Siglos XVI-XVII (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia moderna
Año del apunte 2014
Páginas 8
Fecha de subida 28/12/2014
Descargas 19
Subido por

Vista previa del texto

FRANCIA, INGLATERRA Y ESPAÑA EN EL PASO DEL SIGLO XVI AL XVI - Las tres grandes monarquías de la Europa Occidental, Francia, Inglaterra y España, se vieron enfrentadas en la segunda mitad del XVI al desafío de la división y el conflicto religioso.
- Las diferencias religiosas ya habían sido la causa fundamental de los conflictos en la época de Carlos V, pero lo característico de este período es que la religión se convierte en un factor de fractura social y de inquietud política en el seno de cada Estado.
- A los criterios habituales de diferenciación social se habrá de sumar el de la confesión religiosa. Las contiendas religiosas no se limitan, además, a los integrantes de los grupos sociales sino que enfrentan al monarca con sus súbditos, a lo que este responderá con la tolerancia o la represión.
- La tolerancia, pero, chocaba con la oposición de las iglesias de cada país, con el sentimiento popular y, sobre todo, con la voluntad de los reyes, ya que la unidad religiosa era una unidad básica para la obediencia política, y la existencia de varias confesiones un elemento de conflicto civil.
- Tanto Isabel de Inglaterra como Felipe II lo consideran así y se inclinan por la represión. Por ello, el avance de la tolerancia fue lento y limitado, aunque comenzó a producirse en este periodo, sobre todo en Francia, donde se desarrolla una tendencia de opinión favorable a admitir diversas confesiones religiosas dentro del Estado.
- Las circunstancias políticas de cada monarquía influyeron sobre la forma de manifestarse estas tensiones religiosas y sobre sus efectos, que serán muy distintos en cada una de ellas.
- En las tres se había reforzado el poder real durante la época anterior, pero en todas se consideraba que el rey debía contar con la participación de las instituciones representativas de la sociedad estamental: Parlamento inglés, Estados Generales franceses y Cortes de los diversos territorios españoles.
- Su colaboración era, en último término, imprescindible para obtener los crecientes ingresos que el rey necesitaba. En esta dualidad monarca-parlamento, el primero irá reforzando su autoridad: su personalidad era, por tanto, un elemento fundamental de la vida política.
- El gobierno central giraba en torno a la Corte: a ella acudían todos los que aspiraban a cargos o favores reales, en especial la alta nobleza, para la cual era fundamental la proximidad al poder supremo.
- Por su parte, el rey necesitaba la corte para que resaltara más su persona sobre el conjunto de los súbditos y ante los príncipes extranjeros, y para tener mejor controlador a los grandes nobles cuya fidelidad y obediencia era, a menudo, incierta. Poderosos por tener grandes tierras.
- Su control y utilización son decisivos para mantener el reino controlado. Utilización a través de la corte.
- Para ejercer el gobierno diario los instrumentos eran muy semejantes: las monarquías trataron de equilibrar el poder de los nobles, que alegaban derechos feudales para participar en el gobierno, con el recurso a burócratas formados en las universidades (clase media-nobleza baja).
- Por medio de consejos integrados por un reducido número de hombres de confianza, y respaldados por un conjunto de secretarios que les ayudaban a manejar la creciente masa de papeles, los reyes tomaban sus decisiones.
- En definitiva, en los años sesenta del XVI la autoridad de los príncipes estaba siendo desafiada por una explosiva combinación de disidencia religiosa, malestar y conspiraciones nobiliarias y resistencias parlamentarias a las crecientes exigencias fiscales.
- El resultado de tan enorme reto fue diferente en cada una de las monarquías consideradas, siendo en Francia donde el poder monárquico y la propia unidad territorial pasaron por momentos de colapso y disolución, aunque finalmente el fundador de la nueva dinastía, Enrique IV de Borbón, consiguiera restablecer ambos.
Crisis y restauración del poder monárquico en Francia Los orígenes de las Guerras de religión (1559-1562) - 1559 Francia se enfrenta a una crisis financiera, política y religiosa.
1. Económica: la larga lucha con los Habsburgo había forzado a un incremento de la presión fiscal, de la venta de oficios públicos y del endeudamiento.
- En 1558, Enrique II se vio obligado a suspender pagos y a recurrir a los Estados Generales, que no se habían reunido desde 1484, y éstos aprovecharon para tratar de reafirmar su papel en el Estado.
2. Política: a la oposición parlamentaria se sumó el enfrentamiento entre facciones aristocráticas. Las grandes familias habían constituido una amplia red de clientela entre la nobleza local de sus ámbitos de influencia: los Guisa en el noreste, los Borbones en el sudoeste, etc.
- El objetivo de la lucha era incrementar su influencia sobre la monarquía y colocar a sus miembros en los principales cargos.
- En este momento eran los Guisa los que parecían triunfar, pero Enrique II mantenía las disputas controladas.
3. Religión: problema mayor, junto al financiero conduce a la paz de Cateau-Cambrésis.
- En la segunda mitad del XVI habían surgido multitud de iglesias calvinistas en el oeste y sur de Francia, animadas por la llegada de predicadores desde Ginebra.
- Conversión de los líderes de dos familias principales, a los cuales se sumaron multitud de pequeños nobles y la burguesía: - Los Borbón: Luis, príncipe de Condé, y su hermano Antonio de Borbón junto con su mujer Juana de Albret, reina de Navarra.
- Los Montmorency-Châtillon: Gaspar II de Colgny, almirante de Francia.
- Enrique II sólo tuvo tiempo para iniciar la represión ya que murió en julio como consecuencia de un accidente dejando como heredero a un hijo, Francisco II, de 15 años y mala salud.
- Los príncipes Antonio de Borbón, rey de Navarra y su hermano Luis I de Borbón, príncipe de Condé, están ansiosos por alcanzar un trono que ellos consideran les pertenece por herencia y que es ocupado por ambiciosos extranjeros.
- Control del poder de sus dos tíos, los Guisas (Francisco, duque de Guisa, y Carlos, cardenal de Lorena), fervientes defensores del catolicismo que continuaron la represión contra los protestantes.
- Como reacción, algunos hugonotes (como se conoce a los calvinistas franceses) proyectaron un golpe para hacerse con la persona del Rey y arrebatar el poder a los Guisa.
- El fracaso de la conspiración provocó el abandono de la causa por Antonio de Borbón, y la captura del príncipe de Condé, que se salvó de la condena a muerte gracias al fallecimiento de Francisco II en diciembre de 1560.
- Dado que el nuevo rey, su hermano Carlos IX, era legalmente menor de edad: regencia de su madre Catalina de Médicis, de un papel clave en la primera etapa de las guerras de religión.
- Estaba dispuesta a situar los intereses de la Corte por encima de las confesiones religiosas y para ello, con ayuda del canciller Michel de l’Hôpital y del partido de los ‘’políticos’’, pretendió solucionar el conflicto religioso por medios pacíficos.
- A pesar de contar con pocos apoyos, Catalina intentó un acercamiento de las posturas entre católicos y protestantes: fracaso ante la intransigencia mutua, manifestación clara de que el tiempo de los compromisos en materia religiosa había pasado.
- Sólo quedaban dos alternativas: la represión o la tolerancia. Ella se inclina por la segunda y otorgó a los hugonotes (edicto de Saint-Germain, enero 1562) libertad de culto privado en las ciudades y público en los arrabales.
- Pero el Duque de Guisa y sus seguidores matan a una treintena de hugonotes en una celebración religiosa ilegal en Vassy (marzo de 1562) = movilización hugonote y nombramiento de Condé por éstos como protector de la Corona Francesa.
- Los Guisa replican solicitando de Carlos IX la revocación del edicto de tolerancia. Las luchas entre facciones, complicadas con el enfrentamiento entre confesiones religiosas, iban a conducir a la guerra civil.
El apogeo del poder hugonote - El poder de los hugonotes alcanzó su apogeo durante el decenio 1562-1572 gracias al apoyo de las iglesias locales que amplió la base tradicional de la movilización nobiliaria. Ayuda exterior de Isabel de Inglaterra.
- Deseo de Catalina de Médicis de contrarrestar el influjo de los Guisa y de superponer el poder de la Corona al de las facciones  permite a los hugonotes mantener un margen de tolerancia legal e incluso acceso a la Corte.
- Graves limitaciones: - Falta de apoyo en las grandes ciudades (sobre todo París), y en los Parlamentos provinciales.
- Poco éxito entre el campesinado, mayoritariamente católico.
- Principal fuerza, sobre todo, en las pequeñas ciudades y en la nobleza.
- La causa hugonote pudo sobrevivir gracias a la capacidad del almirante Coligny, que se hizo cargo de la dirección a la muerte de Condé en 1569 y consiguió, entre otras cosas, recuperar la libertad de culto.
- Consiguió entrar en la Corte, aprovechando la salida de los Guisa, en un momento en que Catalina preparaba planes matrimoniales para lograr la reconciliación.
- La clave era el matrimonio de su hija Margarita con Enrique de Borbón, el protestante hijo de Antonio y Juana de Navarra.
- Pero la ambición de Coligny llega más lejos y, ganándose la confianza de Carlos IX, va desplazando a Catalina.
Anima al rey a intervenir en los Países Bajos en contra de Felipe II, cosa que Catalina no quiere.
- El éxito de Coligny se iba a convertir en un agudo fracaso para la causa calvinista.
La matanza de San Bartolomé y sus consecuencias: el Estado hugonote - La matanza de la noche de San Bartolomé (23-24 de agosto de 1572) en que fueron salvajemente asesinados Coligny y otros líderes hugonotes presentes en París para la boda de Margarita y Enrique y la extensión posterior de brutal matanza a muchas partes de Francia provocó una transformación en el movimiento calvinista francés.
- Efecto inmediato: deserción aristocrática de vuelta al catolicismo y otros huyen. El movimiento vuelve a sus raíces populares y religiosas.
- Se produjo una radicalización ideológica y política. El complot de Catalina contra Coligny y la aceptación de Carlos IX de la matanza llevaron el resentimiento y la desesperanza a los hugonotes. Panfletos relatando la matanza y pidiendo ideas democráticas de revuelta popular.
- Pero más importantes fueron los escritos radicales defendiendo el derecho de resistencia contra el rey. Si hasta entonces los hugonotes podían decir que luchaban por los intereses del rey frente a la influencia de los Guisa, ahora resultaba evidente el enfrentamiento con la éste, y trataron de justificar su resistencia con escritos varios.
- En la práctica, el resultado de la matanza fue la organización de un estado hugonote en el sur de Francia y su alianza con los ‘’políticos’’.
- Al haber fracasado en su intento de controlar la monarquía, los calvinistas franceses optaron por afirmarse como grupo disidente, organizando su propio estado allí donde eran más numerosos, en el Midi.
- En definitiva, había surgido un estado que controlaba una parte de Francia arrebatada al poder real.
- Debilidad de la monarquía + intrigas en la Corte protagonizadas por el hijo menor de Catalina, Francisco, duque de Alençon, en contra de los Guisa.
 se constituye el partido de los ‘’descontentos’’, uno de cuyos representantes era Montmorency-Damville, que aprovechó su cargo de gobernador del Languedoc para establecer una alianza con el estado hugonote y contribuir así al hundimiento de la autoridad real en el sur de Francia.
Enrique III (1574-1589) - Último de los hijos de Enrique II y Catalina de Médicis en acceder al trono. El último gobernante de la dinastía Valois era una mezcla de contradicciones.
- Antes de heredar la corona a la muerte de Carlos IX (1574) había sido elegido rey de Polonia (1573), por lo que se pusieron muchas esperanzas en que el ejemplo de la tolerancia religiosa polaca pudiera servir para Francia.
- Pero fue su experiencia polaca fue un fracaso y se hizo cargo de una Francia dividida., no quedándole más remedio que negociar con los rebeldes, aceptándose sus condiciones (Paz de Monsieur, 1576).
- Se concede amplia libertad de culto a los hugonotes, admitiéndoles en todos los cargos. También salieron favorecidos los ‘’descontentos’’ y en especial Francisco de Alençon, que recibía varias regiones francesas con el título de duque de Anjou, que hasta entonces había ostentado su hermano Enrique.
- Sin embargo, este notable éxito hugonote provocó la inmediata reacción católica. Como la monarquía se había mostrado incapaz de asegurar la unidad religiosa, se organizó un partido católico a tal fin, que acabaría convirtiéndose en un movimiento revolucionario y antirrealista.
- La Liga Católica, ya con precedentes provinciales, tuvo ahora una dimensión nacional bajo la dirección de Enrique, duque de Guisa. Pretendía limitar los poderes de la monarquía reforzando el papel de los Estados Generales.
- Enrique III intentó varias maniobras para contrarrestar el poder de la Liga: - Acepta convocar los Estados Generales (1576), pero sus concesiones a los católicos en contra de los protestantes no impidieron que se atacara el centralismo monárquico y se defendiera una monarquía electiva.
- Pasa a encabezar la Liga y lleva a cabo una nueva guerra contra los hugonotes que acaba con el edicto de Poitiers, octubre de 1577, que restringía las concesiones a los protestantes.
- La prohibición de todas las ligas, católicas y protestantes, parecía abrir el camino hacia la tolerancia, pero las resistencias eran demasiado fuertes.
- Finalmente, quiere contrarrestar el poder territorial de los Guisa concediendo varios gobiernos provinciales a sus favoritos y configurar así su propio partido.
 la existencia de tres regímenes (protestante, católica y real) sumió a Francia en la anarquía mientras se agudizaba la crisis económica y el malestar social.
- En este contexto, la muerte en 1584 del menor de los Valois, Francisco, duque de Alençon y de Anjou, planteaba abiertamente el problema de la sucesión, porque debido a la exclusión de las mujeres por la ley sálica, el presunto heredero era el protestante Enrique de Navarra.
- La reacción de los Guisa fue inmediata: contando con el apoyo financiero de Felipe II reconstruyeron la Liga católica sobre bases más amplias, sumándose a la nobleza católica y a la clientela de los Guisa las organizaciones urbanas que canalizaban el malestar popular.
- Bajo la presión de los Guisa, Enrique III revocó las concesiones hechas a los protestantes y anuló los derechos de Enrique de Navarra a la Corona.
- Con una posición difícil, Enrique III jugó la carta patriótica: ataca a los Guisa por su alianza con España y, aprovechando su excomunión por Sixto V (septiembre de 1585), denunció la intromisión papal en los asuntos franceses. Finalmente tomó las armas con un limitado apoyo extranjero.
- La guerra de los tres Enriques (1585-1588) tuvo su momento culminante en el Día de las Barricadas:  Enrique III intentó hacerse con París y con los Guisa por medio de un golpe de fuerza y ocupó la capital.
 Sin embargo, ante la sublevación de los parisinos (12 de mayo de 1588), el Rey se vio obligado a huir de la cudad.
 En el verano siguiente tuvo que someterse, de nuevo, a las exigencias de la Liga y de los Guisa pero, con ocasión de la reunión de los Estados Generales mandó asesinar a sus rivales: Enrique, duque de Guisa, y su hermano Luis, cardenal de Guisa (diciembre de 1588).
 La reacción en París y en muchas provincias fue un levantamiento popular. La Sorbona liberó a los franceses de la fidelidad del rey y les autorizó a tomar las armas contra el que consideraba un tirano.
 La doctrina de la resistencia, elaborada inicialmente por los hugonotes, fue utilizada ahora por los católicos. Se produjo entonces un acercamiento entre el rey y Enrique de Navarra.
 Mientras cercaban París, un dominico exaltado asesinó a Enrique III en agosto de 1589. Antes de morir reconoció como sucesor a Enrique de Navarra, con la condición de que se conviertiera al catolicismo.
 La Liga, por su parte, proclamaba como rey al cardenal de Borbón, tío de Enrique de Navarra, con el título de Carlos X.
Enrique IV de Borbón (1589-1610) - Dotado de una gran habilidad política, pero sus reiterados cambios de religión (había abjurado dos veces del catolicismo) creaban mucha desconfianza.
- Carecía además de dinero y se enfrentaba al poder de la Liga, dirigida ahora por el superviviente de los Guisa, Carlos, duque de Mayenne.
- Actuó con suma prudencia y en su declaración inicial, sin renunciar a su fe calvinista, prometió defender la fe católica y la independencia de la Iglesia francesa frente a la injerencia de Roma (para atraer a católicos moderados).
- La Liga padecía múltiples debilidades internas que acabarían por desintegrarla, destacan: - Dependencia del apoyo español, como se puso de manifiesto cuando el ejército de Flandes, al mando de Farnesio, acudió en su favor y levantó el sitio de París.
- Falta de respeto a la legitimidad monárquica, especialmente a la muerte del cardenal de Borbón en mayo de 1590.
- La defensa por Felipe II de la candidatura al trono de su hija Isabel Clara Eugenia, sobrina de Enrique III, despertó el orgullo nacional y chocó con la oposición de los Estados Generales y del Parlamento de París de 1593.
- Pero la principal debilidad de la Liga era su creciente división interna al acrecentarse el radicalismo del sector urbano que alejó a las clases medias de ésta y las aproximó al rey.
- Rey aprovecha la ocasión para abjurar del calvinismo (junio de 1593). Antes que Roma le diera la absolución, la Iglesia francesa permitió su coronación en Chartres y, tras su entrada en París, la Sorbona le reconoció como legítimo de Francia.
- La guerra abierta contra Felipe II (1595-1598) contribuyó a reforzar el apoyo nacional al nuevo rey, pero fue aprovechada por los hugonotes para presionar en favor de sus exigencias hasta el punto de amenazar con una nueva guerra civil.
 1598: Enrique IV busca la paz con España (Paz de Vervins) y con los hugonotes (Edicto de Nantes).
- El edicto suponía, en definitiva, el triunfo del ideario de los ‘’políticos’’ y el establecimiento de un marco de tolerancia para los calvinistas, aun reconociendo al catolicismo como la religión principal y restableciendo su culto en toda Francia.
- Calvinistas:  Reconocida la libertad de conciencia y autorizado el culto público en una serie de localidades.
 Mantenimiento de plazas de seguridad con guarniciones propias.
 Admisión a los cargos públicos y a las universidades, y protección legal.
 No obstante era el reconocimiento de una posición de inferioridad frente al auge del catolicismo, y no satisfizo a los más radicales de ambas confesiones.
- Sin ser una solución definitiva a las tensiones religiosas, se pretendía que pudieran ‘’vivir pacíficamente juntos como hermanos, amigos y conciudadanos’’.
- Además de restaurar la paz, Enrique IV restauró la autoridad monárquica y la economía francesa. Francia contaba de nuevo con un rey fuerte que reorganizó el gobierno central, sustituyendo a los grandes nobles por hombres de su confianza, menos poderosos.
- Los Estados Generales no volvieron a ser convocados, y los estados provinciales y los parlamentos fueron sometidos por el poder central.
- La vuelta a la paz favoreció la recuperación de la agricultura después de la aguda crisis de finales del XVI.
- La política mercantilista del gobierno estimuló las manufacturas y el comercio, al tiempo que se ponía orden en la circulación monetaria y se saneaba la hacienda estatal.
- Sin embargo, las tensiones subsistían y la política belicosa de Enrique IV en contra de los Habsburgo en favor de los protestantes alemanes provocó el malestar de los católicos más intransigentes.
- Uno de ellos, Ravaillac, asesinaba al rey el 14 de mayo de 1610 en una calle de París. Dejaba como heredero a un niño de nuevo años, Luis XIII, bajo la tutela de María de Médicis, su segunda esposa.
Luis XIII (1610-1643) y Richelieu - Los primeros años del reinado de Luis XIII se abren en Francia bajo el signo de una regencia, de su madre María de Médicis, en la que el encumbramiento del primer ministro y el acercamiento a España cristalizaran en el descontento de grandes y protestantes.
- La posterior asunción del poder por Luis XIII no hará sino intensificar una agitación a la que sólo la designación de Richelieu (ya introducido antes por María) como hombre de confianza del rey pondrá fin (María llega a exiliarse a tierras españolas).
- A partir de este momento comienza para Francia una fase crucial en la afirmación del absolutismo, implícita en el programa político del ministro basado en el fortalecimiento del Estado, mediante la eliminación de las resistencias internas, y en la consecución de una posición hegemónica exterior, que exigía la derrota de los Austrias.
- Cuando Luis XIII es mayor de edad, Richelieu, que tenía ideas políticas (quiere ser papa), interviene en el rey y consigue su favor, delegando su gobierno en él. María de Médicis es muy católica y se pone del lado de España, por lo que Richelieu se deshace de ella.
- Confirmado en el poder, Richelieu subordinó toda la política interior a las exigencias de la lucha contra los Habsburgo en el contexto de la Guerra de los Treinta Años. Impuso un gobierno de guerra que exigió la centralización administrativa, el desarrollo de los medios de lucha y el control de la opinión.
- Provocó la oposición de amplias capas de la sociedad (la nobleza muy enemiga), especialmente por un aumento de la presión fiscal. Numerosas revueltas. Igual que en la España de Olivares.
- Gobierno de hierro del cardenal, en la que derrota a la gran España ya decadente.
- Su muerte en diciembre de 1642, seguida de la de Luis XIII en 1643: nuevo período de regencia, Ana de Austria (Luis XIV menor de edad), y su ministro Mazarino, heredero del pensamiento de Richelieu, cuya política no hizo sino acrecentar una insatisfacción ya general que plasmaría su expresión violenta en la Fronda: movimiento de expresión desordenada pero temible de una crisis profunda del Estado, de la sociedad y de la economía.
- Mazarino más interesado por la política exterior frente a los acontecimientos internos del reino.
- La Fronda: la oposición de los oficiales al reforzamiento del poder monárquico se sumó el deseo de los grandes de deshacerse de Mazarino y controlar a la regente, y protesta de las clases populares por la insoportable presión fiscal. Su fracaso desembocó en el fortalecimiento del absolutismo Isabel I de Inglaterra - Isabel, hija de Enrique VIII y de Ana Bolena, subió al trono inglés a la muerte de su hermanastra María en 1558, cuando tenía 25 años.
- Situación marcada por una crisis múltiple: religiosa, dinástica, bélica. Después del cisma anglicano provocado por Enrique VIII, los cortos reinados de sus hijos se habían caracterizado por virajes religiosos radicales.
- Durante el de Eduardo VI (1547-1553) se impuso el protestantismo mientras que María (1553-1558) restauró el catolicismo. Se planteaba ahora cuál sería la orientación religiosa de la nueva reina.
- Situación dinástica complicada: soltera, de inmediato se plantea el problema del matrimonio real y de la sucesión. Además, María de Escocia reclamaba el trono como descendiente de Enrique VII.
- La cuestión religiosa y dinástica se complicaba con el enfrentamiento con Francia, heredado de reinados anteriores, dadas las estrechas relaciones entre la reina de Escocia y la Corte francesa (María era sobrina de los Guisa y estaba casada con Francisco II de Valois).
- Amenaza católica, francesa y escocesa se deja sentir: difícil predecir que se iniciaba un largo y estable reinado.
- Estabilidad resultado de la habilidad de Isabel y del deseo de paz de la mayoría de la clase dirigente inglesa.
Sólo una minoría de exaltados religiosos se opondrán abiertamente a su política, caracterizada por el conservadurismo y el autoritarismo.
- La cuestión más importante y urgente era fijar la orientación religiosa del estado. Como no se consideraba conveniente el pluralismo religioso, debía proponerse una fórmula de fe y un modelo de Iglesia que fuera aceptable a la mayoría de los ingleses.
- Mayoría, probablemente, favor de la línea dogmática y eclesial fijada por Enrique VIII. Únicamente separándose de Roma, sin embargo la postura de la reina era claramente protestante.
 ¿Cómo establecer el protestantismo sin provocar conflictos civiles? Protestante muy moderada. Mayor problema en fijar el marco litúrgico, más radical por influencia de sus radicales consejeros, y eclesial, cuyo modelo siguió siendo jerárquico y contando con obispos. Ella era la ‘’cabeza suprema’’ de la Iglesia.
- Sucesión: matrimonio se convierte en cuestión de Estado que provocó tensiones entre la reina sus consejeros y parlamentos. Se negaba a hacer caso al parlamento, problema no sometido a discusión parlamentaria.
- Temía perder el control político: si se casaba con un noble inglés las facciones rivales se enfadarían y con un extranjero vinculaba la política inglesa a otra potencia, cuyo heredero podía convertirse en un foco de tensiones cortesanas.
- Así, Isabel gobernó de forma autoritaria ayudad por un consejo privado seleccionado por ella y donde cada vez más figuraron burócratas profesionales. Destacó el secretario de estado, William Cecil.
- El consejo proponía las líneas de acción política pero era la reina la que tenía la decisión final, que no siempre coincidía con la deseada por sus consejeros.
- La corte isabelina se caracterizó por un bajo nivel de conflicto entre las facciones, por diversos factores.
- Parlamento (dos cámaras, la de los Comunes y la de los Lores) = pieza clave de la política inglesa.
- El consenso mutuo que caracterizó el periodo no excluye momentos de tensión. Isabel distinguía entre materias de la Commonwealth que podían ser discutidas a propuesta de los parlamentarios, y materias de estado que sólo podían tratarse con su aprobación (religión, matrimonio y sucesión, la política exterior).
- Estabilidad y tranquilidad también por la política internacional: no aspiraciones expansivas y manejo de la prudencia en los asuntos exteriores de Inglaterra (no se metía en muchos conflictos).
- Desafío puritano  Sus críticos religiosos fueron llamados ‘’puritanos’’ porque trataban de purificar la Iglesia de los residuos papistas.
 No doctrina opuesta al anglicanismo sino un movimiento multiforme dentro de la Iglesia anglicana, con unas bases sociales muy diversas, que quería una piedad y una organización eclesiástica más acordes con las directrices calvinistas.
 Depurar y adecuar la liturgia al modelo reformado e incrementar la instrucción doctrinal y la disciplina moral en las parroquias.
 Más radicales, ‘’presbiteranos’’: pretendían además acabar con la estructura eclesiástica de tipo medieval y configurar una nueva siguiendo el modelo calvinista (abolir el episcopado y el sistema jerárquico e instaurar una organización con participación de los laicos que partiera de las parroquias (presbíteros) para irse agrupando regionalmente de forma ascendente hasta los sínodos nacionales.
 El desafío se manifestó en diversos episodios. Represiones y exilio.
- Desafío católico:  Isabel tuvo éxito en conseguir una transición relativamente tranquila de un Estado católico a otro de protestante, aunque el proceso pasó por momentos difíciles.
 Los clérigos católicos fueron siendo desplazados y los obispos católicos sustituidos por protestantes.
Confiaba en que el tiempo iría disolviendo los residuos del catolicismo.
 Otro desafío peligroso: presencia de María Estuardo en Inglaterra, obligada a abandonar su trono. En torno a ella se van a centrar una serie de conspiraciones que aúnan las esperanzas de restauración católica con un cambio dinástico.
     La tensión religiosa se incrementó en especial por la excomunión de Isabel por Pío V en 1570. Los Comunes quisieron que se represaliara a los católicos pero la reina se negó, aunque serían más vigilados.
Así, la bula de excomunión del papa empeoró la situación de los católicos ingleses.
Complot fallido para reinstaurar el catolicismo, implicados María de Escocia (encarcelada) y el conde de Norfolk (condenado por traición). Irlanda provocó problemas.
Las conspiraciones de un pequeño grupo de católicos exaltados continuaron tejiéndose en torno a María y contando con apoyo español, hasta que, en 1587, Isabel tuvo que aceptar su ejecución.
La desaparición de María y el fracaso de la Armada Invencible (1588), hizo disminuir la presión del desafío católico.
- Los últimos años del reinado se caracterizan por la lucha de facciones en la Corte, la oposición del Parlamento y el malestar económico del Reino (malas cosechas, aumento demográfico, más pobres…).
- Pero el problema mayor fue la lucha de las facciones, que culminó con la rebelión o conjura de Essex (1601).
- El conde de Essex, que se había convertido en favorito de la reina, rivalizaba por el poder de la corte.
Finalmente cayó en desgracia y en la miseria. En un último intento, intentó un levantamiento en Londres para hacerse con la corte, pero fue descubierto y ejecutado.
- Robert Cecil, hijo del anterior consejero de la reina, con quien el conde de Essex había rivalizado, se hizo entonces con el control casi absoluto de la corte, anunciando la situación que se produciría bajo los primeros Estuardos.
- Isabel muere en 1603, con 69 años y sin hijos: le sucedió Jacobo Estuardo, hijo de María, rey de Escocia.
Felipe III de España (Felipe II no sale) - La muerte de Felipe II y el ascenso al trono de Felipe III (1598-1621) representa el tránsito de un régimen personalista a otro de valimiento.
- Rey de escaso carácter y poco interesado en los asuntos de gobierno, que adoptó una decisión sin precedentes al delegar la dirección efectiva del Estado en la figura de un valido, que ejercería un importante control sobre el sistema político.
- La creación de esta figura se había entendido tradicionalmente como un intento por parte de los últimos Áustrias, faltos de talento y de la voluntad necesarias para gobernar, de desentenderse de los problemas del gobierno.
- // también, ahora, se ve como una adaptación a las nuevas circunstancias en el sentido de que la complejidad de los asuntos de Estado exigía una coordinación que excedía la posibilidad de que un solo hombre pudiera llevarla.
- Primer valido: duque de Lerma, va ganando la confianza del rey hasta que recibe la prerrogativa del rey de firmar mandatos reales, reafirmando su función de mediador entre el rey y la administración y poniendo todo el sistema de consejos a su disposición. Lo convertía en una especie de representante del rey.
- Movido por una insaciable codicia, aumentó considerablemente sus riquezas y las de sus protegidos, y con ello su impopularidad, a medida que empeoraba la situación de la hacienda pública.
- A partir de 1615, Felipe III comenzó a retirarle su confianza y finalmente le cesó. Le sucedió Uceda, aunque ya no gozó de los mismos poderes.
- En 1618 Felipe III revocaba el decreto de 1612 y depuso que en adelante todas las órdenes y cuestiones de patronazgo dependerían de la voluntad regia y serían exclusivamente firmadas por el rey.
- Esto ponía fin, al menos formalmente, a la delegación de poder casi total en el valido y significaba que los Consejos no dependerían tanto de Uceda como lo habían hecho de Lerma.
- Reforma administrativa. Pero la reforma más destacable en el gobierno de la monarquía la constituyó la creación de diversas Juntas con la pretensión de reforzar la capacidad de gobierno de la monarquía.
- Uno de los hechos más destacados de la política interior de Felipe III fue la expulsión de los moriscos.
- El problema básico de esta comunidad era su resistencia a la integración. Pese a los diferentes intentos de asimilarlos seguían constituyendo un grupo aparte, que conservaba su lengua, su religión y en común modo de vida regido por la ley islámica.
- Eran unas 300mil personas distribuidas desigualmente, concentradas sobretodo en la Corona de Aragón, donde en Valencia eran 135mil (33% de la población). Aquí se consideraba que constituían un mayor peligro.
- Numerosos eclesiásticos, obispos y el papa no eran partidarios de la medida. Tampoco la alta aristocracia, que poseía señoríos en Valencia. Preocupación de los señores valencianos por la posible pérdida de sus vasallos.
- El Consejo de Estado aprueba en 1609 la expulsión de los moriscos. Muchos lugares quedaron despoblados y las primitivas esperanzas de llenar el vacío mediante migraciones masivas quedaron pronto truncadas.
- La repoblación fue un proceso lento e irregular debido sobre todo a las fuertes exigencias económicas de los señores feudales.
Felipe IV (1621-1665) - La subida de Felipe IV fue seguida del ascenso de Baltasar de Zúñiga y de su sobrina Gaspar de Guzmán, conde-duque de Olivares, llegados al poder con la misión de restaurar Castilla y rehacer la grandeza de una monarquía que ellos consideraban en declinación.
- Era necesario para ello desbancar a los linajes que anteriormente habían ocupado el gobierno: arrestado el duque de Osuna, duque de Lerma desposeído de gran parte de sus bienes… - Se producía así el desplazamiento de un clan nobiliario por otro.
- Olivares no se rindió en su intento de imponer una nueva política y llevar a cabo sus planteamientos reformistas. Tampoco renunció a su deseo de convertir a Felipe IV en un gran monarca.
- Lo más destacado de su política fue en el plano internacional, donde dirigió gran parte de sus esfuerzos.
- Ante la implacable presión de la guerra se vio obligado a establecer un orden de preferencias. A la Corona le hacía falta dinero de una manera desesperada y estaba dispuesta a conseguirlo por todos los medios.
- Los nobles son los primeros a ser sometidos a interminables obligaciones fiscales. Exigencias fiscales tan fuertes son uno de los factores determinantes de las sublevaciones de 1640.
- Para la monarquía española la década de 1640 constituyó un periodo de revueltas que la condujeron a una situación verdaderamente crítica. Pese a sus caracteres diferentes las sublevaciones de Cataluña, Portugal, Andalucía, Aragón, Nápoles o Sicilia amenazaron con descomponerla irreparablemente.
- Cataluña se convirtió, desde la declaración de guerra a España por Francia en 1635, en un importante centro estratégico. Pese a ello, la negativa a reclutar tropas y reunir subsidios expresada en las Cortes de 1626 persistió durante los años siguientes.
- Para evitar este problema, cuando se plenean las operaciones militares de 1639, Olivares elige deliberadamente Cataluña como frente desde donde combatir a Francia para forzarla a contribuir en el esfuerzo bélico.
- Cataluña se ve obligada a reclutar tropas y a alojar el ejército, cosa que vulneraba las Constituciones catalanas.
- 1640: Olivares ordena firmes medidas para el abastecimiento y pago de las tropas y nuevos reclutamientos.
- A principios de mayo los campesinos de las regiones de Girona y la Selva atacaron a los tercios y se desató la violencia. A finales de mes las fuerzas campesinas se infiltraron en Barcelona, donde se les unieron los segadores, que pronto tuvieron la ciudad a su merced y asesinaron al virrey.
- El vacío político y la revuelta popular indujeron a la Generalitat a convocar una Junta de Braços que, bajo la dirección del diputado eclesiástico Pau Clarís, transformó el levantamiento en un movimiento político dirigido contra el gobierno de la Monarquía.
- Pero, ante la radicalización de posturas, los dirigentes de la rebelión no fueron capaces de gobernar Cataluña independientemente, y por iniciativa de Pau Clarís y Franscesc Tamarit, solicitaron la protección francesa, colocándose bajo el gobierno de Luis XIII en enero de 1641.
- Desde entonces Cataluña se convirtió en un teatro de operaciones francesas. Las quejas de los catalanes se volvieron ahora contra Francia. Ello ofreció a Felipe IV la oportunidad de hacer un esfuerzo supremo por recuperar el Principado: Barcelona asediada y rendida gracias a don Juan José de Austria en octubre de 1652.
- Se acepta la soberanía de Felipe IV (don Juan virrey), a cambio de una amnistía general y de la promesa del rey de observar las constituciones catalanas.
- Portugal, al igual que los catalanes, planteaba a la Corona un problema fiscal al no proporcionar unos ingresos regulares a la hacienda. También se deseaban tropas portuguesas para acabar la rebelión catalana.
- Algunos nobles se concentran en torno a la figura de Juan de Braganza, que podía alegar derechos al trono, y convertido en símbolo de la unidad nacional.
- Con suficientes apoyos, 1 de diciembre de 1640: Juan IV de Portugal. Después de unos años de enfrentamientos, en 1688 la viuda de Felipe IV tuvo que reconocer la independencia portuguesa.
- Las rebeliones de Cataluña y Portugal habían hecho fracasar la política de Olivares quien, conscientes de sus desastres, estaba dispuesto a retirarse. Felipe IV organizó una salida honrosa y en 1643, después del desastre de Rocroi, le dio autorización formal para retirarse.
- Sucedido por su sobrino Luis de Haro que aportó escasas innovaciones gubernamentales aunque estuvo obligado, ante los desastres políticos y financieros anteriores, a reconsiderar la política exterior, a reducir sus compromisos y a buscar la paz:  Paz de Westfalia (1648) pone fin a la guerra de los treinta años. Después:  España busca la paz holandesa, uno de sus mayores problemas. 1648 se reconoce su independencia.
 Con Francia la paz no llega hasta el Tratado de los Pirineos de 1659.
- A la muerte del valido, Felipe IV intenta poner orden a su decadente reino sin éxito y muere poco después.
...