TEMA 1 LA OBLIGACIÓN (2016)

Apunte Catalán
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Civil II - Obligaciones y Contratos
Año del apunte 2016
Páginas 3
Fecha de subida 11/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 1. LA OBLIGACIÓN 1. CONCEPTO DE OBLIGACIÓN Obligación: Deber jurídico de derecho privado de un sujeto deudor de realizar una conducta en favor de otro (acreedor) garantizado con su patrimonio. A este deber corresponde el derecho de crédito del sujeto favorecido de exigir la conducta debida. Para que haya una obligación y un deudor, es necesario que haya un acreedor, hecho que se denomina relatividad de la obligación.
El deber jurídico está garantizado con el patrimonio del deudor, es decir, si el deudor incumple, el acreedor puede pedir la enajenación forzosa de los bienes del deudor y con el precio obtenido, satisfacer su interés. Este principio se llama responsabilidad patrimonial universal del deudor y está recogido en el artículo 1911 del CC.
2. EL OBJETO DE LA PRESTACIÓN: CONCEPTO Y CARACTERES El objeto de la obligación es la conducta del deudor, aunque también se admite que de forma mediata, se denomine objeto de la obligación a las cosas o servicios sobre los que recae la conducta. El CCe regula los caracteres de la obligación al regular el objeto del contrato, por lo tanto, la regulación del objeto del contrato se puede trasladar para el objeto de la obligación: - Posibilidad: No pueden ser objeto de contrato las cosas/objetos imposibles. Si la imposibilidad es inicial, la obligación no nace. Si la imposibilidad es sobrevenida, sin culpa del deudor, la obligación se extingue y el deudor queda liberado. Si la cosa se pierde por culpa del deudor, quedará obligado a pagar daños y perjuicios.
- Licitud: No puede ser objeto de obligación una cosa que esté fuera del comercio de los hombres o que sea contraria a la ley o a las buenas costumbres.
- Determinación: El objeto debe estar determinado o tiene que ser determinable. Si el objeto de la obligación no queda determinado, no se puede exigir porque ese objeto no existe para el Derecho (se vende una cosa y su precio no consta en el contrato: venta inexistente para el Derecho). A no ser que en el momento de constituirse la obligación, el objeto no quede determinado pero sí que se fijen unos criterios para la determinación (la determinación nunca se puede dejar a criterio de una de las partes).
En la doctrina se ha discutido si también es objeto de la determinación la patrimonialidad de la cosa (Savigny). Sin embargo, Ihering determinó que hay objetos no económicos que también son dignos de protección. Además, si se incumplen, estos casos también tendrían consecuencias jurídicas como la indemnización por daños y prejuicios.
1 3. EL VÍNCULO OBLIGACIONAL: DÉBITO O DEUDA Y RESPONSABILIDAD El deudor no solo debe, sino que también responde con su patrimonio si no realiza la conducta debida. Aun así, si el deudor incumple no siempre se pasa directamente a agredir su patrimonio, sino que previamente se debe intentar la ejecución forzosa de la obligación en forma específica, es decir, el acreedor debe y puede exigir al deudor que realice la entrega.
La Ley de Enjuiciamiento Civil regula los procedimientos para la ejecución forzosa en forma específica. Si la obligación consiste en entregar un bien mueble determinado, el tribunal pondrá al acreedor en posesión de la cosa debida, ordenando la entrega en lugares cerrados y auxiliándose de la fuerza pública, y solamente si esto no es posible, se pasará a agredir el patrimonio del deudor, es decir, a enajenar forzosamente sus bienes en pública subasta y a satisfacer el interés del acreedor con el precio obtenido.
La responsabilidad patrimonial universal del deudor tiene dos excepciones principales: 1. La Ley de Enjuiciamiento Civil establece que los deudores disponen de unos determinados bienes que son inembargables, ya que los necesita para su subsistencia: el mobiliario y menaje de la casa, la ropa del deudor y de su familia, los bienes necesarios para el ejercicio de la profesión, arte u oficio, el salario que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional, etc.
2. Derecho concursal. Cuando el concursado (deudor declarado concurso de acreedores) es persona física, si se cumplen determinados requisitos y el concurso acaba en liquidación, y con la liquidación del patrimonio del concursado no se puede pagar a todos los acreedores, de determinadas deudas pendientes y en determinada cuantía, ya no responde el concursado con sus bienes futuros.
4. OBLIGACIONES NATURALES Las obligaciones naturales son aquellas obligaciones contraídas por los esclavos, los cuales no tenían personalidad jurídica. Eran obligaciones donde el acreedor no tenía acción para exigir al deudor lo que se le debía, pero si el deudor pagaba voluntariamente, no podía recuperar lo pagado (soluti retentio: retención de lo pagado). Dichas obligaciones se consideraban verdaderas relaciones jurídicas, ya que se podía garantizar con hipoteca o prenda. La doctrina encontró en el CCe unos supuestos del soluti retentio (alguien paga sin que se le pueda exigir lo pagado, pero no lo puede recuperar): - Art. 1756: El prestatario que paga unos intereses sin estar estipulados, ya no puede recuperar lo pagado en concepto de intereses. En parte, la doctrina justifica que esto es así porque existe un deber moral de pagar intereses que justificaría que, si se paga, no se puedan recuperar.
2 - Art. 1901 (cobro de lo indebido que se pagó por error): El que pagó por error tiene derecho a exigir la devolución, mientras que la persona que recibió el pago puede retenerlo si prueba que quien hizo la entrega no la hizo por error, sino a título de liberalidad (donación) o por justa causa, aunque la persona que pagó no estuviera obligada.
La doctrina entiende que esta justa causa que autoriza a retener lo recibido corresponde a que había un deber moral de darlo. La existencia de un deber moral como justificante de una atribución que impide al que realiza la atribución patrimonial recuperar lo entregado, ha sido aceptado por la jurisprudencia.
Aunque la doctrina y este supuesto de jurisprudencia admiten esto, no podemos, en nuestro Derecho, hablar de esta obligación moral en el mismo sentido que existía en el Derecho romano. Es decir, este deber moral no es jurídico, solo tiene eficacia jurídica en este supuesto.
3 ...

Comprar Previsualizar