Lección 2. Prohibición de amenaza o uso de la fuerza en el derecho internacional (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad del País Vasco
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Internacional Público I
Año del apunte 2015
Páginas 8
Fecha de subida 20/03/2016
Descargas 2
Subido por

Descripción

Apuntes perfectamente estructurados y desarrollados de Derecho Internacional Público I. EHU-UPV

Vista previa del texto

Kernelss Derecho Internacional Público I 2º curso Lección 2. Prohibición de amenaza o uso de la fuerza en el derecho internacional 1. La prohibición de amenaza o uso de la fuerza en el Derecho Internacional Aspectos jurídicos del uso de la fuerza por los estados Esta prohibición supuso una revolución en el ámbito del derecho internacional. En el pasado el uso de la fuerza por parte de los entes anteriores a los estados no solo no se ponía en cuestión si no que ni siquiera el uso de la violencia era puesta en duda ni por las sociedad ni por la doctrina jurídica. La guerra era una herramienta de política exterior mas. Suponía la mejor forma de defender los intereses nacionales en el ámbito exterior y además la violencia ha sido una forma natural de relacionarse por parte de los seres humanos. El hecho de que ahora no lo sean es fruto de la evolución.
El derecho por tanto se ha ido adaptando a la forma en la que la sociedades han observado la violencia. Obviamente el derecho reconocía la violencia como natural y según han evolucionado las sociedades, el derecho ha ido modificando esa percepción.
Evolución histórica de la doctrina jurídica Partimos de una base en la que las guerras se consideraban lícitas, siendo una herramienta mas de un ente soberano. Un buen derecho aspira a la justicia, por lo que se tomaban en cuenta doctrinas de la guerra justa como las elaboradas por autores como Francisco de Vitoria.
La guerra justa desde el ámbito filosófico es admisible cuando la causa es justa, es decir, cuando la intención es recta, sin dobles intenciones. La idea de guerra justa implica que se asuma la realidad de que existen a su vez guerras injustas. Este derecho a la guerra en el derecho internacional tradicional se llama ius ad bellum.
Era un mecanismo totalmente discrecional en manos de los estados. Es verdad que antes de la IGM hay intentos de regulación de la violencia en el ámbito internacional. Este movimiento de regulación lo conocemos como ius in bello. Es el derecho que regula la violencia, el cómo de la violencia. Estos movimientos intentan regular el desarrollo de la guerra y las condiciones en las que deben desenvolverse los conflictos.
- Convención de Ginebra 1864 para el mejoramiento de la suerte de los militares heridos en campaña. En ella se asume un cambio de mentalidad. Surgen de ella determinadas normas no especialmente poderosas pero que marcan un camino a seguir a futuro en la regulación.
- Declaración de San Petersburgo de 1868. Prohibe determinados tipos de proyectiles.
- Convenciones de La Haya de 1899 y 1907. La primera relativa a las leyes y usos de la guerra terrestre y la segunda relativa a la resolución pacífica de controversias internacionales. Empieza a tomar importancia un elemento: el arbitraje internacional como método jurisdiccional no judicial (para el DI los métodos de arreglo jurisdiccionales son los judiciales y el arbitraje) - Surgimiento de la Cruz Roja Internacional en 1863. Nace para proteger y ocuparse de los heridos en el campo de batalla.
Primera guerra mundial Kernelss Tras este proceso se declara la IGM. Toman parte 65 millones de soldados de los que mueren una octava parte; 8 millones de muertos y 6 millones de heridos. Tras ello se inicia un proceso en el derecho internacional que cuestiona el ius ad bellum.
Proceso para limitar la guerra 1 Fase. Pacto de la Sociedad de Naciones, 1919, Versalles. Condiciona que los estados deben resolver pacíficamente las controversias mediante el arbitraje, la negociación, etc. Se prohibe la guerra para aquellos estados que hayan iniciado un proceso de arreglo pacífico de controversias.
Hay pues un intento de condicionar las prácticas interestatales para limitar la posibilidad de que se declare una guerra. La comprensión del ius ad bellum se está modificando. Hay unas normas y límites que cumplir para hacer la guerra. El derecho a atacar ya no es total.
2 Fase. Pacto Driand Kellog, 1928. Tratado general de renuncia a la guerra. Tiene como art. 1 que los estados firmantes renuncian a la guerra como instrumento nacional para las relaciones internacionales mutuas, apostando por el arreglo pacífico de controversias. Es impulsado por Francia y EEUU pero no llega a tener fuerza. Aun así marca el proceso evolutivo del ius ad bellum.
Esta renuncia a la guerra tiene un capítulo reseñable marcado por la constitución de la II República española, la cual incluye el rechazo a la guerra como instrumento de politica exterior.
Tras esto la IIGM rompe con todo lo conseguido. Es una guerra todavía mas salvaje en número de personas afectadas que la IGM porque la IIGM acaba con el lanzamiento de dos bombas nucleares, la primera y última vez que se utilizan en un conflicto. La conciencia que existe en ese momento histórico es la que impulsa la creación de la carta de las naciones unidas.
2. El uso de la fuerza en la era de las Naciones Unidas 2.1. Articulo 2.4 de la Carta: sombras y dudas Su objetivo es acordar una postura común en el uso de la fuerza. Ademas, pensando que la sociedad de naciones acaba de fracasar se prohibe el uso expreso de la fuerza. Además, se crea el sistema de seguridad colectiva, lo que implica que esta prohibición del uso de la fuerza está vinculada a la paz y seguridad, y por tanto que su cumplimiento va a ser supervisado por las potencias vencedoras de la guerra. Este artículo debe de entenderse estudiando su desarrollo normativo, las normas que lo acompañan.
Articulo 1.1. El objetivo principal de las Naciones Unidas es el de mantener la paz y seguridad internacionales.
Articulo 2.3. Tiene el deber de solventar las controversias internacionales de manera pacífica.
Además son básicos para la comprensión de todo el ordenamiento jurídico internacional los artículos desarrollados en los Capítulos VI y VII.
Excepciones a la prohibición En cuanto al contenido del art. 2.4 viene también limitado. No se puede utilizar la fuerza salvo como respuesta a un ataque anterior. En segundo lugar el art. 42 regula la posibilidad de que el Consejo de Seguridad autorice el uso de la fuerza por amenaza a la paz y seguridad internacional.
La regulación de la fuerza en el ámbito internacional tiene una gran semejanza con la regulación de la fuerza en el ámbito interno. En el ámbito interno no se puede utilizar la fuerza salvo en defensa propia y el monopolio del uso de la fuerza lo tiene la potestad coercitiva, que el el ámbito internacional se asemeja con el Consejo de Seguridad. En tercer lugar pueden utilizar la fuerza aquellos pueblos sometidos a la explotación colonial.
Dudas art. 2.4 Kernelss La utilización de la fuerza económica también se considera como fuerza, aunque no sea de manera armada, así como patrocinar movimientos insurreccionales en otros territorios.
Amenaza de quebrar la paz En las relaciones internacionales es donde se prohíbe el uso de la fuerza, respetando el principio de soberanía y el de no intervención. Poco a poco se ha ido modificando la comprensión de que las Naciones Unidas no intervienen en los conflictos internos.
Dice la doctrina que la prohibición es general, toda amenaza de uso de la fuerza en el ámbito de las relaciones internacionales. Cualquier uso incompatible con los propósitos de la ONU, así como de ataques preventivos. Solo existen pues 3 excepciones.
Calificación jurídica del art. 2.4 Es convencional porque surge de un tratado. A la vez es consuetudinaria desde que se creó y firmó, ya que el resto de los estados ha estado haciendo una práctica constante con este contenido. Todos los estados han adaptado su comportamiento al contenido de esta norma independientemente de cuándo se han incorporado. Es además una norma de ius cogens, es decir, imperativa. Es irrelevante de dónde vengan, lo importante es su carácter imperativo.
2.2. La reafirmación del principio en la Resolución 2625 (XXV) Es una gran fuente de derecho internacional para analizar el contenido de los principios. Vemos como la resolución aclara determinados aspectos. Cualquier agresión será considerada un crimen contra la paz, y la responsabilidad será del estado agresor, de esta manera y por tanto la propaganda de este tipo de agresiones es contraria a la guerra. Se prohíbe la adquisición de territorio por la fuerza.
Las cuestiones territoriales por tanto no justifican ni la amenaza ni el uso de la fuerza. Las represalias armadas no están permitidas entendidas como la contestación a un hecho ilícito previo a otro estado. Solo existe la excepción de la defensa.
Los estados además no pueden usar la fuerza contra los pueblos sometidos a la colonización como garantía de su derecho a la autodeterminación.
Se concretan los siguientes puntos: Abstención de organizar fuerzas irregulares, armas, o de mercenarios para hacer incursiones en otro estados.
Abstención de amenazar o utilizar la fuerza instigando guerras civiles o terrorismo.
Apelación a la aplicación de todos estos principios y normas en el uso de la buena fe.
Reafirmación y concreción de la prohibición del uso de la fuerza.
Resolución Asamblea General 3314 (XXIX) Se concreta la definición respecto a la moción de agresión. Una agresión es un ataque armado calificado como crimen contra la paz. Está en la cúspide de la gravedad. A la hora de actuar el Consejo de Seguridad, frente a una agresión será siempre mas urgente y relevante y sancionada mas duramente.
Resolución Asamblea General 42/22 Kernelss Afirma la universalidad y obligatoriedad general del art. 2.4. No existen justificaciones para el uso de la fuerza. No existe desde el punto de vista jurídico. La violencia sólo se puede utilizar de las maneras expresadas en la carta: legítima defensa y por parte del Consejo de Seguridad.
Se empieza a asumir que la presión en el ámbito económico para renunciar a los derechos soberanos tiene que ser prohibida.
3. Las excepciones al principio de uso de la fuerza El uso de la fuerza en el sistema de las Naciones Unidas ha sido organizado como reflejo de su regulación en los sistemas internos.
Así, la violencia, bien un ilícito (delito), bien una sanción, bien se realice en legitima defensa, el ius ad bellum ha desaparecido prácticamente.
3.1. Derecho de legítima defensa Es el art. 51 de la carta de naciones unidas el que lo define. Solo puede utilizarse en caso de ataque armado. En el mismo tratado en el que aparece la prohibición del uso de la fuerza ya aparece la excepción a la misma; solo en caso de ataque armado. No se puede activar si no es en ese supuesto. De esta manera existe la posibilidad de responder al ataque pero de manera limitada y procura que sea lo mas limitada posible, para limitar su alcance y posibles consecuencias. Deja muy claro que esta respuesta es provisional. Se puede atacar hasta que reaccione el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en ese momento el estado ya no podría seguir utilizando la fuerza. El derecho a la legítima defensa no es una extensión del ius ad bellum, si no un derecho solo a defenderse.
Se añade también el carácter de subsidiaridad. Las acciones estatales son subsidiarias de las que puede adoptar el CS. Si fueran contrarias prevalecen las medidas tomadas por el CS. Al estado le corresponde coordinarse para solventar esta agresión. Debe de haber un deber de información, por tanto toda acción que tome este estado debe de comunicarlo al CS.
Después nos encontramos con dos criterios adoptados por al Corte Internacional de Justicia: proporcionalidad y necesidad. Ambos limitan el contenido de la respuesta. La respuesta deberá ser proporcional al ataque recibido. Esto implica que si un estado lanza un misil contra un campo de maíz, el estado que lo recibe no puede utilizar una bomba atómica. Debe de respetarse la proporcionalidad. Si la agresión se puede calificar estrictamente con el termino agresión pero no queda claro su importancia, se limita. La necesidad por otra parte supone que hay que limitar al máximo las ocasiones en las que se utiliza la fuerza.
Problemas de aplicación Legitima defensa preventiva. Si tu ves un movimiento de tropas en un estado enemigo, etc ¿es posible hacer uso de la legitima defensa preventiva? Es un acto ilícito, aceptar esta idea significaría anular el art. 51 ya que este solo acepta la defensa previo ataque armado externo. No se ajustaría a derecho.
Legítima defensa colectiva. Es la respuesta de un grupo de estados ante el ataque armado de otro a uno de ellos. Hay que analizar si esta respuesta colectiva sería o no lícita. Si el atacado forma parte de una OI como la OTAN o el antiguo Pacto de Varsovia. Son OI de defensa. Si se es parte del tratado de defensa puede activarse la idea de legítima defensa colectiva. Esta posibilidad implica que si un país sufre un ataque armado y solicita la ayuda, los demás están obligados a otorgar esta ayuda. Turquía ha recibido ataques armados desde la frontera siria, por tanto un socio de la OTAN ha sido atacado, si Turquía hubiese requerido la ayuda de sus socios, éstos estarían obligados a proporcionarla. Las condiciones para la legítima defensa colectiva son las mismas que para la legitima defensa individual: proporcionalidad, subsidiaridad y necesidad. La Kernelss diferencia radica en que son un grupo de países que forman parte de una organización de seguridad y ejercen su obligación de ayuda si así se solicita.
Amenaza o empleo de armas nucleares en legitima defensa. A la CIJ se le planteó esta cuestión en el seno de su órgano consultivo. La corte en este caso no tuvo criterios suficientes para contestar esta cuestión. La doctrina indica que no se pueden utilizar porque nunca serían proporcionales, ni en el caso de ataque previo con un arma nuclear. Hay diferentes cuestiones regulatorias en el derecho internacional que demuestran que no pueden ser utilizadas.
Otra cuestión es la regulación de facto de las armas nucleares. Existe el TNP, tratado de no proliferación, por el cual los firmantes se comprometen a no desarrollar nuevas armas nucleares.
Los firmantes que si las tienen se comprometen a ir desactivando sin calendario previsto las armas en su posesión. El cumplimento de estas obligaciones internacionales recae en el estado en cuestión. Si así no fuese se crearía una controversia entre dicho estado y aquellos que lo acusen de no cumplir con sus obligaciones suscritas en el tratado.
3.2. El uso de la fuerza por los pueblos sometidos a dominación colonial Esto marca el carácter internacional del posible conflicto. Si no estuviera vetado expresamente, un estado colonial podría argumentar que esta utilizando la violencia en sus asuntos internos al considerarlas parte de su territorio estatal. Sin embargo este art. 2.4 extiende su alcance a las colonias, ya que según el DI, las colonias no son territorio estatal del estado colonial según el derecho internacional, y por tanto se tendrá que ajustar a las normas internacionales y no a su derecho interno en sus relaciones con la colonia. Esta idea se consolida en la Res. 2625 (XXV) y se pronuncia por primera vez en la Res. 1514 (XV).
En ese supuesto se violarían dos principios si se usa la fuerza contra un pueblo colonial; el principio de libre determinación y el de no uso de la fuerza contra el pueblo en si.
Solo los pueblos bajo dominación colonial tienen legitimidad para usar la lucha armada para lograr el ejercicio de su derecho de libre determinación. Si no se le permite utilizar dicho derecho podrá utilizar la fuerza y no se consideraría ilícito su comportamiento. Esta idea se consolida en dos resoluciones: la Res. 2625 (XXV) y la Res. 3314 (XXIX). Esto implica un reconocimiento del ius ad bellum. También implicaría la posibilidad de la solicitud de ayuda a terceros estados. A su vez estos terceros estados tendrán derecho de ayudar.
3.3. El uso de la fuerza en el Capítulo VII de la Carta: algunos desarrollos recientes La utilización de la fuerza descansa en el art. 42 de la Carta. Este articulo permite al consejo de seguridad dirigir la acción de la fuerza para la resolución de una controversia internacional que amenace la paz y la seguridad. Todo este Capitulo VII se refiere a los procedimientos que el consejo de seguridad podría adoptar en caso de fracasar los medios de resolución de conflictos dispuestos.
Etapas Guerra fría.
Cuando se firma la Carta, EEUU y la URSS todavía son aliados. Se crea un sistema en el que ambos comparten objetivos, una visión, etc. Pronto sin embargo estalla la guerra fría y sobretodo al principio, la posibilidad de producirse un enfrentamiento bélico es enorme. Esta primera etapa es la etapa del bloqueo. Cuesta avanzar en la labor del Consejo.
Desde 1990.
La nueva URSS de Gorvachov y sobretodo la nueva Rusia resultante de la descomposición de la Unión Soviética va adoptando la idea de que el Consejo debe de ser un agente activo y y tener la posibilidad de utilizar la fuerza en mas momentos que hasta entonces.
Kernelss Es remarcable indicar que el derecho internacional es implacable con las víctimas al estar protegidos los causantes de dichas víctimas por no poder entrar en el ámbito interno de los países. Así, el Consejo de Seguridad se replantea esta idea y poco a poco comienzan a enviarse fuerzas de paz (cascos azules) a países en conflicto, son las misiones de paz. Además, también se plantea la idea de activar el art. 42 para proteger dichas misiones.
El art. 42 se podría utilizar para garantizar un embargo acorde con el art. 41; sanciones del consejo de seguridad que no implican uso de la fuerza, por lo que se llega al consenso de la posibilidad de utilizar el art. 42 mas a menudo. Sin embargo no quedan claros los criterios para actuar acorde con este artículo.
El art. 43 nunca se ha desarrollado, sin embargo, éste prevé la creación de un estado mayor internacional con aportaciones de tropas de todos los países miembro. Por tanto se autorizaría al consejo de seguridad a utilizar dicha fuerza para enviar las tropas a según qué conflictos. Es Naciones Unidas quien coordina qué estados y de qué manera actúan.
Desde 1999 a la actualidad.
A partir del ataque ilícito a Kosovo y Serbia, el ataque lícito de determinados estados a Afghanistan y tras el también ilícito ataque de EEUU, RU y España contra Irak el sistema vuelve a encallar. El consejo de seguridad perdió su autoridad. Los estados que lideraban la seguridad colectiva se revelaron contra el orden establecido. Esto generó una crisis sin precedentes. En ninguno de los dos casos Rusia y China permitieron el ataque, el cual se hizo de todos modos.
La autoridad de EEUU ha ido decreciendo y otros centros mundiales han ido elevando el tono.
Con la llegada de Obama las cosas han cambiado. Poco a poco se va recuperando un lenguaje de multilateralismo con el que garantizar la paz y seguridad internacionales.
3.4. Otras formas de intervención que implican el uso de la fuerza armada: argumentos críticos La practica demuestra que hay una utilización mayor de la fuerza armada mas allá de las 3 excepciones al margen de lo reconocido en el ordenamiento jurídico internacional. Existen pues intervenciones armadas extranjeras en conflictos internos. Esto contravendría la prohibición del art. 2.7 y todas las resoluciones al respecto, las cuales desarrollan la idea de que no se puede intervenir en asuntos internos de otros estados. Llamamos intervención al uso de la fuerza en cualquier estado, incluyendo el apoyo a actividades armadas que son parte en el conflicto. La CIJ cuando ha tenido que asumir y desarrollar el principio de intervención poco a poco ha ido desarrollando otras visiones.
Se ha creado una especie de obligación de acudir en defensa de los derechos humanos determinando que el principio de no intervención no puede ser totalmente inflexible.
¿Qué pasa cuando se produce la utilización de la fuerza armada para intervenir en asuntos internos? Estas actuaciones, en principio, están vetadas. Estas actuaciones se enfrentan al art.
2.7 que prohibe la intervención en asuntos internos de otros estados. Esta prohibición es uno de los principios estructurales del orden internacional para que todos los estado soberanos puedan tomar las decisiones que le correspondan de manera libre y sin interferencias. Todos los estados en sus territorios determinan el orden que impera sin que se produzca la intervención de otros estados.
Hay diferentes resoluciones que han ido desarrollando este principio. La Res. 2131 (XX), Res.
2625 (XXV), Res 36/103 y la Res. 42/22. La CIJ también ha reconocido la existencia de este principio y ha afirmado que no existe una excepción suplementaria a la prohibición general de uso de la fuerza en el ámbito internacional para intervenir en asuntos internos de otros estados.
Kernelss Además, tanto la jurisprudencia como las diferentes resoluciones han desarrollado el contenido de lo que se considera intervención, ingerencia, etc. Intervención es cualquier tipo de intervención en los asuntos de los estados y no solo refiriéndose al uso de la fuerza, si no también a lo económico, etc.
4. La definición de la agresión Durante mucho tiempo la agresión como tal se utilizaba pero no quedaba totalmente definida. Es la Res. 3314 (XXIX) la que define este término; sinónimo de ataque mediante el uso de la fuerza armada. Por lo tanto el uso de la fuerza armada seria prueba de la existencia de una agresión. A quien corresponda valorarlo deberá de valorar su gravedad. Su calificación y las consecuencias jurídicas derivadas de ella se analizan en función del caso.
Esta resolución en su punto 3 dice que existen diferentes tipos de agresión: invasión, bombardeo, bloqueo de puertos, ataque de fuerzas armadas, envío de tropas, envío de bandas armadas, agredir desde el propio territorio, permitir la agresión desde el propio territorio, etc. De alguna manera el 11S supone la reacción por parte del consejo de seguridad en este sentido (autorizando la invasión de Afghanistan). El consejo de seguridad es quien valora si un determinado acontecimiento es algún tipo de agresión debido a la evolución sufrida a lo largo de la historia de la propia sociedad.
La consecuencia de cometer un acto de agresión es incurrir en responsabilidad internacional. Al margen de que la persona que lo haya decidido pueda incurrir en alguna de las responsabilidades individuales previstas en los estatutos de la Corte Penal Internacional.
5. El sistema de seguridad colectiva La ONU tiene este objetivo como propósito principal y por tanto diseñó una estructura interna capaz de responder a los retos para con la comunidad internacional en cuanto a la paz y seguridad. Todo este conjunto de órganos y subórganos es lo que se llama el sistema de seguridad: descansa en el principio de la seguridad y paz internacionales: esto supone por tanto una obligación de la comunidad internacional. Todos deben volcarse y solo si nos coordinamos para lograrlo se puede garantizar. Esto se consigue con un sistema con el que nos responsabilicemos de estar atentos a las amenazas: prevenir colectivamente, reaccionar e implementar procedimientos de arreglo pacífico de controversias. Hay que reaccionar también utilizando la fuerza armada e incluso se debe participar de manera colectiva en la reconciliación y la reconstrucción tras los conflictos bélicos, para que éstos no vuelvan a repetirse.
Este sistema gira entorno al consejo de seguridad. Implica que el consejo de seguridad es el órgano adecuado para afrontar cualquier amenaza a la paz y seguridad internacionales. Y por tanto es un órgano con competencias específicas.
5.1. La acción de los órganos de las Naciones Unidas en el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales Teoría de la paz negativa: hay paz cuando no hay guerra. Es la idea con la que trabaja el consejo de seguridad. Cuando hay una amenaza le corresponde al consejo de seguridad la calificación de las amenazas según el art. 39. Depende del poder de calificación que tiene este consejo, es decir, no existe una norma que defina qué es una amenaza y qué no lo es. Este poder de calificación tiene una parte mala: la arbitrariedad. Otra buena: se adapta a la realidad y los cambios en el tiempo. Esto implica que el consejo necesita calificar una situación como amenaza para activar ciertas medidas. Frente a una amenaza el consejo de seguridad puede activar dos mecanismos.
El capitulo VI: arreglo pacifico de controversias. El capitulo VII (art 41, 42 y 43): las sanciones. El consejo de seguridad tiene la libertad de utilizar los mecanismos que considere convenientes en función de la gravedad de la amenaza.
Kernelss El art. 43 se menciona en la doctrina. Se refiere a un cuerpo militar que debería de haber sido creado por las naciones unidas.
La asamblea en este ámbito tiene un papel secundario y subsidiario al del consejo de seguridad.
Si hay un tema tratado por el consejo la asamblea no lo trata. El secretario general tiene la función de impulsar la labor pacificadora además de impulsar una labor de desarrollo de competencias de las naciones unidas y del derecho internacional.
5.2. Las operaciones de mantenimiento de la paz. Características y modelos Se va consolidando una nueva tipología de conflicto armado. Son conflictos internos cuya forma de desarrollarse implica que se conviertan en un nuevo tipo de conflicto. Los conflictos se alargan en el tiempo y su objetivo no implica el querer detentar el poder. Por ejemplo los conflictos por el control de diamantes, del coltán, etc. La población civil suele ser el objetivo militar y la economía de una zona determinada se basa exclusivamente en la guerra.
El consejo de seguridad reacciona ante ello creando las operaciones de mantenimiento de la paz que tienen como objetivo el impedir que los diferentes mandos de los conflictos ejerzan la fuerza.
Esta situación se intenta evitar mediante la utilización de contingentes militares internacionales.
No implica activar el capitulo VII si no hacer uso de principios a caballo entre los capítulos VI y VII.
Hablamos de una casuística variada. Para cada conflicto el consejo de seguridad debe crear una fuerza que responda a unas características determinadas. No todas las misiones son iguales, aunque si que existen determinados rasgos comunes: - El estado al que van dirigidas las tripas debe de aceptar la entrada y las funciones a desarrollar por los contingentes. Tanto las funciones como competencias deben de estar claras.
- Tienen carácter de interestatalidad, son fuerzas armadas de varios estados de la sociedad internacional, puestas a disposición de las naciones unidas con un mando común.
- La misión queda conformada bajo la dirección del secretario general de naciones unidas.
Sin embargo dice la doctrina que hay dos grandes modelos de misiones. La primera generación que va desde 1948 hasta 1987 las cuales las constituían fuerzas militares y policiales. Y por otra parte la segunda generación, que además de establecer la paz negativa (no guerras) se pretende establecer una paz positiva la paz positiva que arregle el fondo de las cuestiones. Se pretende por tanto lograr objetivos mas extensos. No hay solo fuerzas militares si no también gran cantidad de personal civil.
Problemas Existen problemas en cuanto al contenido y al alcance de las misiones. Deben atenerse al acto emitido por el órgano competente. Pero no hay una respuesta clara ante quien deben de responder así como el estatus jurídico que posee tanto el personal militar y civil que componen la fuerza de paz; se les conceden privilegios e inmunidades. También supone un problema la idea de la legítima defensa de las misiones, ya que el consejo de seguridad debe de autorizar expresamente el uso de la fuerza a estas misiones.
Respecto a la financiación hay dos formas: del presupuesto general de naciones unidas y las aportaciones especificas y voluntarias de los estados miembros que participan.
Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com buscando el usuario Kernelss ...

Tags: