Segunda Parte (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Girona (UdG)
Grado Derecho + Criminología - 3º curso
Asignatura Derecho penal II: Parte especial
Año del apunte 2017
Páginas 31
Fecha de subida 06/12/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Apuntes de derecho penal parte especial, incluyendo artículos del Código Penal.

Vista previa del texto

Derecho Penal Parte Especial 2. Delitos contra los bienes jurídicos colectivos 2.1. Delitos contra la salud pública. Delitos relativos a sustancias nocivas. Delitos relativos a drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas La regulación de estos delitos obedece a la problemática que las drogas provocan sobre la salud de las personas. Se trata de un problema social no solo por los daños que provoca en el consumidor, sino porque las drogas están unidas a fenómenos de criminalidad organizada.
Muchos delincuentes son drogadictos que lo único que pretenden es hacerse con bienes con los que poder comprar droga (está vinculado al incremento de la delincuencia).
No existe una unanimidad internacional a la hora de regular este tipo de delitos: en algunos países existe mayor flexibilidad, mientras que en otros las drogas están prohibidas (tanto su tráfico como su consumo); también existen otros países (criminalidad mediana) en los que el tráfico está prohibido, pero se permiten fenómenos relacionados con el autoconsumo.
A pesar de que nuestro estado prohíbe las drogas y permite el consumo, podemos hablar de un modelo de criminalidad amplia que regula muchas conductas, todas ellas punibles.
- Existe un tipo básico (art. 368 CP), pero se regulan también otros comportamientos preparatorios que también son constitutivos de delito (ej. Tráfico de precursores: sustancias que no son drogas, pero que se emplean para la elaboración de estas).
Las sanciones son bastante elevadas en las formas más graves del delito por la organización, cantidad, etc. Nuevamente nos volvemos a encontrar con penalidades de la magnitud del homicidio o la agresión sexual.
El BJ protegido por este tipo de delitos es la salud, pero no tomada como una salud individual o como la suma de la salud de todos los individuos, sino la salud como colectivo.
Tenemos dos formas de determinar qué es droga, qué son sustancias estupefacientes y qué es psicotrópico: - Forma práctica: el convenio único de Viena (convenio de 30 de marzo de 1961) existen determinadas listas en las que figuran tanto las drogas básicas (cocaína, heroína, hachís, LSC, etc.) como todos los derivados relacionados con ellas que se consideran drogas; de modo que no hay más que acudir a las listas para determinarlo.
o Para llegar a este convenio se ha hecho una definición teórica de lo que es la droga.
- Forma teórica: droga es toda sustancia nociva, perjudicial para la salud, que causa dependencia psíquica y que, conforme aumenta el consumo, necesita de un aumento de la dosis para satisfacer la necesidad.
2.1.1. Tipo básico Art. 368 CP Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las 1 Derecho Penal Parte Especial posean con aquellos fines, serán castigados con las penas de prisión de tres a seis años y multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito si se tratare de sustancias o productos que causen grave daño a la salud, y de prisión de uno a tres años y multa del tanto al duplo en los demás casos.
No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, los tribunales podrán imponer la pena inferior en grado a las señaladas en atención a la escasa entidad del hecho y a las circunstancias personales del culpable. No se podrá hacer uso de esta facultad si concurriere alguna de las circunstancias a que se hace referencia en los artículos 369 bis y 370.
De este artículo podemos distinguir cuatro conductas: - Elaboración o cultivo de droga: o Cultivo: hay sustancias que son meramente vegetales.
o Elaboración: hay sustancias que son de elaboración química, cuyo resultado es el del seguimiento de un proceso químico.
- Relacionadas con el tráfico: responde a conductas referentes a la venta, transporte y custodia de droga.
- Promoción, favorecimiento y facilitación: se trata de conductas genéricas e inespecíficas que también son constitutivas de delito.
- Posesión de sustancias con la finalidad de traficar con ellas.
El elenco de verbos y posibilidades de tráfico de drogas es enorme. Los ejemplos más típicos de este tipo de delitos son la venta y el transporte de drogas; sin embargo, caben otros tipos de conductas, como por ejemplo, formar una sociedad que se va a dedicar al transporte y venta de drogas o custodiar una nave en la que se elaboren drogas.
En lo que se refiere a los verbos promover, facilitar o favorecer, el hecho de que el legislador los haya incluido en el precepto implica dos consecuencias: - Respecto a la autoría: implica que, toda persona que se relaciona de alguna forma con el mundo del tráfico, elaboración o cultivo, aunque no sea de forma directa, será autor del delito (siempre que no sea un mero consumidor). Existen muy pocas posibilidades de ver figuras de participación en este tipo de delitos.
o La jurisprudencia ha entendido que sí que existe una conducta en la que se contempla la participación: la del servidor del vendedor (ej. A le pide a B que le venda droga. B responde que él no vende, pero que tiene a un conocido que sí y los pone en contacto. En este caso, B es cómplice).
- Respecto de la consumación del delito: el delito siempre aparece como consumado, es muy complicado ver un delito de tráfico de drogas intentado (ej. Si dos personas son pilladas comprando y vendiendo droga respectivamente, se tratará de un delito consumado por la tenencia previa de droga con la intención de traficar con ella).
Existen dos supuestos de excepción: o Caso de descarga de varios fardos de droga en la playa: las personas que solo han sido contratadas para transportar droga desde la playa hasta al camión (únicamente llevan a cabo esta conducta). En caso de que venga la policía y lo desarme, serán autores de un delito intentado.
2 Derecho Penal Parte Especial o Caso de recibo de un paquete postal desde el extranjero respecto de la persona que lo va a recoger: si lo recoge la policía, se tratará de un delito intentado.
Los dos casos anteriores son situaciones mecánicas que exigen una serie de requisitos para ser considerados intentados: - Que la persona que recoge el paquete no sea quién lo envió.
- Que la persona que lo recoge no sea el destinatario final.
- Que no exista posibilidad de difusión de la droga a terceras personas.
Una de las situaciones más complejas que se dan en este tipo de delitos es que la posesión de drogas es también un delito, siempre que se tenga la intención de traficar, vender o ponerla a disposición de terceras personas. Por otro lado, la posesión con intención de consumir es lícita. El problema radica en saber desde un punto de vista objetivo la intención del autor. Hay que atender a los datos de la realidad: - Confesión del autor: es un caso poco frecuente, siempre se da a entender que la droga se usará para consumo propio.
- Cantidad: es más lógico creer que las cantidades menores serán para consumo propio y las mayores para el tráfico.
o El TS, a modo de ejemplo, ha determinado ciertas cantidades propias para el autoconsumo:  50g de hachís.
 3g de heroína.
 Entre 7g y 15g de cocaína.
Si no existe ningún otro indicio que sugiera que es para traficar y no se obtiene una confesión del autor, se entenderá que es para su consumo. No son cantidades exactas, el TS se funda en la teoría del almacenamiento o de la normalidad para una semana (son las cantidades que un consumidor habitual consumiría en una semana).
- Si el que posee drogas no consume: si quién la tiene en su poder no es consumidor, la solución lógica es que la tiene para facilitársela a un tercero.
- Si posee una o varias drogas: si solo tiene un tipo de droga encima se entiende que es para su consumo, pero si se encuentra en posesión de varios tipos de drogas se entiende que es para su tráfico.
- La ocultación de la droga: cuanto más inhóspito resulte el lugar en el que se esconde la droga, más nos podemos decantar por la opción del tráfico (no se trata de un dato especialmente alarmante).
- La pureza de la sustancia: si la sustancia se presenta en un grado de pureza muy elevado significa que todavía ha de ser adulterada. La droga muy pura es más propia del que trabaja con ella que del que la consume.
- Los utensilios: la tenencia de utensilios relacionados con el tráfico como balanzas, bolsitas vacías o glucosa es propia del traficante.
- El dinero: la tenencia de, además de las drogas, cantidades inusuales de dinero es más propia del traficante, así como la forma en que este se lleva: si se lleva en el bolsillo o 3 Derecho Penal Parte Especial la cartera se considera consumo propio, mientras que llevarlo escondido o repartido se considera más propio del traficante, que ha tenido que esconderlo con cierta rapidez.
El cumplimiento de uno solo de los criterios anteriores no es suficiente, sino que es necesario que se dé un conjunto de ellos. De otro modo, no podemos hacer otra deducción que la de que la droga es para el propio consumo.
La posesión para el autoconsumo es lícita desde el punto de vista penal, ya que no se concurre en ningún delito, pero esto no significa que esté libre de sanción desde el punto de vista administrativo.
Hay una serie de conductas que en un principio cumplirían el tipo penal (ej. Tráfico, venta, favorecimiento, facilitación) pero que sin embargo la jurisprudencia ha considerado que están faltas de antijuridicidad, y que por tanto, aunque formalmente cumplen con el texto de la ley, materialmente no afectan al BJ. Estas conductas no son punibles: - Supuesto de donaciones entre amigos adictos: dos personas que son consumidores y que comparten droga el uno con el otro de manera recíproca. No se contempla este supuesto cuando siempre es el mismo el que proporciona la droga.
- Consumo compartido de drogas: un individuo compra drogas para su grupo de amigos. Está facilitando droga al resto de individuos, por lo que estaría cumpliendo con el tipo, pero esta conducta no está castigada. En este caso, el TS es rígido respecto a los criterios que deben darse en supuestos de consumo compartido de drogas: o Todos los sujetos que participan en el consumo deben estar plenamente identificados.
o Todas esas personas deben ser consumidores previamente.
o No debe existir ningún tipo de contraprestación: el que compra la droga no puede salir beneficiado. El que la compra lo hace por amistad.
o Que no exista peligro de que la compra se extienda a terceras personas.
o Que la cantidad de droga sea pequeña, y que por lo tanto vaya a consumirse en el momento concreto para el que se compró.
o Que el consumo se produzca en presencia del que compra la droga.
o Que el consumo sea acotado en un lugar cerrado.
- Dentro del consumo compartido de drogas existe en caso de las organizaciones cannábicas: estas son lícitas siempre y cuando los socios sean las personas que consumen y no se traiga a amigos, conocidos, parientes, etc.
o Si es excesiva se produciría la figura del tráfico de drogas.
- Posesión en contextos de convivencia: una persona no es responsable de la conducta de tráfico de drogas que lleve a cabo la persona con la que convive. El hecho de encontrar droga en un domicilio no implica que el conviviente sea el responsable.
o Si el conviviente colabora con la persona con la que convive se trata de un coautor.
- Entrega de cantidades insignificantes: hablamos del principio de insignificancia, que se basa en un acuerdo de sala del TS, de 3 de febrero de 2005, en el que se hizo una consulta al Instituto Nacional de Toxicología para que estableciera a partir de qué cantidades la droga resulta perjudicial.
4 Derecho Penal Parte Especial o - Cocaína:  Por debajo de 50mg de pureza (0,050g) la cocaína es solo sustancias como harina, yeso, etc. Por lo tanto, si se trafica con una papelina de 250mg con un 10% de pureza, hablaríamos de 0,025g de cocaína. En este caso, la venta sería insignificante.
 No se considera droga, por lo que se trata de un caso atípico.
Supuestos de entrega de droga con lazos afectivos y con sentimientos humanitarios (ej. Una madre le facilita droga a su hijo de forma cada vez más adulterada y distanciada en el tiempo para conseguir que deje su adicción). Se exigen los requisitos siguientes: o Debe tratarse de parientes muy próximos (ej. Padres, hijos, cónyuges, hermanos, etc.) o Que la entrega de las cantidades sea mínima para una dosis.
o Que el receptor fuese drogodependiente previamente.
o Que no exista contraprestación.
o Que la finalidad perseguida con esta conducta sea altruista o humanitaria para aliviar el síndrome de abstinencia.
Debemos tener en cuenta que no todas las drogas son iguales, por lo que no tienen la misma penalidad. Hablamos de drogas: - Duras: causan un grave daño a la salud (cocaína, heroína, LSD, éxtasis, anfetaminas, etc.
- Blandas: no causan ese grave daño (hachís y sus derivados, rohipnol, barbitúricos, marihuana, etc.) Las drogas duras conllevan una pena de 3 a 6 años de prisión, y las drogas blandas de 1 a 3 años de prisión.
Esta diferenciación en la pena se ha hecho atendiendo a: - La dependencia creada por la droga.
- La lesividad de la droga.
- El número de fallecimientos que provoca su consumo.
2.1.2. Subtipo atenuado En el 2010 el legislador creó un subtipo atenuado (pena inferior en grado a la del art. 368 CP) en atención a la escasa entidad del hecho y a las circunstancias personales del culpable.
- Circunstancias personales del culpable: tienen una operancia neutra, puesto que en muchas ocasiones no se llegan a conocer: si no se conocen no operan negativamente.
- Escasa entidad del hecho: el TS ha establecido que no debe confundirse “escasa entidad del hecho” con “poca cantidad de droga”, aunque en la realidad estos dos conceptos son iguales, y a pesar de que el TS no lo haga, en la mayoría de casos se asimila.
Esta figura que establece la pena inferior en grado es importante a efectos de suspensión de la pena. Ha sido creada por el legislador a instancia del TS.
5 Derecho Penal Parte Especial 2.1.3. Subtipo agravado básico Art. 369 CP Se impondrán las penas superiores en grado a las señaladas en el artículo anterior y multa del tanto al cuádruplo cuando concurran alguna de las siguientes circunstancias: 1. ª El culpable fuere autoridad, funcionario público, facultativo, trabajador social, docente o educador y obrase en el ejercicio de su cargo, profesión u oficio.
2. ª El culpable participare en otras actividades organizadas o cuya ejecución se vea facilitada por la comisión del delito.
3. ª Los hechos fueren realizados en establecimientos abiertos al público por los responsables o empleados de los mismos.
4. ª Las sustancias a que se refiere el artículo anterior se faciliten a menores de 18 años, a disminuidos psíquicos o a personas sometidas a tratamiento de deshabituación o rehabilitación.  Esta circunstancia especial debe ser conocida por el autor del delito.
5. ª Fuere de notoria importancia la cantidad de las citadas sustancias objeto de las conductas a que se refiere el artículo anterior.  Según el acuerdo de sala de 19 de octubre de 2001 del TS es necesario establecer dos precisiones: a. Se considera de notoria importancia 500 dosis (ej. 750g de cocaína) y la sustancia reducida a su pureza.
b. La sustancia debe ser reducida a su porcentaje básico (supuesto de drogas de elaboración). Ej. Si tenemos 1kg de cocaína cuya pureza es del 30%, en realidad tenemos 300g de cocaína.
c. En cambio, si tenemos 1kg de marihuana con un 15% de pureza seguimos teniendo 1kg de marihuana, puesto que en este caso la pureza solo indica la calidad de la planta y no su composición.
i. El 15% es la concentración del principio activo, el tetrohidrocanabinol (THC).
d. El TS considera de notoria importancia (a partir de las 500 dosis): i. 2,5kg de hachís.
ii. 10kg de marihuana.
iii. 300g de heroína.
iv. 750g de cocaína.
e. Pregunta de examen: si una persona es atrapada en la frontera con 2kg de cocaína con una pureza del 30%, ¿qué tipicidad de delito comete?  Comete un delito básico, puesto que en realidad tiene 600g de cocaína (no llega a los 750g que se consideran de notoria importancia).
6. ª Las referidas sustancias se adulteren, manipulen o mezclen entre sí o con otras, incrementando el posible daño a la salud.  Adulteración de las drogas para potenciar su efecto dañino.
6 Derecho Penal Parte Especial 7. ª Las conductas descritas en el artículo anterior tengan lugar en centros docentes, en centros, establecimientos o unidades militares, en establecimientos penitenciarios o en centros de deshabituación o rehabilitación, o en sus proximidades.  Para que se aplique el agravante de establecimiento abierto al público no es necesario que exista solo una transacción, sino que el establecimiento sea elegido agrede y voluntariamente por el autor para ese fin. No se aplica en momentos de casualidad.
8. ª El culpable empleare violencia o exhibiere o hiciese uso de armas para cometer el hecho.
Este subtipo tiene una pena superior en grado (de seis años y un día a 4 años y 6 meses).
2.1.4. Subtipo superagravado (art. 369 bis CP) Cuando los hechos descritos en el artículo 368 se hayan realizado por quienes pertenecieren a una organización delictiva, se impondrán las penas de prisión de nueve a doce años y multa del tanto al cuádruplo del valor de la droga si se tratara de sustancias y productos que causen grave daño a la salud y de prisión de cuatro años y seis meses a diez años y la misma multa en los demás casos.
A los jefes, encargados o administradores de la organización se les impondrán las penas superiores en grado a las señaladas en el párrafo primero.
Cuando hablamos de organización no hablamos de simple codelincuencia, sino que se requiere una estructura jerárquica y una aportación de medios o bienes para la finalidad que se propone (ej. Coches, barcos, lugares, etc.) Este precepto se aplica a todo aquél que sea consciente de que está incurriendo en el delito.
2.1.5. Subtipo superagravado (art. 370 CP) Art. 370 CP Se impondrá la pena superior en uno o dos grados a la señalada en el artículo 368 cuando: 1. º Se utilice a menores de 18 años o a disminuidos psíquicos para cometer estos delitos.
2. º Se trate de los jefes, administradores o encargados de las organizaciones a que se refiere la circunstancia 2. ª del apartado 1 del artículo 369.
3. º Las conductas descritas en el artículo 368 fuesen de extrema gravedad. Se consideran de extrema gravedad los casos en que la cantidad de las sustancias a que se refiere el artículo 368 excediere notablemente de la considerada como de notoria importancia, o se hayan utilizado buques, embarcaciones o aeronaves como medio de transporte específico, o se haya llevado a cabo las conductas indicadas simulando operaciones de comercio internacional entre empresas, o se trate de redes internacionales dedicadas a este tipo de actividades, o cuando concurrieren tres o más de las circunstancias previstas en el artículo 369.1.
7 Derecho Penal Parte Especial En los supuestos de los anteriores números 2. º y 3.º se impondrá a los culpables, además, una multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito.
Extrema gravedad de la cantidad  El TS ha entendido que se debe multiplicar por 1.000 aquello que se consideraba notoria importancia.
2.2. Delitos contra la seguridad del tráfico Los delitos contra la seguridad del tráfico se encuentran regulados en los arts. 379 y ss. CP.
El legislador se ha planteado la regulación de los delitos contra la seguridad vial por un problema tan grava como es las muertes por accidentes de circulación.
Habrá conductas que serán castigadas desde el punto de vista penal y otras desde el punto de vista administrativo, siendo a veces muy fina su separación.
Se trata de delitos contra la seguridad colectiva. El BJ protegido es la seguridad vial, una forma de seguridad colectiva; pero lo que se pretende es la protección, al fin y al cabo, de BJ individuales: la vida y la integridad física de las personas.
Muchos de estos delitos se conceptúan como delitos de peligro. Ello implica que no se exija la producción de un determinado resultado, sino que el legislador considera punible una conducta peligros.
Los delitos de peligro pueden clasificarse en dos categorías: - Delitos de peligro abstracto: el resultado ni se vislumbra. El legislador simplemente considera que la conducta es peligrosa, sin que se ponga en riesgo ningún BJ (ej.
Conducir bebido).
- Delitos de peligro concreto: no se produce el resultado, pero sin embargo el legislador considera que estamos cerca de ello: una persona o un BJ concreto ha sido puesto en peligro. Se acerca al delito de resultado (ej. Conducción temeraria).
Estos delitos tienen en común que se producen en las vías públicas. Entendemos por vía pública: - Los terrenos aptos y diseñados para la circulación (carreteras, caminas, etc.) - Los terrenos que en principio no estén diseñados para la circulación, pero que sean aptos para ella y de uso común.
- Los terrenos que puedan ser utilizados por una colectividad determinada.
No se considera vía pública un terreno particular por el que se pueda conducir.
2.2.1. Conducción a velocidad excesiva y conducción bajo los efectos del alcohol Art. 379 CP 1. El que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana 8 Derecho Penal Parte Especial a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.
2. Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso, será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.
Se trata de delitos de peligro abstracto: se considera que la conducta es peligrosa con independencia del riesgo que se haya producido. Estos delitos se caracterizan porque no existe la tentativa, solo pueden ser delitos consumados. De otro modo, se consideraría que se está produciendo una excesiva extensión del tipo penal.
Otra característica de estos dos delitos es que es necesario que se produzcan de manera dolosa, es decir, que por un lado el sujeto sepa que va a una velocidad excesiva, y que por otro lado sepa que está bajo los efectos del alcohol.
Asimismo, el delito de conducción bajo los efectos del alcohol, drogas tóxicas y estupefacientes es incompatible con todas aquellas circunstancias atenuantes o eximentes que suponen la ingesta de alcohol (art. 67 CP).
2.2.1.1. Delito de conducción a velocidad excesiva Se trata de un delito de tipo objetivo: la velocidad excesiva está tasada y debe ser medida por un radar.
Este delito consiste en conducir un vehículo de motor o ciclomotor en velocidad: - Superior a 60 km/h en vía urbana sobre la velocidad máxima permitida.
- Superior a 80 km/h en vías interurbanas sobre la velocidad máxima permitida.
Se distingue entre lo que se considera administrativamente punible y lo que se considera penalmente punible: será punible administrativamente circular por encima del límite de velocidad pero por debajo de 60 km/h y 80 km/h en vías urbanas e interurbanas respectivamente.
Radares Este delito implica la existencia de: - Un radar homologado: aceptado por la Administración para realizar tales mediciones.
- Un radar verificado: debe comprobarse cada cierto tiempo que funciona correctamente.
9 Derecho Penal Parte Especial Dentro de esta aptitud para medir hay que tener en cuenta el margen de error: se prevé que tengan lecturas que pueden ser más o menos veraces, y por lo tanto ya está determinado el margen de error de estos radares.
Existen dos tipos de radares: - Radares móviles: su margen de error es del 7%.
- Radares fijos: su margen de error es del 4%.
En beneficio del reo, siempre vamos a presumir que existe este error. Por lo tanto, se debe atender a las velocidades máximas + el margen de error (ej. En una autopista: conducción a 214 km/h captada por un radar móvil y a 208 km/h captada por un radar fijo).
2.2.1.2. Conducción bajo los efectos del alcohol La ley prevé dos modalidades: - Conducir bajo la influencia del alcohol - Conducir con una tasa de alcohol superior a: o 0,60 mg/L de alcohol en aire aspirado.
o 1,20 mg/L de alcohol en sangre.
Art. 379.2 CP Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.
El conductor que circula por encima de estas tasas comete el delito de forma objetiva (presunción iuris et de iure; que no puede ser rebatida).
La persona que conduce por debajo de esta tasa puede estar también bajo los efectos del alcohol. No siempre significa que se trate de una conducta no punible.
El legislador considera peligroso los efectos que el alcohol en sangre produce en el conductor: le hace incrementar la velocidad, la conducción es más despistada, aumenta el cansancio, etc.
Es decir, el alcohol merma las capacidades físico-psíquicas del conductor.
- Hay otras situaciones físico-psíquicas que son peligrosas, pero que el legislador no contempla (el. Conducir con somnolencia).
Etilómetros Para llegar a estas tasas es necesario un mecanismo que mida el alcohol en sangre: los etilómetros. Son e dos tipos: - Digitales: los resultados son electrónicos.
- Evidenciales: los resultados salen en un ticket.
10 Derecho Penal Parte Especial El aire que se mide para llegar a la tasa es el aire alveolar. Los alveolos son una parte de los pulmones que pasan el oxígeno a la sangre. Por lo tanto, no se mide el aire que tenemos en la boca; se mide el aire que está en los pulmones en contacto con la sangre. Por lo tanto, los productos que contengan alcohol (ej. Listerine) no dan positivo, al menos con el etilómetro evidencial.
También existe margen de error en los etilómetros (7,5%). Este margen de error también está previsto en la ley: - Se castigan las conductas que pasan de 0,65 mg/L de aire aspirado, teniendo en cuenta el margen de error de los etilómetros (hablamos siepre de etilómetro evidencial).
Sintomatología El delito no consiste únicamente en superar una determinada tasa, sino en conducir un vehículo bajo los efectos del alcohol. En otros casos podemos no contar con la prueba de aspiración, pero sí con otras pruebas: el testimonio de otras personas, la detención de esta persona por haber realizado maniobras irregulares, conducciones anómalas, accidentes, etc.
Por lo tanto, a través de estos mecanismos puede verificarse la existencia de una situación de conducción bajo los efectos del alcohol.
La policía elabora una ficha sintomatológica, donde expone las características del sujeto: aliento con olor a alcohol, ojos enrojecidos, movimientos oscilantes de la verticalidad, etc. Lo síntomas pueden ser de los más simples hasta los más graves.
Se distinguen entre dos tipos de síntomas: - Síntomas equívocos: puede ser objeto de la influencia alcohólica o no (ej. Ojos enrojecidos, aliento con olor a alcohol, etc.) - Síntomas inequívocos: datos inequívocos (ej. Movimientos oscilantes, falta de la verticalidad, farfulleos, etc.) Este delito también puede cometerse con la consumición de drogas, estupefacientes y sustancias sicotrópicas. El problema es que, mientras que en el caso del alcohol disponemos de un aparato de medición objetiva en el caso de las drogas no disponemos de este aparato de medición objetiva, de modo que nunca se sabrá el grado de afectación del individuo por estas sustancias.
2.2.2. Conducción temeraria Art. 380 CP 1. El que condujere un vehículo a motor o un ciclomotor con temeridad manifiesta y pusiere en concreto peligro la vida o la integridad de las personas será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.
2. A los efectos del presente precepto se reputará manifiestamente temeraria la conducción en la que concurrieren las circunstancias previstas en el apartado primera y en el inciso segundo del apartado segundo de artículo anterior.
11 Derecho Penal Parte Especial Se trata de un delito de peligro concreto: cuando la temeridad pone en peligro la vida de las personas es un delito.
Este delito consta de dos elementos: - Conducir con temeridad manifiesta: conducir con notoria desatención, incurriendo en los más elementales déficits de las normas de circulación (conducir en contra dirección, subirse a la acera, saltarse un stop, etc.) - Poner en peligro la vida de las personas.
En este caso es más complicado delimitar la línea entre el derecho administrativo y el derecho penal, ya que no hay una barrera que delimite lo que es objeto del tipo penal.
Se trata de un delito doloso: normalmente nos encontramos que quién conduce temerariamente sabe que está conduciendo temerariamente y conoce que está causando peligro para el resto de usuarios de la vía.
El hecho de desconocer la identidad de las personas que corrieron ese peligro no supone que no haya existido este peligro; basta con que los testigos (generalmente policías) cuenten qué peligro sufrieron los usuarios de la vía para que este delito esté acreditado.
Producción de un resultado En ocasiones, este peligro se transforma en realidad: acaba habiendo un atropello o un choque. En este caso, a la conducción se la calificará de dolosa y al resultado de imprudente.
Cuando no hay resultado, la conducta es dolosa.
Art. 382 CP Cuando con los actos sancionados en los artículos 379, 380 y 381 se ocasionare, además del riesgo prevenido, un resultado lesivo constitutivo de delito, cualquiera que sea su gravedad, los Jueces o Tribunales apreciarán tan sólo la infracción más gravemente penada, aplicando la pena en su mitad superior y condenando, en todo caso, el resarcimiento de la responsabilidad civil que se hubiera originado.
El artículo 382 CP prevé que se pueda producir un resultado, y se castigará el resultado más grave en su grado inferior.
Qué se considera manifiestamente temerario Art. 380.2 CP A los efectos del presente precepto se reputará manifiestamente temeraria la conducción en la que concurrieren las circunstancias previstas en el apartado primero y en el inciso segundo del apartado segundo del artículo anterior.
Manifiestamente temerario: conducir por encima del límite de velocidad marcado en el CP y con una tasa de alcohol en sangre que supere los topes del CP.
Este precepto es bastante confuso: 12 Derecho Penal Parte Especial - - Es necesaria la concurrencia simultánea de ambas condiciones: se debe conducir por encima del límite de velocidad del CP y con alcohol en sangre por encima del límite del CP.
Con esta presunción iuris et de iure solo hemos llegado a un elemento del tipo, pero no tenemos el segundo elemento: poner en peligro la vida de las personas. Por lo tanto, nos da una definición del concepto de conducción temeraria, pero no del delito de conducción temeraria. Si no se acredita que se causó peligro para la integridad física o la vida de las personas no se produce el delito de conducción temeraria.
2.2.3. Delito de conducción suicida Art. 381 CP 1. Será castigado con las penas d prisión de dos a cinco años, multa de doce a veinticuatro meses y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante un período de seis a diez años el que, con manifiesto desprecio por la vida de los demás, realizare la conducta descrita en el artículo anterior.
2. Cuando no se hubiere puesto en concreto peligro la vida o la integridad de las personas, las penas serán de prisión de uno a dos años, multa de seis a doce meses y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por el tiempo previsto en el párrafo anterior.
Es necesario que se produzca un añadido: un manifiesto desprecio por la vida de los demás.
El caso típico de la conducción suicida es la conducción en contra dirección. Precisamente es en este caso donde se ve el manifiesto desprecio por la vida de los demás.
Este delito ha sido muy criticado por la doctrina, porque queriendo tipificar una cosa se ha atenuado otra: el delito de conducción suicida no es más que una regulación específica de lo que sería una tentativa e delito de homicidio por dolo eventual. Regulando específicamente la conducción suicida se ha rebajado la pena de una de las modalidades de tentativa de homicidio (que podría ser de hasta diez años menos un día).
2.2.4. Negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia Art. 383 CP El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con las penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho de conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.
Este delito ha sido severamente cuestionado por la doctrina; tanto es así que se llegaron a presentar cuestiones de inconstitucionalidad contra este delito: se decía que si alguien tiene derecho a no declarar contra sí mismo, se entendía como una declaración contra sí mismo una prueba de alcoholemia que diese positivo. Sin embargo, el TC dijo que no se trataba realmente 13 Derecho Penal Parte Especial de una declaración, sino que se trataba de una colaboración no equiparable a una declaración, como una prueba pericial, y que por lo tanto no era inconstitucional.
Existen dos elementos que configuran este delito: - El requerimiento expreso de la policía: debe ser para someterse a la prueba por el etilómetro evidencial (la negativa a soplar por el etilómetro digital no es un delito).
- La negativa a someterse a la prueba de alcoholemia: es imputable el delito de negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia solo cuando el etilómetro evidencial esté presente. No puede ser una negativa futura.
No solo comete este delito el que se niega a soplar y lo manifiesta de forma expresa, sino también el que no sopla correctamente.
Cuando hay obligación de someterse a las pruebas de alcoholemia (según el reglamento de circulación): - Cuando una persona está implicada en un accidente.
- Cuando una persona conduzca con síntomas evidentes de haber consumido bebidas alcohólicas.
- Cuando la policía detecte una infracción de las normas de circulación.
- N los controles preventivos.
El TS dice que se puede cometer a la vez el delito de negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia y de conducción bajo los efectos del alcohol. Hasta el año 2016 se consideraba que la prueba de alcoholemia consistía en dos pruebas para garantía del sujeto, y que por lo tanto al negarse a realizar la segunda prueba no era un delito de negativa de sometimiento a las pruebas de alcoholemia, pero actualmente se considera que se deben realizar las dos pruebas (se consideran dos partes de una misma prueba unitaria en lugar de dos pruebas individualizadas).
2.2.5. Delito de conducción sin permiso Art. 384 CP El que condujere un vehículo de motor o ciclomotor en los casos de pérdida de vigencia del permiso o licencia por pérdida total de los puntos asignados legalmente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de doce a veinticuatro meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días.
La misma pena se impondrá al que realizare la conducción tras haber sido privado cautelar o definitivamente del permiso o licencia por decisión judicial y al que condujere un vehículo de motor o ciclomotor sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción.
Muchas veces se considera un delito de quebrantamiento de condena. Se aplicará siempre con preferencia este delito al delito de quebrantamiento de condena (art. 468 CP). Se aplica el art.
384 CP por tratarse de un precepto especial.
Se regulan tres conductas: 14 Derecho Penal Parte Especial - Conducir habiendo perdido la totalidad de los puntos.
Conducir tras haber sido privado de permiso de forma definitiva o cautelar por decisión judicial.
Conducir sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción.
2.2.5.1. Conducir habiendo perdido la totalidad de los puntos Cuando se pierden todos los puntos es necesario que exista una sanción administrativa que declare la pérdida de la totalidad de los puntos, y que esa sanción administrativa, de alguna forma, haya sido notificada directamente al sujeto (si no se la ha notificado no concurre delito). Es necesario una comunicación que implique conocimiento (no serviría una comunicación en el BOE, por ejemplo).
La carencia de puntos no implica que esa persona no pueda volver a conducir nuevamente, pero son necesarios dos requisitos: - Que desde la sanción administrativa haya transcurrido un lapso de tiempo (6 meses como norma general).
- Que se supere un curso de sensibilización.
2.2.5.2. Conducir tras haber sido privado de permiso por decisión judicial Es necesaria la existencia de un auto o sentencia donde se le prohíba al sujeto, de forma definitiva o cautelar, conducir. Tanto en el auto cautelar como en la sentencia definitiva no puede caber un recurso, debe tratarse de una decisión firme.
2.2.5.3. Conducir sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción Si se ha obtenido permiso o licencia en alguna ocasión no se comete este delito.
Existen 3 situaciones equívocas: - Permisos de conducción caducados: no existe delito, existe sanción administrativa.
- Permiso de conducción inadecuado: el TS no ha puesto orden, hay sentencias para todos los gustos. Algunas audiencias consideran que se ha producido una sanción administrativa porque sí que se ha obtenido un permiso, y otras audiencias que se produce el delito de haber conducido sin permiso.
- Permisos de conducción extranjeros no convalidados: más allá de la UE, con países del tipo de EEUU se considera adecuado. Cuando alguien tiene un permiso de otro país, aunque requiera convalidación y no esté convalidado, no se produce un delito de conducción sin permiso o licencia.
3. Delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico Se ha tratado de buscar criterios rectores para saber qué tienen los delitos siguientes en común, parece existir consenso entre los autores al determinar que los delitos contra el patrimonio afecta a bienes jurídicos individuales y los delitos contra el orden socioeconómico afecta a bienes jurídicos colectivos.
15 Derecho Penal Parte Especial Por lo tanto, los delitos de robo, hurto, etc. afectan a bienes individuales. Dentro de los delitos patrimoniales, son más básicos los de apoderamiento. Lo característico del apoderamiento es la transmisión, la existencia de un acto de desplazamiento posesorio. Existe una persona que es posesor legítimo de la cosa, que se desplaza a otro posesor que no es legítimo y que actuará como el propietario.
A los delitos patrimoniales se les puede aplicar lo que se llama excusa absolutoria (art. 268 CP). A personas que trataríamos como delincuentes porque han llevado a cabo un acto típico se les excluye de todo tipo de responsabilidad criminal. Solo tendrán la obligación de responder civilmente. Por lo tanto, la excusa absolutoria deja totalmente indemne la antijuridicidad del acto. Por lo tanto, el acto sigue siendo antijurídico, y los terceros ajenos a la relación de parentesco sí que tendrán responsabilidad criminal.
Art. 268 CP 1. Están exentos de responsabilidad criminal y sujetos únicamente a la civil los cónyuges que no estuvieren separados legalmente o de hecho o en proceso de separación, divorcio o nulidad de su matrimonio y los ascendientes, descendientes y hermanos por naturaleza o por adopción, así como los afines en primer grado si viviesen juntos, por los delitos patrimoniales que se causaren entre sí, siempre que no concurra violencia o intimidación, o abuso de la vulnerabilidad de la víctima, ya sea por razón de edad, o por tratarse de una persona con discapacidad.
2. Esta disposición no es aplicable a los extraños que participaren en el delito.
El fundamento de la excusa absolutoria es promover la paz familiar. El parentesco es una circunstancia mixta: en ocasiones agrava el delito, mientras que en otros actúa como circunstancia atenuante. En este caso actúa como eximente.
El precepto se refiere a: - Los cónyuges convivientes: si están separados no opera la excusa absolutoria, porque ya no existe paz familiar que mantener. No se refiere a las parejas de hecho, pero el TS considera que este precepto también rige para las parejas de hecho.
- Ascendientes, descendientes y hermanos de cualquier tipo: en este caso, el TS no exige el requisito de la convivencia.
La excusa absolutoria afecta a los hurtos y a los robos con fuerza, pero no en cuanto media violencia o intimidación no afecta la excusa absolutoria (ej. Robos con intimidación, robos con fuerza en los que se abuse de la vulnerabilidad de la víctima).
3.1. Hurto Art. 234 CP 1. El que, con ánimo de lucro, tomare las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño será castigado, como reo de hurto, con la pena de prisión de seis a dieciocho meses si la cuantía de lo sustraído excediese de 400 euros.
16 Derecho Penal Parte Especial 2. Se impondrá una pena de multa de uno a tres meses si la cuantía de lo sustraído no excedieses de 400 El 234.1 CP regula el delito básico de hurto, y el art. 234.2 el delito leve de hurto (lo que antes era una falta).
Hay discusión entre los autores obre si el BJ protegido por el delito de hurto es la propiedad o la posesión. Si se protegiera la propiedad exclusivamente, hurtarle a un ladrón no sería un delito. Por lo contrario, si se afirma que se protege la posesión, el propietario al que el ladrón le ha hurtado algo no lo podría recuperar, porque se protege la posesión. Por lo tanto, el BJ protegido debe ser algo intermedio: por ello se viene diciendo que el BJ protegido es el derecho a la titularidad legítima de las cosas, que englobaría tanto la propiedad como determinadas clases de posesión. De esta forma, el ladrón que tiene una cosa sería titular legítimo de la cosa frente a un tercero que se la quiere quitar, y el propietario, que es el titular legítimo de la cosa, también estaría protegido. Hablaremos de titulares o titularidades legítimas de las cosas.
Acción típica  Tomar: el tomar requiere algún desplazamiento de la cosa. La doctrina se ha planteado cómo debemos interpretar el verbo tomar a efectos de la consumación del delito.
Hay cuatro teorías: - Contrectatio: el delito se consuma cuando las cosas se tocan.
- Aprehensio: coger las cosas.
- Ablatio: implica desplazar la cosa del lugar.
- Illatio: el que toca, coge y desplaza la cosa tiene capacidad (teórica) de disponer de la cosa. Debe haberse tenido en algún momento capacidad teórica de disponer. (Ej. El ladrón que nos coge el móvil de la mesa de un bar. Si le perseguimos y lanza la cosa o terminamos recuperando la cosa, no ha tenido tiempo de disponer de la cosa). Por lo tanto, en las persecuciones no se considera consumado el delito de hurto. Existe una doble posibilidad: o Que el ladrón haya sido perdido de vista durante unos segundos (ej. Al doblar una esquina): hay momentos en que podemos perder al ladrón de vista, pero sin embargo el que eventualmente lo podamos perder de vista durante unos segundos no supone que haya tenido tiempo de disponer de la cosa. Por lo tanto, el delito sigue sin consumar.
o Que el ladrón sea perdido de vista y encontrado minutos después vuelva a ser perseguido: en este caso, sí que ha habido tenido capacidad de disponer de la cosa, porque durante ese tiempo ha tenido capacidad de esconder o entregar el objeto. Ha tenido una capacidad teórica de disposición, aunque no haya dispuesto efectivamente de la cosa. Por lo tanto, en este caso el delito ha sido consumado.
Otro supuesto en el que se pone en duda la consumación del delito es el de aquellos casos en el que se debe pasar por una línea de caja (ej. Persona que se mete un objeto en el bolsillo en una tienda): 17 Derecho Penal Parte Especial - - Si la persona no llega a la línea de cajas: en la generalidad de los casos, ni siquiera podemos hablar de que el delito haya empezado a producirse de alguna forma. El delito empieza a intentarse traspasada la línea de cajas. Si traspasada la línea de cajas sin haber declarado la existencia del objeto no podemos hablar de delito.
Si la persona traspasa la línea de cajas: ha comenzado el delito. Si la cogen en este momento, es un delito de hurto intentado.
Se considera delito tomar las cosas muebles ajenas. Se considera cosa todo aquello que tenga un valor económico. Respecto al delito de hurto y al delito leve de hurto tenemos una diferencia puramente económica: 400€. La cifra de 400€ todavía está en el delito leve de hurto: para el delito básico deben ser más de 400€.
Cómo sabremos el valor de las cosas: el criterio será el precio de venta al público de los establecimientos comerciales. Esto nos da dos problemas: - Si se tiene en cuenta o no el IVA para formar el precio de venta al público: hasta ahora se venía descontando el IVA. Este problema se planteaba únicamente en hurtos en establecimientos de venta al público, porque en ese momento no se había producido la venta. El TS ha resuelto que el precio de venta al público es el precio marcado por el comerciante, sin plantearnos la cuestión del IVA, porque está incluido.
- Precio de venta al público y precio de mercado: el precio de venta al público es el precio por el cual el vendedor vende la cosa (está fijada en el establecimiento en el que se vende la cosa).
El problema de los papeles que representan un valor (billetes, cheques): cuando se hurta un título, se está hurtando el valor del papel, no su convertibilidad en efectivo.
- Lotería: cuando se hurta un décimo de lotería, lo que se están hurtando son 20€, que es lo que vale el décimo de lotería. Si el décimo está premiado, la responsabilidad civil será por el valor de la cosa premiada. Con el valor de la coa hurtada se construye la responsabilidad criminal, y con el valor de la cosa premiada la responsabilidad civil.
Las cosas muebles son aquellas que se caracterizan por la capacidad de movimiento. No seguiremos el concepto presupuesto por el Código Civil.
Las cosas ajenas son aquellas que no son propias de quien comete el delito. Si son propias de quien comete el delito, lo que se produce es un hurto de posesión (art. 236 CP).
Art. 236 CP 1. Será castigado con multa de tres a doce meses el que, siendo dueño de una cosa mueble o actuando con el consentimiento de éste, la sustrajere de quién tenga legítimamente en su poder, con perjuicio del mismo o de un tercero.
2. Si el valor de la cosa sustraída no excediera de 400 euros, se impondrá la pena de multa de uno a tres meses.
Apropiación indebida  Cosas perdidas y cosas de dueño desconocido. Cuando alguien se queda con esas cosas no está cometiendo un hurto, sino una apropiación indebida.
18 Derecho Penal Parte Especial El delito de hurto es un delito doloso: hay que ser consciente de que se está cogiendo una cosa ajena.
Es necesario también el ánimo de lucro, que no debe confundirse con el ánimo de obtener un beneficio económico. El ánimo de lucro también puede ser de ocio.
3.1.1. Delito continuado de hurto Si se comete más de un delito de hurto, se tendrá en cuenta el valor total de los objetos hurtados, aunque los hurtos se hayan producido en establecimientos distintos. De modo que, si se hurtan dos cosas por valor de 300€ y 200€ respectivamente, no tenemos dos delitos del art. 134.2 CP, sino que tenemos un único delito del art. 134.1 CP. Se aplica el art. 74.2 CP.
Art. 74.2 CP 2. Si se tratare de infracciones contra el patrimonio, se impondrá la pena teniendo en cuenta el perjuicio total causado. En estas infracciones el Juez o Tribunal impondrá, motivadamente, la pena superior en uno o dos grados, en la extensión que estime conveniente, si el hecho revistiere notoria gravedad y hubiere perjudicado a una generalidad de personas.
Pueden suceder otras circunstancias: - Que se produzcan varios hurtos, pero que la suma de ellos sea un delito leve: sería un delito continuado de hurto leve (art. 74.1 CP).
- Que se produzca un delito básico y un delito leve: NO SE SABE.
Cuando el robo no se produce en un establecimiento de venta al público, el precio se hace en el juicio a través de la valoración de un perito.
Art. 74.1 CP No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el que, en ejecución de un plan preconcebido a aprovechando idéntica ocasión, realice una pluralidad de acciones u omisiones que ofendan a uno o varios sujetos e infrinjan el mismo precepto penal o preceptos de igual o semejante naturaleza, será castigado como autor de un delito o falta continuados con la pena señalada para la infracción más grave, que se impondrá en su mitad superior, pudiendo llegar hasta la mitad inferior de la pena superior en grado.
3.1.2. Figuras agravadas del delito de hurto Figuras agravadas del delito de hurto: - Hurto in rem (art. 234.3 CP): era una figura intermedia entre el delito y el robo. Había fuerza, pero no la suficiente para calificar el delito de robo (ej. Romper la cadena de una bicicleta atada a un árbol).
Art. 234.3 CP Las penas establecidas en los apartados anteriores se impondrán en su mitad superior cuando en la comisión del hecho se hubieran neutralizado, eliminado o inutilizado, por cualquier medio, los dispositivos de alarma o seguridad instalados en las cosas sustraídas.
19 Derecho Penal Parte Especial - Casos del art. 235 CP: hurtos agravados con pena de uno a tres años de prisión: o Cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico. Para que consideremos que una cosa tiene este valor, no es necesario que la Administración acredite este valor.
o Cuando se trate de cosas de primera necesidad y se cause una situación de desabastecimiento: tiene una aplicación muy complicada porque se requiere una situación de desabastecimiento (hablamos de algo colectivo).
o Cuando se trate de conducciones, cableado, equipos o componentes de infraestructuras de suministro eléctrico, de hidrocarburos o de los servicios de telecomunicaciones, o de otras cosas destinadas a la prestación de servicios e interés general, y se cause un quebranto grave a los mismos.
o Cuando se trate de productos agrarios o ganaderos, o de los instrumentos o medios que se utilizan para su obtención, siempre que el delito se cometa en explotaciones agrícolas o ganaderas y se cause un perjuicio grave a las mismas.
o Cuando revista especial gravedad, atendiendo al valor de los efectos sustraídos, o se produjeran perjuicios de especial consideración  Se usa el criterio de la estafa: hurtos superiores a 50.000€, ya que el CP no lo define.
o Cuando ponga a la víctima o a su familia en grave situación económica o se haya realizado abusando de sus circunstancias personales o de su situación de desamparo, o aprovechando la producción de un accidente o de la existencia de un riesgo o peligro general para la comunidad que haya debilitado la defensa del ofendido o facilitado la comisión impune del delito. Cuando se aplica este precepto no se aplica el agravante de abuso de superioridad, porque este ya está incorporado en este precepto.
o Cuando al delinquir el culpable hubiera sido condenado ejecutoriamente al menos por tres delitos comprendidos en este Título, siempre que sean de la misma naturaleza. No se tendrán en cuenta antecedentes cancelados o que debieran serlo. Es un supuesto de multireincidencia. Exige la comisión de otros tres delitos anteriores, el nuevo delito sería un cuarto delito de hurto.
o Cuando se utilice a menores de dieciséis años para la comisión del delito.
o Cuando el culpable o culpables participen en los hechos como miembros de una organización o grupo criminal que se dedicare a la comisión de delitos comprendidos en este Título, siempre que sean de la misma naturaleza. No se puede aplicar el agravante de miembro de organización o grupo criminal porque ya está previsto.
3.2. Delito de robo con fuerza en las cosas Delito de robo con fuerza en las cosas (237-242) Igual que en el hurto es delito de tomar las cosas, aunque el legislador habla de apoderarse. En el robo seguimos aplicando el mismo criterio que en el hurto (teorías).
En el delito de robo hay un plus de gravedad respecto al delito de hurto: la pena es la misma que para los hurtos agravados (de 1 a 3 años de prisión). Hay una mayor gravedad porque, 20 Derecho Penal Parte Especial mientras que en el hurto no hay una barrera específica de protección, en el delito de robo sí que existe dicha barrera. Como se violenta esa barrera de protección, se considera que el delito es más grave.
Cuando se comete un delito de robo con violencia y después uno de robo con fuerza, a los efectos del agravante de reincidencia son considerados delitos de la misma naturaleza. A pesar de sus diferencias, el TS los ha considerado delitos de la misma naturaleza a la hora de aplicar el agravante de reincidencia.
El concepto de fuerza en las cosas no es un concepto vulgar, es un concepto normativo. Antes de la reforma de 2015, la fuerza en las cosas era aquella que se empleaba para entrar en el lugar en el que se encontraban las cosas, pero no aquella que se empleaba para salir.
Actualmente, se considera que es fuerza en las cosas aquella que se emplea para entrar y para salir.
Art. 237 CP Son reos del delito de robo los que, con ánimo de lucro, se apoderaren de las cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder o abandonar el lugar donde éstas se encuentran o violencia o intimidación en las personas, sea el cometer el delito, para proteger la huida, o sobre los que acudiesen en auxilio de la víctima o que la persiguieren.
El robo también puede cometerse en lugares que no sean inmuebles (ej. Coche). Tanto es así, que la entrada en el lugar ni siquiera es una entrada física, sino que esa entrada se entiende como un “acceso a la cosa”.
La fuerza típica se completa con el art. 238 CP.
Art. 238 CP Son reos del delito de robo con fuerza en las cosas los que ejecuten el hecho cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes.
1. Escalamiento  Entrar en el lugar por una vía desacostumbrada, no hace falta trepar, como sugiere la palabra. El entrar en el lugar por una vía desacostumbrada debe tener una intensidad grande, similar a los otros supuestos de robo con fuerza. Siempre más de dos metros.
2. Rompimiento de pared, techo o suelo, o fractura de puerta o ventana.  Aunque evoque a un inmueble también puede referirse a un coche. Este rompimiento da lugar a dos tipos de dudas: a. Qué sucede con aquello que no está expresamente mencionado (vallas, escaparates, etc.) El saltar o romper vallas o romper escaparates se consideran paredes, a pesar de no estar específicamente descritos.
b. Supuestos en los que en lugar de producirse un rompimiento se ha usado otros medios donde prima la destreza (ej. Desatornillar la ventana). No existe una situación clara.
3. Fractura de armarios, arcas u otra clase de muebles u objetos cerrados o sellados, o forzamiento de sus cerraduras o descubrimiento de sus claves para sustraer su 21 Derecho Penal Parte Especial contenido, sea en el lugar del robo o fuera del mismo.  Modalidad de fuerza = fractura interior.
a. Por lo que se refiere a la fractura de objetos cerrados, no existe el problema de la interpretación expansiva del precepto que se daba antes.
b. El descubrimiento de claves: no es descubrimiento del todo, sino que hablamos del uso del método descubierto referido a objetos muebles cerrados. En todo caso el descubrimiento ha de ser ilícito. En caso de tener conocimiento lícito de estas claves (ej. Un empleado de un banco que conoce la contraseña de la caja fuerte) se trataría de un hurto con agravante de abuso de confianza.
c. A ambas modalidades se les aplica un inciso final del precepto “en el lugar del robo o fuera del mismo”. Tanto si se comete el delito en el lugar en el que se encuentra la cosa o si se roba este objeto para cometer posteriormente el delito.
4. Uso de llaves falsas  El art. 239 CP define los conceptos de “llave” y de “falsa”.
Art. 239 CP Se considerarán llaves falsas: 1. Las ganzúas u otros instrumentos análogos.  La llave no tiene por qué abrir bien, por lo tanto, puede ser casi cualquier cosa.
2. Las llaves legítimas perdidas por el propietario u obtenidas por un medio que constituya infracción penal.  Podemos hurtarle las llaves al propietario o quitárselas a punta de pistola. Cualquiera de estos dos supuestos se incluye dentro de este supuesto.
a. Se plantea también el supuesto de que la llave no haya sido perdida ni obtenida por una infracción penal (ej. Que se deje en un lugar conocido, como un tiesto). En tal situación, no se considera que exista robo, porque no se ha producido la energía criminal superior para superar la barrera de protección; simplemente el propietario es despistado o confiado.
b. Existe un caso similar resuelto por el legislador, pero que era discutido por la doctrina y la jurisprudencia: el uso de una tarjeta de crédito para abrir un cajero automático. La doctrina consideraba que sí que se trataba de robo, pero la cuestión era muy compleja. En definitiva, con la visión del uso de una tarjeta hurtada u obtenida por otros medios ilícitos para robar en un cajero está considerado un delito de estafa y no de robo.
3. Cualesquiera otras que no sean las destinadas por el propietario para abrir la cerradura violentada por el reo.  Cualquier otra llave que no sea la usada normalmente por el propietario.
A los efectos del presente artículo, se consideran llaves las tarjetas, magnéticas o perforadas, los mandos o instrumentos de apertura a distancia y cualquier otro instrumento tecnológico de eficacia similar.
5. Inutilización de sistemas específicos de alarma o guarda.  El sistema, por definición, deber ser específico. Por lo tanto, no vale cualquiera, sino que debe ser un sistema creado para que 22 Derecho Penal Parte Especial nadie entre en la casa, única y exclusivamente para ese fin (ej. Un perro no se considera sistema de alarma).
a. La inutilización implica dejarlo sin efectos, pero vale cualquier cosa (ej.
Manipulación).
b. Se excluye la elusión (la inutilización requiere de una cierta manipulación).
c. También se excluye la utilización ilegítima del sistema de alarma (ej. Hurto cometido por la persona que limpia la casa y que conoce el código). No inutiliza el sistema de alarma, sino que lo está usando de forma ilegítima. Se trata de un hurto con agravante de abuso de confianza.
d. Esta inutilización no rige en determinados casos, en que es nulo (ej. Dispositivos de seguridad en la ropa de las tiendas, que no están puestos al entrar o salir del lugar, sino que están en el objeto. Se trata de un hurto agravado. En el caso de que los dispositivos se encuentren a la entrada o salida se produce un delito de robo con fuerza).
3.2.1. Robo con fuerza en las cosas, modalidad agravada Todos los supuestos de hurto agravado del art. 235 CP rigen como supuestos agravados del delito de robo.
3.2.2. Robo en casa habitada o edificio o local abierto al público Art. 241.1 CP El robo cometido en casa habitada, edificio o local abierto al público, o en cualquiera de sus dependencias, se castigará con una pena de prisión de dos a cinco años.
Si los hechos se hubieran cometido en un establecimiento abierto al público, o en cualquiera de sus dependencias, fuera de las horas de apertura, se impondrá una pena de prisión de uno a cinco años.
Se produce también una agravación del hecho. Ello supone una pena de 2 a 5 años de prisión.
Robo en edificio o local abierto al público En el caso de robo en edificio o local abierto al público existen dos modalidades: - En horario de apertura: pena de 2 a 5 años.
- En horario de cierre: pena de 1 a 5 años.
Robo en casa habitada Art. 241.2 CP Se considera casa habitada todo albergue que constituya morada de una o más personas, aunque accidentalmente se encuentren ausentes de ella cuando el robo tenga lugar.
En cuanto a la casa habitada, el mayor peligro que existe es que haya gente o pueda haberla en cualquier momento (por el riesgo que ello conllevaría para la vida y la integridad física). Se vulnera además la intimidad de las personas (doble fundamento).
23 Derecho Penal Parte Especial Aunque la casa no se encuentre habitada en el momento se seguirá considerando casa habitada. No se considera una casa inhabitada porque en el momento de comisión del delito no haya moradores.
- Este delito absorbe al delito de allanamiento de morada.
Casa habitualmente deshabitada No existe el desvalor que supone el allanamiento de morada en casa habitada (ej. La casa de vacaciones no podrá ser considerada casa habitada, y no se aplicará esta agravación, salvo que se pueda demostrar que se acude frecuentemente a la casa.
- En el período de vacaciones en el que los moradores se encuentran en la casa vuelve el peligro.
Qué es casa habitada Art. 241 CP 2. Se considera casa habitada todo albergue que constituya morada de una o más personas, aunque accidentalmente se encuentren ausentes de ella cuando el robo tenga lugar.
3. Se consideran dependencias de casa habitada o de edificio o local abiertos al público, sus patios, garajes y demás departamentos o sitios cercados y contiguos al edificio y en comunicación interior con él, y con el cual formen una unidad física.
Existe el problema de los garajes separados de la casa principal, que no forman una unidad física, no tienen comunicación interior con la vivienda y no están contiguos al edificio. Sucede lo mismo en el caso de los trasteros.
3.2.3. Delito de robo con violencia o intimidación Es el tipo más grave dentro de los robos, ya que este tipo básico tiene una pena de 2 a 5 años, mientras que las modalidades agravadas, que se imponen en su mitad superior, son de 3 años y 6 meses a 5 años). Es el más grave porque se pone en peligro la integridad física de la persona o su seguridad.
Como norma general, las penas que se imponen son tanto las de robo como las de los actos de violencia física usados, sin perjuicio de lo que pueda corresponder a los actos de violencia física causados (solo para el robo con violencia, no en la intimidación).
- La intimidación queda absorbida.
- El robo violento no absorbe los actos de violencia física.
Violencia El robo se compone de dos acciones: - Apoderamiento y sustracción de la cosa.
- Uso de violencia o intimidación: o Violencia directa: violencia será esencialmente la violencia directa o violencia propia, es decir, que tenga efectos sobre el físico de las personas (ej. Pegar, empujar, inmovilizar, atar, etc.) o Violencia indirecta (desde hipnosis a uso de narcóticos): el uso de violencia impropia o indirecta no se considerará violencia. Entonces habrá un delito de 24 Derecho Penal Parte Especial robo con uso de la fuerza y un delito de coacciones (ej. No es lo mismo narcotizar a una persona echándole algo en el café que echarle espray en los ojos. El segundo caso sí que se consideraría violencia directa).
Robos por tirón Consisten en el apoderamiento sorpresivo y violento de una cosa que alguien lleva colgado, tirando con fuerza para hacerse con ello. Por norma general, se trata de un robo violento; ahora bien, podríamos encontrarnos con dos modalidades del tirón: - La víctima ejerce cierta oposición a que el ladrón se lleve la cosa: siempre que haya una resistencia, por pequeña que sea, por parte de la víctima, se considera violento.
- Casos en que prima la astucia, habilidad, sorpresa, etc. y no hay una decidida oposición de la víctima por falta de tiempo: no hablaremos de robo violento, hablaremos de hurto.
Cuando se producen lesiones, por leves que estas sean, se castigan a parte (el robo violento soporta exclusivamente los maltratos de obra. Un tirón de pelo o un empujón que no llega a causar una lesión será absorbido por el robo  delito leve de lesiones).
Intimidación La intimidación no es otra cosa que la profusión de una amenaza que crea un miedo a la persona que la recibe. Esta amenaza debe ser suficiente, no basta con cualquier tipo de amenaza.
Se considerará suficiente aquella amenaza que pueda perturbar a una persona de carácter medio, atendiendo a características como la edad, el lugar, etc. En todo caso, la amenaza debe ser la causa por la que persona entregue el objeto. Debe producirse antes del apoderamiento de la cosa, no puede producirse con posterioridad.
La amenaza e produce incluso aunque los datos intimidantes no sean idóneos para producir la finalidad de robo. No es necesario que la amenaza del mal vaya a ser fácilmente ejecutable en ese momento.
Por lo tanto, en el caso de las armas se produciría una amenaza: - Cuando la arma no se utiliza o es simulada.
- Cuando no hay arma, pero hay una apariencia de arma.
- Cuando el sujeto profiere una amenaza que no puede llevar a cabo.
En este contexto, a veces podemos no distinguir bien entre la amenaza condicional y el robo con intimidación. El robo con intimidación se diferencia de la amenaza condicional por la inmediatez. Cuando se exige la entrega inmediata de la cosa y la condición no se pospone en el tiempo se trata de un robo con intimidación.
El robo con intimidación no tiene por qué serlo desde el primer momento, puede convertirse en robo violento o robo intimidatorio.
25 Derecho Penal Parte Especial La violencia o intimidación debe producirse antes o durante el apoderamiento de la cosa. Si se produce con posterioridad al apoderamiento de la cosa, puede tratarse o no de robo. Hasta el momento de la consumación, la amenaza y la violencia ejercidas hacen que el hecho se convierta en robo violento o intimidatorio. Lo que se produce después de haber tenido capacidad de disposición de la cosa se castigará a parte y no producirá que el robo se convierta en violento o intimidatorio.
3.3. Modalidad superagravada Art. 241.4 CP Se impondrá una pena de dos a seis años de prisión cuando los hechos a que se refieren los apartados anteriores revistan especial gravedad, atendiendo a la forma de comisión del delito o a los perjuicios ocasionados y, en todo caso, cuando concurra alguna de las circunstancias expresadas en el artículo 235.
El art. 241.4 CP modifica la competencia: al imponer una pena de dos a seis años se convierte en competencia de la Audiencia Provincial.
En los supuestos anteriores se aplica este agravante cuando los hechos se consideren de especial gravedad. Los criterios a tener en cuenta serán la forma de ejecución y los perjuicios causados, o la concurrencia de algunas circunstancias del art. 235 CP.
Se refiere a conductas como: - Alunizajes: meteré con un coche o similar en un escaparate.
- Butrones: hacer un agujero desde el edificio contiguo al lugar en el que se cometerá el delito.
3.4. Uso de medios peligrosos Art. 242.3 CP Las penas señaladas en los apartados anteriores se impondrán en su mitad superior cuando el delincuente hiciere uso de armas u otros medios igualmente peligrosos, sea al cometer el delito o para proteger la huida, y cuando atacare a los que acudiesen en auxilio de la víctima o a los que le persiguieren.
No es necesario que el autor llegue a lesionar efectivamente la víctima. Si la lesiona se tratará de robo violento y se tratará de robo con intimidación si no la lesiona.
- La exhibición del arma se considera uso.
Concepto de arma: pistolas, cuchillos, gas lacrimógeno, jeringuillas, palos, botellas rotas, etc.
- El arma debe ser idónea: ha de ser de verdad (una pistola de juguete es idónea para la intimidación, pero no para formar el subtipo agravado del uso de armas).
- Si se produce el resultado lesivo (existe una lesión) no se aplica este subtipo agravado, porque el peligro que representaba el arma se ha puesto de manifiesto y ya no es un peligro, es un resultado. Existirá un robo violento y una lesión.
26 Derecho Penal Parte Especial - Si el uso de arma se produce en un robo básico: la pena será de 3 años y 6 meses a 5 años.
Si alguien es atracado en su casa con un cuchillo: la pena es de 4 años y 6 meses a 5 años (la mitad superior de la mitad superior; se parte de la pena de robo con agravante de casa habitada).
3.5. Violencia o intimidación de menor entidad Art. 242.4 En atención a la menor entidad de la violencia o intimidación ejercidas y valorando además las restantes circunstancias del hecho, podrá imponerse la pena inferior en grado a la prevista en los apartados anteriores.
- Hay una menor intensidad de la violencia o de la intimidación.
Otras circunstancias del hecho nos permiten aplicar este subtipo atenuado (normalmente la cuantía).
Es compatible con el uso de armas. Se ha declarado expresamente compatible (ej.
Atracar a alguien con una navaja, pero solo enseñársela unos momentos). Emplear el arma como un medio intimidatorio, sin utilizarla.
3.6. Robo y hurto de uso de vehículos No existe una intención de hacerse definitivamente con la cosa, sino que se presume que hay una intención de utilizarla solamente.
Art. 244.1 CP El que sustrajere o utilizare sin la debida autorización un vehículo a motor o ciclomotor ajenos, sin ánimo de apropiárselo, será castigado con la pena de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días o multa de dos a doce meses, si lo restituyera, directa o indirectamente, en un plazo no superior a cuarenta y ocho horas, sin que, en ningún caso, la pena impuesta pueda ser igual o superior a la que correspondería si se apropiare definitivamente del vehículo.
La pena por este delito es una pena doble, alternativa y que causa ciertos problemas competenciales: - Trabajos en beneficio de la comunidad.
- Multa de dos a doce meses.
La conducta no es solo la sustracción de un vehículo ajeno, sino también la utilización. El mero ocupante del vehículo también puede ser autor del delito por el verbo de utilización. En todo caso es necesario que la persona que lo está utilizando conozca o pueda conocer que el vehículo ha sido sustraído (este conocimiento no se exige a quien lo sustrae).
Se produce un efecto paradójico: si cogemos un ciclomotor que cuesta menos de 400€ (delito leve de hurto) tendría menos pena que si simplemente lo utilizamos, puesto que en el robo y 27 Derecho Penal Parte Especial hurto de uso de vehículos no existe diferencia por el precio del producto. Esto lo corrige el último apartado del art. 244.1 CP: la pena nunca podrá ser superior a la que correspondería si se apropiara definitivamente del vehículo.
Tipos cualificados: - Que el hecho se ejecutara cometiendo fuerza en las cosas: en este caso fuerza en las cosas es fuerza pura y dura, no es una fuerza normativa. Por lo tanto, realizar un puente a un coche para levárselo sería un caso de fuerza.
- Si no se restituye el vehículo: se castigará el hecho como hurto o como robo en sus respectivos casos, con independencia de cuál sea la verdadera voluntad del ladrón. En este caso se hace una presunción iuris et de iure: si se devuelve el vehículo dentro de las 48h se presume que solo se quiere usar el vehículo, si no se devuelve el vehículo se entiende que se quiere la apropiación.
o Concepto de restitución:  Directa: se deja el vehículo en el mismo sitio en el que lo tenía el propietario, se le deja una nota diciendo dónde está el vehículo, etc.
 Indirecta: el vehículo se deja en un lugar en el que puede ser fácilmente recuperado por el propietario.
- Si se produce la restitución más allá de las 48 horas: en estos casos de restitución tardía el legislador ha hecho una presunción iuris et de iure: se calificará como hurto o robo. Ahora bien, se le puede aplicar un atenuante. Se aplicaría el atenuante de reparación del daño (art. 21.5 CP).
- En caso de que la apropiación del delito se produzca de forma violenta o intimidatoria se califica como robo con violencia o robo con intimidación.
28 Derecho Penal Parte Especial 3.7. Delito de estafa El BJ protegido es el patrimonio, aunque se considera que también afecta a la capacidad del individuo para disponer, porque es engañado.
En el delito de estafa el BJ del patrimonio se entiende como la universalidad del patrimonio.
Está regulada en los arts. 248 CP y ss. La pena de la estafa se encuentra en el art. 249 CP (de 6 meses a 3 años). Si la cuantía defraudada es inferior a 400 euros (delito leve de estafa) se impondrá la pena de multa de uno a tres meses.
Elementos que componen el delito de estafa: - Engaño bastante: el engaño es, en principio, una falta a la verdad, pero esa falta a la verdad no solo debe ser mediante una puesta en escena teatral, sino que puede consistir en meras inveracidades (declaraciones falsas). Esa falta de verdad puede ser tanto objetiva como subjetiva.
o Falta de verdad objetiva: discrepancia entre lo que el estafador dice y la verdad.
o Falta de veracidad subjetiva: existe la misma falta de relación, pero con culpa.
El autor no sabe que lo que dice es mentira, pero lo supone.
No mediremos si el engaño es suficiente a posteriori, mediremos el engaño anteriormente, para saber si era capaz de producir error en una persona y no de si lo ha producido. Mediremos si ese engaño es típicamente relevante (si tiene relevancia e intensidad). Por lo tanto, en aquellos espacios en los que existe un riesgo permitido (ej. Publicidad) no sería suficiente, porque se permite cierto engaño. El criterio de medición para saber si el engaño es bastante es doble: o Para aspectos de la realidad habituales: que el engaño sea suficiente para engañar a una persona con caracteres y cultura medios.
o Actividades en las que hay una cierta especialidad: que el engaño sea bastante para engañar a personas especializadas o profesionales.
Por ello, hay situaciones de autoprotección: todos tenemos la obligación de protegernos ante el engaño de terceros.
Estafa por omisión  Se produce cuando el estafador no da a un dato a la persona estafada que si hubiese conocido no se hubiese producido la estafa. La omisión tendrá la trascendencia necesaria para producir una estafa cuando la omisión sea una información esencial (ej. Alguien vende un ordenador sin decir que no funciona).
Relación entre la estafa y la falsedad Muchas veces se usan documentos falsos para producir una estafa. La estafa y la falsedad se castigarán a través del concurso ideal medial, porque la falsedad es el medio para producir la estafa. Esto se produce siempre que se trate de: - Documentos públicos.
- Documentos oficiales.
- Documentos mercantiles.
29 Derecho Penal Parte Especial Sin embargo, si el documento es privado solo habrá un delito, que será el más grave, porque cuando la falsedad se produce en documentos privados (art. 395 CP) solo es tal si la falsificación es para perjudicar a otro.
Actos de disposición patrimonial Hay ciertas situaciones que parecen estafa pero que no lo son. Para que se produzca un acto de disposición patrimonial no es necesario que la víctima sea el propietario. No siempre el que hace el acto de disposición patrimonial es el dueño, puede ser un tercero.
- Engaño: tiene que ser para producir el perjuicio, pero no para burlar las barreras de protección (ej. Si engañamos a alguien para que deje de vigilar su coche y se lo robamos no sería un delito de estafa, porque el engaño se produce para eliminar las barreras de protección normales). El engaño debe ser para producir una disposición patrimonial para que se considere estafa.
Perjuicio patrimonial No tiene que ser propio, un acto de disposición patrimonial puede producirse en perjuicio propio o ajeno. No siempre la persona que realiza el acto de disposición es la perjudicada.
Para la mayoría de la doctrina, este menoscabo del patrimonio es necesario para que se consume el delito (ej. Si vamos a cobrar un cheque al banco y no lo cobramos sería un delito intentado de estafa). Sin embargo, hay una pequeña parte de la doctrina que considera que es suficiente con que el engaño sea adecuado para producir el engaño.
Este perjuicio patrimonial se puede producir incluso en los actos de disposición unilaterales (ej.
Donaciones, regalos, etc.) cuando se frustra el fin social que se perseguía. Pueden ser objeto de estafa si se frustra el fin del acto de disposición.
Estafas en triángulo El estafado y el perjudicado no tienen por qué ser la misma persona. La doctrina está de acuerdo en que, para que se produzca la estafa en triángulo, entre el estafado y el perjudicado debe haber algún tipo de relación, que normalmente es que el estafado pueda actuar en nombre del perjudicado (ej. Cuando el estafador va a cobrar un cheque a un banco del perjudicado y el banco lo autoriza  el banco es el estafado y la persona a la que se le quita el dinero del banco el perjudicado). Si esta autorización no existe, por lo menos debe haber una relación entre ellos.
Si no hay relación especial no se trata de estafa, se trabaja de hurto (ej. Pedimos a una persona que nos pase un abrigo en un restaurante porque es nuestro).
Casos típicos de estafa - Hospedaje falso: una persona se hospeda en un hotel durante unos días y se marcha sin pagar. El engaño es la apariencia: cuando alguien coge una habitación en un hotel da la apariencia de que va a pagar la habitación, que es lo que ocurre normalmente en este tipo de relaciones.
30 Derecho Penal Parte Especial - Polizonaje: subirse en un autobús sin pagar, tanto con un billete falso como sin billete.
En ambos casos se trata de estafa.
31 ...

Tags: