Delitos contra la salud de los consumidores (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 4º curso
Asignatura Derecho Penal Económico
Año del apunte 2017
Páginas 8
Fecha de subida 18/06/2017
Descargas 2
Subido por

Descripción

Delitos de fraude alimentario
Delitos de medicamentos
Dopaje

Vista previa del texto

Los delitos contra la salud de los consumidores (359 a 367 CP) Nos encontramos frente a delitos que responden a una responsabilidad penal por el producto, donde el concepto, que se va repitiendo a lo largo de todos los preceptos, es la nocividad. Podemos clasificar en dos grupos: - Delitos de fraude alimentario à 359, 360, 363 – 367 del CP.
- Delitos de medicamentos. à 361 a 362 sixties.
En términos administrativos el Estado está obligado a proteger la salud de sus consumidores en relación con los productos que se comercializan y se parte del principio de precaución de tal manera que el Estado podrá actuar ante cualquier incertidumbre que permita sostener mínimamente un riesgo grave para la salud de los consumidores à este principio no se puede trasladar al derecho penal, sino que requiere de un riesgo ex ante, efectivo y adecuado que suponga un riesgo para la salud y la vida de los consumidores. Obviamente aquí concurre junto con la infracción penal, la administrativa, y será aplicable en éstos casos el principio de non bis in ídem à por lo que no se podrá aplicar en el delito penal cuando concurra identidad de sujetos, hechos y fundamentos, cuando ya previamente se haya impuesto una infracción administrativa.
Los elementos comunes de éstos delitos: Tenemos tres bienes jurídicos protegido: - Primero de todo la salud en su conjunto, que pone de manifiesto la perspectiva de un delito de peligro abstracto. Consideramos delito de peligro abstracto requiere de crear una situación de peligro evaluada ex ante pero sin necesidad de que haya una víctima potencial del mismo.
Estaríamos hablando del conjunto de condiciones positivas y negativas mínimas que garantizan y fomentan la salud de los integrantes de una comunidad, concebido como suma de saludes individuales, no conectado directamente con la salud de cada uno de los ellos, por lo que no es necesario que se produzca una situación concreta de peligro para la salud del consumidor.
- La salud de los ciudadanos concretamente, poniendo de manifiesto en algunos subtipos la condición de delito de peligro concreto. En los delitos de peligro concreto deberá haber víctimas potenciales del mismo.
- La confianza de los consumidores en que los productos que están en el mercado y se comercializan son inocuos y no son nocivos para la vida o para la salud, hay un aseguramiento de las condiciones adecuadas para el desarrollo de la vida humana.
Por lo que hace la naturaleza jurídica del delito, el peligro para la salud del consumidor no puede ser meramente hipotético o potencial, sino real, por lo que va a requerir que hablemos del término nocividad del producto que deberá ser probada en todo caso. No podrá interpretarse que todo alimento contaminado sea nocivo, sino que se requiere capacidad par a menoscabar la salud con un uso adecuado del producto. La nocividad puede provenir de uno de los elementos claves y propios producto, o bien la nocividad puede venir derivada de una mala información de ese producto que debe de ser clara y taxativa. Con ello se quiere decir que la información sobre la composición o uso de los productos debe ser adecuada y comprensible para todo ciudadano y no únicamente para los profesionales. Esta falta de información podría provocar un uso incorrecto o excesivo del producto.
En general no se requiere peligro para la vida o la salud o que se refieran a peligro para la salud de los consumidores, en general, es suficiente constatar la idoneidad o aptitud del producto para afectar la salud.
Por otro lado, el tipo subjetivo, en términos generales son delitos dolosos aunque se permite, tal como dice el 367 su comisión a título imprudente (debería haber hecho algo y no lo hizo). Sabemos que para que haya dolo se va a requerir conocimiento de la nocividad, en cuanto idoneidad de la conducta para afectar la salud. Aunque nos encontramos con error de tipo o de prohibición cuando no se sabía que el producto contenía sustancias nocivas. Tampoco habría responsabilidad penal si en el momento de realizar la conducta típica se desconocía, en atención al estado de los conocimientos científicos, la nocividad del producto (aunque si cabría responsabilidad civil en el caso de que se trate de alimentos o medicamentos). Como hemos dichos también cabe la comisión a título imprudente, con una pena inferior en uno o dos grados, así pues la imprudencia estaría cuando el sujeto desconoce la nocividad del producto debiendo conocerla, en cualquier caso pero la imprudencia deberá ser grave.
Éstos delitos se consuman, al ser delito de peligro abstracto, cuando el autor pierde el control del producto en el que se ha creado un riesgo para la salud de los consumidores, cuando de alguna manera lo distribuye, circula en el mercado y no es necesario en éste caso que el delito esté en posesión del consumidor. Por cada tipo producto se comete un delito. No cabe la modalidad continuada.
Es un delito que entra en concurso con varios tipos, como por ejemplo, el homicidio o las lesiones, y éstas deben ser imputables a la conducta típica contra la salud, en estos supuestos estaremos con concurso ideal, igual que si hay concurso con la estada.
En estos delitos estaremos siempre frente a leyes penales en blanco.
Fraude alimentario Delitos relativos a productos químicos y substancias nocivas (359 CP – 360) La conducta típica consiste en la venta y fabricación sin autorización, de sustancias que por su naturaleza son nocivas para la salud o idóneas para causar estragos, entendidos como situaciones que afectan a la salud . La pura utilización particular es atípica. El objeto de éste delito serán los productos químicos, nocivos o que pongan en peligro la salud y la vida de los consumidores, o capaces de causar estragos (con potencial dañino extraordinario) à se va a excluir las drogas, los medicamentes y las sustancias radioactivas ya que son objeto de regulación especial. El elemento esencial en el 359 aquí es que no haya autorización por lo que implica que se incumpla una normativa, pero no un incumplimiento normativo de formalidad legal, sino que debe ser que no haya autorizaciónà se considera un delito común ya que lo que se tipifica es la falta de autorización, aunque hay un sector de la doctrina que defiende que sea un delito especial, ya que se inhabilita a esa persona que ha actuado sin autorización.
Por otro lado el 360 castiga la conducta anterior cuando existe autorización pero se incumplen Leyes o Reglamentos previstos para despachar los productos que se refiere en el artículo anterior. En este supuesto se incumple la normativa sobretodo de envasado y etiquetaje de los productos. Aquí las conductas típicas son las de vender, suministrar o despachar, y aquí si que es un delito especial ya que se necesita la autorización y solo pueden ser autores los que la tienen y la incumplen.
Concretos supuestos de responsabilidad por producto (363 – 364.1CP) Los sujetos activos del delito contemplado en el 363, serán los productores, distribuidores o comerciantes que pongan en peligro la salud a través de unas conductas concretas. Hay dos maneras de entender el sujeto activo, por un lado se puede interpretar que solo se pueden considerar sujeto activos quienes lleven a cabo esa actividad de manera legal, es decir, que consten como tales en el registro mercantil (delito especial), en cambio, se puede interpretar que aunque no consten como tales mientras lleven a cabo esas actividades los podemos considerar sujetos activos (delito común).
Ya hemos dicho que hay dos conductas: - Ofrecer productos alimentarios con omisión o alteración de los requisitos establecidos en las leyes sobre elementos de caducidad o composición à El objeto del delito serán los productos alimentarios. Se consuma cuando la oferta llega la mercado.
- Fabricando o vendiendo bebidas o comestibles nocivas para la salud. Solo es importante o requisito en esta conducta que el producto sea nocivo, sin que se requiera, a diferencia del supuesto anterior que se requería o no autorización à El objeto del delito serán las bebidas y comestibles.
- Traficando con géneros alimenticios. Se trata de productos no autorizados.
- Ocultando o sustrayendo efectos destinados a ser inutilizados o desinfectados para comerciar con ellos. Es decir, se retira un producto en el mercado y se vuelve a poner en el mercado de manera camuflada.
La jurisprudencia mayoritaria ha interpretado “poner en peligro la salud de los consumidores” como la exigencia de que la acción sea efectivamente peligrosa, siendo suficiente la aptitud lesiva del producto para dañar la salud sin que sea necesaria la puesta en peligro del consumidor particular. La consumación, como ya hemos dicho, se produce cuando el autor pierde el control del producto, aún cuando éste no ha sido adquirido por el consumidor. Estos delitos entran normalmente en concurso con delitos de propiedad intelectual.
364.1 à aditivos. Se trata de una adulteración, que sería la conducta típica, y ésta se realizará con aditivos o agentes no autorizados. Es objeto de éste delito los alimentos, bebidas y cualquier tipo de sustancia destinada al tráfico alimentario.
Delitos de animales en cuanto son destinatarios de esa nocividad (364.2 CP) Se castigan conductas relacionadas con la administración de animales destinados al consumo humano de sustancias prohibidas o circunstancias o formas diferentes a lo autorizado. Deberemos acudir a la normativa administrativa para determinar qué sustancias son las que están prohibidas, ya que la norma penal no nos lo especifica à CEE 183/05 o el RRD 821/08.
364.2 à Se especifican aquí cuatro conductas en particular: - Se suministra al animal una sustancia no permitida o bien una sustancia permitida con una dosis superior o se destina para otra cosa.
- Sacrificar los animales de abasto (animal de explotación, vacas, ovejas) o destinar sus productos al consumo humano sabiendo que se les ha suministrado las sustancias anteriores à exclusivamente a las sustancias nocivas. Serán atípicas las conductas cuando se realicen pasados los plazos reglamentarios cuando el producto ya no esté en el animal.
- Sacrificar animales a los que se les hayan aplicado tratamiento terapéutico mediante las sustancias primeras à exclusivamente a las sustancias no nocivas pero que se suministran de forma superior. En este punto no se especifica que va destinado al consumo humano, aunque lo sobreentendemos.
- Despacho de carnes o productos cárnicos sin respetar los períodos reglamentarios.
Es un delito de peligro abstracto, donde basta que el peligro sea hipotético, que pueda generar riesgo para la salud de las personas . El tipo se consumará con el suministro de la sustancia prohibida al animal, aunque la cantidad sea insuficiente ex ante para causar daño à es irrelevante la cantidad sino la nocividad que pueda causar.
El objeto del delito será el animal destinado al consumo humano pero el sujeto pasivo seguirá siendo el consumidor y el bien jurídico protegido continuaría siendo la salud de éste. Así pues se está castigando todo el proceso en el que pasa el animal, entonces todos ellos pueden actuar por coautoría o bien por autores individuales. Aunque si la misma persona quien realiza dos o más de las conductas típicas se le castigará únicamente por un único delito.
Nos encontramos ante un delito común con lo que cualquiera que participe en las conductas anteriores será autor, y nos encontramos ante un delito de infracción de deber (pringa el titular del establecimiento ya que infringe el deber de supervisar o implementar medios para procurar que la conducta no se lleve a cabo) Envenenamiento de agua potable (art. 365 CP) Se configura como un delito de peligro abstracto, y la gravedad de la pena viene justificada por la peligrosidad especial de la conducta típica, ya que puede ser una tentativa de lesiones u homicidios. Es indiferente el producto que se utilice sino más bien es importante la cantidad y la calidad de la substancia que provocará el envenenamiento que hace efectiva esa nocividad à lo importante es la efectiva nocividad del agua para la salud de las personas. El objeto del delito es agua potable, agua destinada al consumo humano, aunque aquí la doctrina se divide provocando que encontremos dos conceptos: - Concepto formal. Únicamente aguas tratadas y ya pasadas por un control técnico sanitaria.
- Concepto material. Se considera agua potable la que va destinada al consumo, aun cuando el agua no haya sido previamente tratada, tanto si es para beber como para lavar o cocinar alimentos, e incluso la destinada a usos higiénicos.
Nos podemos encontrar fácilmente con un concurso ideal de delitos con los del medio ambiente, o si se producen muertes o lesiones entraría en concurso ideal con éstos.
Delitos de elaboración y venta de medicamentos. Dopaje.
Delito de elaboración y venta de medicamentos (361 a 362sixties) Las conductas típicas en estos artículos serían: - 361 CP. Los sujetos activos serían todos los que están en la cadena de producción y distribución (importar, exportar, suministrar…), y éstos realizaran: o Fabricar: elaborar o producir.
o Importar o exportar.
o Suministrar , comercializar, intermediar y ofrecer: Debemos interpretarlo de forma amplia.
o Almacenar, con destino a la venta.
- 362.1 CP. Elaborar o producir, no es posible diferenciarlo de fabricar del artículo 361.
- 362.2 CP. Alterar la composición al elaborar, producir o en un momento posterior, abarca pues cualquier conducta posterior a la fabricación idónea para alterar el medicamento.
El artículo 361 CP incluye como objeto los medicamentos, en el que se incluyen los destinados al consumo humano y los destinados al consumo animal, aunque no se sabe si el concepto incluye las plantas medicinales. Son medicamentos destinados a un paciente individualizado. Por otro lado también se incluyen los medicamentos en período de investigación, así como los productos sanitarios entendidos como “cualquier instrumento, dispositivo, equipo, programa informático, material u otro artículo, utilizando solo o en combinación, incluidos programas informáticas destinados por su fabricante a finalidades específicas de diagnóstico, terapia y que intervengan en el buen funcionamiento, destinado por el fabricante a ser utilizado por los seres humanos. También se incluyen las prótesis en el apartado segundo.
Por otro lado, el 362.1 CP, se amplía el objeto del tipo anterior con “sustancia activa o excipiente” de los medicamentos, y además respecto de los productos sanitarios también se amplía a los “accesorios, elementos o materiales que sean esenciales para su integridad” à todo lo anterior debe estar destinado a fabricar medicamentos y que dichos accesorios formen parte de productos sanitarios.
Se define medicamento como “toda sustancia medicinal y sus asociaciones o combinaciones destinadas a su utilización en las personas o en los animales que se presente dotada de propiedades para prevenir, diagnosticar, tratar, aliviar o curar enfermedades o dolencias para afectar a funciones corporales o al estado mental. Se incluyen como ya hemos dicho los destinados al uso animal, y no se consideran medicamentos los alimentos especiales para dietas o macrobióticas, ni los alimentos infantiles para lactantes. Tampoco tienen consideración de medicamento los que sean estéticos, adelgazantes y de higiene corporal, aunque habría algunos que si que entrarían dependiendo si su función es interna y no meramente externa. También las prótesis siempre que sean implantables activos.
En ambos artículos para determinar la nocividad del producto, hay que partir de que los medicamentos, por definición son nocivos y la autorización de su uso se fundamenta en su idoneidad para curar una enfermedad. Por ello, su prescripción o uso sólo será lícito cuando sea idóneo para curar o paliar la enfermedad del destinatario, atendiendo sus características físicas y psíquicas. No se van a autorizar cuando: - Sean nocivas en sus condiciones normales de empleo.
- No tenga un efecto terapéutico.
- No tenga una composición curativa y cualitativa declarada. O por información incorrecta.
Los requisitos para que sea considerada típica la conducta en el 361 , es suficiente con que concurra una de las cosas siguientes: Productos que no tengan autorización; que estén deteriorados, perdiendo sus efectos terapéuticos; caducados; no cumplan con los requisitos legales de su composición à en todos los casos se debe haber incumplido la normativa administrativa. Las conductas del 362.1 para que sean típicas debe presentarse de forma engañosa la identidad del producto o bien que estén destinados al consumo público o al uso por terceras personas. Finalmente el 362.2 vemos que debe haber una alteración, respecto de lo autorizado o declarado y ello debe provocar una reducción de la seguridad, eficacia o calidad.
Por otro lado, el tipo subjetivo requerirá dolo (conocimiento de la alteración y de que se tenga propósito de destinarlo al uso de otras personas o utilizarlo sobre ellas, a través de la venta). Se requiere que finalmente se haya vendido o utilizado, ya que así se generará una peligro para la vida y la salud de las personas (delito de peligro concreto). Por otro lado, es un delito común, donde puede ser realizado por cualquiera, aunque el tipo prevé penas de inhabilitación de los profesionales sanitarios cuando éstos sean sujeto activo.
Falsificación de medicamentos (362 bis) En el supuesto que además concurra con alguna de las conductas de elaboración o fabricación entrará en concurso de normas. Por lo que hace el objeto será el mismo que en el 362, e incluirá tanto los del primer punto como los del segundo punto. Por lo que hace las conductas típicas vemos que una gran cantidad de ellas. El tipo se consumará cuando se ponga en riesgo para la vida y la salud público al consumidor, será un delito de peligro concreto, y aunque el apartado segundo establezca que se ponga en peligro la salud público, también lo consideraremos de peligro concreto. Finalmente el tipo subjetivo requerirá dolo, donde el autor conocía la falsificación o alteración.
Falsedad documental referida a medicamentos (362ter) Podemos decir que es un tipo especial de falsedad documental, es decir, es un acto preparatorio instrumental en orden a la realización de otro delito. Aquí el objeto serían los documentos relacionados con los objetos del 362, además también incluiremos los envasados, los etiquetados y el modo de empleo. El tipo subjetivo requerirá dolo, es decir, se falsifica con la finalidad de cometer o facilitar la comisión de los delitos previstos en el 362. Suele entrar en concurso de leyes que se va a decantar por el 362.
Dopaje (362 quinquies) Está previsto para evitar la impunidad de casos de dopaje peligrosos para la salud o la vida del deportista. Conforme a la LOPSD, el bien jurídico protegido vendría a ser la salud pública y su finalidad es castigar el entorno del deportista. Pero otro sector doctrinal defiendo que el bien jurídico son los intereses económicos del deporte y la limpieza de los resultado deportivos.
Se tipifican como delito consumado conductas relacionadas con la puesta en peligro: suministrar, proporcionar, administrar, dispensar, y utilizar métodos. Además de otras que, en sí mismas, son actos preparatorios: prescribir, ofrecer o facilitar à no llegarían a ser típicas si finalmente no se administra la sustancia o se utiliza el método, puesto que solo así puede concurrir el riesgo para la vida o la salud que requiere el tipo. Las sustancias o métodos que pueden ser objeto del delito constituyen un elemento normativo (Contemplada la lista en la Resolución 21/12/06, de la Presidencia del Consejo Superior de Deportes), en donde encontramos una lista de sustancias y métodos prohibidos en el deporte. Aunque no es suficiente para que sea típico que se trate de sustancias que se encuentren en estas listas sino que se requiere que, atendiendo al sujeto pasivo, sean nocivos.
Los deportistas siempre aparecerán como víctimas aún cuando consientan o incluso induzcan a que se les suministre o que las consigan y las ingieran directamente. En estos casos pueden ser sancionados administrativamente pero no penalmente.
- Delito de peligro concreto. Requiere la efectiva puesta en peligro para la vida la salud que puede venir de la reiteración en la ingesta o de circunstancias concretas. No requerirá riesgo si hay justificación terapéutica.
- La finalidad típica es aumentar las capacidades típicas que puede interpretarse como un elemento subjetivo del injusto, cuya ausencia excluiría el dolo. Por lo tanto la sustancia debe ser idónea para mejorar la capacidad física. .
- Serán autores quienes llevan a efecto una de las conductas típicas, siendo la sanción idéntica sea cual sea su nivel de intervención. Es un delito común ya que el autor puede ser cualquiera, incluido el deportista que suministra a otro.
...