TEMA 16: Comportamiento animal (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Valencia (UV)
Grado Ciencias Ambientales - 1º curso
Asignatura Biologia
Año del apunte 2017
Páginas 5
Fecha de subida 15/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Aloma Riera Rodríguez Biología TEMA 16: COMPORTAMIENTO ANIMAL El comportamiento es un constante y continuo fluir de posturas y movimientos. Precisamente por eso, para el estudio del comportamiento es necesario la división de éste en unidades discretas, las llamadas pautas de comportamiento.
Según la definición de NIKO TINBERGEN, la etología es la ciencia que lleva a cabo el estudio biológico del comportamiento. En la actualidad, se centra en cuatro campos distintos de estudio: causalidad, desarrollo, evolución y función, que se denominan también como los cuatro ¿Por qué? De la etología.
COMPORTAMIENTO INNATO Y COMPORTAMIENTO APRENDIDO: DESARROLLO El primero conflicto que afectó a la etología, se produjo en una confrontación entre los etólogos, en su mayor parte europeos y zoólogos y los psicólogos de la escuela americana de psicología comparativa. Ambos grupos compartían un interés por el comportamiento animal, pero el enfoque partía de puntos de vista muy dispares.
La batalla se entabló sobre el tema del desarrollo del comportamiento, un tema sobre el que los puntos de vista de ambas escuelas divergían de un modo muy claro. Las distintas opiniones sobre el desarrollo sustentadas por los etólogos y por los psicólogos comparativos proceden, básicamente, del hecho de subrayar la importancia de la naturaleza o bien de la educación. La mayoría de psicólogos dan énfasis a la educación.
Por el contrario, los etólogos tienden a concentrarse sobre pautas que son muy estereotipadas y de modo parecido en todas las especies, y suelen denominar a este tipo de actos como innatos o instintivos. De este planteamiento se deduce que la naturaleza es la causa más importante y que la educación es de escasa trascendencia.
Esta controversia fue fructífera. Los psicólogos reconocieron que la evolución ha diferenciado las especies animales y ha limitado su posibilidad de aprendizaje. Por su parte, los etólogos rechazaron la idea de que todo comportamiento está fijado y es inflexible y a la vez comprendieron que los actos objeto de su estudio, independientemente de su grado de estereotipación, estaban influidos por el aprendizaje y otras condiciones ambientales. En resumen, que no puede trazarse un límite entre el comportamiento innato y el aprendido. En la batalla entre naturaleza y educación, los resultados han sido un compromiso: ambos bandos han aprendido que ni la naturaleza, ni la educación pueden ignorarse en el desarrollo de cualquier pauta de comportamiento.
CAUSALIDAD La causalidad es el estudio de las influencias externas y los estados internos que llevan a los animales a comportarse del modo que lo hacen. Los procesos sensoriales implicados en el comportamiento son del mayor interés para los etólogos pero también para los psicólogos. Todos ellos comparten el interés en comprender el modo por el que los acontecimientos en el medio exterior son transformados en señales nerviosas y de éstas en pautas de comportamiento.
Los animales están unas veces más dispuestos que otras a desencadenar determinadas respuestas, como son comer, beber, o aparearse, y ello ha conducido a la elaboración de muchas teorías diferentes acerca de cómo se combinan los factores externos e internos para afectar al comportamiento. El conjunto de estas teorías se conoce con el nombre de teorías de la “motivación”. Lo que motiva a un animal desde su interior constituye, sin duda, un problema mucho más difícil de tratar que los estímulos procedentes del entorno y que afectan a su comportamiento, sin embargo, tanto los factores internos como los externos intervienen en la producción del comportamiento.
La mayoría de las pautas de comportamiento, como la alimentación, el acicalado, el comportamiento sexual, ... se sitúan entre los extremos de un espectro y reciben influencia tanto de estímulos internos como de factores externos, aunque con una participación diferente.
EVOLUCIÓN Es necesario remitirse al estudio del comportamiento actual de los animales, para obtener alguna información acerca de la historia evolutiva de su comportamiento.
Todo tipo de comportamiento posee una base genética, pero el hecho de que los genes afecten a las pautas de comportamiento no basta para suponer que tiene lugar un proceso evolutivo. La evolución se produce gracias a la existencia de diferencias en la probabilidad de éxito de los individuos de una población: aquellos que mejor se adaptan a la forma de vida poseen una mayor probabilidad de transmitir sus genes a la próxima generación que aquellos individuos peor adaptados, de modo que los genes adecuados se multiplican y los menos adecuados se hacen más escasos. Dado que los genes se transmiten de una generación a la próxima, estos cambios en el comportamiento sólo se producirán si las diferencias entre los individuos tienen una base genética. Dicho de otro modo, la evolución no sólo requiere que el comportamiento posea una base genética, sino que las variaciones en el comportamiento estén basadas en parte en variaciones de tipo genético sobre las que pueda actuar la evolución.
Del mismo modo que una pauta determinada de comportamiento está afectada por varios genes, un gen puede influir sobre varias pautas de comportamiento. Ello implica la suficiente variabilidad genética para que la selección natural pueda operar sobre ella, y este aspecto ha quedado demostrado por medio de trabajos que utilizan la selección artificial.
Si una pauta de comportamiento puede alterarse por selección artificial, ello supone que las variaciones poseen una base genética sobre la que puede actuar la selección y que las poblaciones naturales son variables con respecto a estos genes. Muchos de estos experimentos han demostrado que la selección puede alterar una amplia variedad de pautas de comportamiento y además han permitido descubrir cómo se producen estos cambios.
La facilidad con la que la selección puede actuar depende de la base genética que posea el comportamiento.
La selección actúa preferencialmente alterando aquellos caracteres cuya base genética es mayor, por lo que podemos concluir que existen abundantes pruebas de variaciones en el comportamiento afectadas por variaciones genéticas sobre las que la selección natural puede actuar.
FUNCIÓN La función de una pauta de comportamiento, constituye una ventaja selectiva o un valor de supervivencia, ya que supone que los individuos que la poseen son más aptos.
Cualquier comportamiento posee a la vez, causas y funciones, y su comprensión implica el conocimiento de ambos factores. No obstante, no puede responderse a una pregunta causal con una explicación funcional y viceversa.
Algunas funciones son de fácil comprensión, como por ejemplo el significado funcional de los comportamientos de huida frente a la presencia de depredadores. La supervivencia tiene una clara ventaja selectiva. Sin embargo, otras cuestiones son mucho más difíciles de explicar en términos sencillos.
Pero a pesar de que existen líneas de argumentación que conducen desde la producción del canto hasta la ventaja selectiva, existen otras líneas alternativas de distinta naturaleza y, sólo a través de un cuidadoso estudio es posible decidir cuál es la correcta.
Conviene tener muy en cuenta que las pautas de comportamiento no tienen por qué poseer necesariamente una sola función. Sin embargo, en cualquier caso, su consecuencia es que los poseedores de una determinada pauta de comportamiento tienen un mayor éxito que les asegura la continuidad en el seno de la población.
La comprensión del significado funcional de las pautas de comportamiento implica descubrir cómo se incrementa la transmisión de los genes de un determinado individuo a la siguiente generación. Ésta es la función “última” del comportamiento, pero en casos como por ejemplo el canto en las aves, no puede unirse simplemente al propio acto. Tal como pone de manifiesto el esquema, el canto puede tener varias consecuencias inmediatas y cada una de ellas puede llevar a obtener un mayor éxito reproductor. Es necesario estudiar, en cada caso particular, la realidad de las líneas de argumentación expuestas.
COMPORTAMIENTO SOCIAL El comportamiento social es la interacción entre dos o más animales, por lo general de la misma especie.
Muchos animales se benefician de vivir en grupos, por cooperación y división del trabajo. Por el contrario, otros pasan la mayor parte de su tiempo independientemente, aunque para reproducirse deberán formar parejas, y en sus prácticas para la obtención del alimento pueden interferir con otros individuos. A pesar de ésto, su tipo de vida es esencialmente solitaria.
La distribución del alimento y la cantidad del mismo que un animal puede defender por sí solo son dos factores que poseen una profunda influencia en la determinación de la estructura social. Se comprende pues, que sea la disponibilidad del alimento la que determine si los animales deben mantener un territorio o bien vivir en zonas de límites imprecisos. Sin embargo, el número de individuos que ocupan un territorio puede variar desde uno a un grupo de tamaño variable, que se desplazan a la vez y comparten los recursos del área, o bien recogen el alimento de un modo más o menos independiente.
Los animales que conforman grupos obtienen una serie de ventajas en relación con la defensa, pues un grupo de animales es de mayor tamaño que un individuo aislado y puede ser divisado desde una distancia mayor, pero si el depredador sólo caza una presa a la vez, tardará más tiempo en localizar el alimento si las presas se mantienen juntas que si están igualmente distribuidas por todo el territorio. Además, en un grupo, el número de ojos vigilantes es mayor, por lo que difícilmente el depredador podrá pasar desapercibido en su aproximación.
Otra razón para que los animales se agrupen la plantea el hecho de que, si los depredadores sólo toman una presa cada vez, la mejor estrategia para la presa consiste en situarse de forma que siempre exista otro individuo entre ella y el depredador. Por tanto, las presuntas presas tienden a formar grupos debido simplemente a que la existencia en el seno del grupo minimiza el área de peligro para cada animal (efecto dilución). La existencia en el seno de un grupo puede también confundir al depredador ya que resulta difícil fijarse y cazar a un individuo determinado (efecto confusión). Algunos animales son cooperativos para la defensa del grupo, lo que evidentemente constituye una ventaja adicional para este tipo de vida.
Otro conjunto de beneficios por parte de los animales que viven en grupo se relaciona con la explotación de los suministros de alimento. Si el alimento se presenta agrupado, como suele ser el caso, los animales que lo consumen tienden también a formar grupos. No obstante, no todos los grupos de alimentación son sociedades pasivas, pues algunos animales, como los leones o las hienas, cooperan en la caza.
Este comportamiento aumenta la probabilidad de éxito, dado que los componentes pueden turnarse en la cacería y, además, pueden distribuirse por todo el territorio a fin de limitar las vías de escape. Esto hace posible además las capturas de presas mayores que si actuaran en solitario.
Otra ventaja del agrupamiento puede ser importante para animales que no son carnívoros. Se trata de que los grupos son capaces de hacer uso de los recursos de un modo más sistemático que los individuos aislados. Si los individuos de una población forman grupos y se desplazan juntos por el territorio, pueden tener la seguridad de que al final alcanzarán un área no explotada, donde el alimento existente baste para compensar todos los esfuerzos realizados desde el momento de la formación del grupo.
Las ventajas en relación a la obtención del alimento o en la evitación de los depredadores explican la razón por la que muchas especies de animales viven en grupo, pero poco se sabe de la riqueza de las interacciones existentes entre los miembros del grupo. Los grupos más complejos son los de los insectos sociales.
Si dos animales cooperan en determinadas tareas, como pueda ser la captura de una presa, ambos obtienen un beneficio inmediato. Pero en aquellos casos en los que un individuo ayuda a otro sin ningún beneficio inmediato, es probable que se trate de individuos emparentados, de modo que los beneficios son para los genes del donante.
MIGRACIONES Las migraciones son desplazamientos periódicos o estacionales de grupos de animales hacia nuevos hábitats o áreas geográficas, debido a modificaciones climáticas, escasez de nutrientes, pautas de comportamiento relacionadas con la reproducción, etc.
Deben conocer el destino de su viaje y la dirección del trayecto. Cuentan con un sistema sensorial que les permite orientarse: Brújula solar (la altura del sol sobre el horizonte y el azimut). Pueden utilizar patrones de intensidad luminosa en el cielo, o la polarización de la luz.
o o o El campo magnético (referencia espacial permanente).
Las estrellas.
Quimiorrecepción.
SELECCIÓN SEXUAL La selección sexual depende de la ventaja que algunos individuos tienen sobre otros del mismo sexo y especie en relación con la reproducción.
Los dos mecanismos que Darwin había propuesto: las luchas entre los machos por la obtención de los apareamientos, y la actitud selectiva de las hembras, son los motores que explican la evolución de los caracteres extravagantes.
Después del apareamiento, la selección sexual continúa, en la competencia espermática, que es el equivalente postcópula de las luchas entre machos por conseguir el apareamiento.
El equivalente postcópula de la elección femenina es la elección femenina críptica, (mecanismos mediante los cuales las hembras de numerosas especies ejercen un control sobre la fertilización de los huevos o mecanismos para expulsar el esperma después del apareamiento.
El conflicto sexual radica en que en muchas ocasiones machos y hembras no coinciden en sus intereses, pues la poliandria aporta un claro beneficio a las hembras al incrementar significativamente su fertilidad, pero las masas de esperma de distinta procedencia se mezclan en la espermateca produciendo una paternidad mixta.
...

Comprar Previsualizar