Tema 3 part 1 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención + Derecho - 1º curso
Asignatura Teories Criminològiques
Año del apunte 2017
Páginas 4
Fecha de subida 22/09/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

I.
LA ESCUELA CLÁSICA Introducción Una cuestión debatida es si la escuela clásica puede considerarse una escuela criminológica. Si se concibe a las teorías criminológicas como aquellas que estudian las causas del comportamiento delictivo, entonces la escuela clásica quizá no deba figurar entre ellas. La escuela clásica sí suministra una explicación del comportamiento delictivo y, además, las teorías criminológicas no sólo estudian el comportamiento de la persona que infringe una norma sino los medios con los que se reacciona a esta infracción. Es necesario el contexto histórico en el que vivieron sus autores. à la Europa del siglo XVIII está viviendo una situación económica y política revolucionaria, el paso de una economía feudal a una capitalista y la transformación de un sistema de monarquía absoluta a un sistema parlamentario liberal. Como consideraba PFOHL, destacamos las siguientes transformaciones que caracterizaban esa época: a. Cambios demográficos à traslado del campo a la ciudad y en consecuencia el inicio de creación de las grandes urbes, que favorecen al anonimato y deterioran los controles informales previamente existentes en las comunidades locales. b. Cambios económicos à sistema económico industrial y capitalista. Las relaciones laborales se basan en el intercambio de trabajo por un salario, lo cual contribuye a la creación de la persona como individuo aislado, autónomo y socialmente móvil. c. Cambios políticos à proceso de formación del Estado – nación favorece a la concentración de poder en una autoridad centralizada. d. Cambios religiosos à proceso de secularización al poner en cuestión la autoridad del Papa y los principios religiosos. La religión dejó de ser la medida de toda conducta. La inmensidad de estos cambios conlleva a una nueva sociedad y un nuevo derecho. La elaboración de los nuevos códigos penales debía reflejar a grandes trazos, un Derecho penal secular (sólo el daño social, y no el pecado, constituía delito), eficaz (en la protección del nuevo orden, no irregular ni arbitrario) y humano (frugal en sus penas y no excesivo). Principales ideas teóricas Los autores más representativos de la escuela clásica en criminología fueron BECCARIA y BENTHAM. BECCARIA Sus reflexiones que más impacto han tenido son: Su afirmación de que el fin de las penas es proteger el orden social evitando la realización de infracciones. Lo que funda el derecho de castigar del soberano es la necesidad de prevenir los delitos y la pena es eficaz para evitar la comisión de delitos porque el placer y el dolor son los motores de la acción humana. Esta afirmación comporto la carga de demostrar el principio de efectividad de las penasà la necesidad de probar que en grupos sociales que carecen de penas, para desincentivar determinados comportamientos, los delitos se producen de forma más frecuente que en aquellos grupos en los que sus miembros están amenazados por el temor a la pena. La carga de esta prueba para la criminología ha resultado ser de las más difíciles, puesto que, para demostrar la efectividad de una pena, se requiere idealmente comparar un grupo social en el cual no se pena un determinado comportamiento, respecto de otro social el cual sí prevé una pena para el mismo, manteniendo el resto de condiciones constantes. Un segundo tipo de investigaciones, realizadas en los años cincuenta y sesenta, ha pretendido demostrar los efectos de la pena comparando los Estados en los que existe pena de muerte respecto de aquellos en que esta pena ha sido abolida y su relación con la tasa de homicidios. a. Los Estados con o sin pena de muerte tienen tasas de homicidio comparables b. En aquellos Estados que han abolido la pena de muerte no han existido incrementos destacables en las tasas de homicidios. BECCARIA puso énfasis en justificar las penas por su utilidad en la prevención de delitos, tema que ha permanecido en la agenda de las investigaciones criminológicas hasta la actualidad. Su segunda idea es su imagen de hombre. Si el castigo es útil es porque el hombre está en capacidad de razonar, de comprar el beneficio del delito con el coste de la pena. En consecuencia ¡, surge implícita la imagen de que todos los hombres tienen esta capacidad de raciocinio. Pero además se presume que el coste – beneficio será el determinante en la actuación humana. La imagen del <<hombre económico>> es la de una persona racional y hedonista. Finalmente, también es importante para la criminología la discusión acerca de las características que deben tener las penas para ser eficaces en su lucha contra el delito. Para que las penas sean preventivas deben imponerse con: - CELERIDAD à no sólo para evitar tener a la persona encarcelada en espera de juicio, sino también porque cuanto más pronto se impone la pena, más fuerte se graba en la mente de la persona la asociación de que todo beneficio producto del delito le sigue un mal, consecuencia de la pena. - CERTERAS - SEVERIDAD à el mal representado por la pena exceda el bien que se espera obtener del delito. También es su límite, pues cualquier pena que exceda el mínimo necesario para evitar los delitos es una pena cruel por excesiva. Parece existir un cierto consenso de que la certeza de la pena es más relevante que su severidad. BENTHAM Fue un autor prolífico y sus reflexiones acerca de las penas pueden encontrarse dispersas en An Introduction to the Principles of Morals and Legislation, que debía servir como introducción para el código penal inglés. De este autor destaca su claridad en su exposición del fin que justifica el castigo. El mal mayor que evita el castigo y lo justifica es la prevención de delitos. La prevención puede ser particular, cuando se dirige al propio delincuente, o general cuando se dirige a los miembros de toda la colectividad. La prevención general se consigue por la amenaza y la aplicación de la pena. BENTHAM queda también cautivado con la distinción entre la severidad y la certeza del castigo. Concuerda con su visión de que las penas no deben ser calculadas en base a sentimientos o emociones sino de acuerdo a cálculos matemáticos y además porque esta distinción le permite, de acuerdo a su cálculo de utilidad, rebajar la severidad de las penas. Ello es lo que le lleva a profundizar en la idea de proporcionalidad de los castigos la cual elabora de forma minuciosa. BENTHAM se detiene en aquellos casos en los que el castigo carece de justificación. Cuatro supuestos: a. Cuando el castigo es infundado, ya sea porque el comportamiento no es socialmente lesivo, o porque a pesar de haberse producido un mal este se ha visto superado por el bien social global. b. Cuando el castigo es ineficaz, porque no puede prevenir el daño. c. Cuando el castigo es improductivo o demasiado costoso, por ocasionar un mal mayor que el que evita. d. Cuando el castigo es innecesario, porque el daño puede ser prevenido o cesar por sí solo, esto es, ser prevenido con medios menos lesivos. Consecuencias de política criminal La escuela clásica tuvo una enorme influencia en la elaboración de los códigos penales que se estaba produciendo en Europa a fines del siglo XVIII e inicios del siglo XIX, incidiendo especialmente en la separación entre delito y moral, en la necesidad de que el delito y la pena estén determinadas en una ley, como expresión de la voluntad popular, y en fijar unas penas proporcionales al daño del delito. Esto no implica que los autores clásicos desconociesen la importancia de otros medios en la prevención del delito, como la educación. Acostumbra a ser mérito de esta escuela su alegato en contra de las penas desproporcionadas (como por ejemplo la pena de muerte para delitos leves); en contra de la pena de muerte y las penas corporales; y en contra del uso de la tortura. ¿Cuál es la posición de la escuela clásica respecto de la pena de prisión? Como advierte FOUCAULT, los autores clásicos preveían un abanico de penas que estuviesen íntimamente vinculadas al delito realizado. Es indudable que la pena de prisión poseía unas características que casan bien con las que en opinión de los autores clásicos debían poseer las penas, pero, por otro lado, numerosos estudios han destacado que el triunfo de la pena de prisión como pena principal en todos los códigos penales promulgados bajo la influencia de la escuela clásica no puede entenderse sin la consideración de otros factores, económicos, religiosos, culturales o sociales. BENTHAM diseña los planos de una prisión en la cual existirá una torre central circular y todas las celdas serán dispuestas de forma circular a su alrededor y serán visibles desde la torre central. à Panóptico, “facultad de ver con una mirada todo cuanto se hace en ella”. BENTHAM regula de forma minuciosa cómo debe ser el funcionamiento de este panóptico. Así establece la separación por sexos, en clases y compañías, el trabajo interior, alimento, aseo, vestimenta, la asistencia religiosa, los castigos por las faltas realizadas en el interior y la ayuda que requiere el preso cuando sale de la cárcel. Los principios sobre los que descansa el panóptico fueron sin duda influyentes. La idea de clasificar a los presos, la idea de la instrucción y el trabajo en las prisiones para asegurar su reforma, la idea de vigilancia constante sobre el preso. ...

Comprar Previsualizar