Reinterpretación de los mitos (2013)

Pràctica Español
Universidad Universidad Carlos III de Madrid (UC3M)
Grado Humanidades - 3º curso
Asignatura Antigüedad y legado clásico
Año del apunte 2013
Páginas 4
Fecha de subida 14/03/2016
Descargas 0
Subido por

Descripción

Una de las practicas que hay que entregar durante el curso

Vista previa del texto

FRANCISCO HERRERA MEGIA LA REINTERPRETACION DE LOS MITOS (Los mitos en la civilización griega) Las innumerables historias de caprichos, brutalidades y enamoramientos divinos, pueden inducirnos a creer que los griegos formaban parte de un pueblo que juzgaba sus deberes morales con ligereza. En la época primitiva, el vínculo entre teología y moralidad no era como el de la actualidad, en realidad no existía relación alguna; y tomamos los mitos por su mal sentido. Los griegos parecen haber pensado sobre los dioses tanto cono cualquier otro pueblo primitivo. Su vida, tanto como la de cualquier ser humano, se hallaba en realidad sujeta a fuerzas exteriores que no podían dominar y se las adjudicaban a sus deidades.
Lo único que les quedaba por hacer era tratar de llevar buenas relaciones con ellos, ya que eran los que manejaban todos esos factores que el pueblo griego no podía, y a su vez temía. En las civilizaciones primitivas, el mito desempeña una función indispensable: expresa, realza y codifica las creencias; salvaguarda los principios morales y los impone; garantiza la eficacia de las ceremonias rituales y ofrece reglas prácticas para el uso del hombre. El mito es un elemento esencial de la civilización humana; lejos de ser una fábula, es una realidad viviente a la que no se deja de recurrir.
Los mitos le permitieron al pueblo griego situarse en el tiempo, unirse al pasado y al futuro. Por lo tanto el mundo mítico está íntimamente ligado al real. Los seres míticos rigen con frecuencia los fenómenos naturales, cuyas víctimas o beneficiarias son los hombres; A veces, los propios fenómenos naturales han sido erigidos en seres míticos.
Los mitos tranquilizan al hombre al afirmar su pertenencia a una realidad continua. Pero también son el reflejo de una sociedad y llevan las huellas de sus estructuras, que a su vez legitiman. En cuanto a los factores que influyeron en el origen de los mitos griegos, existen varias teorías, de las cuales podemos destacar las siguientes: En primer lugar, la teoría de la alegoría (una cosa que aparenta ser otra), según la cual los mitos serian alegorías que esconden cierto significado profundo y edificante, creadas por eruditos primitivos con el objetivo de ocultar o bien impedir que verdades importantes pasaran a mano de personas demasiado ignorantes o bien para atraer con tales relatos a aquellas personas que no prestarían atención a una discusión árida y formal. Los creadores fueron justamente hombres primitivos que carecían de un pensamiento abstracto, que les permitiera alejar sus ideas de los objetos concretos; para crear una alegoría es esencial tener un pensamiento abstracto.
En forma resumida esta sería la idea central: Los antepasados de las antiguas naciones cuya historia nos es conocida, no poseían una filosofía completa, pero sí una concepción vaga y al mismo tiempo grandiosa de algunas verdades religiosas fundamentales. Estas verdades las exponían sus sacerdotes en una serie de símbolos, que permanecieron en gran parte iguales para todos los pueblos, pero que fueron lamentablemente mal interpretados en épocas posteriores. La teoría del evemerismo dice que los dioses del mito griego no habían sido tales dioses en sus orígenes, sino hombres divinizados por aquellos a quienes habían gobernado. Esta explicación solo podría ser aplicada, en todo caso, a una pequeña fracción de las historias míticas que existen.
Finalmente, esta la llamada teoría de la naturaleza. El hombre primitivo, pensaba este gran sanscritista, se hallaba penetrado de un vago sentimiento de temor y respeto que le inspiró la idea de la divinidad, y esto trató de expresarlo como pudo en su lenguaje vacilante e imperfecto. Las divinidades eran en su origen nombres dados a las fuerzas naturales, que poco a poco se fueron convirtiendo en personas. De esta manera, la vida del universo se había dramatizado progresivamente. Los griegos buscaron relacionar los mitos con su mundo concreto, estos le permitieron reflejar aquellas cuestiones de la realidad que provocaban incertidumbre, por falta de explicaciones racionales, como por ejemplo el origen del mundo o de los fenómenos de la naturaleza. Además de legitimar un orden social y político al divinizar algunos de sus gobernantes.
Los sacerdotes como encargados del culto eran los intermediarios entre el pueblo y sus deidades y las practicaban mediante una serie de símbolos que eran comunes a todos los pueblos de Grecia por encima de sus divisiones políticas. Así su religión constituyó un elemento de unidad cultural.
Resulta interesante el planteo que el hombre primitivo tenía un sentimiento de temor y respeto hacia la divinidad, elemento que está presente en otras religiones y que permite establecer un control social.
Los mitos tienen un carácter ritual y simbólico. Estos se transmiten de generación en generación, y es a partir del siglo V a. C. cuando se empieza a cuestionar la veracidad de los mitos griegos, tras la aparición de la filosofía, que lo cuestiona todo. A partir de este siglo el mito cada vez es un tema más literario, puesto que los filósofos inauguran un nuevo saber de tipo racional.
Se estableció un nuevo conocimiento acerca de la naturaleza, a la que toman como centro de una investigación sistemática y de la cual presentan una teoría. De esta forma los mitos fueron perdiendo protagonismo, los romanos por ejemplo, al haber heredado los mitos de los griegos, casi no creían en ellos.
Es por esto que en la actualidad no existen tantos mitos, nuestro pensamiento es mucho más racional que en aquella época gracias a los avances científicos, tecnológicos y sociales. Este pensamiento crítico hace que necesitemos una comprobación por sobre un intento de explicación sin fundamentos racionales.
Sin embargo aunque la sociedad contemporánea puede caracterizarse a partir de su racionalidad los mitos siguen formando parte de nuestra cultura, en particular algunas figuras que por su proyección política se convirtieron en referencias obligadas para alimentar algunas utopías.
A lo largo de su existencia el hombre fue evolucionando, pero siempre se caracterizo por la continua búsqueda de explicaciones. Según el desarrollo alcanzado más explicaciones se pudieron encontrar y mucho más lógicas fueron estas explicaciones.
En realidad, el mundo de los mitos no obedece a reglas fijas: las cosas, los animales, cualquier ser puede estar animado, pueden realizarse todas las metamorfosis; un solo ser, una sola cosa puede revestir múltiples formas. Todos estos relatos aparecen como sucedidos en épocas pasadas, y mediante los ritos los justifican y se tranquilizan, unidos a que el mito proporciona también una explicación coherente de la realidad.
Para una sociedad primitiva, como la que habitaba la antigua Grecia, los mitos eran algo esencial. Con un pensamiento animista (el pensamiento de los niños) una falta total de raciocinio, el hombre empezó a tomar conocimiento sobre lo que sucedía a su alrededor.
Los mitos representaban una forma de explicar el mundo que los rodea, y de esta manera intentar comprender los misterios que los rodeaban.
Un claro ejemplo puede ser la forma de explicar el ciclo de la vida, nacimiento, desarrollo y la muerte de las personas. Entre las deidades griegas había tres mujeres, las Parcas, una de ellas decidía sobre el nacimiento, la otra sobre el destino y la ultima sobre la muerte. Los griegos las presentan como tres hilanderas, la que hila es la que da la vida, la segunda hace su trabajo deshilando, mientras la tercera corta el hilo terminando con la vida.
Como este, existen muchos ejemplos que hacen que nos inclinemos por concluir que los griegos crearon los mitos para poder explicar lo que sucedía a su alrededor, así como también tener una identidad como pueblo.
...