La usucapión (0)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derechos Reales
Año del apunte 0
Páginas 26
Fecha de subida 05/06/2014
Descargas 4
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 11. LA USUCAPIÓN 11.1 Usucapión y prescripción 11.2 Tipos, plazos y requisitos 11.3 Usucapión y Registro APUNTES MANUAL 11.1 USUCAPIÓN Y PRESCRIPCIÓN La usucapión (o prescripción adquisitiva) es la adquisición del dominio u otro derecho real poseíble, por la posesión continuada del mismo durante el tiempo y con las condiciones que fija la ley. De modo, pues, que el usucapiente, durante ese tiempo y con esas condiciones aparece, figura, actúa o viene comportándose como titular del derecho de que se trata (si es propiedad, como dueño de la cosa; si es usufructo, como si fuese el usufructuario de la misma). Y ese derecho que realmente no le pertenecía, se convierte en suyo en virtud de que ha venido apareciendo como si le correspondiese. Por la usucapión, el estado de hecho se prolonga en el tiempo y se convierte en estado de derecho.
El fundamento de la usucapión se halla en la idea de que, en aras de la seguridad en el tráfico jurídico, es, en principio, aconsejable que, al cabo de determinado tiempo, se convierta en titular de ciertos derechos quien, aunque no le pertenezcan, los ostenta como suyos, sin contradicción del interesado.
La usucapión es una institución de igual raíz que la prescripción extintiva. En ambas, el paso del tiempo convierte en derecho lo que estaba sucediendo como hecho. Y así, por usucapión, el que venía comportándose como titular del derecho, llega a convertirse en éste, y en la prescripción extintiva, ocurre lo contrario, pero por igual razón, al que se le venía sin exigir algo, llega a liberarse de que pueda serle impuesto. Aun siendo ambas figuras de igual raíz son distintas y difieran en los requisitos: la usucapión precisa la posesión del que adquirirá el derecho, y la pasividad del que lo perderá, en la prescripción extintiva, basta con esto ya que –a diferencia de lo que ocurre en la usucapión- nadie adquiere nada, sino que, simplemente, una persona que era sujeto pasivo del algo se libera de ello por la inactividad del que podía exigírselo.
La usucapión es un modo originario de adquirir el derecho usucapido, en cuanto que la adquisición no se basa en derecho anterior alguno, es decir, el usucapiente no lo hace suyo porque el que lo tenía se los transfiera (es decir, no hay relación de causalidad), sino que se convierte en titular del mismo – con independencia de que lo fuese otra persona- porque ha venido comportándose como tal. Además, es como consecuencia de que un nuevo derecho, incompatible con el anterior, se establece sobre la cosa, por lo que pierde el suyo quien antes lo tuviera sobre la misma.
La adquisición del usucapiente se produce ipso iure, es decir, en tanto se cumple el plazo que la Ley fija. Por lo tanto, aquél deviene desde ese momento titular del derecho que usucapió, y le competen los correspondientes medios para defenderlo y hacerlo efectivo. Sin embargo, la adquisición del usucapiente se halla sometida al evento de que éste renuncie a la usucapión ganada. Si lo hace, la renuncia borra (salvo perjuicio de tercero) la usucapión y sus efectos adquisitivos.
La usucapión, además, no se aprecia de oficio, sino que para que pueda ser apreciada por los Tribunales hay que alegarla.
En lo relativo al objeto de la usucapión, en principio, objeto puede ser la cosa, es decir, el derecho de propiedad sobre ella, o cualquier otro derecho real poseíble. Ha de tratarse de cosas muebles o inmuebles que se encuentren en el comercio privado, es decir, que sean apropiables. Los únicos derechos usucapibles son los derechos reales poseíbles, como los de propiedad, usufructo, uso, habitación, servidumbre, censo, entre otros. No son usucapibles los derechos no reales, aunque sean poseíbles (como lo son algunos derechos de crédito, como los arrendamientos, la renta vitalicia, por ejemplo). La ley únicamente admite la usucapión para derechos reales.
En lo relativo al usucapiente, respecto a la capacidad y legitimación necesarias para usucapir, basta afirmar que es precisa la aptitud para poseer en concepto de dueño o titular del derecho que se usucape. En la usucapión que requiere justo título, no puede ser usucapiente cualquiera, sino quien hubiese tenido aptitud – por sí mismo o por representante- para realizar el acto en que consiste el título. Quienes robaron o hurtaron una cosa mueble y sus cómplices o encubridores no podrán usucapirla a no haber prescrito el delito o falta, o su pena, y la acción para exigir la responsabilidad civil nacida del delito o falta.
Finalmente, la usucapión opera contra cualquiera, de forma que el usucapiente hace suya la cosa o el derecho de que se trate, lo mismo si éstos pertenecen a personas capaces que incapaces de obrar. A quienes tienen la misión de velar por los intereses de los incapaces, correspondería haber realizado lo necesaria para interrumpir la usucapión que perjudicaría a sus defendidos, pero no habiéndolo hecho, la usucapión se produce.
11.2 TIPOS, PLAZOS Y REQUISITOS TIPOS DE USUCAPIÓN · Ordinaria o extraordinaria: la ordinaria requiere poseer con buena fe y justo título durante cierto tiempo la cosa o derecho que se usucape. La extraordinaria no exige sino simplemente poseerlos (también del mismo modo que la ordinaria), pero sin necesidad de buena fe y justo título durante el plazo que la ley marca, plazo que, en compensación de no existir buena fe ni justo título es más largo que el de la usucapión ordinaria.
La distinción entre una y otra no existe en Derecho catalán, en el que solo hay una clase de usucapión, que no requiere ni buena fe ni justo título.
· De muebles o inmuebles: según se trate de adquirir la propiedad y demás derechos reales de muebles o inmuebles. En la de muebles son exigidos plazos más cortos (y distintos según sea usucapión ordinaria o extraordinaria) que en la de inmuebles (que también los plazos serán distintos según sea ordinaria o extraordinaria).
PLAZOS DE LA USUCAPIÓN Los plazos varían según se trata de usucapión de BM o BI y, dentro de ella, si se trata de usucapión ordinaria o extraordinaria. Cabe destacar que el tiempo es continuo (no se descuentan los días inhábiles) y se computa civilmente, yendo desde las 0 horas del día en que la posesión comienza hasta el final de la hora 24 del día en que acaba el plazo.
 En la usucapión ordinaria  Bienes Muebles  3 AÑOS  Bienes Inmuebles  10 AÑOS (entre presentes) // 20 AÑOS (entre ausentes)  En la usucapión extraordinaria  Bienes Muebles  6 AÑOS  Bienes Inmuebles  30 AÑOS (sin distinción entre presentes y ausentes) Existe la unión de tiempos de varios poseedores, es decir, si una persona ha recibido la posesión de otra, y las de ambas reúnen los requisitos necesarios para la usucapión, ésta se produce a favor del poseedor actual, cuando, contando desde el comienzo de la de su transmitente, transcurre el plazo legal. El art. 1960.1 CC establece que el poseedor actual puede completar el tiempo necesario para la prescripción, uniendo al suyo el de su causante.
REQUISITOS: COMUNES Y ESPECIALES El requisito común a toda usucapión es la posesión. La usucapión se produce mediante la posesión continuada durante cierto tiempo. Puede tratarse de posesión como hecho o como derecho, para sí o mediante representante. Pero debe tenerse en concepto de titular del derecho poseído, y ser pacífica, pública e ininterrumpida. Cabe destacar que la usucapión se extiende a lo que se extienda la posesión, es decir, se usucape tanto cuanto se posee (tantum praescriptum quantum possessum).
Por ejemplo, si solo se poseyó media finca, no se usucape el resto.
· En concepto de titular: para usucapir, la posesión ha de tenerse en concepto de dueño de la cosa poseída (si se usucape su dominio) o de titular del derecho que se posea. El art. 447 CC establece que solo la posesión que se adquiere y disfruta en concepto de dueño puede servir de título para adquirir el dominio. En caso de que se trate de usucapir otro derecho (usufructo, servidumbre, por ejemplo) hará falta poseer en concepto de usufructuario o de titular de la servidumbre. No habrá posesión en concepto de dueño cuando los actos de carácter posesorio son ejecutados en virtud de licencia o por mera tolerancia del dueño o titular de que se trate. El que posea la cosa totalmente, pero no en concepto de ser él el titular exclusivo del derecho que posee (por ejemplo, en caso de copropiedad), la usucape para sí y para aquellos de los que se reputa cotitular. El propio art. 1933 CC establece que la prescripción ganada por un copropietario o comunero aprovecha la de los demás.
· Pacífica: para dar lugar a la adquisición de la usucapión, la posesión que se tenga debe ser pacífica.
Ser pacífica significa que el poder de hecho sobre la cosa no se mantenga por la fuerza. Por lo tanto, aun obtenida violentamente, pasa a haber posesión pacífica una vez que cesa la violencia que instauró el nuevo estado de las cosas. La ley rechaza la adquisición violenta de la posesión pero, si, aun con violencia, se obtiene el poder de hecho sobre la cosa, el adquirente pasa inmediatamente a ser poseedor, aunque el despojado conserve su posesión como derecho. En cuanto poseedor, el adquirente que, aun habiendo adquirido con violencia, es ya poseedor pacífico una vez la violencia cesó, puede usucapir la cosa si la posee en concepto de dueño. Su posesión cuenta, pues, desde entonces y no a partir de que transcurra un año. Cabe destacar que será pacífica aunque se defienda por la fuerza, es decir, como de lo que se trata es que la situación mantenida violentamente no tenga valor para quien ataca la posesión de otro, hay que afirmar que sí hay posesión pacífica para el que defiende por la fuera la posesión que otro trata de arrebatarle.
· Pública: ser pública la posesión significa que no se disfrute ocultamente, como ocurriría si quien la disfruta lo hace a escondidas de los demás. La publicidad persigue que no se frustre la posibilidad de que la posesión del usucapiente llegue a ser conocida por quien podría reclamar la cosa. La publicidad, por lo tanto, no se refiere solo al hecho de la posesión, sino también al concepto en que se posee. Puesto que se trata de una posesión que ha de tenerse en concepto de dueño, no vale una posesión pública en la que el poseedor que la tuviese efectivamente como dueño, disimulase el verdadero concepto en que se posee, bajo la capa de tenerla como arrendatario o comodatario, por ejemplo.
· Ininterrumpida: esto no significa solo que no haya cesado ella ni ninguno de sus caracteres (aunque después se hubiese reanudado), sino que quiere decir también que, aun sin haber cesado, no se haya producido ninguna reclamación judicial tendente a hacerla cesar. La cesación, por cualquier causa, de la posesión adecuada, se llama interrupción natural. Como para usucapir solo es apta la posesión que reúna los caracteres debidos, la posesión se interrumpe tanto por el cese del poder sobre la cosa como por el cese de cualquiera de los caracteres que debe reunir. Se interrumpe naturalmente la posesión si el poseedor deja de serlo en concepto de titular, o deja de ser pública, por ejemplo. El art. 1944 del CC establece que se interrumpe naturalmente la posesión cuando por cualquier causa se cesa en ella por más de un año.
Por el contrario, si la posesión no cesa, pero se produce una reclamación judicial tendente a hacerla cesar, se dice que hay una interrupción civil. Esta interrupción tiene lugar: por la citación judicial hecha al poseedor, aunque sea por mano de juez incompetente; por acto de conciliación.
La interrupción no se presume, sino que lo que se presume, salvo prueba en contra, es que el que demuestra su posesión anterior y actual, poseyó también durante el tiempo intermedio. La interrupción, además, inutiliza el tiempo de posesión transcurrido, es decir, la posesión pasada. Ésta debe producirse antes de cumplirse el plazo de usucapión, algo obvio, pues si tiene lugar después, ésta ya está consumada, y el acto interruptivo no interrumpe nada.
Cuando el usucapiente muere, cesa obviamente de poseer, pero la usucapión sigue produciéndose a favor de la herencia.
Los requisitos especiales de la usucapión son la buena fe (si se trata de muebles) y que sea de buena fe con justo título (si se trata de inmuebles). En el Derecho catalán no hay discriminación entre usucapión ordinaria y extraordinaria, y para la única usucapión que existe no hace falta más que la posesión, sin necesidad de título ni buena fe.
· Buena fe: la buena fe es solo una característica de la posesión. Ésta no puede ser de cualquier case, sino que ha de ser una posesión de buena fe. Ahora bien, como para usucapir debe poseerse la cosa o derecho en concepto de titular, y la buena fe del poseedor consiste en creer que le corresponde la posesión que se tiene, es claro que la buena fe del poseedor en concepto de titular consiste en creer que le pertenece la cosa o derecho que posee. Existe una presunción de buena fe, pues a la usucapión se le aplican las reglas generales de la posesión, en las cuales se recoge, entre otras, esta presunción posesoria. Además, se presume también, salvo prueba en contra, que sigue siendo de buena fe la posesión que se inicio de buena fe (todo ello viene recogido en los art. 434 y 435 CC).
La buena fe debe tenerse, no solo al comienzo de la usucapión, sino durante todo el tiempo que ésta dure, si se interrumpe la posesión, se interrumpe la buena fe. Tal cosa se dice en el CC (aceptando el principio de mala fides superveniens nocet) cuando disponer el art. 1940 CC que se necesita poseer las cosas de buena fe durante el tiempo determinado en la ley. La buena fe no es un requisito autónomo, sino una característica de la posesión, y que es ésta la que debe mantenerse por el tiempo legal.
· Justo título: justo título significa hecho suficiente (por ejemplo, compra, donación, transacción, permuta) para- en abstracto- haber producido la adquisición del derecho que se trata, si bien en el caso concreto no la produjo, por cualquier razón externa a él. El art. 1952 CC define el justo título como el que legalmente baste para transferir el dominio o derecho real de cuya prescripción se trata.
El justo título debe reunir tres características: debe ser verdadero, válido y probado. Es decir, naturalmente, el justo título debe existir realmente y valer. Esto va implícito a la existencia de justo título, se sobreentiende, aunque la ley lo especifique. La creencia es la existencia de un título ilusorio o en la validez del que no vale, dan lugar a la posesión de buena fe, pero al exigir justo título, el CC exige éste, y no la creencia. Además, existencia del justo título ha de probarse por el interesado, no se presume nunca. La doctrina opina que la exigencia de prueba del justo título es excepcional, pues la regla es que el que posee en concepto de titular de la cosa o derecho poseído tiene a su favor la presunción legal de que posee con justo título y no se le puede obligar a exhibirlo.
Pero puede entenderse que no hay tal excepcionalidad, sino aplicación de distinta regla por tratarse de supuestos diferentes.
11.3 USUCAPIÓN Y REGISTRO Por un lado, existe la usucapión a favor del titular inscrito de derechos reales sobre inmuebles. El que tiene inscrito a su nombre el derecho real en el Registro de la propiedad (por lo tanto, sobre BI), para usucapirlo se ve favorecido por la inscripción, en orden a todos los requisitos que la usucapión puede precisar: posesión pública, pacífica e ininterrumpida, justo título y buena fe.
 Será justo título la inscripción. Lo que significa que ésta hace las veces de título verdadero, válido y probad. No se trata, pues, de que se presuma que tiene justo título el que disfruta de una inscripción a su nombre, sino que ésta es, ella misma, la que opera como título.
 La inscripción establece, mientras que dura, la presunción de que el titular posee el derecho inscrito en concepto de perteneceré, pública, pacífica e ininterrumpidamente.
 La inscripción establece también la presunción de que el titular tiene la posesión de buena fe del derecho inscrito. A diferencia del título, que lo es la inscripción, la posesión (pública, pacífica e ininterrumpida) y la buena fe, solo se presumen hasta prueba en contrario.
De todo ello se desprende que, en nuestro OJ (de acuerdo con el papel que tiene la inscripción de derechos en el Registro) no se da la llamada usucapión tabular (de tabulae, tablas o libro donde la registración se practica) consistente e n que, por el solo hecho de tener inscrito el derecho, lo usucape, cuando transcurre el plazo legal, aquel a cuyo favor está practicada la inscripción. En nuestro OJ la inscripción solo facilita la usucapión, dando a aquella el papel de título y presumiendo, a base de ella, que hay posesión y buena fe.
Por otro lado, existe la usucapión de derechos reales sobre BI, en contra del Registro (contra tabulas). Cuando lo que ocurre es que alguien está usucapiendo en contradicción con lo inscrito en el Registro (por ejemplo, en el Registro la finca X aparece a nombre de A, pero realmente B la posee, en concepto de dueño, con buena fe y justo título). La LH deja que todo transcurra según lo expuesto en general para la usucapión en cualquiera de sus clases; salvo en cuanto que, frente a tercer hipotecario, esto si le perjudica, es inoperante si:  Adquirió el derecho cuando ya la usucapión estaba consumada o se consumiría dentro del año siguiente, no sabiendo ni debiendo saber que la finca (o derecho) estaba poseída, en concepto de dueño por persona distinta del transmitente  Se opone a tal posesión (del que ya usucapió o está terminando de hacerlo) en cualquier momento durante todo el año siguiente a su adquisición o, si se trata de usucapión de servidumbre negativa o aparente, durante todo el año siguiente a haber conocido o debido conocer su existencia Cuando ocurre que alguien ha usucapido en contra del Registro y su adquisición es inoperante frente a tercer hipotecario porque no procede la protección que se dispensaría a éste si cumpliese los requisitos, el adquirente por usucapión puede inscribir su adquisición en el Registro, pero debe obtener o el consentimiento del titular registral del derecho que usucapió o, en su defecto, resolución judicial que le reconozca la usucapión (esta resolución será la que en la práctica hará falta siempre, ya que normalmente, quien perdió el derecho por la usucapión del otro, no estará muy dispuesto a dar su consentimiento para facilitar la inscripción al usucapiente).
APUTES CLASE La usucapión se encuentra recogida en el CC (en muchos preceptos 430 y siguientes y 1930 y siguientes) y la denominan la prescripción, pues usucapión se denomina prescripción adquisitiva.
Es un modo originario (no hay transmisión de nadie) de adquirir el derecho real de propiedad o cualquier otro derecho susceptible de ser usucapido, porque no todos los son.
609 final > prescripción adquisitiva Artículo 609 La propiedad y demás derechos reales pueden también adquirirse por medio de la prescripción.
Es un efecto de la posesión. En concreto, de un determinado modo de poseer, que es la denominada posesión ad usucapionem, la apta para usucapir, la apta para adquirir el derecho real en el concepto en el que se está poseyendo.
La idea de la usucapión es la siguiente, el fundamento jurídico de la institución  cuando hablamos de posesión hablamos de un componente fáctico, que además genera una apariencia jurídica de titularidad, que es lo que quiere consolidar el derecho. La titularidad lo va a otorgar una determinada posesión por el transcurso del tiempo. Se hará propietario aquel que actúa como propietario pero que no lo es, se va a consolidar su situación respecto de la cosa. Se trata de consolidar situaciones jurídico-posesorias habida cuenta de la situación que se tiene con la cosa y la apariencia jurídica que quiere protegerse. Todos los OJ tratan este modo de adquisición originario de la posesión.
CCCAT: la regulación de la usucapión, como la de la posesión, es del año 2006, es ex novo. No existía en derecho civil catalán ninguna norma relativa, solo había algunas reglas de la usucapión respecto de determinados bienes y derechos. Pero no existía una teoría general, porque la posesión no era derecho histórico distintivo. No hay diferencias entre CCCAT y CCESP referente a la posesión, pero si hay diferencias respecto de la posesión, hay regulaciones distintas.
¿Quién puede adquirir por usucapión? Artículo 443 Los menores y los incapaces pueden adquirir la posesión de las cosas, pero necesitarán de la asistencia de sus representantes legítimos para usar de los derechos que de la posesión nazcan a su favor.
Artículo 447 Solo la posesión que se adquiere y se disfruta en concepto de dueño puede servir de título para adquirir el dominio.
Un menor o incapacitado puede poseer, pero no siempre, siempre y cuando se cumplan los requisitos de la posesión, porque muchas veces no es poseedor, sino mero detentador. No será poseedor, en principio, un niño de 6 meses porque realice un contrato de CV, porque lo más seguro es que sea un mero detentador.
Artículo 1931 Pueden adquirir bienes o derechos por medio de la prescripción las personas capaces para adquirirlos por los demás modos legítimos.
Se debe ver en los modos de adquirir la posesión si puede o no adquirirlo.
Un menor sí que puede poseer en concepto de dueño. El sujeto menor no sabe que posee ni que es heredero pero sin embargo el OJ le otorga beneficios de la posesión.
Ejemplo: para ocupar, como modo originario de adquirir, se exige que la cosa no sea de nadie. Un menor podrá adquirir depende de la voluntad natural de entender y querer.
1930 > quien tenga capacidad para realizar el negocio jurídico que sirva de base para lo que se quiere adquirir. En principio quien tenga capacidad jurídica, pero cuando se exige además algún acto (CV  capacidad natural de entender y querer) también será requisito para usucapir en ese caso.
Artículo 1930 Por la prescripción se adquieren, de la manera y con las condiciones determinadas en la ley, el dominio y demás derechos reales.
También se extinguen del propio modo por la prescripción los derechos y las acciones, de cualquier clase que sean.
¿Qué bienes son usucapibles? Los mismos que son poseíbles. La usucapión no viene afectada por el derecho, sino por el modo de poseer. Por ejemplo, la hipoteca no es poseíble y, por lo tanto, tampoco usucapible.
Se pueden usucapir tanto BM como BI. Pero el régimen jurídico respecto de los plazos es distinto si se trata de BM o BI y con una importante salvedad para los BI, ya que cuando estos, habida cuenta que son susceptibles de ser inscritos, tienen que vencer, para ser usucapible, la reticencia del hecho inscrito.
Caben dos tipos de usucapión respecto del Registro de la propiedad: - Usucapión secundum tablas: lleva a cabo la usucapión quien no es titular pero consta como titular en el Registro - Usucapión contra tablas: la aptitud que tiene un sujeto por el hecho de estar poseyendo un BI de ser propietario en contra de la titularidad que publica el Registro.
¿La usucapión es un negocio jurídico? ¿Necesita un acto del sujeto? ¿Se necesita que alguien la reconozca o es automática? ¿Es renunciable? - La usucapión no es un negocio jurídico, porque no requiere ningún acto voluntario, ninguna manifestación declaración de voluntad con efectos reglados o no reglados. No es ni un acto. Porque no hay un momento determinante, más que el transcurso del tiempo. Lo determinante es una determinada posesión, que unido al transcurso del tiempo hace que, llegado este, el sujeto se convierta en titular del derecho cuyo concepto está poseyendo.
- No requiere ningún acto, no hace falta ni que el sujeto sea consciente de que es titular.
- Nadie debe reconocerle este hecho. Pero en caso de que contradigan la situación de titularidad, deberá alegarlo, es decir, alegar que ha adquirido por usucapión. Cabe alegar que a partir de entonces tiene un ius possidendi. Su título es la posesión.
- No cabe renunciar a la usucapión. Sí se puede renunciar a la usucapión ganada. Una vez adquirida la propiedad, se puede renunciar a la usucapión ganada.
Artículo 1935 Las personas con capacidad para enajenar pueden renunciar a la prescripción ganada, pero no al derecho de prescribir para lo sucesivo.
Se entiende tácitamente renunciada la prescripción cuando la renuncia resulta de actos que hacen suponer el abandono del derecho adquirido.
Una vez alcanzada la titularidad, dice el CC que se puede renunciar, pero, ¿se renuncia al acto adquisitivo o a la cosa? No se puede renunciar al título (por ejemplo, al contrato de CV), se puede renunciar a la titularidad. Si se renuncia al derecho se renuncia a la posesión. Si se renuncia a la usucapión, solo se renuncia a un efecto de la posesión.
El OJ permite la renuncia del título. Es automática la adquisición, pero cabe renunciarlo. Sí se le permite después decidir acerca de eso. No se dice que se pueda renunciar al derecho adquirido, sino al título ganado. De la misma manera que es automático respecto de su aplicación (es indistinta la voluntad del sujeto). Al día siguiente el sujeto puede renunciar.
No se necesita ningún acto (activo, pasivo, volitivo) del usucapiente para usucapir. Una vez llegado el plazo, el sujeto, por usucapión, es titular del derecho en cuyo concepto posee. No puede renunciar a ello (el 1935 se lo prohíbe). Es un acto no libre. Sin embargo, una vez culminado el plazo y haya llegado el momento en que el título se ha adquirido por usucapión, puede decidir sin el título le sirve o no le sirve. Esta capacidad de decisión la tiene porque no ha podido decidir acerca de la suerte de adquirir de modo originario el título.
El legatario adquiere el derecho real, y lo adquirirá salvo que renuncio, salvo que repudie el legado.
Renuncia al título, no al bien legado. En derecho sucesorio no hay discusión. En el ámbito de la usucapión, se mantiene en la posesión, pero mediante negocio de renuncia se excluye que el título se haya ganado, por ello se habla de usucapión ganada. Si renuncia al título se entiende que no ha usucapido nunca.
El CC y el CCCAT tratan a la usucapión  requisitos que se exigen para que un sujeto pueda adquirir el derecho real.
- Similitudes  Se exige la posesión en concepto de dueño. Posesión ad usucapionem del art. 447 (civil, en nombre propio y en concepto de dueño)  Posesión pública, pacífica e ininterrumpida - Diferencias  El CC otorga dos distintas clases de usucapión (ordinaria y la no ordinaria “extraordinaria”). Para la ordinaria se exige dos requisitos más, el justo título y la buena fe. la que no es ordinaria es aquella posesión en concepto de dueño, pacífica, pública e ininterrumpida donde falta uno de los dos requisitos. En el CCCAT no se discute si se tiene buena fe o justo título, es indiferente para usucapir.
 Los plazos para usucapir en la ordinaria son más cortos y en la extraordinaria más largas. Esto significa que en el CCCAT los plazos son idénticos.
REQUISITOS - Posesión pública: no clandestina, no oculta.
- Posesión pacífica: no debe ser controvertida la situación posesoria por parte de terceros, sobre hechos que supongan la interrupción de la posesión. lo pacífico no es la interrupción, es supuestos de terceros estén afectando al hecho posesorio sin que suponga interrupción (porque si no estaríamos en contra de que sea ininterrumpida) - Posesión ininterrumpida: continúa en el tiempo. Las posesiones se suman (subcesio possessionis). Cuando estamos ante un supuesto de posesión ad usucapión, no importa tanto el sujeto si no el hecho posesorio. Todo el tiempo necesario para usucapir, todas las posesiones se suman.
- Posesión de buena fe: La buena fe suficiente para acortar el plazo de usucapión es la creencia (pensar que el sujeto que ha transmitido, por apariencia, era el dueño).
- Posesión en justo título: el justo título no se presume (1954). Debe ser válido y eficaz. Es el titulo necesario para adquirir el derecho que, sin embargo, no se ha adquirido. Es un derecho susceptible de adquisición por mediación de la usucapión. Por ejemplo, un contrato de CV (por la transmisión posesorio no se aplica el art. 464 CC), la aprehensión material de una cosa que pensábamos que no tiene dueño pero sí que lo tiene.
¿Solo se puede adquirir de forma ordinaria (es decir, plazos más cortos) cuando se ha adquirido por título derivativo (compraventa, donación, sucesión, pero no por ocupación, etc)? ERGO ¿Cabe la usucapión ordinaria cuando la adquisición de la posesión cuando proviene de un modo originario? 1950 > la persona de quién recibió… Artículo 1950 La buena fe del poseedor consiste en la creencia de que la persona de quien recibió la cosa era dueño de ella, y podía transmitir su dominio.
Para que los plazos sean más cortos se exige la buena fe, además del justo título. Por ello se debe ver cuando hay buena fe, a los efectos de si caben esos plazos más cortos. Habla de la creencia de que el sujeto que le transmite. Por ello se entiende que la adquisición es derivativa.
Artículo 1951 Las condiciones de buena fe exigidas para la posesión en los artículos 433, 434, 435 y 436 de este Código, son igualmente necesarias para la determinación de aquel requisito en la prescripción del dominio y demás derechos reales.
Para el CCCAT no hay cuestión, pues no se exige la buena fe.
Sí son usucapibles también los de adquisición originaria, por entender lo que es la validez de requisitos (433,434, 435 y 436). Esta remisión debe ser por algo, de la misma manera que en el justo título no lo hace. Se presume la buena fe, y si no es creencia será ignorancia.
Artículo 433 Se reputa poseedor de buena fe al que ignora que en su título o modo de adquirir exista vicio que lo invalide.
Se reputa poseedor de mala fe al que se halla en el caso contrario.
Artículo 434 La buena fe se presume siempre, y al que afirma la mala fe de un poseedor corresponde la prueba.
Artículo 435 La posesión adquirida de buena fe no pierde este carácter sino en el caso y desde el momento en que existan actos que acrediten que el poseedor no ignora que posee la cosa indebidamente.
Artículo 436 Se presume que la posesión se sigue disfrutando en el mismo concepto en que se adquirió, mientras no se pruebe lo contrario.
1957 > tratándose de BI (se dan los mismos requisitos: en concepto de dueño, posesión pública, pacífica, ininterrumpida, buena fe y justo título). Se distingue entre ausentes (lejos del lugar en el que se haya el BI) y presentes.
Artículo 1957 El dominio y demás derechos reales sobre bienes inmuebles se prescriben por la posesión durante diez años entre presentes y veinte entre ausentes, con buena fe y justo título.
Los plazos de prescripción adquisitiva cuando se carece de buena fe, justo título (ya sea de ambos o de alguno de ellos) siempre que sea posesión en concepto de dueño, posesión pública, pacífica e ininterrumpida: - Bienes inmuebles: 30 años En caso de usucapión de BI, cuando estos bienes constan inscritos en el Registro de la propiedad, entonces el régimen de la usucapión debe estar y pasar por las reglas hipotecarias. En principio, lo que dicen los preceptos será válida para las fincas no inscritas, pero no lo será del todo para las fincas inscritas, pues tendrá un régimen distinto, aunque los plazos sean los mismos.
539 > plazos para la prescripción de servidumbres Artículo 539 Las servidumbres continuas no aparentes, y las discontinuas, sean o no aparentes, sólo podrán adquirirse en virtud de título.
La prescripción en CCCAT: - 531-27: se señala, ya que no hay diferencia entre ordinario y extraordinario, ya que da igual que se de buena fe o no y con justo título o no, es de 3 años. Son posiciones más cortas.
1956 > cuando haya prescrito, a partir de entonces empiezan las reglas del 1951, antes no habrá posibilidad de usucapión.
Artículo 1956 Las cosas muebles hurtadas o robadas no podrán ser prescritas por los que las hurtaron o robaron, ni por los cómplices o encubridores, a no haber prescrito el delito o falta, o su pena, y la acción para exigir la responsabilidad civil, nacida del delito o falta.
Artículo 1951 Las condiciones de la buena fe exigidas para la posesión en los artículos 433, 434, 435 y 436 de este Código son igualmente necesarias para la determinación de aquel requisito en la prescripción del dominio y demás derechos reales.
Se entiende que el título es justo, es de buena fe, pues se cree que quien lo vendió es propietario, y a estas son las personas que el derecho trata de proteger, no a quien hurta o quien roba. La ley hace que estos sujetos, cumpliéndose los plazos que establece la ley, se hagan propietarios.
1- Un ladrón posee durante 1 año un BM (1 enero de 2012). Fallece. ¿El heredero cuando será propietario (1 enero 2013)? El ladrón puede poseer en concepto de dueño. Da igual, porque el ladrón suma 0, por lo tanto son 3 años.
2- Un testador fallece al año y compró cosa de quien pensaba que era dueño. ¿El heredero cuando es propietario? Sí posee en concepto de dueño. El heredero devendrá propietario el 2 de enero de 2015 (el último debe cumplirse en su totalidad).
3- Muere sujeto que adquirió de persona que sabía que no era su dueño. ¿Cuándo adquiere el heredero? Sí que posee en concepto de dueño. El sujeto es de mala fe.
La ordinaria son 3, la extraordinaria son 6. Este sujeto hubiese necesitado 6 años para usucapir, ha pasado un año. Necesitará 2 años i medio, pues la posesión del causante le vale la mitad del tiempo, pues el causante necesitaba el doble.
4- El depositario que al año se muere ¿Cuándo adquirirá el heredero la propiedad, que pensaba que era cosa propia del causante? No es una posesión ad usucapionem, pues el depositario no posee en concepto de dueño. El depósito no le transmite ningún derecho real.
¿se puede invertir el concepto posesorio? una persona estaba poseyendo en concepto distinto de dueño, y la misma cosa pasa a ser poseída por otra en concepto de dueño. Sí que es posible, sobretodo en conceptos de sucesión.
Se suman las posesiones pero se tienen en cuenta las clases y los conceptos.
1960.1 / .3> la suma de posesiones > succesio possessionis Artículo 1960. En la computación del tiempo necesario para la prescripción se observarán las reglas siguientes: - El poseedor actual puede completar el tiempo necesario para la prescripción, uniendo al suyo el de su causante.
- Se presume que el poseedor actual, que lo hubiera sido en época anterior, ha continuado siéndolo durante el tiempo intermedio, salvo prueba en contrario.
- El día en que comienza a contarse el tiempo se tiene por entero; pero el último debe cumplirse en su totalidad.
Artículo 1958 Para los efectos de la prescripción se considera ausente al que reside en el extranjero o en Ultramar.
Si parte del tiempo estuvo presente y parte ausente, cada dos años de ausencia se reputarán como uno para completar los diez de presente.
La ausencia que no fuere de un año entero y continuo, no se tomará en cuenta para el cómputo.
USUCAPIÓN EN EL REGISTRO Partimos de la idea de BI inscritos. Por los principios registrales el hecho de que una finca esté inscrita en el Registro, no altera en absoluta la realidad extra registral (todos los acontecimientos y vicisitudes que puedan afectar a esa finca tienen su existencia fuera del Registro). Puede existir una discordancia entre ambas realidades. En esa tensión cuando se produce el conflicto de intereses, tiene que ceder uno frente al otro, o ser incompatibles.
Conflicto de intereses entre quien está usucapiendo y quien consta en el Registro como titular. Se da la existencia de finca registrada, titular y tercero usucapiendo.
1- USUCAPIÓN SECUNDUM TABULAS: el derecho es tal como consta en el Registro 35 LH > existencia de que se pueda usucapir por quien consta en el Registro como titular (por constar en el Registro no necesariamente tienes que ser propietario).
Artículo 35 A los efectos de la prescripción adquisitiva en favor del titular inscrito, será justo título la inscripción, y se presumirá que aquél ha poseído pública, pacífica, ininterrumpidamente y de buena fe durante el tiempo de vigencia del asiento y de los de sus antecesores de quienes traiga causa.
Artículo 34 El tercero que de buena fe adquiera a título oneroso algún derecho de persona que en el Registro aparezca con facultades para transmitirlo, será mantenido en su adquisición, una vez que haya inscrito su derecho, aunque después se anule o resuelva el del otorgante por virtud de causas que no consten en el mismo Registro.
La buena fe del tercero se presume siempre mientras no se pruebe que conocía la inexactitud del Registro.
Los adquirentes a título gratuito no gozarán de más protección registral que la que tuviere su causante o transferente.
¿Es una usucapión distinta a la usucapión ordinaria o extraordinaria que contempla el CC? La favor a favor del Registro o en contra del Registro no altera en absoluto el régimen del CC. Se requiere la posesión ad usucapionem, si no se da ésta, no hay usucapión. Tendrá efectos de una manera u otra, pero para que haya usucapión se exigen los mismos requisitos: posesión en concepto de dueño (art. 447), pública, pacífica e ininterrumpida (igual para CC y CCCAT). Además, en el CC se exige (que no se exige en CCCAT) para que la posesión sea más corta, la buena fe y el justo título (si falta una de ellas, ya no se está en esa usucapión cuyo plazo es más corto para adquirir el derecho real).
Requisitos:  Que la finca esté inscrita  Que esté inscrita a favor del titular que está ganando el derecho por usucapión  Que el título que tiene inscrito sea un título sobre un derecho poseíble, por lo tanto, usucapible  Que no sea una persona protegida por el artículo 34 LH. Si está favorecida por este artículo (y hace su posición inatacable), entonces no serviría el 35. Debe no cumplir algún requisito del 34, porque si los cumpliera todos, ¿para que se quiere usucapir en contra del Registro? Ejemplo: un sujeto adquiere un BI, está poseyendo, y quien se lo vende no tenía la legitimación para hacerlo. Quien se lo compra, llevaba 11 años poseyéndolo en concepto de dueño, además, está inscrito en el Registro. Si tuviera la condición de tercer hipotecario ¿qué gana con el hecho de ganar su derecho mediante usucapión, y, si no lo tuviera, qué gana por ganar su derecho mediante la usucapión? Frente a la posición de aquel que se cree que es dueño, se opone su adquisición por usucapión. Esta es la ventaja del art. 35. La ventaja normativa del art. 35 lo es solo para aquel sujeto que no tiene la ventaja del 34 (quien tiene la protección de la fe pública registral, el tercer hipotecario, no necesita nada más para hacer su posición inatacable en frente de tercero, pues ya tiene la protección del 34). Pero si no la tiene, y ha usucapido, tiene la protección del art. 35, hace que el sujeto que consta como titular mediante posición atacable, se vuelva inatacable.
Cuando la usucapión es a favor del titular inscrito, el OJ la regula para favorecerla. La regula porque quiere proteger a un sujeto. Se le protege permitiéndole usucapir.
La inscripción es el justo título. No es que se presuma el justo título, sin que el propio hecho de inscribir sea el justo título. El justo título no se presume, deberá probarse. En sede registral, en este caso de usucapión, no es que no se presuma el justo título, sino que es justo título inscribir, a los efectos del 1952 CC. Lo que se presume es que la posesión es pública, pacífica, ininterrumpida y de buena fe.
Las consecuencias jurídicas es que para la usucapión del CC le sirve para abaratar el tiempo necesario para usucapir. Hace que una usucapión que pueda ser extraordinaria se convierta en ordinaria.
¿La usucapión puede ser entre ausentes? Ausente se entiende a quien quedará afectado por la usucapión, a este se le puede reputar presente o ausente. No cabe la justificación de la ausencia, en la publicidad entre presentes que otorga el Registro. Las normas se deben aplicar según la realidad social y del momento (art. 3 CC reglas hermenéuticas). El sujeto será propietario por usucapión en un plazo de 10 años, siempre y cuando aquel que podría serlo fuera del Registro, no rebata las presunciones que mantiene el 35 LH como son la posesión pública, pacífica o ininterrumpida o, en su caso, la buena fe (el justo título no, porque es la inscripción).
2- USUCAPIÓN CONTRA TABULAS: en contra de cómo el Registro está publicitando la titularidad de un derecho (el usucapiente es un tercero).
36 LH > trata de dos aspectos distintos: uno, la usucapión (prescripción adquisitiva, en varias fases y reglas y especialidades, contra el titular que consta en el Registro); dos, la prescripción extintiva; tres, de la prescripción denominada usucapio libertatis o usucapión liberatoria contra Registro.
Artículo 36 Frente a titulares inscritos que tengan la condición de terceros con arreglo al artículo 34, sólo prevalecerá la prescripción adquisitiva consumada o la que pueda consumarse dentro del año siguiente a su adquisición, en los dos supuestos siguientes:   a) Cuando se demuestre que el adquirente conoció o tuvo medios racionales y motivos suficientes para conocer, antes de perfeccionar su adquisición, que la finca o derecho estaba poseída de hecho y a título de dueño por persona distinta de su transmitente.
  b) Siempre que, no habiendo conocido ni podido conocer, según las normas anteriores, tal posesión de hecho al tiempo de la adquisición, el adquirente inscrito la consienta, expresa o tácitamente, durante todo el año siguiente a la adquisición. Cuando la prescripción afecte a una servidumbre negativa o no aparente, y ésta pueda adquirirse por prescripción, el plazo del año se contará desde que el titular pudo conocer su existencia en la forma prevenida en el apartado a), o, en su defecto, desde que se produjo un acto obstativo a la libertad del predio sirviente.
La prescripción comenzada perjudicará igualmente al titular inscrito, si éste no la interrumpiere en la forma y plazo antes indicados, y sin perjuicio de que pueda también interrumpirla antes de su consumación total.
En cuanto al que prescribe y al dueño del inmueble o derecho real que se esté prescribiendo y a sus sucesores que no tengan la consideración de terceros, se calificará el título y se contará el tiempo con arreglo a la legislación civil.
Los derechos adquiridos a título oneroso y de buena fe que no lleven aneja la facultad de inmediato disfrute del derecho sobre el cual se hubieren constituido, no se extinguirán por usucapión de éste.
Tampoco se extinguirán los que impliquen aquella facultad cuando el disfrute de los mismos no fuere incompatible con la posesión causa de la prescripción adquisitiva, o cuando, siéndolo, reúnan sus titulares las circunstancias y procedan en la forma y plazos que determina el párrafo b) de este artículo.
La prescripción extintiva de derechos reales sobre cosa ajena, susceptibles de posesión o de protección posesoria, perjudicará siempre al titular según el Registro, aunque tenga la condición de tercero.
La usucapión vence al titular registral. Se prefiere la realidad extra registral ocasionada por o medio de la usucapión frente a la realidad registral. Esta es la regla general, pero admite excepciones (normativas especiales):  Usucapión consumada y usucapión casi consumada contra el titular registral  Usucapión comenzada contra el titular registral Cuando se aplica la regla general, afecta a todo titular registral, sea cual sea el grado que nos encontramos en la usucapión, cuando afecte a titular registral que no tenga la consideración de tercer hipotecario, vendrá afectado por la mutación de la realidad extra registral mediado por la usucapión de tercero.
Pero, si contra quien se quiere usucapir es un tercer hipotecario, éste tiene protección inatacable. Esto significa que ¿no se puede usucapir contra él? Sí puede usucapirse contra el titular inscrito en el Registro, también contra quien tiene la consideración de tercer hipotecario.
Solo si se dan uno y otro (requisitos), el sujeto, el tercero (que está usucapiendo) podrá y se le va a preferir frente al titular registral que tiene la consideración de tercero hipotecario: a) Deber de conocer y hecho de conocer. Cuando se demuestre que el adquirente conoció o tuvo medios racionales y motivos suficientes para conocer, antes de perfeccionar su adquisición, que la finca o derecho estaba poseída de hecho y a título de dueño por persona distinta de su transmitente.
b) Siempre que, no habiendo conocido ni podido conocer, según las normas anteriores, tal posesión de hecho al tiempo de la adquisición, el adquirente inscrito la consienta, expresa o tácitamente, durante todo el año siguiente a la adquisición. Cuando la prescripción afecte a una servidumbre negativa o no aparente, y ésta pueda adquirirse por prescripción, el plazo del año se contará desde que el titular pudo conocer su existencia en la forma prevenida en el apartado a), o, en su defecto, desde que se produjo un acto obstativo a la libertad del predio sirviente.
El OJ puede preferir a alguien que no consta, frente a alguien que sí consta y que, además tiene la condición de tercero hipotecaria. Una excepción a la falta o atacabilidad del derecho que le otorga la fe pública debe ser restrictiva.
El apartado a) habla de dos conceptos de conocimiento distinto: el poder conocer y el deber conocer. El que ha usucapido o el que está a punto de usucapir (tienen los dos legitimación) puede probar para que se le prefiera a él y no al tercer hipotecario, que conocía o había podido llegar a conocer (deber de conocer) que la finca estaba poseída.
El usucapiente tiene que probar que el titular registral pudo conocer o debió conocer la existencia de la manera en que estaba la finca poseída por el usucapiente.
La ley habla del adquirente, no del tercer hipotecario, pero por la congruencia del precepto se intuye que es quien consta en el Registro como tercer hipotecario.
El tercero tiene que ser de buena fe, porque si sabe que la finca era de otro, no tiene buena fe. Y no hace falta destruir la presunción, le basta al otro poder probar que ese sujeto conocía que estaba siendo poseída en concepto de dueño por el sujeto que está legitimado para modificar el Registro. Puede ser que, un año después, de la adquisición haya permitido el titular registral la posesión en concepto de dueño (que se mantenga la situación posesoria), entonces también probado este extremo, quien ha usucapido, será preferido al tercero hipotecario.
Se debe probar que la usucapión la ha consumado, o está a punto de hacerlo (se legitima al cuasi usucapiente). Se está legitimado para promover una acción de modificación de la realidad registral.
Si prueba esto, el derecho le otorgará la ventaja al tercero en contra de la fe pública registral.
Salvo esta especialidad, el tercer hipotecario queda protegido frente a la usucapión, porque dependerá de él.
Se debe probar si racionalmente, por los signos de la cosa ha adquirido y además se entiende que posee, racionalmente puede entender que esa cosa que dice que es suya, está siendo poseída en ese momento por otro, en concepto de dueño, y mostrándose frente a todos como dueño. Es una cuestión fáctica, por eso es una prueba respecto de hechos que primero habrá que probar que se ha usucapido, y después son situaciones de conocimiento, y por lo tanto, de muy difícil prueba.
La regla general se debe aplicar el principio de la fe pública registral a quien dice el Registro que se lo merece. Su inatacabilidad llega hasta el extremo de que no se le puede imputar a él el conocimiento de la usucapión. Es una cuestión propia del sujeto. Es una actuación que viene dada por la propia actuación de un tercero.
No es ninguna excepción al tercer hipotecario, sino a un sujeto que siéndolo, no se merece la protección que éste le otorga.
USUCAPIÓN COMENZADA Artículo 36.2. La prescripción comenzada perjudicará igualmente al titular inscrito, si éste no la interrumpiere en la forma y plazo antes indicados, y sin perjuicio de que pueda también interrumpirla antes de su consumación total.
Nadie está legitimado a hacer nada, únicamente se constata el hecho ordinario de que un sujeto conste en el Registro como el propietario, y que la cosa la esté poseyendo otro en concepto dueño.
LA PRESCRIPCIÓN EXTINTIVA Y EL REGISTRO 36.5 LH (no estamos hablando de usucapión, pues esta es la prescripción adquisitiva). Sea lo que sea, perjudica siempre a tercero. La fe pública registral del art. 34 no protege en los supuestos que se aplique del art. 36.5.
La prescripción extintiva de derechos reales sobre cosa ajena, susceptibles de posesión o de protección posesoria, perjudicará siempre al titular según el Registro, aunque tenga la condición de tercero.
Aquellos derechos reales en cuyo contenido esté la de poseer o la de ser susceptible de tener contenido posesorio.
NO se habla en ningún caso de usucapión.
1963 CC > hay derechos ajenos que se extinguen por el transcurso del tiempo o por su falta de uso, es lo que se denomina la extinción por no uso. Estos son determinados derechos reales (en cosa ajena). La propiedad jamás se extingue por no uso. La falta de actividad solo puede ser causa de pérdida o extinción del derecho en determinadas circunstancias y solo referidos a determinados derechos reales sobre cosa ajena. Por ejemplo: el usufructo (si un usufructuario no ejercita su derecho en 30 años, éste se extingue).
Artículo 1963 Las acciones reales sobre bienes inmuebles prescriben a los treinta años. Entiéndase esta disposición sin perjuicio de lo establecido para la adquisición del dominio o derechos reales por prescripción.
Derechos reales de cosa ajena que por el no uso se pueden extinguir. Si hay un usufructo inscrito, y un tercero viene y solicita su extinción por extinción del derecho por no uso, aunque el titular tenga condición de tercer hipotecaria, se prevalecerá la realidad extra registral (que es la de no uso por un tiempo de 30 años), a la realidad registral.
Jamás afectaría la hipoteca, pues no es susceptible de posesión.
Cabe la prescripción extintiva, contra registro (contra tabulas) cuando se trata la extinción de derechos reales limitados, que traigan aparejada posesión, cuando el titular, fuera del Registro, se entienda que su derecho se ha quedado extinguido por no uso. Esto hay que probarlo, y una vez hecho, vence la realidad extra registral sobre la registral. No le protege, pues, la fe pública registral.
USUCAPIÓN LIBERATORIA Último párrafo art. 36 LH Los derechos adquiridos a título oneroso y de buena fe que no lleven aneja la facultad de inmediato disfrute del derecho sobre el cual se hubieren constituido, no se extinguirán por usucapión de éste.
Tampoco se extinguirán los que impliquen aquella facultad cuando el disfrute de los mismos no fuere incompatible con la posesión causa de la prescripción adquisitiva, o cuando, siéndolo, reúnan sus titulares las circunstancias y procedan en la forma y plazos que determina el párrafo b) de este artículo.
El principio general fuera del RP es el siguiente: la usucapión también afecta también a los derechos reales limitados cuyos titulares también han permitido que se usucapiera el bien como si estuviera libre. Ha usucapido libre.
En el RP hay una hipoteca de un bien inmueble, y un sujeto usucape, y pretende su inscripción en el RP por la usucapión ganada contra el titular registral. ¿El registrador debe cancelar el derecho real de hipoteca, el de servidumbre y el de usufructo que había en la finca? El 36 LH nos dice que la hipoteca no se extingue por la usucapión liberatoria, la servidumbre sí, y el usufructo también (porque pueden ser incompatibles) salvo que ese usufructuario no tenga la consideración en el RP de tercer hipotecario.
...