Tema 7. La ‘arqueología de la muerte’ en el mundo griego. (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura arqueologia del mundo antiguo
Profesor R.C.
Año del apunte 2013
Páginas 5
Fecha de subida 17/10/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Tema siete de la asignatura obligatoria en el Grado de Historia de la UAM "Arqueología del mundo antiguo"

Vista previa del texto

TEMA 7. La ‘arqueología de la muerte’ en el mundo griego.
Expresión arqueológica del ritual funerario. Estructuras y ajuares.
El mundo funerario en la edad oscura tiene dos periodos:? Periodo submicénico (1050 – 1025 a.C.). Reutilización de cámaras micénicas (Creta y Mesenia). Relacionado con los cultos heroicos. A parte de estas cámaras encontraremos la inhumación individual en cistas o fosas. Interpretadas como características de los pueblos dorios.
Esta idea fue rechazada ya que las islas de gran influencia doria (Creta o Thera) no presentan este tipo de enterramiento. En esta época también comienza a extenderse el rito de la cremación.
Periodo protogeométrico (1025 – 900 a.C.) se produce el predominio del rito de la cremación en adultos. Los hallazgos más importante se documentan en el cementerio del cerámico en Atenas.
La estructura funeraria era sencilla: fosa cuadrada o rectangular de dimensiones reducidas con un orificio para introducir la urna. Una vez ya está depositada la urna se procede a su relleno y a la colocación de un túmulo. A veces que el enterramiento coincide con el lugar donde se había hecho la cremación. Queda constatada la inhumación de niños en cistas?. A finales de esta etapa el túmulo empieza a ser señalado con una piedra caliza hincada a la manera de las estelas. Las cenizas eran introducidas en el interior de las ánforas. Generalmente en los enterramientos femeninos se usaban asas en el hombro. La boca de estos contenedores se cubrían con un vaso de bronce, una laja de piedra o un plato cerámico. En el caso de las mujeres los ajuares tenían fíbulas, anillos y agujas.
En los enterramientos masculinos las ánforas tienen asas en el cuello. Los ajuares no suelen ser muy ricos sino que tienen puntas de lanza de hierro o bronce, espadas con la hoja doblada abrazando el cuelo del ánfora o vasos cerámicos.
Para esta etapa hay que mencionar el edificio el heroon del lefkandi que está en la isla de Eubea. Estaba en una región fértil, muy bien comunicada. Era un lugar próspero y cosmopolita.
Este edificio tenía una cuidada construcción, con una planta absidial. Los zócalos eran de piedra y el alzado era de ladrillos de adobe y postes de madera adosados a la cara interna. El perímetro exterior está rodeado de una hilera de pilares o perístasis. Encontramos aquí los precedentes de las construcciones de los templos geométricos del siglo VIII a.C. En su interior, se documentaron dos enterramientos, que se pudieron realizar al mismo tiempo de la construcción del edificio, o quizás un poco después. Esos enterramientos están ubicados en el interior de un rehundimiento de la roca madre. Son un hombre y una mujer, y en el otro rehundimiento habría una deposición de 4 caballos.
Con respecto al enterramiento de la pareja: • El hombre: cremada y restos cremados envueltos en lino. Esos restos se depositaron en el interior de una crátera, decorada con escenas de caza con arco. Había algunos objetos de ajuar, como una lanza, la espada (en la parte superior del recipiente), y sobre la crátera, habría una piedra de afilar.
• La mujer: inhumada. Iba adornada con piezas de joyería de oro, como una gargantilla, encontrada en su posición original, y dos discos de oro, uno en cada pecho. A parte se ve también un cuchillo de hierro con el pomo de marfil, ubicado junto al hombro derecho.
• Los caballos: habían sido también inhumados. Este hallazgo muestra que aparece en esta etapa del proto-geométrico, una aristocracia con predilección por los caballos. Se enterrarían con los caballos de los carros que habrían poseído estas élites en vida, como forma de exhibir su rango en el más allá. El hecho de que estén inhumados 4 caballos, quiere decir que el dueño poseería una cuadriga.
Como ajuar de esta tumba se documenta esta terracota de un centauro. Es una de las primeras representaciones mitológicas en el mundo clásico, y la primera vez que aparece representado el centauro. El cuerpo está decorado con motivos geométricos (como en el proto-geométrico y el geométrico). Investigadores han querido identificar esta terracota con el centauro Quirón, que es el centauro bueno, instructor de héroes. Es de origen chipriota la arcilla muestra que es una arcilla local. Además se han documentado elementos fenicios como ajuar de la tumba. El hecho de que aparezcan cuentas de collar y joyas en oro, indica que existe comercio entre Grecia con la costa de sirio palestina, y contactos con sirios en Grecia. Con respecto a las interpretaciones del edificio: Heroon: se basan en la similitud que existe en el canto 23 de la Ilíada (canto fúnebre en honor a Patroclo) y lo que se ha documentado en el interior del edificio. Cosas común: • Pila funeraria • Cremación del difunto • Sacrificios de caballos • Sacrificios humanos (la mujer inhumada).
Residencia palacial: se basan en los edificios que se documentan en el período protogeométrico, edificios caracterizados por plantas absidadas. Posteriormente se produciría el enterramiento de la pareja real. Período geométrico. (900-700 a.C.) Quedan interrogantes ¿Quién son los enterrados? ¿Es un centro de culto donde se llevaba a cabo un ritual de carácter heroico?.
Período geométrico. (900-700 a.C.). Hay una mayor complejidad de los fenómenos funerarios. Cada vez se va haciendo más distante la distancia entre las necrópolis y los lugares de habitación. En Atenas: • El cementerio del cerámico: recibe ese nombre por estar junto al barrio de los ceramistas. Siglo XI hasta época romana. Hay tumbas desde época arcaica hasta época helenística.
• Cementerio del ágora: • Cementerio del Areópago Con respecto a los ritos, tendríamos el rito de cremación secundaria (no coincide la pila funeraria con el lugar de enterramiento), el rito de inhumación. Se utilizan de forma sincronizada.
Un rito u otro corresponderían a preferencias personales. Se va a mantener la distinción de tipos de urnas según el sexo (por las asas), y los niños van a ser siempre inhumado, depositados en cementerios, o debajo de las viviendas. Los distintos tipos de ánforas: los masculinos con asas en el cuello, y las femeninas con asas en los hombros o el inicio de la panza del vaso. Asistimos a una mayor complejidad de los elementos de señalización externa de los lugares de tumbas. Las estelas, van a aumentar el tamaño. Junto a ellas, a partir del año 800 se va aponer de moda el empleo de vasos cerámicos de grandes dimensiones. Cuando se utilizan las cráteras se estaría marcando los enterramientos masculinos. Mientras si en la tumba se coloca un ánfora, indica que está enterrada una mujer. Hay un aumento en la calidad de las joyas. Sobre todo se dan en los femeninos. También tenemos presencia de armas. La base de estas ánforas y cráteras, está perforada. La explicación podría ser que sería para evitar que durante las lluvias se llenara ese recipiente de agua, y se deteriorara. Otros autores dicen que se utilizaba para la realización de libaciones. Con ese agujero, la libación de líquidos o alimentos caerían directamente en la tumba.
Estos grandes recipientes serían característicos del geométrico tardío y reciente (770/760-690 o 770). La cerámica se va a caracterizar porque aparecen los primeros elementos figurados. Primero se representan animales, luego figuras humanas (separadas o formando escenas). Comienza en este momento la narración en la cerámica. Son escenas vinculadas al mundo aristocrático, y se representan rituales funerarios, la guerra o mitos. Estos grandes vasos se deben a un ceramista, el maestro del Dipylon. Reciben este nombre, pues estaría situado muy cerca de la puerta del Dipylon de Atenas. En estas tumbas del período geométrico no va a haber grandes exposiciones de riqueza, salvo la tumba femenina del areópago. En esa tumba, a parte de los recipientes cerámicos, se documentaron joyas (pendientes y collar), también se documentaron objetos de vidrio, y una caja de graneros en miniatura. Esta caja, o píxide, representa en su caja, cinco modelos de graneros. Estaría indicando el status social de la fallecida, y su linaje aristocrático. Esto se pone en relación con Aristóteles, que dice que tras la legislación de Solón, siglo VI, se va a dividir a la sociedad según su renta agraria. Al tener esta caja con cinco graneros, se indica que esta mujer pertenecía a los pentikosiomedimnoi. Es una muestra de simbolismo social y político.
Período orientalizante. Entre finales del siglo VIII e inicios del siglo VII, se va a producir una recesión en el número de tumbas. Los cementerios se ubican en lugares próximos a los cominos. La función de que estén cerca de las vías de comunicación, va a ser facilitar el acceso al cementerio, los rituales, y hacer visibles los monumentos como expresión del status social del difunto. Con respecto a los ritos, conviven la cremación y la inhumación. Y lo que vamos a constatar son cremaciones primarios (coincide pila funerario con lugar de enterramiento), como consecuencia de esto, la fosa tiene que tener mayores dimensiones, para albergar la pila. Documentamos túmulos, de planta circular o cuadrangular, como señalización externa.
Período arcaico. Los túmulos empiezan a ser sustituidos por tumbas rectangulares realizadas en adobe, y en mampostería. La novedad es que van a estar agrupadas en calles. Los vasos externos van a dejar paso a grandes estelas de piedra, que van a estar decoradas en relieve, y en algunas ocasiones las tumbas estarán señaladas con estatuas antropomorfas de bulto redondo. Ejemplo es la estela de Aristión. Que fue descubierta a finales del siglo XIX, cerca de Atenas. en la base hay una inscripción, en la que se lee “es obra de Aristocles”. Esta estela se coloca sobre la tumba de un ciudadano del Ática que quiere ser recordado por las hazañas del campo de batalla. Por eso se representa con la armadura completa. En torno al 510. Estaría totalmente coloreado. V. Brinkmann rata de restituirlos, aplicando luz rasante, luz ultravioleta, y según el color que se utilice, se deja una erosión en la piedra. Con respecto a los ajuares, van a ser muy pobres. Tenemos que mencionar, copas en cerámica, vasos para verter y ungüentarios. Desaparecen desde este momento las joyas y las armas. Adquiere importancia los depósitos de ofrendas, que se ubican junto a los enterramientos.
Lo que se hacía era introducir los objetos que se ofrendaba, y se las prendía fuego. Luego se procedía al sellado de la fosa.
Época clásica. Se practica el rito de la cremación primaria. , inhumación en adultos (en sarcófagos monolíticos) y sarcófagos de niños. En Grecia del este, documentamos tumbas de gran monumentalidad, y más concretamente, la presencia de grandes mausoleos. Ejemplo de esto sería el Mausoleo de las Nereidas, ubicada en región de Licia, actual Turquía. Esta tumba se fecharía en el año 380 a.C. se conserva en el museo británico, tiene forma de templo de orden jónico, con 4x6 columnas. La cella sería la cámara sepulcral. Estaría integrado por un podio, decorado con relieves, que representan la escena de la amazonomaquia, y una escena de guerra en la que participa el gobernador de Licia, que era Arbinas. Entre las columnas de la perístasis, se colocaron esculturas de nereidas, y en el alquitrabe que soportan esas columnas jónicas se representaron columnas jónicas, y ese gobernador de Licia. Este mausoleo sería el antecesor del mausoleo de Alicarnaso, en Caria.
En su construcción participaron artistas importantes, como Piteo, Bryaxis, o Scopas. Fue artemisa II de Caria la que mandó construir el mausoleo a la muerte de esposo y hermano Mausolo. Con respecto a los elemento, considerado una de las 7 maravillas del mundo, estaría formado por una cámara sepulcral subterránea, un pódium, dividido en varios cuerpos, decorados con estatuas, y sobre él, un pórtico con columnas jónicas, y una decoración escultórica entre lo intercolumnios, reproduciendo el de las Nereidas. El edificio tiene un remate piramidal, con un carro conducido por Mausolo. Algunas piezas se conservan en el museo británico. Junto a él, se pudo documentar una fosa de ofrendas. Se extrajo de ella una gran cantidad de restos óseos de animales. Se pudo determinar cómo habría sido el depósito: se les había cortado las extremidades, y éstas habían sido cremadas. El resto se depositaba en el interior de la fosa sin quemar.
Final del mundo clásico, arranque del helenismo. Destacamos Las tumbas reales de Vergina, relacionadas con la familia real macedonia y Filipo II. Los restos del interior están cremados. Los análisis antropológicos han permitido documentar que uno de los cráneos tenía una herida en el ojo derecho. S ha pensado que sí que puso ser la tumba de Filipo, pus tenemos constancia de que Filipo perdió un ojo en la batalla de Methona. Son tumbas hipogéicas, precedidas de un dromos. Con respecto a esta tumba, ésta se caracteriza por tener una fachada de orden dórico, con columnas que sostienen un friso de escenas de cacería. Pasada esta puerta se llegaría a un vestíbulo en la que estaría enterrada la esposa, y tras él, una cámara principal en a que estaría enterrado él. El ajuar estaría dispuesto en el suelo. Se documentaron una serie de objetos, como utensilios de baño, lo que permite saber que el cuerpo habría sido sometido a un ritual purificatorio.
Una vez expuesto el cadáver, éste se habría transportado sobre un lecho, decorado con marfil, y habría llevado una corona de hojas de roble realizada en oro. Esa corona habría sido retirada antes de cremar el cuerpo. Tras la cremación, los restos se depositarían en una caja de oro (larnakes). Se ha puesto en conexión con los funerales de Patroclo, pues en este ritual se vuelve a adoptar prácticas funerarias de la sociedad heroica.
Ritos predeposicionales: • Prothesis o exposición del difunto: placas cerámicas de figuras rojas donde aparecen representados una escena de prothesis. Aparece el difunto recostado. Las mujeres familiares, preparan el cadáver, y los amigos que acuden a rendir honores al difunto.
Esta prothesis servía para asegurarse de que el individuo estuviera realmente muerto, y asegurar que la gente le pueda llorar y realizar su honra. En el momento en el que muere, el alma no está en el cuerpo, pero tampoco está en el Ares. Con los cánticos, y los lloros, se empujaba al ánima a que fuera más allá. En este momento, se llevaría a cabo la preparación del cadáver. Esta preparación se haría por las mujeres familiarmente más próximas al difunto. Consistía en lavar el cuerpo con agua salada, y posteriormente, se le untaba con aceites y perfumes. También se les vestían con ropas especiales, kosmos, muy costosas, con hilos de oro. En algún momento los legisladores determinarán cuánto se pueden gastar en estas ropas. Se le cierran los ojos, y se sujeta la mandíbula. Se le coloca sobre un lecho. El cuerpo se exponía dentro de la casa. En el exterior de la casa se colocan símbolos que anunciaban el fallecimiento, y que el ambiente estaba por tanto contaminado. Por ello había recipientes con agua purificada, al entrar y al salir. Reciben el nombre de lebes. Destaca el de Pintor de la Gorona, de estilo proto-ático. Pinturas seminegras. Siglo VI a.C. todavía conserva bastante influencia de la cerámica orientalizante. Estas escenas de prothesis aparecen en escenas del geométrico tardío. En estas procesiones, de hombres y mujeres, habría representaciones de dolor, como arañarse la cara, o tirarse de los cabellos. También se celebrarían canos fúnebres con acompañamiento musical, ejecutando una danza de manos entrelazadas. Las prothesis oscilan de 1 3 días. Hay datos en la literatura que dicen que llegarían hasta los 9 días.
• Ekphora o traslado al cementerio:Este traslado se realizaría por la noche y con acompañamiento funeral. El traslado podría ser a hombros (por los necrophoros) o en carro (de 4 ruedas, que luego eran introducidos en el interior de las tumbas). Los hombres iban delante acompañando al carro y las mujeres iban detrás. En algunas ocasiones, las mujeres no acompañaban al cadáver al cementerio.
Ritos deposicionales: Dentro de estos, hay que mencionar el rito de Taphos, se conoce muy poco porque en muy pocas ocasiones aparece representada en la iconografía. Podemos recurrir a La Iliada, canto XXIII de Patroclo y al XXIV de Héctor, que nos dicen que el tamaño de la pira estaría relacionada con el rango que tuviera el difunto en la sociedad. Gracias a ambos cantos, sabemos que una vez que el difunto estuviera depositado en su fosa, se llevarían a cabo libaciones sobre la urna o el ataúd. En cremaciones, el último rescoldo sería apagado con vino. Recogida de las cenizas por el pariente más cercano. Depósito de ajuar de composición variable, según las épocas, formado por vasos cerámicos, biberones de barniz negro (tumbas infantiles), lucernas. También estaría el óbolo, pero sería una práctica tardía. Esta práctica consistía en introducir monedas en el interior de las tumbas. Su función sería la de pagar al barquero Caronte, según Aristófanes. Las monedas aparecen normalmente en la boca del difunto, pero también pueden aparecer colocadas en otras partes del cuerpo: manos, pelvis, etc. Se ha pensado que no siempre tendrían esta simbologia de pagar al barquero Caronte, sino que también las monedas podrían ser introducidas como amuleto o talismán, ya que las monedas en el anverso tendrían representadas a la efigie de la divinidad, que era la que protegía la ciudad y, por tanto, también protegería al difunto. Otra interpretación es que las monedas se introducían para dar a conocer los bienes materiales y económicos del difunto.
Ritos Postdeposicionales: Tenemos que distinguir varias etapas. En primer lugar, estarían los ritos inmediatos en el cementerio. Consistían en el banquete para los difuntos, en los que no participarían los vivos. Después, se practicaba un ritual de libación de agua, conocida como Aponimma. Además, se han documentado canales en el Cementerio Cerámico de Atenas. Luego se realizará un banquete fúnebre o perideipnom en la casa del difunto. Se realiza tras regresar del cementerio y representa la unión entre los vivos de la comunidad. El difunto está presente en calidad de anfitrión y se encuentra representado por el pariente más cercano que presidía el banquete, portaba las guirnaldas y recitaba elegías. Posteriormente se realizaba un baño purificatorio y otros dos banquetes de carácter fúnebre en el que no participaban los vivo, se celebraban el tercer y noveno día (Trito y Enata). Hasta pasados 30 días no se barría la casa, ese barrido se hacía el día de la Triakostia, donde el polvo era depositado sobre la tumba como un rito purificador. Se procedía así a la celebración de un último banquete llamado Kathedra donde los participantes se sentaban.
Los ritos posteriores al fin del duelo consistían en visitas a las tumbas. Realizadas de forma regular, al menos durante una generación y no más de tres. En ellos se realizaba el culto y mantenimiento de las tumbas. Los individuos que querían ocupar cargos públicos debían demostrar que cuidaban las tumbas. Las demostraciones de piedad y cariño eran fuentes de prestigio y estatus social. Uno de los rituales consistía en la decoración de al estela que señalaba la tumba, en ella se colocaban cintas de colores o taeneiai, además de con coronas o flores. En estas visitas además de adornar las estelas se realizaba la colocación de ofrendas no alimenticias depositadas sobre el graderío. Se colocaban lecitos de fondo blanco que contenían en su interior perfumes y bálsamos.
Además de estos lecitos se depositaban vasos cerámicos y mechones de pelo.
En estas tumbas el pariente más cercano era el encargado de invocar al Hermes Pscipompo que se considera el guia de las almas, es decir, debía traer al difunto a su tumba. Los familiares rogaban al difunto que mantuviera su buena disposición para con la familia. Sobre el graderío que sujetaban las telas representadas en los lecitos de fondo blanco se realizaban libaciones de vino, leche o aceite. Cuando se hacían se llevaban a cabo cantos de carácter fúnebre. Los vasos se estrellaban contra el suelo.
Las ofrendas de alimentos solidos eran un ritual reflejado en la Odisea. Los animales preferidos eran los de pelaje negro. Las hembras o machos eran castrados, se les sacrificaba boca abajo para que la sangre cayera sobre una zanja excavada para el efecto. Posteriormente se quemaba el cuerpo.
Los ritos excepcionales solamente se llevaban a cabo para rendir honores a personajes muy significativos de la sociedad griega. Los más conocidos fueron los juegos atléticos, celebrados en honor del conjunto de soldados caídos en combate. Ocasionalmente se celebraron por la muerte de un solo individuo. La celebración de estas competiciones atléticas estaban bien reflejadas gracias a los juegos funerarios en honor a Patroclo relatados en el canto XXIII de la Iliada. Se realizaban: • Carrera de carros • Pugilato • Lucha • Carrera de velocidad • Lanzamiento de lanza Además de los juegos atléticos se realizaban sacrificios humanos. Dentro de estos destaca lo visto en el Herroon de Lefkandhi donde quizá la mujer enterrada junto al guerrero pudo ser sacrificada. Otro ejemplo es la Tumba de Eleftheria (Creta) del periodo geométrico donde se encuentra una cremación primaria de un guerrero, junto a él apareció un esqueleto si cabeza cuyo cuerpo aparecía parcialmente quemado. Las extremidades habían sido atadas y como ajuar tenía un puñal, un hacha y piedras de afilar. Además había un cuerpo de mujer de entre 16 – 21 años cuyas manos estaban atadas y estaba mal nutrida.
...

Tags:
Comprar Previsualizar