Tema 1: El Contrato. Requisitos (I): Consentimiento (2013)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Civil II
Año del apunte 2013
Páginas 13
Fecha de subida 17/10/2014
Descargas 3

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1   Tema  1:  El  Contrato.  Requisitos  (I):  Consentimiento   Concepto  y  fases   El  artículo  1.254  es  el  primero  que  regula  los  contratos  en  el  código  civil.     El  contrato  existe  desde  que  una  o  varias  personas  consienten  en  obligarse,  respecto   de  otra  u  otras,  a  dar  alguna  cosa  o  prestar  algún  servicio.     El   contrato   consiste   en   un   acuerdo   de   dos   o   más   personas   que   consienten   obligaciones  de  dar  alguna  cosa  o  prestar  algún  servicio.   El   contrato   es   un   acuerdo   de   voluntades   entre   dos   o   más   personas   dirigido   a   crear   obligaciones  entre  ellas,  del  que  nacen  efectivamente  tales  obligaciones.     El   contrato   no   solo   es   aquél   que   crea   una   relación   jurídica   sino   que   también   es   contrato   aquél   acuerdo   por   el   que   modificamos   la   relación   jurídica   (contrato   o   acuerdo  modificativo).   También   podemos   llamar   contrato   a   los   contratos   extintivos   que   tienen   por   finalidad  extinguir  una  relación  jurídica  contractual  preexistente.       Fases  del  contrato   1. Precontractual:   Fase   previa   al   contrario   en   la   que   hay   negociaciones.   En   esta  fase  no  hay  contrato.  También  se  denomina  fase  de  tratos  preliminares   o  “in  contraiendo”     2. Perfección   o   celebración:  Momento  a  partir  del  cual  el  contrato  ya  existe   jurídicamente     3. Ejecución   o   consumación:   Es   la   fase   de   cumplir   con   el   contenido   del   contrato.  Formas  de  ejecutar  un  contrato:     a. Tracto   único:   Cuando   las   prestaciones   se   cumplen   de   forma   completa.   i. Instantáneo:   Cuando   el   cumplimiento   de   las   obligaciones   se   realiza  íntegramente  desde  la  perfección  del  contrato;  no  hay   lapso   temporal   entre   la   perfección   del   contrato   y   el   cumplimiento   de   las   obligaciones.   Ejemplo:  Se  entrega  la  moto   y  el  dinero  en  el  momento  de  la  perfección  del  contrato.     ii. Diferido/aplazado:   Cuando   se   aplazan   el   cumplimiento   de   esas   obligaciones;   puede   afectar   tanto   a   todas   como   solo   algunas  de  las  obligaciones  del  contrato.  Se  puede  fraccionar   el  pago  sin  que  deje  de  ser  diferido  (acordar  que  se  pagará  en   momentos  distintos  y  sucesivos).    Ejemplo:  Se  acuerda  que  dos  meses  más  tarde  se  entregara  la   moto  y  el  dinero.       1   Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1   b. Tracto   sucesivo:   Implica   un   contrato   en   el   que   una   o   todas   sus   prestaciones   se   cumplen   de   manera   continuada   en   un   lapso   de   tiempo.   Ejemplo:   El   contrato   de   arrendamiento;   pues   el   uso   es   de   tracto  sucesivo.     Principios  contractuales   1. Principio   de   autonomía   privada.   Significa   que   los   particulares   tenemos   libertad   para   celebrar   contratos   así   como   pactar   las   reglas   de   dicho   contrato.  (1.254,  1.255)   2. Principio   de   igualdad.   Significa   que   las   partes   no   sean   discriminadas   y   sean  tratadas  igualmente  dentro  de  un  contrato.  Una  vez  se  ha  firmado  un   contrato  ninguna  de  las  partes  puede  decidir  unilateralmente.  (1.256)   3. Principio   de   vinculación.   Significa   que   el   contrato   obliga   y   compromete.   Perfeccionado   el   contrato   es   obligatorio   para   las   partes   contratantes.     “El   contrato  es  ley  entre  las  partes”.  (1.091,  1.258)   4. Principio   de   relatividad.  Significa  que  los  efectos  o  la  fuerza  vinculante  del   contrato  solo  afecta,  incide  y  obliga  a  las  partes  contratantes.  (1.257)   5. Principio   de   buena   fe.   Los   contratantes   se   han   de   portar   conforme   a   las   exigencias  de  la  buena  fe.  (1.258)   6. Principio  consensualita.   Significa   que   los   contratos   se   perfeccionan   por   el   simple  consentimiento  (1.254,  1.258,  1.278)     Principio  de  autonomía  privada.  Tipicidad  y  atipicidad  contractual   Aparece  en  el  artículo  1.255  del  Código  Civil.  Un  precepto  muy  discreto  y  humilde.     Los   contratantes   pueden   establecer   los   pactos,   cláusulas   y   condiciones   que   tengan   por  conveniente,  siempre  que  no  sean  contrarios  a  las  leyes,  a  la  moral,  ni  al  orden   público.     La  autonomía  privada  es  el  poder  que  el  Derecho  reconoce  a  cada  persona  de   regular  con  eficacia  jurídica  la  esfera  de  sus  intereses  y  relaciones,  en  la  forma  que   estime  más  conveniente.  Supone  el  reconocimiento  de  un  espacio  jurídico  de   libertad  personal.   La   autonomía   privada   se   proyecta   sobre   el   contenido   contractual.   Las   partes   pueden  dotar  al  contrato  de  las  clausulas  que  quieran.       La   autonomía   privada   es   uno   de   los   valores   cardinales   de   nuestro   Ordenamiento   amparado   constitucionalmente   y   que   goza   de   carácter   de   principio   general   del   Derecho.  Así  pues:   1. Las  normas  deberán  ser  interpretadas  en  el  sentido  que  más  favorezcan  a  la   autonomía  de  la  voluntad   2. Debe   acudirse   a   la   autonomía   privada   en   defecto   de   ley   imperativa,   pero   antes  de  ley  dispositiva.       2   Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1   Ámbito   En   cuanto   al   ámbito   de   la   autonomía   privada   hace   referencia   y   se   manifiesta   tanto   en  el  contrato  como  acto  como  en  el  contrato  como  regla.  Como  acto  es  la  libertad   para  contratar  y  como  regla  es  la  libertad  para  establecer  el  contenido  del  contrato.       Límites     Los  límites  de  la  autonomía  privada  son  la  ley,  la  moral  y  el  orden  público       La   ley   hace   referencia   a   aquella   norma   jurídica   imperativa   emanada   de   los   órganos,   no   al   significado   formal   de   ley.   Únicamente   actúan   como   límites   a   la   voluntad  las  leyes  imperativas.     En  materia  contractual  hay  muchos  contratos  regulados  en  las  leyes  pero  la  mayor   parte  de  la  regulación  de  los  contratos  que  hace  la  ley  lo  hace  a  través  de  normas   dispositivas;   el   legislador   a   la   hora   de   regular   un   contrato   pretende   ser   poco   intervencionista.     La   distinción   entre   norma   imperativa   y   dispositiva   es   una   distinción   en   origen   porque  al  final  toda  norma  es  imperativa.  Pues  si  en  el  contrato  no  se  incluye  un   pacto   contrario   a   una   norma   dispositiva   concreta   dicha   norma   dispositiva   deviene   imperativa     La   moral   hace   referencia   a   la   moral   objetiva   no   a   la   moral   subjetiva   del   juez.   Es   decir  a  aquella  moral  social  dominante  del  momento.     La   moral   constituye   un   límite   ético   de   la   autonomía   privada;   equivale   a   las   buenas   costumbres   de   que   hablan   otros   preceptos.   El   de   moral   es   un   concepto   jurídico   indeterminado,   cuyo   contenido   es   variable,   dependiendo   del   grado   de   desarrollo   cultural   y   social,   y   también   de   otras   circunstancias.   La   doctrina   lo   reconduce   mayoritariamente  a  los  criterios  éticos  o  morales  socialmente  dominantes.     Muchos  de  los  límites  que  antes  se  desprendían  de  la  moral  han  sido  introducidos   en  la  ley  por  el  legislador  para  evitar  dudas.     El  orden   público  hace  referencia  a  los  principios  generales  del  derecho.  Algunos   de  estos  también  han  sido  introducidos  en  la  ley  por  el  legislador.     El   orden   público   consiste   en   el   conjunto   de   reglas   cardinales   que   se   deduce   del   sistema   de   valores   imprescindibles   que   para   cada   ordenamiento   conforman   sus   reglas   imperativas   y   por   cuyo   desconocimiento   se   desnaturalizaría   el   mismo   ordenamiento  en  su  globalidad.     En   la   Constitución   se   encuentran   precisamente   esos   principios   básicos   informadores   del   Ordenamiento   español,   esas   reglas   cardinales   que   recogen   el   sistema  de  valores  propio  de  nuestro  Derecho.       3   Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1   Si   el   contrato   incurre   en   alguno   de   estos   límites   el   contrato   devendría   nulo.   Si   solo   es  alguna  clausula  atenta  contra  estos  límites  se  declararía  la  nulidad  exclusiva  de   dicha  clausula  aplicando  la  técnica  de  la  nulidad  parcial.     Tipicidad  y  atipicidad  contractual   Hay  contratos  regulados  por  la  ley  y  otros  que  no.  Cuando  nos  encontramos  con  un   contrato   que   tiene   regulación   legal   decimos   que   estamos   ante   un   contrato   tipificado.   Aún   así   los   contratantes   pueden   pactar   un   contrato   no   tipificado,   es   decir  sin  regulación  legal.       La   regulación   o   régimen   jurídico   del   contrato   atípico   es   la   autonomía   privada   (lo   que   pactan   las   partes).     Aún   así   pueden   haber   lagunas   en   los   contratos   atípicos   dado   que   no   hay   ley   que   los   regule   y   las   clausulas   pueden   no   contemplar   todos   los   supuestos   posibles.   Para   solventar   estas   lagunas   se   utiliza   la   analogía   legis   en   primer   lugar   (aplicar   la   solución   contemplada   para   otro   supuesto   con   el   que   comparte  identidad  de  razón)  y  en  segundo  lugar  la  analogía  iuris.     Elementos  y  requisitos  del  contrato   El  punto  de  partida  es  el  1.261  que  establece  tres  requisitos:   • Consentimiento   • Objeto   • Causa     No  hay  contrato  sino  cuando  concurren  los  requisitos  siguientes:   1. Consentimiento  de  los  contratantes.   2. Objeto  cierto  que  sea  materia  del  contrato.   3. Causa  de  la  obligación  que  se  establezca.     Concurriendo   los   requisitos   de   validez   en   general   el   contrato   surge   los   efectos   que   le   son   propios,   pero   en   ocasiones,   aún   siendo   válido   el   contrato,   no   despliega   momentáneamente  sus  efectos  por  faltarle  algún  requisito  adicional  y  distinto  a  los   de  eficacia  previsto  por  el  ordenamiento  o  contemplado  por  las  partes.     Consentimiento.  Capacidad  y  Prohibiciones.     El   consentimiento   contractual   es   la   voluntad   declarada   y   dirigida   a   aceptar   un   determinado  contrato.   Esto   nos   lleva   a   decir   que   en   todo   contrato   hay   las   partes   que   emiten   el   consentimiento,   las   partes   contratantes   (dos   o   más).     En   cada   parte   puede   haber   más  de  una  persona,  así  pues  no  tienen  porque  coincidir  el  numero  de  sujetos  con   el  número  de  partes.     Debe   existir   en   las   partes   contratantes   una   voluntad   declarada   hacia   el   consentimiento.     La   voluntad   declarada   se   puede   manifestar   tanto   expresa   como   tácitamente.   La   expresa   es   cuando   se   utiliza   un   medio   sensible   que   se   identifica   a   la   voluntad   de   contratar.  Es  tácita  cuando  la  voluntad  se  deduce  de  la  conducta  o  comportamiento   del  sujeto.       4   Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1     La   declaración   de   voluntad   es   el   resultado   de   un   acto   humano   que   debe   ser   consciente,  racional  y  libre.       La   parte   contratante   debe   cumplir   una   serie   de   requisitos   para   emitir   una   declaración  de  voluntad.  La  voluntad  declarada  ha  de  ser:   • Consciente:   hace   referencia   a   la   capacidad   de   contratar.   A   cuando   el   ordenamiento  reconoce  que  el  sujeto  tiene  consciencia  para  contratar  o  no   la   tiene.   Es   presupuesto   de   validez   de   la   declaración   de   voluntad   contractual  que  quienes  la  emiten  tengan  la  aptitud  genérica  reconocida  por   la  ley  para  celebrar  con  eficacia  actos  jurídicos,  esto  es,  capacidad  de  obrar.       No   pueden   prestar   consentimiento   los   menores   no   emancipados   ni   los   incapacitados  (art.  1.263  Cc).   Aún   así   la   jurisprudencia   viene   reconociendo   el   conocimiento   o   la   consciencia   del   menor   mayor.   Es   decir   aquel   menor   próximo   a   la   mayoría   de   edad   que   se   considera   que   por   los   usos   y   costumbres  es  capaz  de  realizar  cierto  tipo  de  contratos.  Así  pues  la  regla  de   la  mayoría  de  edad  no  se  sigue  tan  a  raja  tabla  como  parece  expresarse  en  el   artículo.       En   el   caso   de   los   incapacitados   el   precepto   únicamente   se   refiere   a   la   imposibilidad  de  prestar  consentimiento  contractual  del  incapacitado  total   sujeto  a  tutela  cuyo  tutor  sustituye  su  voluntad.  En  cambio  no  se  refiere  a  la   del   incapacitado   parcial   sujeto   a   curatela   pues   su   voluntad,   complementada     con   el   del   curador,   es   necesaria   para   celebrar   cualquier   contrato   que   lo   vincule.     En   el   caso   del   incapaz   no   incapacitado   si   no   hay   consciencia   (no   hay   capacidad   natural)   el   contrato   es   impugnable   si   se   puede   demostrar   la   falta   de  ella.       ¿Qué  ocurre  si  una  vez  celebrado  el  contrato  y  siendo  el  contratante  capaz   en   el   momento   de   la   celebración   esta   persona   deviene   incapaz?   ¿Cómo   afecta   esta   incapacidad   sobrevenida   al   contrato?   !   La   incapacidad   sobrevenida   no   afecta   al   contrato   que   se   celebró   y   se   ejecutó   siendo   este   capaz.  El  problema  se  plantea  cuando  la  incapacidad  sobreviene  durante  la   fase   de   ejecución.     Para   dar   una   solución   a   este   problema   se   debe   distinguir   entre  los  distintos  tipos  de  contratos  en  función  de  a  que  se  ha  obligado  con   dicho   contrato.   El   contrato   puede   ser   de   dar   o   de   actividad.   Según   si   el   contrato   es   una   prestación   de   dar   o   una   prestación   de   actividad   la   incapacidad  sobrevenida  afectará  de  manera  distinta:       o En   el   caso   en   que   estemos   ante   una   prestación   de   dar   la   regla   general   es   que   la   perdida   de   capacidad   sobrevenida   no   afecta   en   nada   al   contrato   pues   este   seguirá   siendo   válido   y   perfectamente   eficaz.  Si  el  contratante  ha  devenido  incapacitado  tendrá  que  actuar   en   su   nombre   su   representante   legal.   Ejemplo:   Contrato   de   compra   venta.   El   señor   A   se   obliga   a   vender   el   piso   y   el   señor   B   a   entregar   300.000   euros.   El   contrato   se   perfecciona   hoy   (23/9)   pero   convienen     5   Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1   en  que  la  segunda  quincena  de  diciembre  de  2013  se  comprometen  a   cumplir   con   el   resto   de   obligaciones.   En   noviembre   uno   de   los   dos   señores  es  incapacitado  cosa  que  no  afecta  al  contrato  solo  en  que  a  la   notaría  tendrá  que  ir  el  representante  legal  del  incapacitado  en  vez  de   él.       o Cuando   nos   encontramos   ante   una   obligación   de   actividad   la   regla   varía   pues   la   actividad   hace   referencia   a   un   comportamiento   o   conducta   que   debe   desarrollar   el   contratante.   En   este   caso   el   tutor   no   puede   sustituirle   en   aquellas   actividades   que   se   entienden   personalísimas,   es   decir   que   tiene   que   desarrollar   la   propia   persona.   Así   pues   la   incapacidad   sobrevenida   afecta   al   contrato   extinguiéndolo   (no   declarándolo   nulo)   al   no   tener   la   persona   capacidad   para   realizar   dicha   prestación   y   dado   que   el   tutor   no   puede  realizarla  se  extinguirá  el  contrato.       •   Libre:  Se  debe  emitir  con  total  libertad  por  parte  de  la  parte   Auto-­‐contrato  o  contrato  consigo  mismo   Debemos   partir   de   la   base   que   uno   no   se   puede   obligar   consigo   mismo.   Así   pues   el   auto-­‐contrato   surge   cuando   físicamente   es   una   misma   persona   la   que   consiente   por  ambas  partes  contratantes.   Ejemplo:  padres  que  venden  un  inmueble  de  su  hijo  menor  y  lo  compran  ellos.  En  este   caso  los  padres  actuarían  como  parte  compradora  y  los  padres  actuarían  como  parte   vendedora   en   interés   y   representación   de   su   hijo.   No   es   un   contrato   consigo   mismo   porque  jurídicamente  hay  dos  partes  distintas  aunque  físicamente  solo  una.   En   estos   casos   podemos   encontrarnos   ante   un   conflicto   de   intereses.   Nuestro   ordenamiento   no   lo   trata   con   normas   generales   sino   con   normas   casuísticas   estableciendo  en  algunos  casos  prohibiciones  de  contratar  para  tratar  de  eliminar   el  riesgo  de  abuso.  Casos  de  prohibición  de  contratación:   o El   tutor   tiene   absolutamente   prohibido   realizar   cualquier   tipo   de   contrato  con  su  tutelado  (221  Cc)   o Los   padres   pueden   realizar   contratos   con   sus   hijos   menores   de   edad   siempre  que  haya  la  autorización  del  juez.  (162  Cc)   o En   el   caso   particular   del   contrato   de   compraventa   el   mandatario   tiene  prohibido  comprar  bienes  del  mandante.   Los   auto   contratos   no   prohibidos   por   la   norma   en   principio   pueden   celebrarse  sin  ningún  problema.     Los  tratos  preliminares:  negociaciones  y  rupturas   Las  negociaciones  pueden  tener  dos  soluciones  posibles:  la  fase  de  perfección  o  no.   Los   tatos   preliminares   son   los   actos   que   los   interesados   y   sus   auxiliares   llevan   a   cabo   con   el   fin   de   elaborar,   discutir   y   concertar   el   contrato.   Esos   tratos   preliminares   no   crean   ninguna   vinculación   estrictamente   contractual   entre   quienes   los   mantienen   ni   tampoco   una   obligación   de   contratar   pues   los   tratos   se   mantienen   con   vistas   a   la   obtención   de   un   compromiso   satisfactorio,   cuya   no   obtención  puede  desembocar,  legítimamente,  en  la  no  contratación.         6   Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1   No   hay   ninguna   vinculación   jurídica   durante   el   trato   preliminar,   las   partes   son   libres.   Las   partes   que   negocian   son   libres   pero   se   trata   de   una   libertad   matizada   pues  son  también  responsables.  Determinadas  formas  de  romper  una  negociación   pueden  obligar  a  indemnizar  los  perjuicios  sufridos  por  la  otra  parte.     ¿Cuándo   una   persona   es   responsable   frente   a   la   otra   por   romper   las   negociaciones   (Responsable   “in   contrahendo”)?   No   existe   en   nuestro   OJ   ningún   artículo   al   respecto,  entonces  lo  único  que  tenemos  es  doctrina  jurisprudencial.     Hay   tres   requisitos   para   que   surja   la   responsabilidad   por   romper   las   negociaciones:   • Haber  generado  un  clima  de  confianza  en  la  negociación   • Ruptura   de   la   negociación   injustificada.   La   ruptura   de   la   negociación   es   injustificada  cuando  es    (una  de  las  dos  o  ambas):   o Caprichosa   o Intempestiva   (fuera   de   tiempo).   Ejemplo:   un   señor   decide   romper   unas  negociaciones  ya  iniciadas  porqué  ha  contraído  una  enfermedad   muy   grave;   causa   completamente   justificada.   Pero   si   se   rompen   las   negociaciones  hoy  y  se  descubre  que  la  enfermedad  estaba  presente  y   diagnosticada  desde  hace  un  año  la  causa  deviene  intempestiva.     • Que  se  haya  causado  un  daño.  No  hay  responsabilidad  sin  daño,  no  se  puede   indemnizar   ni   hay   responsabilidad   civil   si   no   hay   daño.   Los   posibles   perjuicios  causados  a  la  otra  parte  pueden  ser:  gastos,       Debido   a   la   falta   de   regulación   concreta   para   la   responsabilidad   por   romper   las   negociaciones  se  aplicará  el  1.902  Cc.       Formación  y  perfección  del  contrato   Principio   consensualita:   el   contrato   se   perfecciona   por   el   mismo   consenso.   En   el   momento  en  que  las  voluntades  convergen  el  contrato  se  perfecciona.     En  función  del  tipo  de  contrato  ante  el  que  estemos  la  perfección  será  distinta.     Puede   tratarse   de   una   contratación   simultánea   si   todas   las   partes   contratantes   están   presentes   físicamente   durante   las   negociaciones.   En   este   caso   la   determinación   de   la   perfección   del   contrato   es   muy   sencilla   pues   se   puede   observar  con  facilidad  el  momento  en  el  que  hay  consenso.     Puede   ser   también   una   contratación   no   simultánea   o   a   distancia   en   la   que   las   partes   no   están   en   el   mismo   lugar   físicamente   por   lo   que   los   acuerdos   tardan   en   llegar.   En   este   caso   el   código   civil   pretende   determinar   cuando   se   produce   la   convergencia  de  voluntades  y  por  consiguiente  la  perfección  del  contrato.     Para  ello  hace  una  división  entre  dos  elementos:   • Oferta:  Declaración  de  voluntad  unilateral  y  recepticia  dirigida  a  proponer   la   celebración   de   un   contrato.   Consiste   en   una   declaración   de   voluntad   dirigida  a  un  eventual  cocontratante,  o  al  público  en  general,  encaminada  a   lograr   el   establecimiento   del   acuerdo   contractual.   Los   destinatarios   de   la   oferta   pueden   ser   tanto   una   o   varias   personas   determinadas,   como   un     7   Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1   • grupo   de   personas   indeterminadas,   o   el   público   en   general.   Debe   cumplir   dos  requisitos:     o Inequívoca:  No  debe  suscitar  duda  alguna  sobre  el  propósito  serio  de   contratar   y,   por   otra   parte,   sin   provocar,   por   falta   de   claridad   o   precisión,   la   posibilidad   de   varias   interpretaciones.   Este   segundo   requisito   excluye   del   concepto   estricto   de   oferta   de   contrato   los   casos  en  los  que  la  oferta  se  realiza  con  la  reserva  expresa  o  implícita   del  consentimiento  ulterior  del  oferente.   o Completa:   En   la   oferta   deben   contenerse   todos   los   elementos   del   contrato   propuesto,   de   manera   que   la   simple   aceptación   adhesiva   del  ofrecido  pueda  perfeccionarlo.     En  este  punto  debe  tenerse  en  cuenta  el  concepto  de  vigencia  de  la  oferta,   pues   para   que   la   aceptación   perfeccione   el   contrato,   la   oferta   debe   estar   todavía  en  vigor.  Las  causas  de  extinción  o  caducidad  de  una  oferta  son:   1. Rechazo:   la   aceptación   con   modificaciones,   es   decir   la   contraoferta,   se  considera  una  forma  de  rechazo.   2. Caducidad:  La  caducidad  es  clara  cuando  la  oferta  va  acompañada  de   un   plazo   para   aceptar.   Aún   así   las   ofertas   también   caducan   aunque   no   lleven   plazo   adjunto.   En   este   caso   caducara   la   oferta   pasado   un   periodo  de  tiempo  que  se  considere  razonable.   3. Muerte   o   incapacidad   del   oferente:   Esta   causa   únicamente   es   aplicable  para  ofertas  lanzadas  por  personas  físicas.   4. Revocación.   Cuando   el   oferente   revoca   la   oferta.   Todas   las   ofertas   son   revocables   excepto   en   aquellas   que   se   explicite   lo   contrario.   El   oferente   puede   revocar   la   oferta   en   cualquier   momento   antes   de   la   perfección  del  contrato,  una  vez  perfeccionado  ya  no  será  revocable   debido   a   que   la   oferta   ya   no   es   tal   sino   es   contrato.   Para   que   la   revocación   surja   efectos   tiene   que   ser   conocida   por   su   destinatario   (con   anterioridad   al   conocimiento   de   la   aceptación   por   parte   del   oferente).     Aceptación:   Declaración   de   voluntad   unilateral   y   recepticia   dirigida   a   aceptar   la   oferta.   La   oferta   se   dirige   a   obtener   la   celebración   del   contrato   por   medio   de   la   aceptación   de   su   destinatario:   concurriendo   oferta   y   aceptación,  el  contrato  queda  perfeccionado.  La  aceptación  puede  llevarse  a   cabo   con   arreglo   a   cualquier   forma,   salvo   que   el   oferente   haya   dispuesto   otra   cosa   o   el   contrato   sea   formal.   Además   deberá   suponer   una   voluntad   de   contratar  definitiva.     La  aceptación  debe  ser:   o Tempestiva:  que  se  haga  estando  vigente  la  oferta   o Coincidencia:  debe  coincidir  con  la  oferta  en  todos  sus  términos.  De   introducir  alguna  modificación  estaríamos  ante  una  contraoferta  y  el   contrato  no  quedaría  perfeccionado.     En   la   contratación   no   simultánea   el   contrato   se   perfecciona   cuando   el   oferente   conoce  la  aceptación  o,  conforme  a  la  buena  fe,  no  puede  ignorarla.  (art.  1262).         8   Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1   La   voluntad   y   la   declaración:   discordancia   y   vicios   del   consentimiento   (remisión).  El  principio  consensualista:  forma  y  documentación   Según   el   principio   consensualista   por   regla   general   los   contratos   se   perfeccionan   por   el   simple   consentimiento   cualquiera   sea   su   plasmación   o   manifestación.   Se   encuentra  esta  idea  en  el  1258  y  1278  Cc.       Hay   excepciones,   pues   ciertos   contratos   deben   ser   perfeccionados   de   una   forma   determinada.   Este   es   el   caso   de   los   contratos   formales   o   solemnes   (as   solemmnitatem).  Las  formas  solemnes  posibles  en  derecho  civil  son  las  siguientes:   • Escritura  pública.  Ejemplo:  donación  de  bien  inmueble   • Inscripción  en  el  Registro  de  la  Propiedad.  Ejemplo:  contrato  de  hipoteca     De   no   respetarse   estas   formas   solemnes   en   los   casos   en   los   que   la   ley   lo   impone   el   contrato  no  es  válido.     ¿Pueden   las   partes   exigirse   recíprocamente   una   determinada   forma   como   requisito  del  contrato?  !  Si  y  de  no  respetarse  el  contrato  carecería  de  validez.       Los   documentos   (declaraciones   de   voluntad   incluidas   en   un   documento   físico   o   material)  pueden  ser  públicos  o  privados.  Son  documentos  públicos  todos  aquellos   realizados   ante   notario   o   funcionario   público   competente.   Son   documentos   privados  todos  los  demás.   Los   funcionarios   públicos   y   los   notarios   tienen   el   requisito   de   fehaciencia.   Es   decir   que   los   documentos   públicos   cuentan   con   la   presunción   de   veracidad   frente   a   todos.     El  artículo  1.280  no  dice  lo  que  realmente  dice  pues  no  se  está  refiriendo  a  la  forma   solemne   en   absoluto   sino   que   se   está   refiriendo   a   la   forma   ad   probationem.   Es   decir  a  reforzar  la  prueba  del  contrato.  El  1.280  indica  que  para  tener  mayor  fuerza   probatoria  los  siguientes  contratos  se  pueden  elevar  a  escritura  pública.       Art.  1.280   Deberán  constar  en  documento  público:       1. Los  actos  y  contratos  que  tengan  por  objeto  la  creación,  transmisión,   modificación  o  extinción  de  derechos  reales  sobre  bienes  inmuebles.   2.  Los  arrendamientos  de  estos  mismos  bienes  por  seis  o  más  años,  siempre  que   deban  perjudicar  a  tercero.Las  capitulaciones  matrimoniales  y  sus   modificaciones.     3. La  cesión,  repudiación  y  renuncia  de  los  derechos  hereditarios  o  de  los  de  la   sociedad  conyugal.   4. El  poder  para  contraer  matrimonio,  el  general  para  pleitos  y  los  especiales   que  deban  presentarse  en  juicio;  el  poder  para  administrar  bienes,  y  cualquier   otro  que  tenga  por  objeto  un  acto  redactado  o  que  deba  redactarse  en   escritura  pública,  o  haya  de  perjudicar  a  tercero.   5. La  cesión  de  acciones  o  derechos  procedentes  de  un  acto  consignado  en   escritura  pública.   6. También  deberán  hacerse  constar  por  escrito,  aunque  sea  privado,  los  demás   contratos  en  que  la  cuantía  de  las  prestaciones  de  uno  o  de  los  dos   contratantes  exceda  de  1.500  pesetas.       9   Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1     Vicios  del  consentimiento   El  consentimiento  se  asienta  sobre  tres  pilares  básicos:   • Capacidad   • Consciencia     • Libertad       Dado   que   el   primer   requisito   ya   lo   hemos   tratado   ahora   nos   centraremos   en   los   dos  siguientes.  La  falta  de  consciencia  o  la  falta  de  libertad  nos  lleva  a  decir  que  el   consentimiento   está   viciado   debido   a   que   se   ha   incurrido   en   alguno   de   los   vicios   del  consentimiento.   Nuestro  código  civil  tipifica  los  posibles  vicios  del  consentimiento  que  son:  error,   dolo,   violencia   e   intimidación.   Los   dos   primeros   atacan   la   conciencia   y   los   dos   segundos  la  libertad.  El  error  y  el  dolo  dan  lugar  a  la  anulabilidad  mientras  que  la   violencia  y  la  intimidación  a  la  nulidad.  Esta  distinción  se  debe  a  que  el  legislador   considera  más  graves  las  intrusiones  en  la  libertad  que  en  la  conciencia.       Error     Esta  regulado  en  el  1266.     Tipos  de  errores:   • De  hecho:   o Recae  en  la  voluntad  !  error  vicio   o Recae  en  la  declaración  !  error  obstativo   • De  derecho     El  error  es  una  falsa  representación  de  la  realidad.  Uno  piensa  que  una  cosa  es  de   una   manera   cuando   realmente   es   de   otra.   El   error   es   la   falsa   representación   o   el   equivocado  conocimiento  de  la  realidad  de  las  cosas  que  conduce  a  quien  yerra  a   emitir  una  declaración  que,  en  otro  caso,  no  hubiese  hecho.  Si  el  error  se  produce   sobre  una  realidad  fáctica  estamos  ante  un  error  de  hecho.  Ejemplo:   creía   que   este   cuadro   era   de   un   pintor   famoso.   El   error   de   derecho   recae   sobre   las   normas   jurídicas.   El  error  vicio,  aquél  que  recae  en  la  voluntad,  es  el  que  estudiaremos  aquí.     En  el  erro  obstativo  no  hay  ningún  error  en  la  voluntad  pues  ésta  no  está  viciada   sino   el   error   está   en   la   declaración,   me   equivoco   al   declarar   la   voluntad.   En   gran   porcentaje  el  error  obstativo  se  soluciona  mediante  la  rectificación.  En  el  caso  en   que  no  se  pueda  rectificar  porque  se  han  producido  expectativas  en  terceros  y  tal  y   tal…  se  aplicará  por  analogía  el  artículo  1266  que  regula  el  error  vicio.     El   error   vicio   es   la   falsa   representación   de   la   voluntad   fáctica   que   recae   sobre   la   voluntad.     El   error   puede   recaer   sobre   cualquier   aspecto   del   contrato;   tanto   al   tipo   contractual  que  se  quiere  concluir,  a  la  persona  destinataria  de  la  declaración  como   al   objeto   de   la   misma.   Puede   recaer   también,   en   determinados   contratos,   sobre   las   cualidades  de  la  otra  parte  contratante.       10   Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1   Requisitos  exigibles  al  error  para  que  constituya  vicio  del  consentimiento:   1. Grave  o  esencial:  el  error  tiene  que  ser  grave.  Este  es  un  requisito  común  a   todos   los   demás   vicios.   Significa   que   de   no   haber   sufrido   el   error   el   contratante  no  habría  celebrado  el  contrato..     2. Excusable:   el   contratante   que   ha   sufrido   el   error   no   ha   podido   vencerlo   utilizarlo  la  diligencia  debida.  Que  no  haya  podido  ser  evitado  mediante  el   empleo  de  una  diligencia  media  o  regular.     Cumplidos   estos   requisitos   pueden   constituir   vicio   del   consentimiento   tanto   el   error  de  hecho  como  el  de  derecho.       Dolo   El   dolo   es   un   vicio   que   ataca   la   conciencia   del   individuo.   Los   art.   1.269   y   1.270   hablan   sobre   el   dolo.   Dolo   es   sinónimo   de   engaño   o   estafa   y   es   un   engaño   provocado  siempre  por  la  otra  parte  contratante  con  el  ánimo  de  engañar.  El  dolo   también   puede   ser   provocado   por   el   silencio   de   la   otra   parte   contratante   que   induce  al  engaño.    Así  pues  el  dolo  puede  ser  tanto  activo  como  omisivo.     ¿qué   hacemos   con   aquel   dolo   provocado   por   un   tercero   distinto   a   las   partes   contratantes?  !  Aquí  no  habría  dolo  pues  el  Cc  ya  deja  claro  que  solo  puede  haber   dolo  provocado  por  la  otra  parte  contratante.  El  código  civil  no  admite  como  vicio   del   consentimiento   el   dolo   procedente   de   un   tercero   diferente   de   los   contratantes.   Si  hubiera  perjuicios  sólo  cabría  pedir  al  tercero  su  resarcimiento,  al  amparo  de  la   regla  genérica  art.  1.902.   El  dolo  también  tiene  que  ser  grave.     Requisitos  del  dolo:   1. Grave:  es  preciso  que  el  mismo  haya  sido  determinante  de  la  declaración  de   voluntad.   El   dolo   incidental   (que   hace   que   el   que   lo   sufre   hubiera   celebrado   el   contrato   igualmente   de   no   haber   sido   engañado=   sólo   obliga   al   que   lo   empleó  a  indemnizar  daños  y  perjuicios.   2. Ánimo   de   engañar:  el  engaño  debe  haber  sido  producido  con  el  ánimo  en   dicho  sentido.   3. No  debe  haber  sido  empleado  por  las  dos  partes:  Si  el  dolo  es  reciproco,   es   decir   si   las   dos   partes   contratantes   se   han   engañado   mutuamente,   ninguno   de   los   contratantes   puede   ejercitar   la   acción   de   anulabilidad   del   contrato.     Da   lo   mismo   llevarlo   por   error   que   por   dolo   pues   las   consecuencias   son   las   mismas.     Violencia     Hay   violencia   cuando   se   emplea   una   fuerza   irresistible   para   arrancar   el   consentimiento.  La  violencia  se  identifica  con  todos  aquellos  supuestos  en  los  que   se  anula  la  voluntad  del  contratante.  Basta  con  una  amenaza  inmediata  que  anule   el  espacio  de  libertad  del  sujeto.     Es  irrelevante  si  la  violencia  la  causa  la  otra  parte  contratante  o  a  un  tercero.       11   Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1   Intimidación   Art.  1.267   Hay   violencia   cuando   para   arrancar   el   consentimiento   se   emplea   una   fuerza   irresistible.   Hay   intimidación   cuando   se   inspira   a   uno   de   los   contratantes   el   temor   racional   y   fundado   de   sufrir   un   mal   inminente   y   grave   en   su   persona   o   bienes,   o   en   la   persona   o   bienes  de  su  cónyuge,  descendientes  o  ascendientes.   Para  calificar  la  intimidación  debe  atenderse  a  la  edad  y  a  la  condición  de  la  persona.   El   temor   de   desagradar   a   las   personas   a   quienes   se   debe   sumisión   y   respeto   no   anulará  el  contrato.     La   intimidación   se   trata   de   una   circunstancia   que   impele   al   sujeto   a   emitir,   consciente  pero  no  libremente,  la  declaración  de  voluntad  contractual,  impulsado   por  la  amenaza  de  un  mal  futuro.       La  intimidación  puede  ser  un  medio  o    un  fin.   La  intimidación  debe  ser  una  amenaza  grave,  creíble  y  antijurídica.     La  intimidación  debe  provocar  un  temor  racional  y  fundado.  El  intimidado  debe  de   estar   completamente   convencido   que   la   única   manera   de   evitar   la   consecuencia   es   firmando  el  contrato.   La  amenaza  debe  atender  a  la  circunstabilidad,  es  decir  al  caso  concreto.  Quien  la   hace,  quien  la  recibe,  como  se  hace.   Requisitos  de  la  intimidación:   1. Que   la   amenaza   de   un   mal   futuro   sea   inequívoca,   infiriéndose   mediante   palabras   conminatorias   o   a   través   de   una   actuación   a   la   que   sea   preciso   conferir   el   mismo   significado.   Es   necesario   que   la   producción   del   mal   anunciado   dependa   de   la   voluntad   de   quien   la   infiere   ya   sea   por   si   mismo   o   a  través  de  terceras  personas.   2. Que   el   mal   con   el   que   el   sujeto   es   amenazado   sea   objetivamente   capaz   de   impresionarle,  atendidas  sus  circunstancias  personales  de  todo  tipo.  El  mal   debe  ser  inminente  y  grave   3. Que  el  miedo  causado  al  contratante  resulte  determinante  en  la  emisión  de   su  declaración  de  voluntad  contractual.  No  habrá  vicio  del  consentimiento   si  la  violencia  moral  no  ha  sido  determinante:  es  preciso  que  la  intimidación   produzca   en   el   sujeto   una   impresión   o   un   temor   que   hagan   que   su   declaración  no  pueda  considerarse  libremente  emitida.       Conclusión:  En  el  caso  del  error  y  del  dolo  no  se  considera  vicio  si  provienen  de  un   tercero   mientras   que   en   la   violencia   e   intimidación   poco   importa   si   viene   de   un   tercero  o  de  la  otra  parte  contratante.                   12   Marcos  Sauquet  Trías           Teoría  General  del  Contrato   Derecho  Civil  II  –  Tema  1   Índice  T1   Tema  1:  El  Contrato.  Requisitos  (I):  Consentimiento  ................................................  1   Concepto  y  fases  .............................................................................................................................  1   Fases  del  contrato  ........................................................................................................................................  1   Principios  contractuales  ............................................................................................................................  2   Principio  de  autonomía  privada.  Tipicidad  y  atipicidad  contractual  ..........................  2   Ámbito  ...............................................................................................................................................................  3   Límites  ...............................................................................................................................................................  3   Tipicidad  y  atipicidad  contractual  .........................................................................................................  4   Elementos  y  requisitos  del  contrato  ........................................................................................  4   Consentimiento.  Capacidad  y  Prohibiciones.  .......................................................................  4   Auto-­‐contrato  o  contrato  consigo  mismo  ..........................................................................................  6   Los  tratos  preliminares:  negociaciones  y  rupturas  ............................................................  6   Formación  y  perfección  del  contrato  ......................................................................................  7         La  voluntad  y  la  declaración:  discordancia  y  vicios  del  consentimiento  (remisión).   El  principio  consensualista:  forma  y  documentación  ........................................................  9   Vicios  del  consentimiento  ......................................................................................................................  10   13   ...