Tema 1 (2012)

Apunte Español
Universidad Universidad de Málaga
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho civil I
Año del apunte 2012
Páginas 7
Fecha de subida 29/04/2016
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 1: INTRODUCCIÓN 1) ¿CÓMO SURGE EL DERECHO? EL derecho surge como una necesidad, porque nos encontramos en una sociedad, nos relacionamos y cada sujeto individual quiere saber hasta dónde puede llegar, qué es lo que tiene, etc.
Por tanto, el derecho surge para regular las conductas humanas, para establecer una correcta conexión entre los sujetos de la sociedad, para regular la convivencia, y por ello va siempre por detrás de la sociedad.
El derecho de cada persona acaba donde empieza el derecho de los demás. Cuando alguien vulnera el derecho de otro surge el conflicto, y con él surge el derecho para solucionarlo.
Ese conjunto de reglas de conducta que regulan la convivencia humana, cuando están establecidas por una autoridad soberana a sus miembros y en un momento histórico concreto, es lo que se denomina derecho positivo.
Esa autoridad que impone las normas va a hacerlas efectivas, va a velar por los intereses generales y va a dirimir los conflictos entre los ciudadanos de la sociedad (poderes legislativo, ejecutivo y judicial, respectivamente).
  El derecho objetivo es el conjunto de reglas de conducta externa, enunciadas por órganos competentes e impuestas coactivamente a los ciudadanos.
El derecho subjetivo es la facultad que la norma concede a cada individuo.
El derecho se compone de normas jurídicas, y cada una constituye un mandato de obligado cumplimiento (hacer, no hacer o dejar de hacer) que va dirigido a la generalidad de las personas.
Es necesario distinguir entre norma jurídica y disposición legal: Una DISPOSICIÓN LEGAL es la manifestación expresa del mandato normativo. (Ej. Artículos de una ley, de un código, etc.). El mandato normativo puede ir en más de una disposición legal. A veces, ellas mismas remiten a otros artículos para completarse (Ej. art. 464). Por tanto, las disposiciones legales pueden ser: - completas: son las que están formadas por una situación de hecho y una consecuencia jurídica.
- incompletas: cuando hay que apoyarse en otros textos para entenderlas. Hay normas jurídicas incompletas por definición, por reenvío o remisión (el legislador reenvía/remite a otros textos) o por clasificación (el legislador se dedica simplemente a clasificar: ej. Los distintos bienes). Por lo tanto, cuando el legislador redacta una ley siempre tiene en cuenta la conexión entre las distintas normas.
También hay disposiciones legales que no contienen normas. Ej. Nombramiento de un cargo (carácter administrativo o político, pero no jurídico.) Por tanto, las disposiciones legales pueden ir destinadas a personas concretas, mientras que las NORMAS JURÍDICAS van dirigidas a la generalidad.
Lo normal es que las normas jurídicas vengan contenidas en leyes, pero también pueden venir en costumbres.
2) ESTRUCTURA DE LA NORMA JURÍDICA: tiene dos partes: A) SUPUESTO DE HECHO: es la situación, el planteamiento del problema. Hay que hacer referencia a hechos, personas, etc. Se entiende como una anticipación hipotética de una situación futura. Su redacción exige utilizar términos cronológicos, biológicos, geográficos, etc. para poder entender después su significado. Por tanto, el supuesto de hecho se mueve en el mundo de la realidad.
B) CONSECUENCIA JURÍDICA: respuesta que el legislador quiere dar a esa situación. Se mueve en el mundo de la normatividad.
Por lo general, a todo supuesto de hecho se liga una consecuencia jurídica. Sin embargo, cuando uno se encuentra con este binomio, no hay que entender que la consecuencia jurídica tiene lugar en la vida real de forma automática, sino que se inicia un procedimiento en el que las partes, utilizando sus armas legales, tienen que demostrar cada uno de los datos que se han 1 producido. Es entonces cuando tiene lugar, es decir, cuando se aplica la consecuencia jurídica. Si esto no sucediera así, se estaría vulnerando el derecho a la tutela procesal efectiva (art. 24.1 CE).
La consecuencia jurídica es distinta de la sanción. A veces, incluso, aparecen en cuerpos legales distintos. Ej. Art. 1555: - Supuesto de hecho: arrendatario Consecuencia jurídica: tiene que pagar un precio.
Sin embargo, la sanción no aparece en este artículo, sino que hay que buscarlo por otra parte.
3) CARACTERÍSTICAS DE LA NORMA JURÍDICA: a.
IMPERATIVIDAD: toda norma contiene un mandato que prohíbe, obliga e incluso faculta (en cuyo caso expresa de forma implícita un mandato para otra persona). Al contener un mandato, todos debemos cumplirlo de forma inexcusable. Por tanto, esto nos lleva a hablar de su inexcusabilidad. Ej. Art. 6.1: la ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento. Éste es un criterio objetivo que indica que las normas están para cumplirlas.
b. BILATERALIDAD: el derecho surge porque hay una relación, una combinación de individuos que tienen que adecuar sus normas de conducta.
c.
GENERALIDAD: una norma se redacta en términos abstractos, generales, bien para todos los ciudadanos o quizás para los pertenecientes a ciertos grupos. Ej. Consumidores/ menores.
d. COERCIBILIDAD: a pesar de que la norma jurídica se dicta para ser cumplida, el sistema prevé los mecanismos para imponerla coactivamente cuando ésta no se cumple de forma voluntaria.
e.
LEGITIMIDAD: surge de un poder soberano (poder legislativo/ costumbre).
4) CLASES DE NORMA JURÍDICA: a.
Normas jurídicas dispositivas o imperativas: aunque toda norma jurídica contiene un mandato, no todas las normas jurídicas son imperativas, ya que a veces ese mandato va dirigido a otra persona. Para entender la diferencia entre normas dispositivas e imperativas hay que aludir a un principio fundamental, que es el principio de la autonomía de la voluntad. Está ubicado en la parte de contratos, art. 1255 del C.c. Es el principio de autodeterminación del individuo. Es el principio que permitirá al sujeto actuar lícitamente en el marco jurídico de nuestro derecho creando o modificando.
Una norma tiene carácter dispositivo cuando permite la intervención de la autonomía de la voluntad, y carácter imperativo cuando no lo permite, cuando no deja posibilidad a la actuación del sujeto, no puede variar el supuesto de hecho de la norma. Este ámbito en el que funciona el principio de autonomía de la voluntad es en principio el de obligaciones y contratos (siempre que no vayan en contra de la ley, la costumbre o el orden público), lo que no significa que no exista la norma jurídica, sino que cabe la posibilidad de pactos entre las partes que tienen valor de ley. En defecto de pactos, se aplica la norma general, el C.c., que en este caso tendrá carácter supletorio. En cambio, en las normas jurídicas imperativas hay que cumplir lo que el legislador ha dispuesto, sin posibilidad de modificar nada, ya que si uno actúa en contra de una de estas normas, lo que se pacte tendrá carácter nulo y además hay una sanción.
Por tanto, será dispositiva la norma cuando el supuesto de hecho de la norma pueda ser sustituido por la voluntad de los particulares. En este caso, la norma jurídica existirá pero con carácter supletorio, es decir, si las partes deciden no actuar será cuando se aplique la norma. Art. 1455. Por el contrario, si el mandato es imperativo será imposible sustituir el contenido del supuesto de hecho de la norma. Art. 57/58, sobre cómo se ha de celebrar el matrimonio.
 Para distinguir entre estos dos tipos de normas, en principio, será la propia norma la que lo disponga, ya que el legislador añade “coletillas” muy concretas que lo indican: ej. Salvo pacto en contrario.
2   En otras ocasiones, es la propia norma la que establece la sanción para aquellos casos en los que se contradiga la misma.
Art. 149. Derecho de alimentos (puede dar lugar a confusión por los verbos utilizados, pero tiene carácter imperativo).
En tercer lugar, en defecto de los elementos anteriores, tenemos que saber situar la norma en el C.c.: obligaciones y contratos, familia, sucesiones, etc. ya que, dependiendo de su sede, la norma tendrá un carácter u otro. En general, si se halla en sede de obligaciones y contratos tendrá carácter dispositivo. En cambio, en la sede de familia el carácter será imperativo, ya que son materias que afectan al orden público, por lo que el legislador no deja libertad al individuo.
En general, los derechos reales son de carácter dispositivo, pero cada vez más de carácter imperativo.
b. Normas de derecho regular y de derecho excepcional:   Las normas de derecho regular son las que aplican principios regulares de nuestro ordenamiento jurídico a las situaciones concretas y singulares que se producen en cada momento. Son todas las referentes a la formas de realizar los contratos, por ejemplo.
Las normas de derecho excepcional son las que derogan principios generales en un momento determinado o situación concreta. Derogan ciertos principios para determinadas hipótesis. Cuando la doctrina hace alusión a estas normas suele referirse a: a. Normas caducas, que son las que permanecen en el ordenamiento jurídico aunque están anticuadas ya en el tiempo. Son normas que tienen una tradición concreta y son aplicables a un territorio concreto.
b. Derecho ocasional, que es el que nace para una determinada situación concreta, que tienen una duración determinada en el tiempo y se ha creado para solucionar un conflicto concreto y dentro de un marco jurídico muy determinado.
Las normas excepcionales tienen un régimen especial, y una aplicación y eficacia restringida. No pueden interpretarse de forma extensiva. Además, sobre ellas no cabe la aplicación analógica. La analogía (art. 4.1) es un modo de integrarse el ordenamiento jurídico, es decir, de completarlo.
c.
Normas de derecho común y normas de derecho especial:  Las normas de derecho común son las que rigen en todo el territorio español por contener los principios básicos de la organización jurídico-civil. Ej. C.c. Art. 4.3. El. C.c. pretendía ser el derecho común, el eje, la normativa general. Sin embargo, no rige en todas partes igual. Parte de la culpa de la pérdida de relevancia que haya podido sufrir el C.c. es del derecho foral, que ha pretendido ser también derecho común, y utilizar el C.c. como derecho supletorio de segundo o tercer grado.
Las normas de derecho especial se dividen en dos: a. Normas de carácter especial que se aplican a todo el territorio nacional. Son todas las leyes especiales, que son miles las que se han promulgado a partir de la Constitución.
b. Normas de carácter especial que son de aplicación local. Son los denominados derechos forales, que se aplican en los territorios forales. Carecen de carácter común por su contenido.
 Estas normas de derecho especial son de aplicación preferente frente al derecho común, y en caso de deficiencia (laguna) en estas normas de derecho especial, se aplicará como supletorio el derecho común, que es un derecho mucho más general.
d. Normas de derecho público y normas de derecho privado:   Normas de derecho público: conjunto de normas que regula la organización del Estado y de los demás entes públicos.
Normas de derecho privado: conjunto de normas que regulan lo relativo a los particulares y a sus relaciones entre sí.
3 Es una distinción tradicional, pero ha perdido relevancia por varios motivos: a.
Por la tendencia del legislador en los últimos tiempos a difuminar la diferencia entre lo que son intereses públicos y privados.
b. Utilización por parte de los poderes públicos de instrumentos considerados de derecho privado.
Hay varios criterios que se han utilizado para saber en qué ámbito nos movemos: a.
Criterio del interés o de la utilidad: se ha dicho que el interés del Estado se encuentra en el derecho público, y el del individuo en el derecho privado.
b. Criterio basado en la forma de creación de las normas: el derecho público es el conjunto de normas creado por el Estado: decretos, órdenes ministeriales, etc. Por su parte, el derecho privado son las normas creadas por los particulares: contratos. Sin embargo, tampoco es un criterio definitivo.
c. Criterio del objeto: la doctrina sitúa el derecho público dentro del derecho necesario o imperativo (ius cogens), y las normas de derecho privado dentro del derecho dispositivo.
d. Criterio de las relaciones que contempla la norma: cuando hablamos de normas de subordinación hay una relación de dependencia, por lo que se sitúa en el ámbito del derecho público. En cambio, cuando hay relaciones de coordinación entre particulares nos situamos en el derecho privado.
e. Criterio de la acción: dependiendo de la acción que surja de la norma: acciones públicas o privadas.
Sin embargo, ninguno de estos criterios es válido, por lo que concluimos que no hace falta ningún criterio. Aunque es una distinción complicada de entender, todo queda reducido a la diversidad de instancias jurisdiccionales a las que se puede recurrir para solventar cualquier tipo de problemas o conflictos. Lo importante es saber ante qué sede nos encontramos: derecho administrativo, de familia, sucesiones, etc., y a partir de ahí ya sabremos qué principios hay que aplicar.
5) ORDENAMIENTO JURÍDICO: Conjunto normativo conformado por las reglas y los principios que inspiran esas reglas que rigen una sociedad en un momento histórico concreto. Por ello, el ordenamiento jurídico se dice que es producto de la sociedad y de la cultura de cada tiempo.
 CARACTERES GENERALES DEL ORDENAMIENTO JURÍDICO.
1.
2.
PERTENENCIA: sus normas tienen que ser susceptibles de identificación.
COHERENCIA: ello supone la existencia dentro del propio ordenamiento jurídico de esquemas de relación entre las normas que permitirán salvar las posibles lagunas legales o discordancias que pudieran existir entre esas normas vigentes.
COMPLETO: las normas que conforman el ordenamiento jurídico coexisten con otras de otras épocas.
PLENITUD: se entiende desde el punto de vista del juzgador (art. 1.7 principio iura novit curia).
ÚNICO: ante un conflicto concreto, la solución jurídica debe ser única y extraída directamente de una regla o de una norma que puede proceder de fuentes distintas.
3.
4.
5.
6) ANÁLISIS DEL CONCEPTO DE DERECHO CIVIL: Hoy el concepto de derecho civil se entiende como una categoría histórica y su contenido exacto es bastante difícil de determinar.
El derecho civil fue durante mucho tiempo entendido como el derecho de la autonomía de la voluntad o de la libertad, ya que se encargaba fundamentalmente de hacer prevalecer la voluntad del individuo sobre cualquier otra. El individuo era lo más importante junto con su desarrollo. Cada vez fueron ganando más terreno las actuaciones de los individuos.
El derecho civil, dándole esta relevancia que se le dio a este principio de la voluntad, iba a ser considerado como un sistema de derecho subjetivo o como un sistema de poderes del individuo.
4 Lo que ocurría es que esta preeminencia que tenía la voluntad del individuo y su libertad, no cuadraron con lo que eran los intereses de las clases inferiores, sino que sólo favorecía a la burguesía. Comenzaron así numerosas reivindicaciones sociales y el ordenamiento empieza a dar respuesta introduciendo normas de derecho laboral, sindical, etc. A ello hay que añadir posteriormente los conflictos de la I y II GM.
Todos estos factores fueron determinantes para que el Estado acabara interviniendo, y lo hizo limitando el principio de la autonomía de la voluntad de las partes y recortando muchos derechos, y empezó a hablarse también de los deberes de los ciudadanos. Así fue como se fue forjando un concepto mucho más limitado del derecho civil. Solo se indemnizaban aquellos daños que lograban probarse. Llegó un momento en el que había muy pocos daños indemnizados. Por tanto, junto al sistema de responsabilidad por culpa se añade un sistema de responsabilidad objetiva, debido a los pocos daños que se lograban probar.
El derecho civil se ha venido a definir como el derecho de la persona en general. Es el derecho que se ocupa de todos los problemas de las personas, pero sin ningún tipo de connotación política, etc. La persona en abstracto. Por lo que el derecho ha tratado de regular a lo largo de la historia los aspectos esenciales de la vida de la persona, desde que nace hasta que muere.
Otra forma de aproximación al concepto es ofreciendo un binomio con el derecho privado. El derecho civil se ha intentado entender y definir como el derecho privado general, ya que fue el derecho que quedó después de desmembrarse una serie de ramas que fueron adquiriendo autonomía propia, de tal forma que se dijo que el derecho civil es lo que queda después de esa desmembración.
Hoy el derecho civil no es solo el código civil pero si es el reflejo de las instituciones o materias que conforman el derecho civil.
Nuestro código civil de 1889 presenta las siguientes características: 1.
2.
3.
4.
Sigue con bastante fidelidad el articulado del Código Francés.
No es un código nacional, como el italiano, el alemán, el francés. El nuestro no consiguió la unificación territorial del derecho privado, ya que hubo una serie de derechos que tuvo que respetar, que son los derechos forales.
No es un código marcadamente político, porque fue el resultado del liberalismo de esa época.
Es un código popular, no es un código técnico, lo cual ha dado lugar a su crítica más importante: su falta de tecnicidad y la imprecisión de los artículos, que han dificultado bastante su interpretación.
Nuestro Código Civil ha sido superado en gran parte por las circunstancias del momento, lo que ha dado lugar a leyes especiales, legislando al margen del Código Civil, ya que resulta más fácil que modificarlo. A este proceso de legislar al margen del Código Civil, la doctrina lo denominó la descodificación. Este movimiento descodificador tuvo su origen a partir de la II GM. Hubo un civilista, Irti, que dijo que la descodificación era la proliferación de leyes civiles especiales que no se van a incorporar al Código Civil. Este fenómeno ha puesto en tela de juicio el valor real del código civil. La doctrina se ha llegado a plantear si el Código Civil está pasado de moda. Sin embargo, esto no es así. Aunque muchas veces se ha legislado al margen, también hay un gran empeño por conservarlo, y en muchas ocasiones se ha modificado la terminología para adaptarlo a los nuevos tiempos. Ej. En materia de matrimonio ya no se habla de “hombre” y “mujer”, sino de personas. El legislador decide en algunos momentos estar a la orden del día.
No obstante, el Código Civil ha sufrido una degradación por dos motivos fundamentales: A. Por la proliferación de leyes civiles especiales, que no todas se incorporaron al Código Civil. Esta proliferación es un fenómeno anterior al Código Civil, pero también es un fenómeno posterior a su aparición por varios motivos:   Por la aparición de supuestos de hechos impensables en el momento en que se redacta el Código Civil de 1889. Ej. Ley de técnicas de reproducción asistida.
Por la necesidad de trasponer directivas de la UE. Se intenta unificar todo el derecho privado europeo.
A pesar de toda esta labor legislativa anterior y posterior al Código Civil, no podemos decir que el Código Civil esté pasado de moda, porque el legislador ha optado además de legislar por leyes especiales, por una labor de recodificación. El legislador ha decidido recodificar constitucionalizando, es decir, modificar artículos del Código Civil adaptándolos a lo que dice la Constitución.
5 B. Por la proliferación de las doctrinas jurisprudenciales sobre las normas jurídicas (se ha llegado a hablar de la jurisprudencia creadora). Relee una norma jurídica y la reinterpreta. Por ello se dice que sienta jurisprudencia, tiene el mismo valor que una norma jurídica.
El Código Civil tal y como lo ven nuestros operadores jurídicos (abogados, jueces, etc.) no es solo la letra, la literalidad del precepto, sino que también es la interpretación que de ese precepto legal realice la jurisprudencia. La entrada o la importancia que se le ha dado a la jurisprudencia en nuestro ordenamiento se puso de manifiesto en el art. 1. 6/7. Estas interpretaciones que lleva a cabo la jurisprudencia se ha denominado jurisprudencia creadora, y ha influido de manera decisiva en la relación existente entre el Código Civil y las leyes civiles especiales.
El problema de darle demasiada importancia a esta interpretación es el mayor arbitrio de los jueces, que es muy peligroso, ya que va en contra de la seguridad jurídica. Sin embargo, toda esta dispersión no es suficiente para dejar vacío de contenido el Código Civil, ya que éste es el que da las pautas y las directrices esenciales de nuestro derecho civil. Por ello, hay un sector de nuestra doctrina que ha hablado de la recodificación o segunda codificación.
Solo podría hablarse de un código “extra” si existiera una unificación de leyes civiles especiales en torno a instituciones concretas. Quizá sea el contenido del Código Civil el que nos acerque mejor al significado de nuestro derecho civil. Sus materias son: persona, familia, bienes, propiedad en general, propiedades especiales, modificaciones de la propiedad, derechos reales distintos a la propiedad, modos de adquirir “inter vivos” o “mortis causa”, las obligaciones y los contratos.
Al hablar de los planes de estudio de nuestro derecho civil nos referimos al orden de estudio de las materias del Código Civil. A lo largo de nuestra historia civilística han existido dos planes de estudio: 1.
El plan clásico romano-francés o de Gayo: Gayo decidió dividir la sistemática del derecho civil en 3 bloques: Personas, Cosas, Acciones: Este plan fue aceptado más adelante por Justiniano en sus famosas “Instituta”, y más adelante lo aceptaron nuestros legisladores de 1889, quienes añadieron un cuarto bloque, para distinguir muy bien los contratos de los modos de adquirir la propiedad. El art. 609 del Código Civil es el exponente fundamental de sistema de tradición real (sistema de adquisición de la propiedad en nuestro derecho civil).
Como ya hemos dicho, nuestro Código Civil de 1889 sigue el plan de Gayo, que se divide en títulos, capítulos y secciones. El total de artículos es de 1976, y el último concretamente es la disposición final. Además hay una única disposición derogatoria, 13 disposiciones transitorias y 3 disposiciones finales.
Se divide nuestro Código Civil en 4 libros precedido del Título Preliminar, que está integrado por los artículos 1 a 16.
- El Libro I se denomina “De las personas” y va de los artículos 19 a 332.
El Libro II se denomina “De los bienes, la propiedad y sus modificaciones”, y va desde los artículos 333 a 608.
El Libro III se denomina “De los diferentes modos de adquirir la propiedad”, y va desde los artículos 609 a 1088.
El Libro 4 se denomina “De las obligaciones y contratos”, y va desde los artículos 1089 a 1975.
Los fallos fundamentales de este plan son: - 2.
El defectuoso tratamiento y ubicación del derecho de familia, porque curiosamente aparece en dos libros distintos: por un lado en el Libro I al hablar de las personas, y en el libro IV, en las obligaciones y contratos.
La gran crítica es la falta de tratamiento autónomo del derecho de sucesiones, que está situado en el Libro III, en los modos de adquirir la propiedad.
El plan alemán o de Savigny: por el contrario, dividía el derecho civil en dos grandes bloques:   Parte general: introducción en la que hacía referencia a normas comunes a todas las instituciones que aparecían reguladas en el Código Civil.
Parte especial: dividida a su vez en 4 bloques: cosas, obligaciones, familia y sucesiones.
6 Este plan fue adoptado por el Código Civil Portugués, suizo e italiano, y es el que prefiere la mayoría de la doctrina, ya que es un plan mucho más pedagógico que el ideado por Gayo. No obstante, a este sistema también se le han hecho críticas:      Se ha dicho que la parte general es excesiva, lo que conlleva un exceso de abstracción, que deriva en una interpretación excesiva que va a acabar degenerando en inseguridad jurídica.
La primera parte debería quedar reservada a la persona porque es la más importante de todo el derecho civil. Sobre ella se desarrolla toda una sistemática. Por tanto, el Libro I debería estar referido únicamente a la persona.
La dimensión familiar debería ser tratada en segundo lugar.
Se produce una dualidad de regulación planteada a través de lo que son los derechos reales y el derecho de obligaciones, y todo eso debería caer bajo una misma rúbrica, que sería derecho patrimonial.
La especial naturaleza del derecho de sucesiones lo pone en conexión con cada una de las distintas ramas del derecho civil.
 Con la persona, al hablar de la muerte.
 Con la familia, porque el título de sucesión origina un título familiar.
 Con el derecho de bienes en general, porque es el contenido del derecho de sucesiones.
7) LEYES CIVILES EN EL ORDENAMIENTO ESPAÑOL - Código Civil: tiene aplicación general en todo el territorio nacional pero no de una manera uniforme. En unas partes de nuestro territorio nacional se aplicará como código único y en otros (territorios forales) como supletorio.
- Leyes civiles especiales: constituyen un conjunto de leyes dictadas en un momento determinado, unas antes y otras después del Código Civil. En España, el fenómeno de la legislación especial es anterior al Código Civil. Cuando se redacta el Código Civil no nace como un cuerpo único, sino que el legislador es consciente de que el Código Civil de 1889 es un código tardío, con lo cual ha sido necesario regular en el momento ciertas materias, por lo que han surgido leyes que se ha optado por dejarlas al margen. Hay otras leyes civiles que han nacido después de la Constitución por otras cuestiones, ya que hay que acoplar la regulación del Código Civil a los principios informadores de la Constitución. En algunos casos se modifican algunos artículos del Código Civil, pero no como se había previsto (cada 10 años), debido a su dificultad.
8) DERECHO PRIVADO EUROPEO Desde nuestra incorporación al ámbito europeo, nuestra legislación se ha visto incrementada por disposiciones emanadas de los distintos órganos de la unión europea. Estas disposiciones han llegado a formar parte de nuestro sistema legislativo: de manera directa, o indirecta a través de lo que se llama trasposición. Dentro del derecho comunitario se distingue:  El derecho comunitario o derivado: está elaborado en el seno de las distintas instituciones comunitarias, y está formado por los siguientes bloques: a. Los reglamentos: son disposiciones de carácter general, obligatorias “erga omnes” y van a afectar a los distintos estados miembros y a sus ciudadanos. Son de aplicación directa y no es necesario ningún mecanismo de trasposición.
b. La directiva son disposiciones que obligan a los estados destinatarios, pero obligan en cuanto al resultado, es decir, se le deja libertad al estado miembro para que lleve a cabo la trasposición.
c. Las decisiones son disposiciones de contenido obligatorio pero que afectan a estados o ciudadanos determinados desde su notificación.
 El derecho originario: lo componen los distintos tratados constitutivos, y tiene en nuestro sistema un valor muy notable porque debido a lo contenido en esos tratados a veces se han tenido que modificar determinados textos constitucionales.
El comunitario o derivado, a pesar de la utilización del sistema de reglamentos no se ha conseguido la pretensión inicial en el ámbito del derecho privado en los distintos estados miembros. Hay dos resoluciones que son, una del 26 de mayo de 1989 y otra del 6 de mayo de 1994 que han ido en la línea de dar un paso más. En éstas se propone la elaboración de un código europeo del derecho privado. Otras resoluciones posteriores también van en la misma línea. Su objetivo es aproximar los ordenamientos jurídicos privados de los distintos estados miembros.
7 ...