Resumen Zeller (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Periodismo - 1º curso
Asignatura Teoria i Pràctica dels Gèneres Periodístics
Año del apunte 2015
Páginas 12
Fecha de subida 09/02/2015
Descargas 62
Subido por

Descripción

Temes de gèneres, examen final i resum de lectures
Professora: Gemma Casamajó

Vista previa del texto

Iria Salcedo Rodríguez 55 Teoría de los Géneros Periodísticos LOS MEDIOS Y LA FORMACIÓN DE LA VOZ EN UNA SOCIEDAD DEMOCRÁTICA CARLOS ZÉLLER Resumen El campo periodístico se ha transformado profundamente en las últimas décadas. Estos cambios han modificado la estructura interna del campo con la segmentación del oficio del periodista y su relación con la esfera política.
El periodismo, desde la racionalidad democrática, presenta un conjunto de patologías sociales que dificultan el proceso de desarrollo de una ciudadanía cultural y de una democracia deliberativa.
Plantear el periodismo como un bien público puede contribuir a mejorar el periodismo realmente existente y hacer más democrático el proceso de formación de la voz de los diferentes grupos y actores sociales.
____________________________________________________________________________ El trabajo de los periodistas ha sufrido profundas mutaciones a lo largo de las tres últimas décadas.
Las estructuras de producción de información están atravesadas por lógicas económicas y políticas que condicionan el trabajo de los periodistas. → ACOTAMIENTO DE LA AUTONOMÍA DE LOS PERIODISTAS al mismo tiempo que el campo periodístico asume un lugar central en el proceso de reproducción social y económica.
Una aproximación sociológica a la profesión periodística nos muestra una tipología de actividades profesionales vinculadas a la "información", que se denominan de la misma forma pero que corresponden a perfiles profesionales muy diferenciados, con cualificaciones específicas y cuyo trabajo da lugar a "productos" periodísticos difícilmente comparables, más allá de que todos se engloben en el término actualmente difuso de periodismo. Estas diferencias van más allá de las diversas situaciones de estatus que se dan dentro de la profesión de periodista, o de la característica segmentación del mercado de trabajo que establece una serie de condiciones en el contexto de una carrera profesional.
La perspectiva de cualquier transformación significativa en el campo periodístico, y en el lugar que ocupa el periodismo en la vida pública y en la sociedad, está condicionada por la necesidad de un cambio social profundo que valore la información como un bien público y la redefinición del Iria Salcedo Rodríguez 56 Teoría de los Géneros Periodísticos periodismo (hacer comprensibles los hechos sociales, culturales, económicos y políticos al mayor número de personas).
La cultura periodística de los periodistas y trabajadores de la información tendrá frente de si la cultura periodística de la población, articulada sobre valores democráticos y sobre necesidades que nacen de la lógica democrática y no de las restricciones organizacionales del campo periodístico.
Un periodismo que contribuya a extender entre la población la ciudadanía cultural lo máximo posible, como la capacidad de situar reflexivamente los acontecimientos y utilizar con autonomía la información.
Transformación del campo periodístico La crisis de algunos actores centrales del campo periodístico ha puesto de manifiesto la necesidad de repensar la información periodística en relación con la vida pública y con el funcionamiento de la democracia en las sociedades de capitalismo avanzado.
La actividad de los medios se ha convertido en una de las piezas más dinámicas de la industria cultural y en un factor clave de la estructuración de la vida social y política.
El campo periodístico se constituye en uno de los ejes centrales del proceso de reproducción social, pero al mismo tiempo los efectos que provoca su forma de funcionar generan una de las mayores patologías sociales que afectan a la vida democrática.
Las organizaciones políticas utilizan el campo periodístico como el escenario de la competencia política: dirimir sus controversias, canalizar sus propuestas a la sociedad, difundir sus proyectos, publicitar su sistema de valores...
La organización de la poliarquía política tiene como pieza central de su buen funcionamiento la articulación de la industria periodística en grandes conglomerados (grupos de comunicación), que se alinean según las opciones políticas mayoritarias: desde los años 80, es perfectamente visible la configuración de mapas del poder comunicativo construidos con los mismos parámetros de la distribución del poder político, que han dotado de más fuerza al bipartidismo.
La industria periodística se ha convertido en un espacio fundamental para el buen funcionamiento económico y social del capitalismo, tanto por su capacidad para atraer inversiones como por mostrarse como una industria dúctil a la innovación tecnológica y social.
CAMBIOS EN EL OFICIO DEL PERIODISTA Y EN LA INFORMACIÓN PERIODÍSTICA Iria Salcedo Rodríguez 57 Teoría de los Géneros Periodísticos Esta transformación ha provocado que la información quede segmentada según nuevas pautas y ha dado lugar a nuevos modelos periodísticos que se pueden considerar respuestas adaptativas al cambio pero, a su vez, son la expresión de una crisis estructural que atraviesa la institución periodística y el lugar que ocupa en la vida pública.
TODA INSTITUCIÓN PÚBLICA ES SOMETIDA A UNA CRÍTICA RIGUROSA ↓ ASEGURAR UN FUNCIONAMIENTO NORMAL Y DEMOCRÁTICO INSTITUCIONAL Cuando una institución pública se estructura en torno a una profesión que ha logrado acumular un capital simbólico y organizativo considerable, las dificultades para someter su funcionamiento a un examen crítico resultan muy difíciles de superar, llegando a transformarse en una auténtica barrera constituida por: Elementos del corporativismo Cultura profesional Sensación de incompetencia para articular una demanda fundada entre los usuarios y la población en general El déficit de reflexión sistemática y del conocimiento científico es responsabilidad de la comunidad e científicos sociales, de las universidades y de los analistas independientes, pero también de la sociedad, que no ha sabido articular un conjunto de demandas sociales sobre la institución periodística.
Estas carencias están relacionadas con la conformación del campo periodístico: su complejo equilibro de fuerzas y su estatus dentro del conjunto de la estructura social del país.
La cultura periodística hegemónica está constituida por un conjunto de nociones como objetividad, autonomía, pluralismo, que han encerrado la actividad periodística en una burbuja alejada de las tensiones y de los conflictos de intereses, en un no objeto de crítica y análisis social.
Aun y así, los medios y los periodistas pueden ser criticados. El campo periodístico está lleno de batallas entre los grandes actores (principales organizaciones empresariales que vertebran la industria de la comunicación y compiten por su posición en el mercado); entre algunos actores políticos y algunos medios y entre algunos miembros de la élite periodística.
Iria Salcedo Rodríguez 58 Teoría de los Géneros Periodísticos El trabajo de los periodistas también es analizado y sometido a un examen riguroso, pero todo este proceso se da esencialmente en los límites de la estructura de poder y, en consecuencia, la perspectiva de la crítica es la que se deriva del propio poder.
La acción colectiva de los movimientos sociales (feminismo, pacifismo, movimientos de luchas urbanas, ecologista...) logró crear una agenda política "paralela" a la que mantenían las organizaciones políticas y los grupos de interés tradicionales. Las cuestiones urbanas, la defensa de la sanidad y de la educación pública y del Estado del bienestar, la protección de minorías o de las relaciones económicas internacionales han concentrado mucha energía social y suscitado el interés de mucha gente. Por lo contrario, el periodismo no ha logrado concitar la crítica reflexiva junto a la movilización social para modificar lo que objetivamente puede calificarse como una seria patología social.
La información como mal público Bien público es una noción que nos permite distinguir estructuralmente entre los bienes y servicios producidos por el mercado (consumo individual) y los bienes públicos (consumo colectivo).
BIENES PÚBLICOS ↓ A DISPOSICIÓN DE TODOS, SIN MARGINAR A NINGÚN USUARIO A TRAVÉS DEL MECANISMO DEL PRECIO, COMO OCURRE EN LA ECONOMÍA CAPITALISTA "Se definen como bienes públicos aquellos que consumen todos los miembros de una comunidad, país o área geográfica dados, de tal modo, que el consumo o uso de un miembro no priva a otro de tal consumo o uso".
A.O. Hirschman En muchas ocasiones el consumo de estos bienes no es una opción, sino que es algo inevitable, a menos que se abandone el espacio en donde se produce este bien (por ejemplo, la calidad de aire de una determinada comunidad).
En el caso de la televisión pública, parece lógico pensar que tendrá efectos beneficiosos para el conjunto de la sociedad: la oferta de una televisión de libro acceso y de gran calidad generará beneficios para todos y, contrariamente, una televisión pública sensacionalista, con servicios informativos dominados por el poder político y elaborados desde una cultura Iria Salcedo Rodríguez 59 Teoría de los Géneros Periodísticos periodística convencional, afectará negativamente al conjunto de la sociedad (según sea la intensidad en que se vea la televisión y las alternativas de información y cultura de que disponen los distintos grupos sociales).
Al hablar de bienes públicos, lo hacemos también de males públicos, y estos son un indicador igualmente eficiente para informarnos de la naturaleza real de la sociedad en que vivimos (nos dice mucho acerca de la intensidad de la vida democrática y el grado de igualdad alcanzado).
Si pensamos en las características tecnológicas de la televisión podríamos concluir que es un bien público, pero si miramos detenidamente los contenidos de la televisión pública española , tendremos serias dudas sobre la posibilidad de caracterizarla como un bien público.
Se debe definir socialmente las características que ha de tener la información para que la podamos considerar un bien público; al mismo tiempo que a través de una crítica social rigurosa y de análisis científicos podamos discernir qué hay de bien y de mal público en el actual campo periodístico.
Hemos de revisar críticamente las bases del funcionamiento del campo periodístico en la actual sociedad de capitalismo avanzado.
Esta tarea solo puede ser viable mediante un movimiento social amplio que establece demandas fundadas a las políticas culturales y a la producción del campo periodístico, que conecta su acción con el trabajo reflexivo de artistas, científicos sociales, intelectuales y periodistas activos.
Podemos representar la información como mal público, como una patología social que dificulta la comunicación efectiva, que bloquea la comprensión de la realidad social a partir de un conjunto de parámetros del campo periodístico que han sido puestos de manifiesto por la investigación y por la reflexión de científicos sociales, trabajadores de los medios e intelectuales.
La subordinación a los intereses políticos La prensa de referencia, la prensa popular, las grandes cadenas de televisión privada y la televisión pública han demostrado una total incapacidad para sobreponerse a las orientaciones estratégicas de los grandes actores políticos o económicos en momentos de crisis estructural. Estos cuatro grupos han asumido los marcos interpretativos de los conflictos o problemas estratégicos suministrados por las fuentes.
El tratamiento periodístico ha tenido unicidad, más allá de la diversidad de los medios considerados, a partir de un principio general presente en la actividad de la mayoría de los medios. La aceptación sin mayor cuestionamiento del Iria Salcedo Rodríguez 60 Teoría de los Géneros Periodísticos marco interpretativo del conflicto elaborado por las fuentes, dejando de lado la principal razón de ser del periodismo → mirar con la máxima autonomía posible los hechos que conformaban la vida pública.
Ante estos hechos, el periodismo se transformó en comunicación entendida como una actividad industrial, un flujo continuado que produce enormes cantidades de noticias, pero que apenas proporciona información y, menos aún, comprensión. Los periodistas actúan como comunicadores, no como periodistas.
La conformación periodística del hecho como un asunto a debatir, como una cuestión de interés periodístico, no constituye ninguna garantía de que se informará comprensivamente acerca del mismo: una revisión del tratamiento periodístico cuando el acontecimiento ya ha sido conformado como un tema prioritario de la agenda periodística, nos muestra una situación aun más lamentable que en el primer momento. El marco interpretativo del problema proporcionado por las fuentes ha pasado a un lugar secundario dentro del tratamiento y lo que emerge ahora es la miseria intelectual de la propia cultura periodística.
La mirada periodística carece de sensibilidad e imaginación para relacionar los hechos, para hacer comprensible un hecho social, político y estratégico.
LA SENSIBILIDAD: Nos permite plantear preguntas que la cultura periodística convencional descarta siempre que no se corresponden con un área de interés establecido por el sistema de fuentes.
Es una condición imprescindible en determinadas condiciones para actuar como periodistas y no como simples comunicadores.
Es una manera de traspasar los estrechos límites que impone el mediacentrismo y su privilegiado sistema de fuentes.
Nos obliga a situar en un lugar preferente de nuestra particular agenda de periodistas las condiciones de vida de la gente.
LA IMAGINACIÓN: Nos permite romper con el mediacentrismo, con la idea de que los temas de interés periodístico son aquellos que previamente han sido conformados como acontecimientos por alguna fuente solvente.
Nos permite eludir la tremenda jaula de hierro que limita la mirada periodística a un conjunto rutinario, estrecho y previsible de temas y que Iria Salcedo Rodríguez 61 Teoría de los Géneros Periodísticos adopta tradicionalmente la forma de pregunta tópica: ¿cuál es la noticia? Nos obliga a sobreponernos a la futilidad de las preguntas tópicas y nos induce a elaborar nuevas preguntas que tienen que ver con la gente, con actores que tienen intereses y que saben defenderlos.
Nos obliga a fijar la mirada en procesos sociales sin necesidad de que medie ningún acontecimiento noticia de por medio.
Nos obliga a conectar unos hechos con otros a fin de buscar una explicación racional.
Condiciona todo el método de trabajo periodístico, obligándonos a realizar todos los "rodeos" que sean necesarios con el fin de que la noticia que elaboramos sea algo útil, que nos ayude a comprender aquel hecho o conjunto de hechos sobre el que se está informando.
La dependencia de la información respecto del campo económico y el campo político es mucho más extensa y profunda que la que puede inferirse del tratamiento dado a los asuntos estratégicos considerados hasta ahora.
La selección den noticias, la forma de construirlas y los marcos interpretativos que se utilizan para elaborar las secciones de economía reflejan la hegemonía cultural y política que las élites económicas y organizativas tienen sobre el campo periodístico en su conjunto.
El campo periodístico ha establecido unos límites muy estrechos para el debate público en el terreno económico, circunscribiéndolo a las elites económicas y organizativas, que son las que producen la mayor cantidad de noticias, las fuentes de referencia y las generadoras de los marcos explicativos.
Este modelo periodístico no contribuye a articular los distintos núcleos de opinión que existen objetivamente frente a cualquier decisión económica, más allá de los conflictos que se dan dentro del establishment en torno a las decisiones económicas.
Ruptura entre el tiempo social y el tiempo de la actualidad La distorsión social más significativa que genera el método de trabajo periodístico se produce en el tratamiento que se da a situaciones sociales complejas, pero fundamentales para entender los hechos sociales acerca de los que se pretende informar. El factor determinante de la incapacidad para Iria Salcedo Rodríguez 62 Teoría de los Géneros Periodísticos captar los contornos de un hecho significativo, comprenderlo y traducirlo reside en el propio método de trabajo de los periodistas y en la estructura organizacional del campo periodístico.
La mayor visibilidad del tratamiento periodístico que se da a las cuestiones estratégicas no debe hacer perder de vista la gran cantidad de problemas sociales que condicionan la vida de la gente o que constituyen fenómenos sociales complejos y muy irreales → la mirada periodística no repara porque la naturaleza de estos hechos no se adapta a la lógica periodística.
Dejar fuera del campo periodístico aspectos de la vida pública y del mundo social, construir una actualidad periodística articulada en torno a la competencia política y a los intereses políticos, económicos y sociales con capacidad de crear acontecimientos y elaborar marcos explicativos, pero que mutila una parte sustancial de la realidad social.
La concepción del periodismo está condicionada por las estructuras de producción de la información y esto hace muy difícil que el periodista fije su atención en procesos sociales que tienen un tiempo lento de evolución y que no siempre se manifiestan de forma llamativa: hechos que no generan noticias, no hay actores ni intereses constituidos y reconocibles, se prescinde hasta tanto no salga desde dentro de ese proceso de cambio social profundo algún fenómeno que la cultura periodística convencional pueda interpretar como un objeto noticioso.
Fuera del acontecimiento de la noticia, sin factores emocionales de por medio, sin la espectacularidad del conflicto abierto, un tratamiento periodístico riguroso y comprensivo sería perfectamente factible a condición de que cambiemos radicalmente el método de trabajo y que se supere la concepción rudimentaria de noticia que marca la agenda periodística.
El profundo desfase entre el tiempo de la actualidad periodística y el tiempo del cambio social muestra de forma descarnada la crisis del concepto noticia.
Una crisis que tiene como nervio central la búsqueda de la competitividad y la rentabilidad.
Los problemas estructurales (dependencia de la esfera económica y política que asume la forma de un mediacentrismo y la extrema limitación del campo de observación periodístico, que deja fuera todo aquello que no es o no puede ser configurado como acontecimiento noticia) nos permiten caracterizar buena parte de la información como "mal público" presente en la televisión, radio, prensa de referencia y prensa popular.
Iria Salcedo Rodríguez 63 Teoría de los Géneros Periodísticos El hecho comunicativo más trascendente es la gran hegemonía que este modelo periodístico tiene en la información televisiva (pública y privada), ya que para una gran parte de la población este medio constituye su principal fuente de información.
En los últimos años se ha avanzado en el conocimiento del lugar que ocupa el campo periodístico y la industria cultural en los procesos de reproducción social, segmentación de los modelos culturales... pero parte de este conocimiento científico ha sido utilizado como mecanismo de legitimación del trabajo periodístico a través de un razonamiento seudoacadémico que utiliza las restricciones reales que pautan la actividad de los periodistas y el funcionamiento del campo en su conjunto como un elemento exculpatorio y con capacidad para presentar el periodismo como una actividad profesional que tiende a funcionar de forma correcta.
Un razonamiento que confunde la comprensión y la descripción de las reglas y las lógicas que hacen funcionar el campo periodístico con una exculpación de lo que son sus efectos políticos, sociales y culturales para el conjunto de la sociedad.
La información como bien público Definir la información periodística como un bien público implica establecer el papel que cumple el campo periodístico y las características que debe tener el periodismo para producir bienes públicos en un terreno tan sensible como el de la información.
Esta definición contiene elementos científico-técnicos, sociales y políticos que vinculan la transformación del campo periodístico de la esfera cultural a una visión más igualitaria de la sociedad. La perspectiva que usamos para definir bien y mal público deriva de la democracia y del interés común.
Podemos señalar, a título indicativo, tres grandes áreas a explorar con el fin de dar un contenido más preciso a la idea de información como bien público: Método de trabajo de los periodistas: el trabajo de los periodistas se ha de organizar a partir del principio de autonomía, que permite establecer los criterios de relevancia periodística con independencia de los factores que actualmente condicionan toda la construcción de la agenda periodística.
o Esta autonomía debe facilitar el desarrollo de una mirada periodística que busca hechos sociales relevantes, que sabe encontrarlos y comprenderlos y dispone de los lenguajes apropiados para expresar estos hechos sin mutilarlos.
Nuevas formas periodísticas: formas que sirvan para elaborar una información compleja, capaz de dar cuenta de las causas y de los Iria Salcedo Rodríguez 64 Teoría de los Géneros Periodísticos efectos de los hechos considerados y hacerlos comprensibles a los lectores y espectadores.
o Saber mirar con autonomía la realidad social, desafiar las definiciones oficiales y los marcos explicativos elaborados por el mediacentrismo y su sistema de fuentes, que ha sabido utilizar creativamente el trabajo de los científicos sociales y las teorías de las ciencias sociales.
o Una mirada periodística en la cual las nociones de estructura de poder y de desigualdad están siempre presentes y sirven para orientar todo el análisis periodístico.
Formación de la voz de los distintos grupos sociales en el campo periodístico (más allá del lugar que éstos ocupen en la estructura social y en la estructura de poder).
o El campo periodístico no puede funcionar como un bien público cuando legitima el monopolio de determinados grupos para la definición y la configuración de los problemas públicos.
o El método de trabajo de los periodistas ha de desarrollar los registros necesarios para saber ver la acción colectiva de los diversos movimientos sociales que actúan en la sociedad, sin necesidad de que éstos tengan que elaborar alguna performance para atraer su atención.
o Los periodistas deberían abrir un espectro de referentes incorporando el trabajo de los científicos sociales. Así, los problemas podrán configurarse de forma más fundada y con un mayor grado de autonomía.
o El periodista, que ve en el científico social un interlocutor válido, sabe integrar en su método de trabajo todos los instrumentos desarrollados por las ciencias sociales.
Prestar atención a la formación de la voz requiere una gran sensibilidad de los periodistas hacia la diversidad de grupos y de situaciones que conforman una sociedad. Y, sobre todo, requiere prestar la máxima atención a la situación de desigualdad estructural que hace que determinados grupos puedan articular su voz a través de innumerables canales, en tanto que otros apenas pueden hacer audible sus intereses y la visión que tienen de los problemas.
Facilitar desde el campo periodístico la formación de la voz de los distintos grupos sociales significa democratizar todo el mecanismo de construcción de la opinión pública y romper con la idea de una "opinión pública" elaborada a partir de los dos grandes pilares que funcionan en la actualidad: la estructuración temática a partir de los intereses de los ç grandes actores económicos y políticos y la pura agregación estadística de opiniones sobre esta agenda temática a partir de los sondeos.
A modo de conclusión Iria Salcedo Rodríguez 65 Teoría de los Géneros Periodísticos Las dinámicas sociales y políticas han transformado profundamente las sociedades de capitalismo avanzado en todos los órdenes. Una de las principales fuerzas que ha inducido el cambio estructural ha sido el incremento del peso del mercado, de la racionalidad económica en el conjunto del orden social.
Estas estrategias y procesos sociales han sido una respuesta adaptativa a la gran crisis que sacudió al capitalismo durante los 70 y 80.
La esfera cultural y el campo periodístico no han sido ajenos a estas mutaciones: se han reconfigurado de acuerdo con la racionalidad económica, lo que ha permitido una fuerte expansión en relación con otros espacios sociales.
Este cambio es un gran éxito: la producción cultural ha funcionado durante las dos últimas décadas con rendimientos crecientes y con incrementos sostenidos de su productividad, lo cual ha permitido una gran expansión y alcanzar una posición privilegiada.
Esta transformación ha trastocado radicalmente la estructura del campo periodístico, la posición que dentro de él tienen sus principales actores y la naturaleza de los bienes que produce: Información Definición y conformación de problemas públicos Difusión de hechos e ideas Canales para la expresión de voz y para la formación de la opinión pública, un espacio para la articulación de la competencia política.
Esta situación del campo periodístico, que desde la racionalidad económica es excepcional, desde el punto de vista de la racionalidad democrática resulta crítica.
Es una crisis que deriva a la incapacidad estructural del campo periodístico para facilitar la vida democrática, para alentar formas de participación social reflexivas, basadas en el conocimiento y la comprensión de los hechos que conforman la realidad social.
EL CAMPO DEL PERIODISMO ES UN OBSTÁCULO MÁS QUE UN INSTRUMENTO Esta crisis solo es visible desde una lógica democrática y desde una visión del orden social: se manifiesta a partir del momento en que se le plantean exigencias derivadas de la racionalidad democrática (extender la reflexividad y la ciudadanía cultural, redistribuir de manera más equitativa la capacidad de definir los problemas sociales, de conformar los hechos sociales).
Iria Salcedo Rodríguez 66 Teoría de los Géneros Periodísticos La producción del periodismo resulta muy útil para las elites dirigentes porque facilita la reproducción social de un orden en el que tienen una posición privilegiada y los bienes que produce resuelven bien sus problemas de "información".
Todo esto, no resuelve el problema de la necesidad vital de hacer de la información un problema social, político y cultural vinculado a la vida democrática.
Solución que propone Zéller: Es perfectamente factible impulsar procesos de definición social de la información como un bien público que articulen un conjunto amplio de exigencias al periodismo. Además, este movimiento social que plantea la información como un problema de la vida democrática puede tener efectos importantes dentro del campo periodístico, especialmente mejorando la posición de los propios periodistas y de todos aquellos agentes que disponen de poca autonomía dentro del campo, al proporcionarles recursos nuevos para enfrentar las rígidas reglas que condicionan su trabajo y facilitar la evolución del mismo.
Powered by TCPDF (www.tcpdf.org) ...

Tags: