TEMA 2.- EL EMPRESARIO Y SU ESTATUTO JURÍDICO. LOS COLABORADORES DEL EMPRESARIO. (2012)

Resumen Español
Universidad Universidad de las Palmas de Gran Canaria
Grado Relaciones Laborales y Recursos Humanos - 2º curso
Asignatura Derecho Mercantil
Año del apunte 2012
Páginas 11
Fecha de subida 02/04/2016
Descargas 9
Subido por

Descripción

APUNTE/RESUMEN de la asignatura
TEMA 2.- EL EMPRESARIO Y SU ESTATUTO JURÍDICO. LOS COLABORADORES DEL EMPRESARIO.
2.1. Concepto.
2.2. Clases de empresarios.
2.3. Estatuto jurídico del empresario.
2. 3.1. La contabilidad de los empresarios (art.25).
2.3.2. El Registro Mercantil (art.16 y ss, RD 19 julio 1996).
2.4 COLABORADORES DEL EMPRESARIO
2.4.1. Consideraciones generales.
2.4.2. El apoderado general o factor.

Vista previa del texto

TEMA 2.- EL EMPRESARIO Y SU ESTATUTO JURÍDICO. LOS COLABORADORES DEL EMPRESARIO.
2.1. Concepto.
Podemos definir al empresario como la persona física o jurídica que en nombre propio, por sí o por medio de representante y de manera habitual, se dedica a una actividad industrial, comercial o de servicios, encaminada a la producción y/o mediación de bienes y servicios para el mercado, para lo cual organiza trabajo y capital.
Analicemos cada elemento de la definición.
1.- Empresario puede serlo una persona física o una persona jurídica. En el primer caso hablamos de empresario individual y en el segundo de empresario social o colectivo.
2.- El empresario actúa en nombre propio, es decir, él es el titular de todos los derechos y las obligaciones que derivan de la actividad mercantil.
3.- Puede actuar por sí o por medio de representante, 4.- El empresario desarrolla su actividad de manera habitual, es decir, continuamente, hace de ella su profesión, su trabajo de cada día.
5.- Ejercita las actividades genuinamente mercantiles son la industria, el comercio y los servicios. La actividad empresarial está encaminada a la producción y/o mediación de bienes y servicios para el mercado.
2.2. Clases de empresarios.
A) Empresario individual y el social. Entendemos por individual al empresario persona física, es decir cuando una sola persona desarrolla una actividad constitutiva de empresa y ella sola asume las obligaciones y los derechos que derivan de la misma.. Llamamos empresario social o colectivo a la persona jurídica que adopta la forma de sociedad. El término sociedad implica pluralidad, pero no todas las sociedades han de estar integradas por dos o más socios.
B) Empresario público y empresario privado. Normalmente son los particulares quienes se dedican al desarrollo de las actividades empresariales y a ellos es a quienes denominamos empresarios privados. El empresario público puede asumir una forma de Derecho público, como es el caso de los organismos autónomos, o adoptar una forma de Derecho privado, generalmente la de sociedad anónima. Podemos definir pues la empresa pública como aquélla en que “los poderes públicos puedan ejercer, directa o indirectamente, una influencia dominante en razón de la propiedad, de la participación financiera o de las normas que la rigen”.
C) Empresarios industriales, comerciales y de servicios. Se diferencian por la actividad desarrollada.
D) Por la dimensión de la empresa, se habla de microempresas, empresas pequeñas, medianas y grandes.
E) Nacional/extranjero F) Aparente /oculto.
Aparente: persona natural o jurídica que ejercita en nombre propio la actividad constitutiva de empresas.
Oculto; persona natural o jurídica que facilita al empresario aparente los medios económicos para el ejercicio de esa actividad.
2.3. Estatuto jurídico del empresario Los empresarios mercantiles, han estado sujetos a un específico régimen que conforman su estatuto. Algunos aspectos de este régimen están hoy generalizados a toda clase de empresarios. El contenido básico de este régimen o estatuto es: Obligación de llevar una contabilidad Obligación de inscribirse en el Registro Mercantil (excepto el empresario individual no naviero).
Sujeción a un procedimiento de ejecución colectiva en la hipótesis de insolvencia.
2. 3.1. La contabilidad de los empresarios (art.25) La ley impone a todo empresario, la obligación de llevar una contabilidad a través de la cual se pueda conocer perfectamente el estado de sus negocios. En definitiva, una contabilidad ordenada, de conformidad que las normas aplicables.
Dentro del Derecho contable se distingue entre normas relativas a la contabilidad formal y normas relativas a la contabilidad material.
A). La contabilidad formal.
La contabilidad en sentido formal hace referencia a los libros y forma de llevarlos. La Ley obliga al empresario a llevar, como mínimo, dos libros: El Libro de inventarios y de cuentas anuales y el Libro Diario.
El libro de Inventarios y Cuentas Anuales se abrirá con el balance inicial detallado de la empresa. Se transcribirán trimestralmente los balances de comprobación y anualmente el inventario de cierre de ejercicio y las cuentas anuales.
El libro Diario registrará día a día las operaciones relativas a la actividad de la empresa, aunque es posible la anotación conjunta de los totales de las operaciones por períodos superiores a un mes siempre que su detalle aparezca en otros libros.
Todos los libros obligatorios deben ser legalizados por el Registro Mercantil del domicilio del empresario. Existen dos sistemas de legalización: 1) Antes de su utilización. Se pondrá en el primer folio de cada libro una diligencia de los que tuviere el libro y el sello del Registro en cada una de las hojas de cada libro.
2) Legalización a posteriori.
sobre hojas que después habrán de ser encuadernadas correlativamente para formar los libros obligatorios. El plazo de legalización será dentro de los 4 meses siguientes a la fecha de cierre del ejercicio.
En cuanto a las normas de llevanza de los libros: - Todos los libros deben ser llevados con claridad.
- Los errores y omisiones deben de salvarse a continuación inmediatamente se adviertan.
- No podrán utilizarse abreviaturas ni símbolos cuyo significado no sea preciso con arreglo a la ley, el reglamento o la práctica mercantil.
- Los valores se expresarán en euros.
Los empresarios conservarán los libros durante seis años desde la fecha del último asiento realizado.
Los libros contables pueden ser utilizados como medios de prueba. Tienen la consideración de documentos privados.
B. La contabilidad material.
Hace referencia al conjunto de normas que regulan la forma de establecer el resultado económico de cada ejercicio.
Las cuentas anuales comprenden el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, un estado que refleje los cambios en el patrimonio neto del ejercicio, un estado de flujos de efectivo y la memoria. Estos documentos forman una unidad.
El objetivo es que la contabilidad muestre la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa. La normativa contable desarrolla los principios que presiden la redacción de las cuentas anuales (por ejemplo, el principio de claridad, realidad, de prudencia valorativa). Las cuentas anuales deben ser firmadas por el empresario. Las irregularidades en la contabilidad pueden conllevar, incluso, responsabilidad penal.
Las sociedades anónimas, limitadas y comanditarias por acciones que sobrepasen determinados niveles de actividad económica o que operen en determinados mercados, están obligadas a auditar sus cuentas anuales. Estas mismas sociedades deben depositar sus cuentas anuales, una vez aprobadas, en el Registro Mercantil de su domicilio social. El incumplimiento de esta obligación conlleva sanciones (multas y el cierre registral) 2.3.2. El Registro Mercantil (art.16 y ss, RD 19 julio 1996).
A. Concepto-Características.
El empresario interviene en el tráfico mercantil por medio de los cuales se relaciona con otros empresarios o con terceros, ya sean proveedores, clientes, etc.
Con el fin de proteger a los terceros que se relacionan con él, surge el deber de inscripción de éstos y de sus actos en el Registro Mercantil (en adelante, RM), que se constituye así como un organismo de publicidad de carácter estatal dependiente del Ministerio de Justicia.
Podemos definir el RM como una institución administrativa u organismo del Estado dependiente del Ministerio de Justicia, que tiene por objeto la publicidad oficial de los empresarios inscritos en él y de otras entidades, así como de los actos jurídicos y demás circunstancias.
Los Registros Mercantiles estarán a cargo de los Registradores de la Propiedad y Mercantiles.
Organización territorial. Dentro del RM tenemos que distinguir los RM territoriales y el RM Central. Todos dependen de la Dirección General de los Registros y del Notariado perteneciente al Ministerio de Justicia.
RM territoriales. Existe el RM territorial en todas las capitales de provincia y en aquellas poblaciones en las que sea necesario por razones del servicio. Sus funciones son: - La inscripción de los empresarios y demás sujetos, y de los actos y contratos.
- La legalización de los libros - El nombramiento de expertos independientes y de auditores de cuentas.
- El depósito y publicidad de los documentos contables.
- La centralización y la publicación de la información de resoluciones concursales.
El RM Central es único y tiene su sede en Madrid, le corresponde entre otras funciones: - La ordenación, tratamiento y publicidad meramente informativa de los datos que reciba de los Registros Mercantiles.
- El archivo y publicidad de las denominaciones de sociedades y entidades jurídicas.
- La publicación del Boletín Oficial del Registro Mercantil.
Es un Registro limitado. Como regla general, tienen acceso al Registro los empresarios mercantiles individuales, las sociedades mercantiles y las entidades de crédito y de seguros. La inscripción es voluntaria para el empresario mercantil individual (a excepción de los navieros) y obligatoria en los demás supuestos.
El naviero empresario individual. Si no se inscribe, pierde el beneficio de la responsabilidad limitada del que goza parcialmente.
En cuanto a la eficacia de la inscripción, ésta puede producir dos tipos de efectos: - Declarativos, cuando únicamente declara el contenido del acto o la existencia de un sujeto, produciéndose sus efectos jurídicos esenciales con independencia de la inscripción.
- Constitutivos, cuando la inscripción perfecciona el acto jurídico que se inscribe, es decir, el acto no produce los efectos que le son propios en tanto no se inscriban en el RM (por ejemplo, las sociedades anónimas y las de responsabilidad limitada adquieren su personalidad jurídica por la inscripción).
B. LOS PRINCIPIOS DE LA PUBLICIDAD REGISTRAL Principio de obligatoriedad de la inscripción (art. 4). La inscripción en el RM es obligatoria salvo en los casos en que expresamente se disponga lo contrario.
Principio de titulación pública (art. 5). La inscripción se practicará en virtud de documento público. La inscripción sólo podrá practicarse en virtud de documento privado en los casos expresamente prevenidos en las leyes y en el RRM.
Principio de legalidad (art. 6). Los Registradores calificarán bajo su responsabilidad la legalidad de: -las formas extrínsecas de los documentos cuya inscripción se solicita -la capacidad y legitimación y la validez de su contenido Principio de legitimación (art. 7). El contenido del Registro se presume exacto y válido. Los asientos del Registro están bajo la salvaguarda de los Tribunales y producirán sus efectos mientras no exista la declaración judicial de inexactitud o nulidad.
Principio de fe pública (art. 8). La declaración de inexactitud o nulidad de los asientos del RM no perjudicará los derechos de terceros de buena fe adquiridos conforme a Derecho.
Principio de oponibilidad (art. 9). Los actos sujetos a inscripción sólo serán oponibles a terceros de buena fe desde su publicación en el BORM, quedando a salvo los efectos propios de la inscripción. Cuando se trate de operaciones realizadas dentro de los quince días siguientes a la publicación, los actos inscritos y publicados no serán oponibles a terceros que prueben que no pudieron conocerlos. En caso de discordancia entre el contenido de la publicación y el de la inscripción, los terceros de buena fe podrán invocar la publicación si les fuere favorable. La buena fe del tercero se presume en tanto no se pruebe que conocía el acto sujeto a inscripción y no inscrito.
Principio de prioridad (art. 10). Inscrito o anotado preventivamente en el RM un título, no podrá inscribirse o anotarse ningún otro de igual o anterior fecha que resulte opuesto o incompatible con él.
Principio de tracto sucesivo (art. 11). 1) Para inscribir actos o contratos relativos a un sujeto inscribible será precisa la previa inscripción del sujeto; 2) para inscribir actos o contrato modificativos o extintivos de otros otorgados con anterioridad será precisa la previa inscripción de éstos; 3) Para inscribir actos o contratos otorgados por apoderados o administradores será precisa la previa inscripción de éstos.
Principio de publicidad formal (art. 12). El RM es público. La publicidad se realizará mediante certificación, por medio de nota informativa (art. 78), o a través de consulta por ordenador.
Principio de tipicidad o n. Clausus. Solo son inscribibles los actos determinados por la ley y por el reglamento del registro mercantil.
Calificación y recurso. El Registrador tiene el deber de calificar los documentos presentados para saber si cumplen los requisitos que la ley exige.
2.4 COLABORADORES DEL EMPRESARIO 2.4.1. Consideraciones generales.
La representación es una institución jurídica de innegable relevancia en el ámbito económico y, particularmente, en el de la mediana y la gran empresa, donde la gran mayoría de las relaciones jurídicas no se entablan directamente por el empresario sino a través de sus representantes.
A diferencia de la representación legal, que viene impuesta por la ley en los casos de falta de capacidad o de capacidad de obrar limitada, y de la representación orgánica, de la que deriva la facultad de representar a la sociedad por parte de todos o algunos administradores, aquí nos encontramos ante un supuesto de representación voluntaria, es decir, emanada de la voluntad del empresario.
El empresario, en el desarrollo de su actividad, se sirve de una serie de colaboradores.
a) Colaboradores dependientes o auxiliares (art-281 ss). Son el factor (apoderado general), los dependientes y los mancebos (apoderados singulares). Están vinculados al empresario por una relación de subordinación y de manera estable. Suelen desarrollar su trabajo dentro del establecimiento mercantil y están ligados al empresario por un contrato de trabajo que se rige por el Derecho laboral.
b) Colaboradores independientes. Son básicamente, los comisionistas, los mediadores o corredores y los agentes. No están sometidos ni subordinados al empresario, pues ellos también son empresarios, y su vinculación con el primero está basada en un contrato de naturaleza mercantil.
Sólo los auxiliares del empresario están dotados por su nombramiento de poder de representación para actuar en nombre y por cuenta del empresario. Esta actuación del auxiliar se rige por las normas del Código de Comercio.
2.4.2. El apoderado general o factor.
El factor (gerente o director) es un apoderado general con facultades para administrar, dirigir y contratar en nombre y por cuenta del empresario sobre todo lo concerniente al giro o tráfico que es propio al establecimiento o empresa al frente de la cual se encuentre. El factor ha de tener capacidad para obligarse con arreglo al Código de Comercio y poder de la persona por cuya cuenta opere.
Existen dos clases de factores: factor inscrito y factor notorio. El primero es aquél cuyo nombramiento está inscrito en el RM. El segundo, en cambio, desempeña las labores de factor porque de manera expresa se le ha nombrado como tal o porque tácitamente las ha ido asumiendo, pero en ningún caso existe inscripción registral.
Se le pueden imponer algunas limitaciones. Estas limitaciones se pueden oponer a terceros de buena fe con los que el factor contrate siempre que estén inscritas, pues sólo así pueden conocerse. No en cambio si el factor es notorio pues, se entenderán hechos por cuenta del principal aun y cuando éste haya transgredido sus facultades.
Por lo que respecta a la forma de actuar, los factores lo harán siempre en nombre y por cuenta del principal. El contrato realizado en nombre propio le obligará directamente con la persona con la que hubiese contratado, pero si la negociación se hace en su propio nombre pero por cuenta del principal, la responsabilidad será solidaria.
Con relación al factor notorio, hay que añadir que sus actos se entenderán hechos por cuenta del principal aunque no lo haya expresado al tiempo de celebrarlos, siempre y cuando éstos recaigan sobre objetos comprendidos en el giro o tráfico del establecimiento o si, teniendo otra naturaleza, resultare que el factor obró con orden del principal o éste aprobó su gestión de manera expresa o por hechos positivos.
En este último caso, para que un tercero pueda dirigirse contra el principal, deberá acreditar que al factor notorio se le reconoce públicamente esa condición, que sus actuaciones caen dentro del giro propio de la empresa o, en caso contrario, que existen instrucciones del principal o éste las aprobó.
Prohibiciones. El factor no puede: 1) (Concurrencia art. 288) traficar por su cuenta particular ni interesarse en nombre propio o ajeno en negociaciones del mismo género de las que hiciere en nombre de su principal, a menos que éste lo autorice expresamente para ello; 2) (Delegación) delegar en otros sus funciones sin autorización del principal.
Responsabilidad. El factor responderá frente al principal del perjuicio causado a sus intereses por haber procedido en el desempeño de sus funciones con malicia, negligencia o infracción de las órdenes o instrucciones que hubiese recibido.
Extinción del poder del factor. Los poderes conferidos al factor subsistirán mientras no renuncie al apoderamiento, no sean revocados expresamente por el principal o en tanto no se enajene el establecimiento mercantil a cuyo frente trabaja.
En principio, la forma de la revocación depende de la forma del apoderamiento: si éste fue verbal, la revocación también puede serlo; si se hizo por medio de un documento, la revocación ha de ser documental.
La muerte, la declaración de fallecimiento o la incapacitación del principal no implican la revocación del factor a fin de facilitar la continuidad de la empresa. Frente a terceros no producirá efecto la revocación mientras no se inscriba en el RM y, en caso del factor notorio, mientras no se haga pública.
Con relación a la enajenación del establecimiento mercantil, la extinción del poder del factor se producirá desde que tenga noticia de la misma salvo que expresamente se hubiera pactado lo contrario.
Por último, el apoderamiento del factor también puede finalizar por su muerte o inhabilitación.
La muerte del empresario no incapacita al apoderado hasta que no sea incapacitado judicialmente.
...

Tags: