Tema 2.4. La conflictividad tribal (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura Historia Medieval de España
Año del apunte 2013
Páginas 5
Fecha de subida 02/06/2014
Descargas 37
Subido por

Vista previa del texto

2.4.  LA  CONFLICTIVIDAD  TRIBAL     Desde  el  VIII  al  XI,    muy  importantes.     Las  luchas  entre  árabes  (yemeníes  y  qaysíes)     Los   enfrentamientos   entre   árabes   son   ya   antes   de   época   de   Mahoma.   De   hecho,   cuando   se   crea   el   imperio   islámico,   tal   rivalidad   se   va   a   ir   extendiendo   a   todos   los   territorios   donde   se   asienten.     Las  luchas  llegan  pues  también  aquí  con  Musa.       ¿Por   qué   se   enfrentan?   Ellos   mismos   son   conscientes   de   que   proceden   de   un   antepasado   común.  Son  dos  grupos  tribales  divididos  en  multitud  de  clanes,  pero  son  conscientes  de  que   proceden  de  un  antepasado  común,  están  ligados  consanguíneamente.  Hay  historiadores  que   piensan  que  la  rivalidad  se  puede  relacionar  a  los  distintos  modos  de  vida  de  unos  y  otros.   • • Antes   de   Mahoma,   los   qaysíes,   los   del   norte,   son   fundamentalmente   pastores   nómadas.  Algunos  si  viven  en  oasis  y  hacen  producción  de  dátiles.     Los   yemeníes,   los   del   sur,   tienen   modo   de   vida   distinto,   son   fundamentalmente   agricultores  y  comerciantes,  sedentarios  por  tanto.   Sabemos   que   los   árabes   del   norte   continuamente   están   asaltando   las   caravanas   de   los   comerciantes   del   sur,   y   que   continuamente   asaltan   los   campos   de   cultivo.   Los   historiadores   dicen  que  es  motivo  inicial  de  la  rivalidad,  por  esos  distintos  modos  de  vida.       Pero   a   partir   del   VIII,   cuando   se   ve   en   la   península,   el   motivo   es   otro:   el   descontento   social   provocado  por  las  consecuencias  de  las  conquistas.     • • Los  árabes,  en  las  conquistas,  no  se  mezclan  con  los  autóctonos.  Gracias  a  los  Amsar,   ciudades  campamento,  mantienen  la  cohesión  entre  árabes  y  reforzar  su  identificación   con   los   derechos   de   los   conquistadores.   Son   conscientes   de   que   si   se   hubieran   mezclado   con   los   conquistados,   en   poco   tiempo   habrían   perdido   su   identidad,   y   las   rentas  de  las  conquistas:  habían  de  mantenerse  fuera,  no  mezclarse.   En  Egipto  ya  se  les  plantea  el  problema:  con  las  conquistas,  a  los  Amsar  llegan  nuevos   emigrados  árabes  que  también  reclaman  parte  de  los  beneficios.  El  problema  se  va  a   resolver   momentáneamente,   pero   aplazándolo   y   desviándolo   gracias   a   nuevas   conquistas.   No   soluciona   el   problema,   sino   que   lo   desplaza   y   agrava,   extendiéndolo   ante  la  multiplicación  de  los  Amsar.   • • Y   simultáneamente,   estas   ciudades   irán   aprendiendo   poco   a   poco   su   carácter   exclusivamente   militar.   Pero   paulatinamente,   vendrán   mercaderes,   administrativos…   elementos   civiles,   sin   los   mismos   intereses   que   los   conquistadores,   con   lo   cual   les   puede  interesar  que  haya  allí  población  autóctona.     Es   más,   los   amsar   atraerán   población   autóctona:   habrá   indígenas   convertidos   que   se   asienten:   se   inicia   desde   entonces   proceso   de   asimilación,   porque   se   empiezan   a   mezclar   árabes   e   indígenas.   El   objetivo   de   segregación   está   quedando   obsoleto,   en   solo   dos   generaciones.   Al   principio,   esa   escasa   cantidad   de   Mawali,   convertidos,   al   principio   son   pocos.   Hace   que   su   importancia   política   también   sea   muy   escasa.   Pero   la   aceleración   lógica   y   creciente   del   proceso   de   conversión   hace   que   los   Mawali   aumenten.  Vamos  a  asistir  a  la  formación  de  dos  tendencias,  y  cada  una  va  a  cristalizar   en  un  “partido”  y  una  “política”,  en  dos  corrientes:   o Los  árabes  yemeníes  defienden  que  el  neomusulman,  el  indígena  convertido,   un  miembro  integral  de  la  UMMA,  la  comunidad  islámica.  A  efectos  jurídicos,   fiscales,  sociales…  no  son  un  peligro,  hay  que  equipararlos  a  los  árabes.     o En   cambio   el   partido   qaysí   considera   que   la   asimilación   es   un   riesgo   para   conservar   sus   derechos   de   conquista.   Por   tanto,   su   actitud,   es   mantener   la   segregación,  los  AMSAR,  no  mezclarlos  con  los  indígenas.     La   oposición   influye   en   la   forma   de   encarar   las   conquistas:   como   conquistar,   asentarse   y   repartir  la  conquista.   Papel  clave  aquí,  los  califas:  los  omeyas  (que  son  árabes  del  norte)  apoyan  la    política  qaysí.  Y   es   una   de   las   causas   de   la   caída   omeya,   la   sublevación   abasí   tiene   un   principio   universalista   de   que  todos  los  musulmanes  son  de  primera.     Cuando  Musa  llega  en  712,  viene  con  toda  esta  problemática  detrás.     Así,   aquí   el   conflicto  estalla,   con   todas   sus   consecuencias   políticas:   estalla   una  guerra   civil   ante   la   oposición   yemení   y   qaysí.   Comienza   nada   más   instalarse.   Pero   va   a   desaparecer   temporalmente   al   estallar   el   conflicto   con   los   bereberes:   entonces   se   unen   los   árabes   para   enfrentarse  al  enemigo  común.     Las  rebeliones  bereberes     El  origen  del  conflicto  con  los  bereberes  está  en  la   desigualdad  entre  la  aristocracia  árabe  y  los   restantes  musulmanes.  En  el  fondo,  las  mejores  zonas  se  las  habían  quedado  los  árabes  (Valle   del   Guadalquivir,   del   Ebro,   las   mejores   curas   del   sur…).   Esa   desigualdad     se   refleja   en   esa   distribución  del  territorio,  con  el  agravante  de  que  en  la  P.I,  a  diferencia  del  resto  del  Imperio   islámico,   donde   conquistan   árabes,   aquí   conquistan   primero   los   bereberes:   fue   la   expedición   de  Tariq  la  que  abrió  los  caminos.  Y    a  pesar  de  ello,  a   partir  del  714,  ya  no  aparecen  nombres   bereberes  en  ningún  puesto  de  mando.   Esta   posición   provocó   malestar   entre   bereberes   península   y   del   norte   de   África,   porque   hay   grandes  desigualdades.  Los  bereberes  se  sublevan,  y  la  primera  revuelta  estalla  en  el  Magreb,   en  el  739.  Aquí,  el  descontento  adquiere  matiz  político,  debido  a  la  predicación  de  los  JARIYÍES   (una  segregación  de  los  chiitas  à  el  califa  ha  de  ser  el  mejor  de  todos:  todos  los  musulmanes   son   iguales   ante   Allah,   no   solo   los   árabes,   todos   mismos   derechos.   Incluso   afirman   que   cualquier   creyente   de   vida   irreprochable   podía   ser   califa,   incluso   aunque   fuera   un   esclavo   negro.   Esta   es   la   ideología   de   la   revuelta   del   739,   antiárabe   y   contra   la   forma   de   repartir   las   tierras  y  mandos  en  la  conquista.   En   Al-­‐Andalus,   los   motivos   son   los   mismos:   al   ver   el   éxito   del   Magreb,   donde   vencen,   se   sublevan.  Estalla  en  el  740  à  bereberes  de  Al-­‐Andalus  se  sublevan  en  los  territorios  al  norte   del  Guadarrama.  Y  esos  bereberes  empiezan  a  bajar  hacia  el  sur,  empujando  a  los  contingentes   árabes,  excepto  con  los  del  valle  del  Ebro,  donde  un  poblamiento  árabe  muy  importante,  por   lo   que   es   más   difícil.   En   cambio   en   la   otra   zona,   árabes   más   dispersos:   así,   acabaran   concentrados   en   Córdova,   por   el   entonces   gobernador   Abd-­‐al-­‐Malik   Ibn-­‐Qattan   (no   cal   recordar).   En   vano,   el   gobernador   trata   de   detener   a   los   bereberes,   que   al   final   obtienen   la   victoria.     Ante  esto,  llama  a  unas  tropas  árabes  del  norte  de  África,  los  sirios,  que  estaban  allí  cerca  de   Ceuta   en   el   740,   llegados  allí   enviados   por   el   califa   para   contener   la   revuelta   bereber   del  norte   de   África   (era   unos   10   12.000   hombres).   Estos   sirios   son   vencidos   por   los   bereberes   del   Magreb,   y   en   el   norte   de   África   se   crean   dos   estados   independientes   Jariyíes   (Rustimí   de   Tahart  y  Sijilmassa).     Entonces   ibn-­‐Qattan   los   llama   para   intervenir   en   la   P.I.   Estos   sirios   pasan   a   la   península,   en   este  caso  logran  vencer  a  los  bereberes,  pero  el  jariyeísmo  no  desaparece,  pero  no  constituye   una  amenaza  ya  más  en  el  VIII.   Pero   es   esta   revuelta   bereber,   de   neomusulmanes,   recién   convertidos.   Los   muladíes,   los   de   aquí,  no  intervienen  en  la  revuelta.  Solo  a  finales  del  VIII,    los  muladíes  se  revueltan.  Inexisten   políticamente  hasta  finales  VIII.   Sirios,  en  principio,  habían  de  regresar  a  su  tierra:  pero  al  llegar  a  P.I.,  deciden  quedarse.     El  establecimiento  de  los  sirios     Problema:   era   un   contingente   considerable   que   además   habían   vencido,   con   lo   cual   había   que   recompensarlos.     o Hay  historiadores  que  pensaron   que  se  les  dieron  tierras  del  Quinto  estatal.  Problema:   parece  que  no  se  separó  tal  parte  en  el  reparto,  y  aunque  se  hubiera  sacado,  no  eran   suficientes  para  recompensar  a  los  sirios  victoriosos.  Los  bereberes  habían  puesto  en   entredicho  el  dominio  árabe  peninsular,  y  por  tanto  fue  importante.     Los   sirios   se   permiten   el   lujo   de   asesinar   ibn-­‐Qattan   y   confiscan   tierras   a   los   baladíes.   Están   en   situación   de   fuerza,   y   además,   cuando   es   nombrado   gobernador   Abu   I-­‐Hattar,   tiene   que   recompensar  a  los  sirios  que  asesinaron  al  1r  gobernador  y  que  confiscaron  tierras  árabes,  de   los   baladíes.   Entonces   sucede   que   Abu   -­‐Hattar   concede   a   los   sirios   una   tercera   parte   de   los   tributos   que   pagaban   los   dhimmies   (cristianos   y   judíos)   de   unas   tierras   determinadas:   Ilbira   (Granada),   Rayya   (Málafa),   Sidonia,   Sevilla,   Jaén,   Tudmir   y   Beja.   De   la   chizya   y   jaray   de   los   dhimmies  una  tercera  parte  se  da  a  los  sirios.   Es   importante   porque   los   primeros   árabes   en   llegar   a   península   se   recompensaron   con   tierras,   pero  estos  sirios  lo  hicieron  con  soldadas.     Al   principio   parece   que   el   estado   recaudaba   y   1/3   se   dio   a   los   sirios,   pero   una   vez   hubo   problemas  de  debilidad  estatal,  los  sirios  lo  recaudaron  ellos  mismos.     Estos  clanes  sirios  se  establece  en  ¿Beja,  Kura  y  Mugunnada?,  las  llamadas  provincias  de  clanes   sirios.   La  otra  cuestión  a  resolver  por  Abu  l-­‐Hattar  eran  las  represalias  baladíes,  confiscados  por  los   sirios,   que   asesinaron   a   Qattan   y   confiscaron   tierras   a   los   baladíes.   Así,   Hattar   ha   de   buscar   solución:   primero   legaliza     a   los   baladíes   tierras   ilegales,   y   les   amplia   las   concesiones   de   las   tierras  ya  legalizadas.  Así,  los  baladíes  y  los  sirios  están  contentos.  El  que  pierde  es  el  estado,   que   pierde   tierras   y   de   todo.   Frena   un   tiempo   el   conflicto,   pero   pronto   restalla   entre   qaysíes   y   yemeníes.     Cifras     ¿Pero  cuántos  eran?  Problema  de  calcular  cual  es  el  número  de  invasores.  Las  cifras  que  nos   dan  las  crónicas  siempre  hacen  mayores  las  hazañas  musulmanes,  por  lo  que  no  son  ciertas.   Los  historiadores,  con  los  datos  de  las  crónicas,  calculan  diferentemente:   • • • Levi   Provençal:   no   adelanta   ninguna   cifra.   Sólo   dice   que   las   crónicas   dan   unos   datos,   que  no  son  reales,  pero  que  él  no  puede  adivinar.   Bosch  Vilá:  primeras  oleadas  del  VIII,  llegarían  unos  40-­‐50.000  árabes  y  unos  350.000   bereberes.  Y  se  impondrían  sobre  una  población  entorno  a  los  4  millones.     Sánchez   Albornoz:   desde   el   711   hasta   el   756,   durante   el   emirato   dependiente,   población   de   unos   30-­‐40.000   árabes   (contando   baladíes   y   amiyún),   mientras   que   los   bereberes   serían   entre   60-­‐80.000.   Aunque   también   recuerda   que   hay   un   goteo   constante.  En  total,  contándolo  todo,  pueden  haber  llegado  un  total  de  unos  150.000   musulmanes  que  se  sobrepondrían  a  una  población  de  unos  3  millones  de  habitantes.   Es  una  proporción  escasísima.   •   Pierre   Guichard:   acepta   las   cifras   de   Sánchez   Albornoz.   Pero   dice   que   se   corresponden   a   la   cuantía   de   los   diferentes   ejércitos,   pero   solamente   al   número   de   hombres,   que   no   vienen  solos,  como  decía  Sánchez,  sino  con  sus  clanes,  sus  familiares.  Hay  que  añadir   cifras.  Además,  también  hay  que  tener  en  cuenta  que  la  capacidad  de  reproducción  de   estos  clanes  es  amplísima,  al  practicarse  la  poligamia.  Y  tienen  tierras,  y  posibilidades   económicas,   con   lo   cual   pueden   tener   las   concubinas   que   quieran.   Además,   estos   musulmanes  tienen  capacidad  extraordinaria  de  absorción  población  indígena  por:   o Los   matrimonios   mixtos   (se   casan   con   mujeres   hispano-­‐visigodas),   pero   no   ceden  mujeres  (las  árabes  o  bereberes  no  se  pueden  casar    con  hispanos)   o Vínculos  de  parentesco  artificial,  parecidos  a  los  del  mundo  romano.  Los  que   se   convierten   al   islam   entran   a   formar   parte   de   un   clan,   aunque   sean   hispano-­‐ visigodos,  los  mawali.  Así,  al  cabo  de  un  tiempo,  ya  no  podemos  saber  cuantos   son,  porque  todos  están  vinculados  entre  sí.   ...