Trabajo - La ecologia (2009)

Trabajo Español
Universidad Instituto Químico de Sarriá (IQS)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 1º curso
Asignatura Pensamiento Social y Cristiano
Año del apunte 2009
Páginas 9
Fecha de subida 01/08/2014
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

La  ecología,  un  problema  moral  nuevo     Etimológicamente,   ecología   proviene   del   griego   –   oîkos   (casa)   y   lógos   (tratado)   –   y   vendría  a  significar  el  tratado  sobre  el  hábitat  en  el  que  se  desarrolla  nuestra  vida.   Según  el  Diccionario  de  la  Real  Academia  de  la  Lengua,  es  la  <parte  de  la  biología  que   estudia  las  relaciones  existentes  entre  los  organismos  y  el  medio  en  que  viven>.     La   primera   reflexión   de   la   que   parte   el   libro   es   la   siguiente:   por   un   lado   tenemos   el   comportamiento   del   animal,   que   se   adapta   al   medio   natural,   y   por   otro   está   el   hombre,  que  usa  la  técnica  para  modificarlo  y  hacer  que  sea  el  medio  el  que  se  adapte   a  él.     Y  aquí  radica  el  problema  de  la  mayoría  de  las  catástrofes  ecológicas,  ya  que  no  todas   las  intervenciones  humanas  han  sido  favorables  para  el  medio.   Ejemplos   de  ello  los  encontramos   en:  la  fuga   de   cianuro   de   metilo   que   se   produjo  el   3   de  diciembre  de  1984  en  la  India,  que  produjo  3.600  muertos  y  100.000  heridos;  o  el   accidente  en  la  central  nuclear  de  Chernobil  en  la  URS  el  26  de  abril  de  1986,  donde  se   lanzaron   cinco   toneladas   de   combustible   radioactivo   a   la   atmósfera   y   murieron   32   personas,   también   produjo   499   heridos   graves,   600.000   personas   expuestas   a   la   radiación   (de   7.000   a   25.000   de   ellas   se   espera   que   desarrollen   cáncer),   también   se   tuvieron  que  evacuar  a  150.000  personas  y  quedaron  abandonados  119  pueblos.   La   contaminación   atmosférica   ha   llegado   a   alcanzar   niveles   que   parecen   de   ciencia-­‐ ficción.   En   1970,  en  Tokio,   los   agentes   de   circulación   tenían   que   relevarse   cada   cuarto   de   hora   para  ir  a  respirar  oxigeno,  los  grandes  almacenes  vendían  oxigeno  en  lata,  también  con   una  moneda  se  podía  respirar  oxigeno  en  una  pequeña  cabina.     Y   actualmente   se   producen   muchas   otras   catástrofes   a   las   que   nosotros   nos   mostramos   indiferentes,   como   sería   el   caso   de   la   desforestación   creciente   del   Planeta,   la  contaminación  atmosférica,  la  escasez  de  los  recursos  naturales  o  los  problemas  con   los  residuos  nucleares.     Nos  llama  la  atención  la  reflexión  de  Margaret  Mead  y  Walter  Fairservis,  donde  explica   que   en   el   pasado   ya   hubo   civilizaciones   poco   respetuosas   con   el   medio   ambiente,   como   la   mesopotámica,   que   desaparecieron   en   gran   parte   a   causa   del   deterioro   ecológico  que  provocaban.  Y  otras  más  respetuosas  con  el  medio,  como  la  egipcia  o  a   la  china,  que  duraron  mucho  más  tiempo1.     El  problema,  se  encuentra  en  el  hecho  de  que  mientras  el  gasto  humano  era  menor  a   la   actuación   de   la   naturaleza,   los   recursos   parecían   ilimitados   y   la   gente   no   se   preocupaba  por  su  consumo  agresivo.   No   obstante,   esto   cambia   en   1950,   con   el   Club   de   Roma,   formado   por   100   socios   filántropos   de   todo   el   mundo,   cuando   fueron   al   M.I.T   (Boston)   y   le   encargaron   al   científico  Meadows  y  su  equipo  un  estudio  llamado  “Los  límites  del  crecimiento”  donde                                                                                                                           1  MEAD,  Margaret,  y  FAIRSERVIS,  Walter,  <Kulturelle  Verhaltensweisen  und  die  Umwelt  des  Menschen>   en  (ENGENHARDT,  D.,  [dir.])  Umweltstrategie,  Güetersloh  1975,  pp.  15-­‐32.   1     se   hace   un   cálculo   de   77   ecuaciones   con   múltiples   variables   para   calcular   cual   es   el   impacto   de   la   actividad   humana   y   la   capacidad   de   auto   renovación   de   la   Tierra.   Éste   estudio  demostró  que  la  tierra  es  limitada  y  sus  recursos  se  acabaran,  ya  que  llegaron  a   la   conclusión   de   que,   si   no   tomamos   medidas   radicales   a   lo   largo   del   próximo   siglo   tendrá  lugar  un  colapso  planetario2.   Fue  entonces  cuando  se  inició  el  movimiento  ecologista.     Un   precedente   de   estos   estudios,   podríamos   hallarlo   en   Malthus,   en   el   siglo   XVIII,   aunque  sus  estudios  sacaron  conclusiones  erróneas  ya  que  no  pudo  tener  en  cuenta  el   impacto   de   la   Revolución   Industrial,   en   la   que   obtuvimos   la   capacidad   de   crear   nuestros  propios  recursos.     Una   buena   manera   de   acabar   el   tema,   es   como   lo   hace   Carvajal   en   su   libro   cuando   dice:  Debemos  concluir  que  para  la  naturaleza  la  civilización  industrial  es  el  monstruo   más  horrible  que  ha  aparecido  sobre  la  tierra  hasta  hoy3.       Ética  ecológica     Hace  unos  años,  cuando  la  gente  no  era  consciente  del  mal  que  se  hacía  a  la  Tierra,  no   era  inmoral  maltratarla,  pero  cuando  en  1972  nace  la  Ética  ecológica,  y  la  gente  tiene   la  conciencia  del  mal  que  está  haciendo,  si  lo  sigue  haciendo  será  considerado  inmoral,   ya  que  estará  perjudicando  a  la  vida  humana.     La  ética  ecológica  no  propugna  el  retorno  a  una  naturaleza  virgen,  libre  de  cualquier   manipulación,  ya  que  es  imposible  negar  los  beneficios  que  la  ciencia  y  la  técnica  han   proporcionado  a  la  humanidad.  El  problema  se  plantea  cuando  se  atraviesa  ese  umbral   a   partir   del   cual   las   consecuencias   negativas   de   la   tecnología   sobrepasan   a   sus   beneficios.     Aunque   la   tecnología   sea   la   responsable   de   los   daños   ecológicos,   también   es   posible   idear  técnicas  para  prevenir  dichos  daños  y,  en  su  caso,  regenerar  la  naturaleza.     De   hecho,   empiezan   a   extenderse   medidas   tales   como   el   reciclado   de   metales   y   desperdicios,   la   búsqueda   de   energías   no   polucionantes,   las   instalaciones   anticontaminantes,  etc.       Naturalmente,   las   tareas   de   restauración   y   preservación   de   la   naturaleza,   requieren   mucho  dinero.  La  pregunta  ética  es:  ¿Quien  debe  pagar  los  gastos:  el  contaminador  o   el   contribuyente?   Parece   razonable   el   criterio   de   que   debe   pagar   el   sujeto   o   la   empresa   que   produce   el   perjuicio   ambiental.   Sin     embargo     también   sería   razonable   que   los   fondos   públicos   financian   una   parte   de   los   costos   ambientales     cuando   sean   consecuencia   de   la   producción   de   bienes   indispensables   para   satisfacer   las   necesidades   humanas,   pero   no   debería   hacerse   ninguna   concesión   semejante   a   quienes  fabrican  productos  innecesarios,  ellos  deberían  abonar  todos  los  costos.                                                                                                                           2  Cfr.  Meadows  y  otros,  Los  límites  del  crecimiento,  Fondo  de  Cultura  Económica,  México  1975,  pp.157-­‐ 170.   3  Luís  González-­‐Carvajal,  Entre  la  utopía  y  la  realidad,  Sal  Terrae,  Cantabria  1998,  p.187.     2       Si   el   consumo   sigue   creciendo   de   forma   incesante,   por   mucho   que   reciclemos,   antes   o   después   agotaremos   las   reservas.   Por   eso   es   necesario   llegar   a   la   raíz   del   problema:   luchar   por   un   cambio   en   profundidad   del   sistema   de   valores   imperante   que   nos   permita   pasar   de   una   economía   del   <<cada   vez   más   >>   a   una   economía   del   <<suficiente>>;  de  una  cultura  de  consumo  abundante  y  sofisticado  a  una  cultura  de  la   frugalidad4.   Entendemos   pues,   que   la   ética   ecológica   propugna   una   moderación   de   las   necesidades  humanas,  sin  que  el  consumo  humano  sea  tan  excesivo  que  la  naturaleza   no  pueda  hacer  frente  a  él.     Muchos   apoyan   la   opción   del   <<crecimiento   cero>>,   pero   eso   requiere   ciertas   matizaciones   para   evitar   que   sea   en   la   práctica   una   coartada   para   perpetuar   las   desigualdades  internacionales.   Hicieron  una  Conferencia  en  Londres  y  consideraron  injusto  por  los  países  del  Tercer   Mundo  ya  que  los  ricos  ya  habían  utilizado  métodos  agresivos  con  la  naturaleza  y  los   pobres   no   pueden   hacer   nada.   Para   ser   justos   y   resolver   el   problema   ecológico,   los   países  pobres  no  se  podrán  desarrollar.   Informe   Burdtland:   reducir   50%   consumo   de   energía   por   habitante   en   países   ricos   y   aumentar  30%  en  Tercer  Mundo.       Dios  está  con  los  verdes     Estamos  llegando  al  fondo  de  la  cuestión:  el  desequilibrio  ecológico  no  es  una  realidad   originaria  que  pueda  afrontarse  directamente  con  medidas  ecológicas.  Como  dice  muy   bien  Alfonso  García  Rubio  <<  hablando  con  propiedad,  no  es  la  naturaleza  la  que  está   enferma,  sino  el  ser  humano.  La  naturaleza   ha  enfermado  a  causa  del  hombre,  como   resultado  de  la  grave  enfermedad  que  afecta  al  hombre>>5.  Consideramos  que  ésta   cita  es  interesante  por  lo  que  la  comentaremos  más  adelante.     Los   ecologistas,   en   un   primer   momento,   acusaron   al   cristianismo   del   desastre   ecológico.   Con  el  Dualismo,  el  hombre  pasa  a  ser  el  centro  y  se  separa  de  todo  lo  demás,  por  lo   que  el  hombre  puede  usar  lo  que  quiera  para  su  servicio.   El   problema   surgió   cuando   USAR   pasó   a   ser   ABUSAR,   y   apareció   un   desprecio   hacia   todo  lo  demás,  ya  que  como  la  Tierra  es  del  ser  humano  puede  hacer  con  ella  lo  que   quiera.   Esto,   causó   una   repercusión   negativa   hacia   el   hombre,   de   modo   que   maltratando  a  todo  lo  demás  acabamos  maltratando  al  hombre.       Frente   a   esto,   Juan   Pablo   II   llega   a   una   conclusión   parecida   a   Schumacher:   <<Puesto   que  las  raíces  de  nuestro  problema  son  en  tal  medida  religiosas,  el  remedio  debe  ser                                                                                                                           4  Cfr.  JOHNSON,  Warren,  La  era  de  la  frugalidad,  o  la  alternativa  ecológica  a  la  crisis,  Kairós,  Barcelona   1981;  DOMINGO  MORATALLA,  Agustín,  Ecología  y  Solidaridad.  De  la  ebriedad  tecnológica  a  la  sobriedad   ecológica,  Fe  y  Secularidad  –  Sal  Terrae,  Madrid-­‐Santander  1991.   5  GARCIA  RUBIO,  Alfonso,  ¿Dominad  la  Tierra?  Aportaciones  teológicas  al  problema  ecológico,   Cristianisme  y  Justícia,  Barcelona  1993,  p.7.   3     también   esencialmente   religioso,   llamémoslo   así   o   no>>6.   <<Más   ciencia   y   más   tecnología   no   nos   libraran   de   la   actual   crisis   ecológica,   hasta   que   encontremos   una   nueva  religión  o  reconsideremos  la  antigua>>7.     Como  soluciones,  algunos  proponen  la  opción  de  buscar  una  nueva  religión,  pero  sería   una   propuesta   retórica   porque   las   religiones   no   se   pueden   implantar   artificialmente.   Tampoco  podemos  renunciar  a  manipular  de  alguna  forma  la  naturaleza  si  deseamos   vivir   una   vida   civilizada   y   alimentar   a   más   de   los   5000   millones   de   personas   que   pueblan   el   planeta.   Por   ello,   parece   una   mejor   solución   la   opción   que   nos   propone   White  de  reconsiderar  la  antigua  religión  en  clave  ecológica:   -­‐ Dios  es  el  dueño  de  la  tierra,  y  el  hombre  su  jardinero.   -­‐ El  dominio  de  la  tierra  debe  realizarse  con  santidad  y  justicia.   -­‐ El   hombre   fue   creado   como   algo   semejante   a   Dios   pero   Dios   es   quien   crea   al   hombre,  igual  que  a  los  animales  y  todo  el  resto.   -­‐ La  naturaleza  pertenece  a  Dios  y  el  hombre  no  puede  saquearla.   -­‐ El  hombre  tendría  que  dominar  las  cosas  de  Dios  pero  con  inteligencia  y  amor,   y  pensando  en  las  futuras  generaciones.     A  partir  de  aquí,  el  cristianismo  hizo  una  auto  revisión,  con  la  hermenéutica,  para  ver  si   la  fe  mostrada  en  la  Biblia  era  destructora  del  medio  ambiente.   Vieron  que  en  el  “Génesis”  aparece  la  imagen  del  jardín:  el  jardinero  podía  hacer  con  el   jardín  lo  que  quisiera,  siempre  y  cuando  el  resultado  final  fuera  un  jardín  bien  cuidado.   Con  esto,  se  tachó  el  término  ABUSO  que  había  surgido  anteriormente.   El  hombre  sigue  siendo  diferente  al  resto  del  mundo  y  es  libre  de  hacer  lo  que  quiera,   pero  con  respeto  hacia  su  propia  casa;  es  decir  que  el  hombre  puede  dominar  la  Tierra,   usándola  para  nuestro  beneficio,  sin  destruirla.     Otros   temas   que   se   ven   reflejados   en   el   libro   son   los   que   vamos   a   exponer   a   continuación.     Antes   cada   árbol   era   de   un   espíritu   y   para   dominarlo   tenías   que   aplacar   al   espíritu   encargado.  Después,  en  el  cristianismo  dijeron  que  la  naturaleza  era  de  Dios  y  creada   por  Dios,  y  ahora  culpan  al  cristianismo  de  la  mala  ecología.  Al  observar  a  la  naturaleza,   vemos  dos  puntos  de  vista  posibles  según  la  persona  que  lo  analice:     -­‐  Científico:  cómo  unos  fenómenos  han  dado  lugar  a  otros  y  qué  leyes  explican  lo  que   ocurre  y  cómo  se  puede  modificar.   -­‐  Hombre  religioso:  por  qué  existen  los  seres  y  no  más  bien  la  nada.     Francisco  de  Asís  fue  declarado  santo  patrono  de  la  ecología  por  Juan  Pablo  II  en  1980.     Hay   que   proteger   a   todas   las   especies   en   extinción   porque   el   mundo   ha   sido   creado   con  todas  estas  especies  y  no  hay  ninguna  que  sobre.                                                                                                                               6 7  JUAN  PABLO  II,  Sollicitudo  rei  sociales,  19  e  (ed.  cit.,  p.659).    JUAN  PABLO  II,  Sollicitudo  rei  sociales,  24  a  (ed.  cit.,  p.664).   4     Comentario  del  texto  1:  ¿Dominad  la  Tierra?  de  Alfonso  García  Rubio.       El  fragmento  del  libro,  proviene  del  siguiente  texto:     Aportaciones  teológicas  sobre  el  problema  ecológico   Alfonso  García  Rubio     1.2.  La  arrogancia  mortal  del  hombre  moderno     La  simple  enumeración  de  los  temas  que  constituyen  la  crisis  ecológica  no  es  suficiente.   Necesitamos   un   diagnóstico   más   radical.   Los   problemas   ecológicos   están   interrelacionados   entre   sí;   su     sintomatología   apunta   hacia   un   mal   más   profundo,   situado  en  el  propio  hombre.   Hablando   con   propiedad,   no   es   la   naturaleza   la   que   está   enferma,   sino   el   ser   humano.   La   naturaleza   ha   enfermado   a   causa   del   hombre,   como   resultado   de   la   grave   enfermedad   que   afecta   al   hombre.   Esta   enfermedad   puede   presentarse   en   pocas  palabras:  el  tipo  de  relación  entre  el  hombre  y  la  naturaleza,  desarrollado  sobre   todo   a   partir   de   la   Revolución   Industrial,   presenta   una   gran   perversión,   pues   está   fundamentado   sobre   premisas   falsas.   Denunciar   la   falsedad   de   estas   premisas   es   indispensable   para   cambiar   sustancialmente   esa   relación.   ¿Cuáles   son   estas   falsas   premisas?  Seguimos  el  resumen  del  científico  G.  Bateson:       a)  nosotros  contra  el  medio  ambiente.     b)  nosotros  contra  los  otros  hombres.     c)  únicamente  importa  el  individuo  (o  el  grupo,  o  la  nación  en  cuanto     individualizados).     d)  nosotros  podemos  controlar  unilateralmente  el  medio  ambiente  y  debemos     procurar  hacer  efectivo  este  control.     e)  vivimos  dentro  de  “fronteras”  que  podemos  alargar  indefinidamente.     f)  el  determinismo  económico  obedece  al  sentido  común.     g)  la  tecnología  resolverá  todos  nuestros  problemas.     La   arrogancia   de   estas   afirmaciones   sólo   es   comparable   a   su   falsedad.   Pero,   han   orientado  la  relación  del  hombre  moderno  con  la  naturaleza.         Nosotras  estamos  de  acuerdo  con  el  punto  de  vista  de  Alfonso  García  Rubio  ya  que  los   graves  problemas  que  sufre  ahora  la  naturaleza  son  debidos  al  mal  uso  que  ha  tenido   el   hombre   desde   siempre.   Hemos   usado   los   recursos   que   ella   nos   proporciona   como   hemos  querido  y  hemos  llegado  a  abusar  de  ella  sin  ningún  respeto,  y  es  por  ello  que   ahora   obtenemos   una   repercusión   negativa   en   nuestras   vidas,   ya   que   estamos   expuestos   a   la   contaminación   continua   de   las   grandes   ciudades,   a   la   desaparición   de   algunas  especies  con  los  deshielos,  a  las  radiaciones  solares  con  el  agujero  de  la  capa   de   ozono,   a   las   sequía,   a   la   lluvia   ácida   y   a   otras   grandes   catástrofes   medioambientales.  También,  uno  de  los  grandes  temas  que  parece  preocupar  mucho   en  la  actualidad  es  el  cambio  climático,  del  que  no  pueden  negarse  las  consecuencias   ni  les  efectos  negativos  que  está  causando  en  nuestro  mundo,  donde  muchas  especies   5     se  encuentran  en  peligro  de  desaparecer  porque  las  condiciones  de  las  tierras  en  las   que   viven   se   les   vuelven   en   contra,   como   sería   el   caso   de   los   osos   polares   con   el   deshielo,  ¿quién  sabe  si  dentro  de  unos  años  ya  no  existirán  éstas  criaturas?  Y  si  eso   sucediera,   sería   todo   por   culpa   del   mal   uso,   o   abuso,   que   le   hemos   dado   a   la   naturaleza   durante   estos   últimos   años   y   por   seguir   actuando   del   mismo   modo   en   el   caso  de  la  gran  mayoría  de  la  población,  que  pasa  de  todo.     Los  hombres  han  ido  pensando  en  qué  necesitan  ellos  mismos  y  han  ido  creando  más   tecnología  y  han  pensado  muy  poco  en  la  naturaleza.  Han  ido  arrancando  parte  de  la   naturaleza   siendo   egoístas   y   mirando   sólo   por   su   propio   bien,   en   vez   de   mirar   en   el   futuro  y  pensar  cuales  serian  las  consecuencias.   Por   ejemplo,   han   ido   arrancando   árboles   para   hacer   papel   porque   el   hombre   quería   escribir,   y   ya   que   escribir   sobre   una   roca   era   mucho   más   incomodo   y   difícil   cada   vez   cortaban   más   árboles   para   su   papel.   No   han   estado   pensando   en   esos   árboles   que   también  tienen  vida  ni  qué  podría  pasar  sin  esos  árboles.   Por  lo  tanto,  creemos  que  los  humanos  deberíamos  pensar  más  en  qué  podría  suceder   si   actuamos   sobre   la   naturaleza   y   pensar   menos   en   nosotros   mismos   y   en   nuestros   caprichos.     Y   todo   este   comportamiento,   podría   considerarse   una   enfermedad   tal   y   como   el   autor   expone,  con  una  relación  establecida  entre  la  naturaleza  y  el  hombre  sobre  una  base   creada  con  premisas  falsas  que  no  pueden  defenderse.  Alguna  de  estas  premisas  que   nombra  el  autor  y  que  queremos  comentar,  es  por  ejemplo  el  hecho  de  que  podamos   hacer  con  la  naturaleza  lo  que  queramos,  ya  que  ha  quedado  demostrado  que  el  ser   humano  no  sabe  gestionarla  de  manera  correcta  y  ética,  y  que  si  el  comportamiento  se   mantiene,   destruiremos   la   Tierra   en   la   que   vivimos   y   en   la   que   vivirán   nuestras   generaciones  futuras,  por  lo  tanto  debería  haber  un  control  y  un  replanteamiento  del   uso  de  todos  los  recursos  que  la  naturaleza  nos  proporciona.   Otra   premisa   a   tener   en   cuenta   es   el   hecho   de   que   nuestras   “fronteras”   sean   ilimitadas,   ya   que,   como   demostró   el   grupo   de   científicos   de   Meadows   que   hemos   explicado  anteriormente,  no  podemos  afirmar  en  absoluto  que  esto  sea  cierto  y  se  ha   demostrado  matemáticamente  que  los  recursos  se  acabaran  algún  día  si  mantenemos   esta  dinámica,  es  decir  que  son  limitados  y  por  ello  debemos  usarlos  con  el  uso  de  la   razón  y  la  moral.   Además,  por  lo  que  respecta  al  tema  de  la  tecnología,  sí  que  es  cierto  que  gracias  a  ella   se  han  resuelto  numerosos  problemas  que  existían  en  nuestra  sociedad  y  han  quedado   solventados,   proporcionando   un   mayor   bienestar   y   grandes   beneficios   para   la   sociedad.   No   obstante,   hay   que   decir   que   si   algún   día   la   situación   llega   a   ser   catastrófica,  hay  una  gran  escasez  de  los  recursos  y  el  gran  número  de  problemas  es   insostenible,  no  podemos  afirmar  que  la  tecnología  vaya  a  poder  con  todo.  Además,  no   sabemos  hasta  qué  punto  la  tecnología  sería  capaz  de  actuar  en  nuestra  sociedad  sin   ningún  tipo  de  recurso.     Con  todo  esto,  concluimos  que  es  cierto  que  la  precaria  situación  de  la  naturaleza  ha   sido   debido   a   la   enfermedad   que   tiene   el   hombre,   es   decir   que   todas   las   premisas   sobre   las   que   se   sostiene   su   actividad   frente   a   la   naturaleza,   que   son   falsas   y   arrogantes,   han   hecho   que   la   naturaleza   enfermara   y   se   situara   en   la   situación   de   6     peligro  en  la  que  se  encuentra,  con  la  preocupación  de  todos  los  ecologistas  y  la  gente   con   preocupaciones   sobre   el   medio   ambiente,   que   por   desgracia   son   pocos   y   son   demasiados  los  que  siguen  enfermos,  causando  que  sea  imposible  la  recuperación  de   la   naturaleza   a   no   ser   que   se   produzca   un   cambio   necesario   y   radical   en   la   mentalidad   de  todos  los  seres  humanos.       Comentario  del  texto  2:  Mater  et  Magistra,  de  Juan  XXIII.       El  fragmento  del  libro,  proviene  del  siguiente  texto:     CARTA  ENCÍCLICA   MATER  ET  MAGISTRA   DE  SU  SANTIDAD   JUAN  XXIII   SOBRE  EL  RECIENTE  DESARROLLO  DE  LA  CUESTIÓN  SOCIAL     A  LA  LUZ  DE  LA  DOCTRINA  CRISTIANA     A  LOS  VENERABLES  HERMANOS  PATRIARCAS,  PRIMADOS,     ARZOBISPOS,  OBISPOS  Y  DEMÁS  ORDINARIOS  DE  LUGAR     EN  PAZ  Y  COMUNIÓN  CON  ESTA  SEDE  APOSTÓLICA,     A  TODOS  LOS  SACERDOTES  Y  FIELES  DEL  ORBE  CATÓLICO     Al  servicio  de  la  vida       196.   Ahora   bien,   como   se   recuerda   en   el   Génesis,   el   Creador   dio   a   la   primera   pareja   humana   dos   mandamientos,   que   se   complementan   mutuamente:   el   primero,   propagar   la   vida,   «creced   y   multiplicaos»   (Gén   1,28);   el   segundo,   dominar   la   naturaleza:   «Llenad   a  la  tierra  y  enseñoreaos  de  ella»  (Ibíd.).     197.  El  segundo  de  estos  preceptos  no  se  dio  para  destruir  los  bienes  naturales,  sino   para  satisfacer  con  ellos  las  necesidades  de  la  vida  humana.       198.  Con  gran  tristeza,  por  tanto,  de  nuestro  espíritu  observamos  en  la  actualidad  una   contradicción  entre  dos  hechos:  de  una  parte  las  estrecheces  económicas  se  presentan   a   los   ojos   de   todos   en   tal   cerrazón,   que   parece   como   si   la   vida   humana   estuviese   a   punto   de   fenecer   bajo   la   miseria   y   el   hambre;   de   otra   parte,   los   últimos   descubrimientos   de   las   ciencias,   los   avances   de   la   técnica   y   los   crecientes   recursos   económicos   se   convierten   en   instrumentos   con   los   que   se   expone   a   la   humanidad   a   extrema  ruina  y  horrible  matanza.       199.  Dios,  en  su  providencia,  ha  otorgado  al  género  humano  suficientes  recursos  para   afrontar  de  forma  digna  las  cargas  inherentes  a  la  procreación  de  los  hijos.  Mas  esto   puede   resultar   de   solución   difícil   o   totalmente   imposible   si   los   hombres,   desviándose   del   recto   camino   y   con   perversas   intenciones,   utilizan   tales   recursos   contra   la   razón   humana  o  contra  la  naturaleza  social  de  estos  últimos  y,  por  consiguiente,  contra  los   planes  del  mismo  Dios.     7     Aunque  nos  tomamos  lo  que  se  dice  al  pie  de  la  letra  demasiadas  veces,  esta  frase  nos   da  a  entender  claramente  que  la  naturaleza  es  nuestra  y  la  podemos  dominar  cuando   queramos.   Si   la   podemos   dominar   y   enseñorear   de   ella,   quiere   decir   que   la   naturaleza   es  nuestra  y  podemos  actuar  sobre  ella  como  nos  complazca.     Esta  afirmación  se  opone  a  otra  de  Luís  González  Carbajal  de  que  la  naturaleza  es  de   Dios  al  igual  que  el  hombre  y  estamos  actuando  sobre  una  cosa  que  no  es  nuestra  sino   de  Dios.   Ambas  son  contradictorias  y  aunque  es  más  ética  y  preferible  la  segunda,  creemos  que   ninguna  de  las  dos  es  del  todo  la  correcta,  y  menos  para  todas  aquellas  personas  que   no   sean   creyentes,   ya   que   para   ellos   carecería   de   sentido   la   propiedad   en   manos   de   Dios  que  se  establece  en  la  segunda  de  las  afirmaciones.   La   naturaleza   es   de   todos,   ni   de   Dios   ni   del   Hombre,   sino   que   es   de   todos   los   que   vivimos  en  ella  (hombres,  animales,...),  por  lo  tanto,  todos  la  tendríamos  que  cuidar  y   ser   conscientes   de   sus   problemas,   de   sus   carencias,…   y   de   que   podemos   hacer   para   solventarlo  todo  en  la  medida  en  la  que  sea  posible.     Nuestros   argumentos   en   contra   hacia   el   texto,   son   casi   los   mismos   que   en   el   caso   anterior,   lo   único   que   en   éste   caso   se   centra   más   en   como   usamos   los   recursos   naturales.  Ya  hemos  expuesto  al  principio  del  trabajo  los  términos  USAR  y  ABUSAR,  y   aquí   vemos   claramente   la   diferencia,   ya   que   nuestro   objetivo   debería   ser   el   de   usar   todos   los   recursos   para   obtener   los   beneficios   necesarios   que   satisfagan   a   todas   las   necesidades  básicas  del  hombre,  sin  pasar  al  otro  extremo,  en  el  que  encontramos  el   comportamiento   de   la   sociedad   actual,   por   ejemplo   con   el   abuso   continuado   en   las   grandes   ciudades,   al   gran   consumismo   absurdo,   a   la   destrucción   sin   sentido   de   la   naturaleza  y  de  todas  las  especies  que  habitan  en  ella,  etc.         8     Anexo     Queremos   añadir   al   trabajo   un   link   de   un   vídeo   que   consideramos   importante   y   representativo  de  nuestras  opiniones  mostradas  a  lo  largo  del  trabajo.     En  él,  aparece  Severn  Suzuki,  una  niña  de  una  organización  ecológica,  representando  a   un  grupo  de  niños  que  están  preocupados  por  todos  los  problemas  que  perjudican  al   mundo,  por  cómo  será  su  futuro  si  los  hombres  seguimos  destruyendo  la  tierra.     Ella  ya  argumenta  que  no  tiene  soluciones  para  este  problema,  porque  a  su  edad  y  con   sus   recursos   no   es   capaz   de   cambiar   el   mundo,   pero   critica   como   la   gente   de   altos   cargos  que  realmente  podrían  tener  más  capacidad  para  ello  que  unos  niños,  no  hacen   nada  para  intentarlo.  Y  esto  es  lo  que  le  provoca  frustración,  a  ella  y  a  todos  los  niños  a   los   que   representa,   ya   que   con   la   ignorancia   de   las   generaciones   actuales,   donde   lo   único   que   hacemos   es   consumir   y   tirar   continuamente,   nos   estamos   cargando   el   mundo.     Para  ejemplificar  la  frustración  o  la  absurdidad  de  la  ignorancia  que  hay  actualmente,   se  pone  en  la  piel  de  un  chico  o  chica  que  ha  nacido  en  las  favelas  de  Rio  de  Janeiro,   que  ve  todo  el  dinero  que  se  han  gastado  en  guerras  y  en  armas  y  se  pregunta  por  qué   ese   dinero   no   se   ha   utilizado   en   otras   cosas,   como   en   mejorar   las   condiciones   para   los   pobres  o  en  cuidar  mejor  el  medioambiente.     Frente  a  ésta  situación,  ella  hace  un  llamamiento  a  todas  las  autoridades  y  a  todo  el   mundo,   para   que   en   vez   de   hablar   y   discutir   tanto,   actuemos   por   conseguir   un   mundo   mejor,  tanto  para  los  humanos  de  ahora  como  para  los  de  futuras  generaciones.       Link  de  referencia:  http://www.youtube.com/watch?v=Egxanrjsv3s                   9     ...