Identidades asesinas (2016)

Trabajo Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Pedagogía - 1º curso
Asignatura Societat Ciència i Cultura
Año del apunte 2016
Páginas 2
Fecha de subida 26/04/2016
Descargas 1
Subido por

Descripción

Cronica Identidades asesinas. Trabajo Carlos Haas

Vista previa del texto

Identidades asesinas En este libro el autor hace una reflexión sobre la situación actual. Una situación en que se discrimina al diferente, una situación en la que se mata gente por el simple hecho de tener ideas diferentes, religiones, lenguas o costumbres. Insiste en remarcar lo que entendemos por identidad: el conjunto de aspectos, de hechos relevantes (y no tan relevantes) que configuran a cada persona. No hay ninguna persona que comparta todos sus rasgos con otra persona por lo que no hay dos personas que compartan una misma identidad.
El autor nació en el Líbano y estuvo ahí viviendo durante veintisiete años, se mudó a Francia y pasa allí veintidós años, hasta el momento en que escribe el libro. Tiene sentimiento tanto libanés como francés, nacido en un familia árabe y fe cristiana.
Este conjunto de factores, más muchos otros, son los que configuran la identidad de Amin Maalouf. Cada uno de estos factores le hacen afín a un determinado grupo de personas, pero juntas forman su identidad, eso es lo que le hace único. Esto no quiere decir que la identidad sea estanca, estática. La identidad va cambiando, se va formando según los acontecimientos que ocurren en nuestra vida.
Actualmente resumimos identidad al grupo al que pertenecemos, por ejemplo cuando alguien dice que es judío o árabe, presuponemos su religión, cultura o prejuicios indeseados. Maalouf es un claro ejemplo de que éstas clasificaciones deliberadas a las que sometemos a la gentepor pertenecer a una raza o grupo social- están totalmente equivocadas ya que en muchos casos, como el suyo, no es así.
A pesar de no compartir ciertas ideas o aspectos propios con otro grupo de personas, ante todo hay que respetar la libertad de todos. No hay nada que nos pueda quitar nuestra libertad. En algún momento todos los pueblos han caído en la tentación de intentar quitar estos derechos y libertades, adoptando así comportamientos incompatibles con la dignidad humana. Pero estos comportamientos cuando se llevan a cabo no se consideran criminales ya que son en defensa propia, o de un familiar, ser querido o porque años antes ya se hizo lo mismo. Por estos motivos se considera que, en cierto modo, está “justificado”.
El libro me ha sorprendido mucho ya que pensaba que sería el típico libro que te lees para poder hacer el trabajo y cumplir, pero a las pocas páginas vi que quería seguir leyendo. Y no parar de leer. Es un libro que está muy bien escrito, se explica de manera que se entiende fácilmente y que no se hace pesado ya que rehuye de frases y expresiones complicadas. Creo que mi hermano pequeño (que tiene trece años) podría leer el libro y entender qué quiere transmitir el autor, aunque probablemente no le haría reflexionar tanto como puede hacer reflexionar a un adulto.
Los planteamientos del autor invitan en todo momento a poner en duda sus teorías y afirmaciones y, personalmente, después de haberlo puesto en duda he acabado llegando a las Cristina Canals Pou mismas conclusiones que él. Constantemente he buscado, a medida que leía, cuál es o sería mi situación. Cómo sería yo en mi misma familia pero habiendo nacido en cualquier otra parte. En China por ejemplo. O en Líbano, como el Señor Maalouf. ¿Y si hubiese nacido en África? Probablemente nada de lo que soy ahora lo sería entonces. Tendría unas costumbres completamente diferentes, habría recibido una formación distinta, mis ideas sobre los roles no serían para nada las mismas, al igual que mi manera de ver a los que me rodean.
Por otro lado, de haber nacido donde he nacido, crecido donde he crecido pero yéndome, por ejemplo, la semana que viene a vivir a Guinea, adoptaría muchas de sus normas y costumbres pero tendría la necesidad de rechazar muchas otras. Podría ser contraria a alguna tradición o a la religión dominante.
Me ha gustado mucho una frase que dice: “suele concederse demasiado valor a la influencia de las religiones sobre los pueblos y su historia, y demasiado poco a la influencia de los pueblos y su historia sobre las religiones.” Creo que en esta frase queda muy bien plasmada la idea que Amin quiere transmitir durante el capítulo. Cuando un musulmán del tercer mundo arremete contra un país occidental prácticamente siempre pensamos que se debe a su religión, pero no nos paramos a pensar en que éstos países no solo son musulmanes, sino que son dominados, agraviados y pobres, mientras que Occidente es rico y poderoso.
Con lo que más me quedo del libro es con la idea de que nuestra identidad está formada por una combinación de pertenencias. No hay que intentar quedarse con solo una, estamos caracterizados por muchas y hay que asumir esta diversidad.
Cristina Canals Pou ...