Tema 7: El control constitucionalidad. El recurso de inconstitucionalidad (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Constitucional II
Año del apunte 2012
Páginas 5
Fecha de subida 10/10/2014
Descargas 1

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  7     Tema   7:   El   control   de   constitucionalidad   de   la   ley   y   los   actos   jurídicos   con   acto   y   fuerza   de   ley.   El   recurso   de   inconstitucionalidad1   El  control  de  constitucionalidad  de  las  normas  con  fuerza  de  ley   Tipos   EL   control   de   constitucionalidad   hace   referencia   a   un   juicio   de   validez   sobre   las   normas.  Nuestra  jurisdicción  se  denomina  concentrada  dado  que  tiene  un  órgano   jurisdiccional   específico   para   dirimir   estos   temas   de   constitucionalidad.   La   Constitución  asigna  esta  función  a  un  órgano  jurisdicciónal  específico:  el  Tribunal   Constitucional.     Todos  estos  temas  están  en  relación  con  la  supremacía  de  la  CE.     Nuestra   CE   prevé   distintos   tipos,   mecanismos   o   procedimientos   mediante   los   cuales   se   ejerce   este   control   de   constitucionalidad.   Estos   son   el   recurso   de   constitucionalidad  y  la  cuestión  de  constitucionalidad.  El  recurso  está  previsto  en   el  art.  161.a  y  es  el  más  importante  y  que  cuadra  con  un  sistema  concentrado.  En  la   cuestión   de   constitucionalidad   se   puede   ver   como   nuestro   sistema   recoge   también   ciertos  aspectos  de  control  de  constitucionalidad  difuso.  Se  puede  considerar  como   un   tercer   tipo,   muy   conectada   con   el   último,   denominado   la   autocuestión   de   constitucionalidad  (no  prevista  expresamente  en  la  CE).     Elementos  comunes   Los   tres   tipos   de   control   de   constitucionalidad   tienen   un   conjunto   de   elementos   comunes  que  se  analizan  a  continuación.     La   función   de   control   de   constitucionalidad   (de   cualquiera   de   los   tipos   mencionados)  tiene  por  objetivo  garantizar  la  supremacía  de  la  CE,  especialmente   su  superioridad  en  relación  a  las  leyes.   Realiza   la   depuración   del   ordenamiento   jurídico,   en   la   medida   que   sirven   para   valorar   la   conformidad   o   no   de   una   ley   o   norma   con   fuerza   de   ley   respecto   de   la   Constitución.  En  este  juicio  si  se  estima  que  una  ley  es  contraria  a  la  Constitución,   se  declara  inconstitucional,  cosa  que  conlleva  la  desaparición  de  ésta  del  OJ.   Se   trata   de   un   juicio   de   naturaleza   abstracta   que   persigue   un   interés   público,   objetivo:  garantizar  esta  supremacía  de  la  Constitución.     El  objeto  del  control  son  las  leyes  y  normas  con  fuerza  de  ley.  La  LOTC  en  su  art.   27.2  enumera  una  lista,  que  la  jurisprudencia  ha  considerado  taxativa,  de  qué  actos   normativos  serán  objetos  de  estos  procedimientos:   a) Estatutos  de  autonomía  y  demás  leyes  orgánicas   b) Las  leyes,  disposiciones  normativas  y  actos  del  estado  y  de  las  comunidades   autónomas   con   fuerza   de   ley.   En   el   caso   de   los   Decretos   Legislativos,   la                                                                                                                   1  Manual:  Tema  17     1   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  7     c) d) e) f) competencia   del   Tribunal   se   entiende   sin   perjuicio   de   lo   previsto   en   el   número  seis  del  artículo  82  de  la  Constitución.   Los  tratados  internacionales   Los  reglamentos  de  las  cámaras,  tanto  centrales  como  autonómicos   Las   Leyes,   actos   y   disposiciones   normativas   con   fuerza   de   Ley   de   las   Comunidades  Autónomas,  con  la  misma  salvedad  formulada  en  el  apartado   b  respecto  a  los  casos  de  delegación  legislativa.   Los   Reglamentos   de   las   Asambleas   Legislativas   de   las   Comunidades   Autónomas.     Además,  las  normas  objeto  de  control  deben  haber  sido  integradas  en  el  OJ,  deben   haber   sido   aprobadas,   publicadas…   No   se   puede   controlar   la   constitucionalidad   de   una   ley   en   proceso.   Se   exive   que   todas   la   leyes   o   normas   con   fuerza   de   ley   cuya   validez   constitucional   sea   susceptible   de   ser   controlada   por   el   Tribunal   sean   normas   que   hayan   culminado   su   proceso   de   aprobación   e   integración   en   el   ordenamiento   jurídico   mediante   su   publicación   oficial   con   posterioridad   a   la   entrada  en  vigor  de  la  Constitución.     Las   reformas   constitucionales,   una   vez   aprobadas   por   el   procedimiento   establecido,   pasan   a   integrar   el   contenido   de   la   Constitución,   por   lo   que   el   TC   quedará  sometido  a  las  mismas.  Por  tanto,  no  sería  posible  someterlas  a  control  de   constitucionalidad,  al  menos  desde  una  prespectiva  material.     El   parámetro  del  control   es   la   Constitución.   Las   leyes   y   normas   con   fuerza   de   ley   han   de   tener   como   punto   de   referencia   la   CE.   Ahora   bien,   el   art.   28.1   de   la   LOTC   introduce   el   tema   del   bloque   de   constitucionalidad,   objeto   de   mucho   debate   doctrinal.  El  bloque  de  constitucionalidad  está  integrado  por  la  CE,  los  estatutos  de   autonomía   y   las   leyes   del   150.   Es   decir,   además   de   la   CE,   por   las   leyes   que   se   hubieran   dictado   para   delimitar   las   competencias   del   Estado   y   las   diferentes   comunidades   autónomas   o   para   regular   o   armonizar   el   ejercicio   de   las   competencias   de   estas   comunidades   autónomas.   El   bloque   de   Constitucionalidad   se  puede  utilizar  como  canon  para  declarar  la  inconstitucionalidad  de  una  norma.   Su   previsión   legal   no   altera   que   el   parámetro   principal   siga   siendo   la   CE,   no   queda   desplazado  por  el  bloque  de  constitucionalidad.   El   bloque   de   constitucionalidad   solo   se   utilizará   para   dirimir   conflictos   de   competencias     sea   por   medio   de   los   conflictos   de   competencias   o   por   la   vía   del   recurso  de  constitucionalidad.     El   TC   ha   utilizado   también   los   reglamentos   parlamentarios   como   canon   de   constitucionalidad.  Sirven  para  valorar  si  la  actuación  del  Parlamento  se  ha  lelvado   a  cabo  conforme  a  lo  exigido  en  la  norma  fundamental,  de  tal  manera  que  pueden   actuar   como   parámetro   de   inconstitucionalidad   en   casos   de   vicios   graves   de   procedimiento:   la   infracción   de   sus   preceptos,   en   cuanto   subvierta   la   voluntad   parlamentariamente   expresada,   puede   suponer   la   infracción   de   la   CE   cuando   ordena   los   contenidos   básicos   y   las   formas   de   concreción   de   la   soberanía   parlamentaria.       La  legitimación  es  exclusiva  de  intervención  pública,  se  excluye  la  legitimidad  de   las   personas   privadas   o   particulares.   Sólo   los   órganos   públicos   o   fracciones   de     2   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  7     estos  órganos  están  legitimados  apra  instar  al  control  de  constitucionalidad  de  las   leyes  o  normas  con  fuerza  de  ley.  El  fundamento  último  de  tal  exclusión  radica  en   que   no   son   procedimientos   que   resuelvan   pretensiones   subjetivas,   sino   cuestiones   de  interés  público  objetivo  como  la  de  garantizar  la  primacía  de  la  Constitución.     El  recurso  de  inconstitucionalidad   Naturaleza  y  caracteres     El   recurso   de   inconstitucionalidad   es   un   procedimiento   de   control   abstracto   de   las   leyes   y   normas   con   fuerza   de   ley   tanto   en   su   origen   como   en   su   sustanciación,   propio  de  una  jurisdicción  constitucional  concentrada.   En   su   origen   permite   realizar   una   valoración   de   la   ley   en   abstracto,   sin   tener   en   cuenta  si  esa  ley  se  ha  aplicado  o  no.   En   su   sustanciación   porque   el   TC   sólo   tiene   en   cuenta   la   CE,   y   el   bloque   de   la   constitucionalidad  en  su  caso.     Será  siempre  un  enjuiciamiento  en  términos  jurídicos  porque  lo  que  realiza  el  TC   es   una   valoración   jurídica   de   la   ley,   controlando   su   adecuación   a   su   norma   superior.   Por   lo   tanto,   no   se   enjuiciará   ni   el   control   de   la   corrección   técnica   o   de   utilidad   de   las   leyes,   ni   el   de   su   oportunidad   política,   en   el   sentido   de   juzgar   el   mayor   o   menor   acierto   con   el   que   el   legislador   está   actuando   en   su   función   de   aplicación  de  la  Constitución.     Todo   esto   requiere   matización   cuanod   el   recurso   de   inconstitucionalidad   es   utilizado   como   cauce   procesal   para   resolver   conflictos   positivos   de   competencias   entre  el  Estado  y  las  comunidades  autónomas  que  tienen  su  origen  en  una  norma   con   fuerza   de   ley.   En   estos   casos,   no   existe   naturaleza   abstracta   en   el   recurso   porque   sólo   pude   ser   promovido   contra   una   ley   o   norma   con   fuerza   de   ley   por   quien  reclama  una  competencia  como  propia  y  por  que  el  TC  ha  de  pronunciarse   sobre  a  quién  corresponde  la  competencia  debatida.  En  estos  casos  se  está  ante  un   procedimiento   híbrido:   formalmente   se   presenta   como   un   recurso   de   inconstitucionalidad   (y   se   tramita   como   tal)   pero   materialmente   es   un   conflicto   de   competencia.     Legitimación   Se  encuentra  en  el  artículo  162.1.a  de  la  CE.  Están  legitimados  para  interponer  el   recurso   de   inconstitucionalidad,   el   Presidente   del   Gobierno,   el   Defensor   del   Pueblo,   cincuenta   Diputados,   cincuenta   Senadores,   los   órganos   colegiados   ejecutivos   de   las   Comunidades   Autónomas   y,   en   su   caso,   las   Asambleas   de   las   mismas.     a) La   legitimación   es   del   presidente   del   Gobierno   y   no   del   Gobierno   en   tanto   que   órgnao   colegiado.   La   legitimación   de   éste   no   está   límitada:   puede   impugnar   cualquier   ley   o   norma   con   fuerza   de   ley.   Cuando   se   dirija   a   impugnar   las   leyes   o   normas   con   fuerza   de   leyes   de   las   comunidades   autónomas  la  mera  interposición  del  recurso  suspende  provisionalmente  su   vigencia.   b) La   legitimación   de   cincuenta   diputados   o   senadores   sirve   para   proteger   a   las  minorías  frente  a  las  mayorías  parlamentarias.     3   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  7     c) La  legitimación  del  Defensor  del  Pueblo  sólo  se  confiere  al  órgano  estatal  y   no  se  extiende  a  las  figuras  similares  existentes  en  las  CCAA.  La  legitimación   de  este  comisado  ha  de  entenderse  en  los  mismos  términos  y  con  la  misma   amplitud  que  la  del  resto  de  sujetos.   d) La  legitimación  de  las  comunidades  autónomas  para  interponer  un  recurso   prevé   un   doble   requisito:   que   los   actos   legales   que   se   quieran   impugnar   sean  estatales  y  que  puedan  afectar  a  su  propio  ámbito  de  autonomía.   Así  pues,  las  comunidades  autónomas  solo  pueden  impugnar  leys  o  norma   con   fuerza   de   leyes   estatales.   Además,   los   parlamentos   autónomas   han   de   actuar  como  órganos  plenarios  pues  es  el  órgano  en  su  totalidad  y  no  una   fracción   de   este   mismo   órgano   al   que   se   capacita   para   acudir   a   la   jurisdicción  constitucional.   Respecto   del   segundo   requisito,   actualmente   se   admite   que   esta   legitimación   puede   actuar   en   todos   los   supuestos   en   que   exista   una   conexión  material  entre  la  ley  estatal  impugnada,  el  ámbito  competencial  de   la  comunidad  autónoma  y  la  defensa  del  interés  general.     Ls   sujetos   legitimados   enumerados   tienen   un   carácter   tasado.   Sólo   ésto   pueden   impugnar  la  constitucionalidad  de  una  ley  o  norma  con  fuerza  de  ley,     El  procedimiento   Plazo  de  interposición   El   recurso   de   inconstitucionalidad   podrá   plantearse   en   el   plazo   de   tres   meses   a   contar   desde   el   día   siguiente   al   de   la   publicación   oficial   de   la   ley   o   norma   con   fuerza  de  ley.   En  el  caso  de  una  ley  o  norma  con  fuerza  de  ley  de  las  CCAA  (sujetas  a  una  doble   exigencia   de   publicidad),   el   cómputo   de   este   plazo   comenzará   a   partir   de   la   primera   publicación   oficial   de   la   norma   autonómica   que   se   realiza   en   el   boletín   oficial  de  la  comunidad  autónoma   En   el   caso   de   los   reglamentos   parlamentarios   el   cómputo   se   inicia   con   la   publicación  en  el  BOE  o  el  de  la  comunidad  autónoma  correspondiente.     Este   plazo   de   interposición   se   amplía   a   nueve   meses   cuando   el   recurso   es   presentado   por   el   presidente   del   Gobierno   estatal   contra   una   ley   o   norma   con   fuerza  de  ley  de  las  CCAA  o  por  los  ejecutivos  autonómicos  contra  una  ley  estatal.   Sólo   está   contemplada   esta   previsión   cuando   se   utilice   el   recurso   de   inconstitucionalidad   para   dirimir   conflictos   positivos   de   competencia   originados   por   una   norma   de   rango   legal,   y   siempre   y   cuando   se   cumplan   unas   condiciones   previas  tendentes  a  facilitar  la  conciliación  entre  los  órganos  en  conflicto.     El  trámite  de  admisión   La  LOTC  no  prevé  expresamente  un  tramite  a  admisión.  Ésto  no  impide  un  examen   de   la   demanda   a   fin   de   comprobar   si   concurren   o   no   los   requisitos   legalmente   exigidos  y,  con  ellos,  las  condiciones  de  procedibilidad  del  recurso.  Dicho  examen   podrá   realizarse   mediante   la   apertura   del   correspondiente   incidente   o   en   la   sentencia   que   resuelva   el   recurso   y   tendrá   como   objeto   la   verificación   de   los   requisitos  exigidos  a  la  demanda  en  el  art.  33.1  LOTC:  identidad  y  circunstancias  de   la   persona   u   órgano   que   la   presenta,   la   disposición   o   disposiciones   legales   impugnadas   y   el   precepto   constitucional   que   se   entiende   vulnerado.   El   TC   exige,     4   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  7     además,   una   mínima   argumentación   fáctica   y   jurídica   acerca   de   los   motivos   que   determinarían  la  inconstitucionalidad  de  la  norma  recurrida.     La   admisión   a   tramite   del   recurso   no   implica   la   suspensión   de   la   vigencia   y   aplicación   de   la   ley   impugnada,   salvo   en   el   supuesto   que   el   Gobierno   estatal   se   ampare   en   lo   dispuesto   en   el   art.   161.2   de   la   Constitución   y,   por   medio   de   su   presidente,   impugne   leyes   o   normas   con   fuerza   de   ley   de   las   comunidades   autónomas.   Cuando   así   fuere   la   suspensión   automática   tendrá   una   duración   máxima   de   cinco   meses.   En   este   período   el   Tribunal   podrá   decidir   levantarla   o   ratificarla.     Las  partes  del  proceso  constitucional   La   posibilidad   de   personarse   en   el   proceso   constitucional   y   de   realizar   las   alegaciones  que  se  estimen  pertinentes  se  atribuye  sólo  a  órganos  públicos  que  el   art.   34.1   de   la   LOTC   enumera   de   forma   tasada.   Así   Intervienen   como   partes   el   Congreso  de  los  Diputados,  el  Senado  y  el  Gobierno  estatal.  En  el  caso  que  la  norma   impugnada  fuese  autonómica  también  intervendrán  en  el  proceso  el  Gobierno  y  el   parlamento  de  la  comunidad  autónoma  correspondiente.     Las  formas  de  finalización  del  proceso   Lo   habitual   es   que   el   proceso   finalice   con   una   sentencia   en   la   que   el   TC   decida   sobre   el   fondo   de   las   pretensiones,   estimando   o   desestimando   la   inconstitucionalidad  de  la  norma  impugnada.     Existen,   no   obstante,   otras   formas   de   concluir   el   proceso   que   no   conllevan   un   pronunciamiento   sobre   el   fondo.   Además   de   la   decisión   de   rechazar   la   admisión   inicial  del  recurso,  que  impide  su  sustantación,  se  contempla  el  desistimiento  y  la   caducidad,  a  las  que  debe  añadírsele  la  renuncia.   El   desistimiento   de   la   acción   puede   ser   parcial,   cuando   afecte   a   alguna   de   las   pretensiones  y  total  cuando  afecte  a  la  totalidad  de  las  pretensiones  y  se  produce   cuando  el  sujeto  que  ha  impugnado  manifiesta  la  voluntad  de  retirarse  del  proceso.   Para   que   se   acepte   el   desistimiento   no   se   deben   oponer   las   demás   partes   personadas  ni  entender  el  TC  que  existe  un  interés  constitucional  que  aconseja  la   prosecución  de  las  actuaciones  hasta  su  finalización  por  sentencia.   La   caducidad   como   forma   de   terminación   del   proceso   por   inactividad   imputable   al   demandante,   no   parece   que   pueda   tener   cabida   en   este   tipo   de   procesos   porque   si   bien  el  TC  no  actúa  de  oficio  en  el  control  de  la  ley,  una  vez  instado  este  control,  las   partes   no   son   dueñas   del   proceso   y   prevalece   la   necesidad   del   examen   de   constitucionalidad   de   las   normas   impugnadas.   Por   ello   mismo   tampoco   cabe   la   figura  de  la  renuncia  al  ejercicio  de  la  acción.     5   ...

Tags: