Apuntes de clase Bloque 3 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Història del Dret
Profesor J.F.V.
Año del apunte 2014
Páginas 13
Fecha de subida 07/04/2015 (Actualizado: 07/04/2015)
Descargas 4
Subido por

Vista previa del texto

Leyes de toro: son 83 leyes. 82 tratan sobre aspectos concernientes al derecho privado, pero, en cambio, la primera ratifica el orden de prelación de fuentes del ordenamiento de Alcalá.
BLOQUE TEMÁTICO 3º, CAPÍTULO I, EPÍGRAFE 1 Todas las recopilaciones presentan la misma finalidad: facilitar el conocimiento del derecho y así hacer más fácil la labor de la administración de justicia.
Una recopilación es una colección de leyes. Estas leyes a veces se reproducen, más o menos, fielmente conforme a sus originales.
En cuanto a las técnicas recopiladoras, la forma de llevar a cabo la recopilación, podemos distinguir en nuestra península dos zonas: 1. La castellana: Castilla y todos sus reinos. Se utiliza la técnica recopiladora de la contracción del derecho, es decir, el resumen de las leyes. Esta técnica se conoce con el nombre de la técnica de refundición de textos. Como consecuencia del absolutismo político, gran poder en Europa y con monarcas que crean durante toda la Edad Moderna derecho continuamente y buscan más poder, motivo por el cual las leyes en Castilla abundan mucho más de lo que lo hacen en los pequeños territorios periféricos. Al haber tantas leyes es necesario recopilaciones para entender el derecho durante estos tiempos modernos Todas no se podían recoger literalmente en un cuerpo de legislación, era necesario llegar a un sistema de resumen de leyes. Los recopiladores abusan de la recopilación de leyes porque no tienen otro remedio. Estos realizan muchas veces las recopilaciones deficientemente porque no tienen el conocimiento jurídico necesario.
Desde esta orientación provienen muchos de los defectos; por este motivo terminaron siendo cuerpos legislativos inservibles porque el contenido de todas estas recopilaciones tenían muchos errores y defectos.
Los letrados y jueces tenían delante una recopilación, con la que intentaban aplicar la ley para resolver conflictos, y lo primero que observan es que hay tantos errores que dicen que, como punto de partida, la recopilación está bien, pero al haber tantos errores se ven obligados de acudir a los originales que configuran las recopilaciones de leyes que se tratan. Así que estos jueces deben realizar un doble trabajo: conocer la recopilación y las leyes sobre las que se fundamentan.
El sistema recopilador es un sistema poco satisfactorio en este aspecto.
Muchos de los defectos encuentran su origen en el hecho de que aquellos recopiladores no siempre sabían manejar bien lo que es la técnica de la refundición de textos.
2. El resto de la península: la técnica recopiladora es más sencilla que en Castilla.
Se trataba de copiar literalmente las leyes que se consideraban vigentes porque en estos reinos el número de disposiciones era mucho más reducido. No tenían las pretensiones políticas que tenía Castilla. Por eso las recopilaciones de estos reinos consisten en manifestar una antipatía a lo que es la síntesis del contenido de la ley. En Cataluña y Aragón no se sintetiza nada, se copian literalmente las leyes.
En las recopilaciones se reúnen, preferentemente, las leyes de derecho real, pero hay excepciones. A veces recogen derecho consuetudinario, jurisprudencia, etc., pero en gran parte recogen leyes entendidas en un sentido muy amplio. Acaban siendo libros inservibles en muchos casos.
En todos nuestros reinos la última recopilación que aparece siempre es una puesta al día de la antigua recopilación. Rápidamente quedan anticuadas y hay que iniciar el proceso de creación de otra recopilación. Entre la aparición de una y otra recopilación pueden pasar cien años, y en este tiempo hay una creación inmensa de derecho.
Los defectos de las recopilaciones Aquellos que cada vez son más notables. A medida que se recopilan más y más leyes los defectos son más abrumadores.
1. Muchos de los defectos que presentan estas recopilaciones, en general, son propias del sistema empleado: este sistema consistía en acumular, entendían el derecho acumulándolo. Aquellos juristas de la Edad Moderna no poseían una gran capacidad de abstracción y lo único que hicieron fue ir acumulando en unos libros jurídicos llamados recopilaciones todas las leyes que ellos consideraban que se encontraban vigentes. Si hubieran sido grandes juristas, habrían estado más pendientes de lo que es la integridad del derecho que no de la acumulación del mismo. A la hora de ir acumulando este derecho, intentaban recogerlo todo.
Si se trataba de un sistema de recopilación iban precedidas de un sumario y una pequeña síntesis. Las leyes recopiladas iban precedidas de unos exordios muy extensos, por eso hicieron un resumen de cada ley, y acompañando a esta tarea, como tenían que consignarlo todo, lo que hacían era mencionar el nombre del rey que promulgó esa disposición y su fecha de publicación.
Estas recopilaciones no solo recogían la ley, sino todo lo que acompañaba a la ley. Por eso estas recopilaciones son tan extensas. Sobre todo había que mencionar ante qué tipo de ley se estaba (leyes de Cortes, Pragmáticas, Instrucciones, Reales Decretos, Reales Órdenes, Consultas, Visitas, Autos acordados del Consejo de Castilla, etc.). Es decir, este sistema comportaba que dentro de la recopilación hubiera miles de citas y reemisiones a otros antecedentes.
Recogerlo todo significaba que la recopilación era un semillero de dudas y dificultades, y que, sobretodo, se convertía en un instrumento que, por sus errores, iba a dificultar el conocimiento del derecho. Por tanto, el sistema adoptado implicaba la existencia de numerosos errores, pero es que además, el lenguaje de la época era desordenado. Las leyes se redactaban con un estilo literario redundante, abundan las metáforas, las repeticiones. Con lo cual el lenguaje de la ley hacía que aquellas leyes fuesen confusas, en el sentido que el verdadero sentido de la ley quedaba enmascarado.
2. Hay muchos errores y faltas de exactitud en lo que es la cita de los autores y los documentos donde se tomaron esas leyes. Como el método de la recopilación implicaba una falta de orden se daban muchos errores y equivocaciones. EJEMPLO: Libro I, Título V, ley XXI: se habla de una ley que recogía la concesión por parte de Fernando III El Santo del Fuero Juzgo a la ciudad de Córdoba, y se dice que este lo concedió en el año 1231. Esto es un error porque Córdoba se conquista en el año 1236, y no se podía otorgar un Fuero Juzgo sin estar la ciudad conquistada.
Cuando se dice que una ley la promulgó X monarca, lo difícil es encontrar quién fue el monarca que realmente la promulgó. EJEMPLO: ley I, VI, II: se dice que Don Alonso en Burgos, año 1355, promulgó leyes para esta ciudad. Con Don Alonso se debe referir a Alfonso XI, y esto no puede ser porque este monarca murió en 1350.
3. Hay muchas leyes anticuadas: es decir, leyes que ya no están en uso en la época en la cual se elabora la recopilación. Se llaman leyes muertas, porque antes se han dado las causas y el objeto de su publicación. La ley no puede ser promulgada con carácter de perpetuidad porque después las cosas son inestables, el tiempo lo destruye y lo cambia todo, van cambiando los progresos de la civilización, y leyes que en su momento tuvieron una gran importancia y significación, desaparecidas las causas que las motivaron, ya no tiene ningún sentido recogerlas dentro de la recopilación. Es decir, en toda recopilación hay muchas leyes superfluas que ya no son necesarias. Una de las cosas que está en la calidad de la ley es que esta sea necesaria y útil. EJEMPLO: en la Edad Media había unas mujeres que se llamaban plañideras que iban a los funerales con la única finalidad de llorar. En la Edad Moderna cambian las costumbres funerarias, en cambio la recopilación de 1805 sigue recogiendo muchas leyes sobre las plañideras.
4. Siempre hay leyes repetidas, leyes contradictorias y leyes muertas.
5. Siempre hay muchas leyes que no merecen tal nombre: son más bien providencias. Son declaraciones de buen gobierno, declaraciones de buenas intenciones. Es decir, la recopilación debería haber recogido solo la ley de forma clara, breve y concisa.
6. En toda recopilación nos encontramos con leyes omitidas: leyes que tendrían que estar y no están en un código de legislación.
Todos estos defectos se dan porque en la recopilación hay mucho desorden, falta unidad y el método conveniente. Por todos estos motivos las recopilaciones no han hecho más que recibir críticas. La mayor critica que podríamos hacer a las recopilaciones, sobre todo a la castellana de 1805, es que en la época del siglo XIX no hacía falta hace recopilaciones, pero nosotros seguimos. No era necesario porque en Europa seguían el sistema de Códigos que utilizamos hoy en día.
TEXTO CONSTITUTIONS Y ALTRES DRETS DE CATHALUNYA (1704) Cuando una recopilación va seguida de dos años quiere decir el período de creación.
Los catalanes tenemos cuatro recopilaciones, ordenadas cronológicamente de esta forma: 1.
2.
3.
4.
Compilación manuscrita de 1413-22.
Compilación escrita de 1495.
CYADC de 1588-89.
CYADC de 1704.
Nos explica los detalles de la elaboración de lo que podría haber sido la primera recopilación de Cataluña y, sobre todo, de todas las españolas que vienen posteriormente.
Esta ley de las Cortes de Barcelona, que es una Constitución de Cortes, se incluye después en todas las recopilaciones que se hagan durante la Edad Moderna del derecho catalán. Es tan importante que todas las posteriores la utilizan como prólogo de las mismas porque marca el inicio y las características ya de una forma definitiva que después se marcaran en otra recopilación.
Hasta estos momentos las leyes se publicaban de forma manuscrita, entonces, quien podía estar en condiciones de conocer estas leyes manuscritas es aquel que trabajaba en el palacio real con la posibilidad de acceder al archivo, gentes cercanas al rey, etc., pero era muy difícil hacerlas llegar a todo el territorio, al menos hasta estos momentos.
Da la impresión que la preparación de la recopilación que viene a continuación es una recopilación oficial. Los trámites se inician pidiendo a las Cortes Generales su consentimiento, así que no parece que sea una recopilación privada. Aquí se establecen los detalles de la recopilación.
Las Cortes Generales dicen que se nombre una comisión de juristas para poder encauzar la labor legislativa que se está promulgando. Poco después de 1413 se nombran los dos primeros juristas de esta comisión: Jaime Callís y Bononato Pere, que serían los dos juristas encargados de llevar a cabo la compilación. La función de estos dos juristas es comprobar bien los libros de los Usatges de Barcelona y las Constituciones de Cataluña.
El contenido de esta recopilación va a contener, sobre todo, Usatges y leyes de Corte, las Pragmáticas no porque en Cataluña en estos momentos ha triunfado ya el pactismo. En segundo lugar todas las leyes redactadas en latín se traducen al catalán romanceado.
B.III.I.1, 2, 3, 4,5 Las tres recopilaciones catalanas fueron todas oficiales y seguían un mismo plan. Se intentó siempre separar el derecho emanado del rey y de las cortes, y en otro lado la legislación producida solo por reyes. Las recopilaciones se utilizan para derogar el derecho que se considera inútil, caído en desuso o arcaico, todo este se reúne aparte.
La primera recopilación: 1412-1413, las cortes piden en un capítol de cort a Fernando I que los usatges y las constituciones se tradujesen del latín al catalán. El rey dispone una comisión para que lleve a cabo esta tarea, y coloque y ordene todas aquellas normas en títulos o rubricas para facilitar su uso.
A esta primera recopilación nunca se le dio valor oficial en el reino y no pertenecieron al archivo real, hasta que Fernando el católico en 1495, la promulgo y público.
La segunda y tercera recopilación: Llevaron el título de constitucions i altres drets de catalunya.
En las cortes de Monzón 1553, se acordó que se recogiese la legislación posterior a 1495, que se incluyesen junto al derecho ya recopilado en aquella época y que se separasen en un volumen las disposiciones superfluas. En 1564 se insistió, porque aún no se había cumplido el acuerdo y de nuevo en Monzón en 1585, se repitió la petición y se nombró una comisión mixta (tres designados por las cortes y otros tres por el consejo real) esta obra se publicó en 1588-1589 con la aprobación de Felipe II.
Las cortes de Barcelona de 1702 pidieron en un capítol de cort que se actualizase la recopilación a Felipe V.
El sistema normativo no se vio alterado ni su prelación de fuentes que ya estaba claramente establecido desde el bajo medievo. La constitución de Martin I declaraba el derecho común como supletorio, esto creo dudas y por lo tanto se tuvo que aclarar por parte de Felipe II en 1599, en defecto del derecho del principado, se debía utilizar el derecho canónico, y sino del derecho civil romano y en su defecto la doctrina de los doctores.
B.III.I.6 Desde la unión de las coronas de Aragón y castilla se mantuvo el difícil el equilibrio entre la unidad de la monarquía y la diversidad de reinos y sus ordenamientos jurídicos. Pero cuando Felipe IV conquisto militarmente Catalunya y tras el su hijo Carlos I, respetaron el derecho de Catalunya a pesar de su evidente, como efímera, voluntad separatista manifestada en aquella ocasión.
Desde el tratado de los pirineos 1659, con el que se puso fin a la guerra con Francia y a las hostilidades con las tierras de Catalunya. Esta mostró una decidida voluntad de participar en los asuntos de España. No hubo más velcidades separatistas y si una animadversión antifrancesa por la intervención interesada de Francia en 1640 y su ocupación y anexión de Rosellón. Carlos II respeto el ordenamiento jurídico catalán en su integridad, esta época se denominó "neoforismo".
Catalunya no acepto a Felipe V y mostro preferencias por el archiduque Carlos, este mantendría el ordenamiento jurídico y la conciencia nacional quedaría mejor asegurada.
Ganó la guerra Felipe V, como consecuencia de esta victoria, extirpo sus ordenamientos jurídicos (lo que no hizo Felipe IV ante la rebelión separatista).
El nuevo régimen jurídico de Catalunya quedo establecido por el decreto de 16 de enero de 1716. Ratifica la idea de que él gobierna el principado, introduce la figura del comandante general y otras instituciones castellanas, como corregidores y regidores municipales, también ordena los procesos ante la audiencia que se han de sustanciar en lengua castellana.
Queda conservado:     El derecho civil El penal El procesal(al menos en parte).
El mercantil, pues expresa la permanencia del consulado de mar.
Para dejar las peculiaridades jurídicas castellanas que se conservan, continúan vigentes porque el así lo quiere y aclara que las constituciones de Catalunya que no se derogan deben entenderse como establecidas de nuevo con el decreto.
Es moderada comparada con la reacción que tuvo en Valencia que es la más radical, ya que parece ser Luis XIV aconsejo flexibilidad.
Los derechos subsidiarios no fueron expresamente derogados, varios juristas catalanes consideran que eran vigentes y en Catalunya se entendía vigente la constitución de 1599, reguladora del orden de prelación de fuentes y el derecho romano y canónico en ella declarados como supletorios.
Estos decretos no levantaron resistencia en la corona de Aragón.
B.III.II.
El estado es desde los últimos decenios del siglo XV el aparato supremo desde el cual se ejerce el poder político, es un conjunto de instituciones a través de las cuales actúa el monarca.
A medida que crece orgánica y funcionalmente el estado, aumentan las disposiciones de gobierno. Estas eran mandadas por los monarcas dirigidas a autoridades inferiores ordenándoles lo que habían de hacer ante una situación o problema determinado.
Estos preceptos no tenían carácter general solo debían cumplirlos oficiales y ministros del rey o los súbditos a quienes afectaran. No eran normas generales.
Hubo pragmáticas y leyes acordadas en cortes, gran parte de esta legislación bajo medieval de cada reino permaneció vigente. Junto a estas normas se promulgaron normas generales, contando o no con las cortes de cada reino.
Cada vez que crece el poder real, crece desmesuradamente el derecho real. Y este se compone de normas escritas, de leyes de un sentido muy amplio.
Este crecimiento del derecho real provoco dos problemas:   por la gran cantidad, eran tantas las normas de derecho real que para cada reino eran difícil conocerlas todas, interpretarlas y aplicarlas, para resolver este problema se puso en práctica la técnica de recopilar, es decir reunir en un solo libro u obra, todo el derecho real vigente. Esta técnica tuvo diversas formas y se utilizó hasta finales del siglo XV hasta principios XVIII.
por el aumento de derecho real casi político: el rey creaba derecho sin parar, un rey era de múltiples reinos cada uno de los cuales tenía su constitución política y jurídica.
LAS RECOPILACIONES Concepto: Una recopilación es una obra en la que se reúnen ordenadamente la multitud de normas dispersas que componían el derecho real vigente en un reino determinado.
Este concepto es válido para la mayoría de las recopilaciones pero en algunas se introdujeron normas de diversa índole, no todas pertenencian al derecho real.
Las recopilaciones fueron privadas o de carácter oficial, algunas llevadas a cabo por juristas sin haber recibido encargo oficial, estos reunieron los textos y los ordenaron según su criterio sin respaldo real.
Algunas de las recopilaciones privadas tuvieron prestigio y fueron muy utilizadas en la práctica (Navarra).
Las recopilaciones oficiales eran elaboradas de acuerdo de las cortes u otra institución pública o por encargo del rey y obtuvieron, una vez terminadas, la sanción regia.
Orden de las recopilaciones:   según criterio cronológico: textos colocados en función de sus fechas respectivas, por orden de antigüedad.
según criterio sistemático: agrupadas por razón de materia.
Era más difícil realizar una recopilación sistemática, se necesitaba una buena formación jurídica para clasificarlas correctamente, además eran recopilaciones mucho más útiles que las cronológicas.
En los territorios no castellanos se respectaba la integridad de cada texto recopilado, que era copiado con absoluta fidelidad, sin añadir ni quitar palabras.
En las recopilaciones castellanas se alteraban los textos, ya que era muchísimo el material legislativo a reunir, se refundían en un solo texto todas las disposiciones concernientes a un mismo problema, con ello se ganaba en concisión, pero se corría el riesgo de alterar el sentido de los textos sintetizados. Por el deficiente forma de sintetizar los textos provoco que fueran poco fieles a los originales, además hizo necesario que el rey promulgara que la recopilación por medio de una pragmática en que se mandaba que se cumpliesen y obedeciesen los textos recopilados aunque fueran diferentes o contrarios a otras leyes y capítulos de cortes y pragmáticas.
Se trataba, con las recopilaciones, de reunir todo el derecho real vigente y difundirlo facilitando el conocimiento del mismo a los jueces, oficiales, abogados y juristas e incluso cualquier persona interesada. Para esto fue decisiva la imprenta.
Aunque se recopilase todo el derecho real vigente, al poco tiempo la recopilación quedaba al poco tiempo incompleta y a los pocos años una recopilación quedaba anticuada y era necesario completar su contenido. Además al ser muy difícil recopilar el derecho, los encargados de hacerlo muchas veces cometían errores, especialmente en castilla.
El acierto y la utilidad de cada recopilación varían notablemente de unos casos a otros, de unos reinos a otros. En castilla al haber muchas leyes, la recopilación tuvo más dificultades y menores éxitos.
ORDENAMIENTO DE MONTALVO DE 1484 Fue el mejor jurista castellano de la época, era corregidor de Murcia y conocía los problemas prácticos de la aplicación juridicial y administrativa.
No se sabe si recibió el orden de los reyes católicos para realizar la recopilación del derecho castellano, en la obra se dice que si pero se duda del encargo. Pero tuvo una enorme difusión.
Fue reimpreso casi 30 veces En 1500 los reyes mandan a los concejos castellanos que haya siempre un ejemplar de las partidas, otro del fuero real y otro del ordenamiento de Montalvo.
Este ordenamiento está dividido en ocho libros o partes, cada uno de ellos en títulos y en estos se ordenan las leyes. Es una recopilación sistemática, contiene las leyes de cortes posteriores a 1348, pragmáticas y ordenanzas.
Estas son normas de tipo general promulgadas solo por el rey, en lo cual coincide con las pragmáticas, pero más extensas que las pragmáticas porque tratan de ser un conjunto ordenado de preceptos todos ellos relativos a una misma materia (la brevedad y orden de los pleitos), o a una institución jurídico-publica que se trata de organizar (consejo real, audiencia, consulado). También contiene normas tomadas del fuero real, que aparecen insertadas en el lugar sistemáticamente correspondiente.
EL LIBRO DE LS BULAS Y PRAGMATICAS DE JUAN RAMIREZ (escribano del consejo).
En los últimos años de vida de Isabel, ella y el rey mandaron al consejo real de castilla que se hiciesen juntar, corregir e imprimir las pragmáticas y otras provisiones reales concernientes a la buena gobernación y a la administración de justicia en castilla.
Este hombre llevo a cabo la tarea. Esta recopilación se publicó y promulgada por la real provisión en 1503. Como en ella se contenían además de las pragmáticas aludidas cinco bulas pontificias concedidas a los reyes en favor de la jurisdicción real en materia eclesiástica, la obra recibió este nombre.
Además de estos dos tipos de normas contenía también una ley del fuero real, cuatro de las partidas y nueve leyes de cortes, todas ellas relativas, en un sentido amplio a la administración de justicia.
Era de carácter oficial y de obligado cumplimiento su contenido. Desde su aparición era cotidianamente utilizado en la aplicación del derecho. Del libro se hicieron nueve ediciones desde 1503 a 1552.
Se caracteriza por no resumir ni fundir entre si los textos, siendo la única recopilación castellana en que las leyes compiladas son reproducidas individualmente, en su integridad y con totalidad fidelidad a los textos originales.
Las leyes de Toro de 1505 Tanto Isabel y Fernando V, ratificaron el sistema establecido en 1348, promulgando de nuevo la famosa ley de Alcalá, a petición de las cortes de Toledo de 1502 y de las de Toro de 1505, se redactaron las leyes de Toro, promulgadas por la reina Juana.
La primera de las 83 es la ley primera del ordenamiento de Alcalá al final de su texto íntegro, se incluye una cláusula de derogación de la ley de las ordenanzas de Madrid de 1499. Esta decisión contribuyo en gran medida a estabilizar el sistema normativo castellano.
Como la misma ley primera de toro, se incluyó también en las recopilaciones castellanas de 1567 y 1805, el sistema de 1348, tras indecisiones del periodo comprendido entre 1387 y 1499, fue confirmado y se mantuvo vigente ininterrumpidamente.
La nueva recopilación de 1567 Ni el ordenamiento ni el libro paralizaron la actividad legislativa propiamente dicha ni todavía menos, las disposiciones de gobierno. Estas que eran muchas por su contenido particular y de interés limitado y efímero no se recopilan nunca, salvo alguna que se considerase de interés general. Pero aquellas (pragmáticas y leyes) continuaron aumentando.
Algunas normas muy importantes no estaban incluidas en ninguna recopilación y lo mismo pasaba con muchos otros textos.
Creándose la necesidad de realizar una nueva recopilación que actualizase la de Montalvo. Ya Isabel en su testamento manifestó que las leyes del fuero real, las del ordenamiento y las pragmáticas y leyes de cortes estuviesen mejor ordenadas y que se aclarasen las dudas que suscitaban, eliminando las superfluas y que las restantes se pusieran en un libro donde estén más breves y compiladas.
El rey Fernando encargo al doctor Carvajal que realizase esta recopilación, todo parece indicar que llevo a cabo su trabajo pero se perdió o no se llegó a publicar nunca ya que las cortes en numerosos años hasta 7 veces pidieron que se recopilasen las leyes.
Los trabajos para esta recopilación se reanudaron en 1532 por encargo de Carlos I a un jurista no muy famoso llamado pedro López de Alcocer, a su muerte continua otro con el trabajo (por cuatro personas). Al final la termino el doctor Bartolomé desatienda, después de ser revisada por el consejo real, Felipe la promulgo como la nueva recopilación por pragmática. En ella se otorga fuerza de ley a los textos tal y como están redactados y refundidos en la nueva recopilación, careciendo en adelante de toda autoridad y fuerza los textos originales.
Consta de 9 libros, divididos en títulos. Es sistemática. Frente a cada ley se dispone a la fecha y autor de cada norma original refundida en esa ley. Contiene leyes, ordenanzas y pragmáticas promulgadas entre 1484 y 1567, entre otras, las leyes de toro de 1505, más aquellos elementos ya contenidos en el ordenamiento de Montalvo o en el libro de las bulas, que a juicio de los recopiladores debían considerarse como derecho vigente.
Esta nueva recopilación dejo mucho por desear, había muchos defectos, anacronismos y errores. Pero aun así fue utilísima para la aplicación del derecho Se hicieron de ella numerosas ediciones. En estas, en muchas, se hacían al final listas de cada título con fechas de normas posteriores a la recopilación. Con ello se completaba en cierta manera el contenido de la nueva recopilación, en las listas se hacía alusión a disposiciones de gobierno relacionados con las normas generales recopiladas. Esta nueva recopilación no altero el sistema normativo castellano Ya se sabe que la ley de Alcalá pasó a ser la primera de las leyes de toro y fue incluida en la recopilación de 1567. En adelante, fue preceptivo aplicar en primer término el derecho real contenido en la nueva recopilación o el promulgado después de 1567, en segundo término los fueros municipales siempre que se dieran preceptuados los requisitos de 1348 y como derecho supletorio, las partidas.
Permaneció el orden inalterado pero los fueros municipales cada vez se aplicaban menos, por contener un derecho que quedaba anticuado y en muchos puntos cualificados como irracional y tosco, los otros elementos (partidas y derecho real) pasaron a constituir de modo casi exclusivo el derecho castellano. La nueva recopilación y las partidas fueron de hecho los dos polos básicos del derecho de castilla durante siglos XVI y XVII. Entre ellos, interpretándolos y desarrollando su contenido, cobro creciente importancia la doctrina de juristas.
El descredito de las recopilaciones: Durante la segunda mitad del siglo XVIII son muy frecuentes las críticas contra el derecho recopilado, a veces se critica la vigencia del derecho romano y algunos defienden la validez del derecho real, no del que esta recopilado sino de otro más racional que habría de hacer de nuevo. Estos eran partidarios de que se debía realizar una recopilación más poniendo al día el derecho real vigente. Por Europa se comenzó a realizar la nueva técnica legislativa que consistía en promulgar códigos. En España se realizaban códigos al uso ilustrados. Algunos propusieron al rey la realización de un código...
Posteriormente, circulo la idea de realizar un código penal, que intervino Lardizábal.
La reforma planteada en 1776 y encargada a Lardizábal parecía orientada a realizar una selección ordenada y actualizada de leyes penales. Se nombró una junta esta se prolongó en el trabajo hasta 1787 y se elevó el plan a realizar un plan para el futuro código criminal, trataba de alterar, reformar y mejorar las leyes penales anticuadas y sin uso, por otra parte incluía tanto derecho penal como el dicho procesal penal.
El esquema se parece más a una recopilación que a un código. En 1789, el consejo decía que las leyes penales de España eran las más benignas y por lo tanto, no urgía la tarea. Pocos meses después, en Francia se enfriaron aún más los deseos de realizar una reforma más humanitaria de la legislación penal y procesal penal. Ya no volvió a hablarse del código criminal en la corte.
Los pensamientos de la ilustración en España no introdujeron la promulgación de códigos y los frustrados intentos fueron ambiguos, escasos y dispersos, sin obedecer a una política legislativa impuesta desde el poder soberano. El rey y el consejo continúo impulsando la más conservadora política recopiladora.
En 1745 se volvió a editar oficialmente la Recopilación de 1567 completada con un nuevo tomo bajo el nombre de Autos acordados del consejo. Las posteriores ediciones de 1772, 1775 y 1777 se añadieron pocas novedades legislativas.
Entonces se pensó en realizar un nuevo tomo de la recopilación con todos los autos desde 1745, y se le encargo a Lardizábal asistido por una junta de ministros. Ese suplemento fue presentado al consejo en 1785 con tres volúmenes que comprendían mas de 500 autos, pero se consideró que faltaban cedulas y otros autos que estaban en desuso y el suplemento no se publicó nunca.
El epígono recopilador: la novísima recopilación de 1805 Carlos IV encarga a Reguera Valdelomar, que actualice la nueva recopilación de 1745, este coge el suplemento de Lardizábal y lo corrige además de trabar del año 1785 al año 1802, este lo presenta al consejo de castilla y es aprobado. Este propone una cuarta recopilación que sería la novísima recopilación que se promulga en 180, consta de 12 libros y contiene todo lo anterior. Tener también carencias técnicas, omite leyes vigentes, repite leyes, pero su gran defecto fue el anacronismo. No pose clausula derogatoria por lo que significa que en su defecto se aplica la nueva recopilación.
Contenido:             Libro 1: de la santa iglesia Libro 2: jurisdicción eclesiástica Libro 3: del rey, la casa real y corte.
Libro 4: de la real jurisdicción ordinaria Libro 5: chancillerías y audiencias del Reino: sus ministros y oficiales Libro 6: de los vasallos Libro 7: de los pueblos, su gobierno civil, económico y político Libro 8: de las ciencias, artes y oficios Libro 9: del comercio, moneda y minas.
Libro 10: de los contratos y obligaciones, testamentos y herencias.
Libro 11: de los juicios civiles, ordinarios y ejecutivos.
Libro 12: de los delitos y sus penas y de los juicios criminales.
Entró en vigor inmediatamente y conservo vigencia parcial durante gran parte del siglo XIX, a medida que fueron apareciendo nuevas constituciones y códigos dentro del estado liberal, se derogaron las correspondientes leyes de la NoR alusivas a los mismos temas.
...