la víctima. Lleva siempre aparejada la violencia, y dentro de los daños se incluye el incendio intencionado.
...

Tags:
Comprar Previsualizar