Practica 2 - Derecho de obligaciones y contratos (2015)

Pràctica Español
Universidad Universidad de Lleida (UdL)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho de Obligaciones y contratos
Profesor A.V.
Año del apunte 2015
Páginas 3
Fecha de subida 26/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

OBLIGACIONES Y CONTRATOS. CASO PRÁCTICO NÚM. 2.
CURS 2015/2016 Daniel propuso a tres amigos suyos (Diego, Delia y Dunia) llevar a cabo un negocio consistente en abrir un gimnasio en Pardinyes donde los cuatro residen. Considerando el patrimonio de cada uno de ellos, Daniel propuso asumir un 75% del negocio, Diego un 10%, Delia un 10% y Dunia un 5%. Como necesitaban llevar a cabo una inversión inicial importante, decidieron solicitar un préstamo de 400.000 euros para la adquisición del local y máquinas a un conocido suyo, Antonio. Antonio y su amigo Ángel les concedieron el préstamo, pero con la condición de que establecieran por escrito el carácter solidario de la deuda.
a) Si Antonio y Ángel no exigieran que constara por escrito el carácter solidario de la deuda, ¿cómo debería haberse calificado esa deuda? ¿Sucedería lo mismo en el nuevo derecho europeo, por ejemplo, en los Principios de Derecho Contractual Europeo? El Código Civil, en el supuesto de obligaciones con varios sujetos, establece como regla general la presunción de mancomunidad (presunción de no solidaridad prefieren denominar algunos autores) y la solidaridad como excepción. Así se desprende del art.
1137 (in fine). Entre la mancomunidad parciaria y la mancomunidad conjunta se establece una presunción iuris tantum a favor de la primera, que no tendrá vigencia, según el art. 1138 cc cuando del texto de la obligación se deduzca lo contrario o cuando la prestación fuese indivisible.
Si son obligaciones mercantiles no se aplica el art. 1137. En el nuevo derecho de contratos europeo se establece que cuando son diversos los obligados por un mismo contrato, y una misma prestación, la obligación se presume solidaria.
b) ¿Puede Antonio reclamar los 400.000 € a Dunia? Si esta es insolvente, ¿puede seguidamente reclamarlos a Diego? Al ser una obligación solidaria Antonio puede reclamar el total del crédito a cualquiera de los deudores solidarios. Si uno de los deudores solidarios es insolvente, los demás deberán suplir su falta.
Mientras el cumplimiento de la prestación no haya tenido lugar, el acreedor sigue facultado para reclamar el pago a cualquiera de los deudores, tal como se expresa el art. 1444 del CC: “El acreedor puede dirigirse contra cualquiera de los deudores solidarios o contra todos ellos simultáneamente. Las reclamaciones entabladas contra uno no serán obstáculo para las que posteriormente se dirijan contra los demás, mientras no resulte cobrada la deuda por completo”.
c) ¿Puede Diego oponerse a la demanda alegando que no se ha presentado contra el resto de deudores? En principio no, ya que el art. 1137 CC otorga el derecho a pedir a uno de los deudores solidario el cumplimiento judicial de la obligación. Aunque solo son responsables del porcentaje correspondiente a cada uno se les puede obligar a pagar el total del crédito. Los deudores, a su vez, pueden pagar a cualquier coacreedor, pero si uno de los acreedores se lo reclaman expresamente se lo tendrá que pagar a este.
El pago que realiza uno de los deudores extingue la obligación.
El problema radica en que si, dado que las acciones tienen unos plazos concretos de ejercicio contemplados en los arts. 1961 y ss. CC, se podría dar el caso de que se ejercitara la acción contra uno de los deudores solidarios y que esta fuera desestimada por el Juzgado de Primera Instancia por no apreciarse la responsabilidad del deudor seleccionado por el actor. En este caso, este tendría, en principio, la opción de dirigirse contra otro de los deudores solidarios, no obstante lo cual surgiría el problema de entender si habría transcurrido el plazo concreto para el ejercicio de la acción por aplicarse cualquiera de los supuestos fijados en los arts. 1961 y ss. CC, según la acción de que se trate.
d) Imaginemos que Diego ha pagado a Antonio 200.000 €. Cuando trata de recuperar lo que ha abonado del resto de deudores, Dunia y Delia se declaran insolventes (y así se acredita) y Antonio (Daniel) es el único solvente: - ¿Cómo se reparte la deuda entre los codeudores? Tendrán que pagarlo entre los codeudores que son solventes, Diego y Daniel.
Independientemente del porcentaje al que se habían comprometido a asumir en un principio. Cuando pagan, la obligación se extingue, y nace otra nueva en la que Diego y Daniel se convierten en acreedores y Dunia y Delia son las deudoras. Ellos les reclaman a ellas la parte de la deuda que le corresponde a cada una.
Lo anterior supone que en las obligaciones solidarias, nos encontramos con dos tipos de relaciones, una de carácter externo, entre acreedores y deudores, el pago efectuado a uno de los acreedores extingue la obligación. Y otra de carácter interno (acción de repetición) entre el conjunto de acreedores o deudores, en la cual desaparece la solidaridad y solo se reclama la parte correspondiente; es lo que se conoce como acción de regreso. 
 - Tres años después, Dunia es contratada por una multinacional y gana un buen sueldo. ¿Pueden Diego y Daniel recuperar lo que en su momento asumieron?¿Se ha extinguido la deuda de Dunia respecto a ellos? Sí que lo pueden recuperar porque la pretensión de cobrar el crédito prescribe a los cinco años, que es lo que duran las acciones personales Diego y Daniel podrán exigir a Dunia el pago de la deuda correspondiente.
como máximo le pueden pedir el 5% e) Diego sabe que Antonio le debe a Daniel 40.000 € por la venta de un automóvil.
¿Está legitimado Daniel para oponer esa deuda a Antonio cuando este le reclama? Si lo está y no lo opone, ¿cuáles son las consecuencias jurídicas? Daniel no está legitimado a oponer esa deuda a Antonio porque no forma parte de esa relación jurídica, la cual la forman Diego como acreedor y Antonio como deudor. En todo caso será Diego el que se la reclamará a Antonio cuando éste, a su vez, le reclame la parte del crédito solidario.
Aquí aparece la figura de la compensación tiene como presupuesto material la situación jurídica de dos personas, que por derecho propio, son recíprocamente acreedores y deudores la una de la otra (art. 1.195 CC). A su vez, el art. 1.202 CC establece que el efecto de la compensación consiste en extinguir ambas deudas en la cantidad concurrente de los respectivos créditos.
La compensación es legal cuando se produce de acuerdo con lo dispuesto en el CC. Sus presupuestos se exigen en el art. 1.196 CC: - Que cada uno de los obligados lo esté principalmente y sea, a su vez, acreedor principal del otro. El artículo 1.197 CC contempla una excepción al permitir que el fiador pueda oponer la compensación de lo que el acreedor debiere al deudor principal cuando le reclama el cumplimiento.
- Que consista en una cantidad de dinero, o cosa de la misma calidad y especie.
- Que las deudas sean exigibles.
- Que sea una deuda líquida.
...

Comprar Previsualizar