Temario Historia Antigua II (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Valladolid
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Antigua II
Año del apunte 2013
Páginas 11
Fecha de subida 16/01/2015
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

HISTORIA ANTIGUA II.
ROMA.
BLOQUE II. APOGEO Y CRISIS DE LA REPÚBLICA ROMANA.
TEMA 1. EL MARCO INSTITUCIONAL.
República viene de res pública. Es como los romanos denominaban a su régimen de gobierno. Significa asuntos públicos o del pueblo.
Se sustentaba en 3 columnas básicas: - Senado: Mantienen entre ellas un equilibrio de poder, en el cual, la parte fuerte o la que realmente controla el poder es el Senado, por lo cual, el régimen republicano es de tipo oligárquico. Está integrado por antiguos magistrados patricios, exclusivamente a principios de la república. Más tarde habrá plebeyos (patres o jefes de las familias en la Roma primitiva, alrededor de 100). A comienzos de la República su número era de 300 miembros y aumentando hasta 600 en época de Augusto. Su origen es de época monárquica. Al principio la condición de senador es vitalicia. No pueden reunirse por voluntad propia, sino que tiene que ser convocada por un magistrado, ya que es un órgano consultivo.
Solo pueden convocar: o Cónsules o Pretores o Tribunos de la plebe El que convocaba era el que presidía la sesión, siendo el primero en hablar mediante un discurso en el que contaba las cuestiones a discutir y sus propuestas de resolución. A partir de aquí intervienen los que desean expresarse en voz alta, con un orden, que venía marcado por la dignitas o dignidad del senador. Primero intervenían los que desempeñaban las magistraturas más importantes. Si estos estuvieran en el mismo nivel, se tendría en cuenta la edad. Se procede entonces a la votación, que puede ser secreta o no, según se decida.
Las decisiones que toma el senado es el senatus consultum. Estos, legalmente no obligaban a los magistrados, ya que solo eran “consejos”, pero en el caso de no hacer caso a estas decisiones, el senador saldría mal parado.
Al Senado le compete cualquier asunto de interés para la dirección del Estado.
Los ámbitos más relevantes son: o Política exterior.
o Declaraciones de guerra.
o Ratificación de los tratados de paz.
o Decide sobre las campañas militares (lugar, momento, recursos económicos...).
o Relaciones diplomáticas .
o Distribución de los gobernadores en las provincias romanas.
o Dirección y gestión de las finanzas públicas (administra el tesoro público) (ager publicus).
o Acuñación de moneda.
o Control del orden interno.
o Senatus consultum ultimum: ocasiones excepcionales de grave amenaza que legaliza cualquier tipo de actuación que tomen los senadores.
o Faceta religiosa: guardián de los cultos y valores de la sociedad. Decide sobre la construcción de templos o adición de nuevos dioses al panteón.
o Otorga la auctoritas patrum, que es una autorización a las decisiones tomadas por los comicios.
- Pueblo: Emitía su parecer a través de los comicios, de forma limitada.
- Magistraturas: Las magistraturas son los brazos ejecutores del Senado. El honor que supone desempeñarla se refleja en ciertos privilegios, como el vestir la toga pretexta (blanca con el borde púrpura), se les reservan asientos preferentes en los espectáculos públicos y los más importantes van acompañados de los lictores.
Características generales: o Electivas: se eligen por el pueblo a través de los comicios, excepto el dictator. Los requisitos son: ser ciudadano romano y no estar sometido a ningún proceso penal. En la práctica hace falta ser patricio para algunas o determinado nivel de riqueza.
o Gratuitas: no perciben remuneración por desempeñarlas. Para los romanos es un honor. Se busca que caigan en ciudadanos ricos, en la práctica.
o Colegiadas: cada una es desempeñada por varios individuos a la vez.
Como mínimo dos. Cada uno de ellos tiene plenitud de poderes, a excepción del dictator. Existe el derecho de veto, es decir, un magistrado puede vetar una decisión tomada por otro, lo que obliga a tomar las decisiones de forma consensuada. Además, existe el veto de una magistratura superior sobre las decisiones de cualquier magistrado inferior. El tribuno de la plebe tiene derecho de veto sobre cualquier magistrado.
o Anualidad: la duración de todas las magistraturas es de un año. La duración del dictator era de 6 meses y la de censura, que se elegían cada 5 años. Había una normativa para prevenir posibles abusos. No se puede repetir ninguna magistratura, excepto el consulado, por la misma persona. Está prohibido también hacer varias al mismo tiempo. Para el paso de una a otra se imponía un periodo mínimo de 2 años y, en el caso concreto del consulado, se imponía un periodo de 10 años. Además existen límites mínimos de edad para desempeñar cada magistratura.
Entre los 28-30 se podía empezar y en torno a los 40 se podía optar a ser cónsul.
o Responsabilidad: son responsables de sus actuaciones ante los tribunales, con la excepción del dictator, censores y tribunos de la plebe.
Este orden se reflejaba en la fórmula SPQR (Senatus Populusque Romanus).
Conceptos básicos que afectan a las magistraturas: - Todas tienen potestas, aunque en distinto grado. Se entiende por esto el poder legal que se concibe a una persona para desarrollar funciones. Puede ser mayor, minor o par. Estos grados servían para dirimir los conflictos entre magistraturas.
Cuando colisionaban las decisiones se utilizaba este grado para tomar una decisión que prevaleciera. En función de estas pueden: o Emitir edictos.
o Imponer multas.
- Solo algunas magistraturas tienen imperium, las más importantes. Es distinto a lo anterior. Es de naturaleza sacra o religiosa, que faculta al magistrado para: o Reunir y mandar tropas.
o Aplicar la pena de muerte.
o Convocar al Senado.
o Convocar los comicios.
Son los cónsules y los pretores y, de forma extraordinaria, el dictator.
Todas tienen potestad, pero solo estas tienen imperio.
- Capacidad para tomar auspicium o facultad para consultar la voluntad de los dioses, en relación a un asunto concreto y siempre con la ayuda de sacerdotes.
Existen grados, de los cuales cónsules y pretores serían los más altos. Las de origen plebeyo están privadas de esta capacidad.
- Gozan de la auctoritas, al igual que todas las instituciones públicas. Es el respeto o prestigio de una institución, gracias a los méritos de quienes las han ocupado. El más alto grado lo tendría el Senado.
Criterios en función de los cuales se pueden clasificar las magistraturas: - Patricias o plebeyas según su origen. Todas lo son menos el tribuno de la plebe y los ediles de la plebe.
- Curules o no curules en función del derecho del magistrado a utilizar la sella curulis, que es la típica de los magistrados más importantes.
- Mayores o menores: en función de si tienen imperio y auspicio.
- Ordinarias o extraordinarias: Las ordinarias son las que formas parte de la carrera pública y las extraordinarias las que no forman parte, que son el dictador y el censor. El resto son ordinarias.
Cursus honorum: Es la carrera pública integrada por las distintas magistraturas. Hay que haber servido 10 años en las legiones como oficial y después de esa etapa de servicio militar hay que desempeñar un cargo público dentro del grupo del vigintisexvirato. Se entraba a las legiones con 16-18 años. Después de esto se presentaban a las elecciones a cuestor, que es la primera de las magistraturas.
Cuestura: Se dedican a asuntos económicos, por ejemplo, custodian el tesoro público del estado, custodian los archivos estatales, reciben el dinero de impuestos, multas, etc. En origen eran dos, pero durante la República llegan a ser 40. Es una magistratura de origen patricio, pero al ser la más baja, se incorporan los plebeyos (409 a.C). Son elegidos por los comicios (tribus) y son presididos por un cónsul.
Tribuno de la plebe: Para defender los derechos de la plebe. Tiene como requisito que el individuo tiene que ser de origen plebeyo. Primero eran dos, pero luego fueron 10. Este aumento complica la administración. Tiene unos caracteres especiales: - Derecho a convocar el Senado y los comicios, a pesar de que no tiene imperio.
- Tiene el derecho de veto en más alto grado de todas las magistraturas.
- Se les concede el derecho de auxilio o refugio, es decir, podían recibir en sus casas perseguidos de la justicia. Funcionaba al igual que un templo, como lugar de protección.
- Se le concede un carácter sacro-santo, es decir, sus personas son inviolables.
- Convocan la concilia plebis, que no necesitan de la autorización del Senado. Es su instrumento más poderoso.
- Su debilidad reside en el soborno.
- Se eligen en comicios por tribus presididos por un tribuno.
Ediles: Los primeros fueron los de la plebe. Se considera una magistratura menor y tenían a su cargo la custodia de los templos y archivos de la plebe. Lo que se entiende por ediles como tales son los curules, cuya magistratura aparece en el 366 a.C. Son dos y se encargan de organizar lo relativo a la policía, seguridad pública en calles y mercados, del orden y restauración de edificios públicos y la organización de los juegos públicos.
Es una magistratura muy onerosa, es decir, supone un desembolso económico muy importante. Se busca, para que paguen de su bolsillo cuando no haya fondos, que sean personajes muy ricos. Se eligen por comicios por tribus presididos por un cónsul.
En época de Julio César se crean otros dos ediles, los ceriales, que se dedicaban a la gestión de las distribuciones de grano a la plebe. Era un cargo muy popular.
Pretores: Goza de imperio y es de las más altas e importantes. Los pretores están facultados para mandar tropas, en concreto, puede tener el mando sobre una legión.
Pueden convocar el Senado y los comicios. Además tenían que suplir a los cónsules cuando estaban fuera de Roma, ya que era normal que estuvieran en campañas militares.
La competencia propia de los pretores es la administración de justicia. En origen había dos pretores: - Urbano: dirimía los asuntos judiciales entre ciudadanos romanos.
- Peregrino: se encarga de los asuntos judiciales entre ciudadanos romanos y no ciudadanos.
Cuando Roma empezó a conquistar territorios extra itálicos se añadió el gobierno de las provincias y se les asignó a los pretores este gobierno, lo cual obligó a aumentar su número.
En época de Julio César se elegían en torno a 10 pretores por año.
Es una magistratura elegida por los comicios centuriados, presididos por un cónsul. Es la última de las magistraturas ordinarias.
Consulado: Hay dos y tienen los máximos poderes civiles y militares. Está dotada de imperio.
Se consideran el principal brazo ejecutor de las decisiones del Senado.
Son elegidos por los comicios centuriados, presididos por un cónsul. Sus competencias son: - Militares: son los generales del ejército y reciben los encargos de las campañas militares. Pueden mandar sobre 2 legiones. Los ejércitos consulares aparecieron en el marco de las guerras contra los samnitas.
- Son responsables de la seguridad interna de la ciudad.
- Pueden convocar y presidir el Senado y los comicios. En principio son los primeros llamados a hacerlo.
- Capacidad de presentar propuestas de ley, tanto al Senado, como a los comicios.
- Solo la pueden desempeñar patricios en un principio y es la última a la que se incorporan los plebeyos.
- En época republicana dan nombre a los años.
Magistraturas extraordinarias: Dictator o dictadura: Es extraordinaria y está dotada con los poderes máximos, incluso por encima de los cónsules. Está desempeñada por una sola persona, cuando las demás son colegiadas. Su duración es más breve, 6 meses, y es concebida para ser puesta en funcionamiento en momentos de especial peligro para el Estado y su supervivencia. Es elegido por los cónsules. Nadie tiene derecho a veto sobre él. Se le faculta para elegir un ayudante, llamado magíster equitum.
Censura: Se eligen 2 cada 5 años.
Se encargan de: - Elaborar el censo de ciudadanos romanos con su patrimonio y rentas.
- Elaborar el album senatus, es decir, individuos con rango senatorial.
- Son guardianes de la moral tradicional y las buenas costumbres. Tenían un instrumento para castigar a quienes habían cometido un delito contra la moral o las buenas costumbres. Es la nota censoria o nota de infamia. El resultado es que eran mermados en sus derechos cívicos.
- Se encargaban de adjudicar los contratos públicos o estatales. Había contratas públicas, como por ejemplo la construcción de edificios públicos, cobro de impuestos en las provincias, tasas aduaneras...
Son elegidos por los comicios centuriados, presididos por un cónsul.
Sacerdocios: No forman parte del cursus honorum, pero era frecuente que los hombres públicos alternaran las magistraturas con los puestos sacerdotales. Se pueden incluso hacer simultáneamente. Es habitual que los miembros de la aristocracia desempeñaran estos puestos. Los requisitos mínimos eran: - Ser ciudadano romano.
- Ser de origen libre.
- Estar libre de defectos físicos, ya que se pensaba que eran castigos de Dios.
La mayor parte de los cargos eran vitalicios y se solían organizar en colegios, como las magistraturas. La forma de elección fue variando a lo largo de la República. Con carácter general, era el colegio sacerdotal el que ofrecía el puesto a un candidato idóneo, cuando se producía una baja, que normalmente era por fallecimiento. Se podían elegir en los comicios por tribus, entre varios candidatos presentados por el colegio.
El colegio más importante es el colegio pontifical, en el cual estaban: - Los pontífices, cuyo número fue en aumento, ya que en origen eran 3, hasta 16.
Es el sacerdocio más importante, ya que supervisan toda la actividad religiosa y cultual de los ciudadanos y del Estado. Entre ellos destaca el pontifex maximus, que es el máximo representante de la comunidad ante las divinidades. Tiene autoridad y capacidad de disciplina sobre todos los colegios sacerdotales.
- Los flamines, que son sacerdotes de una divinidad en concreto. El más importante es el flamen dialis, que es el de Júpiter.
- Los Rex sacrorum, que es de origen muy antiguo. Está reservado a los patricios. Absorbió parte de las responsabilidades de los reyes al caer la monarquía. Está rodeado de tabúes y por este motivo, quien lo ocupaba, tenía prohibido ocupar puestos políticos.
- Las vírgenes vestales que son las 6 sacerdotisas de Vesta, que es la protectora del hogar. Las 6 vírgenes eran las encargadas de cuidar el hogar o fuego sagrado en el templo de Vesta, que estaba en el foro. Preparaban la mola salsa, que era la harina con la que se elaboraba la masa del pan que se ofrecía en las fiestas. Eran reclutadas por el pontífice máximo entre los 6 y 9 años. Eran de familias romanas aristocráticas, que tenían el honor de tenerlas. No era vitalicio, si no que se desempeñaba durante 30 años. Los 10 primeros eran aprendices, otros 10 para las funciones propias y los 10 últimos como profesoras. Cuando terminaban el sacerdocio se integraban a la vida civil. Tenían que ser vírgenes durante los 30 años bajo pena de muerte.
- Los augures, que eran 3 en origen pero aumentan hasta 16 en época de Julio César. Son los especialistas en los auspicia o interrogar la voluntad de las divinidades.
- Los arúspices, de origen etrusco. Estaban especializados en la consulta del hígado de las víctimas de sacrificios y su interpretación. En general de todas las entrañas. Interpretan los prodigios como el vuelo de las aves, caída de rayos...
Comicios: A través de este participa el pueblo en la política.
- Eligen a los magistrados.
- Aprueban proyectos de ley.
- Se constituyen en tribunal de justicia.
Existen 4 tipos de asambleas o comicios: 1. Comicios curiados o comicia curiata: son de origen monárquico. La unidad de voto es la curia. Hay un total de 30 curias o votos (10 por cada tribu primitiva que creó Rómulo). La mayoría se alcanzaba por mayoría simple (16 votos a favor). Se reunían en una parte del foro, llamado comitium y estos comicios, desde los inicios de la República, fueron despojados de sus atribuciones, que pasaron a los otros tipos de asamblea, de manera que, prácticamente, la competencia más importante que mantuvieron era la votación de la lex curiata de imperio, que se votaba para dar imperium al rey (poder militar) y ahora se votará para darselo a cónsules y pretores.
2. Comicios centuriados o comicia centuriata: Reforma de Servio Tulio. La unidad de voto es la centuria y el funcionamiento de su votación es de tipo oligárquico. Eran 193 centurias. Votan primero las de 1ª clase junto con caballeros y dos de fabri. El voto de los grupos sociales más acumulados ya tenían la mayoría simple. Una vez que se alcanzaba mayoría simple se paraba la votación. En el año 241 fueron sometidos a una reforma, en la cual se aumentó el número de centurias de carácter general, hasta 373 y se alteró el equilibrio de voto entre las clases, de manera que la primera clase ya no tenía mayoría simple.
Esto obligaba a negociar y a abrir las votaciones. Se instituye también que la primera centuria en votar fuera sorteada. Se reunían en lo que conocemos como el campo de Marte. Las funciones más importantes era elegir a los magistrados con imperium y a los censores. También tenían que ratificar los tratados de paz y la votación de las declaraciones de guerra. Aprobaban propuestas de ley (función legislativa) y en el ámbito judicial se podían establecer como tribunal para las acusaciones más graves que podían devenir en pena capital. También podían constituirse como tribunal de apelación a petición de los ciudadanos (provocatio ad populum).
3. Comicios por tribus o comicia tributa: Se reúnen en tribus territoriales, creadas también por Servio Tulio. Eran 4 tribus urbanas y 15/16 rústicas. La novedad era que la población se situaba por su lugar de residencia. El número de tribus fue en aumento y se fijó de forma definitiva a mediados del siglo IV a.C. Quedó en 4 tribus urbanas, donde se dividía la población de Roma y 31 rústicas donde se establecía la división del territorio. Luego era hereditaria, ya no era por residencia, ya que el número de ciudadanos era cada vez más numeroso. En las urbanas se concentraba la población más modesta. Los propietarios se metían en las rústicas, en función de donde tenían los territorios. Los terratenientes situaban libertos suyos en el campo como propietarios, para influir en las votaciones. Signo oligárquico. Para atajar esta manipulación, en el 220 se hizo una reforma en la cual se pasaba a adscribir a los libertos rurales a las tribus urbanas. Las funciones más importantes eran: a. Elección de los magistrados que no tienen imperio.
b. Pueden aprobar propuestas de ley.
c. Funciones judiciales. Pueden convertirse en tribunales de justicia para delitos menores.
4. Asamblea de la plebe o concilia plebis: Los plebiscitos, en origen, afectaban a los plebeyos, pero a partir de la ley Hortensia de 287, las decisiones empiezan a afectar a toda la ciudadanía. La unidad de voto sigue siendo la tribu y están presididas por un tribuno de la plebe.
Su funcionamiento es limitado, ya que en muchas ocasiones es de signo oligárquico, los comicios aprueban propuestas de ley, pero no se permite la discusión y el voto es oral, lo cual hacía que no fuera secreto.
El funcionamiento político de la República.
La república es una forma de gobierno oligárquica donde el poder está en el Senado.
Las asambleas funcionan con limitaciones y por tanto, la única permanente es el Senado, que diseña la política exterior e interior. A medida que avanza la república hubo un proceso de selección o restrictivo, en el que dentro del grupo senatorial, se acabó privilegiando un sector reducido de familias senatoriales, que denominamos nobilitas. Son un sector selecto, que controlan el acceso al consulado y lo monopolizan.
Incluso dentro de la aristocracia es esta élite la que dirige el destino de la república.
Lo que utilizan para imponer sus intereses son las alianzas, las cuales van modificando.
Las establecen dentro de los grupos senatoriales u otros sectores, como negocios, economía monetaria, pequeños y medianos propietarios agrarios, plebe urbana...
La política se convierte así en un juego corrupto, en el cual, los sobornos y traiciones están a la orden del día para alcanzar consulados, magistraturas poderosas, controlar el voto...
A pesar de todo, hubo alguna reacción por parte de algunos sectores para poner coto a esta corrupción y se aprobaron distintas leyes, como las leges de ambitu o leges suntuarias, contra la corrupción y el exceso de lujo. En general tienen poco éxito.
...