Apuntes Completos (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Economía - 1º curso
Asignatura introducció a la macroeconomia
Año del apunte 2015
Páginas 48
Fecha de subida 16/01/2015
Descargas 7
Subido por

Descripción

Toda la asignatura práctica y teórica de la asignatura

Vista previa del texto

Apuntes Tema 0: Presentación y Gira por el Mundo Introducción: La macroeconomía y sus herramientas Como vimos en el trimestre anterior, existen dos grandes campos de estudio en la economía: la microeconomía y la macroeconomía. La microeconomía estudia cómo los hogares y las empresas toman decisiones, y la forma en que estas se relacionan en el mercado. La macroeconomía estudia las grandes fuerzas que afectan a la economía como conjunto: el desempleo, la tasa a la que suben los precios, etc., y cómo afectan estos a los hogares, las empresas y los mercados.
Por tanto, podríamos decir que ambos campos analizan la economía desde diferentes puntos de vista: la microeconomía se centra en los hogares y las empresas, y cómo afectan estos a la economía; mientras que la macroeconomía estudia a la economía en su conjunto y analiza de qué forma influye esta en los agentes individuales -hogares y empresas-.
La diferencia entre ambas ramas también se aprecia en el estudio del papel del gobierno en la economía, puesto que mientras que en la micro el Estado interviene relativamente poco -sólo aparece en presencia de fallos de mercado y para cobrar impuestos-; en la macro el gobierno cobra un papel de más importancia mediante la política fiscal -los impuestos y gasto del gobierno- y la monetaria -control de la inflación y el tipo de interés-. Todo esto se verá más adelante, por lo que sólo es necesario hacer una breve mención para tener más claras las diferencias.
Aclarada la diferencia, hay que decir que, a la hora de hacer análisis, trabajaremos con modelos teóricos simplificados. Es decir, que quitaremos del modelo lo menos relevante y dejaremos sólo lo esencial con el fin de comprehender mejor la realidad.
Encontrar el equilibrio entre realidad y simplificación es la base de un buen modelo. Por último, mencionar que en este curso NO se darán soluciones milagro para los problemas macroeconómicos, sino una mera introducción a la disciplina.
Una gira por el mundo: La Unión Europea (UE) Actualmente la UE, como el resto del mundo, se encuentra sumida en una crisis económica profunda. Este hecho hace que el elevado desempleo que, de media, tenía Europa en los últimos años -alrededor del 8%- se haya visto aumentado dos puntos porcentuales -hasta el 10% de media-. Destacar que la distribución del desempleo es irregular, pues en ciertos países supera el 20% y en otros se tiene una tasa cercana al pleno empleo -4% aproximadamente-.
El mejor indicador de la UE es, sin duda, su baja tasa de inflación, de alrededor del 2%; esto es debido a que la política monetaria del Banco Central Europeo tiene como objetivo fundamental controlarla. Como es habitual, la distribución de esta también es desigual -aunque ni mucho menos como en el caso del desempleo- siendo, por ejemplo, cercana al 3,5% en España -debido a las importaciones- y al 1% en Alemania.
La tercera variable a comentar es la tasa de crecimiento de la producción o el PIB, que ha sufrido un gran descenso en los últimos años debido a la crisis. De este modo, hemos pasado de un 5,7% crecimiento medio de la década 1991-2000 a una recesión o decrecimiento -para este 2013, se prevé que el PIB se contraiga alrededor de un 0,1%-.
Como es habitual, el crecimiento fue también irregular puesto que en España era del 7% y en Alemania del 4%, por ejemplo.
Comentada un poco la situación -pueden ver el cuadro completo con los datos en las diapositivas de clase-, vamos a mencionar lo que más les preocupa a los economistas de la UE. En primer lugar, el alto desempleo, muy superior al de Estados Unidos y muy alto en países como España; las causas de este desempleo pueden ser un mercado laboral rígido y/o una política macroeconómica errónea.
En segundo lugar, la moneda común: el Euro. Esta moneda reporta tanto costes como beneficios a los países ya que, por un lado, tiene un gran valor simbólico y permite introducir reformas con bajo coste político; pero la política monetaria común -mismo tipo de interés para todos- no parece ser adecuada en un entorno tan variopinto como la UE.
Por último, el crecimiento del PIB por habitante en la UE hace que la brecha entre Europa y Estados Unidos se agrande, algo que preocupa a los macroeconomistas.
Una gira por el mundo: Estados Unidos (EEUU) Estados Unidos, como la mayor parte del mundo, también ha visto aumentar su desempleo hasta alrededor del 6%, una cifra baja comparándola con la UE. Además, el aumento del desempleo no ha sido muy significativo, aumentando alrededor de un punto porcentual -del 5% al 6% aproximadamente-. Por otro lado, EEUU tiene una tasa de inflación algo más alta que la UE y una tasa de crecimiento del PIB notablemente menor -del 3% en la década 1991 al 2000-, tasa que se ha desacelerado -crece menosdebido a la crisis financiera generada por el estallido de la burbuja inmobiliaria.
Una gira por el mundo: Los BRIC (Brasil, Rusia, India, China) Los BRIC son las siglas por las que se conoce a los países emergentes más relevantes actualmente desde un punto de vista económico, ya que son las economías más relevantes junto a Europa, Japón y EEUU. Estos países han experimentado un fuerte crecimiento de su producción con tasas que fluctúan desde el 10% chino hasta el 3,5% brasileño y han visto reducida enormemente su inflación. Por ejemplo, países como Brasil pasó de una inflación del 577% de media durante el 1991-2000 hasta el 8% actual; Rusia experimentó también un descenso muy notable pasando de un 311% al 16% actual.
El crecimiento de estos países proviene de un rápido progreso tecnológico debido a las inversiones extranjeras y a una acelerada acumulación de capital (China invierte un 45% de su PIB y EEUU un 17%). Pese a todo, estos países todavía deben crecer bastante más hasta obtener un nivel de vida similar al de los países más desarrollados.
Por último, existen varias fuentes de datos macroeconómicos que resultarán muy útiles durante el curso, tales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para los datos de los países más desarrollados. Las estadísticas del FMI o Fondo Monetario Internacional para el resto o su Informe Económico Global, publicado de forma semestral -cada séis meses-. En Europa, tenemos los informes del BCE y los datos del Eurostat; y en España los datos del INE y los informes del Banco de España.
Apuntes Tema 1: Principales Variables Macroeconómicas La producción total o el Producto Interior Bruto (PIB): Definiciones A la hora de analizar, en el apartado anterior, las diferentes economías de los países nos centrábamos en tres indicadores principales: su producción, su inflación y su desempleo. En este tema los definiremos todos con el fin de tener una buena base de cara a los posteriores temas. Introducido el tema, pasemos a describir el primer indicador.
Llamamos producción agregada o total al valor de todo lo que se produce en una economía. No obstante, tenemos un problema a la hora de contabilizar esto ya que hay bienes que no siempre van destinados al consumo y que, por tanto, se usan para fabricar otros productos. Este tipo de bienes se llaman bienes intermedios. En contraposición, encontramos los bienes finales, que van destinados al consumo. Los distinguiremos mejor con un ejemplo.
Imaginémonos que estamos en una economía con dos productos. El metal, extraído de las minas; y los cubiertos, fabricados con TODO el metal de las minas. El valor total del metal son 100€ y el de los cubiertos 150€. Con estos datos, ¿cuál cree que es la producción agregada? La respuesta es simple: 150€, ya que el valor del metal está dentro del precio de los cubiertos. Dicho de forma técnica, dado que el metal es un bien intermedio y se usa para fabricar un bien final -cubiertos- no lo contabilizamos.
A partir de este sencillo ejemplo podemos formular la primera de las tres posibles definiciones de la producción agregada o PIB: el PIB es el valor de todos los bienes y servicios finales producidos en una economía durante un periodo concreto. Vamos a desglosar la definición: como hemos visto en el ejemplo, contabilizamos los bienes finales y no los intermedios; pero una economía también produce servicios así que debemos tener estos en cuenta. Si estamos analizando Holanda, es obvio que medir la producción de metal de Botswana junto con la agricultura del Congo será inútil para nuestro análisis; de ahí el énfasis de “en una economía”. A su vez, nos interesa un periodo de tiempo concreto, por lo que también se incluye en la definición para no mezclar, por ejemplo, la agricultura del siglo pasado con la industria actual.
Otra forma de definir el PIB es como la suma del valor añadido de una economía durante un determinado periodo de tiempo, es decir, el valor adicional que se añade a cada producto (valor producción -valor bienes intermedios). Así, en nuestro ejemplo el PIB sería el valor del metal, 100€, y el valor adicional de los cubiertos, 150-100€=50€, ya que el valor del metal se usa para fabricar los cubiertos y, por tanto, el valor adicional de los cubiertos es de sólo 50€. Es decir, el total sería de 100+ (150-100) = 100+50= 150€.
Por último, podemos ver el PIB desde el punto de vista del ingreso. En consecuencia, la producción agregada es la suma total de los ingresos de una economía durante un periodo determinado de tiempo. Siguiendo con el ejemplo, el vendedor de cubiertos obtiene 150€ de ingreso, 100€ de los cuales se usan para pagar al productor de metal y lo otro queda como beneficio. Por tanto, el PIB daría lo mismo que en los dos casos anteriores: 150€.
A modo de resumen, el PIB o la producción total tiene tres definiciones, que coinciden con las tres formas posibles de medirlo: 1. El PIB es el valor de todos los bienes y servicios finales producidos en una economía durante un periodo concreto.
2. El PIB es la suma del valor añadido de una economía durante un determinado periodo de tiempo.
3. La producción agregada es la suma total de los ingresos de una economía durante un periodo determinado de tiempo.
La producción total o PIB: PIB Real y PIB Nominal La definición del PIB plantea un problema: el PIB puede aumentar porque aumenta la producción o porque aumentan los precios. A la hora de calcular la producción agregada, nos gustaría distinguir entre estas dos causas. Es por ello que discernimos entre: • PIB Nominal: Es la suma de todos los bienes y servicios finales multiplicados por su precio actual. Es decir, este tipo de PIB NO distingue entre aumento de la producción y aumento de precios.
• PIB Real: Es la suma de todos los bienes y servicios finales multiplicados por su precio constante. En otras palabras, con este PIB podemos separar el efecto de la subida de precios o inflación.
Veremos mejor su diferencia con un ejemplo: Año Cantidad Bien Precio Bien PIB Nominal PIB Real (Año Base: 2010) 2010 10 1000 10*1000 = 10000 10*1000 = 10000 2011 12 1200 12*1200 = 14400 12*1000 = 12000 2012 14 1400 14*1400 = 19600 14*1000 = 14000 Como vemos, mediante el PIB nominal calculamos el PIB como lo hacíamos hasta ahora, y para el PIB real usamos tomamos un periodo de referencia -llamado año Base- y multiplicamos las cantidades de cada año por el precio de ese año. Con más de un bien, hacemos el mismo proceso para todos los bienes. Mencionar que el PIB real y el nominal son iguales en el año base. Así pues, las formulas serían las siguientes: PIB Nominal Año T (En Euros): PIB Real Año T con Año Base 0 (En Euros): Decir que al PIB nominal también se le llama PIB a precios corrientes; mientras que al PIB real también se le puede llamar PIB a precios constantes o PIB en términos de bienes. Para no confundir, en este curso usaremos PIB para referirnos al PIB real y Yt se referirá al PIB real del año t. A su vez, el PIB nominal del año t se expresará como €Yt -en euros- o $Yt -en dólares-.
A la hora de comparar el nivel de vida entre países, usamos el PIB real per cápita -PIB real/Nº Habitantes- ya que la producción varía según el número de personas del país -en China se produce mucho más que en Luxemburgo, pese a que el segundo tiene un mayor nivel de vida-. Mencionar también que a la hora de calcular el PIB real con bienes tecnológicos -ordenadores...- se separa cada componente y se calcula por separada -esto se conoce como precios hedónicos-.
Por último, el valor del PIB no es lo que verdaderamente nos interesa puesto que lo importante es la tasa de variación del mismo. La calculamos mediante la formula siguiente: Tasa Variación = (PIB real año t – PIB real año anterior) / PIB real año anterior Si el PIB crece, nos encontramos en un periodo expansivo -expansión-; mientras que si decrece estamos en un periodo recesivo -recesión-.
El Desempleo Hay tres términos esenciales relacionados con el desempleo. El empleo es el número de personas que trabajan; el desempleo es el número de personas que NO tienen trabajo pero lo están buscando. La población activa es la suma del empleo y el desempleo. Es decir: Población Activa (L) = Empleo (N) + Desempleo (U) El desempleo se expresa también porcentualmente, es decir, el % total de desempleados sobre la población activa. Esto se conoce como tasa de desempleo y se calcula de la forma siguiente: Tasa de Desempleo (u) = Desempleo (U) / Población Activa (L o U+N) Es necesario decir que sólo se contabilizan como desempleados aquellos que están buscando trabajo pero no lo encuentran. Aquellas personas que no tienen trabajo pero dejan de buscarlo se llaman trabajadores desanimados. Hay otro indicador, la tasa de participación, que revela el porcentaje de personas dispuestas a trabajar. Es decir: Tasa de Participación = Población Activa / Población en Edad de Trabajar (entre los 16 y los 65 años) El desempleo preocupa a los economistas por dos motivos principales. Primero, porque afecta al bienestar de las personas paradas -que ven reducido notablemente su poder adquisitivo- y porque, cuando es elevado, indica que la economía no está funcionando de manera eficiente.
La Inflación Llamamos inflación a un aumento generalizado de los precios -o en el nivel de precios-. La tasa o porcentaje a la que aumentan estos precios se llama tasa de inflación. Por contra, un descenso continuo de los precios recibe el nombre de deflación.
La inflación puede calcularse de dos formas.
En primer lugar, con el deflactor del PIB. Como hemos visto, el PIB nominal aumenta porque aumenta el PIB real o porque se incrementan los precios. De este modo, si el PIB nominal aumenta más que el real es debido al efecto de una subida de precios.
Calculamos el deflactor así: Deflactor del PIB año T (Pt) = PIB Nominal Año T (€Yt) / PIB Real Año T (Yt) Dado que el valor del deflactor es arbitrario, es decir, cambia según el periodo de referencia o año base, sólo nos fijaremos en su tasa de variación. Recordemos que: Tasa Variación = (Deflactor año t – Deflactor año anterior) / Deflactor año anterior Podemos manipular la formula del deflactor a nuestro antojo, obteniendo así el PIB nominal: PIB Nominal (€Yt) = Deflactor (Pt) * PIB Real (Yt) La formula anterior tiene una interpretación sencilla: si multiplicamos la producción a precios constantes por la tasa de inflación -deflactor del PIB- obtenemos el PIB nominal.
Existe también otra forma de calcular la inflación que refleja el precio medio de consumo o el coste de la vida. Este método se conoce como Índice de Precios de Consumo o, abreviado, IPC. Básicamente, lo que calcula este método es el precio medio de una cesta fija de productos del consumidor medio, es decir, se miran los precios de esa cesta en muchas tiendas -22000 en EEUU- y se hace la media.
Ambos indicados NO siempre son iguales ya que se consumen bienes extranjeros -importaciones- y se venden bienes al extranjero -exportaciones-. Las diferencias se resumen en la tabla siguiente: Deflactor IPC ¿Incluye Importaciones? NO SÍ ¿Se incluyen bienes de capital -máquinas...-? SÍ NO ¿La combinación de bienes cambia con los años? SÍ, cada año cambia NO Pese a lo anterior, ambos indicadores suelen ser bastante similares, por lo que no se distinguirá entre ellos. Por último, a los economistas les preocupa la inflación porque los precios y los salarios no aumentan de forma proporcional -los trabajadores pierden poder adquisitivo- y porque genera otras distorsiones como mayor incertidumbre en las inversiones, altera los impuestos y los precios regulados -mínimos y máximos- tardan en ajustarse.
Apuntes Tema 2: El Mercado de Bienes La composición del PIB Antes de empezar, conviene decir que en este tema empezamos a estudiar el corto plazo. Es decir, lo que ocurre en una economía de un año a otro. Supondremos que los precios son constantes -no cambian- y que la producción viene determinada por las variaciones de la demanda. Estos supuestos no están muy alejados de la realidad, pues de un año a otro los precios no suelen cambiar demasiado y es difícil modificar la producción -instalando nuevas máquinas, haciendo innovaciones tecnológicas...- en un solo año.
Dicho esto, empezaremos analizando uno de los dos mercados que compone el PIB: el de bienes, dejando para el próximo tema el financiero. Para ello, dado que hemos dicho que la oferta responde a las fluctuaciones de la demanda, vamos a analizar los componentes de la producción agregada. El PIB se compone de: • Consumo [C]: Bienes y servicios comprados por los consumidores.
• Inversión [I]: Compra de bienes de capital -máquinas, tierras...-. Se distingue entre inversión residencial -viviendas- y no residencial. El objetivo de la inversión es obtener más bienes y servicios en el futuro. Normalmente, cuando se usa la palabra inversión se piensa en bonos o acciones, pero recordemos que estamos en un mercado NO financiero.
• Gasto Público [G]: Bienes y servicios comprados por el Gobierno. NO incluye transferencias del Estado -subvenciones, pensiones...- ni cualquier cosa relacionada con las finanzas -intereses de bonos...-.
• Importaciones [IM]: Bienes y servicios comprados al extranjero.
• Exportaciones [X]: Bienes y servicios vendidos al extranjero. Si son mayores que las importaciones, hay superávit comercial; y si son menores hay déficit comercial. Si son iguales, la balanza comercial está equilibrada.
• Inversión en Existencias: Es la diferencia entre la producción y las ventas.
Básicamente, lo que se produce en un año no tiene por qué venderse en ese periodo, sino que puede venderse luego. Si la resta es positiva, hay inversión en existencias mientras que si es negativa hay desinversión en existencias -parte de las existencias se venden-. Para simplificar el análisis, suponemos que NO las hay.
Por tanto, la demanda total o agregada (Z) es la descomposición de lo anterior: En lugar del símbolo igual (=), hay tres barras horizontales. Esto se conoce como identidad y define Z -la demanda total- como la suma de consumo, gasto público, inversión y exportaciones, menos las importaciones. No obstante, para nuestro análisis realizaremos ciertas simplificaciones: 1. Sólo hay un bien, que es producido por todas las empresas y sirve para todo: inversión, consumo y gasto público.
2. Todas las empresas están dispuestas a vender cualquier cantidad de un bien dado un precio P, es decir, los precios son constantes como dijimos antes. En consecuencia, sólo nos interesa la demanda. A corto plazo, este supuesto es válido y no está muy alejado de la realidad -ojo, sólo a corto plazo-.
3. Estamos en una economía cerrada, esto es, que no comercia con el resto del mundo. Por tanto, quitamos las exportaciones y las importaciones -puesto que no las hay, son cero-. Así pues, la demanda será: Z = C + I + G = Consumo + Inversión + Gasto Público La demanda de bienes Explicados los componentes de la demanda agregada, es hora de explicarlos por separado. Empecemos por el consumo, es decir, la cantidad del bien -recordemos que sólo hay un único bien en nuestro modelo- comprada por los consumidores. En este modelo, el consumo es una variable endógena -la explicaremos dentro del modelo y dependerá de otras variables del mismo-.
Pese a que hay múltiples factores que determinan el consumo, tan solo tendremos en cuenta el fundamental: la renta disponible. La renta disponible es la renta de un individuo menos los impuestos y más las transferencias del Estado -pensiones...-. Cuando esta renta se incrementa, los individuos consumen más y al contrario: cuando decrece, consumen menos. Expresado matemáticamente -como función-: Renta Disponible [Yd] = Renta [Y] – Impuestos [T] + Transferencias Yd = Y – T Para simplificar, expresamos los impuestos y las transferencias bajo el símbolo T. Es decir, que aunque T se refiera a los impuestos también lleva incluida las transferencias.
Observamos que el valor de T será negativo si el individuo paga pocos impuestos y reciba muchas transferencias -”pagando” así el individuo un impuesto negativo sobre su renta o recibiendo una subvención- y positivo en la mayoría de los casos.
Puede ser útil establecer una primera aproximación de la función de consumo, es decir, la función matemática que determinará el consumo. De este modo tenemos que: La función de consumo anterior es una función de conducta o comportamiento puesto que describe el comportamiento de los individuos. Y su interpretación básica es que, a mayor renta disponible más se consume -expresado mediante el signo + de debajo de la expresión-. Pese a ello, esta función es demasiado genérica, de modo que puede ser útil especificarla más. Por ejemplo, usando una relación lineal: C = Co + C1 * (Yd) Vamos a explicar brevemente los dos nuevos componentes que hemos introducido: • Ordenada en el origen [Co]: Es el consumo de subsistencia o, dicho de otra forma, lo que consumiría un individuo sin renta. Dado que la gente tiene que comer, reciba o no reciba ingreso ha de comprar comida. ¿De dónde sacaría el dinero? De sus ahorros, pidiendo a familiares...No nos importa demasiado para nuestro análisis.
• Pendiente [C1]: Recibe el nombre de propensión marginal a consumir, en otras palabras, lo que consumiría el individuo con un euro más de renta. Si, por ejemplo, c1 fuese 0,5; de ese euro 50 céntimos irían al consumo. En nuestro análisis suponemos que es positivo -mayor que cero- y menor que uno; es decir: 0 < C1 < 1 Substituyendo la ecuación anterior por la de Yd o la renta disponible nos queda: C = Co + C1 * (Y-T) No veo necesario representar gráficamente la función, ya que con la ecuación anterior es muy fácil de dibujar -recordemos que Yd es la variable independiente, es decir, el consumo depende de la renta disponible-.
Quedan dos componentes a definir, pero a diferencia del consumo son variables exógenas -no estarán explicadas dentro del modelo-, Respecto a la inversión, la consideraremos dada para simplificar el análisis. Aunque es algo irreal, más adelante la introduciremos. En cuanto al gasto público, también es una variable exógena y la consideraremos dada. El motivo de esto es que el Estado se comporta de forma irregular, por lo que es complejo formular una ecuación de conducta fiable. Además, parte del análisis se basa en pensar qué ocurriría si el Gobierno aumentara el gasto o los impuestos, de modo que el modelo sería menos flexible si estableciéramos una regla para los impuestos y el gasto gubernamental.
La Producción en Equilibrio: El Álgebra Definidos todos los componentes del modelo, toca establecer la producción en equilibrio usando, como primera herramienta, el álgebra. En primer lugar, recordemos que definimos la demanda agregada (Z) como: Z=C+I+G Si substituimos C por su función de la sección anterior nos queda que: Z = Co + C1 * (Y-T) + I + G Dado que las empresas no tienen existencias, el equilibrio en el mercado de bienes requiere que la oferta sea igual a la demanda o, lo que es lo mismo, que lo que se produce sea igual a lo que se demanda. Por tanto, en equilibrio: Producción (Y) = Demanda Agregada (Z) Y = Co + C1 * (Y-T) + I + G Ahora vamos a operar mediante álgebra, multiplicamos C1 * (Y-T): Y = Co + C1Y -C1T + I + G Pasamos Y al otro lado: Y – C1Y = Co + -C1T + I + G Sacamos factor común de Y: (1-C1) * Y = Co + -C1T + I + G Y dividimos ambos lados por (1-C1), y obtenemos la forma final: Observamos que en el otro lado de la igualdad aparecen dos nuevos componentes: • Gasto Autónomo o Independiente: Es la parte de la demanda que no depende de la producción, normalmente es positivo. Es decir, independientemente de lo que se produzca se demandará Co + -C1T + I + G.
Es necesario observar que todos estos términos están dados -como la inversión, el gasto público y los impuestos- o se consumirán siempre -co, consumo de subsistencia-. De ahí que sea independiente de la producción.
• Multiplicador: Dado que C1 está entre 0 y 1, el multiplicador (1/ [1-C1]) es mayor que uno. Cuánto más grande es C1, mayor es el multiplicador. El multiplicador, como su propio nombre indica, multiplica el gasto independiente o autónomo.
Esto es una obviedad, pero sus consecuencias son muy interesantes: por ejemplo, si el gasto autónomo aumenta en 1000 millones, y c1 es 0,6; el aumento total será de: 1/(1-0,6) * 1000 millones = 1/0,4 * 1000 millones = 2500 millones. Es decir, cualquier aumento del gasto autónomo provoca un mayor aumento de la producción debido a un efecto o reacción en cadena. Explicaremos brevemente este hecho: el aumento del gasto origina un aumento del ingreso de X, X gastará parte de ese ingreso aumentando la renta de Y, Y gastará parte de su nueva renta...Es necesario observar que SÓLO se gastará una parte de ese nuevo ingreso, c1, la propensión marginal a consumir.
La Producción en Equilibrio: Gráficamente Mostrar el equilibrio gráficamente será útil para comprender el modelo y, sobre todo, el efecto del multiplicador antes descrito. Recordemos que la condición de equilibrio es: Producción (Y) = Demanda Agregada (Z) Y la función de la demanda agregada es la siguiente: Z = Co + C1 * (Y-T) + I + G =[Co -C1T + I +G] + C1Y Así pues, tenemos que la demanda depende del gasto autónomo [en corchetes] y de la renta, Y. Si trazamos la recta teniendo como eje de las x, la renta; y como eje de ordenadas la producción, nos queda que: Ilustración 1: Gráfica de la función Z (Demanda agregada) y la de la función condición de equilibrio Y=Z Hay varias cosas a comentar del gráfico -que incluye un desplazamiento para mostrar el efecto del multiplicador-. Primero, la ordenada en el origen de la función de demanda agregada o total, Z (ZZ en el gráfico), es el gasto autónomo, es decir, [Co -C1T + I +G]. A su vez, la pendiente de esta recta es C1, de modo que cuando la renta aumenta un dólar la demanda aumenta C1 céntimos. Por otro lado, la función con 45º grados de pendiente es la que contiene la condición de equilibrio Y = Z, dicho de otro modo, Demanda = Producción (Oferta).
La gráfica muestra de forma muy visual el efecto del multiplicador (1/ [1-C1]. Si aumentamos el gasto en un millón de euros, en principio parece que la función de demanda (ZZ) se desplace del punto A al B, alcanzándose así un nuevo nivel de producción. Pero esto es sólo el principio: el aumento del consumo genera un aumento de la renta (del punto B al C), lo que genera un aumento del consumo hasta llegar al punto D.
En definitiva, esta reacción en cadena hace que se llegue al punto A'.
Matemáticamente, decimos que este incremento es igual a un millón multiplicado por l siguiente progresión geométrica: 1 + C1+ C1²+ …+ C1n La suma, en su límite, llega hasta el valor del multiplicador 1/ [1-C1]. Mencionar que el valor del multiplicador es una incógnita y hay que usar la econometría -estadística aplicada a la economía- para determinarlo -aunque depende de múltiples factores-. Por último, hay que decir que el aumento de la producción originado por el multiplicador NO es instantáneo sino que ocurre a lo largo del tiempo.
Inversión = Ahorro : Otra forma de calcular el equilibrio Antes de empezar, conviene definir los dos términos que conforman la igualdad.
Recordemos que la inversión es la compra de bienes de capital -máquinas, tierras...para obtener servicios en el futuro -estamos en un mercado de bienes, no en uno financiero-. Como la inversión está dada -es una variable exógena- sólo nos queda definir el ahorro. El ahorro es lo que no consume la gente y decide guardar, y se define como la suma del ahorro público -del Estado- y el privado -de los individuos o consumidores-. Es decir: Ahorro Privado = Renta (Y) – T (Impuestos y Transferencias) – Consumo (C) Si = Y – T – C Ahorro Público = Impuestos (T) – Gasto Público (Las transferencias NO se incluyen) Se = T – G El ahorro público dependerá de la situación del Estado: si los impuestos (T) son mayores que el gasto público, ahorrará y tendrá superávit presupuestario. Por contra, si el gasto público es mayor que los impuestos, tendrá un ahorro negativo y tendrá déficit presupuestario.
Tomando como base la ecuación de la producción – que es igual a la demanda por la condición de equilibrio-, tenemos que: Y=C+I+G Si restamos impuestos a ambos lados y pasamos el Consumo a la otra: Y-T–C=I+G–T Observamos que en el lado izquierdo de la igualdad tenemos la definición de ahorro privado. Substituimos por S: S = I + G -T Aislamos la inversión: I=S+T–G Y listo, tenemos que la inversión es igual al ahorro privado (S) y al público (T-G). Esto es cierto ya que se necesita ahorro para poder invertir. Esta condición de equilibrio se llama relación IS -Inversión = Ahorro-, recordemos que estamos en una economía cerrada que hace válido este supuesto.
Observamos que las decisiones de consumo y ahorro son lo mismo: S=Y–T–C S = Y – T – Co -C1 * (Y-T) S = -Co +(1-C1) * (Y-T) 1-C1 es lo contrario a la propensión marginal a consumir, en otras palabras, es la propensión marginal a ahorrar. Por cada euro de aumento de la renta, cuánto se ahorra o deja de gastarse. Si reordenamos términos obtenemos lo mismo que antes: La paradoja del ahorro y advertencia sobre el Gobierno Quedan dos últimos aspectos interesantes a comentar. Primero, la paradoja del ahorro, que consiste en que, aunque la gente ahorra más -gaste menos-, el ahorro permanece constante puesto que el descenso de la demanda, genera un descenso de la producción y de la renta de los trabajadores para que el ahorro vuelva a su nivel inicial.
Por último, en nuestro modelo parece que el Gobierno es omnipotente y que puede fijar el nivel de producción alterando los impuestos o el gasto público. Esto NO es verdad ya que es complicado aprobar presupuestos o nuevos impuestos, la reacción de la población ante las nuevas medidas puede ser imprevisible, la generación de deuda pública y déficit presupuestario tiene graves consecuencias a largo plazo, entre otras cosas.
Apuntes Tema 3: Mercado Financiero Conceptos básicos: el Dinero Antes de comenzar, es necesario definir varios conceptos fundamentales. El primero de ellos es el dinero. Llamamos dinero al conjunto de activos -todo lo que posee valor monetario- de origen financiero usados para adquirir bienes y servicios de otros agentes económicos -empresas, personas..-. Es decir, el dinero es un medio de intercambio que permite el comercio y pagar deudas. Hay dos tipos de dinero: • Dinero-mercancía: Además de como medio de intercambio, tiene valor de por sí aunque no se use como dinero. Por ejemplo, cigarrillos, oro, arroz...
• Dinero-papel o fiat: Sólo se usa como dinero y no tiene valor por sí mismo. El valor que le damos deriva de nuestra confianza en las instituciones -Banco Central...-y en las leyes -que lo establecen como moneda-.
El dinero es muy importante puesto que permitió dejar atrás la economía de trueque, esto es, una economía donde se cambiaban bienes y servicios por otros bienes y servicios, y donde tenía que haber doble coincidencia de necesidades. Por ejemplo, si alguien busca una silla y tiene un tambor, tendría que encontrar a alguien que quisiera un tambor y lo quisiera cambiar por su silla. Y, en su lugar, instaurar una economía monetaria, donde se usa un medio de intercambio fácil de guardar, transportar y contar para hacer intercambios; permitiendo así poder adquirir una silla rápidamente y fácilmente.
Por último, podemos decir que el dinero posee tres funciones básicas: • Medio de cambio: Permite comprar bienes y servicios.
• Unidad de cuenta: Se usa de referencia para fijar los precios de los bienes.
• Depósito de valor: Permite ahorrar.
Conceptos básicos: el Tipo de Interés Y el segundo es el tipo de interés. Distinguimos entre: • Tipo de Interés Nominal (it): Expresados en unidades monetarias (euros, dólares...). Indican cuántos euros obtendremos mañana si renunciamos a uno hoy; o cuántos euros tendremos que pagar mañana a cambio de un euro más hoy. Por ejemplo, si it es del 5% significa que si pido prestado un euro hoy, mañana tendré que pagar 1,05€. O, de igual modo, si renuncio a un euro hoy mañana obtendré 1,05€.
• Tipo de Interés Real (rt): Expresados en bienes. Indican cuántos bienes obtendremos mañana si renunciamos a uno hoy; o cuántos bienes tendremos que pagar mañana a cambio de un bien más hoy. Por ejemplo, si rt es del 5% significa que si pido prestado un bien hoy, mañana tendré que pagar 1,05 bienes. O, de igual modo, si renuncio a un bien hoy mañana obtendré 1,05 bienes.
Para pasar del tipo de interés nominal al real debemos descontar la inflación del tipo de interés nominal. Sabemos que el tipo de interés real nos muestra cuántos bienes tendremos que pagar mañana a cambio de un bien más hoy. Por ejemplo, si pido prestado un bien mañana he de devolver 1+ r t del bien. En términos monetarios, si pido prestado P euros -lo que cuesta el bien- mañana he de devolver P*(1+ it) euros.
Así pues, lo que queremos es convertir esos (1+i t)*P euros en cantidades del bien, por lo que basta con dividirlos por el precio esperado del bien mañana o el próximo año.
Lo entenderemos mejor con un ejemplo. El individuo X pide prestado 2€ para comprar tres unidades del bien A. A cambio, ha de devolverlos con un interés del 33%. X estima que el precio de tres unidades de A en un año será de 2,2€. Sabemos que: • it = 33% o 0,33 • Precio esperado: 2,2€ • Precio actual: 2€ Aplicamos la formula: 1+rt =(1+0,33) * (2/2,2) 1+rt = 1,33 * 0,91 = 1,21 rt = 1,21 -1 = 0,21 = 21% Es decir, para obtener un bien más hoy X ha de pagar 1,21 unidades del bien en un año.
Podemos hallar el tipo de interés real dividiendo por la inflación esperada del bien: Además, cuando el interés nominal y la inflación son pequeñas podemos realizar una simplificación útil: Interés real es aproximadamente igual al interés nominal – inflación esperada.
Otros Conceptos Existen otros términos que conviene saber diferenciar, ya que en economía tienen un significado diferente al que le damos en el día a día. En primer lugar, el ingreso es lo que gana una persona -renta del trabajo, dividendos...- y es una variable flujo o que se expresa en función del tiempo. Así no debemos decir: “gana mucho dinero” sino “tiene unos ingresos elevados”. El ahorro es la parte de los ingresos que no se gasta. Es también un flujo.
La riqueza o riqueza financiera son los activos financieros -depósitos, acciones, bonos...- menos los pasivos financieros -deudas básicamente-. Es una variable stock, que no se expresa en función del tiempo. Por último, recordemos que una inversión es la compra de bienes de capital -máquinas, tierras...- para obtener más bienes y servicios en el futuro. Y una inversión financiera es la compra de activos financieros -bonos, acciones...-.
La Demanda de Dinero Supongamos que existen dos activos donde depositar nuestra riqueza financiera -nuestros ahorros menos nuestras deudas-: • Dinero: Se usa para realizar transacciones pero no paga interés. Puede ser efectivo -monedas, billetes...emitidos por el Banco Central- o cuentas corrientes -de los bancos comerciales, sirven para emitir cheques-. En un principio, hablaremos de “dinero” en general y supondremos que hay sólo efectivo.
• Bonos: Pagan un interés i pero no pueden usarse para transacciones. Esto es una simplificación extrema ya que hay acciones y otros activos financieros que pagan un interés, pero de momento supondremos que la población sólo puede realizar inversiones financieras en bonos.
La proporción de riqueza que depositemos cada uno de ellos dependerá de nuestro nivel de transacciones -a más transacciones, más dinero- y del tipo de interés nominal que paguen los bonos -a mayor tipo de interés, más bonos-. Para determinar la demanda de dinero (Md) de una economía usaremos la siguiente formula: Vamos a explicar los componentes de la ecuación: • Renta Nominal ($Y): A mayor renta, mayor consumo y, por tanto, más transacciones. Es decir, a mayor renta mayor es la demanda de dinero -debido al incremento de las transacciones-.
• Tipo de Interés [L(i)]: Cuánto más grande es el tipo de interés, menor demanda de dinero hay -reflejado con el signo menos de abajo- ya que es más atractivo comprar bonos. Es necesario aclarar que cuando hablamos de tipo de interés nos referimos al nominal o expresado en monedas.
Ilustración 2: Gráfico de la formula. Cuando la renta se incrementa, la demanda de dinero (Md) también lo hace. A su vez, a menor tipo de interés más dinero demandan los individuos.
Determinando el tipo de interés Supongamos que el banco central decide ofrecer una cantidad de dinero M. Dado que nadie más puede emitir dinero, la oferta monetaria total o oferta de dinero total ha de ser igual a M . Dicho de otro modo: Oferta de Dinero (MS) = Efectivo emitido por el Banco Central (M) En equilibrio, la oferta es igual a la demanda. Como ya hemos definido ambas podemos formular la condición de equilibrio o la relación LM -que establece que la demanda de liquidez o dinero ha de ser igual a la oferta de dinero-: M = €Y * L(i) Para hacer que la condición se cumpla, es infinitamente más sencillo modificar el tipo de interés (i) que no la renta nominal de los ciudadanos -algo, además, extremadamente impopular y complejo-. En otras palabras, el tipo de interés se ajusta para que la oferta y la demanda monetarias -de dinero- sean iguales.
Ilustración 3: Un aumento de la renta hace aumentar el tipo de interés ya que, como hay más demanda de dinero, la compra de bonos ha de ser más atractiva para restablecer el equilibrio (figura de la izquierda). Por contra, un aumento de la oferta monetaria hace disminuir el tipo de interés para restablecer el equilibrio (figura de la derecha).
Observados los resultados, vamos a explicar de qué forma modifica la oferta monetaria el banco central para comprender mejor lo mostrado. Básicamente, lo que hace el banco central es comprar y vender bonos. Si compra bonos, alguien recibe dinero y aumenta la oferta de dinero; si los vende, alguien le paga con dinero y el banco central lo retira de la circulación -disminuyendo así la oferta monetaria-.
Ambas operaciones reciben el nombre de operaciones de mercado abierto, dado que se realizan en el “mercado abierto” de los bonos. Las compras de bonos son operaciones expansivas porque aumentan la oferta de dinero, mientras que las ventas son operaciones contractivas porque la reducen.
Explicadas las operaciones de mercado abierto, conviene ver cómo se determina el precio o el tipo de interés de los bonos. Supongamos que los bonos prometen pagar 1000€ de aquí a un año. El precio al que paguemos ese bono determinará su tipo de interés, por lo que examinar el precio y el tipo de interés de los bonos es lo mismo -pues a mayor precio menor interés-. Así pues: i = (1000€ -PB€)/PB€ Por ejemplo, i = (1000€-950€)/950€ = 5,26% Ordenando la expresión, podemos calcular el precio del bono: € PB = 1000€ / (1+i) Normalmente, los bancos centrales fijan un tipo de interés como objetivo y en base a eso alteran la oferta monetaria. No obstante, hay que realizar una advertencia: cuando el tipo de interés es cero, la política monetaria expansiva -aumentar la oferta de dinero- es inútil porque los individuos siempre prefiere dinero -pues no hay incentivos para tener bonos-. Esto se conoce como trampa de la liquidez.
Determinando el tipo de interés: las cuentas corrientes Hasta ahora, hemos supuesto que el dinero sólo consistía en efectivo. Pero también hay cuentas corrientes de los bancos, que introduciremos ahora. Conviene definir brevemente qué es un banco.
Un banco es un tipo de intermediario financiero -institución que invierte los ahorros de los individuos- cuyo pasivo -lo que deben a sus clientes- es dinero. Los bancos reciben efectivo de personas y empresas que los depositan en sus cuentas corrientes y dejan un porcentaje de ese dinero en forma de reservas para cubrir el día a día de los clientespagos, retirada de dinero...- además de para cumplir la ley.
Por tanto, la demanda monetaria total no es sólo la de dinero sino también la de reservas. La demanda de dinero será igual que antes, puesto que depende de los mismos factores: Esta vez, sin embargo, hay dos decisiones a considerar: cuánto dinero tienen en efectivo y cuánto en bancos. Supondremos que los individuos tienen una proporción fija de efectivo -c-, por lo que la proporción de dinero en cuentas corrientes será de (1-c).
En consecuencia: Demanda de Efectivo (CUd)= c * Md Demanda de Cuentas Corrientes (Dd) = (1-c) * Md Por su parte, la demanda de reservas dependerá de la cantidad de cuentas corrientes.
Cuántas más haya, más reservas se pedirán. Si la tasa o porcentaje de reservas es Ώ, la demanda de reservas será: Rd = Ώ * D = Ώ * [(1-c) * Md] Por tanto, la demanda monetaria total es: Hd = Cud + Rd = c * Md + Ώ * [(1-c) * Md] = [c+ Ώ * (1-c)] * Md = [c+ Ώ * (1-c)] * €YL(i) Sabemos que en equilibrio la oferta monetaria ha de ser igual a la demanda monetaria y que el tipo de interés es la herramienta que permite igualarlas. Es decir: H =Hd H = [c+ Ώ * (1-c)] * €YL(i) Observamos que todo depende del valor de c o lo que los individuos desean tener en efectivo. Si c fuera 1, los agentes sólo tendrían efectivo y no existirían las cuentas corrientes -volveríamos al apartado anterior-; mientras que si fuera cero los individuos sólo tendrían cuentas corrientes. En cualquier caso, el tipo de interés se ajusta para que la oferta sea igual a la demanda.
Formas de ver el equilibrio y el multiplicador monetario Otra forma de ver el equilibrio es que la oferta y la demanda de reservas han de ser iguales, ya que ordenando: Hd = CUd + Rd Hd -Cud (Oferta Reservas) = Rd (Demanda Reservas) Si ordenamos de otra forma los términos de la expresión descubrimos algo interesante: Hd = [c+ Ώ * (1-c)] * €YL(i) Según la expresión, la oferta de dinero -lado izquierdo de la igualdad- es igual al dinero emitido por el banco central (H) multiplicado por el multiplicador monetario (1/[c+ Ώ * (1c)]). La mejor manera de comprender el multiplicador del dinero es con un ejemplo.
Imaginemos que el banco central compra a Juan 1000€ en bonos, aumentando así la oferta monetaria en mil euros. No obstante, Juan deposita estos 900€ en su banco que, por ley, sólo ha de conservar como reservas el 5%; usando el resto para comprar bonos a Paco; creando así dinero.
A su vez, Paco deposita esos 700€ en su banco, que conserva el 5% y usa el resto para adquirir los bonos de Antonio; creando así dinero. Antonio, por su parte, depositará 650€ en el banco y así sucesivamente.
Apuntes Tema 4: El Modelo IS-LM El Mercado de Bienes y la Relación IS Antes de comenzar, recordemos que, en el mercado de bienes, la producción (Y) ha de ser igual a la demanda agregada o total (Z). Por tanto, la producción es: Y = C(Y-T) + I +G Haremos principalmente dos cambios en la anterior ecuación. Primero, el consumo ya NO será siempre una relación lineal -de la forma y= a+bx- sino que puede ser una curva, es por ello que lo llamaremos siempre “C(Y-T)” siendo “C(Y-T)” una función cualquiera -exponencial, logarítmica...-.
Y el segundo de ellos es que la inversión NO estará dada -en términos técnicos, ya no será una variable exógena-. Básicamente, la inversión -recordemos: compra de bienes de capital tales como máquinas, instalaciones...- depende de dos factores esenciales: • La producción o las ventas pues cuánto más se venda, más incentivos hay para incrementar la producción. Y para producir más hay que adquirir maquinaria, instalaciones...
• El tipo de interés: dado que normalmente se pide prestado para invertir, si el interés es alto resultará menos atractivo para las empresas adquirir bienes de capital. Matemáticamente se expresa así: El signo más (+) de debajo de la producción (Y) hace referencia a que cuando aumenta la producción, también lo hace la inversión; mientras que el signo menos (-) bajo el tipo de interés (i) se refiere a que cuánto mayor es i, menos se invierte. Resumiendo, a mayor producción, más inversión; mientras que a mayor interés, menos inversión.
Si complementamos la ecuación inicial nos queda que la relación IS es: Y = C(Y-T) + I(Y,i) +G Para cualquier tipo de interés i, la función de demanda es creciente porque, por un lado, un incremento de la producción hace aumentar el consumo gracias al efecto del multiplicador del capítulo dos [1/(1-c1)]; y porque cuando aumenta la producción también lo hace la inversión.
La novedad de la función anterior [Y = C(Y-T) + I(Y,i) +G] es que podemos ver cómo afecta el tipo de interés a la demanda -y, por consiguiente a la producción, dado que son iguales en equilibrio-. Por ejemplo, si el tipo de interés se incrementa, la inversión se reduce y, por tanto, la demanda cae; hecho que hace disminuir la producción en equilibrio.
Gráficamente, este hecho se refleja desplazando la curva de demanda (ZZ) hacia abajo -ver ilustración 1 en la siguiente página-.
Lo anterior nos permite construir la curva IS, que muestra cómo, la producción se ve afectada por el tipo interés. Como cuánto mayor sea i, menor es la producción; la curva IS tiene pendiente negativa.
Mediante la curva IS, podemos representar de qué forma afectan las dos variables exógenas o dadas: los impuestos y el gasto público. Así pues, la curva se desplazará hacia abajo con un incremento de impuestos (T) puesto que al mismo tipo de interés (i) se demanda menos -cosa que hace disminuir la producción en equilibrio-.
Por contra, un incremento del gasto público hace que la curva IS se mueva hacia la derecha, ya que al mismo tipo de interés la demanda agregada es mayor -y esto hace incrementar la producción en equilibrio-.
Ilustración 4: Representación de la función de demanda ZZ (Y = C(Y-T) + I(Y,i) +G) y de la curva IS. Un mayor tipo de interés hace disminuir la producción como se ve en el gráfico de la izquierda.
Los Mercados Financieros y la Relación LM Antes de empezar, conviene mencionar que, de forma similar al mercado de bienes, en los mercados financieros la oferta de dinero y la demanda monetaria han de ser iguales.
Esta igualdad se consigue ajustando el tipo de interés para que ahorrar sea más o menos atractivo. Así pues, tenemos que: Oferta Dinero = Demanda Dinero o M = €Y * L(i).
No obstante, introduciremos un pequeño cambio en la condición de equilibrio: transformaremos la renta nominal (€Y) en real. Es decir, expresaremos la renta en bienes y no en monedas. Para entender el procedimiento es necesario recordar que: PIB Nominal (€Y) = PIB Real (Y) * Inflación o Nivel de Precios (P) Si aislamos Y tenemos que: Y = €Y/P Y, según una de las tres maneras de calcular el PIB es calcular la suma de las rentas o ingresos totales. Esto implica que el modo de hallar la renta real es el mismo que el de encontrar el PIB real. En otras palabras, para encontrar la renta real dividimos por el nivel de precios (P) y nos queda que la relación LM es: M/P = Y* L(i) El motivo por el que hacemos esto es porque, como juntaremos el mercado de bienes y el financiero, es más cómodo expresar la renta de este modo. Hay que aclarar que en este caso supondremos que la única oferta de dinero es la del banco central -los bancos comerciales NO crean dinero-. Por lo demás, todo es igual que antes: la oferta y la demanda de dinero han de ser iguales.
Si representamos la función [M/P = Y* L(i)] tenemos que a menor tipo de interés (i), mayor es la demanda de dinero. Con un aumento de la renta, la demanda de dinero se desplaza hacia arriba debido a que, dado que la oferta de dinero o monetaria es fija, el tipo de interés debe aumentar para equilibrar la oferta y la demanda de dinero. Esto se observa muy bien en el gráfico de la página siguiente -ilustración 2-.
Lo anterior nos sirve para construir la curva LM, según la cual cuánto mayor renta (Y), mayor ha de ser el tipo de interés (I); pues este debe ajustarse para que la oferta y la demanda de dinero sean iguales.
Ilustración 5: Como la oferta monetaria es fija, cuando aumenta la renta lo ha de hacer el tipo de interés. La curva LM refleja este hecho.
La curva LM se desplaza hacia abajo cuando aumenta la oferta de dinero -pues el tipo de interés baja para que ahorrar no sea tan atractivo- o hacia arriba en el caso contrario.
El Modelo IS-LM Una vez hemos definido ambas curvas, nos queda representarlas juntas: Relación IS → Y = C(Y-T) + I(Y,i) +G Relación LM → M/P = Y* L(i) Si cogemos un punto W de la curva IS; en W el mercado de bienes estará en equilibrio -la producción y la demanda de bienes serán iguales-; de forma similar si cogemos un punto V de la curva LM en ese punto el mercado financiero estará en equilibrio -la oferta y la demanda de dinero serán iguales-. Sin embargo, sólo hay un punto, el de la intersección o cruce de ambas curvas, en el que los dos mercados se encontrarán en equilibrio.
Ilustración 6: Las dos curvas IS y LM representadas. En A ambos mercados están en equilibrio. La Y se refiere tanto a la producción como a la renta.
Con este modelo, podemos prever qué ocurrirá ante un cambio en la política fiscal -impuestos y gasto público- o en la monetaria -cambios en los tipos de interés-.
Supongamos que el Gobierno, para reducir el déficit, decide aumentar los impuestos (T).
Ilustración 7: Efectos de un aumento de impuestos o contracción fiscal.
Ese aumento de los impuestos NO afectaría a la curva LM -mercados financieros-, puesto que los impuestos NO están incluidos en la función. En consecuencia, LM se mantiene constante. En cambio, sí influiría sobre IS; puesto que reduciría el consumo -pues los individuos tienen menos renta disponible- y, en consecuencia, la producción.
Es decir, la curva LS se desplazaría hacia abajo debido a la reducción de la demanda. Aún así, NO sabemos qué ocurriría con la inversión ya que, aunque la producción disminuya, los tipos de interés bajan -pues la renta de los individuos es menor-.
Por otro lado, supongamos que el Banco Central decide aumentar la oferta de dinero.
Esto NO afecta a la curva IS, pues el dinero no está reflejado en la función. Por contra, sí influye en la relación LM que se desplaza hacia la derecha ya que el tipo de interés debe bajar para hacer que se demande todo ese nuevo dinero. De nuevo, no sabemos qué pasará con la inversión puesto que, aunque i sea menor, la producción aumenta debido a que hay más dinero en circulación.
La tabla siguiente muestra los efectos de cada política: Efectos de la Política Fiscal y Monetaria IS se desplaza... LM se desplaza...
La producción... El tipo interés...
Aumento impuestos de Hacia abajo/izquierda Se mantiene Disminuye constante Disminuye Reducción impuestos de Hacia arriba/derecha Se mantiene Aumenta constante Aumenta Aumento del Hacia gasto público arriba/derecha Se mantiene Aumenta constante Aumenta Reducción del Hacia gasto público abajo/izquierda Se mantiene Disminuye constante Disminuye Aumento oferta Se mantiene Hacia de dinero constante abajo/derecha Aumenta Disminuye Reducción oferta de dinero Disminuye Aumenta Se mantiene Hacia constante arriba/izquierda de Reducción del Déficit y Fiabilidad del Modelo Hay dos temas a tratar sobre el modelo. Primero, si una reducción del déficit es positivo o negativo para la inversión. Siempre que el ahorro privado no disminuya, la inversión aumentará -pues el ahorro será mayor-. No obstante, la contracción fiscal -las medidas para reducir el déficit- hace disminuir la renta (Y) y, en consecuencia, el ahorro privado y el consumo caen. En suma, NO está claro si realmente disminuir el déficit hace aumentar la inversión.
En segundo lugar, hay que analizar si el modelo IS-LM es fiable. Podemos afirmar que sí lo es a corto plazo ya que el supuesto de los precios fijos o constantes se cumple, pero a medio plazo este supuesto NO es válido. Aún así, hay que decir que, en la práctica, NO se llega de forma inmediata al equilibrio -recordemos que el modelo NO tiene en cuenta el factor tiempo-; sino que se tarda más en ajustar el consumo, la inversión, la producción...para volver otra vez al equilibrio.
Apuntes Tema 5: Economía Abierta Introducción Hasta ahora, hemos supuesto que nos encontrábamos en una economía cerrada, esto es, aislada del resto del mundo. Este supuesto está muy alejado de la realidad, puesto que, debido a la globalización, todas las economías se han abierto todavía más al resto del mundo. De este modo, podemos distinguir entre tres tipos de apertura: • En el mercado de bienes: Los consumidores pueden escoger entre comprar bienes procedentes de su propio país -del mercado interior- o extranjeros -de otros países-. No hay una apertura total en el mercado de bienes debido a la existencia de aranceles -impuestos a las importaciones- y cuotas -límites a la cantidad que se importa-.
• En los mercados financieros: Los consumidores pueden elegir entre invertir en activos financieros de su propio país o del extranjero. Hasta hace poco, habían restricciones a los activos financieros extranjeros; pero han desaparecido muy rápidamente.
• En los mercados de factores: Se refiere a la posibilidad de los agentes individuales de escoger dónde trabajar y de elegir la ubicación de su fábrica o empresa.
Apertura en el Mercado de Bienes: Introducción y Tipo de Cambio Nominal A la hora de medir la apertura en este aspecto, un buen indicador es el porcentaje de bienes comerciables -con los que se puede comerciar y, por tanto, compiten con bienes extranjeros- de la producción agregada (PIB). No obstante, el indicador que se usa más habitualmente son las importaciones y exportaciones respecto al PIB. En consecuencia, decimos que un país es más abierto en el mercado de bienes cuando sus exportaciones e importaciones con respecto al PIB son más elevadas.
Así pues, decimos que Bélgica, con unas exportaciones del 89% del PIB, está más abierta que Japón, que sólo tiene un 18%. Las importaciones y las exportaciones con respecto al PIB se han duplicado -o triplicado- en la mayoría de los países desarrollados , síntoma de la mayor apertura en el mercado de bienes.
No obstante, el ejemplo anterior es algo tramposo, puesto que, cuánto menor es una economía, más debe comerciar con el exterior. De este modo, como Bélgica es un país de extensión inferior a Japón, sus exportaciones representan un mayor porcentaje del PIB.
Un aspecto importante a considerar es que los países pueden tener unas exportaciones e importaciones mayores a su PIB, puesto que este NO contabiliza los bienes intermedios.
Debido a la apertura en el mercado de bienes, los consumidores no sólo deben escoger cuánto consumir sino qué cantidad comprar de bienes extranjeros y autóctonos -de su propio país-. Para tomar esta última decisión, los consumidores se fijan en el tipo de cambio (real). Existen dos definiciones del tipo de cambio, que se usan indistintamente: • El tipo de cambio nominal es el precio de la moneda del país en términos de moneda extranjera. Es decir, cuántos dólares/yuanes/libras/francos debo pagar para obtener un euro. Por ejemplo, con un dólar obtengo 0,8€.
• El tipo de cambio nominal es el precio de la moneda extranjera en términos de moneda del país. Es decir, cuántos euros debo pagar para obtener un yuan/peso/dólar...Por ejemplo, con un euro obtengo 1,2$. siempre usaremos esta definición para no confundir.
A su vez, existen dos conceptos esenciales relacionados con el tipo de cambio nominal: • Apreciación: El tipo de cambio aumenta. Dicho de otro modo, por un euro ahora obtengo MÁS dólares/pesos...
Depreciación: El tipo de cambio disminuye. Dicho de otro modo, por un euro ahora obtengo MENOS dólares/pesos...
Si el tipo de cambio es fijo, es decir, se mantiene constante -por acuerdo mutuo de ambos países- se usan otros términos: revaluar en lugar de apreciar, y devaluar en vez de depreciar.
• Ilustración 8: Tipo de cambio del Reino Unido (libras/euro) Respecto a la evolución del tipo de cambio nominal, suele ser bastante volátil -varía mucho-, pero suele bajar en situaciones de crisis económica para hacer al país más competitivo.
Apertura en el Mercado de Bienes: Tipo de Cambio Real A la hora de tomar decisiones sobre si consumir un bien de nuestro país o de otro país, no nos fijamos en el tipo de cambio nominal -expresado en monedas- sino en el real -medido en bienes-. Para convertir el tipo de cambio nominal en real, supongamos que en Alemania producen el bien X y en Inglaterra el bien Y.
El bien X vale 30€, como una libra vale 1,15€, dividimos 30 por 1,15 para saber el precio en euros: 30/1,15 = 26.
Por su parte, el bien Y cuesta 25 libras en Inglaterra; dado que sabemos el precio de X en libras podemos expresar el bien Y en términos de X -cuántos bienes x hay que dar para obtener uno de Y- es: 25/26 = 0,96. Por tanto, el tipo de cambio real entre Inglaterra y Alemania es de 0,96.
Para extenderlo a todos los bienes, usamos la siguiente fórmula: ε = Precio bienes país A en euros / Precio bienes país B en euros Siendo ε el tipo de cambio real entre ambos países. Aclarar que en lugar de euros podemos usar otras divisas -yuanes, dólares, libras...-; lo importante es expresarlo todo en la misma moneda. Los términos apreciación y depreciación también se usan con el tipo de cambio real. Pese a la diferencia entre tipo de cambio nominal y real, ambos evolucionan de forma muy similar.
Por último, para pasar de un tipo de cambio bilateral -entre dos países- a uno multilateral -con más países-, es necesario ponderar el porcentaje de las importaciones y exportaciones que representa cada país. Por ejemplo, para Alemania el tipo de cambio con Estados Unidos sería más importante que el tipo de cambio con Uruguay, por ejemplo; ya que comercian mucho más con el primero.
Apertura en los Mercados Financieros Esta apertura permite a los inversores financieros tener tanto activos financieros de su propio país como de otros países, y así poder diversificar el riesgo. Las transacciones de un país con el resto del mundo se resumen en la balanza de pagos, que consta de dos partes: • Cuenta Corriente: Registran los pagos recibidos de otros países -otras economías pagan al país- y enviados al resto del mundo -la economía paga a otros países-.
Este apartado se compone de importaciones y exportaciones; ingresos por inversiones extranjeras -y pagos a extranjeros por sus inversiones en el país-; y transferencias recibidas -ayuda extranjera en caso de catástrofe-.
Si la suma de todos los es positiva, hay superávit de cuenta cuenta corriente; en caso contrario hay déficit de cuenta corriente.
• Cuenta Capital: Mide el aumento de activos del país comprados por extranjeros -bonos...- y el de los activos extranjeros comprados por ciudadanos del país. Si el primero es mayor, hay superávit en cuenta de capital -lo cual implica déficit de cuenta corriente, puesto que te han prestado dinero- y si es al revés hay déficit de cuenta capital.
Como ambas partes -cuenta corriente y cuenta capital- provienen de fuentes diferentes, hay una ligera diferencia entre ellas llamada discrepancia estadística.
La cuenta capital y la cuenta corriente han de ser iguales en valor absoluto -han de sumar cero-.
A la hora de escoger entre activos financieros extranjeros y del país, nos fijamos principalmente en el tipo de interés (i) y el tipo de cambio nominal (esperado o previsto) -expresado en monedas-. Saber el rendimiento de un bono en euros es sencillo ya que nos dará una rentabilidad de: Rentabilidad Bono en Euros = Precio Bono(PB€) * (1+i) No obstante, con uno extranjero -americano, por ejemplo- es más costoso ya que primero debemos cambiar los euros por dólares y después comprar el bono. Es decir, por cada euro recibiremos el equivalente al tipo de cambio nominal en dólares. Por ejemplo, si el tipo de cambio ($Et) es de 1,22 recibiremos 1,22 dólares por euro.
Así pues, la rentabilidad de un bono estadounidense será de: Rentabilidad Bono Dólares = $Et * PB$ (1+i') Pero con lo anterior hay un problema: cuando recibamos los dólares los tendremos que convertir otra vez en euros, de modo que tenemos que dividir la rentabilidad del bono por el tipo de cambio (esperado) en euros. Es decir, Rentabilidad Bono USA en € = [$Et * PB$ (1+i')]/Et (esperado) Por ejemplo, si un bono estadounidense cuesta 90$, nos da un 10% de interés, el tipo de cambio actual es de 1,5 y el esperado de 1,6. Debemos hacer lo siguiente: Rentabilidad Bono USA en € = [1,5 * 90* (1,1)]/1,6 = 148,5 / 1,6 =92,81€ Con todo lo explicado, podemos formular una regla útil: para tener el mismo número de bonos alemanes que estadounidenses el retorno de ambos -lo que se obtiene al finaldebe ser el mismo. Por consiguiente: (1+i) = Et * (1+i') * (1/Et (esperado)) Si reordenamos: (1+i) = (1+i') * (Et/Et esperado) Esta regla se conoce como paridad -igualdad- de interés.
Mediante la regla anterior, podemos establecer que el tipo de interés de nuestro país es igual al tipo de interés extranjero dividido por la tasa esperada de variación del tipo de cambio -le sumamos 1 porque el tipo de interés está expresado de la forma 1,3 o 1,2-. Es decir: Tipo Interés País = Tipo Interés Extranjero /Variación Tipo de Cambio Una buena aproximación puede ser: Tipo de Interés Nacional = Tipo Interés Extranjero – Variación Tipo de Cambio Es decir, el tipo de interés nacional es aproximadamente igual al tipo de interés extranjero más (o menos) la variación del tipo de cambio nominal -en ese apartado siempre está expresado en monedas-.
Apuntes Tema 6: El Mercado de Trabajo Introducción: el Medio Plazo Hasta ahora nos encontrábamos en el corto plazo, es decir, veíamos lo que ocurría en la economía de un año a otro, de un trimestre a otro...A partir de este tema, esto cambia y comenzamos a analizar el medio plazo. La principal diferencia que encontraremos en ambos, al menos por el momento, es que en el medio plazo -más de un año- los precios sí que cambian y NO permanecen constantes.
Los cambios en los precios son debidos al proceso siguiente: • Los aumentos de la demanda hacen aumentar la producción.
• Los aumentos de la producción crean empleo, lo que reduce el desempleo.
• Un menor desempleo aumenta los salarios.
• Un aumento de los salarios incrementa los costes de producción.
• Los mayores costes provocan una subida de los precios.
• La subida de los precios hace que se demanden sueldos mayores.
Una Gira por el Mercado de Trabajo El mercado de trabajo no puede definirse sólo con indicadores 1 como la tasa de desempleo -desempleo/población activa- o la de participación -población activa / población en edad de trabajar-, puesto que tasas de desempleo iguales pueden reflejar realidades muy distintas.
Por ejemplo, una economía puede tener un desempleo del 8% pero un mercado de trabajo muy dinámico: con muchas entradas -contrataciones- y salidas -bajas-. Es decir, hay bastantes individuos desempleados pero salen rápidamente de su situación. O, por contra, el país vecino puede tener un 2% de paro pese a tener un mercado laboral muy rígido -esclerótico2- con pocas bajas y contrataciones donde hay una masa de población que está mucho tiempo desempleada.
Explicadas ambas realidades, vamos a describir otros indicadores importantes relativos al mercado laboral. En primer lugar, las contrataciones son nuevos contratos de trabajo. Un individuo encuentra un trabajo. Las bajas pueden referirse a despidos -los trabajadores pierden el empleo- o a renuncias/dimisiones -dejan su trabajo porque quieren-. El concepto fundamental para saber si un mercado de trabajo es dinámico o no es la proporción de desempleados que dejan el desempleo. Se calcula de la forma siguiente: Proporción Desempleados dejan el Desempleo = Desempleados que Abandonan el Desempleo / Desempleo Los desempleados que abandonan el desempleo pueden referirse tanto a los que encuentran trabajo como a los que se desaniman -trabajadores desanimados-.. La inversa de ese porcentaje mide la duración media del desempleo. Esto es: Duración Media Desempleo = 1 / (Proporción Desempleados dejan el Desempleo) Por último, encontramos la tasa de no-empleo o desocupación: Tasa de Desocupación = (Población en Edad de Trabajar – Empleo) / Población en Edad de Trabajar Comentar, además, que Europa tiene un mercado de trabajo más rígido que en Estados Unidos y que, por consiguiente, la duración del desempleo es mayor. En otras palabras, podemos hablar de un grupo cerrado o fijo de trabajadores desempleados.
1 Los indicadores ya fueron descritos en el Tema 1. Consulte los apuntes de ese tema si tiene dudas.
2 Es un término médico que se refiere al endurecimiento de las arterías -conductos muy grandes por donde circula la sangre- y se usa en Economía para describir un mercado laboral muy rígido.
La Determinación de los Salarios Lo primero que analizaremos será cómo se fijan los salarios, que recordemos que son el precio del mercado de trabajo -se paga a los trabajadores por su tiempo-. La mayoría de sueldos se fijan por negociación colectiva, en otras palabras, sindicatos y empresas firman acuerdos -convenios-. Sin embargo, cuánto mayores son las habilidades necesarias para un trabajo, más probabilidades hay de que la negociación sea entre la empresa y el trabajador. De este modo, Messi negocia su salario de forma individual mientras que un reponedor de supermercado no.
Así pues, uno de los factores principales para la determinación de los salarios es el poder de negociación del trabajador, que depende de la cualificación o habilidad necesaria para desempeñar el trabajo -cuánto le costaría a la empresa reemplazarlo- y de la facilidad para el trabajador de encontrar otro trabajo -condiciones del mercado laboral-.
Otro aspecto importante a considerar es la teoría de los salarios de eficiencia, que establece que las empresas pagan un salario mayor al de reserva -el sueldo al que el individuo le es indiferente trabajar o no- para motivar a los trabajadores, hacer que estén comprometidos con la empresa e incrementar así su productividad. A modo de curiosidad, Henry Ford fue el pionero en esta iniciativa y logró incrementar mucho la productividad y reducir enormemente su tasa de rotación -los trabajadores que se iban-.
La tercera variable crucial es la tasa de desempleo, puesto que a mayor desempleo menor salario -observe que está relacionado con el poder de negociación, pues con un mayor desempleo es más difícil encontrar un trabajo y más fácil reemplazar a un empleado-.
Así pues, podemos formular la ecuación siguiente: W = P(esperado) * F(u,z) (-,+) Dicho de otro modo, el salario nominal (W) depende del nivel de precios esperado, y de una función que incluye la tasa de desempleo -u, a mayor desempleo menor salario; de ahí el signo menos- y z, que se refiere a otros factores como el subsidio del desempleo y la indemnización por despido, por ejemplo.
No obstante, a los trabajadores, igual que a las empresas, NO les interesa el salario nominal -expresado en monedas- sino el real -medido en bienes-, de modo que dividimos todo por el nivel de precios (P).
El salario nominal depende del nivel esperado de precios por el simple hecho que, cuando se negocian los sueldos, todavía no se sabe cuál será el nivel de precios. Es decir, los salarios se fijan de un año para otro o en periodos de tiempo mayores -de tres años en tres años-, de modo que lo que importa es el nivel de precios previsto. Por ejemplo, al acordar un sueldo de aquí dos años, lo relevante es el nivel de precios (previsto) para el 2015.
La Determinación de los Precios Los costes de las empresas dependen de la función de producción, que relaciona los factores de producción y la cantidad de la misma. Postularemos un supuesto muy simplificador -e irreal-: las empresas sólo usan trabajo para producir. Por tanto: Producción (Y) = Productividad del Trabajo (A) * Empleo (N) Si A o el producto por trabajador es igual a 1: Y=N La fijación de los precios depende también del grado de competencia del mercado.
Así, en un mercado perfectamente competitivo el precio ha de ser igual al coste marginal o al coste de una unidad más -como sólo se produce con trabajo, el coste marginal es igual al salario-; mientras que en un mercado menos competitivo la empresa fija un margen de beneficio(μ). En consecuencia: Mercado Perfectamente Competitivo → P = W Mercado No Perfectamente Competitivo → P = (1+μ) W A menos competencia, más grande será el margen de beneficio.
La Tasa Natural de Desempleo Si suponemos que el nivel de precios esperado y el nivel de precios son iguales: W = P* F(u,z) Dividimos por P para obtener el salario real (W/P): W/P = F(u,z) Aislamos W de la ecuación de fijación de precios: P = (1+μ) W → P/W = (1+μ) Hacemos la inversa en ambos lados: W/P = 1/(1+μ) Reemplazamos W/P en la ecuación de salarios: F(u,z) = 1/(1+μ) Así pues, la fijación de precios determina los salarios reales independientemente de la tasa de desempleo. Por consiguiente, en equilibrio: Salario Real Determinación Salarios = Salario Real Determinación de Precios Llamamos tasa natural de desempleo a la u que compone la función F(u,z), y la definimos como el porcentaje de paro al que la economía tiende a volver a medio plazo.
Podemos representar el equilibrio gráficamente: Ilustración 9: Efectos de desplazamientos en la determinación de salarios (izquierda) y en la de precios (derecha).
Visto el equilibrio, es necesario preguntarse qué ocurre si hay cambios en él. Por ejemplo, si el subsidio de desempleo se duplica, para el mismo salario real habrá menos gente dispuesta a trabajar y la curva de determinación de salarios se desplaza hacia arriba -los sueldos han de ser más altos para que los individuos quieran trabajar-.
Esta mayor exigencia de salarios se compensa con un aumento del desempleo que hace disminuir los sueldos reales.
A su vez, si las empresas aumentan su margen de beneficios, la curva de fijación de precios se desplaza hacia abajo -ya que el denominador es mayor- y eso lleva a una disminución del salario real. La tasa de paro ha de ser mayor para que los trabajadores quieran trabajar a este menor salario.
Por último, hay dos conceptos asociados a la tasa natural de desempleo. El primero es la tasa natural de empleo: u = U/L = (L-N)/L = L/L -N/L = 1 – N/L Aislamos N: N = L * (1-u) Y una tasa natural de producción: Y = N = L * (1-u) Siendo u = 1 – N/L Si lo ponemos todo en la función: La tasa natural de empleo es la que cumple el equilibrio del mercado de trabajo -ambos salarios reales son iguales-.
Comparación con el Equilibrio Microeconómico y Consideraciones Finales Tal vez parezca que el mercado de trabajo en macroeconomía es muy diferente al estudiado en microeconomía, pero esto no es del todo cierto. Si representamos lo mismo con empleo en lugar de desempleo tenemos que: Ilustración 10: Un aumento del empleo lleva a un aumento del salario real. La fijación de precios se mantiene igual que antes.
Pese a lo anterior, hay cosas que cambian, resumidas en la tabla siguiente: Microeconomía Macroeconomía Salario Se paga en función del valor del Resultado de la negociación producto marginal -el valor de la colectiva y de otros factores producción adicional-.
como los salarios de eficiencia.
Fijación de Precios Las empresas NO fijan los Las empresas tienen un cierto precios, sino el mercado. Por poder de mercado y fijan los tanto, NO determinan el salario precios y el salario real.
real.
Desempleo involuntario Si no hay salario mínimo, todos El desempleo puede ser los desempleados son voluntarios. involuntario debido a los salarios de eficiencia, por ejemplo.
A modo de conclusión, hemos supuesto que el nivel de precios esperado es igual al nivel de precios pero esto no siempre se cumple a corto plazo -a medio sí, ya que si todo el mundo cree que los precios subirán un 3%, subirán un 3% debido a sus decisiones-. Además, a corto plazo el desempleo y la producción NO siempre son iguales a sus respectivas tasas naturales, aunque a medio plazo eso sí suceda.
Apuntes Tema 7: El Modelo OA-DA Introducción: Lo visto hasta ahora Antes de empezar, conviene recordar levemente lo visto hasta ahora para orientarnos algo mejor. En el tema 5 hicimos un modelo económico llamado IS-LM que resumía el equilibrio a corto plazo de la economía, según el cual el mercado de bienes -producción=demanda o inversión=ahorro- y el financiero -oferta de dinero = demanda de dinero- debían estar ambos en equilibrio. A este modelo lo llamamos demanda agregada.
En el tema anterior construimos un modelo del mercado de trabajo que resumía el equilibrio a medio plazo de la economía, que consistía en que el nivel de precios esperado ha de ser igual al nivel de precios. Dicho de otra forma algo más técnica, los salarios reales fijados por la determinación de salarios ha de ser igual al fijado por la determinación de precios. Este modelo recibe el nombre de oferta agregada.
Así pues, una vez vistos por separado es necesario unirlos para poder obtener el modelo oferta agregada – demanda agregada o OA-DA para abreviar.
La Oferta Agregada Como hemos dicho, esta relación OA se obtiene a partir de lo visto en el capítulo anterior. Recordemos las dos ecuaciones fundamentales: Determinación de Salarios → W = P(esperado) * F(u,z) Determinación de Precios → P = (1+μ) W La primera nos dice que el salario nominal -en monedas- depende del nivel de precios esperado -puesto que los sueldos se negocian de aquí a un año o dos años y no se sabe cuál va a ser el precio entonces-, del desempleo -a más desempleo, menos poder de negociación posee el trabajador- y de z -otros factores-.
A su vez, los precios de las empresas dependen de sus costes -supusimos que sólo usaban trabajo, de modo que su único coste son los salarios- y de su margen de beneficio o ganancia ( μ).
El cambio más significativo es que ya NO supondremos que el nivel de precios esperado es igual al nivel de precios, ya que esto sólo es cierto a medio plazo. Dicho esto, queremos unir o sintetizar estas dos ecuaciones en una sola para poder construir la relación OA. Para ello, dado que W o el salario nominal está aislado, lo substituiremos o reemplazaremos en la ecuación inferior -la de determinación de precios-: P = P℮ * (1+μ) * F(u,z) Después reemplazaremos la tasa de desempleo, sabemos que: u = Desempleo / Población activa (Empleo+Desempleo) = U/L u = (Población Activa – Desempleo) / Población Activa = (L-N)/L = L/L – N/L = 1 – N/L Como para producir sólo se necesita empleo y cada trabajador produce una unidad: Y = N → u = 1 – (Y/L) Así pues, cuánto mayor sea la producción, más empleo habrá. En consecuencia: P = P℮ * (1+μ) * F([1 – (Y/L)],z) Por tanto, suponiendo que μ, z, y L son constantes -exógenos, vienen dados-; el nivel de precios depende del nivel de precios esperado y de la producción (Y). Esto es, un aumento de la producción genera un aumento de los precios debido a que: • Los aumentos de la producción crean empleo, lo que reduce el desempleo.
• Un menor desempleo aumenta los salarios.
• Un aumento de los salarios incrementa los costes de producción.
• Los mayores costes provocan una subida de los precios.
A su vez, un aumento del nivel de precios esperado hace incrementar el nivel de precios ya que los salarios que se fijan son más altos, lo cual aumenta los costes y, en consecuencia, los precios.
Por último, mencionar que la curva OA posee pendiente positiva puesto que un aumento de la producción origina un incremento de los precios. Además, esta curva pasa por un punto A donde P=P℮ y, por tanto, la producción es igual a la tasa natural de producción3. En consecuencia, si el nivel de precios esperado (P℮) aumenta, la curva OA se desplaza hacia arriba y si disminuye se desplaza hacia abajo.
Ilustración 11: Curva OA, un aumento en P℮ la desplaza arriba.
La Demanda Agregada Como dijimos, esta relación DA se obtiene del modelo IS-LM en el que: Equilibrio en el Mercado de Bienes → Y= C + I + G Equilibrio en el Mercado Financiero → M/P = Y*L(i) Ya vimos que un aumento en la oferta monetaria (M) hace incrementar la producción (Y). De esto se deduce que un aumento del nivel de precios (P) la reduce puesto que, como la oferta real de dinero -M/P; medida en bienes- se reduce, hay menos dinero para gastar y la producción disminuye. Esta disminución es debida, fundamentalmente, al aumento del tipo de interés (i) ya que, como hay menos dinero real en efectivo, el ahorro debe ser más atractivo para paliar o corregir esa disminución.
Quizá gráficamente se entienda mejor: Ilustración 12: Modelo IS-LM y curva DA. Un aumento en P hace disminuir Y, hecho reflejado en la relación DA.
3 Fue explicado en el tema 6. Recomiendo revisar los apuntes del tema 6 para refrescar cosas.
Para resumir todo el modelo en una sola ecuación, formulamos lo siguiente: Es decir, la producción es una función que depende positivamente de la oferta real de dinero M/P -a más dinero, más producción- y del gasto público -cuánto mayor es G, más se produce- y negativamente de los impuestos -a mayores impuestos, menos producción-.
El Equilibrio a Corto y Medio Plazo Una vez descritas ambas relaciones, vamos a unirlas. Tenemos que: Relación OA → P = P℮ * (1+μ) * F([1 – (Y/L)],z) Relación DA → Y = Y(M/P, G, T) Como tomamos como dado G, T y M. Es decir, la política fiscal y la monetaria está definida fuera del modelo -son variables externas o exógenas-, el equilibrio depende del valor de P℮. A corto plazo, consideramos P℮ dado o constante puesto que los precios no cambian y, en consecuencia, el nivel de precio esperado tampoco lo hará -si nadie espera que los precios cambien, el nivel de precios esperado será el mismo-.
A medio y largo plazo, P℮ puede cambiar ya que los precios SÍ que varían. Como cambia P℮, la curva OA se desplazará y el equilibrio cambiará.
Ilustración 13: Modelo OA-DA, muestra un equilibrio a corto plazo.
En la ilustración superior observamos la representación del modelo OA-DA. Cualquier punto de la relación DA hace que los mercados de bienes y financieros estén en equilibrio, si tomamos un punto cualquiera de la curva OA veremos cómo en ese punto el mercado de trabajo está en equilibrio.
En consecuencia, el equilibrio en ambos mercados sólo se consigue en el punto A de la gráfica, esto es, en la intersección de ambas curvas -donde se cortan o cruzan-. Es necesario mencionar que, a corto plazo, el nivel de producción puede ser diferente al nivel de producción natural -ya que el nivel de precios y el nivel de precios esperado son distintos-.
Ilustración 14: Modelo OA-DA, muestra un equilibrio a medio plazo.
No obstante, ya vimos que a medio plazo la economía tiende a volver a una tasa de desempleo concreta -llamada tasa natural de desempleo- por lo que la producción NO puede quedarse así siempre al existir desequilibrios en el nivel de precios -P NO es igual a P℮-. Para que el nivel de producción sea igual a su nivel natural -en el que P = P℮- la curva OA debe desplazarse hacia arriba como vemos en el siguiente gráfico. Esto es, P℮ debe aumentar para igualar al nivel de precios.Dado que con un desplazamiento NO es suficiente, la curva OA se desplaza varias veces -a través de las negociaciones de salarios y precios- hasta que P = P℮ y, por tanto, el nivel de producción (Y) es igual al nivel natural de producción (Yn). En suma, a medio plazo la producción siempre vuelve a su nivel natural.
Efectos de una Expansión Monetaria Descrito el modelo, vamos a explicar qué ocurre cuando realizamos cambios en, por ejemplo, la política monetaria. Supongamos que el Gobierno decide aumentar la cantidad de dinero u oferta monetaria (M). Este cambio sólo afectará a la demanda agregada ya que es la única curva que tiene M como variable -la curva OA NO se ve afectada por M-.
En el modelo IS-LM, con todas las demás variables constantes o fijas, un aumento de M lleva a un aumento de la producción (Y). Trasladándolo al modelo, a un mismo nivel de precios (P) hay más producción (Y), de modo que la relación DA se traslada a la derecha.
Ilustración 15: Gráfico de la vuelta al equilibrio tras una expansión monetaria.
Dicho de otra forma, a corto plazo la producción aumenta.
Y eso sería todo si sólo estuviéramos mirando el corto plazo, pero recuerde que hemos introducido el medio plazo: así que todavía se producen más cambios. Dado que la producción (Y) NO es igual a su nivel natural (Yn) -pues el nivel de precios ha subido debido al aumento de la producción, como expliquemos en el primer apartado-, se ajustan expectativas. En otras palabras, como el nivel de precios es superior al nivel de precios esperado, los sindicatos pedirán un salario más alto en la próxima negociación -puesto que como P es mayor, esperan un mayor nivel de precios el periodo próximo-.
El aumento de sueldos conlleva un aumento de costes y, por consiguiente, de precios -la curva OA se desplaza hacia arriba-; así que se repite el proceso de negociación hasta que P =P℮ y la producción sea igual a su nivel natural. La representación gráfica de esto puede verse arriba.
Como todo regresa a la situación inicial, podemos apreciar ciertos efectos interesantes de una expansión monetaria. Primero, una política monetaria expansiva provoca un aumento de la producción a corto plazo, como ya sabemos. Sin embargo, a medio plazo la producción vuelve al nivel natural -es la misma- y eso significa que nada ha cambiado. Para que todo sea como antes, el nivel de precios ha de aumentar lo mismo que la oferta de dinero ya que, con todo lo demás constante, para que la producción (Y) sea la misma M/P -la oferta real de dinero- ha de ser igual, y para que eso se produzca P -el nivel de precios- tiene que aumentar lo mismo -en valores porcentualesque M.
Ilustración 16: Demostración gráfica de lo anterior. El nivel de precios va aumentando hasta que LM vuelve a su posición inicial.
Así pues, pese a que un aumento de la oferta monetaria (M) aumente la producción y al tipo de interés (i) a corto plazo, decimos que es neutral a medio plazo ya que pasado un tiempo -llegado al medio plazo- NO tiene efecto sobre la producción ni el precio del dinero (i).
Reducción del Déficit Público Vamos a suponer un caso de política fiscal contractiva en la que el gasto público (G) disminuye para reducir el déficit público. De nuevo, este cambio sólo afectará a la demanda agregada ya que es la única curva que tiene G como variable -la curva OA NO se ve afectada por G-.
En el modelo IS-LM, con todas las demás variables constantes o fijas, una reducción de G lleva a una caída de la producción (Y). Trasladándolo al modelo, a un mismo nivel de precios (P) hay menos producción (Y), de modo que la relación DA se traslada a la izquierda. Dicho de otra forma, a corto plazo la producción disminuye.
Como hemos introducido el medio plazo, todavía hay más cambios que comentar.
Dado que la producción (Y) NO es igual a su nivel natural (Yn) -pues el nivel de precios ha disminuido debido a la reducción de la producción-, se ajustan expectativas. En otras palabras, como el nivel de precios es inferior al nivel de precios esperado, las empresas en la próxima negociación ofrecerán un salario real menor aumentando su margen (μ) -puesto que como P es menor, esperan un menor nivel de precios el periodo próximo-.
La disminución de salarios conlleva una reducción de costes y, por consiguiente, de precios -la curva OA se desplaza hacia abajo-; así que se repite el proceso de negociación hasta que P =P℮ y la producción sea igual a su nivel natural.
Como todo regresa a la situación inicial, podemos apreciar ciertos efectos interesantes de una contracción fiscal. Primero, una política fiscal expansiva contractiva una caída de la producción a corto plazo, como ya sabemos. Sin embargo, a medio plazo la producción vuelve al nivel natural -es la misma- y eso significa que nada ha cambiado. Esto es así porque una disminución de la producción hace bajar el tipo de interés, y la inversión aumenta -si el consumo es igual que antes, y G disminuye, I debe aumentar para que todo sea como antes-. Por último, debido al efecto de la inversión, a largo plazo la producción se incrementaría.
Cambios en el Precio del Petróleo Vamos a explicar un efecto que altera la relación OA y causa un efecto interesante: un aumento del precio del crudo. Esta vez supondremos, para no expandir demasiado nuestro modelo, que además de trabajo (N) usamos energía o petróleo para producir.
Dado que un aumento de la energía influye sobre el precio, reflejaremos ese aumento como un incremento del margen (μ).
Como vimos en el tema anterior, un aumento de μ provoca un aumento del desempleo con el fin de que los trabajadores estén dispuestos a trabajar por un menor salario real. Es decir, la tasa natural de desempleo aumenta y se reduce, en consecuencia, el nivel natural de producción (Y). Por tanto, un aumento en el precio del petróleo hace disminuir la producción natural.
Este descenso de la producción es debido a que, para producir lo mismo que antes es necesario hacer frente a un coste más alto y, por consiguiente, al mismo nivel de producción el nivel de precios aumenta. Esto es, la curva OA se desplaza hacia arriba: Ilustración 17: Desplazamientos de OA.
No obstante, con el primer desplazamiento -punto A', el equilibrio a corto plazo- el nivel de precios (P) NO es igual al nivel de precios esperado (P℮), de modo que la oferta agregada ha de continuar desplazándose mediante las negociaciones hasta llegar al nuevo nivel natural de producción -donde P=P℮-. Así es cómo se llega al nuevo equilibrio a medio plazo -el punto A''-. En este equilibrio, la producción es menor y los precios son mayores.
Conclusiones A modo de resumen la tabla siguiente muestra qué ocurre en cada uno de los casos explicados: Corto Plazo Medio Plazo Producción Tipo de Precios Producción Tipo Interés Interés de Precios Expansión Monetaria Aumenta Baja Suben poco No varía No varía Aumentan Reducción del Déficit Baja Baja Caen poco No cambia No cambia Disminuyen Sube Suben Disminuye Aumenta Aumentan Aumento en Disminuye el Precio del Petróleo Apuntes Tema 8: La Curva de Phillips y la Tasa Natural de Desempleo Introducción: La Evolución de la Curva de Phillips El economista A.W. Phillips encontró algo interesante investigando la inflación y el desempleo: tenían una relación negativa. Es decir, a mayor desempleo, menor inflación; y a menor desempleo, mayor incremento de los precios. Esto fue confirmado en el Reino Unido por Phillips y, posteriormente, en Estados Unidos por Samuelson y Solow. Esta relación negativa recibió el nombre de Curva de Phillips.
Pese a que la curva tuvo una gran repercusión en la economía, en 1970 quedó invalidada debido a la crisis del petróleo -que provocó que se dieran simultáneamente un alto desempleo y una elevada inflación-. Debido a esto, la Curva de Phillips fue modificada y se estableció una relación entre el cambio o la variación de la tasa de inflación y el desempleo.
Construyendo la Curva de Phillips Para construir la Curva de Phillips, tomaremos como referencia la oferta agregada.
Recordemos que la oferta agregada venía de unir las dos ecuaciones siguientes del mercado de trabajo: Determinación de Salarios → W = P(esperado) * F(u,z) Determinación de Precios → P = (1+μ) W Por tanto, tenemos que substituyendo W en la segunda ecuación: P = P℮ * (1+μ) * F(u,z) Si suponemos que F(u,z) es: Y lo reemplazamos en la relación de oferta agregada: Aplicamos logaritmos en todos los términos de la ecuación y aplicamos las propiedades. Concretamente, usamos la siguiente propiedad: lne² = 2* lne = 2 -ya que lne=1- Así pues: Restamos log Pt-1 a ambos lados: Sabemos que, por las propiedades de los logaritmos: logP -log (Pt-1) =log (Pt/pt-1) = Inflación en el año t Si µ es pequeño, log (1+µ)= µ En consecuencia: La ecuación anterior posee tres características interesantes: • Un aumento en la inflación esperada, π℮, conduce a un aumento en la inflación, π: Dado que una subida en el nivel esperado de precios (Pe) provoca una subida del nivel de precios, con la inflación ocurre algo similar. Si el nivel de precios (P) sube, será superior al nivel de precios del año anterior y la inflación será mayor. A su vez, una subida del nivel esperado de precios (Pe) provoca una inflación esperada mayor.
• Si la inflación esperada, π℮, es constante, un aumento de µ o z llevan a un aumento de la inflación.
Si la inflación esperada, π℮, es constante, un aumento del desempleo (u) hace reducir la inflación.
Por último, si suponemos que la inflación esperada (π℮) es cero; hallamos la Curva de Philiips original: • Ilustración 18: Gráfico de la Curva de Phillips original. Una inflación mayor provoca un desempleo más bajo.
El motivo por el que un mayor desempleo conduce a una mayor inflación fue explicado en el tema 6: • Un menor desempleo aumenta el poder de negociación de los trabajadores.
• Un mayor el poder de negociación de los trabajadores aumenta los salarios.
• Un aumento de los salarios incrementa los costes de producción.
• Los mayores costes provocan una subida de los precios.
• La subida de los precios hace que la inflación sea mayor.
• La subida de los precios hace que se demanden sueldos mayores.
Y así sucesivamente.
El Medio Plazo y la Curva de Phillips Como hemos dicho, la relación fue invalidada por dos motivos: • Crisis del Petróleo: Que hizo que coexistieran a la vez una alta inflación y un alto desempleo.
• Cambio en el Papel de las Expectativas: Debido a la crisis del petróleo, ya no se suponía que la inflación esperada iba a ser cero; lo que provocó una inflación positiva y persistente -siempre había inflación-. Es decir, como los agentes ajustan expectativas, la inflación puede ser elevada y el desempleo también.
Con el segundo motivo podemos afirmar que, debido al ajuste de las expectativas, no es posible mantener un bajo nivel de desempleo a costa de una alta inflación ya que tarde o temprano se producirá un ajuste de expectativas que nos lleve a la tasa natural de desempleo -donde el nivel de precios/inflación y el nivel de precios/inflación esperado/a son iguales-. Es decir, a medio y largo plazo NO hay relación entre desempleo e inflación.
Hay que decir que la tasa natural de desempleo (Un) no es constante sino que puede variar a lo largo del tiempo por múltiples factores como variaciones en z o µ.
Apuntes Tema 9: Inflación, Actividad Económica y Crecimiento del Dinero Introducción En este capítulo estudiaremos a una economía mediante tres herramientas básicas: • Ley de Okun: Relaciona el crecimiento de la producción y la variación del empleo.
• Curva de Phillips: Relaciona los cambios -o la variación- de la tasa de inflación con el desempleo.
• Relación de Demanda Agregada: Relaciona el crecimiento de la producción con el crecimiento de la cantidad -nominal- de dinero y con la inflación.
La Ley de Okun Recordemos brevemente los supuestos que postulamos en el mercado de trabajo: • La producción (Y) es igual al empleo (N): Lo que implica que para producir una unidad más necesito un trabajador más o, lo que es lo mismo, cada trabajador sólo produce una unidad.
• La población activa (L) era constante: La consideremos así ya que varía por factores externos -demografía.... Lo interesante de este supuesto es que por cada trabajador más que contrato -o unidad más que produzco-, el desempleo se reduce en un individuo -ya que la población activa siempre es la misma-.
Con estos dos supuestos, podemos construir una ecuación que resuma lo que acabamos de explicar en palabras: Desempleo Año T2 – Desempleo Año T1 = -Tasa Crecimiento de la Producción Lo que dice la ecuación es que si, por ejemplo, se produce un 5% más en el año T2; el desempleo se reduce un 5% por lo explicado anteriormente -de ahí que la tasa de crecimiento tenga un signo menos, ya que el desempleo decrece-.
No obstante, la ecuación anterior no es del todo válida debido a los supuestos irreales formulados. Según las investigaciones, la ecuación que mejor se ajusta a la realidad es: Lo importante de esto es observar cómo afecta la tasa de crecimiento de la producción (g) al desempleo: • Si la producción crece más de un 3%: El desempleo se reduce ya que -0,4 multiplica a un número positivo.
• Si la producción crece un 3%: El desempleo es el mismo. Es decir, la economía ha de crecer un 3% para mantener el desempleo constante. Esta tasa se conoce como tasa de crecimiento normal, y esta formada por el crecimiento de la población activa y el de la productividad.
Por un lado, si creciera menos que la población activa, el desempleo aumentaría. Por otro, si no compensa el incremento de la productividad, se necesitan menos trabajadores para producir lo mismo, y, por tanto, el desempleo aumenta.
• Si la producción crece menos de un 3%: El desempleo aumenta ya que -,4 multiplica un número negativo.
Observamos que la ecuación anterior suprime los dos supuestos iniciales, que no son válidos debido a dos motivos principales: • Atesoramiento de Trabajo: Cuando cae la producción, las empresas prefieren conservar los empleados a despedirlos.
Trabajadores Desanimados: No todos los nuevos puestos de trabajo son cubiertos por desempleados -sólo un 0,4- sino que hay muchos que son cubiertos por trabajadores desanimados.
Por último, es necesario formular la Ley de Okun de forma genérica: • Nos encontramos con el mismo caso que antes, salvo que en lugar de un 3% tenemos un parámetro (gy), pero no afecta en absoluto a lo explicado: • Si la producción es mayor que gy: El desempleo se reduce.
• Si la producción es igual a gy: El desempleo es el mismo.
• Si la producción es menor que gy: El desempleo aumenta.
La Curva de Phillips y la Demanda Agregada Recordemos que la Curva de Phillips es la ecuación siguiente: No obstante, vamos a realizar unos cambios. En primer lugar, supondremos que estamos en equilibrio y que, por tanto, el nivel de precios -o la inflación- es igual al nivel de precios esperado -o la inflación esperada-. En consecuencia: 0 = ( µ+z) – σ*Un [Tasa Natural de Desempleo, ya que estamos en equilibrio] Aislamos la tasa natural de desempleo: Un = -(µ+z)) / σ Volvamos ahora a la Curva de Phillips Original y extraemos factor común de -σ: π – π℮ = - σ * ( u - [(µ+z)) / σ] ) Observamos que tenemos la definición de tasa natural de desempleo. Por consiguiente: Si la inflación esperada es similar a la inflación del año anterior: Lo anterior es la Curva de Phillips con la que trabajaremos. Observamos ciertas características interesantes: • Cuando el desempleo es inferior a su tasa natural: La inflación sube.
• Cuando el desempleo es superior a su tasa natural: La inflación baja.
En cuanto a la relación de la demanda agregada, recordemos que: Prescindiremos de los impuestos (T) y el gasto público (G) y reformulamos la ecuación: Donde gamma es un parámetro positivo. La ecuación establece que a mayor cantidad real de dinero, más se produce; lo que concuerda con la relación IS-LM: • Una mayor cantidad real de dinero reduce el tipo de interés (i) • Una reducción del tipo de interés aumenta la inversión.
• Un aumento de la inversión provoca un aumento de la producción.
Si relacionamos el crecimiento de la producción con la inflación tenemos que: Tasa Crecimiento Producción = Tasa Crecimiento Nominal Dinero - Inflación Lo anterior es coherente con la relación IS-LM puesto que si la cantidad nominal de dinero aumenta -política monetaria expansiva-, la producción sube; mientras que si se reduce -política monetaria contractiva-, la producción disminuye.
Efectos del Crecimiento del Dinero Definidas las tres herramientas, vamos a comenzar analizando los efectos del crecimiento en la cantidad de dinero en el medio plazo. Si suponemos que la cantidad de dinero crece a una tasa constante gmt, entonces podemos averiguar lo que ocurre con los otros factores: • Desempleo (U): Sabemos que a medio plazo SIEMPRE vuelve a su nivel natural (Un), donde el nivel de precios y el nivel de precios esperado son iguales.
• Tasa de Crecimiento de la Producción (gyt): Dado que el desempleo vuelve a su nivel natural, la producción crece lo justo para mantener al desempleo en esa tasa. Esto es, la producción es igual a gy tal como vimos en la Ley de Okun.
• Inflación: Sabemos que: Tasa Crecimiento Producción = Tasa Crecimiento Nominal Dinero – Inflación Inflación = Tasa Crecimiento Nominal Dinero - Tasa Crecimiento Producción El resultado de la resta anterior nos da la inflación o el crecimiento ajustado de la cantidad nominal de dinero.
En el corto plazo pueden darse cambios en la tasa de crecimiento de la cantidad nominal de dinero. Por ejemplo, el gobierno puede reducir esa tasa; lo que originará los siguientes efectos a corto plazo -a medio plazo se retorna al equilibrio-: • Tasa de Crecimiento de la Producción (gyt):A una tasa de inflación constante, un menor crecimiento del dinero provoca una reducción de la producción, como observamos en la relación de demanda agregada.
• Desempleo: Aumenta debido al menor crecimiento de la producción, como se ve en la Ley de Okun.
• Inflación: Cae debido al menor desempleo, como establece la Curva de Phillips.
La Desinflación Si un gobierno desea reducir su tasa de inflación, debe reducir la tasa de crecimiento del dinero. No obstante, esta reducción provoca un mayor desempleo; por lo que es razonable preguntar cómo debería un gobierno reducir su tasa de inflación.
Gracias a la Curva de Phillips, sabemos que una menor inflación sólo puede obtenerse a través de un mayor desempleo. Por ejemplo, si σ=1 y el gobierno desea reducir un tres puntos la inflación -del 4% al 1%-, deberá tolerar un 3% más de desempleo durante un año o un 1% más durante tres años.
Lo anterior nos permite definir la tasa de sacrificio, que es el número de puntos-año de exceso de desempleo necesarios para lograr una reducción de la inflación de un punto: Tasa de Sacrificio = Puntos-año exceso de desempleo / Disminución de la inflación La tasa siempre es igual a 1/ α ya que un punto menos de inflación requiere un exceso de desempleo de 1/ α durante un año. Si, por ejemplo, α es aproximadamente igual a uno, tal como sugiere la curva de Phillips, entonces la tasa de sacrificio es aproximadamente igual a uno -por cada punto menos de inflación, un punto más de desempleo durante un año-.
Existen varias críticas a este proceso de reducción de la inflación: • Lucas: Dice que no es razonable suponer que los agentes forman sólo sus expectativas en base a la inflación del año anterior, sino que también influyen otros factores como los cambios en política económica.
Lucas enfatizó el hecho de que si pudiéramos convencer a los agentes de que la inflación sería menor -y nos hicieran caso-, no sería necesario un exceso de desempleo tan elevado.
• Sargent: Continuó el trabajo de Lucas y estableció que todo era cuestión de credibilidad: si los agentes tenían confianza en que ibas a reducir la inflación, la desinflación sería rápida y con un exceso de desempleo bajo.
• Fischer y Taylor: Se centraron en la rigidez de los salarios nominales, es decir, en el hecho que los sueldos y los precios tardan en ajustarse -ya que no todos se modifican o revisan a la vez-. Esto provoca que hay un límite a la velocidad máximo del proceso desinflacionario.
Por último, Laurence Ball estudió las diversas tasas de sacrificio de varios países y concluyó lo siguiente: • Las desinflaciones generalmente conducen a periodos de mayor desempleo.
• Las desinflaciones más rápidas están asociadas con menores tasas de sacrificio.
• Las tasas de sacrificio son menores en países cuyos contratos salariales tienen una menor duración -ya que los sueldos se ajustan antes-.
Apuntes Tema 10: Los Hechos del Crecimiento Introducción: El Largo Plazo y la Medición del Crecimiento En estos dos últimos temas nos centraremos en el largo plazo, es decir, lo que ocurre en una economía durante varias décadas. A diferencia del corto y del medio plazo, las fluctuaciones o variaciones económicas no afectan a una economía en el largo plazo , por lo que dejaremos de hablar de ellas. En su lugar, nos centraremos en el crecimiento de los países, que en última instancia determina el nivel de vida de los países.
A la hora de comparar los niveles de vida de diferentes países no basta con usar el PIB por habitante -PIB/población- o PIB per cápita expresado en una moneda común -dólares, por ejemplo- sino que usaremos el PIB por habitante en términos Paridad de Poder adquisitivo (PPA). Usaremos esta medida por dos motivos básicos: • Fluctuación Tipos de Cambio: Los tipos de cambio varían mucho, y esa variación puede ser debida a otros factores además del nivel de vida.
• Diferentes Precios: Dado que normalmente, cuánto menor es el PIB per cápita, menores son los precios de los productos y servicios básicos; comparar solamente el PIB por habitante de cada país no refleja bien el nivel de vida de los países.
Para calcular el PIB per cápita en términos de Paridad de Poder Adquisitivo (PPA) usamos precios promedio de diferentes países en dólares. Este indicador nos muestra que lo importante para el bienestar de la población es su consumo y no su ingreso. Es decir, dentro de un país no importa tu ingreso nominal -en unidades monetarias- sino el real -en bienes-.
Por último, conviene decir que a los economistas les importa el nivel de vida ya que les preocupa la felicidad de las personas. Las pruebas muestran que, si el PIB es bajo, un crecimiento de este origina una mayor felicidad. Si es alto, depende del ingreso relativo -lo que cobras en relación a los demás países-.
El Crecimiento desde 1950 y su Evolución Global Observando los datos del PIB per cápita de los distintos países ricos desde 1950, se llega a tres grandes conclusiones: • Gran aumento del nivel de vida desde 1950: La producción -real, ya descontado el efecto de la inflación- per cápita se ha multiplicado por cuatro, séis o incluso por diez en apenas 50 años. Este aumento es muy grande y es un hecho excepcional que nunca antes se había producido.
• Disminución de las tasas de crecimiento desde mediados de los 60: Desde mediados de los 60, la producción real ya no crece tan rápido, pese a crecer a unas tasas bastante significativas -entorno al 2%-.
• Convergencia del PIB per cápita entre países: EL PIB por habitante de cada país se va igualando, es decir, va adoptando valores similares. Donde más claramente se ve esto es en los distintos países europeos.
No obstante, esta convergencia se ha producido solamente entre los países más desarrollados o más ricos y en Asia -debido al notable crecimiento de las economías emergentes asiáticas-, ya que en África no se ha producido, por ejemplo.
Para apreciar mejor este periodo de crecimiento positivo y continuo, conviene explicar brevemente la evolución histórica del crecimiento: • Desde el final del Imperio Romano hasta aproximadamente el año 1500, prácticamente no hubo crecimiento del PIB per cápita en Europa.
• Desde 1500 a 1700, el crecimiento del PIB per cápita alcanzó niveles positivos • • de 0.1% por año. Ello aumentó al 0.2% entre 1700 y 1820.
Este periodo de estancamiento es llamado la Era Malthusiana. Europa estaba en una trampa Malhusiana, incapaz de aumentar el PIB per cápita.
En términos históricos, el crecimiento reciente es un fenómeno nuevo.
El Modelo de Solow Con el objetivo de reflexionar sobre el crecimiento, usaremos el modelo de solow. Este modelo pretende establecer qué determina el crecimiento, y qué papel juegan en este la acumulación de capital -el ahorro- y el progreso tecnológico. El punto de partida es la siguiente función de producción agregada: Producción Agregada (Y) = Función Genérica de Capital (K) y Trabajo (N) Y = F(K,N) La función anterior nos muestra cuánto produce una economía con una cantidad concreta de capital -máquinas, tierras...- y trabajadores. Esta cantidad dependerá de la tecnología. En otras palabras, cuánto mayor sea el progreso tecnológico, mayor será la producción que podamos obtener con unos factores de capital y trabajo concretos. Una definición de tecnología -para un sector concreto- podría ser todas las teorías y técnicas que permiten aprovechar la especialización en ese sector.
No obstante, la función anterior no podrá ser de cualquier forma, ya que tendrá que ser homogénea para cumplir la propiedad de los rendimientos constantes a escala. Es decir, ha de cumplir lo siguiente: T*Y = F(TK, TN) La propiedad anterior es obvia ya que, por ejemplo, si se duplica el capital y el trabajo, la producción ha de duplicarse. Dicho de otro modo, si tengo una fábrica, y monto otra igual, produciré el doble.
Los rendimientos constantes a escala tienen dos propiedades interesantes: • Rendimientos decrecientes al capital: Con una cantidad de trabajo concreta, los aumentos de capital cada vez producen menos.
• Rendimientos decrecientes al trabajo: Con una cantidad de capital concreta, los aumentos de trabajo cada vez producen menos.
Si lo reescribimos en términos per cápita: Lo que nos muestra que cuando aumenta el capital por trabajador, también lo hace la producción por trabajador. Esta función nos muestra que hay dos formas de crecer: • Acumulando Capital: Aumentando el capital por trabajador mediante el ahorro.
Debido a los rendimientos decrecientes al capital, con esta opción no se puede crecer indefinidamente.
• Progreso Tecnológico: Las mejoras tecnológicas desplazan la función hacia arriba y hacen que el capital por trabajador produzca más -sea más productivo-.
Esta es la única manera de mantener un crecimiento positivo y continuo a lo largo del tiempo.
Ilustración 19: Gráfico de la función de producción agregada. Una mejora tecnológica desplaza la función hacia arriba.
Motivos de la Brecha entre Estados Unidos y Europa Desde 1970, la diferencia entre el PIB per cápita entre los países europeos y estados unidos ha aumentado. Esto puede ser debido a tres motivos principales: • Menor Tasa de Participación: Menos gente trabaja en Europa.
• Menor Jornada Laboral: Los europeos trabajan menos horas.
• Menor Productividad: La producción/hora de los europeos es menor.
Los datos muestran que son los dos primeros hechos los responsables de esta diferencia.
Apuntes Tema 11: Ahorro, Acumulación de Capital y Producción Introducción En este capítulo vamos a tratar el efecto del ahorro sobre el capital y el PIB per cápita.
A la hora de determinar la producción a largo plazo, hay dos ideas básicas: • La cantidad de capital determina el nivel de producción en una economía.
• El nivel de producción determina el nivel de ahorro y, por consiguiente, la cantidad de capital que se acumula a lo largo del tiempo.
Dado que nos centraremos en el ahorro, postularemos los siguientes supuestos: • La población, la población activa y el desempleo son constantes: Por lo que el empleo es constante.
• La producción per cápita y por trabajador, así como la producción total varían de forma proporcional.
• No existe progreso tecnológico: por tanto, la función de producción agregada no cambia con el tiempo.
Con todos estos supuestos, sólo podemos aumentar la producción incrementando el capital. Recordemos la función inicial: Producción, inversión y acumulación de capital Establecida la relación entre capital y producción, nos falta una que relacione la producción con el ahorro -o la inversión- y otra que relacione la inversión con los cambios en el capital. La imagen siguiente resume bien lo que tenemos que hacer: Comencemos definiendo la primera relación. En primer lugar, recordemos que, en una economía cerrada, el ahorro era igual a la inversión -compras de capital-: Inversión = Ahorro Privado + Ahorro Público → I = S + T – G Si el ahorro público es cero, tenemos que: Inversión = Ahorro Privado Como el ahorro es proporcional al ingreso -depende de él-: I = S*Y Siendo S la propensión a ahorrar -qué porcentaje del ingreso ahorras-.
Y ahora definamos la segunda relación. La evolución del stock de capital viene establecida por la siguiente ecuación: Capital Año T2 = (1 -Tasa depreciación) * Capital Año T1 + Inversión (S*Y) En términos matemáticos sería la ecuación siguiente: Si lo expresamos en términos per cápita: Si operamos: La ecuación anterior nos plantea tres posibilidades: • Si la inversión por trabajador es mayor que la depreciación: El capital por trabajador aumenta -el cambio en el capital es positivo-.
• Si la inversión por trabajador es igual a la depreciación: El capital por trabajador es el mismo -el cambio en el capital es cero-.
• Si la inversión por trabajador es menor que la depreciación: El capital por trabajador disminuye -el cambio en el capital es negativo-.
Consecuencias de distintas tasas de ahorro Antes de dibujar el gráfico y empezar a analizarlo, conviene realizar un último cambio.
Reemplazamos la primera ecuación: Y/N =F(K/N) en la última. Es decir: Y representamos: En el gráfico podemos ver que: • La inversión por trabajador aumenta con el capital por trabajador, pero cada vez menos debido a los rendimientos decrecientes del capital -el capital es cada vez menos productivo con los mismos trabajadores-.
• La depreciación por trabajador aumenta proporcionalmente con el capital por trabajador.
Cuando la inversión por trabajador es igual a la depreciación, se alcanza el equilibrio a largo plazo o estado estacionario. En ese punto, el cambio en el capital es cero y hagamos lo que hagamos la economía siempre volverá a ese punto.
Por ejemplo, si invertimos mucho más allá de ese estado, a la larga el capital se depreciará y volveremos al estado estacionario. Y a la inversa, si invertimos poco, el capital será muy productivo e iremos volviendo progresivamente al estado estacionario.
Así pues, podemos formular varias conclusiones acerca de la relación entre capital y producción por trabajador: • La tasa de ahorro no afecta a la tasa de crecimiento de la producción por trabajador en el largo plazo, que es igual a cero -ya que no hay progreso tecnológico-.
• La tasa de ahorro sí determina el nivel de producto por trabajador en el largo plazo. Con todo lo demás constante, los países con mayores tasas de ahorro tendrán mayores niveles de producción por trabajador en el largo plazo.
• Un aumento en la tasa de ahorro llevará a un mayor crecimiento de la producción por trabajador durante algún tiempo, pero no para siempre.
La Regla de Oro y Cálculo del Estado Estacionario como hemos visto, un aumento en la tasa de ahorro siempre lleva a un aumento en el nivel de capital por trabajador. No obstante, esto no siempre conduce a un aumento del consumo por trabajador: • Si la tasa de ahorro es cero -y siempre ha sido así-, el capital también es cero.
En consecuencia, tanto la producción como el consumo será cero.
• Si la tasa de ahorro es del 100%, el nivel de capital y el ingreso será muy alto; pero el consumo también será cero.
La tasa de ahorro que conduce al mayor consumo posible a largo plazo -en el estado estacionario- se llama regla de oro, mientras que el nivel de capital que se logra con esta tasa recibe el nombre de nivel de capital de la regla dorada.
Un ejemplo del cálculo del estado estacionario podría ser el siguiente. Tenemos que: En consecuencia, la producción por trabajador es: Por último, los cambios en el capital vienen dados por: Que en este caso son: En el estado estacionario, el cambio en el capital es cero. Por tanto: Elevamos al cuadrado: Hallamos K/N: Por consiguiente, tenemos que: En este ejemplo, la producción en el estado estacionario es la tasa de ahorro partido por la depreciación. Con esto podemos hallar la regla de oro. Sabemos que: Consumo = Renta – Ahorro Recordemos que en el ejemplo anterior: Si substituimos: Reemplazando todo: Haría falta optimizar la función con respecto a s -buscando qué valor de s hace que sea máxima-.
Capital Físico y Capital Humano Llamamos capital humano al conjunto de habilidades de los trabajadores en la economía. Cuántos más trabajadores cualificados tenga una economía, más productiva será. Por último, todo lo mencionado respecto al capital físico es exactamente igual para el capital humano.
Dicho de otro modo, si la producción depende del capital físico y del capital humano, todo lo explicado se mantiene. No obstante, hay que mencionar que a largo plazo la producción por trabajador depende de la inversión en educación.
...