Tema 3: Eficacia de las normas jurídicas (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho civil I
Año del apunte 2012
Páginas 5
Fecha de subida 10/10/2014
Descargas 3

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  3   Tema 3: Eficacia de las normas jurídicas Los efectos esenciales de la norma Toda norma jurídica debe ser acatada o respetada. La consecuencia de no hacerlo, de la violación del deber jurídico es la sanción. La desobediencia de una ley puede acarrear tres tipos de sanciones: • La imposición forzosa de lo ordenado por la ley • La satisfacción por equivalente cuando la imposición forzosa no se puede realizar • Sanciones penales o civiles (que pueden ir añadidas a una imposición forzosa o una satisfacción por equivalente) Nulidad de los actos contra ley Según el artículo 6.3 Cc, los actos contrarios a las normas imperativas y a las prohibitivas son nulos de pleno derecho, salvo que en ellas se establezca un efecto distinto para el caso de contravención.
Los actos sancionables con la nulidad se extienden a aquellos capaces de ser apreciados positivamente por el Derecho y de los que se puede predicar la validez, y no únicamente a las declaraciones de voluntad en vista de contratar, testar… No todo tipo de normas infringidas pueden derivar en la nulidad del acto. Así pues, se declaran nulos todos los actos contrarios a disposiciones imperativas o prohibitivas, pero no necesariamente a aquellos contrarios a las leyes dispositivas.
Para que el acto pueda ser considerado una infracción digna de nulidad, la finalidad perseguida por éste debe ser precisamente contraria a la ley, así pues no vale con una mera discordancia sino que es preciso el enfrentamiento o la contradicción radical. De esta manera, con el principio de conservación del negocio, la posibilidad de completar los negocios en que falta alguno de los requisitos legales, y la técnica de nulidad parcial, son procedimientos a través de los cuales se pretende no llegar a esa radical sanción de nulidad, cuando basta con la invalidez de algunas de las estipulaciones o cuando se puede subsanar el negocio carente de algún requisito necesario.
La sanción de nulidad del acto contrario a la ley no se produce cuando la propia norma dispone que conserve su validez, o bien si sanciona la infracción sin imponer nulidad.
Finalmente, es preciso mencionar que la nulidad absoluta es un tipo de invalidez que no puede ser subsanado.
El acto contrario a la ley solo podrá ser nulo de pleno derecho si se puede deshacer. Así pues un homicidio nunca será nulo de pleno derecho pues no se puede revertir la acción mientras que una compra si que puede ser deshecha.
Ejemplo: art. 1459 La ignorancia de las normas y el error de Derecho Como reza el artículo 6.1 Cc, la ignorancia de las leyes no excusa su cumplimiento. De la misma manera, el conocimiento erróneo de la norma tampoco excusara el cumplimiento de la misma. A pesar de esto, si que el Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  3   conocimiento equivocado o el desconocimiento de la ley pueden actuar como atenuantes en cuanto a la responsabilidad se refiere.
La exclusión voluntaria de la ley aplicable Según el artículo 6.2 Cc, la exclusión voluntaria de la ley aplicable y la renuncia a los derechos en ella reconocidos sólo serán válidas cuando no contraríen el interés o el orden público ni perjudiquen a terceros. De este artículo se desprende que las leyes imperativas y prohibitivas son irrenunciables, pero si pueden excluirse voluntariamente las normas dispositivas siempre que no haya contradicción al interés o al orden público o perjuicio ilícito de terceros. Es decir es cuando dos personas se ponen de acuerdo en excluir la aplicación de una norma dispositiva. Por ejemplo en el artículo 512 que estipula que los gastos corren a cargo del usufructuario puede ser excluida cuando ambas partes acorden una cosa diferente. Es decir que dos personas se pueden poner de acuerdo en excluir una norma siempre que no afecte ni a terceros ni al orden público.
El fraude a la ley: concepto, delimitación y efectos El artículo 6 del Código civil dice que los actos realizados al amparo de texto de una norma que persigan un resultado prohibido por el ordenamiento jurídico o contrario a él, se considerarán ejecutados en fraude de ley y no impedirán la debida aplicación de la norma que se hubiere tratado de eludir. Así pues, serán fraude de ley aquellos casos en los que se consiga un fin prohibido por el ordenamiento jurídico mediante acciones cubiertas por otras normas jurídicas.
Hay innumerables casos de fraude a la ley, aunque éstos se pueden clasificar según si son fraude internacional, realización de fraude a través de un cambio de nacionalidad, o fraude en los límites del ordenamiento interno. El fraude consiste en conseguir un fin prohibido mediante medios permitidos.
Se puede clasificar el fraude en dos categorías distintas: • Fraude extrínseco: Cuando se elude la regla obligatorio para conseguir el fin prohibido mediante la combinación de operaciones lícitas cuya legalidad está reconocida o bien mediante otra ley contraria (que puede pertenecer a otro país). Este tipo de fraude se caracteriza porque se realiza por medios exteriores a la disposición que se quiere rodear. Hay una norma que da cobertura diferente a la que se incumple.
• Fraude intrínseco: Cuando se viola el espíritu de una regla a favor de su redacción absoluta. En este caso el defraudador se apoya en el mismo texto desnaturalizándolo de espíritu. La misma norma da cobertura y es incumplida.
Condiciones necesarias para que sea considerado fraude a la ley: a) El amparo del texto: el acto que realiza el defraudador es lícito y está protegido por el ordenamiento.
b) La infracción: el acto fraudulento persigue un resultado contrario al ordenamiento jurídico.
c) No es necesario que la persona que realice el acto o actos en fraude tenga intención o conciencia de burlar la ley, ni, consiguientemente, la prueba de la misma, porque el fin único de la doctrina del fraude es la defensa del cumplimiento de las leyes.
Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  3   d) Límite: Si la ley que protege al fraude lo hace válido, la idea de fraude desaparece.
A diferencia del acto contra ley, el acto fraudulento no se considera nulo de pleno derecho. El art. 6.4 Cc no pronuncia ninguna sanción que afecte en sí al acto fraudulento, sino que se limita a salvar la aplicación de la norma que se hubiere tratado eludir.
Entrada en vigor de las leyes En este caso, cuando se habla de leyes también se hace referencia al reglamento, nos referimos a ley en sentido amplio o material.
Para que una ley pueda entrar en vigor, ésta deberá ser previamente sancionada, promulgada y publicada.
Cuando hablamos de entrada en vigor, de vigencia de una ley, tenemos que tener en cuenta dos aspectos: • Validez: Una norma legal es válida cuando respeta el principio de competencia y jerarquía. Una ley debe respetar la constitución y un reglamento debe ser legal para ser válido.
• Eficacia: Una norma será válida si se ha cumplido el procedimiento formal de elaboración de la ley.
Una ley puede ser inválida pero eficaz, así como válida e ineficaz.
Toda ley debe ser publicada en los periódicos oficiales para que sea eficaz.
Una vez publicada puede entrar en vigor de forma aplazado (transcurrido un plazo de l a publicación) o de forma inmediata. El artículo 2.1 del Cc reza: “Las leyes (en sentido material) entrarán en vigor a los veinte días de su completa publicación en el BOE, si en ellas no se dispone otra cosa.” A pesar del artículo 2.1, su contenido debe ser interpretado en el entorno sociológico y cultural, así pues las leyes de las comunidades autónomas deben de ser publicados en el diario oficial de la comunidad. Como la ley indica, ésta tiene carácter dispositivo, pues el plazo de 20 días puede ser modificado.
El periodo que transcurre desde la completa publicación de la norma en el diario oficial y la entrada en vigor de la norma se denomina Vacatio legis. El computo de los días que tiene que transcurrir empieza a partir del día siguiente de su completa publicación.
Cese de la eficacia de una norma legal Las leyes, en principio, y salvo que de su texto o finalidad se desprenda lo contrario, duran indefinidamente. Las causas que pueden hacer que una ley deje de tener efecto pueden ser: • Internas: Cuando el motivo de cese de los efectos esta previsto en la propia ley. La misma ley dice cuando y porque va a dejar de producir efecto. Estas causas pueden ser: o Temporales: La ley estipula cuanto va a durar la ley. Ejemplo: la ley de presupuesto tiene una duración de un año.
Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  3   • o Indeterminadas: No está determinado un plazo de tiempo concreto, sino que va ligado a una situación. Ejemplo: Las leyes de guerra dejan de tener efecto cuando la guerra finaliza.
Externas: Cuando el motivo de cese es la derogación de la ley. Cuando entra en vigor una ley nueva que substituye otra anterior mediante la derogación.
Principios de derogación: • Toda ley puede ser derogada.
• Una ley solo puede ser derogada por otra que tenga o el mismo o superior rango jerárquica.
• La derogación siempre se produce por la aparición de leyes nuevas • La derogación de una ley no implica que la ley anteriormente derogada por la ley hoy derogada vuelva a entrar en vigor. Por la simple derogación de una ley no recobran vigencia las que ésta hubiere derogado.
Clases de derogación: • Tácita: Cuando la propia ley no indica que leyes deroga, su alcance derogatorio, según el artículo 2.2 Cc, es el siguiente: se derogan todas las leyes que sean incompatibles con la nueva ley.
• Expresa: Es expresa cuando la propia ley posterior determina cual es su alcance derogatorio. Esto está mencionado en la disposición derogatoria de la ley.
La retroactividad de la ley: grados y límites Según el artículo 2.3 Cc las leyes no tendrán efecto retroactivo si no dispusieren lo contrario. Hay dos clases de retroactividad: • Disposiciones transitorias: Son prescripciones particulares dirigidas a facilitar el tránsito de una ley a otra mediante la fijación del réimen aplicable a las situaciones jurídicas pendientes. Es en estas disposiciones en las que se estipula el grado de retroactividad que tendrá la ley, señalando, así, para una situación dada si debe ser regida por la ley nueva o queda sometida a la norma antigua.
• Retroactividad tácita: Es cuando la retroactividad de una ley no está explícitamente dispuesta por el autor, sino que debe inferirse de la misma.
La retroactividad de una norma puede ser muy diversa, así pues se han establecido una serie de grados de retroactividad: • Máximo: la ley tiene carácter retroactivo total, de manera que priva de efectos a relaciones jurídicas no sólo nacidas sino también a las consumadas bajo la antigua ley.
• Medio: Respeta aquellas relaciones nacidas y consumadas bajo la ley antigua pero todos los efectos pendientes (nacidos pero no consumados) deben estar sujetos a la ley nueva.
Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  3   • Mínimo: La nueva ley únicamente se aplica a los efectos que se produzcan después de su entrada en vigor, así pues mantiene aquellos nacidos bajo la antigua ley.
...