Fundamentos del Derecho Administrativo, Tema 11 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Fundamentos del Derecho Administrativi: Administrativo I
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 15/10/2014
Descargas 5
Subido por

Vista previa del texto

Jordi  Vallès  Balsells   LECCIÓN  XI:  LOS  RECURSOS  ADMINISTRATIVOS   I.
Los  recursos  administrativos.  Funciones   Todos   los   actos   administrativos   pueden   ser   recurridos   ante   la   propia   Administración   que   los   dicta.   Este   tipo   de   recursos   son   los   que   se   conocen   como   recursos   administrativos,   que   se   interponen  ante  la  Administración  y  son  resueltos  por  ellas  mismas.   1. Los   recursos   administrativos   ofrecen   a   la   Administración   la   posibilidad   de   revisar   sus   actos  a  instancia  del  recurrente,  no  necesariamente  por  motivos  de  legalidad   La   primera   función   que   cumple   el   recurso   ante   la   propia   Administración   es   ofrecer   a   ésta   la   posibilidad  de  reconsiderar  su  decisión.  El  recurrente  lo  que  solicita  es  que  la  Administración   reconsidere   la   decisión   recurrida   y   dicte   en   su   lugar   otra   más   favorable   para   él.   Con   lo   cual   puede   ser   por   un   vicio   legal   o   simplemente   se   solicite   una   resolución   más   favorable.   La   resolución   del   recurso   le   permitirá   corregir   su   error   o   moderar   los   términos   y   alcance   de   la   resolución  recurrida.  De  esta  función  originaria  de  los  recursos  administrativos  resta  la  opción   que   tiene   el   recurrente   de   fundar   su   recurso   en   consideraciones   no   estrictamente   jurídicas   apelando   al   buen   sentido   o   la   consideración   graciable   de   la   Administración.   Un   tipo   de   consideraciones  que  no  son  admisible  en  los  recursos  ante  los  tribunales  en  los  que  sólo  cabe   alegar  cuestiones  de  Derecho.   2. La   tutela   y   protección   de   derechos.   La   relación   de   los   recursos   administrativos   con   la   tutela  judicial  y  los  recursos  ante  los  tribunales.   A. Los   recursos   administrativos   como   manifestación   sediciente   de   la   función   cuasi-­‐ judicial  o  jurisdicción  retenida  de  la  Administración   Los  recursos  administrativos  son  manifestación  de  la  función  cuasi-­‐judicial  que  se  reconoce  a  la   Administración   y   que   deriva   de   la   posición   que   ocupa   la   Administración   respecto   a   los   tribunales  y  a  la  que  ya  hemos  tenido  ocasión  de  referirnos.  Al  instaurarse  así  el  principio  de   división   de   poderes   la   Administración   retuvo   facultades   de   jurisdicción,   de   lo   que   se   llamo   jurisdicción   retenida,   que   fue   perdiendo   progresivamente   a   medida   que   se   afirmaban,   en   coherente   sintonía   con   los   postulados   del   Estado   de   Derecho,   las   plenas   facultades   fiscalizadoras.   B. Una  vía  informal  y  accesible  de  recurso,  sin  coste  para  el  recurrente.   La  función  del  recurso  administrativo  en  esa  posición  previa  al  recurso  ante  los  tribunales  es   muy  importante:  es  un  trámite  similar  al  que  se  ofrece  en  cualquier  relación  que  puede  abocar   en  un  proceso  judicial  para  que  las  partes  reconsideren  sus  posturas  y  en  lo  posible  alcancen   un  acuerdo  que  evite  un  proceso  judicial  costoso,  con  muchas  exigencias  formales  y  garantías   procesales   que   consumen   mucho   tiempo   y   demoran   la   decisión   final.   Esta   función   resulta   particularmente  favorable  para  el  particular.   C. El  recurso  administrativo  no  es  una  primera  instancia  judicial   En  esa  correlación  entre  recurso  administrativo,  ante  la  Administración,  y  recurso  contencioso,   ante   los   tribunales   la   que   no   le   cumple   al   recurso   administrativos   la   de   operar   como   una   primera  instancia,  siendo  el  recurso  ante  los  tribunales  una  segunda  instancia.  Esto  no  es  así   en  absoluto  y  por  tanto  en  el  recurso  contencioso  que  eventualmente  se  interpusiera  podrían     plantearse  entonces  cualquier  tipo  de  alegación,  cualquier  hecho,  cualquier  prueba  que  no  se   hubieran   planteado   en   el   recurso   administrativo.   La   vía   judicial   se   inicia   con   el   recurso   contencioso-­‐administrativo.   Esa   es   la   primera   instancia   judicial   que   de   alguna   forma   condiciona  las  posibles  instancias  superiores  de  apelación.   El   recurso   administrativo   que   le   precede   cumple   con   esas   tres   funciones   fundamentales   que   aquí  hemos  destacado  y  que  referimos  a  modo  de  conclusión:   -­‐ Ofrece  a  la  Administración  la  posibilidad  de  reconsiderar  y  revisar  su  decisión  en  base   a  consideraciones  no  estrictamente  jurídicas.   -­‐ Control  de  legalidad  por  la  Administración  de  sus  propios  actos  a  instancia  de  la  parte   recurrente.   Jordi  Vallès  Balsells   -­‐ Tramite   previo   a   un   recurso   contencioso-­‐administrativo,   similar   a   los   que   existen   en   otras   instancias   judiciales,   con   la   posibilidad   de   reformar   el   acto   y   evitar   los   costes,   de   muy  diversa  índole,  del  proceso  judicial.   II.
Tipología  y  clases  de  actos  administrativos  a  efectos  de  recurso   Son  objeto  de  recurso  administrativo  los  actos  administrativos,  los  actos  de  la  Administración   sujetos  a  DA.   1. Actos  resolutorios  y  actos  tramite   a) actos  resolutorios   b) Actos   tramite   cualificados.   No   pueden   ser   objeto   de   recurso   administrativo   los   actos   trámite   ordinarios,   actos   tramite   no   cualificados.   Ello   quiere   decir   que   no   se   pueda   comprobar  su  adecuación  a  la  legalidad  o  denunciar  los  vicios  en  que  pudieran  incurrir.   2. Actos   que   ponen   fin   a   la   vía   administrativa   –o   que   agotan   la   vía   administrativa-­‐   y   actos  que  no  ponen  fin  –no  agotan-­‐  a  la  vía  administrativa   Los  dos  recursos  administrativos  más  comunes  y  extendidos,  son  el  recurso  de  reposición  y  el   recurso   de   alzada.   Encuentran   su   sentido   y   funcionalidad   en   la   distinción   de   estas   dos   categorías  de  actos,  que  también  se  conocen  con  otros  términos,  menos  frecuentes,  pero  con   idéntica  significación.  Así  los  actos  que  agotan  o  ponen  fin  a  la  vía  administrativa  se  conocen   también  como  actos  que  agotan  la  vía  gubernativa  i  actos  que  causan  estado,  y  los  actos  que   no  agotan  o  no  ponen  fin  a  la  vía  administrativa  se  les  identifica  igualmente  como  actos  que  no   causan  estado.  Esta  distinción  repara  en  la  estructura  de  la  Administración  de  la  que  procede   el  acto  y  en  la  posición  que  en  ella  ocupa  el  órgano  que  lo  dicto.   Si   ese   órgano   no   tiene   otro   superior   jerárquico   en   el   seno   de   la   misma   Administración,   entonces   sus   resoluciones   agotan   la   vía   administrativa,   pues   no   pueden   ser   objeto   de   decisión   por  otro  órgano  de  esa  Administración.  Los  actos  de  un  órgano  no  agotan  o  no  ponen  fin  a  la   vía   administrativa   si   tiene   un   órgano   superior   jerárquico   en   esa   Administración.   La   configuración   o   estructura   de   cada   Administración   resulta   entonces   determinante   para   discernir  qué  actos  agotan  la  vía    administrativa  según  sea  el  órgano  del  que  procede.   Hay   otras   Administraciones,   destacadamente   las   locales,   cuya   estructura   no   se   articula   en   torno   a   un   eje   vertical,   sino   que   presentan   una   planta   tendida,   horizontal.   Así   en   la   administración   municipal   los   actos   de   esos   órganos   agotan   ordinariamente   la   vía   administrativa.   Objeto  propio    característico  de  los  dos  recursos  administrativos  ordinarios  y  más  conocidos:   -­‐ El   recurso   de   reposición:   es   el   recurso   administrativo   ordinario   contra   los   actos   administrativos  que  agotan  la  vía  administrativa   -­‐ El   recurso   de   alzada:   es   el   recurso   administrativo   ordinario   contra   los   actos   administrativos  que  no  agotan  la  vía  administrativa  o  gubernativa.   3. Actos  firmes,  que  han  ganado  firmeza,  y  actos  que  no  han  ganado  firmeza   Todos   los   actos   administrativos   son   recurribles.   Pueden   ser   objeto   de   recurso   administrativo   y   luego  está  abierta  la  vía  del  recurso  contencioso-­‐administrativo  ante  los  tribunales.  Ésta  es  una   exigencia  que  deriva  del  derecho  fundamental  a  la  tutela  judicial  efectiva  que  se  reconoce  en   el  art.  24  de  la  CE   -­‐ Defiende  la  tutela  de  derechos  e  intereses   -­‐ El  respecto  a  la  legalidad  objetiva,  pues  a  través  de  los  recursos  se  realiza  un  control  de   legalidad  de  los  actos.     Pero  estas  dos  poderosas  razones  no  llegan  a  justificar  que  los  actos  estén  permanentemente   abiertos  a  un  posible  recurso.  La  seguridad  jurídica  exige  que  el  acto  que  no  se  recurre  en  los   términos  y  plazos  de  que  se  dispone  para  ello  gane  firmeza  y  no  sea  ya  recurrible  a  partir  de   entonces.   Un  acto  gana  firmeza  por  dos  vías:     1)  cuando  transcurren  los  plazos  sin  que  se  interponga  el  recurso  pertinente,     2)  cuando  se  agotan  todas  las  vías  de  recurso  en  vía  administrativa  y  judicial     Jordi  Vallès  Balsells   3)   cuando   ante   la   resolución   de   un   recurso,   no   se   interpone   la   apelación   o   recurso   previsto   en   el  plazo  y  entonces  el  acto  deviene  firme.   Pues   bien,   aun   cuando   un   acto   haya   ganado   firmeza   es   posible   que   sea   objeto   de   recurso   excepcional,   que   sólo   puede   interponerse   si   se   dan   una   serie   de   condiciones   rigurosamente   tasadas.   III.
Procedimiento  común  de  los  recursos  administrativos   Responde   al   modelo   básico   de   procedimiento   administrativo   común   con   sus   fases   características  que  ya  conocemos.   1. Iniciación   Los   recursos   obviamente   se   inician   a   instancia   de   parte,   del   recurrente.   En   el   escrito   de   interposición  deben  dejarse  claros  los  siguientes  extremos:   -­‐ Identidad  del  recurrente,  señalado  también  el  domicilio  o  dirección  de  notificaciones.   -­‐ Acto  que  se  recurre.   -­‐ Tipo  de  recurso  que  se  interpone  contra  ese  acto.   Interposición  en  plazo.  Los  plazos  se  computan  a  partir  del  día  siguiente  de  la  notificación  del   acto  que  se  recurre.   2. posible  solicitud  de  suspensión  del  acto  objeto  de  recurso   La  interposición  de  un  recurso  administrativo  no  conlleva  la  suspensión  del  acto  recurrido,  que   puede   por   tanto   despliega   plenos   efectos   y   entrar   en   fase   de   ejecución   durante   la   tramitación   del   recurso.   Se   puede   producir   entonces   una   situación   delicada,   contradictoria   y   frustrante.   Para   que   el   recurso   administrativo   no   pierda   la   operatividad   que   le   corresponde,   se   plantea,   como  un  tramite  muy  relevante  y  decisivo  en  el  procedimiento,  la  suspensión  del  acto  hasta   que   se   resuelva   el   recurso.   La   suspensión   del   acto   puede   plantearla   el   recurrente,   pero   también  puede  hacerlo  la  propia  administración.   A. motivos  de  suspensión  del  acto   Si  la  suspensión  se  otorga,  ha  de  justificarse  necesariamente  en  la  concurrencia  de  una  de  las   dos  circunstancias  siguientes:   -­‐ que   la   impugnación   se   fundamente   en   alguna   de   las   causas   de   nulidad   de   pleno   Derecho  del  art.  62.1  LPC  y  que  ya  conocemos.   Es   necesaria   que   el   órgano   aprecie   la   posible   existencia   de   un   vicio   de   nulidad   de   pleno   Derecho  para  decidir  la  suspensión  de  un  acto  que,  en  puro  rigor  dogmático,  si  fuera  nulo  no   habría  producido  efecto  alguno.   -­‐ que  la  ejecución  del  acto  pudiera  causar  perjuicios  de  imposible  o  difícil  reparación.   Aquí   hay   por   el   contrario   una   razón   rigurosamente   pragmática   que   fundamenta   la   práctica   totalidad  de  las  suspensiones  que  se  conceden.  Que  sirve  para  evitar  la  frustración  que  puede   provocar  la  obtención  de  una  resolución  favorable  cuando  el  acto  ya  había  producido  efectos.   B. En   especial,   la   suspensión   de   actos   que   puedan   originar   perjuicios   de   imposible   o   difícil  reparación.   Es   necesario   un   ejercicio   de   prospectiva   para   mostrar   los   perjuicios     que   se   derivarían   de   la   ejecución  del  acto  y  que,  en  el  caso  de  estimarse  el  recurso  y  anularse  el  acto,  resultarían  de   imposible  o  difícil  reparación,  frustrando  así  la  propia  resolución  del  acto.   a. Efectos  puramente  económicos  del  acto  recurrido   Si  es  una  multa,  carácter  fungible,  el  perjuicio  económico  permite  en  principio  su  reparación,   sin   embargo,   no   debe   valorarse   el   contenido   intrínseco   del   acto   en   su   cuantificación   económica,  sino  el  efecto  desencadenante  que  puede  tener  en  ciertos  casos.  (no  es  lo  mismo   una  multa  de  100.000€  a  una  multinacional,  que  a  una  pyme)   b. Efectos  sobre  el  ejercicio  de  derechos  y  libertades.   Hay   actos   administrativos   que   pueden   incidir   sobre   el   ejercicio   de   libertades   públicas   y   derechos   fundamentales.   La   ejecución   de   esos   actos   tiene   en   muchos   casos   efectos   irreversibles  e  irreparables  en  el  caso  de  que  se  hubiera  estimado  un  recurso  contra  ellos.   Para   evitar   esas   situaciones   y,   en   realidad,   para   hacer   efectiva   la   protección   de   los   derechos   fundamentales  y  libertades  públicas,  se  promulgo,  cumpliendo  el  mandato  expreso  de  la  CE,  la   Jordi  Vallès  Balsells   ley   62/1978   sobre   protección   jurisdiccional   de   los   Derechos   Fundamentales   de   la   Persona,   donde   se   considera   que   un   acto   administrativo   que   atenta   contra   uno   de   los   derechos   fundamentales  o  libertades  públicas  que  se  reconocen  en  la  CE  (sec.  Primera  del  capitulo  II  +   14)  entonces  es  posible  el  recurso  directo  ante  los  tribunales.  Lo  cierto  es  que  los  tribunales   han  hecho  una  interpretación  estricta  para  rechazar  las  invocaciones  forzadas  de  un  derecho   fundamental  con  la  pretensión  de  utilizar  esta  vía  preferente  y  sumaria.     c. Efectos  sobre  los  recursos  naturales  y  el  equilibrio  ecológico   Se  trata  de  un  tipo  de  actos  que  frecuentemente  se  suspenden  en  trámite  de  recurso  por  las   consecuencias,   imposibles   o   de   difícil   reparación,   que   podría   tener   su   ejecución,   aunque   la   valoración   de   los   efectos   sobre   el   medio   ambiente,   es   complicado   establecerlo   con   criterios   jurídicos,  y  con  lo  cual,  tienen  un  gran  peso  los  informes  científicos.   C. La  ponderación  sobre  la  solicitud  de  suspensión:   El   órgano   competente   para   resolver   el   recurso   habrá   de   realizar   entonces   una   doble   ponderación  sobre  la  solicitud  de  suspensión:   1. Será   sobre   los   perjuicios   que   la   ejecución   pueda   causar   al   recurrente   atendiendo   las   alegaciones,  pruebas  e  informes  que  éste  pueda  aportar.   2. Sobre  las  consecuencias  que  tendría  la  suspensión  del  actos  sobre:   a. El  interés  público  al  que  se  orienta  el  propio  acto.   b. Los   derechos   e   intereses   legítimos   de   terceros   que   pudieran   verse   afectados   por  la  suspensión.   Por  todo  ello,  en  el  caso  de  que  se  decida  otorgar  la  suspensión,  la  Administración  podrá  exigir   al   solicitante   de   la   misma,   la   constitución   o   adopción   de   determinadas   medidas   cautelares   para  proteger  el  interés  público  o  los  derechos  e  intereses  legítimos  de  terceros  que  pudieran   verse  afectados  por  la  suspensión  del  acto  recurrido.   3. instrucción  y  audiencia  a  los  interesados   No   puede   faltar   una   fase   de   instrucción   en   la   que   se   puedan   aportar   informes   y   pruebas.   Cunado  hayan  de  tenerse  en  cuenta  nuevos  hechos  o  documentos,  se  pondrá  de  manifiesto  a   los  interesados  para  que  formulen  las  alegaciones  que  estimen  convenientes.   4. Resolución     El  órgano  competente  debe  dictar  la  resolución  del  recurso  en  un  plazo  determinado  para  cada   tipo   de   recurso.   Si   la   resolución   no   se   produce   en   ese   plazo,   el   recurso   se   entenderá   desestimado  por  silencio  negativo.   La   resolución   expresa   ha   de   ser   congruente   con   lo   solicitado   en   el   recurso   y   aunque   sea   desestimatoria  no  puede  en  ningún  caso  agravar  la  situación  del  recurrente.  No  es  por  tanto   admisible  la  antaño  famosa,  aunque  excepcional,  reformatio  in  peius.   IV.
Recurso  de  alzada   Es  el  recurso  que  se  interpone  contra  los  actos  que  no  ponen  fin  a  la  vía  administrativa,  que   son,   como   ya   sabemos,   los   actos   dictados   por   órganos   que   tienen   un   superior   jerárquico.   Aunque  tenga  que  resolverlo  el  superior,  el  recurso  de  alzada  podrá  interponerse  tanto  ante   éste  órgano  como  ante  el  que  dicto  el  acto  recurrido.   El  plazo  para  la  interposición  es  de  un  mes,  si  el  acto  recurrido  fuera  expreso,  y  si  es  otorgado   por  silencio  administrativo,  será  de  tres  meses.   El   plazo   para   la   resolución   será   de   tres   meses   desde   la   interposición   del   recurso,   y   si   no   hay   una  resolución  expresa,  será  denegada  la  pretensión  por  silencio  negativo.   La   resolución,   expresa   o   por   silencio,   de   recurso   de   alzada   pone   fin   a   la   vía   administrativa   y   abre  la  judicial,  que  el  recurso  pertinente  será  el  contencioso-­‐administrativo.   V.
Recurso  de  reposición   Es  el  recurso  que  puede  interponerse  contra  actos  que  ponen  fin  a  la  vía  administrativa,  que   son  los  dictados  por  órganos  que  no  tienen  un  superior  jerárquico  en  la  propia  administración.   El   recurso   de   reposición   se   interpone   contra   el   mismo   acto   que   dicto   el   acto,   el   plazo   es   de   un   mes  si  la  resolución  fue  expresa  y  de  tres  meses  cuando  sea  por  silencio.  Contra  la  resolución   Jordi  Vallès  Balsells   del   recurso   de   reposición   solo   resulta   admisible   el   recurso   contencioso   administrativo,   salvo   que  pueda  interponerse  el  recurso  de  revisión  en  los  términos  que  ahora  veremos.   VI.
Recurso  extraordinario  de  revisión     1. Naturaleza  y  justificación   Los   que   acabamos   de   ver   son   recursos   que   bien   merecen   ser   calificados   de   ordinarios,   pues   pueden  interponerse  contra  cualquier  acto  –si  agota  la  vía  administrativa  el  de  reposición,  si   no,   el   de   alzada-­‐,   y,   además,   pueden   fundarse   en   cualquier   motivo,   solicitando   incluso   de   modo  graciable  una  resolución  más  favorable  sin  un  preciso  fundamento  legal.     El   recurso   de   revisión   se   distingue   así   claramente   por   tratarse   de   un   recurso   rigurosamente   excepcional.  Una  excepcionalidad  que  afecta  a  dos  componentes  de  su  régimen:   Actos  recurribles.  Son  sólo  objeto  del  recurso  de  revisión  un  tipo  muy  determinado  de  actos:   los  actos  firmes,  los  actos  que  han  ganado  firmeza  y  que  por  ello  ya  no  son  recurribles;  de  ahí   lo  de  la  excepcionalidad.   Motivos.   El   recurso   de   revisión   no   puede   fundarse   en     cualquier   motivo,   sino   solo   por   los   motivos   rigurosamente   tasados   en   la   LPC,   unos   motivos   también   excepcionales   como   ahora   veremos.   Todos  tienen  en  común  dos  elementos:   1. se   trata   de   documentos   o   declaraciones   jurídicas   de   los   que   no   se   había   tenido   conocimiento  o  plena  seguridad  hasta  entonces   2. se   trata   de   hechos   particularmente   graves   y   relevantes,   que   de   conocerse   en   el   momento   de   dictarse   el   acto,   o   de   recurrirlo   en   su   caso,   habrían   alterado   muy   probablemente  la  decisión  de  la  Administración  o  la  habrían  invalidado  por  concurrir   un  vicio  grave.   La   seguridad   jurídica,   que   es   el   valor   fundamental   que   se   pretende   preservar   al   reconocer   firmeza  a  un  acto,  no  alcanza  a  cubrir  y  silenciar  algunos  actos,  vicios  graves,  o  desconocidos   en  el  momento  en  que  se  dictó  el  acto,  que  reclaman  su  revisión.   2. Motivos  tasados  por  los  que  puede  imponerse  el  recurso  de  revisión   1. Que  al  dictarlos  se  hubiera  incurrido  en  manifiesto  error  de  hecho   2. Que   aparezcan   documentos   de   valor   esencial,   y   que   evidencien   el   error   de   la   resolución  recurrida   3. Que   en   la   resolución   hayan   influido   esencialmente   documentos   o   testimonios   declarados  falsos  por  sentencia  judicial  firme.   4. Que   la   resolución   hubiese   dictado   como   consecuencia   de   prevaricación,   cohecho,   violencia,   maquinación   fraudulenta   y   otra   conducta   punible   y   se   haya   declarado   así   en   virtud  de  sentencia  judicial  firme.   El  recurso  extraordinario  de  revisión  se  interpone  ante  el  mismo  órgano  que  dicto  el  acto.  Este   órgano  será  también  el  competente  para  la  resolución  del  recurso.   Al   igual   que   los   restantes   recursos   administrativos,   el   de   revisión   se   entiende   desestimado   por   silencio  negativo  en  cuanto  transcurran  3  meses  desde  la  fecha  de  interposición.   VII.
Las   reclamaciones   administrativas   previas   al   ejercicio   de   las   acciones   civiles   y   laborales   1. Sentido  y  funcionalidad  de  estas  reclamaciones  administrativas   Este   tipo   de   reclamaciones   se   plantean   ante   la   propia   Administración   y   tiene   por   tanto   una   funcionalidad   muy   similar   a   la   de   los   recursos   administrativos.   La   diferencia   está   en   que   los   recursos  administrativos  tienen  como  objeto  actos  administrativos,  sujetos  a  DA,  y  de  los  que   conocerá,   caso   de   mantenerse   la   controversia,   la   jurisdicción   contencioso-­‐administrativa.   Pero   sabemos   que   las   administraciones   públicas   pueden   actuar   con   sujeción   al   D.   Civil   o   D.   Laboral.   Pues   bien,   antes   de   ejercer   cualquier   acción   ante   la   jurisdicción   civil   o   la   jurisdicción   laboral,   la   LPC   exige,   manteniendo   un   criterio   muy   arraigado,   que   se   efectúe   una   reclamación   ante   la   propia   Administración.   Una   reclamación   administrativa   por   tanto,   similar   a   los   recursos   administrativos   porque,   como   ellos,   se   interpone   ante   la   Administración   y   es   resuelta   por   ella.   Permite   al   reclamante   plantear   la   recisión   del   acto   de   manera   simple   sin   los   costes,   con   Jordi  Vallès  Balsells   aplicación  de  criterios  de  equidad  no  estrictamente  legalistas,  i  posibilidad  de  una  avenencia   con  la  administración  y  evitar  así  la  vía  judicial.   2. Régimen  de  su  tramitación   Las  reclamaciones  deben  dirigirse  al  órgano  competente  de  la  Administración  pública  de  que   se  trate.  Tras  la  resolución  expresa  o  presunta  de  la  reclamación  podrá  ejercerse  la  acción  ante   la  jurisdicción  correspondiente.   ...