Eclesiastico 6 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Derecho - 4º curso
Asignatura Derecho Matrimonial y Eclésiastico
Año del apunte 2017
Páginas 4
Fecha de subida 01/08/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 5: INCAPACIDADES PARA CONSENTIR.
Los supuestos de incapacidad incluidos en el canon 1095, no hacen referencia directa a la persona del contrayente, aunque sea a él a quien se atribuye la incapacidad, sino a su consentimiento.
1095 Son incapaces de contraer matrimonio: 1 quienes carecen de suficiente uso de razón; 2 quienes tienen un grave defecto de discreción de juicio acerca de los derechos y deberes esenciales del matrimonio que mutuamente se han de dar y aceptar; 3 quienes no pueden asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica.
 La carencia del suficiente uso de razón: El apartado primero del canon 1095 recoge que aquellos que tienen defecto de uso de razón no están capacitados para celebrar un válido matrimonio. Carentes del suficiente uso de razón son quienes, afectados por una enfermedad mental, están privados, en el momento de prestar el consentimiento, del uso expedito de sus facultades intelectivas y volitivas imprescindibles para emitir un acto humano y, por tanto, no pueden contraer matrimonio.
El uso de razón es la capacidad mínima que se requiere para realizar cualquier acto. El privado de uso de razón es incapaz de realizar un verdadero acto de voluntad, al carecer de la capacidad necesaria para ese previo conocimiento. Corresponde al juez, una vez analizadas las pruebas periciales, determinar si el sujeto carece o no está en posesión del suficiente uso de razón.
 Grave defecto de discreción de juicio: La discreción de juicio es un conocimiento estimativo o facultad crítica capaz de juzgar y razonar con suficiente lógica; se puede explicar como un entender la naturaleza y las propiedades esenciales del contrato matrimonial. Por tanto, lo sujetos que no tienen discreción de juicio no tienen capacidad de deliberar, estimar o valorar a lo que se comprometen en el matrimonio.
Para que pueda haber consentimiento matrimonial es necesario que los contrayentes no ignoren al menos que el matrimonio es un vínculo indisoluble, un consorcio permanente entre un varón y una mujer, ordenado a la procreación de la prole mediante una cierta cooperación sexual.
 La incapacidad para asumir las obligaciones matrimoniales: Este apartado del canon se refiere a la dimensión relacional de los contrayentes, tomados como sujetos activos y pasivos del matrimonio, que han de realizar como verdadera la comunidad de vida. La incapacidad de asumir debe darse en el momento de la celebración del matrimonio, ya que es en este momento cuando se asumen o no las obligaciones conyugales.
Lo importante, en un proceso de nulidad por esta causa, es conocer si el contrayente celebró el matrimonio con una potencialidad psíquica que, aunque no inmediatamente después, posteriormente se descargue produciendo en él una imposibilidad de cumplimiento de estas obligaciones esenciales.
Este tercer supuesto del canon 1095 se proyecta sobre el objeto mismo del pacto matrimonial, es decir, sobre la relación que, por se jurídica, crea unos derechos y unas obligaciones entre los contrayentes. Deben hacerse unas precisiones a este supuesto: 1.- La nulidad se asienta sobre una incapacidad y no sobre el mero incumplimiento de las mismas.
2.- La causa psíquica no es la causa de nulidad, sino el origen fáctico de la imposibilidad de cumplir, que es la causa directa de nulidad.
La causa de la incapacidad queda circunscrita al campo de lo psíquico, entendido como lo opuesto a lo físico, corporal o somático.
Es importante el informe pericial y la valoración que del mismo haga el juez, ya que existe una amplia modalidad de anomalía no solo psicopatológicas, sino otras como: toxicomanías o alteraciones de la personalidad que pueden dar lugar a esta incapacidad para el matrimonio.
Para que la incapacidad de asumir las obligaciones conyugales sea causa de nulidad matrimonial, es necesario que la incapacidad sea cierta; esto es, debe comprobarse que no se trata de una mayor o menor dificultad, sino que debe tratarse de una verdadera imposibilidad de la persona concreta.
Finalmente, mencionar algunas anomalías provocadas por alteraciones de comportamiento alimentario, debido a su incremento en los últimos años. Estas anomalías tienen manifestaciones muy diferenciadas, pero uno de los aspectos comunes de los sujetos que las padecen es que sufren trastornos de estados afectivos negativos, tales como la depresión y la dificultad de convivencia. Los trastornos de comportamiento alimentario agrupan una serie de alteraciones de la conducta, los más habituales la bulimia y la anorexia. Son enfermedades que llevan consigo una vulnerabilidad de la persona, cuya alcance ha de ser fijado en cada caso por el correspondiente dictamen médico.
A continuación recogemos los cánones donde se señalan los impedimentos y causas de nulidad.
Son incapaces de contraer matrimonio: Canon 1095.1: “quienes carecen de suficiente uso de razón”.
Incapacidad. El uso de la razón es el más elemental de los requisitos del consentimiento, el estadio mínimo para entender la unión matrimonial.
¿Cuáles son los límites para esa falta de uso de razón? El menor de 7 años carece de uso de razón.
Un conocimiento básico de la persona de conocer lo que se está realizando. Este puede ser habitual o transitorio si es en un momento puntual, Ej./ borracho y etílico lamentable.
Canon 1095.2: “quienes tienen un grave defecto de discreción de juicio acerca de los derechos y deberes esenciales del matrimonio que mutuamente se han de dar y aceptar” Se trata de una persona que carece de capacidad para tomar una decisión. Se debe a anomalías psíquicas. Derechos y deberes esenciales.
Ej./ algún tipo de enfermedad mental.
Canon 1095.3: “quienes no pueden asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica“.
Cuadro de diagnósticos de trastornos mentales, utilizado para entender los diferentes estados mentales: Canon 1095.1: “quienes carecen de suficiente uso de razón” Oligofrénicos o retrasados mentales profundos.
- si hablamos de alguien que tiene una edad mental de 7 años sería una oligofrenia leve.
- si hablamos de alguien que tiene una edad mental entre 3 y 5 sería un grado medio.
- si hablamos de alguien que tiene una edad mental de menos de 3 años, seria profundo.
Serian causa de nulidad los grados medios y profundos. Si tiene 7 años y el 70 % de capacidad tampoco vale.
También las personas que tienen lesiones cerebrales congénitas o adquiridas.
También las personas que tienen un alcoholismo ocasional o drogodependientes.
Canon 1095.2: “quienes tienen un grave defecto de discreción de juicio acerca de los derechos y deberes esenciales del matrimonio que mutuamente se han de dar y aceptar” Inaptitud psicológica para poder formar un juicio de valor sobre lo que es la naturaleza del matrimonio.
-personas con trastornos mentales, retrasados mentales no profundos, personas paranoicas, esquizofrénicas, enfermos de Alzheimer.
-añadir las personas con perturbaciones psíquicas, neuróticos (graves), los alcohólicos y drogadictos habituales.
Ej. STR 2 de mayo de 1984: en la toxicología del drogodependiente surge el efecto, relevancia de la droga.
STR 23 de febrero de 1990 de nulidad con grave defecto de juicio. Prestando atención a los efectos dañosos que produce. Relevancia de la prueba pericial.
En relevancia al alcoholismo: STR 2 de diciembre de 1993, que quita el estado de la razón de las personas. Puede debilitar las condiciones psíquicas.
STR de 26 de febrero de 1999 especial pericial con la ingesta de alcohol para dar consentimiento matrimonial. Reconoce la nulidad matrimonial por el problema del alcohol.
STR 13 de julio de 2000 el alcohol provoca serias dificultades para la consecuencia y las dificultades de mantener relaciones.
-Personas antisociales y narcisistas (personas que se creen el ombligo del mundo). Sentencia de inmadurez patológica 31 de enero de 1997 por incapaz de asumir obligaciones esenciales del matrimonio. Debe ser psíquica y grave.
Sentencia de 26 de noviembre de 1998 no se reconoce la nulidad, se señala la repetida inmadurez, ya que debe ser tan grave que sea imposible la convivencia y se debe demostrar.
-Se debe añadir la falta de libertad autónoma interna. Estrechamente ligada a la madurez de juicio. Una persona tiene libertad interna cuando sabe lo que quiere y lo que hace con el matrimonio.
Sentencia del 15 de marzo de 1994: en base a un infantilismo agudo que le hacía incapaz de controlarse. Sexo, ambiente social y las causas anteriores al matrimonio.
Sentencia del 30 de mayo de 1996: carencia de libertad de deliberar con autonomía de la voluntad.
Sentencia del 5 de noviembre de 1992: no existen grados, o se es libre en la voluntad o no se es.
Sentencia del 24 de mayo de 1999: se precisa para un matrimonio valido, un conocimiento valido adecuado y una libertad interna autónoma.
Canon 1095.3: “quienes no pueden asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica“.
Incapaz de asumir las obligaciones esenciales; procreación, educación y la consumación.
Según el canon 1061 la realización de los actos sexuales de modo humano.
-Causas de naturaleza psicosexual, de naturaleza psíquica (fuera del plano sexual, pero conllevan la incapacidad para asumir las obligaciones esenciales por que se dificulta las relaciones de convivencia). Ej. Ludópata, cleptómanos, celotipias (personas muy celosas), personas con trastornos alimenticios.
Sentencia del 16 de febrero de 1962: la anorexia mental nerviosa está implicada con la neurosis de ideas fijas.
Perturbación.
Sentencia de 18 de julio de 1990: la anorexia como incapaz, con una situación conflictiva. Carece de libertad interior y afecta a la convivencia matrimonial.
Sentencia del 10 de mayo de 2000: incapaz de asumir las obligaciones esenciales, que hizo imposible la convivencia con el marido.
...

Comprar Previsualizar