8. Unificaciones de Italia y Alemania PARTE I (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 12
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 7
Subido por

Vista previa del texto

8-­‐LAS  UNIFICACIONES  DE  ITALIA  Y  ALEMANIA     El   nacionalismo   surgió   en   Europa   como   consecuencia   de   los   cambios   generados   por   la   Revolución  Francesa  y  difundidos  en  Europa  por  Napoleón.     El   pensamiento   romántico   permitió   que   el   nacionalismo   se   convirtiese   el   movimiento   cultural   y  político  de  las  vanguardias  de  la  época,  con  una  difusión  y  una  vitalidad  enormes.   Con  el  relativo  fracaso  de  las  revoluciones  del  20,  30  y  48,  se  frustraron  los  deseos  de  poner   fin  a  los  vestigios  del  A.R  que  el  Congreso  de  Viena  había  intentado  recomponer  con  desigual   éxito.     La   lenta   pero   imparable   instauración   de   regímenes   liberales   en   muchos   países   europeos   facilitó   la   expansión   del   nacionalismo.   La   crisis   europea   de   1848,   demostró   el   ímpetu   del   movimiento,  a  pesar  de  fracasar.  Y  con  el  paso  del  tiempo,  el  nacionalismo  recobró  su  vigor  y   volvió  a  intentar,  hasta  lograrlo,  reformar  el  mapa.   Valaquia   y   Moldavia   se   unieron   aprovechando   la   guerra   de   Crimea   en   1856.   El   movimiento   nacional   italiano,   nuevo   vigor   desde   1857,   y   el   alemán   siguió   sus   pasos   en   poco   tiempo.   En   Creta  sublevación  contra  los  turcos,  los  polacos,  revuelta  (1863),  en  Irlanda,  nuevas  propuestas   contra  la  dominación  inglesa.     Todos   los   grupos   nacionales   exigían   ya   el   control   sobre   su   destino,   sobre   su   país,   enfrentándose   a   los   derechos   de   las   minorías,   a   los   antiguos   poderes   feudales   y   al   A.R.   Tenían   la  clara  voluntad  de  formar  estados-­‐nación.   En  las  décadas  de  1840  y  1850,  la  idea  de  nacionalidad  se  convirtió  en  uno  de  los  centros  de   atención   y   preocupaciones.   Consistía   en   agrupar   poblaciones   de   una   misma   nacionalidad   en   un  mismo  estado,  e  implicaba  que  los  estados  formados  por  más  de  una  nacionalidad,  debían   dar  libertades  para  optar  en  qué  estado  integrarse.   Dos  formas  de  considerar  el  nacionalismo:   • • Romanticismo   alemán   à   consideraba   que   la   nación   era   como   un   ser   vivo   que   se   desarrollaba  gracias  a  la  acción  de  una  fuerza  superior  y  atemporal,  el  genio  nacional   (Volksgeist),   manifestado   en   la   existencia   de   una   comunidad   de   lengua,   costumbres   y   tradiciones.   De   inspiración   conservadora,   ponía   de   manifiesto   que   la   existencia   y   el   futuro   de   la   nación   tenía   designios   propios   que   iban   más   allá   de   la   voluntad   momentánea   de   una   generación   concreta.   Con   el   tiempo,   cobró   algunas   connotaciones   racistas,   ya   que   en   lugar   de   hablar   de   comunidad   lingüística   o   de   conciencia,  se  hablaría  de  la  raza  como  definidora  de  la  nación.   Concepción  latina,  formulada  por   Mazzini  en  1834  à  “una  nación  es  la   asociación  de   todos  los  hombres,  agrupados  por  la  lengua,  por  ciertas  condiciones  geográficas  o  por   el   papel   que   han   desempeñado   en   la   Historia,   que   marchan   a   la   conquista   de   un   1     mismo   objetivo.   La   patria   es,   ante   todo,   la   conciencia   de   la   patria”.   El   rasgo   del   nacionalismo  latino  era  la  voluntad  de  vivir  en  común.   Sobre   estos   principios   nacionales   se   iba   a   rehacer   el   mapa   de   Europa   generándose   los   más   importantes   cambios   de   la   historia   del   siglo   XIX,   a   instancias   de   dos   grupos   humanos:   alemanes  e  italianos.   Los  mazzinianos,  por  un  lado,  querrían  reconstruir  Europa  de  arriba  abajo,  haciendo  coincidir   en  todas  partes  estado  y  nación.  Los  alemanes  sólo  querían  crear  una  gran  nación  germánica   aunque  tuviesen  que  conculcar  los  derechos  de  otros  pueblos.   La  revolución  del  48,  romántica  por  naturaleza,  había  presenciado  el  exacerbamiento  de  los   nacionalismos,  pero  no  había  logrado  la  unidad  de  las  dos  nacionalidades  con  mayor  voluntad   de   integración   histórica,   Alemania   e   Italia.   Esta   unidad   no   se   lograría   por   el   romanticismo   político,   sino   por   el   positivismo   político   de   la   siguiente   generación,   y   no   gracias   a   la   improvisada  acción  popular,  sino  a  la  política  de  un  núcleo  de  naciones  ya  existentes,  Prusia  y   Piamonte,  bajo  la  dirección  de  unas  élites  impregnadas  de  nacionalismo.   Entre  1850  y  1870,  se  conjugaron  los  factores  que  permitieron  la  transformación  del  mapa  de   la   vieja   Europa   à   nuevo   reparto   del   poder   consecuencia   del   triunfo   del   nacionalismo:   la   unificación   de   la   península   italiana   por   la   Casa   de   Saboya,   y   la   creación   de   una   Alemania   unida  bajo  el  control  de  la  casa  reinante  en  Prusia,  los  Hohenzollern.  Esto  supuso  el  total  fin  a   la   posibilidad   de   que   el   sistema   de   Viena   de   1815   superviviese.   Nueva   concepción   de   la   política   (Realpolitik)   y   del   equilibrio   de   fuerzas   mundial   de   la   mano   de   hombres   como   Bismarck,  Napoleón  III  o  Cavour.       INTRODUCCIÓN     Con  los  temas  de  la  unificación  nos  referimos  a  las  de  Italia  y  Alemania,  que  siguen  cada  una   su  ritmo,  pero  con  ciertas  similitudes.   Son  dos  procesos  que  duran  años,  y  los  dos  acabaran  en  principio  (nunca  debemos  hablar  de   que  algo  acaba  del  todo,  todo  se  modifica)  hacia  la  década  de  1870.  En  el  caso  alemán,  luego   habría  otra,  en  el  siglo  XX.   En   ambas,   hay   influencias   ideológicas,   culturales…,   venidas   de   las   nuevas   ideas   nacionales,   con  sus  valores  sobre  las  tradiciones,  valores,  etc.,  comunes.     Y  hay  nacionalismos  progresistas  y  otros  más  conservadores.   El   potencial   de   Alemania,   cuando   se   consolida,   viene   de   un   fuerte   crecimiento   económico   vinculado  a  la  segunda  etapa  de  la  II  RI.  ¿El  imperio  lo  mandará  por  ello  la  gran  burguesía,  los   grandes  industriales,  que  son  los  que  han  llevado  a  ello?  No  resultará  así   à  habrá  unas  elites   conservadoras   terratenientes   (aristocracia),   al   lado   de   los   capitalistas   industriales   2     (burguesía).   En   Alemania   no   sucede   esa   confrontación   entre   ellos   que   por   ejemplo   se   ve   en   Francia   o   Prusia,   sino   que   conviven.   Las   burguesías   y   los   terratenientes   se   reparten   los   poderes.  Hacen  un  equilibrio.     Así,  son  procesos  complejos,  que  duran  un  periodo  largo,  y  vienen  con  influencias  ideológicas   y   culturales,   reflejo   de   movimientos   culturales   (literatura,   música,   pintura…),   con   nombres   diferentes  según  el  país  (Risorgimiento…).       Influencias  culturales   Y  para  que  estos  fenómenos  se  extiendan,  también  se  produce  una  paulatina  alfabetización  (la   literatura,  si  no,  no  llegaría).  Una  realidad  más  es  que  la  cultura  tiene  mucha  influencia  en  el   nacimiento   de   los   nuevos   movimientos   nacionalistas,   y   para   ello,   habrá   que   saber   leer.   Alfabetización.  Auge  de  la  prensa…  Pero  la  alfabetización  no  se  da  igual  en  todos  los  lugares.   Y  la  alfabetización  va  acompañada  de  los  avances  tecnológicos  y  económicos.  Son  más  fuertes   cuanto  más  alfabetizada  está  la  población.     Esto  serían  las  influencias  culturales.       Influencias  ideológicas   Las  ideas  son  las  ideologías,  el  romanticismo  à  renacimiento  nacional  va  acompañado  de  la   búsqueda  de  la  historia.  La  función  del  historiador  en  la  divulgación  de  las  historias  nacionales   es   muy   importante.   Rancke,   historiador   emblemático.   Historiadores   tienen   un   papel   muy   importante  en  el  proceso,  más  en  Italia  que  en  Alemania.     Cambios  económicos   También   cambios   económicos   à   industrialización.   Con   la   unificación,   hay   sectores   que   pierden   su   poder.   Pero   otros   sectores   que   antes   no   podían   ser   delanteros,   porque   no   existían,   y   que   nacen   con   la   industrialización,   unido   al   sentimiento   romántico   à   necesidad   de   la   burguesía  a  expandir  sus  mercados,  un  mercado  nacional.  Interés  de  sectores  que  quieren  la   unificación   de   nuevos   estados,   porque   ese   será   su   mercado.   Pero   no   tienen   por   qué   ser   partidarios  de  los  sectores  revolucionarios  más  radicales,  que  les  harían  peligrar  su  predominio   económico.  Intereses  diferentes.  Por  todo  eso  son  procesos  largos,  porque  no  hay  unidad.     El  golpe  final:  la  guerra   Los   dos   procesos   fueron   por   la   fuerza   de   sus   partidarios,   las   influencias   culturales   e   ideológicas,  los  cambios  económicos…  ¿y  se  llega  así  a  la  unificación?  Faltan  las  guerras  entre   3     estados   europeos.   Esto   será   lo   que   definitivamente   empujaran   a   la   unificación.   Las   guerras   serán  el  impulso  definitivo  de  la  unificación.   En  Alemania  se  conseguirá  con  la  victoria  en  la  guerra.   En  Italia,  dos  estados  delanteros:  Rusia  y  Cerdeña  y  Piamonte,  que  irán  ampliando  su  territorio.   La  unificación  avanza.  Pero  habrá  una  guerra  entre  estados  europea.       EL  IMPERIO  DE  LOS  HABSBURGO  EN  1848     Fernando  de  Austria,  débil  e  incapaz  de  carácter,  era  también:     • • • rey  de  Hungría  (desde  1830)   de  Bohemia  (1838)   Lombardía  (1848)   Y  un  fuerte  sentimiento  nacional,  se  alzaba  por  todos  estos  territorios  de  los  Habsburgo.  Las   Dietas,   único   medio   a   través   del   cual   se   podía   expresar   el   descontento,   se   estaban   convirtiendo  en  órganos  del  liberalismo.   El   germen   más   fuerte   de   este   liberalismo   dentro   del   Imperio   austríaco   estuvo   en   Hungría   e   Italia.     LA  UNIFICACIÓN  ITALIANA     La   Revolución   de   1848   en   la   Península   italiana   i   la   primera   guerra   de   la   Independencia   italiana,  1848-­‐49     Italia  carecía  de  verdaderos  lazos  que  incitasen  a  su  unión:  no  tenían  una  estructura  federal  ni   habían   entrado   verdaderamente   en   las   nuevas   formas   de   producción   de   la   revolución   industrial.   Ni   siquiera   se   concebía   la   posibilidad   de   un   mercado   nacional   para   toda   la   península.     Además,   las   fuerzas   de   resistencia   eran   sólidas,   en   manos   del   omnipresente   Imperio   Austríaco,  que:   • • • • Poseía  el  Reino  de  Lombardía-­‐Venecia   Dominaba  los  ducados  de  Parma,  Módena  y  Toscana   Alianzas  con  el  rey  de  las  Dos  Sicilias   Derechos  de  guarniciones  en  los  Estados  Pontificios   4     Solamente  la  Casa  de  Saboya,  en  el  Piamonte  y  Cerdeña,  se  sustraía  de  esta  presión  directa   de  Viena  sobre  la  península  italiana.     1840  à  primeros  movimientos  de  burguesía  comercial  e  industrial  que  reclamaban  libertades   económicas,  ya  que  veían  en  el  liberalismo  político  el  camino  para  la  creación  de  un  mercado   nacional   italiano   (suprimiendo   las   tarifas   aduaneras,   unidad   sistema   monetario,   pesos   y   medidas…).   Los   reyes   y   los   príncipes   se   oponían   à   temían   que   desembocase   en   la   unidad   política   y   la   desaparición   por   tanto   de   sus   pequeños   estados   y   sus   privilegios   propios.   Pero   muchos   intelectuales  y  clases  industriales  y  comerciales,  estaban  a  favor  de  la  unidad.   Un  movimiento  cultural,  el  Risorgimento,  propició  la  unidad  à  inspiró  a  idealistas  y  hombres   de   acción   como   Mazzini,   Garibaldi   o   La   Farina,   seguirían   el   camino   del   enfrentamiento   armado,  de  la  revolución,  para  lograr  la  unidad  peninsular.     Los   revolucionarios   se   agruparon   alrededor   de   Mazzini,   quien   propugnaba   la   idea   de   colaboración   entre   los   hombres:   la   sociedad   mejoraría   si   era   guiada   por   una   nueva   fe,   una   misión  que  llevaba  al  hombre  a  actuar  sin  esperanza  de  recompensa.  Los  italianos  habían  de   llevar   la   vanguardia   de   la   remodelación   europea   luchando   contra   los   dos   grandes   focos   de   resistencia:   • • El  Imperio  Austríaco,  símbolo  del  A.R  y  la  negación  del  principio  nacional   La   Santa   Sede,   que   veían   que   había   pasado   a   ser   obstáculo   para   el   progreso   à   substitución  de  la  fe  religiosa  por  la  ideología  nacionalista.   Mazzinianos   à   única   forma   de   actuar   à   insurrección,   que   aunque   fracasara,   daría   ejemplo   de  sacrificio.   Había  dos  grandes  corrientes  alternativas:   • • Neogüelfismo:   coronación   del   Papa   como   señor   temporal   de   una   Italia   unificada   (conciliando  catolicismo  y  libertad)   La   vía   de   Balbo   y   D’Azeglio:   insistía   más   en   la   independencia   respecto   al   dominio   austríaco,  al  que  había  que  expulsar,  que  en  el  nacionalismo.   Era  lógico,  dado  todo  este  caldo  de  cultivo,  que  a  finales  del  47,  surgiesen  problemas  en  Italia.   En  1848,  en  Palermo,  rebelión  que  obligó  al  rey  de  las  Dos  Sicilias  a  firmar  una  Constitución  à   cataliza   una   gran   revolución   en   toda   Italia   à   Toscana,   Piamonte-­‐Cerdeña   y   Estados   Pontificios,  obtienen  también  reformas  constitucionales.     Revueltas   en   Venecia   y   Milán.   En   Módena   y   Parma,   fueron   depuestos   los   gobernantes.   Los   ideales  revolucionarios  y  nacionalistas  se  propagaron  por  toda  la  península.   5     En   esta   situación,   Carlos   Alberto,   gobernante   de   Piamonte,   se   atrevió   a   declarar   la   guerra   a   Austria,   con   el   objetivo   de   anexionarse   Lombardía,   Venecia,   Parma   y   Módena,   dando   comienzo  a  la  unidad  italiana.  Pero  al  final  fracasó  y  tuvo  que  devolver  sus  conquistas.  Volvió  a   intentarlo  en  1849,  pero  acabó  en  una  nueva  derrota,  en  Novara  (1849).  Sus  sueños  de  unidad   quedaron  abandonados.   En   Roma,   donde   se   había   proclamado   una   república,   se   iniciaban   los   acontecimientos   más   interesantes  del  48/49  en  Italia     Mazzini  y  el  Fracaso  de  la  República  romana,  1848-­‐1850     Al   principio,   Pío   IX,   tuvo   una   importante   popularidad   por   aplicar   medidas   liberales.   Pero   Metternich,  temeroso  de  esta  nueva  actitud  del  papado,  ocupó  Ferrara.   Los   patriotas   italianos   vieron   en   la   respuesta   del   papa   un   apoyo   a   la   guerra   que   estaban   liberando   contra   Austria,   pero   al   final,   Pío   IX   no   quiso   tomar   partido   por   ningún   bando,   alegando  que  ambos  eran  católicos.  Mazzinianos  y  neogüelfos  vieron  entonces  que  si  el  papa,   por  sus  obligaciones  religiosas,  se  volvía  neutral,  debía  renunciar  a  su  soberanía  en  beneficio   de  Italia.  Mazzini  pasó  a  ser  el  hombre  fuerte  de  Roma  y  Pío  IX,  un  traidor.   1848  à  estalla  la  revuelta  y  el  papa  huye.   Revolucionarios   establecieron   un   Gobierno   provisional   y   convocó   una   asamblea   constituyente   que  redactara  una  constitución  y  proclamara  la  República  Romana.   Pero  un  ejército  franco-­‐español  venció  a  las  tropas  romanas  y  restableció  al  Papa  en  su  poder   temporal.  Regresó  a  Roma  en  1850.   La  República  de  Roma  fue  el  último  estertor  del  sueño  del  48  en  Italia.  Pero  a  pesar  del  fracaso,   los   grupos   nacionalistas   volvieron   a   organizarse   con   el   objetivo   de   volver   a   hacer   brotar   la   revolución.     El  fracaso  de  la  República  en  Italia     Mazzinianos  y  partidarios,  lograron  crear  una  vez  más  en  muchas  partes  de  Italia  una  nueva   red  clandestina  de  partidarios.   La   nueva   insurrección   debía   estallar   en   las   posesiones   italianas   del   Imperio   Austríaco,   en   Lombardía  y  Véneto,  coordinada  con  una  sublevación  en  Hungría  de  los  seguidores  de  Kossuth,   que  paralizaría  la  reacción  de  Viena.   6     En   1853   estallaba   la   revolución,   pero   desde   el   principio,   estaba   condenada   al   fracaso.   Demostró   definitivamente   la   inviabilidad   del   proyecto   de   Mazzini.   A   pesar   de   ello,   él   y   sus   partidarios  tuvieron  un  papel  fundamental  como  sostenedores  del  fermento  revolucionario  y   nacionalista   en   Italia.   Pero   el   fracaso   de   la   sublevación   en   Milán   supuso   el   fin   de   la   opción   republicana.   Además,   el   fracaso   del   48   llevó   a   la   represión   austríaca   y   de   los   gobernantes   italianos   partidarios  del  A.R.     Sólo  en  Piamonte,  aunque  derrotado  por  los  austríacos,  pervivía  el  sentimiento  nacionalista  y   liberal,  gracias  al  Statuto  Albertino  (carta  liberal  otorgada  por  Carlos  Alberto  de  Piamonte):  la   derrota   de   los   Saboya   llevó   a   la   abdicación   del   rey   en   su   hijo   Víctor   Manuel,   quien   decidió   llevar  adelante  los  ideales  unificadores  de  su  padre.     La  Casa  de  Saboya,  artífice  de  la  unidad  italiana   Sucesos   revolucionarios   y   primera   guerra   contra   Austria,   en   la   cual   las   tropas   romanas   abandonaron   los   piamonteses   declarando   la   neutralidad  à   mostró   que   el   proyecto   neogüelfo   de  unificación  bajo  Pío  IX  no  era  posible.   También  quedó  definitivamente  descartada  la  opción  mazziniana  en  1853.   La  única  opción  que  quedaba  para  dirigir  el  movimiento  nacionalista  era  la  encabezada  por  la   Casa   de   Saboya.   El   espíritu   progresista,   demócrata,   republicano   y   revolucionario   del   Risorgimiento  se  tornó  moderado  y  monárquico.   Esta  Casa  gobernaba:   • • • Territorios  de  la  Saboya  francesa   Piamonte  italiano   Cerdeña  (desde  s.  XVIII)   Carlos  Alberto  comprendió  que  el  futuro  de  su  dinastía  estaba  unido  a  la  suerte  de  la  unidad   italiana   à   le   llevaba   a   una   guerra   sin   cuartel   con   Austria.   Su   abdicación   tras   la   derrota   de   Novara  (1849),  llevó  a  la  subida  al  trono  de  su  hijo,  Víctor  Manuel  II.   Su  llegada  supuso  nuevos  alientos  para  la  causa  nacional,  aunque  al  principio  decepcionó  con   actos   de   realismo.   Pero   Camilo   Benso,   conde   de   Cavour,   primer   ministro   de   Piamonte,   cambios  internos  à  nuevas  medidas  económicas  e  industriales  acordes  a  la  RI.  Así,  algunos   sectores   burgueses   vieron   en   los   Saboya   la   posibilidad   de   instaurar   la   unidad   del   país,   y   no   sólo  política,  sino  también  económica.   Cavour,   antiaustríaco,   supo   reunir   alrededor   de   la   monarquía   liberal   saboyana,   moderada   y   nacionalista,   las   fuerzas   dispersas   partidarias   de   una   Italia   unificada:   los   nacionalistas   del   Lombardo-­‐Véneto  encontraron  protección  en  el  Piamonte,  a  pesar  de  las  protestas  de  Viena.   En   1856,   creó   la   Societá   Nazionale,   que   aglutinó   aventureros   y   revolucionarios   de   toda   Italia,   7     ingresando   en   ella   grandes   líderes   como   Manin,   La   Farina   o   Garibaldi.   Tales   actuaciones   lograron   la   extensión   de   la   causa   unificadora   entre   los   diferentes   movimientos   y   grupos   italianos.  Y  los  Saboya,  asumió  el  liderazgo  de  la  causa  italiana.   Cavour   quería   convertir   la   cuestión   Italiana   en   un   problema   europeo.   Piamonte   debía   asentarse  entre  las  grandes  potencias  para  poder  plantear  sus  reivindicaciones  ante  los  que   decidían  la  suerte  del  continente.     La  oportunidad  de  ello  se  produjo  como  consecuencia  de  la  guerra  de  Crimea  (1853-­‐1856).   Esta   fue   un   conflicto   ruso-­‐turco.   Después   de   45   años   sin   enfrentamiento   entre   potencias   europeas,  a  raíz  de  Viena,  el  pacto  de  no  agresión  acababa,  con  el  conflicto,  se  daba  el  final  de   la   Europa   del   Congreso   de   Viena.   Los   turcos   dominaban   Rumania,   Bulgaria,   Balcanes…   y   la   presión   rusa   de   querer  ocupar   parte   de   esos  territorios   tucos,   genera   guerras,   que   finalmente   con  la   guerra  de  Crimea,  se  enfrentan.  El  punto  es  religioso.  Enfrentamientos  que  se  dan  en   Jerusalén,  sede  religiosa  de  todos.  Incidentes  en  las  comunidades  cristianas  hace  que  el  zar  se   vuelva   su   protector,   y   amenaza   por   ello   a   Turquía.   Y   el   incidente   en   Jerusalén   le   da   la   oportunidad  de  intervenir.  El  Imperio  Turco,  además,  está  débil  y  Rusia  vence  y  conquista.  Y   esto  genera  que  Francia  e  Inglaterra  sobre  todo,  con  la  victoria  Rusa,  tras  intentos  de  pactos   que   no   fueron   posibles,   declaran   la   guerra   a   Rusia,   se   alían   a   los   Turcos.   Expedición   naval   a   Crimea   y   con   ese   dominio   del   mar,   se   manda   un   ejército   mixto   de   franceses   e   ingleses.   La   península   de   Crimea   se   vuelve   punto   de   guerra   entre   Rusia   contra   Inglaterra,   Francia   y   Turcos.  Generó  movilizaciones  económicas  y  militares  de  las  potencias.  Esfuerzo  considerable,   que   está   bastante   olvidado,   y   fue   un   enorme   conflicto.   Y   Austria   estuvo   a   punto   de   entrar   también.   El   conflicto   enfrentó   casi   media   Europa   contra   media   Europa.   Así,   movilizaciones   amplias.   La   debilidad   rusa   por   ello   era   visible.   La   atacaban   por   todas   partes   desde   cada   potencia  gracias  al  desarrollo  en  los  transportes  de  las  otras  potencias,  etc.  La  guerra  la  perdió   Rusia.   No   grandes   pérdidas   continentales,   pero   imposibilitan   el   avance   a   Estambul.   Pero   no   cambios  fronterizos  importantes.   Pero  lo  que  nos  interesa    a  nosotros  es  que  Cavour  envió  también  allí  a  un  pequeño  ejército,   dirigido   por   el   general   La   Marmora,   a   combatir   junto   a   Franceses   y   británicos,   logrando   así   asentar  Piamonte  entre  los  vencedores  durante  la  Paz  de  París,  donde  podría  representar  a  lis   italianos   (representados   por   la   Casa   de   Saboya)   a   formar   una   sola   nación.   Así,   el   hecho   de   que   los   sardo-­‐piamonteses   sean   aliados   de   Francia   e   Inglaterra,   determino   su   liderazgo   ante   los   otros   estados   peninsulares.   La   Guerra   de   Crimea   sirvió   para   internacionalizar   la   causa   italiana   bajo   el   liderazgo   piamontés.   Cavour   sabía   que   los   anteriores   intentos   de   unificación   habían   fracasado   porque   los   austríacos   habían   derrotado   a   los   piamonteses.   Por   ello,   necesitaba   alianzas,   para   poder   luchar   contra   Austria,   que   nunca   entregaría   sus   territorios.   Y   eso   es   lo   que  se  logra  en  Crimea.  Y  como  Alemania  no  intervino  en  el  conflicto,  luego  Rusia  tampoco  la   ayudaría.   Lo   que   dijo   Cavour   a   favor   de   la   unificación   italiana   en   la   Paz   de   París   fue   escuchado   con   atención   por   Napoleón   III,   adalid   de   las   causas   nacionalistas,   presidente   de   la   República   francesa   desde   1848   y   emperador   desde   el   52.   Francia   quería   ser   potencia   de   primera   fila   frente  al  viejo  sistema  del  Congreso  de  Viena,  sostenido  por  Austria,  Rusia  y  Prusia,  y  Napoleón   8     III  vio  en  la  causa  italiana  el  escenario  adecuado  para  ello.  El  II  Imperio  Francés  era  el  aliado   que  necesitaban  los  Saboya  para  enfrentarse  a  los  austríacos.  Tras  algunas  dudas,  puesto  que   había   buscado   acercarse   a   los   católicos   franceses   mediante   una   política   de   defensa   de   los   derechos  temporales  del  papa,  en  1858,  Napoleón  III  comunicó  a  Víctor  Manuel  II  que,  en  caso   de  guerra  austro-­‐sarda,  Francia  intervendría  a  favor  de  Piamonte.     Pero  Francia  y  Piamonte  no  tenían  la  misma  visión  en  referencia  a  como  debía  ser  la  nueva   Italia.   Napoleón   necesitaba   el   apoyo   de   los   sectores   católicos   franceses   y   el   modelo   de   unidad  italiana  que  quería  chocaba  con  las  aspiraciones  de  Cavour.     1858   à   Conferencia   de   Plombières   à   Francia   prometió   apoyar   la   causa   de   la   unidad   italiana   y  se  armonizaron  los  intereses  entre  Francia  y  Piamonte.  Se  trazaron  unas  líneas  comunes  de   actuación.   Napoleón   III   quería   una   Italia   dividida   en   cuatro   reinos   presidida   por   el   Papa.   Piamonte   se   anexionaría   Lombardía   y   Véneto   y   Francia,   a   cambio   de   la   ayuda   contra   Austria,   se   quedaría   Saboya  y  Niza.  Italia,  esperaba  Napoleón  III,  se  convertiría  en  un  satélite  de  Francia.   1859  à  se  firma  la  alianza  entre  Francia  y  los  Saboya.    Cavour  reorganiza  las  fuerzas  armadas   piamontesas,  con  una  nueva  unidad  militar,  los  Cazadores  de  los  Alpes,  para  que  se  alistasen   los   antiguos   mazzinianos   de   toda   Italia:   su   jefe   era   Garibaldi.   La   bandera   de   los   Saboya   aglutinaría  a  todos  los  nacionalistas  italianos  en  la  lucha  contra  Austria.  Ésta,  pensando  que   Francia  había  roto  con  los  Saboya,    envió  un  ultimátum  a  Turín  exigiendo  la  disolución  de  sus   tropas.  Cavour  rechazó  la  petición,  a  lo  que  Viena  respondió  con  una  declaración  de  guerra:   comenzaba  la  Segunda  Guerra  de  la  Independencia  italiana  (1859-­‐1861)     La  anexión  de  Lombardía  (1859)     1859   à   Montebello   à   Primera   batalla   de   la   guerra,   triunfo   piamontés,   abre   el   camino   a   Milán.   La   ocupación   de   Lombardía   se   produjo   tras   la   victoria   de   las   tropas   de   MacMahon   en   la   batalla  de  Turbigo,  que  implicó  la  retirada  de  las  tropas  austríacas.   Tras  esto,  tropas  de  Víctor  Manuel  II  trataron  de  entrar  en  Véneto  à  vencen  a  Austria  en  la   decisiva  y  sangrienta  batalla  de  Solferino  (más  de  40.000  bajas)  à  consolida  los  intereses  de   los  Saboya  en  el  norte  de  Italia,  aunque  sin  lograr  expulsarlos  del  Véneto.   Consecuencia   del   éxito:   cambios   en   otras   regiones   de   Italia   à   en   Florencia,   Módena   y   Parma,   los   nacionalistas   se   hicieron   con   el   poder,   expulsando   a   sus   duques.   También   sublevaciones   en   los   territorios   papales   de   la   Romaña   y   las   Legaciones.   Toda   Italia   vibraba   a   favor   de   la   unidad  encarnada  por  los  Saboya.   9     El   proyecto   de   Napoleón   III   (federación   de   4   estados   bajo   autoridad   papal   y   protección   de   Francia),   se   vino   abajo,   ya   que   cambio   la   política   italiana   y   Napoleón   III   (por   las   protestas   católicas   por   los   intereses   del   papa,   en   peligro),   firmó   un   armisticio   con   Francisco   José   de   Austria  en  Villafranca  (1859)  y  luego  la  Paz  de  Zúrich.   Austria   y   Francia   pusieron   fin   a   la   guerra   sin   contar   con   el   Piamonte.   Napoleón   veía   que   la   guerra   podía   degenerar   en   la   unidad,   que   quedaría   fuera   de   su   control.   Viena   entregó   la   Lombardía   a   Francia   a   cambio   de   la   paz,   y   Víctor   Manuel   la   aceptó   de   Francia   a   cambio   de   que   los   duques   recuperaran   sus   tronos   y   el   Papa   el   control   temporal   en   su   Estado.   Cavour   dimitió   por   ello   en   1860,   pero   luego   regresó   y   logró   que   Napoleón   III   (frustrado   en   sus   intenciones   respecto   a   Italia),   aceptara   la   situación   a   cambio   de   entregarle   Niza   y   Saboya   (Tratado  de  Turín,  1860).   A  finales  de  1859,  sólo  tres  territorios  no  estaban  bajo  la  soberanía  de  los  Saboya:   • • • Véneto  (bajo  dominio  austríaco)   Estados  Papales   Reino  de  las  Dos  Sicilias.     La  anexión  del  Reino  de  las  Dos  Sicilias       Victoria   parcial   y   cesión   de   Niza   y   Saboya   (territorios   nacionales   italianos),   que   supuso   que   Garibaldi   y   los   suyos   casi   rompieran   con   la   Casa   de   Saboya   à   lleva   a   que   los   sectores   más   intransigentes   y   radicales   del   nacionalismo   italiano   piamontés   formen   el  Partido   de   la   Acción,   liderado  por  Garibaldi,  que  demandaba  un  solo  gobierno  para  toda  Italia  bajo  Víctor  Manuel  II.   Los   miembros   del   partido   prepararon   un   desembarco   en   Sicilia   y   lograron   conquistarla   para   los  Saboya.   Garibaldi   reagrupó   a   sus   voluntarios   (los   I   Mille),   entre   los   que   estaban   Francisco   Crispi   (futuro   primer   ministro   de   Italia)   y   Nino   Bixio.   Garibaldi,   decepcionado   con   la   cesión   de   Niza,   su   tierra   natal,   y   los   acuerdos   de   Villafranca,   estaba   dispuesto   a   prescindir   de   Cavour   en   la   toma   de   cualquier  iniciativa.   En  Nápoles,  Francisco  II  era  un  rey  con  ya  muy  poca  fuerza.  Era  el  final  de  una  época.  Casi  todo   el  mundo  veía  en  Garibaldi  y  los  Saboya  el  futuro  de  la  península.   1860  à  la  escuadra  de  Garibaldi  echó  ancla  en  Marsala.  Se  sumaron  los  voluntarios  sicilianos   de  La  Masa.  Garibaldi  avanzó  sobre  Palermo,  donde  entró  con  el  apoyo  de  la  población  civil.   Estableció   un   gobierno   provisional,   una   dictadura,   en   nombre   de   Víctor   Manuel   II.   Y   tras   la   derrota  de  los  realistas  en  Milazzo,  Sicilia  pasaba  a  su  poder.   Partidarios  de  Francisco  II  huyeron.  Se  subastaron  sus  propiedades.   10     Por  temor  a  la  respuesta  de  Francia,  Cavour  intentó  que  Garibaldi  devolviera  los  territorios:   envió   a   La   Farina   a   Sicilia,   pero   sus   peticiones   fueron   ignoradas.   Entre   los   soldados   Garibaldinos  había  voluntarios  británicos.  Los  temores  de  Napoleón  III  fueron  aplacados.   Un  referéndum  legalizó  la  unión  de  Sicilia  al  Piamonte.   En   setiembre   Garibaldi   entró   en   Nápoles   para   dirigirse   contra   Roma.   Liquidado   éste,   quiso   ocupar   Calabria   y   entregar   Roma   a   Víctor   Manuel   II,   acabando   por   fin   con   el   poder   papal.     Pero   en   Turín   se   temían   las   consecuencias   de   la   caída   de   Roma:   la   reacción   de   Austria,   España,  Portugal  y  Francia.   Una  sublevación  en  la  Umbría  y  las  Marcas  (territorios  papales),  llevaron  a  la  intervención  de   las   tropas   piamontesas   con   Víctor   Manuel   II   a   la   cabeza.   Las   tropas   pontificias   fueron   derrotadas  en  Castelfiardo.  Las  tropas  piamontesas  se  unieron  a  las  garibaldinas  (entrevista  de   Teano),  y  un  nuevo  plebiscito  ratificó  la  anexión  de  las  Dos  Sicilias    y  los  territorios  papales  de   la  Umbría  y  las  Marcas  al  Piamonte.   Dados  los  nuevos  triunfos,  Cavour  convocó  elecciones  generales,  naciendo  una  nueva  cámara   que   proclamó   el  nacimiento   del   Reino   de   Italia.   En   1861,   Víctor   Manuel   II   era   proclamado   rey   de  Italia.  Rápido  reconocimiento  de  todas  las  potencias  excepto  de  Austria.   Sólo   la   cuestión   de   Roma   y   el   Véneto   quedaba   pendiente   dentro   de   los   viejos   sueños   del   Risorgimiento.   1861  à  moría  Cavour  y  sus  sucesores  continuaron  la  avanzada  obra  unificadora.  Y  los  sueños   de   Mazzini   de   una   Italia   unida,   liberal,   democrática   y   republicana,   desaparecían   ante   la   realidad   encarnada   por   la   Casa   de   Saboya.   Una   Italia   unificada,   liberal,   monárquica   y   conservadora,  quedaba  claramente  dibujada.   1862  à  Al  grito  de  “Roma  o  morte”,  Garibaldi  volvió  a  intentar  conquistar  Roma.  La  presión   francesa  llevó  a  que  se  cortara  el  paso  a  Garibaldi  por  las  tropas  de  Bixio  (antiguo  lugarteniente   de   Garibaldi),   ahora   al   servicio   del   Piamonte,   en   Aspromonte   (1862).   Garibaldi   pensaba,   engañándose,   que   no   se   atreverían   a   disparar   contra   él.   Pero   dispararon   a   sus   tropas   y   él   mismo   fue   hecho   prisionero.   Los   acontecimientos   provocaron   que   el   Gobierno   cayera   en   manos  del  propio  Víctor  Manuel  II.   Convención   de   setiembre   de   1864   entre   Francia   e   Italia   à   franceses   se   retiraban   de   Roma   gracias  al  firme  compromiso  de  los  Saboya  de  respetar  los  derechos  temporales  del  Papa.   1867   à   Garibaldi   trató   nuevamente   de   conquistar   Roma.   Las   tropas   francesas   le   infringieron   derrota   en   Mentana   y   fue   desterrado   por   los   piamonteses   a   Caprera.   Moriría   en   1882.   Sus   seguidores  siguieron  luchando  por  la  causa  nacional.         11     La  III  Guerra  de  la  Independencia  (guerra  austro-­‐prusiana,  1866)   Mundo  germánico  se  debatía  ante  el  problema  de  su  unidad.  Tensiones   entre   Prusia   y   Austria   hacían   previsible   un   choque   armado.   Prusia   e   Italia   formaron   una   alianza   defensiva   ante   la   previsible  guerra  entre  Prusia  y  Austria.   1866  à  Austria  y  Prusia  rompían  hostilidades,  e  Italia  entraba  en  guerra  con  Prusia.     Victoria  total  de  Prusia  sobre  Austria  en  Königgrätz  y  éxitos  de  Garibaldi  en  el   Tirol  à  Paz  de   Praga  entre  Prusia  y  Austria,  y  Paz  de  Viena  entra  Austria  e  Italia.  Ponen  fin  a  la  guerra  franco-­‐ prusiana,  conocida  en  Italia  como  III  Guerra  de  la  Independencia.   Consecuencia  de  la  derrota:   • • Austria  cedió  el  Véneto  a  Francia  y  ésta  la  transfirió  a  Italia   y  Víctor  Manuel  hubo  de  rechazar  la  única  conquista  de  la  guerra,  el  Tirol   A  pesar  de  obtener  Véneto  y  el  reconocimiento  del  Reino  de  Italia  por  los  austríacos,  el  saldo   de  la  guerra  se  consideró  un  fracaso  por  su  alto  coste  y  la  crisis  de  confianza  hacia  el  ejército   italiano  y  el  rey.     Así,   se   produjeron   insurrecciones   proborbónicas,   por   el   apego   a   la   autoridad   tradicional   y   la   defensa   de   la   Iglesia   católica   y   sus   intereses,   así   como   el   odio   hacia   los   conquistadores   piamonteses.     Los   napolitanos   no   querían   un   gobierno   mejor   que   el   borbónico,   sino   uno   que   gobernase   menos.  Doctrina  y  estado  centralista  de  los  gobiernos  de  Víctor  Manuel  II  eran  contrarios  a   sus   deseos.   Se   produjo   otra   revuelta   encabezada   por   la   Iglesia   y   aristócratas   proborbónicos,   mitigada  por  las  tropas  del  general  Cardona.   1867   à   tensiones   entre   el   papa   y   el   gobierno   de   Turín   à   nueva   intentona   de   Garibaldi   de   conquistar   Roma.   Las   tropas   francesas   desembarcaron   en   Civittavecchia   y   derrotaron   a   los   garibaldinos  en  Mentana  (1867)   La   condena   del   Papa   Pío   IX   del   liberalismo   en   dos   encíclicas   produjo   una   revitalización   del   pleito   Iglesia-­‐Estado   en   Italia   por   la   cuestión   de   Roma.   Muchos   hombres   del   Risorgimiento   entendían   incompatible   los   intereses   temporales   de   la   Iglesia   en   Italia   con   la   inevitable   unidad   nacional.               12     ...

Tags: