Tema 1. Enfoque etologico de la comunicación (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Psicología - 2º curso
Asignatura Etologia y Neuropsicologia de la Comunicacion y el Lenguaje
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 17/07/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 1. Enfoque etológico de la comunicación ¿Qué es comunicación? Las definiciones varían dependiendo del enfoque desde el que se estudie la comunicación; no es lo mismo enfocarlo desde un aspecto más coloquial que hacerlo desde una perspectiva del estudio de la comunicación.
Muchas veces, lo coloquial, el sentido común, es suficiente. ¿Se comunica un padre con su bebé? ¿Se comunica un ave con su pareja? ¿Se comunican los chimpancés cuando cazan? ¿Nos comunicamos cuando hablamos? Parece evidente que sí. Pero otras veces el sentido común no nos sirve. ¿Nos comunicamos con nuestro perro? ¿Se comunican una flor y el insecto? ¿Se comunica quien da un empujón? El problema de las definiciones 1) Perspectiva técnica: nos lleva a plantear que la comunicación es una transmisión de información.
¿Qué es información? Una reducción de la incertidumbre (se mide en bits). Es decir, producido un evento por un emisor, un receptor reduce su incertidumbre sobre lo que el emisor hará a continuación. Lo que el emisor haga a continuación sólo se entiende en términos probabilísticos: “lo que probablemente haga a continuación”, no lo que hará exactamente. La transmisión produce ruido.
2) Comunicación semántica (mensaje y significado): es una perspectiva que proviene de la lingüística, concretamente de la semiótica (estudio de los signos de comunicación). Esta perspectiva implica una información compartida por los participantes, es decir, el acto de comunicación se estudia con una perspectiva interaccionista. El emisor emite una señal, un mensaje, y es recibida por un receptor que decodifica la señal (interpreta un significado). Tipos de comunicación semántica según Krebs & Dawkins (1984): o De intención: el emisor señala lo que probablemente haga a continuación, no necesariamente lo que hará. Por ejemplo, si probablemente atacará, huirá en una pelea, etc.
o De valoración: el emisor señala una cualidad intrínseca de poder, salud, etc. Por ejemplo, la berrea de los ciervos acompañada de una majestuosa cornamenta.
o Ambiental: el emisor señala algo sobre el medio extranjero. Por ejemplo, el lugar de la comida, alarma de depredadores, la danza de las abejas, etc.
Descripción émica vs. ética Cuando estudiamos la interacción entre dos individuos tenemos que adoptar una perspectiva concreta para analizar dicho sistema. La perspectiva émica tiene que ver con el sistema mismo. El observador, supuestamente imparcial, está interpretando lo que está ocurriendo en un sistema que es externo a él. El observador externo se introduce en el sistema y se convierte en interno. Es posible hacer descripciones émicas cuando observamos a dos humanos que están interaccionando y nosotros intervenimos porque conocemos el código de la comunicación.
De esta forma, el observador externo está introduciendo sesgos y se generan numerosas fuentes de error. La perspectiva ética consiste en interpretar lo que está ocurriendo en un sistema que es externo al observador imparcial. Este observador no se introduce en el sistema. Es posible hacer descripciones éticas cuando observamos a un perro con una determinada cara y observamos la reacción a dicha cara de una persona. Cuando vemos esa cara en el perro y la reacción correspondiente en una persona 300 veces, inferimos que la reacción de ese perro es de ira.
1 3) Sentido etológico: un individuo afecta mediante una señal la conducta de otro, generalmente de su propia especie. Esta perspectiva, por tanto, se centra en el estudio de la señalización. Una señal transmite una información codificada que es decodificada por los receptores. La señal puede ser un estímulo (conducta —movimiento, sonidos, olores—, combinaciones de conductas, estructuras anatómicas —manos, ojos, boca, plumas—, colores…). La etología clásica está más cerca de la comunicación etológica, afirmando que las señales (y los receptores) se diseñan en la evolución.
Ciertos caracteres adquieren en el transcurso de la evolución una función comunicativa entre individuos de la misma especie (comunicación intra-específica).
En el caso del empujón, hay comunicación desde un sentido etológico pero no desde un sentido semántico. En el caso de la flor y el insecto, hay comunicación desde un sentido. En el caso de los patos, hay comunicación desde un sentido semántico.
4) Perspectiva cognitiva: el emisor debe construir una representación interna del mundo exterior y producir alguna conducta simbólica que transmita el contenido de esa representación. El receptor debe percibir la conducta simbólica, es decir, construir una representación interna y, a continuación, de ella representarse lo que significa. Al final requiere el acceso a las convenciones arbitrarias de las que depende la interpretación de la conducta simbólica (Mark Hauser). Si adoptamos una perspectiva émica, asumimos que existe una intencionalidad en la comunicación, pero si lo llevamos al terreno del comportamiento animal, asumir una perspectiva émica es bastante arriesgado, porque no sabemos si estos animales tienen intención. Por eso es más seguro adoptar una perspectiva ética.
Las cuatro perspectivas no son incompatibles, sino que el estudio de la comunicación se puede abordar desde distintas perspectivas. La tradición etológica en comunicación estuvo más relacionada con el sentido semántico pero más recientemente, en los años 80, también con el sentido cognitivo y el técnico.
¿Cómo se comunica? El acto de comunicar El mensaje es la información que una señal codifica sobre el emisor (“estoy muy enfadado”), mientras que el significado es lo que el receptor construye a partir de la señal (“voy a pelear con él” o “voy a huir”). El significado no es siempre el mismo, pues depende del contexto en que se dé (no hay una relación lineal). Es decir, el contexto son las características del ambiente físico y social en las que se produce el acto comunicativo.
Por tanto, podríamos resumir el acto de comunicar en: Mensaje + Contexto = Significado Componentes de un sistema de comunicación (Sebeok, 1962)  Señal: es un estímulo (postura, gesto, color, forma, vocalización, etc.) que transmite una modalidad de información sobre el emisor a través de un canal.
 Emisor: es el individuo que transmite una señal.
 Receptor: es el individuo cuya probabilidad de comportarse de una forma es alterada por la señal.
 Modalidad: depende de los tipos de estímulos detectables por el sistema sensorial. De esta forma, puede ser visual, auditiva, táctil, gustativa, olfativa, etc.
 Canal: medio físico a través del cual se transmite la señal de una modalidad determinada (aire, luz, químico, térmico, presión, ondas herzianas, prensa, internet, etc.).
 Contexto: ambiente físico o social en el que se produce el acto comunicativo 2   Ruido: actividad de fondo en el canal; irrelevante para la señal pero que puede producir perturbación en la transmisión (fuente de error). Lo adaptativo es transmitir una señal con el menor ruido posible.
Código: conjunto completo de señales y de contextos característicos de una especie. Esto es lo que los etólogos denominan etogramas, es decir, el registro de todo el conjunto completo de señales y de contextos característicos de una especie.
¿Evoluciona la comunicación? Verdades y mentiras Evolución y significado de las señales Visión clásica de la Etología Clásico no significa necesariamente obsoleto, sino que responde a una tradición de estudio en la Etología. A través de la observación (naturalista), algunos etólogos se dieron cuenta de que ciertas especies respondían de una manera concreta ante determinados estímulos. Un etólogo de Cambridge descubrió que los peces de su pecera mostraban un comportamiento agresivo cuando introducía en su pecera objetos flotantes con el vientre rojo. En cambio, cuando introducía un pez mucho más realista pero sin el vientre rojo, los demás peces lo ignoraban. Por otro lado, en el estudio de las preferencias faciales en ambos sexos, se ha descubierto que los miembros de ambos sexos prefieren aquellos individuos que tienen características faciales simétricas. En resumen, el planteamiento clásico de la etología está centrado en la naturaleza y la evolución de las señales. Se ha propuesto que tanto la selección natural como la selección sexual actúan en el transcurso de la evolución, diseñando las señales en una transmisión eficaz. Esto se denomina ritualización, y es el proceso evolutivo en el que se diseñan las señales para una transmisión eficaz entre individuos de una misma especie. Por tanto, sólo tiene lugar en la comunicación intra-específica. Por ejemplo, los eventos originales que en un principio no son señales (la respiración, la defecación-urinación, las posturas defensivas o de atención, los cambios en el SNA, etc.), debido a la ritualización, se emancipan de su función original y se transforman en señales (amenaza, sumisión, cortejo, marcaje territorial).
Cómo clasificar señales Señales complejas (patrones) Los componentes (señales), juntos o por separado, proporcionan información más compleja sobre el emisor, es decir, el mensaje es más complejo. Las señales tienen un efecto aditivo, de sumación heterogénea. Por tanto, una comunicación adaptativa implica una sumación heterogénea de componentes. Además, algunos componentes informan sobre el componente principal, lo que se conoce como meta-comunicación. De esta forma, si a una señal principal se le añade una segunda señal, esta segunda señal modulará a la primera.
Los estudios clásicos de la Etología se han centrado en la conducta humana, concretamente en la comunicación no verbal. Ekman y Friesen (1978), estudiando el Facial Action Coding System (FACS), entendieron que las emociones básicas tienen un componente que se expresa facialmente y que es distinguible de todos los otros. AU = Action Units. Estos autores hicieron estudios comparativos con chimpancés y, desde una perspectiva comparativa, hipotetizaron que las expresiones emocionales eran innatas. No sólo eso, sino que además descubrieron que estas expresiones eran transculturales. También, a partir de las expresiones de los bebés, estudiaron el desdoblamiento de las cinco emociones básicas.
3 Visión moderna de la Etología Consideraciones Neo-darwinistas y técnicas en la comunicación Señales: ¿información o manipulación? ¿Son las señales máximamente eficaces en la transmisión de un mensaje? Por ejemplo, el mensaje de “soy un macho con buenos genes”. Se utilizaron en un estudio pájaros viuda: un grupo con colas normales, otro grupo con colar alargadas artificialmente y otro grupo con colas acortadas artificialmente.
¿Cuáles fueron los preferidos por las hembras? La preferencia se midió con el número de nidadas en la estación reproductiva. Los machos con las colas artificialmente alargadas nidaron el doble que el resto que los pájaros. Es decir, parece que la longitud de las plumas es el resultado de una adaptación evolutiva a la respuesta preferente de las hembras (selección sexual). Entonces, ¿por qué la longitud de las plumas no crece aún más? Porque una cola muy larga llega a ser desadaptativa: la curva de Gauss muestra que la selección sexual empuja a que la cola sea más larga pero la selección natural empuja en sentido contrario para que la longitud de la cola no resulte desadaptativa.
En definitiva, las señales no comunican exactamente lo que quieren que el receptor haga, sino que manipulan los receptores de los animales receptores. Esto es lo que se conoce como la guerra del desgaste (attrition war): “las señales son el medio por el que los emisores manipulan (engañan) a su favor las reglas de decodificación de los receptores" (Dawkins y Krebs). Desde el punto de vista de la información que se transmite (información técnica), “soy una avispa” es una información cierta, pero desde el punto de vista de la información emitida (información semántica), el mensaje “soy una avispa” es falso. La cuestión es: ¿hay engaño u honestidad en el diseño de las señales? Esto tiene que ver con los costos de la comunicación. Desde el punto de vista de la guerra de armamentos, el engaño es costoso porque el receptor puede reajustarse (mind readers, Krebs & Dawkins, 1984). No obstante, la posible solución al diseño de las señales es el principio de la desventaja (Zahavi, 1975), según el cual sólo el que puede sufrir el costo de emitir la señal dirá la verdad. Es decir, a pesar del hándicap (la cola tan larga), el pájaro puedo volar y sobrevivir, lo que significa que tiene buenos genes. Esto ocurre con las señales de valoración (“soy un buen macho”), las cuales están ritualizadas, son muy costosas y son señales honestas, pero no ocurre con las señales convencionales (“soy una avispa”), las cuales no están ritualizadas, no son costosas (no es un hándicap para el animal tener manchas) y son engañosas.
Análisis de la comunicación Tipos de señales por su estructura Desde el punto de vista de la Etología Clásica, las señales pueden ser:  Discretas (digitales): de tipo on-off, pues su presencia produce una respuesta y su ausencia no produce respuesta alguna (vientre rojo del pez).
 Graduadas (analógicas): no es cuestión de todo-o-nada, sino que depende de la variación en la complejidad o en la intensidad de la señal. Por ejemplo, el ángulo de la cresta de un pájaro, que indica el grado de ira/agresividad del pájaro.
 Tónicas / fásicas (duración) o Las señales tónicas se emiten y tienen larga duración. Si un perro marca territorialmente una zona, esa señal permanece bastante en el tiempo.
o Las señales fásicas aparecen y desaparecen, como las vocalizaciones de las aves.
4 Tipos de señales por el origen del mensaje que codifican  Aferenciales: comunican algo sobre el emisor mismo en un amplio rango de aspectos: el estado motivacional y emocional, el tamaño, la fuerza, la salud, busco pareja, etc. Estas señales responden a un cambio interno que se produce en el interior del individuo.
 Referenciales: funcionalmente hablando, estas señales comunican algo sobre entidades externas (referente) presentes o ausentes. Las señales referenciales pueden ser: o Icónicas: varían de forma paralela a la característica del referente (tamaño, distancia). En el caso humano, por ejemplo, el icono de una calavera está representando un peligro.
o Arbitrarias o simbólicas: en el caso humano, tenemos miles de ellas, como “perro”, “rojo”, “Pepe”… ¿Alguna vocalización animal? Cuando decimos perro, tenemos una representación mental del perro; ¿pero un animal tiene esa representación? A los humanos, las representaciones mentales nos otorgan una libertad situacional, lo que se traduce en el desplazamiento; es decir, podemos pensar sobre el pasado y el futuro. Sin embargo, es difícil demostrar la existencia de representaciones mentales en los animales. Aunque, por ejemplo, en las abejas existe libertad situacional en su sistema de comunicación. Por otro lado, tenemos la intencionalidad y encontramos el efecto de audiencia: si un individuo emite vocalizaciones y hay otros animales presentes, el individuo cambia la vocalización dependiendo de la audiencia que tiene. Se supone que si emite vocalizaciones es porque alguien le está escuchando, lo que significa que pretende transmitir un mensaje.
Llamadas de alarma en los monos vervet (Seyfarth, Cheney & Marler, 1980) Estos monos tienen tres categorías de vocalizaciones sobre predadores: si es una rapaz, un depredador terrestre o una serpiente. Existe una predisposición a estas vocalizaciones, lo que significa que a veces se dan llamadas que no se corresponden con el tipo de depredador; es decir, que no hay una discriminación infantil clara. Eso sí, las crías aprenden por observación el uso correcto de la vocalización, pero sin la ayuda de adultos (no hay enseñanza). Los monos vervet respondían adecuadamente a las vocalizaciones, grabadas por los investigadores, en ausencia del referente. También se descubrió que había un efecto de audiencia, porque los monos no emitían llamadas si no había otros monos a su alrededor. Los monos vervet discriminan el emisor, pues se habitúan a los errores que cada emisor suele cometer en las vocalizaciones y, en futuras ocasiones, no le hacen caso. Esto significa que hay transferencia entre errores de llamadas: si es el mismo emisor el que falla continuamente, le tachan de “tonto” y no le hacen caso. No obstante, no hay habituación entre vocalizaciones erróneas si el emisor es distinto. Los investigadores consideran la posibilidad de que halla una representación mental en estos monos, lo que sin duda es compatible con la idea del aprendizaje asociativo.
En realidad, no sabemos si pretenden comunicar un peligro, pero parece que hay intencionalidad porque encontramos el efecto de audiencia. ¿Pretenden influir en el conocimiento de los otros? No hay quien lo demuestre. ¿Es un caso de proto-lenguaje? No lo podemos saber.
Señales complejas y ¿sintaxis? (Zuberbühler) En otro experimento se estudió la combinación de señales (o palabras). Los investigadores estaban interesados en si la comunicación animal tenía características comunes al lenguaje humano. Para ello se llevó a cabo el estudio de señales complejas para ver si existía sintaxis fonológica, que es común en la comunicación no humana y en la humana, y sintaxis léxica (¿exclusiva de los humanos? – Pedro paga a Juan / Juan pega a Pedro).
Los investigadores estudiaron monos Diana y monos de Campbell, pues ambas viven en zonas adyacentes.
Cada una de ellas tiene una serie de señales de alarma distintas para leopardo y para águila; estas señales son arbitrarias, funcionales y referenciales. Cada especie de mono entiende las señales de la otra especie, por lo que es suficiente que una de ellas avise de un peligro para que la otra especie también se proteja. Ambas especies emiten un boom propio, que es una llamada de susto (creen que han visto algo, pero no significa que pase algo). Si los monos de Campbell, por ejemplo, hacen un boom y emiten a continuación la señal de 5 leopardo (los investigadores lo manipulan para que así sea), los monos Diana ignoran la llamada de alarma y no hacen su propia llamada de leopardo. Es decir, el mensaje de leopardo cambia para los monos Diana a “quizá leopardo, pero no urgente” (si boom + leopardo). Por tanto, el boom no parece actuar como un inhibidor de la respuesta: los monos Diana huyen si escuchan el boom de los monos Campbell y los propios monos Diana emiten su llamada de leopardo.
Tipos de señales según el receptor  Indéxicas: indican algo al receptor sobre un referente, como yo, allí, dame, aúpa, etc. Señalar con el índice (pointing) un referente externo requiere conocimiento sobre intención compartida. El individuo cuando apunta a algo tiene una intencionalidad que pretende comunicar a un receptor que sabe que lo va a comprender. Tomasello et al. (2007) se refieren a ello como un common conceptual ground o a un joint attentional frame. Estas señales se han estudiado desde una perspectiva evolutiva, y resulta que también aparecen en otros primates. Además, van acompañadas por movimientos de cabeza: primero al receptor y después al referente. Se ha intentado ver si hay pointing en primates antropomorfos y, efectivamente, las hay. Siempre están dirigidas a cosas que el animal quiere. Estas señales sólo las realizan los primates enculturizados (criados en condiciones de laboratorio), no en su entorno natural.
6 ...

Tags:
Comprar Previsualizar