CAPÍTULO 5 AUTOGOBIERNO (2014)

Resumen Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención - 1º curso
Asignatura Agentes e Instituciones Públicas
Profesor A.N.
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 31/03/2015
Descargas 7
Subido por

Vista previa del texto

CAPÍTULO 5: AUTOGOBIERNO GOBERNANZA MULTINIVEL Cada unidad de gobierno y administración puede tener responsabilidades específicas para tratar diferentes temas de políticas públicas y bienes públicos y ser capaz de contar con dirigentes electos y responsables. Cabe identificar 2 problemas: - Cómo lograr la provisión eficiente de diferentes bienes públicos asignándolos a diversas escalas del territorio.
- La organización de una estructura institucional compleja en la que la elección pública de los gobernantes y su responsabilidad sean manejables.
LA ESCALA DE LOS BIENES PÚBLICOS Algunos bienes públicos pueden considerarse globales, capaces de satisfacer intereses comunes muy amplios y beneficiar a mucha gente. En un mundo ideal, cada bien público podría ser provisto por una unidad gubernamental y administrativa concreta que abarcara el territorio de su escala eficiente y fuera financiada mediante los impuestos y otros recursos recaudados de los ciudadanos que se beneficiarían de su provisión. Sin embargo, este modelo implicaría la multiplicación del número de jurisdicciones y estructuras institucionales diferenciadas y superpuestas. Cada ciudadano sería miembro de una gama enorme de unidades gubernamentales, cada una de ellas con una cobertura territorial distinta lo cual comportaría costes. Hay que distinguir 2 costes: Los de la provisión de los bienes y servicios, y los de la participación ciudadana.
COSTES DE PROVISIÓN Éstos son los de la administración pública o “burocracia”. Dependen en gran medida de la tecnología disponible. La eficiencia de la administración aumenta cuando es tecnológicamente intensiva. Pero los costes unitarios también crecen con el tamaño.
El crecimiento económico y el desarrollo tecnológico reducen los costes de la provisión descentralizada de bienes colectivos. Los aumentos de las rendas de los ciudadanos fomentan demandas crecientes de bienes y servicios públicos. Estas demandas tienden a desarrollarse de un modo cada vez más diversificado y especializado. Los avances tecnológicos reducen los costes relativos de las inversiones iniciales en equipo y así hacen que las inversiones a pequeña escala sean más capaces de producir beneficios sociales netos.
Entonces, las escalas territoriales pequeñas pueden ser económicamente viables para la provisión de bienes públicos.
INSTITUCIONES COMPLEJAS Si los ciudadanos tienen que escoger un único paquete de políticas sobre muchos temas en vez de votar por separado, por ejemplo para políticas de seguridad, de comercio, de justicia… crea una insatisfacción en éstos. Las elecciones separadas sobre diferentes temas aumentan el número de personas cuyas preferencias se convierten en decisiones colectivas. Por otro lado, si los ciudadanos tienen que votar por separado sobre cada tema los costes de votar y controlar a los gobernantes elegidos podrían estar fuera del alcance ciudadano común. Un número excesivo de candidaturas, campañas, balances de cuentas, podría hacer la compilación de información demasiado costosa para muchos votantes y en consecuencia provocar que éstos no se molestaran en participar.
Un número plural pero moderado de niveles institucionales puede dar con el equilibrio justo.
Con un número limitado de gobiernos separados entre 3 y 8, un ciudadano puede contribuir y participar de manera razonable en una diversidad de asuntos colectivos.
SOBERANÍA Los seres humanos podemos formar una comunidad política a través de la unión de diferentes tribus y aldeas, es decir, colocar a gente sin vínculos de sangre directos que viven en un mismo territorio bajo una autoridad común que sea capaz de proveer algunos bienes públicos.
La noción de soberanía fue acuñada formalmente en Europa en un intento de poner fin a las disputas de competencias y establecer una única fuente de legitimidad que detentara el monopolio de la violencia organizada. La soberanía fue concebida como un poder absoluto, perpetuo, inalienable e indivisible, la fuente suprema de la autoridad dentro de un territorio bien delimitado. Los tratados de Westfalia consagraron la noción de soberanía territorial de cada estado, lo que implicaba una doctrina tanto de monopolio interno del poder como de no injerencia de los asuntos de otros estados.
LA COSTRUCCIÓN DEL ESTADO Y LA CONSTRUCCIÓN DE LA NACIÓN Los estados modernos, que al principio se organizaron como monarquías absolutistas, trataron de absorber grandes cantidades de territorios autónomos tradicionales bajo un único poder centralizado, ya fuera por conquista militar, enlaces dinásticos o acuerdos mutuos.
Construir un estado eficiente requiere una acumulación inicial de recursos en manos de la autoridad pública enormemente costosa.
El estado soberano organiza y se apodera del monopolio de violencia, con objeto de proveer los bienes públicos básicos de defensa y seguridad, lo cual comporta la policía, la vigilancia y la protección de los ciudadanos. Los estados consiguieron tal monopolio mediante la prohibición de los ejércitos privados al uso público o incluso de la posesión de armas de autodefensa por los ciudadanos privados. Esto permitió que el estado pudiera usar agentes armados para hacer frente a los civiles desarmados. La concentración de poder militar avanzó al mismo tiempo que el aumento de los recursos administrativos, técnicos y financieros de los estados.
Cada estado trató de diferenciarse de la provisión de sistemas internos de pesos y medidas, la acuñación de una moneda común dentro de su territorio y el derecho civil contribuyendo así a consolidar mercados.
La religión del gobernante se convertiría en la religión del pueblo bajo la divisa de “quien gobierna, su religión” (cuius regio, eius religio).
El modelo de estado nacional pretendía que todos los bienes públicos fueran provistos en el mismo territorio de manera homogénea para toda la población. Cada estado trató de crear una nación culturalmente unificada por medio de la represión y la coerción, nuevos símbolos, el servicio militar forzoso y la escuela obligatoria. En un modelo de estado nacional existe un grupo mayoritario y homogéneo que al principio se enfrenta a un número de grupos pequeños, débiles o internamente heterogéneos que con el tiempo son aniquilados y asimilados a las pautas del grupo mayor. Por tanto, un estado centralizado es viable y puede ser relativamente eficiente durante un tiempo.
Un gran número de estados son plurinacionales, en estos casos un grupo mayoritario puede no ser muy homogéneo, en tanto que un segundo grupo es lo bastante grande y homogéneo para tratar de gobernar o al menos influir en el gobierno del estado. Puede desarrollarse cierta rivalidad interna, que puede conducir a la descentralización o el reparto del poder.
GUERRAS ENTRE ESTADOS En el mundo actual, los niveles relativos de personal armado y gasto militar, comparados con la población total y el gasto público total son los más bajos desde hace varios siglos. La mayoría de estados del mundo ni tan solo dispone de un equipo militar apropiado. Esta desmilitarización corresponde a una situación en la que el escenario mundial ha dejado de estar formado por estados soberanos que tratan de mantener cierto equilibrio de poder militar. Debido a los avances tecnológicos en los transportes, las comunicaciones y el armamento, la defensa del estado se halla vinculada en la actualidad a la seguridad internacional. En la mayoría de los países democráticos el servicio militar obligatorio ha sido abolido.
CIUDAD La construcción clásica de grandes estados soberanos que implica la unificación de territorios variados bajo una única fuente de poder ha sido en gran parte sustituida por una proliferación de pequeños países. Con esta proliferación el tamaño medio de los países disminuye.
La mayoría de estas pequeñas unidades políticas comparten: - Tamaño pequeño - Niveles altos de armonía interna - Formas de gobierno simples y suaves ESTADO El estado puede definirse por: - Tamaño medio o grande - Territorio fijo y fronteras formales - Soberanía (el estado tiene autoridad suprema sobre un territorio y la población) - Monopolio y homogeneización Desde el período en que se fundaron los estados en Europa se pueden distinguir 4 oleadas de estatización: - Congreso de Viena (1815): aprox. una docena estados; 1840 disolución de las colonias españolas en las Américas, 15 nuevas republicas.
- WWI: caída de los imperios otomano, austrohúngaro y ruso, 10 nuevos estados en la Europa del 1920.
- Post WWII: de-colonialización en África, Asia y Oriente Próximo. 70 nuevos estados entre 1945 y 1975.
- 1989 caída del muro de Berlín y fine de la Rusia comunista; guerras de los Balcanes y 20 nuevas republicas independientes.
IMPERIO Con el tiempo el tamaño de los imperios tiende a aumentar gracias a los avances tecnológicos en transporte y comunicaciones. Un imperio puede evolucionar hacía una federación democrática. Éste puede ser definido como una unidad política con las siguientes características: - Tamaño muy grande - Ausencia de fronteras fijas o permanentes - Un compuesto de grupos diversos y unidades territoriales - Un conjunto de jurisdicciones a múltiples niveles que se solapan a menudo ...