El IRPF (0)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Procedimientos y Sistemas Tributarios
Año del apunte 0
Páginas 49
Fecha de subida 05/06/2014
Descargas 25
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 2. IMPUESTOS QUE GRAVAN LA RENTA Impuestos que gravan la renta: - IRPF - Impuesto de Sociedades - IR no residentes - Impuestos actividades económicas - Impuesto de Sucesiones y Donaciones - Impuesto del Incremento del Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana DOBLE IMPOSICIÓN Hay dos clases de doble imposición: - Doble imposición jurídica > cuando sobre una misma capacidad contributiva, de un mismo sujeto, recaen dos impuestos. Es una imposición que se denomina jurídica pues ya está prevista en las normas y se deduce de estas mismas.
- Doble imposición económica > no necesariamente deben recaer dos impuestos sobre el mismo sujeto. Gravan, en última instancia, la misma capacidad económica, y por ello se llaman de doble imposición económica.
En realidad, en nuestro OJ, no existe ninguna prohibición expresa de la doble imposición, al menos de modo general.
En algunos casos, la manifestación de capacidad económica es distinta en un impuesto que en otro.
En estos casos no hablaríamos de doble imposición.
Ejemplo 1: el IRNR con respecto al IRPF y IS (son impuestos globales que gravan todas las rentas de los sujetos), por lo tanto, si hay impuestos donde se gravan restas concretas, podríamos hablar de fenómeno de doble imposición. El impuesto se aplica sobre los no residentes en un territorio, tanto el IRPF como IS se aplica como sujetos residentes, es decir, en este caso, no hay punto de contacto.
Si hay un sujeto con renta se debe saber si es residente o no para aplicarle un tributo u otro. Así, no hay una doble imposición ni jurídica ni económica entre IRPF y IS y el IRNR.
Ejemplo 2: El ISD grava unas rentas concretas y gratuitas, que se aplica únicamente a personas físicas (no a personas jurídicas como, por ejemplo, el IS) y, por otra parte, en el IRPF encontramos que las rentas del ISD están expresamente excluidas del IRPF y, por lo tanto, tampoco hay doble imposición. Si se aplica ISD sobre una renta no se aplica en el IRPF.
Ejemplo 3: hay fenómeno de doble imposición entre el IAE y el IS. La justificación que se puede encontrar es que hay una distribución vertical del poder tributario y, a veces, deben aplicar impuestos a las mismas manifestaciones de capacidad económica. Se justifica la doble imposición por la necesidad de financiación de los entes locales.
Ejemplo 4: el Impuesto de Plusvalía Municipal se aplica tanto a PF como PJ y a una manifestación de renta muy concreta y también constituye una doble imposición, pues esa renta también está gravada en el IRPF y IS (depende si son PF o PJ).
Sí se puede hablar de la posibilidad de una doble imposición económica cuando haya una misma manifestación de capacidad económica gravada por dos impuestos aun cuando los sujetos sobre los que recaigan no sean los mismos.
En realidad las PJ son creaciones del derecho. De las PJ forman parte, en última instancia, PF. Es decir, las PJ forman parte de las PF. En este caso no hay doble imposición jurídica con IRPF e IS pues los sujetos son distintos aunque la capacidad económica sea la misma. En el fondo, aunque sean distintos son los mismos porque en realidad el interés es el mismo, y las PF han constituido la sociedad por su propio interés, entonces nos podemos plantear si hay una doble imposición. La doble imposición desincentiva la existencia de sociedades. Si decimos que, al final en todas las Sociedades hay PF, se podría eliminar el IS, solo tributarían las PF. La solución de suprimir el IS no es correcta, es decir, esto justifica que exista IRPF e IS.
Existe una posibilidad de que se apliquen los dos impuestos pero haya alguna técnica de compensación. Es decir, si las PF han obtenido beneficios a través de una Sociedad que ha tributado, se les podría aplicar alguna deducción en el IRPF para que no haya una doble imposición.
Esta posibilidad suele existir en los diferentes OJ.
El IS es proporcional, mientras que el IRPF es progresivo (por antonomasia). Aun cuando se elimine la doble imposición, y según la técnica que sea, puede producirse el siguiente caso: PF obtienen beneficio a través de una Sociedad que tributa al 30%. Los sujetos si tienen mucha renta pueden llegar a tributar al 45%, aquí puede darse un problema de planificación fiscal. Normalmente sucede que si una Sociedad tributa luego los beneficios irán a las PF y se les podría decir que ya han tributado, pero si les corresponde tributar al 45%, vale que se les reconozca lo que han pagado por IS, pero deben pagar el 15% que todavía no han pagado. Esto se les aplica para respetar la proporcionalidad y progresividad. Ante esta situación cabría decir que si esta Sociedad, solo por el hecho de distribuir beneficios y se aumenta el impuesto en IRPF, estos sujetos, en la medida que puedan, procuraran no transferir recursos.
Hay técnicas de transparencia fiscal. Aunque la Sociedad tenga beneficios, aun cuando no hayan distribuido estos, en el ámbito fiscal estos beneficios hay que imputarlos a los sujetos como si los hubiesen recibido y aplicarlos a la base imponible de los sujetos. Esta práctica se aplica cuando la Sociedad está situada en el extranjero en paraíso fiscal o territorio de baja imposición (no da información a los otros Estados). Aunque la Sociedad no haya distribuido beneficios, estos se imputan igualmente a los sujetos.
Actualmente, en nuestro OJ, las rentas del capital en el IRPF, es decir, los dividendos cobrados de Sociedades, no tributan a un tipo progresivo, sino que tributan separadamente del IRPF con un tipo proporcional, que es similar al del IS. Por lo tanto, el hecho de que una PF constituya una Sociedad, si cobra los dividendos, ya no tiene el desincentivo de no cobrarlos para evitar pagar un IRPF mayor, porque el gravamen que se le aplica es bajo y menos que en el IS. Podemos decir que en la situación actual hay una doble imposición pero teniendo en cuenta que el tipo de gravamen que se aplica en IRPF es menor al IS. Al eliminar el gravamen superior se ha eliminado también la tensión por doble imposición. Hubo una reforma en 2006 y se estableció que la deducción que se aplicaba no se aplica pero los sujetos en vez de tributar a un tipo de gravamen más alto tributan a un tipo de gravamen más bajo.
SÍ HAY DOBLE IMPOSICIÓN PORQUE SE TRIBUTA DOS VECES, PERO A UN TIPO DE GRAVAMEN MÁS BAJO Todas las personas que cobren dividendos, los primeros 1500 euros no pagan IRPF. Aquí tampoco hay doble imposición pues el dividendo habrá pagado impuesto en la Sociedad donde se haya obtenido pero la persona física está exenta. No hay doble imposición para estos pequeños ahorradores.
IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FÍSICAS (IRPF) Regulado en Ley 35/2006, de 28 de Noviembre, del IRPF + Reglamento del IRPF de 2007.
Artículo 5. Tratados y Convenios.
Lo establecido en esta Ley se entenderá sin perjuicio de lo dispuesto en los tratados y convenios internacionales que hayan pasado a formar parte del ordenamiento interno, de conformidad con el artículo 96 de la Constitución Española.
Se refiere a Tratados y Convenios de doble imposición > un sujeto, por obtener rentas en distintos Estados, podría sufrir doble imposición (no una doble imposición de distintos impuestos en un mismo Estado) internacional (distintos Estados gravan una misma renta). Esta situación se puede considerar injusta y puede llegar a desincentivar ciertas relaciones internacionales. Al final, los Convenios dirán que si una renta está obtenida en un Estado distinto del de residencia, y debe tributar en dos Estados, el propio Convenio dirá en qué Estado no tributa. Hay modelos de convenio, el más utilizado es el Convenio OCD.
Artículo 1. Naturaleza del Impuesto.
El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es un tributo de carácter personal y directo que grava, según los principios de igualdad, generalidad y progresividad, la renta de las personas físicas de acuerdo con su naturaleza y sus circunstancias personales y familiares.
Características: - Impuesto personal > el IRPF grava rentas, pero lo que hace es gravar la renta de una PF, entonces el elemento esencial es la PF y una vez determinada la PF o contribuyente, se examina cual es la renta que obtiene. Un impuesto será personal cuando en la configuración del hecho imponible se tiene en cuenta el sujeto sobre el que se grava - Directo > se aplica directamente sobre la persona que manifiesta la capacidad económica.
- Progresividad > es un impuesto dual, así que es progresivo, pero no en todos los casos.
- Global > se grava la totalidad de las rentas de una PF. Siempre hay excepciones, si una persona tiene rentas por vía sucesoria o por donación, no tributa en este impuesto. Pero en muchos casos si se puede decir que es global - Impuesto parcialmente cedido a las CCAA > actualmente, la gestión del tributo la realiza la ATE pero del producto recaudado, el 50% pertenece al Estado, y el 50% a la CCAA de residencia del contribuyente.
- Impuesto periódico > la obtención de renta es un hecho que se repite. En estos casos, cuando son objeto de tributación, lo ideal no es gravar cada acto de obtención de renta, si no se agrupan todos los hechos producidos durante un período de tiempo y todos ellos constituyen un hecho imponible y tributan una sola vez.
Artículo 3. Configuración como Impuesto cedido parcialmente a las Comunidades Autónomas.
1. El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es un impuesto cedido parcialmente, en los términos establecidos en la Ley Orgánica 8/1980, de 22 de septiembre, de Financiación de las Comunidades Autónomas, y en las normas reguladoras de la cesión de tributos del Estado a las Comunidades Autónomas.
2. El alcance de las competencias normativas de las Comunidades Autónomas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas será el previsto en el artículo 46 de la Ley 22/2009, por la que se regula el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común y Ciudades con Estatuto de Autonomía.
3. El cálculo de la cuota líquida autonómica se efectuará de acuerdo con lo establecido en esta Ley y, en su caso, en la normativa dictada por la respectiva Comunidad Autónoma. En el caso de que las Comunidades Autónomas no hayan asumido o ejercido las competencias normativas sobre este impuesto, la cuota líquida se exigirá de acuerdo con el mínimo personal y familiar y las deducciones establecidos por el Estado.
FUNDAMENTOS, HECHO IMPONIBLE Y EXENCIONES El hecho imponible es aquel presupuesto de hecho previsto en la ley cuya realización origina el nacimiento de la obligación tributaria y constituye, pues, una manifestación de capacidad económica. Constituye HI la obtención de renta por el contribuyente durante el período impositivo (introducción del elemento temporal). El IRPF recae en la renta en su dimensión dinámica, esto es, concebido como afluencia continuada de riqueza del patrimonio del contribuyente.
- Elemento objetivo (¿qué?) la renta - Elemento subjetivo (¿quién?) la PF - Elemento temporal (¿cuándo?) período impositivo - Elemento espacial (¿dónde?) en todo el territorio español ELEMENTOS DEL HECHO IMPONIBLE: ELEMENTO OBJETIVO > (¿qué?) la renta (la renta bruta es la totalidad de los ingresos de un sujeto, pero a veces eso no es la cantidad de la que puede disponer una persona, sino que, ineludiblemente, tiene unos gastos que van a aminorar la disponibilidad de recursos que tiene la persona, si se toma el ingreso íntegro y se restan los gastos, se obtiene la renta neta). En el IRPF, para el gravamen de la renta, se parte de la renta bruta o íntegra y se admiten la deducción de algunos gastos, pero la posibilidad de deducir gastos es restrictiva, solo aquellos mencionados expresamente en la ley, y ésta lo hace con carácter restrictivo.
El concepto de renta constituye el objeto del impuesto y el elemento central dentro de la definición de HI. Se entiende por renta la totalidad de rendimientos, ganancias y pérdidas patrimoniales y las imputaciones de renta que se establezca por ley. Los componentes de la renta son los enumerados en el art. 6 de la LIRPF: Artículo 6. Hecho imponible Constituye el HI la obtención de renta por el contribuyente. Componen la renta del contribuyente  Rendimientos del trabajo  Rendimientos del capital  Rendimientos del capital mobiliario  Rendimientos del capital inmobiliario  Rendimientos de las actividades económicas  Las ganancias y pérdidas patrimoniales  Imputaciones de renta establecidas por ley  Rentas por cuenta ajena: la posibilidad de deducir gastos es muy restrictiva.
 Rentas por cuenta propia: el criterio de deducibilidad de gastos es más amplio, y se puede decir que cabe deducir todos los gastos que hayan sido necesarios para la obtención de la renta (criterio más amplio que en el caso de rentas por cuenta ajena).
Constituye una novedad de la Ley 35/2006 la clasificación de la renta en Renta General y Renta del Ahorro. Esta distinción es el instrumento por el cual se articula que nuestro IRPF se constituye como un impuesto dual, que separa la renta en dos categorías (renta general y renta del ahorro).
Una parecida distinción se encontraba ya presente en la ley anterior, que diferenciaba entre parte general y parte especial de la renta. La actual distinción entre renta general y del ahorro tiene su reflejo posterior en la determinación de dos bases imponibles y, en última instancia, de dos bases liquidables, la general y la del ahorro, que son gravadas de forma sustancialmente diversa: - La base liquidable general se somete a un considerable grado de progresividad, apreciándose significativos incrementos en el tipo aplicable a medida que se alcanza cada uno de los seis tramos previstos en su escala de gravamen - La base liquidable del ahorro se somete por el contrario a una escala muy atenuada, pues consta solo de dos tramos, y la diferencia entre los tipos fijados para cada uno de ellos es de solo dos puntos porcentuales, lo que aproxima bastante los efectos de su aplicación a los que son propios de un gravamen proporcional Por lo tanto, puede decirse que: - Renta general: forman parte de la renta general los rendimientos e imputaciones de renta (con la única excepción de ciertos rendimientos de capital mobiliario adscritos de forma expresa a la renta del ahorro) y, de otro lado, las ganancias y pérdidas patrimoniales que no deriven de la transmisión de bienes y derechos - Renta del ahorro: está compuesta por los rendimientos de capital mobiliario del art. 25 de la LIRPF, y por las ganancias y pérdidas patrimoniales procedentes de la transmisión de cualesquiera bienes o derechos ELEMENTO SUBJETIVO > (¿quién?) las PF Artículo 8. Contribuyentes Son contribuyentes por este impuesto:  Personas físicas con residencia habitual en el territorio español  Personas físicas que tuviesen residencia habitual en el extranjero por alguna de las circunstancias del art. 10 de la ley.
ELEMENTO ESPACIAL > (¿dónde?) Artículo 4. Ámbito de aplicación 1. El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas se aplicará en todo el territorio español.
2. Lo dispuesto en el apartado anterior se entenderá sin perjuicio de los regímenes tributarios forales de concierto y convenio económico en vigor, respectivamente, en los Territorios Históricos del País Vasco y en la Comunidad Foral de Navarra.
3. En Canarias, Ceuta y Melilla se tendrán en cuenta las especialidades previstas en su normativa específica y en esta Ley.
ELEMENTO TEMPORAL > (¿cuándo?) > el hecho imponible es gravar las rentas dentro de un período impositivo. Se debe realizar una operación para determinar qué rentas corresponden a cada período.
Si se somete una renta a gravamen, quien tiene el derecho es la Administración. La carga de la prueba, si el contribuyente dice que no ha habido renta, la carga de la prueba la tiene la AP. El contribuyente no tiene que probar que no ha tenido renta. Todo ello en caso de situaciones litigiosas. La ley hace una inversión en la carga de la prueba. Si queda claro que ha habido trabajo, entrega de bienes, entre otros, en este caso, la AP, en base al criterio general, debería probarlo.
Pero la ley establece la presunción estableciendo que, quedando claro, hay una presunción de que se ha generado una renta, y es el contribuyente quien debe demostrar que no ha cobrado nada (que el servicio, prestación o trabajo ha sido gratuito).
LA VALORACIÓN DE LAS RETRIBUCIONES Art. 40 > reglas especiales de valoración > se debe cuantificar la renta > para hacerlo, se deben realizar estimaciones o valoraciones de la renta.
Artículo 40. Estimación de rentas.
1. La valoración de las rentas estimadas a que se refiere el artículo 6.5 de esta Ley se efectuará por el valor normal en el mercado. Se entenderá por éste la contraprestación que se acordaría entre sujetos independientes, salvo prueba en contrario.
2. Si se trata de préstamos y operaciones de captación o utilización de capitales ajenos en general, se entenderá por valor normal en el mercado el tipo de interés legal del dinero que se halle en vigor el último día del período impositivo.
La regla general de este art. es que la valoración de las rentas se realizará por el valor normal en el mercado. Entonces, esta es una regla general, se puede decir que (aunque la ley no lo diga de esta manera) esta regla, admite excepciones (si una a cobrado una cantidad distinta a la del mercado, se debe tributar con lo que realmente ha percibido).
Ahora bien, en el art. 41 hay una regla muy sucinta > operaciones vinculadas (art. 16 de la Ley de Sociedades) > la valoración entre personas o entidades vinculadas se realizará por su valor de mercado. Hay una serie de operaciones, calificadas como operaciones vinculadas, cuando la regla que se aplica siempre y en todo caso es el valor normal del mercado. No se admite probar cosa distinta. Sería una presunción iuris et de iure. La ley del impuesto de Sociedades, determina que son operaciones vinculadas aquellas operaciones realizadas entre sociedades participadas o pertenecientes al mismo grupo, o las operaciones realizas por las sociedades con sus socios o con los parientes de sus socios.
Artículo 41. Operaciones vinculadas.
La valoración de las operaciones entre personas o entidades vinculadas se realizará por su valor normal de mercado, en los términos previstos en el artículo 16 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.
RENTAS EXENTAS Es un hecho que aun perteneciendo al hecho imponible, la ley excluye de la obligación tributaria.
Las exenciones tienen por objeto impedir que determinadas manifestaciones del HI produzcan el efecto típico asociado a este (el devengo del impuesto o, si se quiere, la aplicación del gravamen).
Las rentas están exentas las mencionadas en el art. 7 Ley del IRPF. Son muchas y responden a distintos criterios. En muchos casos son razones de política fiscal, es decir, incentivar algunas operaciones. En otros casos, por criterios de justicia, por tratarse en algunos casos de demasiado onerosos, y se retira la tributación.
Los supuestos de rentas exentas son los siguientes: - Prestaciones públicas extraordinarias por actos de terrorismo y pensiones derivadas de medallas y condecoraciones concedidas por actos de terrorismo - Ayudas percibidas por personas afectadas por el VIH - Pensiones percibidas por quienes fueron víctimas de lesiones y mutilaciones con ocasión o como consecuencia de la Guerra Civil - Indemnizaciones por despido o cese del trabajo - Prestaciones de la SS, o entidades que la sustituyan, por incapacidad permanente o absoluta o gran invalidez - Pensiones por inutilidad o incapacidad permanente del régimen de clases pasivas - Prestaciones familiares de carácter público - Prestaciones económicas percibidas de instituciones públicas por acogimiento de personas discapacitadas, mayores de 75 o menores - Becas para cursas estudios reglados o becas de investigación - Anualidades de alimentos percibidos de los padres en virtud de decisión judicial - Premios literarios, artísticos o científicos relevantes y “Premios de príncipe de Asturias”. Si el premio constituye el premio por adelantado de derechos de autor, fiscalmente no está exento - Ayudas económicas a deportistas de alto nivel - Premios obtenidos en loterías y apuestas oficiales - Prestaciones por desempleo en la modalidad de pago único - Gratificaciones extraordinarias percibidas por la participación en misiones de paz o humanitarias, en los términos que reglamentariamente se establezcan Rendimientos del trabajo percibidos por trabajos efectivamente realizados en el extranjero.
Esta es la situación de los “expatriados” e “impatriados”. Los expatriados son aquellas personas físicas residentes en territorio del Estado español, pero se desplazan al territorio de otro Estado para realizar un trabajo con carácter personal.
- Indemnizaciones satisfechas por daños personales como consecuencia de responsabilidad patrimonial de la AP - Prestaciones por entierro o sepelio - Ayudas económicas reguladas en la 14/2002, de 5 de junio - Rentas derivadas de la aplicación de instrumentos de cobertura del riesgo del incremento del tipo de interés variable de ciertos préstamos - Indemnizaciones satisfechas para compensar la privación de libertad - Rendimientos derivados de la constitución de rentas vitalicias como consecuencia de Planes Individuales de Ahorro Sistemático - Rendimientos del trabajo derivados de sistemas de previsión específicos para personas con discapacidad y aportaciones recibidas por discapacitados titulares de patrimonios protegidos - Prestaciones económicas públicas vinculadas al servicio por cuidados y asistencia derivadas de la ley de promoción de la autonomía personal y atención a personas con situación de dependencia - Dividendos y demás percepciones - Prestaciones y ayudas por nacimiento, adopción, acogimiento o cuidado de hijos CONTRIBUYENTE, PERÍODO IMPOSITIVO, CRITERIOS DE INDIVIDUALIZACIÓN E IMPUTACIÓN Contribuyente: conforme al art. 8 de la LIRPF, son contribuyentes: - Las PF que tengan una residencia habitual en el territorio español - Las PF que tuviesen su residencia habitual en el extranjero por alguna de las circunstancias del art. 10 de esta ley El primero de los supuestos constituye la regla general. El concepto de residencia habitual constituye, por lo tanto, un elemento fundamental para atribuir la condición de contribuyente por este impuesto. Aunque pueden ser contribuyentes personas que no tengan su residencia habitual en territorio español, esto solo ocurre en situaciones excepcionales, que afectan a un número muy limitado de sujetos.
La condición de residente habitual se atribuye en función de dos circunstancias fácticas, establecidas con carácter alternativo, de modo que basta con que se dé una de ellas para entender que el sujeto afectado es residente a efectos del impuesto. El art. 9 de la LIRPF las señala, son las siguientes: - Permanencia durante más de 183 días, dentro del año natural, en territorio español. Se dispone el cómputo a tal efecto de las ausencias esporádicas. Esto significa que si un sujeto se ausenta de Espala de modo ocasional (vacaciones, viajes esporádicos por motivos profesionales, por ejemplo) los días de ausencia se consideran en principio como días de permanencia, a efectos de completar los 183 días necesarios para atribuirle la condición de residente. Las ausencias esporádicas no se computarán, sin embargo, si el interesado acredita tener su residencia fiscal en otro país. Al objeto de probar esto último debe considerarse idóneo, como regla general, el certificado de residencia expedido por las autoridades competentes del país en cuestión. No obstante, cuando se alegue tener la condición de residente en un paraíso fiscal, la LIRPF exige que se acredite la estancia efectiva en éste durante al menos 183 días durante el año natural. De lo contrario, los días de ausencia del territorio español se computarán como días de permanencia, y ello determinará que se considere residente al interesado a los efectos del IRPF.
- Que radique en Espala el núcleo principal o la base de las actividades o intereses económicos, de forma directa o indirecta. Se trata de una circunstancia basada en un concepto jurídico indeterminado. Para precisar su contenido posee especial importancia la consideración del lugar donde radiquen las principales fuentes de renta del sujeto. Un buen principio para establecer dónde se encuentra la base o núcleo principal de las actividades o intereses económicos será determinar el territorio en el cual radica el conjunto de fuentes productores del mayor volumen de renta.
Como medida adicional, el art. 9.1 de la Ley se cierra con una presunción legal: se considerarán residentes en territorio español, salvo prueba en contrario, a las personas cuyo cónyuge no separado legalmente o hijos menores dependientes tengan la consideración de residentes con atención a los dos criterios anteriores. Esto supone que, una vez constatada la residencia del cónyuge e hijos menores de un sujeto, éste deberá probar que no cumple ninguna de las dos condiciones para ser considerado residente o, de lo contrario, deberá tributar como contribuyente del IRPF. De este modo, se intenta dificultar traslados ficticios a territorio extranjero de alguno de los cónyuges con la finalidad de eludir el tributo.
El IRPF no es un impuesto para un grupo de personas. Para el IRPF, inicialmente, el contribuyente es la PF, no la familia. Existen unas normas adicionales del IRPF, donde se contemplan algunas situaciones familiares.
El régimen económico del matrimonio, en Catalunya este régimen presuntivo, es el régimen de separación de bienes. Frente a esta situación se debe tener en cuenta la posibilidad de otros regímenes de participación o comunidad. En otros territorios son presuntivos, como en el resto de España es el régimen de gananciales. En estos regímenes, los ingresos que perciben cualquiera de los cónyuges son comunes a ambos. En el ámbito tributario, en principio, se prescinde de la regulación civil, y se dice que quien haya generado el derecho a su percepción es quien tributa por las rentas. La otra posibilidad sería que el derecho tributario siguiese al derecho civil y si las rentas las cobra uno pero se hacen comunes, se tribute fiscalmente siguiendo la regulación civil, pero no es así, el derecho fiscal no sigue este criterio, sigue un criterio propio distinto del civil. La jurisprudencia ha señalado que el DT tiene autonomía de regulación.
SISTEMA DE INDIVIDUALIZACIÓN DE RENTAS Artículo 11. Individualización de rentas.
1. La renta se entenderá obtenida por los contribuyentes en función del origen o fuente de aquélla, cualquiera que sea, en su caso, el régimen económico del matrimonio.
2. Los rendimientos del trabajo se atribuirán exclusivamente a quien haya generado el derecho a su percepción.
No obstante, las prestaciones a que se refiere el artículo 17.2 a) de esta Ley se atribuirán a las personas físicas en cuyo favor estén reconocidas.
3. Los rendimientos del capital se atribuirán a los contribuyentes que, según lo previsto en el artículo 7 de la Ley 19/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre el Patrimonio, sean titulares de los elementos patrimoniales, bienes o derechos, de que provengan dichos rendimientos.
4. Los rendimientos de las actividades económicas se considerarán obtenidos por quienes realicen de forma habitual, personal y directa la ordenación por cuenta propia de los medios de producción y los recursos humanos afectos a las actividades.
Se presumirá, salvo prueba en contrario, que dichos requisitos concurren en quienes figuren como titulares de las actividades económicas.
5. Las ganancias y pérdidas patrimoniales se considerarán obtenidas por los contribuyentes que, según lo previsto en el artículo 7 de la Ley 19/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre el Patrimonio, sean titulares de los bienes, derechos y demás elementos patrimoniales de que provengan.
Las ganancias patrimoniales no justificadas se atribuirán en función de la titularidad de los bienes o derechos en que se manifiesten.
Las adquisiciones de bienes y derechos que no se deriven de una transmisión previa, como las ganancias en el juego, se considerarán ganancias patrimoniales de la persona a quien corresponda el derecho a su obtención o que las haya ganado directamente.
En el caso de las rentas del capital y ganancias patrimoniales se dice que debe que tributar quien sea titular de los bienes que han originado las rentas. Las rentas del trabajo están peor tratadas. Las personas menos pudientes obtienen más rentas del trabajo que del capital. La discriminación no es únicamente por tipos de renta, si no que se podría hablar de una discriminación por clases sociales.
La jurisprudencia, aun así, no ha apreciado discriminación.
En principio, sobre todo en los casos que haya sujetos con distinto nivel de rentas, sería optimizar la situación fiscal proceder a una redistribución de la renta entre los miembros de la familia. Si sabemos que la situación fiscal óptima sería la redistribución, aunque la ley no lo permita, los sujetos pueden realizarlo de alguna manera. Hay casos que es más fácil redistribuir que otros.
Período impositivo, devengo e imputación temporal: es el elemento temporal del HI. El IRPF es un impuesto periódico, esto significa que todos los hechos se acumulan todos los que se produzcan dentro de un período, no aisladamente. En el IRPF, en principio, tenemos dos reglas: - Regla general: el período impositivo será el año natural.
Artículo 12. Regla general.
1. El período impositivo será el año natural.
2. El Impuesto se devengará el 31 de diciembre de cada año, sin perjuicio de lo establecido en el artículo siguiente.
- Regla especial: En el caso de fallecimiento del contribuyente el período impositivo será inferior al año natural.
Artículo 13. Período impositivo inferior al año natural.
1. El período impositivo será inferior al año natural cuando se produzca el fallecimiento del contribuyente en un día distinto al 31 de diciembre.
2. En tal supuesto el período impositivo terminará y se devengará el impuesto en la fecha del fallecimiento.
El devengo se produce el último día del período impositivo. En caso de sujetos fallecidos, el devengo se produce en la fecha del fallecimiento.
El devengo marca, en todos los impuestos, pero en especial en los periódicos, el nacimiento de la obligación tributaria. Es imprescindible esa fecha de devengo en caso del fallecimiento pues no puede nacer una obligación tributaria para un sujeto que ya no existe. Una persona que ha fallecido, después de fallecer debe pagar la cuota del IRPF, aunque no le puede surgir una obligación tributaria posterior. Pero sí ha nacido una obligación tributaria en vida.
El devengo del IRPF es el momento en el cual en el que se deben considerar las circunstancias personales del contribuyente para determinar la cuota tributaria. El importe de la cuota puede variar en función de determinadas condiciones del contribuyente (ejemplo: la edad, discapacidad).
La ley toma el momento del devengo cuando es exigible y no el momento cuando es efectivo el pago.
IMPUTACIÓN DE RENTAS Artículo 14. Imputación temporal.
1. Regla general.
Los ingresos y gastos que determinan la renta a incluir en la base del impuesto se imputarán al período impositivo que corresponda, de acuerdo con los siguientes criterios: a) Los rendimientos del trabajo y del capital se imputarán al período impositivo en que sean exigibles por su perceptor.
b) Los rendimientos de actividades económicas se imputarán conforme a lo dispuesto en la normativa reguladora del Impuesto sobre Sociedades, sin perjuicio de las especialidades que reglamentariamente puedan establecerse.
Son imputables al momento que sean exigibles.
c) Las ganancias y pérdidas patrimoniales se imputarán al período impositivo en que tenga lugar la alteración patrimonial.
2. Reglas especiales.
a) Cuando no se hubiera satisfecho la totalidad o parte de una renta, por encontrarse pendiente de resolución judicial la determinación del derecho a su percepción o su cuantía, los importes no satisfechos se imputarán al período impositivo en que aquélla adquiera firmeza.
b) Cuando por circunstancias justificadas no imputables al contribuyente, los rendimientos derivados del trabajo se perciban en períodos impositivos distintos a aquéllos en que fueron exigibles, se imputarán a éstos, practicándose, en su caso, autoliquidación complementaria, sin sanción ni intereses de demora ni recargo alguno. Cuando concurran las circunstancias previstas en el párrafo a) anterior, los rendimientos se considerarán exigibles en el período impositivo en que la resolución judicial adquiera firmeza.
La autoliquidación se presentará en el plazo que media entre la fecha en que se perciban y el final del inmediato siguiente plazo de declaraciones por el impuesto.
d) En el caso de operaciones a plazos o con precio aplazado, el contribuyente podrá optar por imputar proporcionalmente las rentas obtenidas en tales operaciones, a medida que se hagan exigibles los cobros correspondientes. Se considerarán operaciones a plazos o con precio aplazado aquellas cuyo precio se perciba, total o parcialmente, mediante pagos sucesivos, siempre que el período transcurrido entre la entrega o la puesta a disposición y el vencimiento del último plazo sea superior al año.
Cuando el pago de una operación a plazos o con precio aplazado se hubiese instrumentado, en todo o en parte, mediante la emisión de efectos cambiarios y éstos fuesen transmitidos en firme antes de su vencimiento, la renta se imputará al período impositivo de su transmisión.
En ningún caso tendrán este tratamiento, para el transmitente, las operaciones derivadas de contratos de rentas vitalicias o temporales. Cuando se transmitan bienes y derechos a cambio de una renta vitalicia o temporal, la ganancia o pérdida patrimonial para el rentista se imputará al período impositivo en que se constituya la renta.
e) Las diferencias positivas o negativas que se produzcan en las cuentas representativas de saldos en divisas o en moneda extranjera, como consecuencia de la modificación experimentada en sus cotizaciones, se imputarán en el momento del cobro o del pago respectivo.
f) Las rentas estimadas a que se refiere el artículo 6.5 de esta Ley se imputarán al período impositivo en que se entiendan producidas.
g) Las ayudas públicas percibidas como compensación por los defectos estructurales de construcción de la vivienda habitual y destinadas a su reparación podrán imputarse por cuartas partes, en el periodo impositivo en el que se obtengan y en los tres siguientes.
h) Se imputará como rendimiento de capital mobiliario a que se refiere el artículo 25.3 de esta Ley, de cada período impositivo, la diferencia entre el valor liquidativo de los activos afectos a la póliza al final y al comienzo del período impositivo en aquellos contratos de seguros de vida en los que el tomador asuma el riesgo de la inversión.
El importe imputado minorará el rendimiento derivado de la percepción de cantidades en estos contratos.
No resultará de aplicación esta regla especial de imputación temporal en aquellos contratos en los que concurra alguna de las siguientes circunstancias: A) No se otorgue al tomador la facultad de modificar las inversiones afectas a la póliza.
B) Las provisiones matemáticas se encuentren invertidas en: a) Acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva, predeterminadas en los contratos, siempre que se trate de instituciones de inversión colectiva adaptadas a la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, de instituciones de inversión colectiva, o amparadas por la Directiva 85/611/CEE del Consejo, de 20 de diciembre de 1985.
b) Conjuntos de activos reflejados de forma separada en el balance de la entidad aseguradora, siempre que se cumplan los siguientes requisitos: La determinación de los activos integrantes de cada uno de los distintos conjuntos de activos separados de deberá corresponder, en todo momento, a la entidad aseguradora quien, a estos efectos, gozará de plena libertad para elegir los activos con sujeción, únicamente, a criterios generales predeterminados relativos al perfil de riesgo del conjunto de activos o a otras circunstancias objetivas.
La inversión de las provisiones deberá efectuarse en los activos aptos para la inversión de las provisiones técnicas, recogidos en el artículo 50 del Reglamento de ordenación y supervisión de los seguros privados, aprobado por el Real Decreto 2486/1998, de 20 de noviembre, con excepción de los bienes inmuebles y derechos reales inmobiliarios.
Las inversiones de cada conjunto de activos deberán cumplir los límites de diversificación y dispersión establecidos, con carácter general, para los contratos de seguro por el texto refundido de la Ley de ordenación y supervisión de los seguros privados aprobado por el Real Decreto Legislativo 6/2004, de 5 de marzo, su Reglamento, aprobado por el Real Decreto 2486/1998, de 20 de noviembre, y demás normas que se dicten en desarrollo de aquélla.
No obstante, se entenderá que cumplen tales requisitos aquellos conjuntos de activos que traten de desarrollar una política de inversión caracterizada por reproducir un determinado índice bursátil o de renta fija representativo de algunos de los mercados secundarios oficiales de valores de la Unión Europea.
El tomador únicamente tendrá la facultad de elegir, entre los distintos conjuntos separados de activos, en cuáles debe invertir la entidad aseguradora la provisión matemática del seguro, pero en ningún caso podrá intervenir en la determinación de los activos concretos en los que, dentro de cada conjunto separado, se invierten tales provisiones.
En estos contratos, el tomador o el asegurado podrán elegir, de acuerdo con las especificaciones de la póliza, entre las distintas instituciones de inversión colectiva o conjuntos separados de activos, expresamente designados en los contratos, sin que puedan producirse especificaciones singulares para cada tomador o asegurado.
Las condiciones a que se refiere este párrafo h) deberán cumplirse durante toda la vigencia del contrato.
i) Las ayudas incluidas en el ámbito de los planes estatales para el acceso por primera vez a la vivienda en propiedad, percibidas por los contribuyentes mediante pago único en concepto de Ayuda Estatal Directa a la Entrada (AEDE), podrán imputarse por cuartas partes en el período impositivo en el que se obtengan y en los tres siguientes.
j) Las ayudas públicas otorgadas por las Administraciones competentes a los titulares de bienes integrantes del Patrimonio Histórico Español inscritos en el Registro general de bienes de interés cultural a que se refiere la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español, y destinadas exclusivamente a su conservación o rehabilitación, podrán imputarse por cuartas partes en el período impositivo en que se obtengan y en los tres siguientes, siempre que se cumplan las exigencias establecidas en dicha ley, en particular respecto de los deberes de visita y exposición pública de dichos bienes.
3. En el supuesto de que el contribuyente pierda su condición por cambio de residencia, todas las rentas pendientes de imputación deberán integrarse en la base imponible correspondiente al último período impositivo que deba declararse por este impuesto, en las condiciones que se fijen reglamentariamente, practicándose, en su caso, autoliquidación complementaria, sin sanción ni intereses de demora ni recargo alguno.
Cuando el traslado de residencia se produzca a otro Estado miembro de la Unión Europea, el contribuyente podrá optar por imputar las rentas pendientes conforme a lo dispuesto en el párrafo anterior, o por presentar a medida en que se vayan obteniendo cada una de las rentas pendientes de imputación, una autoliquidación complementaria sin sanción, ni intereses de demora ni recargo alguno, correspondiente al último período que deba declararse por este Impuesto. La autoliquidación se presentará en el plazo de declaración del período impositivo en el que hubiera correspondido imputar dichas rentas en caso de no haberse producido la pérdida de la condición de contribuyente.
4. En el caso de fallecimiento del contribuyente todas las rentas pendientes de imputación deberán integrarse en la base imponible del último período impositivo que deba declararse.
NORMAS DE CUANTIFICACIÓ Y DETERMINACIÓN DE LAS RENTAS SOMETIDAS A GRAVAMEN Regímenes: - Estimación directa - Estimación indirecta Artículo 15. Determinación de la base imponible y liquidable.
1. La base imponible del Impuesto estará constituida por el importe de la renta del contribuyente y se determinará aplicando los métodos previstos en el artículo 16 de esta Ley.
2. Para la cuantificación de la base imponible se procederá, en los términos previstos en esta Ley, por el siguiente orden: 1.º Las rentas se calificarán y cuantificarán con arreglo a su origen. Los rendimientos netos se obtendrán por diferencia entre los ingresos computables y los gastos deducibles. Las ganancias y pérdidas patrimoniales se determinarán, con carácter general, por diferencia entre los valores de transmisión y de adquisición.
2.º Se aplicarán las reducciones sobre el rendimiento íntegro o neto que, en su caso, correspondan para cada una de las fuentes de renta.
3.º Se procederá a la integración y compensación de las diferentes rentas según su origen y su clasificación como renta general o del ahorro.
El resultado de estas operaciones dará lugar a la base imponible general y del ahorro.
3. La base liquidable será el resultado de practicar en la base imponible, en los términos previstos en esta Ley, las reducciones por atención a situaciones de dependencia y envejecimiento y pensiones compensatorias, lo que dará lugar a las bases liquidables general y del ahorro.
4. No se someterán a tributación las rentas que no excedan del importe del mínimo personal y familiar que resulte de aplicación.
Artículo 16. Métodos de determinación de la base imponible.
1. La cuantía de los distintos componentes de la base imponible se determinará con carácter general por el método de estimación directa.
2. La determinación de los rendimientos de actividades económicas se llevará a cabo en los términos previstos en el artículo 28 de esta Ley a través de los siguientes métodos: a) Estimación directa, que se aplicará como método general, y que admitirá dos modalidades, la normal y la simplificada.
b) Estimación objetiva de rendimientos para determinadas actividades económicas, en los términos que reglamentariamente se establezcan.
3. El método de estimación indirecta se aplicará de conformidad con lo dispuesto en la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.
En la estimación indirecta de los rendimientos procedentes de actividades económicas se tendrán en cuenta, preferentemente, los signos, índices o módulos establecidos para la estimación objetiva, cuando se trate de contribuyentes que hayan renunciado a este último método de determinación de la base imponible.
REGLAS DE CUANTIFICACIÓN El impuesto trata de gravar la renta neta, por lo tanto, a la hora de cuantificar, se debe partir, en primer lugar, de la renta bruta o íntegra, y se aplicará una deducción de gastos y el resultado será la renta neta que es objeto de gravamen. Pero en cada caso, los gastos que se pueden deducir son distintos, según las categorías de renta. A la hora de cuantificar, se podrán aplicar algunas reducciones que propiamente no obedecen a gastos.
La ley habla de restas con el término reducción. En otras restas de otros momentos, se utiliza la palabra deducción, no reducción. En esencia, son cuestiones diferentes. En última instancia, no son cosas distintas. Se describe que a una magnitud se resta una cantidad. La ley suele emplear un término en unos casos y otro en otros casos. Respetando este uso, la ley da una guía de orientación.
Cuando hay que restar en la base imponible, se habla de reducción. Cuando hay que restar algo en la cuota, se habla de deducción.
Para hallar la renta neta, se restan los gastos deducibles, y se habla de deducción de gastos, y opera en la base imponible. Cuando se deben de restar gastos, es conveniente decir deducción de gastos.
RENDIMIENTO DEL TRABAJO Rendimientos del trabajo: Se considerarán rendimientos íntegros del trabajo todas las contraprestaciones o utilidades, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que deriven, directa o indirectamente, del trabajo personal o de la relación laboral o estatutaria y no tengan el carácter de rendimientos de actividades económicas. Reciba el nombre que reciba, si lo recibe como contraprestación por el hecho de trabajar, será rendimiento del trabajo. Si obtiene como contraprestación del trabajo elementos que no son dinero (bienes, servicios, entre otros) también será renta, tributará como renta del trabajo. De tal manera, la propia ley, tiene reglas de valoración.
Son rendimientos del trabajo  Sueldos y salarios  Prestaciones por desempleo  Remuneraciones en concepto de gastos de representación  Contribuciones recibidas en planes de pensiones  Dietas y asignaciones por gastos de viaje. Las dietas, en principio, tributan, excepto algunas, hasta determinadas cuantías. Una persona puede percibir dietas cuando se desplaza fuera del lugar habitual de trabajo y, genera unos gastos ese desplazamiento. En esos casos, la empresa pagará dietas. En realidad, lo que una persona recibe en compensación por los gastos normales no debe de tributar, pero si percibe cantidades superiores, debe de tributar.
 Si el desplazamiento se produce a otro punto del territorio español  Si se produce al extranjero  Si se produce en el día  Si precisa de alojamiento Hay tres categorías de gastos:  Por locomoción  Por vehículo privado En todo caso, determinadas prestaciones son rentas del trabajo (algunas de las prestaciones o cobros que realiza la persona no proceden ni directa ni indirectamente del trabajo, pero de todas maneras, la ley establece que son rentas del trabajo, y se deberán declarar e imputar como tal):  Pensiones de seguridad social o de mutualidades  Pensiones compensatorias percibidas del cónyuge. Si percibe la pensión el hijo hay exención, si la percibe el cónyuge es rendimiento del trabajo  Las becas (no incluidas en la exención) Rentas en especie El art. 42 trata de rentas en especie (no solo es aplicable a las rentas del trabajo). Las rentas en especie consisten en percibir bienes o disfrutar de determinadas ventajas o beneficios vinculados, por ejemplo, al trabajo (aunque puede ser también el capital) como contraprestación por el trabajo.
Por razones de política fiscal o política económica, la ley considera exentas algunas rentas en especie.
Artículo 42. Rentas en especie.
1. Constituyen rentas en especie la utilización, consumo u obtención, para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no supongan un gasto real para quien las conceda.
Cuando el pagador de las rentas entregue al contribuyente importes en metálico para que éste adquiera los bienes, derechos o servicios, la renta tendrá la consideración de dineraria.
2. No tendrán la consideración de rendimientos del trabajo en especie: a) La entrega a los trabajadores en activo, de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, de acciones o participaciones de la propia empresa o de otras empresas del grupo de sociedades, en la parte que no exceda, para el conjunto de las entregadas a cada trabajador, de 12.000 euros anuales, en las condiciones que reglamentariamente se establezcan.
b) Las cantidades destinadas a la actualización, capacitación o reciclaje del personal empleado, cuando vengan exigidos por el desarrollo de sus actividades o las características de los puestos de trabajo.
c) Las entregas a empleados de productos a precios rebajados que se realicen en cantinas o comedores de empresa o economatos de carácter social. Tendrán la consideración de entrega de productos a precios rebajados que se realicen en comedores de empresa las fórmulas indirectas de prestación del servicio cuya cuantía no supere la cantidad que reglamentariamente se determine.
d) La utilización de los bienes destinados a los servicios sociales y culturales del personal empleado. Tendrán esta consideración, entre otros, los espacios y locales, debidamente homologados por la Administración pública competente, destinados por las empresas o empleadores a prestar el servicio de primer ciclo de educación infantil a los hijos de sus trabajadores, así como la contratación, directa o indirectamente, de este servicio con terceros debidamente autorizados, en los términos que reglamentariamente se establezcan.
e) Las primas o cuotas satisfechas por la empresa en virtud de contrato de seguro de accidente laboral o de responsabilidad civil del trabajador.
f) Las primas o cuotas satisfechas a entidades aseguradoras para la cobertura de enfermedad, cuando se cumplan los siguientes requisitos y límites: 1.º Que la cobertura de enfermedad alcance al propio trabajador, pudiendo también alcanzar a su cónyuge y descendientes.
2.º Que las primas o cuotas satisfechas no excedan de 500 euros anuales por cada una de las personas señaladas en el párrafo anterior. El exceso sobre dicha cuantía constituirá retribución en especie.
g) La prestación del servicio de educación preescolar, infantil, primaria, secundaria obligatoria, bachillerato y formación profesional por centros educativos autorizados, a los hijos de sus empleados, con carácter gratuito o por precio inferior al normal de mercado.
h) Las cantidades satisfechas a las entidades encargadas de prestar el servicio público de transporte colectivo de viajeros con la finalidad de favorecer el desplazamiento de los empleados entre su lugar de residencia y el centro de trabajo, con el límite de 1.500 euros anuales para cada trabajador. También tendrán la consideración de cantidades satisfechas a las entidades encargadas de prestar el citado servicio público, las fórmulas indirectas de pago que cumplan las condiciones que se establezcan reglamentariamente.
RENDIMIENTOS DEL CAPITAL Artículo 21. Definición de rendimientos del capital.
1. Tendrán la consideración de rendimientos íntegros del capital la totalidad de las utilidades o contraprestaciones, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que provengan, directa o indirectamente, de elementos patrimoniales, bienes o derechos, cuya titularidad corresponda al contribuyente y no se hallen afectos a actividades económicas realizadas por éste.
No obstante, las rentas derivadas de la transmisión de la titularidad de los elementos patrimoniales, aun cuando exista un pacto de reserva de dominio, tributarán como ganancias o pérdidas patrimoniales, salvo que por esta ley se califiquen como rendimientos del capital.
2. En todo caso, se incluirán como rendimientos del capital: a) Los provenientes de los bienes inmuebles, tanto rústicos como urbanos, que no se hallen afectos a actividades económicas realizadas por el contribuyente.
b) Los que provengan del capital mobiliario y, en general, de los restantes bienes o derechos de que sea titular el contribuyente, que no se encuentren afectos a actividades económicas realizadas por éste.
Como rentas del capital: - Rentas o ingresos procedentes de bienes, pero bienes que no se emplean en una actividad económica, al menos el propio titular. es decir, una persona es propietario de un local de negocio, y lo arrienda. Cobra una renta por el arrendamiento, quien cobra esta renta cobra una renta del capital. Este sujeto que cobra la renta es procedente de un bien que no dedica a una actividad económica.
- No se califican como rentas del capital las derivadas de la transmisión de la titularidad de los bienes. Una persona es titular de un bien (mueble o inmueble), lo vende, y obtiene una ganancia, ingreso o beneficio con la venta. Esta ganancia no se califica como renta del capital. Esta renta es renta, pero se califica como ganancia patrimonial, quedará integrada en otra categoría de renta, que se regulan separadamente.
Clasificación de la ley en dos grandes categorías (con un criterio discutible, la ley señala a cada una de las rentas como general o del ahorro): - Rentas del capital inmobiliario: rentas que proceden de bienes inmuebles. Pertenecen a la renta general.
- Rentas del capital mobiliario: rentas que proceden de bienes muebles. Pertenecen a la renta del ahorro.
RENDIMIENTOS DEL CAPITAL INMOBILIARIO La ley parte de los rendimientos íntegros, después señala gastos deducibles (obteniendo la renta neta) y se podrán aplicar reducción (se obtendrá ingreso neto reducible).
Una renta del capital inmobiliario es, por ejemplo, el propietario de un BI lo cede en arrendamiento a otra persona, y le cobra. En muchos casos, se puede decir que el inquilino debe pagar un importe determinado de renta (además, puede pagar cuotas de IBI, comunidad, etc). A efectos tributarios, estas menciones son irrelevantes porque aquello que importe es lo que el inquilino paga. Todo ello será renta íntegra.
La ley expresamente señala que, si el propietario percibe alguna cantidad por IVA, esta cantidad no formará parte de la renta, ni siquiera de la renta bruta. En los casos de los arrendamientos de vivienda no hay IVA aplicable, por lo tanto no se da. Pero si sucede en los arrendamientos de locales.
Gastos deducibles: la ley utiliza un criterio más amplio que en rentas del trabajo (solo pocos gastos, expresamente mencionados, se admitan como gastos deducibles, tiene un criterio reducido). Serán deducibles todos los gastos necesarios para la obtención de los rendimientos. Se debe entender este precepto de manera que se considerarán gastos necesarios para la obtención de rendimientos los vinculados al bien del cual procedan.
Ejemplo 1: se pueden deducir las cantidades destinadas a la amortización (esto no es un gasto estrictamente hablando, por ello se menciona por separado). La amortización es un concepto contable y expresa el deterioro de los BI (aunque pueden ser muebles) por el paso del tiempo, el menoscabo físico o la obsolescencia. Es decir, el deterioro físico de los bienes. Se debe tener en cuenta que todos los bienes pierden valor por el paso del tiempo. Si una persona tiene un bien (que vale 100.000) lo pone en arrendamiento, y cada año ingresa 5.000 en concepto de renta). Si pasa 10 años y ha ido tributando por los 5.000 cada año, ha ganado 50.000. La persona ha tributado con rentas de 100.000, a los 20 años, que son sus ingresos. Pero, si en el transcurso de los 20 años, el bien que valía 100.000 se ha ido deteriorando y el valor actual es 0, la persona ha ganado rentas por arrendamiento, pero ha perdido por el deterioro del bien. Entonces, el saldo es 0, y lo procedente es decir que no ha obtenido renta o beneficio, y por lo tanto no tiene que tributar. Esta es una ilusión fiscal, el entender que hay una renta cuando hay un deterioro. De la renta se reduce el importe del deterioro del bien que al año se produce. La amortización debe coincidir con depreciación efectiva, y esto se da en el 3% del coste o valor catastral. Cada propietario conoce el valor de adquisición del BI, ese es el importe de su BI y lo que se puede deteriorar. La ley da un 3% máximo de amortización, así que esa será la cantidad que se pueda consignar en concepto de amortización y por lo tanto reducir en concepto de renta. Esto no se aplica en el valor del suelo, pues lo que se deteriora es la construcción, el suelo, en principio, permanece.
Ejemplo 2: cuando un propietario de BI puesto arrendamiento suscribe un préstamo hipotecario, para la adquisición del BI. El propietario, compra el BI, pero suscribe préstamo y paga al banco cuotas hipotecarias mensuales para la adquisición del bien. Por otra parte, lo cede en arrendamiento. Los intereses pagados al banco son gastos, y en este caso, un gasto deducible.
Ejemplo 3: los gastos de reparación y conservación del BI. Son aquellos gastos necesarios para el mantenimiento y uso del BI. Se debe tener en cuenta que las inversiones realizadas en el BI que no sean meros gastos de conservación, no son gastos deducibles. Casos prototípicos: las pinturas interiores y exteriores, reparaciones de limpieza o sustitución de elementos (son gastos de conservación). Si un edificio tiene calefacción, agua caliente, calderas, etc, y se cambia una caldera viaja por una nueva, en estos casos hablamos de gasto de conservación o reparación. Como también la sustitución de ascensor. Ahora bien, si en una finca no exista ascensor y se instala uno nuevo, la instalación no es conservación, por lo tanto, la cantidad no será gasto deducible.
Ejemplo 4: tributos y recargos, siempre que incidan sobre los rendimientos, sobre el bien, y no tengan carácter sancionador. Si una persona es propietario de un BI, debe pagar el IBI. Se pueden pagar, según los Municipios, otros tributos (ejemplo: tasas por servicios, siempre que estén vinculadas al BI). Si una persona no paga a tiempo y se le aplica recargo, estos recargos y sanciones no son deducibles, únicamente lo serán la cuota de las tasas o los impuestos.
Ejemplo 5: los saldos de dudoso cobro. No tributan los saldos de dudoso cobro, pero hay que acudir al Reglamento, en el cual se especifican los requisitos. Y se dice que son saldos de dudoso cobro, si pasan más de 6 meses desde que son exigibles, es decir, desde su vencimiento. Si el inquilino no paga rentas, si han pasado 6 meses, no se declaran. El período impositivo es el ejercicio en el año natural, pero la declaración se presenta los meses de Mayo y Junio. Si el inquilino no paga, pero paga en febrero, por ejemplo, se imputa al año anterior.
La suma de los gastos deducibles no puede dar lugar a un rendimiento negativo, a una pérdida. Es decir, la suma de los gastos no podrá exceder el rendimiento obtenido. En otras categorías de renta sí se admiten resultados negativos, y la pérdida, en algunos casos, podrá compensar otras rentas positivas (por ejemplo, en actividades económicas). El exceso se puede deducir unos 4 años siguientes.
Rendimiento íntegro – Gastos deducibles  Rendimiento Neto  Reducciones Después de los gastos deducibles  Renta Neta  Reducciones - Arrendamiento de BI destinados a vivienda 1- Reducción de carácter general del 60% del rendimiento neto. El 60% de la renta que cobra le queda exenta, pues al reducirlo, solo tributa el 40% de la renta 2- Reducción del 100% en determinados casos, quedará exenta la totalidad de la renta del capital inmobiliario, y será cuando el inquilina sea una persona con edad comprendida entre 18 y 30 años y además, debe tener una renta superior al indicador de renta de efectos múltiples (similar al salario mínimo). Es decir, el inquilino debe ser un trabajador. Esto es para evitar maniobras de fraude (ejemplo: una persona pone en arrendamiento una vivienda y dice que, si es menor la persona de 30, estará exento. Si este propietario en vez de ponerla en arrendamiento, la deja vacía, debe tributar por ella. El propietario podría ahorrarse la tributación simulando contrato de arrendamiento a un hijo menor de 30 años).
3- Reducción (también en rentas del trabajo) del 40% por rentas irregulares, es decir, por aquellas que tengan un período superior a 2 años. Se pueden computar como rentas irregulares las rentas obtenidas por el traspaso de locales de negocio. Si cobra una renta, tiene una renta del capital, pero si traspasa el local, tiene renta del capital inmobiliario pero se puede considerar generado en un período superior de 2 años, pues se traspasa el fondo de comercio, y se considera irregular y da derecho a reducción.
Artículo 22. Rendimientos íntegros del capital inmobiliario.
1. Tendrán la consideración de rendimientos íntegros procedentes de la titularidad de bienes inmuebles rústicos y urbanos o de derechos reales que recaigan sobre ellos, todos los que se deriven del arrendamiento o de la constitución o cesión de derechos o facultades de uso o disfrute sobre aquéllos, cualquiera que sea su denominación o naturaleza.
2. Se computará como rendimiento íntegro el importe que por todos los conceptos deba satisfacer el adquirente, cesionario, arrendatario o subarrendatario, incluido, en su caso, el correspondiente a todos aquellos bienes cedidos con el inmueble y excluido el Impuesto sobre el Valor Añadido o, en su caso, el Impuesto General Indirecto Canario.
Artículo 23. Gastos deducibles y reducciones.
1. Para la determinación del rendimiento neto, se deducirán de los rendimientos íntegros los gastos siguientes: a) Todos los gastos necesarios para la obtención de los rendimientos. Se considerarán gastos necesarios para la obtención de los rendimientos, entre otros, los siguientes: 1.º Los intereses de los capitales ajenos invertidos en la adquisición o mejora del bien, derecho o facultad de uso y disfrute del que procedan los rendimientos, y demás gastos de financiación, así como los gastos de reparación y conservación del inmueble. El importe total a deducir por estos gastos no podrá exceder, para cada bien o derecho, de la cuantía de los rendimientos íntegros obtenidos. El exceso se podrá deducir en los cuatro años siguientes de acuerdo con lo señalado en este número 1.º 2.º Los tributos y recargos no estatales, así como las tasas y recargos estatales, cualquiera que sea su denominación, siempre que incidan sobre los rendimientos computados o sobre el bien o derecho productor de aquéllos y no tengan carácter sancionador.
3.º Los saldos de dudoso cobro en las condiciones que se establezcan reglamentariamente.
4.º Las cantidades devengadas por terceros como consecuencia de servicios personales.
b) Las cantidades destinadas a la amortización del inmueble y de los demás bienes cedidos con éste, siempre que respondan a su depreciación efectiva, en las condiciones que reglamentariamente se determinen. Tratándose de inmuebles, se entiende que la amortización cumple el requisito de efectividad si no excede del resultado de aplicar el 3 por ciento sobre el mayor de los siguientes valores: el coste de adquisición satisfecho o el valor catastral, sin incluir el valor del suelo.
En el supuesto de rendimientos derivados de la titularidad de un derecho o facultad de uso o disfrute, será igualmente deducible en concepto de depreciación, con el límite de los rendimientos íntegros, la parte proporcional del valor de adquisición satisfecho, en las condiciones que reglamentariamente se determinen.
2. 1.º En los supuestos de arrendamiento de bienes inmuebles destinados a vivienda, el rendimiento neto calculado con arreglo a lo dispuesto en el apartado anterior, se reducirá en un 60 por ciento. Tratándose de rendimientos netos positivos, la reducción sólo resultará aplicable respecto de los rendimientos declarados por el contribuyente.
2.º Dicha reducción será del 100 por ciento, cuando el arrendatario tenga una edad comprendida entre 18 y 30 años y unos rendimientos netos del trabajo o de actividades económicas en el período impositivo superiores al indicador público de renta de efectos múltiples.
El arrendatario deberá comunicar anualmente al arrendador, en la forma que reglamentariamente se determine, el cumplimiento de estos requisitos.
Cuando existan varios arrendatarios de una misma vivienda, esta reducción se aplicará sobre la parte del rendimiento neto que proporcionalmente corresponda a los arrendatarios que cumplan los requisitos previstos en este número 2.º 3. Los rendimientos netos con un período de generación superior a dos años, así como los que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, se reducirán en un 40 por ciento.
El cómputo del período de generación, en el caso de que estos rendimientos se cobren de forma fraccionada, deberá tener en cuenta el número de años de fraccionamiento, en los términos que reglamentariamente se establezcan Artículo 24. Rendimiento en caso de parentesco.
Cuando el adquirente, cesionario, arrendatario o subarrendatario del bien inmueble o del derecho real que recaiga sobre el mismo sea el cónyuge o un pariente, incluidos los afines, hasta el tercer grado inclusive, del contribuyente, el rendimiento neto total no podrá ser inferior al que resulte de las reglas del artículo 85 de esta ley.
RENDIMIENTOS DEL CAPITAL MOBILIARIO La ley hace una clasificación de 4 categorías: 1- Rentas obtenidas por la participan en fondos propios: la ley alcanza a las personas que sean socios, accionistas, partícipes de una sociedad de la cual cobren dividendos. Esta PF, que tiene acciones de una sociedad, participa en los fondos propios de la sociedad. Si la sociedad obtiene beneficios y retribuye a los socios accionistas, el socio está cobrando dividendos, y esto constituye un rendimiento del capital mobiliario.
 Los dividendos, primas de asistencia a juntas y participaciones en los beneficios de cualquier tipo de entidad  Los rendimientos procedentes de cualquier clase de activos, excepto la entrega de acciones liberadas que, estatutariamente o por decisión de los órganos sociales, faculten para participar en los beneficios, ventas, operaciones, ingresos o conceptos análogos de una entidad por causa distinta de la remuneración del trabajo personal.
 Los rendimientos que se deriven de la constitución o cesión de derechos o facultades de uso o disfrute, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, sobre los valores o participaciones que representen la participación en los fondos propios de la entidad.
 Cualquier otra utilidad, distinta de las anteriores, procedente de una entidad por la condición de socio, accionista, asociado o partícipe  La distribución de la prima de emisión de acciones o participaciones. El importe obtenido minorará, hasta su anulación, el valor de adquisición de las acciones o participaciones afectadas y el exceso que pudiera resultar tributará como rendimiento del capital mobiliario.
2- Rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios: una persona cobra intereses, este interés es una renta del capital mobiliario. Se ha cedido a un tercero un capital propio. Hay una retribución por el capital, que normalmente se denomina interés, y es este interés el cual tributa.
 Los rendimientos procedentes de cualquier instrumento de giro, incluso los originados por operaciones comerciales, a partir del momento en que se endose o transmita, salvo que el endoso o cesión se haga como pago de un crédito de proveedores o suministradores.
 La contraprestación, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, derivada de cuentas en toda clase de instituciones financieras, incluyendo las basadas en operaciones sobre activos financieros.
 Las rentas derivadas de operaciones de cesión temporal de activos financieros con pacto de recompra.
 Las rentas satisfechas por una entidad financiera, como consecuencia de la transmisión, cesión o transferencia, total o parcial, de un crédito titularidad de aquélla.
3- Rendimientos procedentes de operaciones de capitalización, de contratos de seguro de vida o invalidez y de rentas derivadas de la imposición de capitales: la ley se refiere a determinados contratos, que en muchas ocasiones, tienen forma de contrato de seguro, pero que en el fondo no son iguales al resto, si no que son forma de ahorro. Dicho de otra manera, en muchas ocasiones los planes de jubilación o planes de pensiones, pueden revestir la forma de contrato de seguro. En el contrato de seguro se asegura un riesgo, si se produce el siniestro, la entidad aseguradora paga una cantidad. Cabe asegurar la vida, asegurando el riesgo muerte. La ley obliga a tributar por la rentabilidad. La persona que ha constituido este contrato debe tributar por aquella cantidad que le esté pagando, que sean sin más devolución de lo que él pagó inicialmente. La renta se puede reducir en porcentajes y se logra que la parte que se reduce es reducción, y lo que no se reduce es la rentabilidad obtenida.
4- Otros rendimientos del capital mobiliario  Propiedad industrial o intelectual cuando el contribuyente no sea el autor. Si el autor cede la propiedad a otro sujeto, la ley califica a estos ingresos como rentas del capital mobiliario (no serán rendimientos del trabajo como pasaría en caso del autor).
 Los procedentes de la prestación de asistencia técnica, salvo que dicha prestación tenga lugar en el ámbito de una actividad económica.
 Los procedentes del arrendamiento de bienes muebles, negocios o minas, así como los procedentes del subarrendamiento percibidos por el subarrendador, que no constituyan actividades económicas.
 Los procedentes de la cesión del derecho a la explotación de la imagen o del consentimiento o autorización para su utilización, salvo que dicha cesión tenga lugar en el ámbito de una actividad económica.
Gastos deducibles: el criterio de deducibilidad de gastos vuelve a ser un criterio restringido.
La letra a) de la ley se aplicaría a los 3 primeros casos y la letra b) refleja los gastos deducibles para la modalidad de otros rendimientos.
- Gastos de administración y depósito de valores negociables - Cuando se trate de cuantías que supongan la contraprestación de una gestión discrecional e individualizada de carteras de inversión - Cuando se trate de rendimientos derivados de la prestación de asistencia técnica, arrendamiento de BM, negocios o minas o subarrendamientos Criterio amplio en caso de otros rendimientos: cuando el período de generación sea superior a dos años o que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, se reducirán en un 40%.
Artículo 26. Gastos deducibles y reducciones (rendimientos capital mobiliario) 1. Para la determinación del rendimiento neto, se deducirán de los rendimientos íntegros exclusivamente los gastos siguientes: a) Los gastos de administración y depósito de valores negociables. A estos efectos, se considerarán como gastos de administración y depósito aquellos importes que repercutan las empresas de servicios de inversión, entidades de crédito u otras entidades financieras que, de acuerdo con la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores, tengan por finalidad retribuir la prestación derivada de la realización por cuenta de sus titulares del servicio de depósito de valores representados en forma de títulos o de la administración de valores representados en anotaciones en cuenta.
No serán deducibles las cuantías que supongan la contraprestación de una gestión discrecional e individualizada de carteras de inversión, en donde se produzca una disposición de las inversiones efectuadas por cuenta de los titulares con arreglo a los mandatos conferidos por éstos.
b) Cuando se trate de rendimientos derivados de la prestación de asistencia técnica, del arrendamiento de bienes muebles, negocios o minas o de subarrendamientos, se deducirán de los rendimientos íntegros los gastos necesarios para su obtención y, en su caso, el importe del deterioro sufrido por los bienes o derechos de que los ingresos procedan.
2. Los rendimientos netos previstos en el apartado 4 del artículo 25 (otros rendimientos del capital) de esta Ley con un período de generación superior a dos años o que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, se reducirán en un 40 por ciento.
El cómputo del período de generación, en el caso de que estos rendimientos se cobren de forma fraccionada, deberá tener en cuenta el número de años de fraccionamiento, en los términos que reglamentariamente se establezcan.
RENDIMIENTOS DE ACTIVIDADES ECONÓMICAS Se pueden contraponer a las rentas del trabajo, diciendo que cuando hablamos de rentas del trabajo hablamos de contraprestaciones por realizar una actividad por cuenta ajena. En rendimiento por actividades económicas hablamos de ingresos obtenidos por realizar actividades por cuenta propia. La ley trata de los ingresos que procedan del trabajo o del capital conjuntamente, o solo uno de estos factores.
Rendimientos del trabajo  actividades por cuenta ajena Rendimiento por actividades económicas  actividades por cuenta propia Artículo 27. Rendimientos íntegros de actividades económicas.
1. Se considerarán rendimientos íntegros de actividades económicas aquellos que, procediendo del trabajo personal y del capital conjuntamente, o de uno solo de estos factores, supongan por parte del contribuyente la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.
En particular, tienen esta consideración los rendimientos de las actividades extractivas, de fabricación, comercio o prestación de servicios, incluidas las de artesanía, agrícolas, forestales, ganaderas, pesqueras, de construcción, mineras, y el ejercicio de profesiones liberales, artísticas y deportivas.
2. A efectos de lo dispuesto en el apartado anterior, se entenderá que el arrendamiento de inmuebles se realiza como actividad económica, únicamente cuando concurran las siguientes circunstancias: a) Que en el desarrollo de la actividad se cuente, al menos, con un local exclusivamente destinado a llevar a cabo la gestión de la actividad.
b) Que para la ordenación de aquélla se utilice, al menos, una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa.
A la hora de cuantificar las rentas de las AE, y saber cuál es la base imponible del impuesto. La Ley da un criterio muy general (art. 28). La Ley hace una remisión al Impuesto de Sociedades, es decir, a las normas de cálculo de la BI dentro de este Impuesto. Por lo tanto, hay equivalencia entre IRPF e IS en este punto. Es razonable porque una AE puede ser realizada por una PF (rendimientos tributan en IRPF) o por una PJ (rendimientos tributan en IS). Con independencia del medio jurídico con el que se haya obtenido, el rendimiento tributa de la misma forma. Aun así, hay matizaciones y limitaciones.
Aunque hay una remisión al IS, esta no se aplica siempre, porque la ley dice también que en el cálculo de la BS de rentas de AE, existen 3 métodos para determinar la BI  ESTIMACIÓN DIRECTA (ordinaria o simplificada). Solo en este caso habrá remisión, cuando se trate del método de estimación directa. En este régimen, ya sea ordinaria o simplificada, sí se produce plenamente la remisión al IS, y la idea básica para determinar la BI es que el empresario debe computar, por un lado, todos los ingresos, y de estos ingresos, restar los gastos deducibles (=beneficio).
1. Simplificada: se aplica cuando el sujeto tiene una facturación, un ingreso total no superior a 600.000 euros en el ejercicio económico. En el caso de la EDS, en principio, se calcula de un modo igual a la estimación directa normal, salvo en 2 puntos concretos que vienen regulados en el RIRPF (la ley no los menciona):  En la EDS existe una tabla de amortización específica para este régimen. Por lo tanto, en el IS hay unos criterios de amortización admisibles con unos límites señalados, y por la remisión del IRPF a la IS, también se deben aplicar las tablas y limitaciones para amortización fijadas. Pero si el empresario tributa en EDS utiliza una tabla de amortización específica, más amplia, que permite cantidades superiores de amortización. Se puede decir que esta tabla constituye un cierto beneficio fiscal para los empresarios individuales que tributen en este régimen.
 El empresario individual se puede deducir directamente un 5% de los ingresos en concepto de gastos de difícil justificación. Esto constituye un beneficio para el empresario individual que pueda tributar en este régimen.
Puede restar un % de los ingresos sin necesidad de justificarlo, porque se hace en concepto de gastos de difícil justificación.
Cualquier empresario que pueda tributar en EDS le saldrá más a cuenta que en la ordinaria. Pero hay casos que la ley permite que un empresario pueda renunciar a la EDS. El empresario puede renunciar porque, en algunos casos, si tiene deterioros reales que pueda demostrar superiores a las cantidades máximas de amortización que las tablas le permiten, la regla general de la IS le permite al empresario, si hay un deterioro mayor que a las tablas de amortización, podría renunciar.
2. Ordinaria En cuanto a los gastos, en IS hay partidas que no se consideran gasto deducible. En la ley del IRPF se limita, solo para PF, la deducibilidad de gastos en unos puntos concretos (art. 30), son gastos que la ley no admiten su deducción (aportaciones a mutualidades o seguros que podría pagar el empresario). También se establecen dos limitaciones para evitar posibles vías de fraude (criterios limitativos, cuando se sobrepasen cantidades no se entenderán como GD): 1. Cuando colaboran con empresario individual cónyuge o hijos, las remuneraciones son gastos deducibles para la actividad. Pero la ley dice que, para que se puedan decir, en caso de colaboración por trabajo, debe existir un contrato laboral o un alta en la seguridad social. Además, las remuneraciones deben ser las normales en el mercado.
2. Cuando el cónyuge o hijos pudiesen realizar cesiones de bienes. Si un empresario realiza actividad en local del cónyuge, debe ser de cantidad normal en el mercado el alquiler.
La ley entiende que los gastos que existan son deducibles, siempre que formen parte o pertenezcan a la actividad. Ejemplo: si un empresario individual tiene una actividad y tributa en estimación directa, no podrá considerar como GD la compra que se haga en el supermercado para su hogar. No es un gasto vinculado con la AE.
No serán gastos deducibles gastos particulares, pues no están relacionados con la AE. Se debe poder justificar la relación con la actividad.
Puede haber casos en que los criterios sean más discutibles el saber si los gastos son o no de la AE. Para ello sirven los elementos patrimoniales afectos. Por ejemplo, un empresario realiza una AE, y la realiza en un local, podremos decir que los gastos relativos a ese local, son gastos de la AE (alquiler, recibos de la luz, consumos, tributos, etc) y, por lo tanto, deducibles. Los gastos de la luz de la vivienda no serán deducibles. Entonces la ley, utiliza el criterio de que se deben determinar cuáles son los elementos patrimoniales afectos a la actividad para saber que gastos vinculados a estos bienes son deducibles.
A su vez, el RIRPF, señala algunos casos para evitar problemas de interpretación.
Por ejemplo, aquellos bienes que se puedan considerar parcialmente afectos a una actividad, también se pueden considerar deducibles (si un empresario ejerce 2 actividades simultáneamente en un mismo local, así, los gastos del local, proporcionalmente se imputarán a cada una de las actividades). Sin embargo, los bienes indivisibles no pueden tener una afectación parcial a la actividad. También dice la ley que se considera dedicado a la actividad un bien que se use en ésta, aunque de modo subsidiario o poco relevante se pueda usar para necesidades privadas del contribuyente.
Para el caso de los vehículos, la Ley establece que los vehículos, en principio, no pueden estar parcialmente afectos a la actividad (o lo están totalmente o no lo están). Salvo unos casos concretos que la ley señala (vehículos de representantes de comercio, vehículos de las empresas de alquiler de vehículos o de enseñanza de conducción, vehículos destinados al transporte de personas [taxi]). En estos casos sí se considera afecto a la actividad.
En el art. 28 se establece la regla de que, si un empresario obtiene rentas con la transmisión de los bienes afectos a la actividad, estas rentas no forman parte de las rentas de AE, porque formarán parte de ganancias o pérdidas patrimoniales. Esto es un criterio distintivo entre IRPF e IS (en este último sucede lo contrario).
La determinación de la estimación directa se hace por la renta realmente obtenida.
 ESTIMACIÓN OBJETIVA (tributación por módulos): esta se regula solo para el IRPF, no la encontraremos en IS, no hay remisión pues. Se puede aplicar (art. 31) cuando el empresario, la PF, tiene un ingreso bruto que no supera los 300.000 euros, aunque para algunas actividades son 450.000 euros. El Gobierno tiene en mente una reforma de la estimación objetiva.
La EO consiste en determinar un importe de renta crediticia, no en función de la renta real o la facturación real, sino en función de otros elementos regulados por las normas. Unos elementos que son datos de la propia actividad contemplados por las normas a los que las normas denominan módulos, a los cuales la Ley asocia un determinado rendimiento. Estos módulos anualmente el Ministerio de Hacienda publica una Orden Ministerial a finales de Noviembre con los módulos del año siguiente. Se parte, por un lado, de una clasificación de actividades, cada empresario debe de ver cuál es la actividad que desarrolla y qué módulos. Para cada actividad se señalan unos módulos y un rendimiento.
Valoración sobre este sistema: este sistema es más sencillo que el método de ED, sobre todo para pequeños empresarios. Un sistema de EO da lugar a que, al menos, los contribuyentes tributen unas cantidades y, de alguna manera, puede considerarse como una tributación mínima. La tributación por módulos es más ventajosa para los contribuyentes. Tiene una serie de inconvenientes. Por un lado, se puede decir que la simplicidad en cuando a la determinación. El régimen es sencillo de aplicar, pero también cada año se ha ido complicando más la regulación.
Por otro lado, actualmente existen medios informáticos que facilitan tanto al empresario como a la Administración (realizar el control). Por lo tanto, esta ventaja de no tener que llevar la contabilidad, hoy ya no resulta tan efectiva. Se considera que se puede mantener régimen de EO de la renta empresarial, pero quizás sería más correcto de partir no de unos módulos, sino de una facturación real.
Reducciones (art. 32) - Existe la figura de los falsos autónomos. Es decir, personas que en vez de ser contratadas como trabajadores, trabajan para una empresa, se hacen pasar autónomo y prestan los servicios. A efectos fiscales, las rentas que obtienen son rentas de AE, no del trabajo.
Podrán tributar por módulos. Pero, normalmente, no aplicarán módulos y deben tributar por estimación directa. Des del punto de vista fiscal, estas personas pueden tener un inconveniente. Estas personas se pueden aplicar una reducción.
Se pueden aplicar estos regímenes, los cuales son optativos y voluntarios. La regla general es que, si la PF tiene ingresos por debajo de estas cifras, en principio tributa en la estimación objetiva o en la directa simplificada. Pero el empresario puede renunciar a estos regímenes y tributar en la estimación directa ordinaria. Cuando se está por debajo de estas cifras, en principio, si nada se dice, el contribuyente tributa en estimación objetiva o directa simplificada, pero este régimen es optativo, puede renunciar a este régimen y acogerse a otro.
GANANCIAS Y PÉRDIDAS PATRIMONIALES Ejemplo: si una PF adquiere un bien, y paga un precio, y posteriormente vende ese bien por un precio superior, ha obtenido una ganancia, un beneficio. Ese beneficio es una renta y tributa en el IRPF. Si ahora debemos calificar esta renta, no pudiésemos encuadrarla en ninguna de las categorías anteriores (renta del trabajo, del capital o de la actividad económica). La ley introduce esta categoría, con cierto carácter residual, y este tipo de rentas quedan aquí integradas.
En esto casos (CV del bien) la ley lo incluye en esta categoría porque en muchos casos estos beneficios, estas rentas, son rentas que pueden haberse generado no en un ejercicio económico, sino en varios, o muchos. No es correcto integrar esta renta junto con las otras, dada la progresividad del impuesto, porque si no acaban tributando a un tipo impositivo mayor del que se hubiese aplicado de haber distribuido a lo largo de los años que se ha ido generando.
La actividad especulativa  es aquella actividad de quien hace CV en el menor espacio de tiempo posible con la idea de ganar con el cambio. Por ejemplo: la especulación bolsa. Si esta especulación realizada a corto plazo da lugar a ganancia y todas tributasen igual, resultaría que la más especulativa y realizada en período más corto estaría más beneficiada que las realizadas en períodos más largos.
 Estas ganancias tributan a un tipo superior.
Son variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente (aumento, incremento o disminución, puede ser aumentos en las ganancias y disminución en pérdidas). No se considera renta simplemente el aumento del valor de los bienes. El que valga más no da lugar a tributación. Debe aumentar el valor del patrimonio y que se ponga de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición del patrimonio, es decir, que un bien entre o salga del patrimonio de un sujeto.
Hay casos en los cuales no hay alteración en la composición del patrimonio, no hay ganancia patrimonial: - División de la cosa común - Extinción de comunidades - Extinción de régimen económico de gananciales Cuando hay cosa común que se divide entre varias personas, la ley y la jurisprudencia entiende que hay alteración en la composición del patrimonio, pero se trata de primar, y en realidad en este caso, no hay alteración en el patrimonio, sino que hay una especificación de lo que era de cada uno. Por lo tanto, en estas operaciones no hay una GP realmente.
- Transmisiones lucrativas por causa de muerte (“plusvalía del muerto”) - Transmisiones lucrativas de empresas  Un empresario transmite gratuitamente una empresa a sus hijos para la continuidad. Estaríamos ante una donación y una GP para el donante, que debería tributar por el aumento del valor de esa empresa. En este caso, estará exenta, no está gravada, porque la ley lo dice expresamente.
Dentro de las GP, tributan tanto las ganancias por operaciones onerosas como por operaciones lucrativas. Ejemplo: una persona compra un cuadro por 1 millón de euros, y pasados los años regala el cuadro a su hijo (que ahora vale 3 millones). Esta persona que regala el cuadro a efectos de IRPF debe tributar por GP, porque ha dispuesto de un bien que ha aumentado de valor y ese aumente se tiene en cuenta ahora en el momento de la alteración de la composición de su patrimonio (ahora ya no lo tiene, su patrimonio ha variado). Quien dona debe tributar en el IRPF por aumento del valor del bien desde el momento que lo adquirió hasta que lo dona. No hay ganancia patrimonial si: - Se dona a entidades benéficas - Plusvalía del muerto: en última instancia, es una ganancia exenta Exenciones - Transmisión de la vivienda habitual por mayores de 65 años. Para evitar que recaiga tributación sobre una persona en esta circunstancia, hay una exención (se entiende que va a una residencia, etc). Es requisito esencial que se trate de vivienda habitual - Donación a entidades benéficas - Reinversión de vivienda habitual de participaciones en empresas: si reinvierte lo obtenido en la renta en otra vivienda habitual al vender la primera, la ganancia está exenta Cuantificación del avance patrimonial o de la pérdida (art. 35 y 36) - Art. 35: a título oneroso - Art. 36: a título lucrativo A título oneroso, la ley establece que si una persona vende y debe pagar un impuesto, el importe del impuesto se resta. Especifica que las inversiones y mejores se rentan también. También se restarán las amortizaciones practicadas (la pérdida de valor se resta del valor de adquisición).
A título lucrativo, se toma el valor del bien con el valor normal del mercado.
Se integra en GP otras ganancias que no son de CV, por ejemplo, una persona gana un premio que no es renta del trabajo, o si va al bingo y gana dinero, son GP, aumento del valor del patrimonio, alteración en la composición del mismo pues entran bienes. Estos premios no están exentos, tributan como GP.
REGÍMENES ESPECIALES Y GESTIÓN 1- Imputación de rentas inmobiliarias (art. 85): si una PF, un contribuyente del IRPF, tiene un inmueble desocupado, ha de calcular una renta y declararla en el IRPF. Por lo tanto, esta renta que se calcula por el inmueble desocupado, es una renta ficticia, porque en realidad el contribuyente no ha ingresado nada, y sin embargo debe declarar una cantidad. Se declara en forma de imputación, de le imputa, se le atribuye una renta al obligado tributario sin que en realidad la haya percibido. Se aplica cuando una persona es titular de un BI desocupado. La ley lo percibe de manera que no sea su vivienda habitual, no esté en arrendamiento ni afecto a actividades económicas.
Este artículo supone una penalización para los inmuebles que no sean productivos. Da lugar a imputación de rentas una segunda residencia (en realidad, no está desocupado, lo está usando, sin embargo, sí que da lugar a una imputación de renta). No sería tanto desincentivo, pero se podría decir que en este caso hay una manifestación de mayor capacidad económica, y, por lo tanto, la ley obliga a que se tribute por ello. El criterio general es que la imputación de rentas no se aplica a la vivienda habitual.
La imputación de renta se cuantifica con un 1,1 % del valor catastral, o un 2% si el valor catastral no está actualizado (aunque la mayoría lo están). La cantidad resultante será la renta imputada, y eso es renta que se añade a la base imponible y, por lo tanto se tributa por ella.
2- Régimen de atribución de rentas: este régimen se aplica a las denominadas entidades sin personalidad jurídica (herencia yacente, imputación a los herederos) y además a las sociedades civiles (imputación a socios), comunidades de bienes (imputación a los comuneros). Un ejemplo de entidad sin personalidad jurídica que crea renta es una herencia yacente (bienes de un causante que no se han distribuido y que pueden producir rentas), no es del causante ni de los herederos. Como la herencia yacente no es contribuyente en el IRPF, la ley lo que hace es que estas rentas generadas se deben imputar a los herederos. Es decir, por el hecho de no pertenecer a PF no dejan de tributar, a efectos tributarios se imputa a los que sea declarados herederos.
3- Imputación de rentas en régimen de transparencia fiscal internacional: para caso de determinadas sociedades que estén situadas en el extranjero y que no distribuyan rentas a los socios y que, además, en el extranjero paguen impuesto inferior al que pagarían esas rentas si se hubiesen obtenido en España, la ley obliga a una imputación a las socios. Por lo tanto, se trata de evitar un mecanismo de elusión de impuestos. Ejemplo: una persona constituye una sociedad que sitúa en país extranjero donde los beneficios de la sociedad pague por los impuestos. Si los beneficios se reparte los dividendos en socios que son residentes, no pasa nada. Pero muchos sujetos realizan estas operaciones para pagar pocos impuestos. Los beneficios no se distribuirían, aquí es donde está el problema. Los beneficios se quedan en la sociedad.
Este régimen trata de evitar esto, de que alguien tenga una posición dominante en la sociedad y que, por otra parte, la sociedad pague pocos impuestos, con cuota inferior al 75% de lo que pagaría si se hubiera obtenido la renta en España.
Para poder aplicar este artículo, la ATE debe conocer cuáles son los beneficios de la sociedad en el extranjero. Si el contribuyente no la da y el Estado respectivo no la comunica, la ATE no podrá realizar esta imputación.
4- Régimen de imputación de los Derechos de Imagen: para la aplicación de este régimen hay una serie de requisitos, y se puede ver que estos se cumplen en algunos casos.
Un club contrata a futbolista F  desde el punto de vista jurídico hay una relación de trabajo, y si el Club paga a unas cantidades a F, como realizan un trabajo por cuenta ajena, en régimen de dependencia, el rendimiento se debe clasificar como renta del trabajo. Con esta renta, se incluye en el IRPF, y se aplica la tabla de tipo progresivo.
El Club obtiene dinero de otros sujetos (TV, empresas patrocinadoras) y con esas otras empresas, en muchas ocasiones, utilizan la imagen de los deportistas. Hay una serie de contratos que realiza el club en el cual se obtienen ingresos por esta imagen.
Entonces en F, en vez de cobrar 100 como RT, que se paguen 20 como RT y 80 como derechos de imagen. En realidad F cede la explotación de los derechos de imagen a una sociedad de la cual es socio. Lo cede por 10, por ejemplo. Entonces F, hasta ahora, cobra 20 de RT, más 10 de DI, ha rebajado el dinero que tributa en RT. Ahora el club contrata con la sociedad y los 80 que ha dejado de pagar, los paga a la sociedad. De tal manera, que la sociedad a partir de ahora no repartirá beneficios. Los 80 no los cobrará F, sino una sociedad de la que el socio. Además. La sociedad se puede situar en un paraíso fiscal o bien en el país de origen de F (por ejemplo, Brasil). Se ha desviado todo el dinero hacia otro lugar y con un mecanismo que lleva a que no haya calificación como RT y no se someta al IRPF al sistema de tributación progresiva.
A la vista de estas operaciones, el legislador reacciona. Mediante este régimen, si el dinero que se paga a la sociedad, aunque ésta no distribuya beneficios al socio, los derechos de imagen se imputan al deportista y, entonces, se tributa por ello.
5- Régimen aplicable a trabajadores desplazados a territorio español: actualmente, tiene una limitación (que no existía anteriormente). El legislador pensó que se podría importar capital humano (personas prestigiosas del extranjero). Se les concede que tributan en España con tipo de gravamen más bajo, y no con Impuesto de no residentes (porque no permite muchas reducciones que sí ofrece el IRPF). Entonces ocurrió que los que vinieron a utilizar este régimen de tributación fueron futbolistas, etc. Realmente no se buscará que vinieran personas como futbolistas (sino científicos, por ejemplo). Entonces, no se ha eliminado el régimen, pero sí que se ha limitado. Es un régimen pensado para que pueda venir gente a trabajar y tengan una serie de ventajas que no se consideran injustas.
Pueden optar por el Impuesto de renta de no residentes, es decir, si tributan por este impuesto, sucede que las rentas que estas personas puedan obtener en otros territorios, no tributan allí, lo cual supone una ventaja. Como no se hacen residentes, entonces también otros impuestos (como el de patrimonio), no tributan.
6- Instituciones de inversión colectiva: se refiere a fondos de inversión y sociedades de inversión en general. Hay sociedades, muchas de ellas muy conocidas (SICAV). Son modalidades de inversión de tal manera que se constituye de sociedad (de cartera o de inversión).
PF 1 , PF 2, PF 3 Pueden invertir en sociedad de inversión, y esta sociedad invertirá después en otras sociedades o actividades. Obtiene unos beneficios y, normalmente, cuando se constituye la sociedad de inversión, se constituye para que estos beneficios pueden distribuirse a los socios, o en muchas ocasiones, no se distribuyen.
Si no se reparten los beneficios, aumenta el capital de la sociedad, que a su vez continua invirtiendo. Se considera beneficiosa esta operación porque estimula la inversión. La sociedad mantiene la inversión.
Esta sociedad de inversión tributa poco, por ejemplo. Esto sí sería un beneficio fiscal, pero no a la vez. Si cualquier PF, en vez de invertir en SI, y esta sociedad no reparte beneficios, la Sociedad está tributando en IS. Si le reparten beneficios y tributa en IS, se reparte y se volviese a tributar, habría doble imposición. Habría doble gravamen de beneficios ya gravados previamente.
¿Realmente la sociedad, cuando el dinero pasa de otra, la sociedad está dominada por las PF, y por lo tanto, ellas sí que tributarían si hubiesen obtenido los dividendos? Actualmente en nuestra ley no hay eliminación de doble imposición de sociedades y pf Si la sociedad sigue invirtiendo los beneficios, se prefiere que no tributen para que se vuelvan a reinvertir. Por lo tanto, el régimen sigue por una necesidad de política económica, de favorecer la reinversión.
ART. 47 a 49 Renta general Rentas del trabajo Renta del ahorro X Rentas del capital - Mobiliario X 25.4 - Inmobiliario X Actividades económicas X Ganancias y pérdidas X que X 25. 1, .2, .3 no se generen por X con período de generación transmisión superiores a 1 año X en período inferior a 1 año Imputaciones de renta (se adscribirán a una u Si es capital mobiliario art. 25.4 o Si es de capital mobiliario en otra en función de su capital inmobiliario casos de art. 25.1, .2, .3 naturaleza) Hay unas rentas de base general que se incluyen y la ley las grava con la tarifa progresiva. La razón de ser de la separación de dos categorías es: - Renta general: progresividad - Renta del ahorro: (ahora hay un poco de progresividad) pero están sometidas a un tipo de gravamen fijo que no cambia, de carácter proporcional Lo referente a separar ganancias y pérdidas por más o menos de 1 año es actual, se entiende que las ganancias en período inferior a 1 año son especulativas. Y si esa persona se dedica a CV sin aumentar el valor real de los bienes, no se les dará la ventaja de tributar a un tipo proporcional, si no que lo harán como renta general y, por lo tanto, a un tipo progresivo.
Las de renta general se integran y compensan. La ley no permite que se resten sin más las cantidades negativas. En rentas de actividades económicas es posible obtener ganancias o pérdidas.
Si en RAE hay pérdidas, éstas sí que se podrán restar de otras ganancias u otros RAE.
En la renta del ahorro es más difícil que haya saldo negativo. Si hay pérdidas patrimoniales se deben restar en los ejercicios siguientes si la persona tiene ganancias. Puede suceder que haya una incomunicación entre unas y otras.
Una vez que tenemos la BI (puede ser base imponible general o del ahorro): Base imponible general - Reducciones = BASE LIQUIDABLE GENERAL Base imponible del ahorro - Reducciones = BASE LIQUIDABLE DEL AHORRO Se regulan las reducciones por aportaciones a instrumentos de previsión social. Uno de ellos puede ser un plan de pensiones. Ésta aportaciones le dan derecho a una reducción en la base imponible.
Ejemplo: persona realiza aportaciones a un plan de pensiones. Tiene un sueldo de 50.000 euros al año y realiza aportación de 5.000. Es un dinero a que una persona renuncia (pues no podrá disponer de ese dinero hasta la jubilación, o enfermedad grave). Se quiere incentivar que la gente realice a estas aportaciones. La aportación se realiza para, en su momento, tener una pensión. Hay un beneficio fiscal. Del mismo modo que renuncia al dinero, tributariamente es como si no lo hubiese cobrado. Hay reducción en la BI. En la base imponible quedarán 45.000 euros. En el futuro, esa pensión será la devolución del dinero más una rentabilidad. Cuando se revida, esta cantidad tributará por entero. Recibirá por ejemplo 6000 (5000 que ha aportado más 1000 de rentabilidad).
Como no tributó en aquel momento, en el año que lo reciba deberá tributar. Según las fórmulas, esto serán rentas del trabajo, o según el contrato realizado, podrán ser rentas del capital.
En el art. 52 se establece un doble límite para la deducibilidad fiscal de las aportaciones a planes de pensiones.
- Por una parte, la aportación máxima o la reducción no puede ser superior al 30% de la base imponible. Ejemplo: si se tiene 10.000 euros de salario, no se podrá aportar más del 30%.
Fiscalmente no se reconoce una reducción mayor, aunque sea un contrato privado y se pueda aportar lo que se quiera.
- Por otro parte, el límite de 10.000 euros al año, conocido como límite absoluto. No podrá registrar más de esta cantidad.
El art. 55  pensiones compensatorias pagadas al cónyuge, satisfecha por decisión judicial. Estas pensiones compensatorias se reducen. Quien las paga resta esa cantidad que paga de su base imponible. Si persona tiene salario anual de 50.000 y paga a cónyuge 5.000 euros, tendrá una base imponible de 45.000. Por no disfrutar de esta cantidad se reduce. Son rentas del trabajo las pensiones cobradas del cónyuge. Por lo tanto, el cónyuge que cobra estos 5000 sí que deberá tributar por ello como renta del trabajo.
La ley establece que estas cantidades se restarán, y si no hubiese saldo suficiente en rentas del capital se restarán en rentas del ahorro.
Base liquidable general Base liquidable del ahorro + tarifa progresiva + tarifa cuasi proporcional  Tarifa estatal  Tarifa CCAA autonómica puede (cada aprobar su propia tarifa). Aprueba tarifa similar a la del E, pero no tiene porque ser = = CUOTA ÍNTEGRA = CUOTA ÍNTEGRA Este impuesto está parcialmente cedido a las CCAA (50% Estado y 50% CCAA). A partir de este momento, el impuesto se divide en un tramo estatal y en un tramo autonómico, pues hay una tarifa estatal y una autonómica.
Base liquidable Cuota íntegra Resto base liquidable Tipo de gravamen aplicable Base liquidable Cuota íntegra Resto base liquidable Tipo aplicable – – – – Hasta euros Euros Hasta euros Porcentaje 0 0 17.707,20 12 % 17.707,20 2.124,86 15.300,00 14 % 33.007,20 4.266,86 20.400,00 18,5 % 53.407,20 8.040,86 66.593,00 21,5 % 120.000,20 22.358,36 55.000,00 22,5 % 175.000,20 34.733,36 En adelante 23,5 % Si una persona gana por ejemplo 100.000€, para los primeros 17.000 tributará al 12%, para los siguientes 15.000 (que ya serán 22.000 tributados) tributará al 14%, y así. Además la tabla ya indica la cuota: si tiene 20.000, tributará por los primeros 17.000 al 12%, y la tabla ya le indica que esa cuota será de 2.000€. Si cobra 18.000, por los primeros 17.700 tributaría 2.124, y para los restantes 300, el 14% de éstos. Esta progresividad se refleja en que cuanto más se cobre, mayor será el tipo aplicable, más tributará. Si hubiera progresividad continua, o sea que si cobras 18.000 se te aplica a todo el 14%, habría error de salto. Por eso se divide en tramos, para fomentar la igualdad (progresividad por tramos o escalones).
Fundamento de tipo económico teórico > se basa en las denominadas teoría de la igualdad del sacrificio o teoría del beneficio. Una persona que tenga rentas altas (50.000 euros) tiene más capacidad económica que alguien que gana 20.000, y debe pagar más impuestos. Pero de la totalidad de la renta de cada persona, la renta se va dedicando, en primer lugar, a necesidades más básicas. Las leyes tributarias tratan de que, por aquella parte de renta destinada a necesidades básicas, se debe aplicar a todos el mismo tipo de gravamen. En esa parte de renta, todos deberán hacer el mismo sacrificio. Quien gana 50.000 pagará más impuestos de hacer un sacrificio mayor en el segundo tramo, no en el primero. Para las rentas destinadas a gastos iguales se hará el mismo sacrificio.
En sentido inverso, se puede hablar del beneficio. Es decir, una persona conforme tiene rentas más altas va aumentando de renta y puede destinarlas a necesidades más superfluas y, por lo tanto, tiene un beneficio mayor de esa renta. La utilidad marginal de esa renta disminuye. Es decir, para una persona que gana 20.000 euros al daño, si le quitas 1000, hace un mayor sacrificio que la persona que ganando 50.000 le quitaras 1000. A la inversa diríamos que el beneficio que recibe la persona que tiene menos rentas por una unidad suplementaria de renta es mayor. Si la persona que gana 20.000 si se le sube el sueldo a 1000, el beneficio es mayor que si se le aumenta el sueldo en 1000 euros a quien gana 50.000. Es beneficio en términos de utilidad.
Art. 56 > mínimo personal y familiar Se ha creado un concepto de mínimo exento (muy esencialmente en el IRPF). Es decir, una persona no tiene en realidad capacidad contributiva mientras no supere una determinada renta. Debe haber una primera renta, tan básica y necesaria, que un contribuyente pueda disponer sin pagar ningún tipo de impuestos. La capacidad contributiva no comienza desde el primer euro, sino superando.
Debe haber un mínimo sin tributación, que debe ser personal y familiar. Si además, tiene personas a cargo, debe sumar más renta para atender a esas personas, por ello, se crean los mínimos por descendientes y ascendientes.
- Descendientes: hijos que convivan menores de 25 años. Son cantidades crecientes por cada hijo y se van sumando. Si además es menor de 3 años, suma otro tipo de cantidad.
- Ascendientes Si una persona gana 50.000, y se le calculan por mínimo 10.000 = 40.000 (ésta sería la renta disponible). Esto recibía una crítica, si una persona gana 200.000 y resta 10.000, tributa por 190.000. Si ahora vemos el efecto que hay sobre la cuota tributaria, aunque los dos resten la misma cantidad, el de 190.000 ahorra más impuesto, y el de 40.000 ahorra menos. Y esto no se consideraba justo, pues el rico resta más por el mínimo que el que no es tan rico. Esto dio lugar a la reforma del mínimo e introducción de un nuevo sistema. En la tarifa autonómica se hace totalmente igual.
De la cuota íntegra se restan las deducciones sobre la cuota para hallar la cuota liquidable.
CUOTA ÍNTEGRA + DEDUCCIONES = CUOTA LIQUIDABLE Las deducciones en la cuota son las siguientes (art. 67 y 68) - Deducción por inversión en vivienda habitual: ha sido derogada en 2013 pero hay un régimen transitorio. Las personas que hayan adquirido la vivienda habitual antes del año 2013 pueden seguir aplicando esta deducción. Quien la haya comprado después, ya no tienen derecho a esta deducción.
- Deducción por donativos: realizados a entidades benéficas, etc.
- Deducciones por actividades económicas para todos los que tengan empresas pueden aplicar deducciones reguladas en IS - Deducción por alquiler (también regulada en Catalunya), sometidas a unos límites.
- Deducción por maternidad El resultado  CUOTA LÍQUIDA En el ámbito autonómico sucede igual. La ley del IRPF regula estas deducciones, y cada persona aplica el 50% de la deducción en la cuota estatal y el otro 50% en la cuota autonómica, para pagar por igual al Estado y a la CCAA. Lo que sucede es que, las CCAA también regulan cada una de ellas sus propias deducciones, por lo tanto, cada contribuyente en su CCAA debe ver si tiene derecho a alguna deducción autonómica aplicable.
El contribuyente debe tributar y presentar la autoliquidación y pagar el impuesto, y éste se gestiona una única vez, que la realiza el Estado.
Base liquidable general Base liquidable del ahorro  Tarifa estatal  Tarifa estatal  Tarifa autonómica  Tarifa autonómica Cuota íntegra - Deducciones Cuota íntegra - Deducciones Cuota líquida CUOTA DIFERENCIAL: Puede ser positiva o negativa (de tantas deducciones...). Si es negativa, significa que ha ingresado ya una cantidad superior a la que realmente debía, y por tanto tiene derecho a pedir la devolución de ello.
Arts. 96, 97 y 98 son artículos sobre la gestión tributaria, realizada por el Estado, cada año sale una Orden Ministerial diciendo cuál es el período de declaración.
...